Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Esto había sido perfectamente explicado treinta y dos años antes por Alexander
Durdan, Cónsul Interino de los Estados Unidos en Puerto Rico en una carta
fechada el 31 de diciembre de 1866 en la que se expresó así:
"Ciertamente hay un grupo entre los jóvenes criollos que ansiosamente buscan la
independencia; pero no hay (En ellos) patriotismo ni la decisión de actuar para
conseguirla, desean un cambio, un nuevo orden de cosas sólo para conseguir el
poder y compartir entre ellos los altos puestos que ahora son ocupados
principalmente por oficiales enviados por la metrópoli. Hay otro grupo, mucho
más considerable, ansioso de alcanzar un gobierno republicano, pero con anexión
a los Estados Unidos o bajo su protección, sin esclavitud.
...en su mejor parte, la gente no considera beneficioso para el país
un gobierno libre y separado, y al no haber en estos momentos
opción de algún otro126, creen que la situación actual es preferible
a una independencia que podría traer ruina y anarquía en vez de
prosperidad",
Dos años más tarde, el 14 de diciembre de 1868, el mismo Cónsul de los Estados
Unidos en Puerto Rico le explicó el fracaso del Grito de Lares al Hon. William H.
Seward, Secretario de Estado de los Estados Unidos, en los siguientes términos:
..."algún tiempo antes de estallar la conspiración, numerosas
conferencias secretas fueron celebradas por toda la Isla por
muchas personas influyentes, sobre la conveniencia de separarse
de España y sobre la forma de gobierno que, en tal caso, debería
ser adoptada; el primer punto fue unánimemente acordado, pero
el segundo asunto confrontó dos opiniones distintas. Algunos
proponían una república independiente, mientras que otros,
quienes componían la clase más inteligente de la Isla, propusieron
la anexión a los Estados Unidos y como los grupos no se pusieron
de acuerdo sobre este asunto, la asociación y las conferencias
fueron disueltas y toda prueba de su existencia fue destruida, pero
los más exaltados no abandonaron sus planes de insurrección y al
probar suerte ellos solos, fracasaron completamente".
En contraste con tan acomodaticias posturas resaltan notablemente las valientes
126
Todavía faltaban tres décadas para que la autonomía para Puerto Rico se perfilase como una realidad viable e
inminente.
194