Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
las Islas Canarias. Por eso, los ricos hacendados cañeros de Puerto Rico, que eran
el sector más próspero y el más dinámico del país, vendían su azúcar a los Estados
Unidos, a los cuales la Isla compraba, a su vez, gran parte de sus manufacturas y
productos de consumo. Esto cambió dramáticamente a principios de la década de
1880 cuando el azúcar de remolacha comenzó a competir con el de la caña y
cuando los Estados Unidos, en medio de una "guerra" tarifaria con España,
levantaron sus propios aranceles.
Fueron los ricos hacendados cañeros puertorriqueños, conocidos por sus
inclinaciones separatistas, quienes por iniciativa propia, a espaldas del pueblo y sin
representar a nadie se interesaron activamente en atraer sobre Puerto Rico la guerra
desatada entre Estados Unidos y España como medio para propiciar y conseguir
una situación en la que podrían quedar en posición de enfrentarse a España y
hacerse con el poder en Puerto Rico. No contaron inicialmente con que los Estados
Unidos buscaban precisamente eso mismo, pero al advertir cuál era la realidad de
las cosas, optaron entonces por sopesar las posibles ventajas de una anexión de la
Isla al "Coloso del Norte" que tanto convendría personalmente a ellos. Entre los
que más se destacaron por sus apologías de las ventajas del libre comercio con los
Estados Unidos estaba don Ricardo Nadal, acaudalado industrial de Mayagüez y
propietario de la única refinería de azúcar en la Isla, quien explicó claramente a la
Comisión Carroll120 la estrecha conexión que había entre el azúcar y la anexión:
"Refiriéndome otra vez a la industria azucarera, este ha sido el factor
determinante a favor de la anexión a los Estados Unidos. Existe la
certeza en la mente de los (ricos terratenientes hacendados cañeros)
puertorriqueños que así su azúcar no pagaría impuesto alguno al entrar
a los Estados Unidos...y esta visión del asunto ha contribuido mucho a
despertar el interés a favor de la anexión".
En su euforia por asegurar la más ventajosa venta de sus productos y maximizar su
lucro con la libre entrada al mercado estadounidense, los hacendados cañeros de
Puerto Rico buscaron atraer a los inversionistas del Norte, cuyo apoyo interesaban
para asegurar el eventual éxito y la aprobación del libre comercio, para que
aportasen sus capitales en la fundación de centrales en la Isla, sin vislumbrar que
finalmente iban ellos a terminar como colonos dependientes de estos a causa de la
competencia desleal que aquellas grandes empresas llegarían a representarles
cuando pudieran controlar los cultivos de caña de azúcar al adquirir grandes
extensiones de tierra en una escala nunca antes vista en la Isla.
120
Carroll, Henry K., Report on the Island of Porto Rico, Washington, Government Printing Office, 1899, p. 234.
187