Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
La expedición con destino a Puerto Rico al mando del General James J. Wilson
zarpó de Charleston el 20 de julio de 1898. Al día siguiente zarpó de Guantánamo
con rumbo a Puerto Rico otra expedición, al mando del General Miles.
Dos días después, la escuadra naval estadounidense y las fuerzas expedicionarias
entraron al Canal de La Mona navegando de noche y con todas sus luces apagadas,
lo cual no impidió que fuesen avistadas desde el litoral occidental de la Isla y se
corriese por Mayagüez toda clase de rumores sobre la ya obvia inminencia de una
invasión.
El 25 de julio zarpó de Tampa la expedición al mando del Brigadier General
Schwan, con 2,896 soldados regulares.
EL ATAQUE A GUÁNICA
El proyecto de invadir y ocupar a Puerto Rico no respondía ya a ninguna necesidad
táctica o estratégica del conflicto, pues la victoria en esa guerra había quedado
definitivamente asegurada para los Estados Unidos con el hundimiento de las dos
escuadras españolas en Filipinas frente al Arsenal de Cavite y a la salida de la
bahía de Santiago de Cuba, y había sido reconocida por la propia España cuando
solicitó la paz.
Tampoco respondía esa proyectada invasión a la causa declarada de la guerra, que
no era otra que la liberación de una Cuba que se había levantado en armas contra
España en un sangriento conflicto interno que, según se alegaba, perjudicaba los
intereses del Tesoro de los Estados Unidos en razón de los daños que
supuestamente sufrían los vastos intereses estadounidenses establecidos en aquella
isla, nada de lo cual ocurría en Puerto Rico. Lo cierto es que ya Cuba estaba
perdida para España, la ciudad de Santiago se había rendido con toda su provincia
y España había admitido haber perdido la guerra.
La invasión de Puerto Rico cumpliría el único propósito de establecer una
presencia militar de los Estados Unidos, al menos en parte de la Isla y antes de que
diesen comienzo las inminentes negociaciones de paz, la cual pudiese ser invocada
como justificación para cualquier eventual exigencia de que se les cediese todo el
país.
175