Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
los procedimientos de pacificación en Cuba y fijadas las bases sobre las cuales
pudiese asentarse un status político definitivo para esa isla, que es lo que había
motivado a los Estados Unidos a provocarla. No se justificaba invadir a Puerto
Rico en nombre de la democracia y la libertad, pues la isla ya disfrutaba de un
gobierno propio, autónomo, libre y democráticamente electo, y esencialmente
constituido por puertorriqueños.
Las órdenes impartidas a las fuerzas expedicionarias estadounidenses al zarpar de
Guantánamo disponían expresamente que tan pronto iniciaran su desembarco en
Puerto Rico izaran la bandera de los Estados Unidos. Esta reveladora disposición
que iba dirigida a evitar cualquier posible protagonismo de los puertorriqueños y
evitar el despliegue de la bandera mono estrellada de la Junta Revolucionaria en
esos momentos tan cruciales e impedir que se pudiese dar la impresión de que los
puertorriqueños habían tomado parte en la invasión o en la lucha contra España,
debió haber bastado para dar a conocer los designios e intenciones de los Estados
Unidos sobre Puerto Rico.
La Isla sería ocupada, no por necesidad estratégica alguna, pues la guerra estaba
decidida y prácticamente concluida, sino por designios y consideraciones de
naturaleza política. Los estadounidenses querían apoderarse y quedarse
definitivamente con una isla que siempre habían codiciado y que ni siquiera habían
invadido, y no les interesaba estar fomentando sentimientos nacionalistas cuando
en realidad no tenían intenciones de traerle libertad alguna, sino culminar los
designios de apropiarse de la Isla y desmantelar su nuevo gobierno autonómico
libre y democráticamente electo.
La Isla no estaba perdida militarmente para España y estaba siendo defendida con
entereza y valentía, pues el enemigo había fracasado en su salvaje ataque a San
Juan, no había obtenido aún en la Isla ni una sola victoria contra las columnas
organizadas del ejército defensor, cuando este estaba todavía apoyado en sus
primeras líneas militares de defensa, cuando los estadounidenses eran detenidos
frente a Lares y obligados a reembarcarse frente a Fajardo; cuando se les había
detenido en las alturas del Guamaní y en Asomante, en Aibonito, a pesar de sus
superiores fuerzas y de su numerosa artillería. Entonces llegó la orden de
suspensión de hostilidades y la noticia de la firma del protocolo de paz, con la
previamente pactada entrega de Puerto Rico a los Estados Unidos.
El gobierno militar establecido por las tropas invasoras estadounidenses destituyó
arbitraria y unilateralmente el gobierno democrático de Puerto Rico, sustituyéndolo
primero, por un vergonzoso régimen de dictadura militar, indigno de una nación
173