Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
servicios, entre los cuales el más frecuente y penoso era el de la vigilancia y
patrullaje de las costas107.
LA SUPUESTA INVITACIÓN
Es obvio que los Estados Unidos no necesitaban recibir ni habían estado esperando
por una invitación para invadir a Puerto Rico. Para iniciar el conflicto bélico sólo
interesaban tener un pretexto que encendiera la opinión pública en su propio país.
Los puertorriqueños separatistas de inclinaciones anexionistas quienes, sin
representar a nadie y al percatarse de la absoluta inminencia de la guerra, se
presentaron en 1898 ante las autoridades estadounidenses a proponerles la invasión
de Puerto Rico y a ofrecérseles como escuchas y auxiliares de las tropas
extranjeras que iban a invadir su propio país, no tuvieron nunca necesidad de ir a
los Estados Unidos a sugerir una invasión de la Isla y convencer a nadie de la
conveniencia de ello, pues los planes específicos de guerra, incluyendo los detalles
de la invasión de Puerto Rico ya habían sido hechos en los Estados Unidos cuatro
años antes, en 1894. Fue una vergüenza que, cien años después, los entonces
gobernantes del pueblo invadido celebrasen semejante perfidia como si ésta
hubiese sido una acción honrosa o una verdadera efemérides bélica.
Desde hacía ya ciento quince años, más de cinco presidentes de los Estados Unidos
y múltiples funcionarios gubernamentales estadounidenses del más alto nivel, así
como muchas de las más destacadas personalidades de la banca, el periodismo y
hasta el liderato religioso fundamentalista de inspiración calvinista y del liderato
judío de esa nación habían vocalizado el interés de los Estados Unidos en quedarse
con Puerto Rico.
En efecto, a raíz de romperse las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos
y España, Theodore Roosevelt, quien hasta ese momento era el Secretario de la
Marina de Guerra estadounidense, le aseguró al Dr. José Julio Henna que Puerto
Rico ya ocupaba un lugar preferente en los planes de guerra de los Estados Unidos.
107
Archivo General Militar de Madrid. Capitanía General de Puerto Rico. Signatura o Código de Referencia
5146.34.
167