Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
epidemia del cólera, angustiado porque los puertorriqueños no aprovechaban el
bloqueo naval estadounidense para levantarse en armas contra España, preguntaba:
"¿Qué hacen los puertorriqueños? ¿Cómo no aprovechan la
oportunidad del bloqueo para levantarse en masa? Urge que al llegar a
tierra las vanguardias del Ejército Americano sean recibidas por fuerzas
puertorriqueñas enarbolando la bandera de la independencia, y que
sean estas las que les den la bienvenida…Si Puerto Rico no actúa
rápidamente, será, para toda la vida, una colonia americana".
El 23 de abril de 1898 el Coronel Obregón, Subinspector de Voluntarios y
Guerrillas, dando cumplimiento a lo dispuesto por el Capitán General, había
procedido a la organización de Guerrillas movilizadas que pudiesen prestar
servicios y abrió el reclutamiento de licenciados del Ejército y paisanos de buena
conducta comprendidos en la edad de veinte a cuarenta años.
Al ser habilitado, para la guerra, el Instituto de Voluntarios para que tomase parte
activa en la guerra que se avecinaba, el Capitán de Voluntarios mayagüezano don
Juan Bascarán Quintero se dedicó a escoger, entre los jóvenes más bravos y
atrevidos de los barrios de la ciudad de Mayagüez, que se le ofrecían como
voluntarios, y entre los cuales él sobresalía como un tremendo "peleador a los
puños", para reclutarlos y adiestrarlos militarmente aunque fuese tan de prisa y a
última hora, formando con ellos dos improvisadas guerrillas mayagüezanas, una de
ellas, montada. Estas tenían más de cincuenta hombres, a los cuales armó con
fusiles procedentes de su propia tienda de armamentos, entrenándolos para
enfrentarse, junto a él, al enemigo invasor y combatirlo donde fuese necesario.
Como la guerrilla mayagüezana había sido improvisada con tanta prisa, sus
integrantes carecían de uniformes y por eso el pueblo le llamó cariñosamente "Los
Sucios", pues la disparidad que mostraban en sus casuales o demasiado informales
atuendos los deslucía al formar filas al lado de los soldados regulares, formales y
elegantemente uniformados en blanco106 del Batallón Alfonso XIII.
El Departamento Militar de Mayagüez contaba pues con dos guerrillas equipadas y
armadas: una de ellas integrada por hombres del Batallón Alfonso XIII y otra
integrada por 50 entusiastas voluntarios movilizados, reclutados, entrenados,
armados y capitaneados por un mayagüezano, el Capitán don Juan Ignacio
Bascarán Quintero, alistados para defender su patria y prestar toda clase de
106
La guarnición de Puerto Rico no usaba el habitual rayadillo, una tela de algodón rayado que usaban las de otras
islas, sino un uniforme blanco de dril, otra tela fuerte de hilo o de algodón crudo.
166