Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
una escuadra española pudiese atacar impunemente dichas costas. Este plan 87 fue
truncado por las presiones de Gran Bretaña, poseedora de una inmensa flota
mercante, la cual no deseaba que se desatase una guerra de corso88 generalizada
por todo el Atlántico, pues los Estados Unidos y España eran las únicas naciones
que no estaban sujetas a la Declaración de París89 ni habían renunciado a su
derecho a utilizar el recurso de las patentes de corso.
La Escuadra Española al mando del Contraalmirante don Manuel de la Cámara y
Livemoore, compuesta por el acorazado Pelayo, el gran crucero Carlos V90, los
cruceros auxiliares El Patriota, Meteoro y Rápido y cuatro transportes carboneros,
salió de la Península rumbo a Las Filipinas pero las autoridades egipcias,
dependientes de los británicos, la retrasaron tanto en el canal de Suez que, cuando
llegó al Mar Rojo el 7 de julio, recibió noticias del hundimiento de la escuadra al
mando del almirante Cervera al salir de la bahía de Santiago de Cuba, y órdenes
indicando que la escuadra de reserva era ahora necesaria para proteger las costas
peninsulares amenazadas por los Estados Unidos. La escuadra española de reserva
tuvo que regresar.
Una vez aniquilada su escuadra del Atlántico en la boca de la bahía de Santiago de
Cuba y aniquilada su escuadra del Pacífico frente al Arsenal de Cavite en la bahía
de Manila, España carecía ya de más medios y recursos para enfrentar el poder
naval de Estados Unidos. La falta de pertrechos y equipo para una larga campaña,
la desenfadada actitud de colaboración con las fuerzas invasoras desplegada por los
ricos hacendados cañeros anexionistas del país, el cambio en el apoyo popular a los
esfuerzos de guerra de España en Puerto Rico cuando se hizo patente que España
estaba llevando la peor parte en la guerra y la falta de respuesta en el liderato
político del país y en el pueblo a las advertencias hechas por Betances desde su
exilio, llamando a los puertorriqueños a levantarse en armas para proclamar su
derecho a su soberanía e independencia mediatizaron mucho la actitud, la voluntad
y los esfuerzos de España en la Campaña de Puerto Rico.
87
El cual pudo haber evitado, entre otras cosas que los Estados Unidos concentrasen tantos buques frente a la
entrada de la bahía de Santiago de Cuba, dejando desamparadas sus propias costas.
88
Campaña marítima contra el comercio y los barcos mercantes enemigos, siguiendo las leyes de la guerra.
89
En Declaración de París del 16 de abril de 1856 sobre el Derecho Marítimo Europeo los representantes de las
distintas potencias acordaron no incautar los bienes o mercancías enemigas transportados en barcos de naciones
neutrales ni incautar los bienes de países neutrales que pudiesen encontrarse en buques enemigos. Estados Unidos
retiró su adhesión formal en 1857.
90
Estos eran los dos mayores buques de guerra españoles. Su potencia de fuego y su tonelaje acumulado eran
mayores que el de los seis buques juntos de la escuadra estadounidense al mando de Dewey y tenía la capacidad
para destruirla.
151