Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Fajardo y luego fue Guánica, entonces Ponce y luego Arroyo, y avanzar en tres
columnas hacia la capital y sede del gobierno, una de ellas por el Sur y Oeste, áreas
desprovistas de fortificaciones y donde, según habían sido informados, la
población no era muy afecta a España, otra por el centro y la tercera por el Sudeste,
las cuales convergerían simultáneamente por tierra sobre San Juan sitiándola al
mismo tiempo que dicha ciudad era atacada desde el mar por la escuadra
estadounidense con más del doble de las fuerzas que esta tenía para su defensa.
El plan estadounidense de invadir la Isla por Guánica y dividir sus tropas en tres
columnas que avanzarían siguiendo rutas independientes sólo podría ser justificado
por el hecho de que ellos supiesen que el protocolo de paz en el que, según se
había acordado, se estipularía la entrega de la Isla, estaba próximo a ser firmado y
que, a causa de ello, el Estado Mayor español no actuaría rápidamente ni en forma
contundente para destruir dichas columnas, como en efecto ocurrió.
El éxito de la estrategia estadounidense dependería de que los defensores de la Isla
no movilizasen sus fuerzas contra las tropas invasoras que hubiesen desembarcado
en Guánica, cosa que, en efecto, estos no hicieron, y que luego, no las concentrasen
para lanzarlas contra una sola de esas columnas, como tampoco hicieron, y así
sucesivamente contra cada una de las demás, cosa que tampoco ocurrió, quizás en
razón de que todos conocían que el protocolo de paz estaba próximo a ser firmado.
Esto dio a la campaña de Puerto Rico un cierto cariz cuasi-surrealista de obra
puesta en escena, en la que todo parecía haber sido muy ensayado y cuyo fin era
perfectamente previsible, pues era mejor para España perder honrosamente
luchando inútilmente en combate y sin esperanzas de triunfo, que rendirse y
sacrificar su honor para salvar vidas, barcos y hacienda. Los estadounidenses así
parecieron haberlo entendido.
ESTRATEGIA ESPAÑOLA
España, aislada diplomáticamente, elaboró inicialmente, desde su situación de
debilidad, un plan audaz e imaginativo para utilizar agresivamente su escuadra de
reserva al mando del Contraalmirante don Manuel de la Cámara y Livemoore, el
cual incluía el lanzamiento de ataques contra las costas atlánticas de los Estados
Unidos para obligar a los estadounidenses a dispersar sus buques para evitar que
150