Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Aun cuando era Mayagüez el lugar de la Isla donde más simpatías y apoyo tenía el
movimiento separatista y donde más agitación había al respecto, pues en los últimos
años el área Sur y Oeste de la Isla había sido hogar, refugio y cuartel de la mayor
parte de los separatistas y de los movimientos revolucionarios organizados por ellos,
lo cierto es que Mayagüez no fue incluido como punto inicial de arribo en el plan de
invasión y revolución de marzo 9 de 1897, preparado por el Directorio de la Junta
Revolucionaria de Nueva York. Según este plan, un ejército expedicionario
libertador invadiría la isla, al mando del General don José Lacret Morlot, contando
con la colaboración de varios generales del ejército de la vecina República
Dominicana, algunos de los cuales residían ya en Puerto Rico.
Es probable que dicho plan no incluyese a Mayagüez como punto inicial de arribo,
quizás por tratarse de una plaza fuertemente guarnecida. El plan sí tenía a dicha
ciudad como objetivo y centro de una maniobra envolvente, partiendo de dos
extremos opuestos, a cada flanco de ella. Una de las dos primeras expediciones
desembarcaría por el litoral Suroeste, entre Ponce y Cabo Rojo, o sea, al Sur de
Mayagüez y la otra por el Noroeste, entre Arecibo y Aguadilla, que quedan
respectivamente al Norte y al Noreste de Mayagüez. Todo ello habría de coincidir
con un levantamiento de carácter distractor para el enemigo, en el Noreste de la Isla.
Los que fraguaron el plan habían razonado que, si bien las fuerzas españolas de
Aguadilla podrían ser auxiliadas, en seis o siete horas, por las de Mayagüez, "bien
que podría suceder que la guarnición de Mayagüez no se moviera de dicha ciudad
si se revolucionaba ese territorio en sus dos confines".
EL MOMENTO MÁS PROPICIO PARA LA INVASIÓN
La invasión militar estadounidense de Puerto Rico tuvo lugar cuando ya España
había perdido la Guerra Cubano-Hispanoamericana, pues la escuadra naval española
en los mares del lejano Oriente ya había sido completamente hundida el 1 de mayo
en la bahía de Manila, y la escuadra naval española en los mares de Occidente ya
había sido aniquilada el 3 de julio, al salir estoicamente de la bahía de Santiago de
Cuba, siguiendo funestas órdenes y sabiendo que salía al encuentro de su propia
destrucción.
Al capitular la ciudad de Santiago de Cuba el 16 de julio de 1898, la suerte de la
142