Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
dado lo limitado de sus recursos, esto, además, le hubiera resultado físicamente
imposible, decidió defender a Mayagüez saliendo al encuentro de las fuerzas
expedicionarias estadounidenses y enfrentándose a ellas, deteniendo el avance del
enemigo invasor antes de que éste pudiese siquiera acercarse a la ciudad.
OMINOSA SOMBRA DISTANTE
DEL NOCTURNO PASO DE UNA ESCUADRA HOSTIL
La escuadra naval expedicionaria estadounidense lanzada contra Puerto Rico zarpó
de la bahía de Guantánamo, en Cuba, el 21 de julio, dieciocho días después del
hundimiento total del escuadrón al mando del Almirante don Pascual Cervera y
Topete, la penúltima escuadra naval que, hasta esos aciagos momentos, aún le
quedaba a España, y cuando se sabía que esta nación no tendría ya medios para
auxiliar a la guarnición de la Isla, ni con refuerzos, hombres armamentos o
municiones. Iba encabezada por su buque insignia, el USS Massachusetts, seguido
por cuatro buques de guerra y diez transportes, singlando por toda la costa Norte de
Santo Domingo, cuya neutralidad en esta guerra habían violado los Estados Unidos
al entrar y salir libremente de Puerto Plata y Samaná, enfilando sus proas de acero
hacia la costa Oeste de Puerto Rico.
Entró al Canal de La Mona y navegó, de noche, con todas sus luces apagadas, lo
cual no impidió que fuese avistada desde el litoral occidental de Puerto Rico y se
corriese, por Mayagüez, toda clase de rumores sobre la inminencia de una invasión.
Es muy probable que la escuadra estadounidense optase por seguir su rumbo y pasar
de largo frente al litoral Oeste de Puerto Rico, para atacar luego la Isla
desembarcando por el Este o por el Sur, áreas que los estadounidenses sabían
perfectamente que estaban sin protección alguna, gracias a los mapas que les había
suministrado Henry Whitney, un capitán del Ejército de los Estados Unidos quien,
poco antes de la guerra, (Curiosa y reveladoramente, antes de que se hundiese el
acorazado "USS Maine" en la bahía de la Habana), vino, como espía, a Puerto Rico,
haciéndose pasar por turista inglés. En esos mapas, Whitney señalaba la ubicación
exacta y la naturaleza de las instalaciones militares españolas que había en la isla,
pero no las de Mayagüez.
Las defensas de San Juan eran bien conocidas y, apenas dos meses antes, ya habían
140