Download 2 las grandes unidades morfoestructurales

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
2
Tema 2.1
LAS GRANDES UNIDADES MORFOESTRUCTURALES
DEL PLANETA TIERRA. ESTRUCTURAS Y RELIEVES.
GUIÓN - ÍNDICE
1.
INTRODUCCIÓN
2.
LAS UNIDADES ESTRUCTURALES DE LA CORTEZA
TERRESTRE
2.1.
La estructura litológica: el roquedo
2.1.1. Rocas ígneas o magmáticas
2.1.2. Rocas sedimentarias
2.1.3. Rocas metamórficas
2.2.
Las áreas sumergidas: cuencas oceánicas
2.2.1. Los bordes continentales
2.2.2. Dorsales oceánicas y llanuras abisales
2.3.
Las áreas emergidas: los continentes
2.3.1. Los cratones o escudos
2.3.2. Las plataformas
2.3.3. Los orógenos
2.3.4. Los volcanes
3.
LOS RELIEVES ESTRUCTURALES
3.1.
Los relieves simples o de las cuencas sedimentarias
3.1.1. Las estructuras horizontales: los relieves
aclinales
3.1.2. Las estructuras inclinadas: los relieves monoclinales
3.2.
Los relieves o formas estructurales complejos
3.2.1. Los relieves estructurales plegados
3.2.2. Los relieves estructurales fallados
3.3.
Los relieves volcánicos
4.
LAS MORFOLOGÍA LITOLÓGICAS
4.1.
El modelado granítico
4.2.
El relieve kárstico
5.
EL MODELADO EROSIVO
5.1.
La acción erosiva fluvial
5.2.
La acción erosiva marina
5.3.
El flujo glaciar
5.4.
La acción erosiva eólica
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.2
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
1. INTRODUCCIÓN
La Geomorfología es la ciencia que estudia las formas del relieve de la tierra; dentro de ella, la orografía describe estas formas caracterizándolas, clasificándolas e inventariándolas
para poder estudiar sus posibles conexiones y combinaciones.
La Geomorfología aborda su campo de estudio desde tres tipos de enfoques:
− El enfoque estructural: se centra en el análisis de la litología y la tectónica,
siendo ambos los aspectos que conforman el relieve terrestre, base de las formas
estructurales elementales, de las grandes unidades morfoestructurales y de la red
hidrográfica que configura.
− El enfoque dinámico: se ocupa de los procesos fundamentales de la erosión,
de los agentes responsables de ésta y de la actividad resultante (tanto antrópica
como morfogenética).
− El enfoque climático: analiza la influencia del clima en la morfogénesis atendiendo a los grandes dominios morfogenéticos sin olvidar las herencias del pasado
geológico.
Por tanto, basándonos en estos principios metodológicos, estableceremos el estudio del tema centrándonos en los aspectos litológicos, tectónicos y los debidos a los procesos erosivos.
2. LAS UNIDADES ESTRUCTURALES DE LA CORTEZA TERRESTRE
2.1. LA ESTRUCTURA LITOLÓGICA: EL ROQUEDO
Las rocas se pueden clasificar atendiendo a sus propiedades, como la composición química, la
textura, la permeabilidad, entre otras. En cualquier caso, el criterio más usado es el origen, es decir, el
mecanismo de su formación. De acuerdo con este criterio se clasifican en ígneas (o magmáticas), sedimentarias y metamórficas.
2.1.1. Rocas ígneas o magmáticas
Se forman por la solidificación del magma, una masa mineral fundida que incluye elementos
volátiles y gases disueltos. El proceso es lento, cuando ocurre en las profundidades de la corteza, o
más rápido, si sucede en la superficie. El resultado en el primer caso son rocas plutónicas o intrusivas,
formadas por cristales gruesos y reconocibles, o rocas volcánicas extrusivas, cuando el magma llega a
la superficie, convertido en lava por desgasificación.
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.3
Las rocas magmáticas intrusivas son con mucho las más abundantes, forman la totalidad del
manto y las partes profundas de la corteza. Son las rocas primarias, el punto de partida para la existencia en la corteza de otras rocas.
Dependiendo de la composición del magma de partida, más o menos rico en sílice (SiO2), se
clasifican en ultramáficas (o ultrabásicas), máficas, intermedias y siálicas o ácidas, siendo estas últimas
las más ricas en sílice. En general son más ácidas las más superficiales.
Las estructuras originales de las rocas ígneas son los plutones, formas masivas originadas a
gran profundidad, los diques, constituidos en el subsuelo como rellenos de grietas, y las coladas volcánicas, mantos de lava enfriada en la superficie. Un caso especial es el de los depósitos piroclásticos,
formados por la caída de bombas volcánicas, cenizas y otros materiales arrojados al aire por erupciones
más o menos explosivas. Los conos volcánicos se forman con estos materiales, a veces alternando con
coladas de lava solidificada (conos estratificados).
2.1.2. Rocas sedimentarias
Se constituyen por diagénesis (compactación y cementación) de los sedimentos, materiales
procedentes de la alteración en superficie de otras rocas, que posteriormente son transportados y depositados por el agua, el hielo y el viento, con ayuda de la gravedad o por precipitación desde disoluciones. También se clasifican como sedimentarios los depósitos de materiales organógenos, formados por
seres vivos, como los arrecifes de coral, los estratos de carbón o los depósitos de petróleo. Las rocas
sedimentarias son las que típicamente presentan fósiles, restos de seres vivos, aunque éstos pueden
observarse también en algunas rocas metamórficas de origen sedimentario.
Las rocas sedimentarias se forman en las cuencas de sedimentación, las concavidades del terreno a donde los materiales arrastrados por la erosión son conducidos con ayuda de la gravedad. Las
estructuras originales de las rocas sedimentarias se llaman estratos, capas formadas por depósito, que
constituyen formaciones a veces de gran potencia.
2.1.3. Rocas metamórficas
En sentido estricto es metamórfica cualquier roca que se ha producido por la evolución de otra
anterior al quedar esta sometida a un ambiente energéticamente muy distinto del de su formación, mucho más caliente o más frío, o a una presión muy diferente. Cuando esto ocurre la roca tiende a evolucionar hasta alcanzar características que la hagan estable bajo esas nuevas condiciones. Lo más común es el metamorfismo progresivo, el que se da cuando la roca es sometida a calor o presión mayores, aunque sin llegar a fundirse (porque entonces entramos en el terreno del magmatismo); pero también existe un concepto de metamorfismo regresivo, cuando una roca evolucionada a gran profundidad
−bajo condiciones de elevada temperatura y presión− pasa a encontrarse en la superficie, o cerca de
ella, donde es inestable y evoluciona a poco que algún factor desencadene el proceso.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.4
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Las rocas metamórficas abundan en zonas profundas de la corteza, por encima del zócalo
magmático. Tienden a distribuirse clasificadas en zonas, distintas según el grado de metamorfismo alcanzado y según la influencia del factor implicado. Por ejemplo, cuando la causa es el calor liberado por
una bolsa de magma, las rocas forman una aureola con zonas concéntricas alrededor del plutón magmático. Muchas rocas metamórficas muestran los efectos de presiones dirigidas, que hacen evolucionar
los minerales a otros de aspecto laminar. Ejemplos de rocas metamórficas, son las pizarras, los mármoles o las cuarcitas.
2.2. LAS ÁREAS SUMERGIDAS: CUENCAS OCEÁNICAS
Las áreas sumergidas se encuentran cubiertas por las masas oceánicas. Están compuestas,
desde un punto de vista estructural, por los bordes continentales y las cuencas oceánicas, distinguiendo en estas últimas las llanuras abisales y las dorsales oceánicas.
2.2.1. Los bordes continentales
Prolongación de la plataforma continental hacia el océano, los bordes continentales constituyen
más del 10% de las áreas sumergidas. Su profundidad varía entre los 200 y los 500 m, con una pendiente muy suave. Son zonas de concentración de recursos pesqueros y de yacimientos de hidrocarburos. Se distinguen dos tipos:
a) Bordes de tipo atlántico
Estructuras estables desde el punto de vista sísmico, los bordes de tipo atlántico están formados por una plataforma continental entorno a los 200 m de profundidad sobre la que se acumulan depósitos de sedimentos, y un talud continental, de fuerte pendiente variable según
avanza hacia el océano, donde aparecen capas de sedimentos de gran espesor, igualmente
variables. En las zonas de menor pendiente del talud es donde suelen encontrarse importantes
yacimientos de hidrocarburos.
b) Bordes de tipo pacífico
Áreas de gran actividad sísmica en las que podemos distinguir: Arcos insulares, formados por
cadenas de islas volcánicas, cuencas marginales, que separan los arcos del continente y albergan mares interiores, crestas sumergidas, y fosas o trincheras oceánicas de gran profundidad. Desde un punto de vista topográfico destacan los arrecifes de barrera (formados por
sedimentos generalmente coralinos) y los cañones submarinos, valles en “v” muy pronunciados
que seccionan el talud continental.
2.2.2. Dorsales oceánicas y llanuras abisales
Las dorsales oceánicas corresponden a formaciones lineales del relieve bajo las masas oceánicas. Están formadas por numerosas crestas y valles paralelos a la alineación de la dorsal, extendién-
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.5
dose en más de 60000 km, con una anchura de entre 1000 y 4000 km y una altura media de 3000 m
sobre las llanuras abisales.
Se distinguen las dorsales sísmicas formadas por depósitos de material volcánico expulsado
al exterior y recubierto a su vez por capas de sedimentos de poco espesor, y las dorsales asísmicas,
donde la acumulación de sedimentos es mayor.
Destaca la dorsal atlántica, valle profundo que coincide con el eje de simetría de la dorsal.
Las llanuras abisales son formaciones submarinas de topografía plana o de escasa pendiente,
cubiertas por capas de sedimentos y, en ocasiones, salpicadas por pequeñas formaciones de relieves
emergidos que dan lugar a islas o atolones.
2.3. LAS ÁREAS EMERGIDAS: LOS CONTINENTES
Las áreas emergidas corresponden a la corteza continental; atendiendo a su estructura, la corteza continental también estaría integrada por zonas sumergidas como la plataforma y el talud continental. La corteza continental se compone de: Escudos o Cratones, Plataformas estructurales y áreas
de plegamiento u orógenos.
2.3.1. Los cratones o escudos
Un escudo es una región continental constituida por rocas formadas en el precámbrico, que no
han sido recubiertas por el mar. Los escudos están formados por las rocas más antiguas de la corteza
terrestre, granitizadas y metamorfizadas. Desde sus orígenes han permanecido estables y conservando
su rigidez. El hecho de que nunca hayan podido ser sumergidos en las transgresiones marinas se debe
a que han sufrido movimientos tectónicos verticales. No experimentaron plegamientos, ya que resistieron a todos los empujes horizontales. Un escudo es generalmente una gran área de rocas ígneas y me-
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.6
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
tamórficas expuestas que son tectónicamente estables y poca actividad orogénica. En todos los casos,
la edad de estas rocas es de más de 570 millones de años, incluso algunas se han datado de hace 2 a
3,5 miles de millones de años.Distinguimos dos tipos:
− Los escudos arcaicos: formados por rocas plutónicas y metamórficas y que presentan una
morfología plana debido a la erosión y conocida como penillanura o superficie de erosión.
− Los escudos post-arcaicos: escudos que presentan una superficie de plegamiento formada
por rocas sedimentarias que alternan con las rocas metamórficas más resistentes configurando
un relieve de crestas (metamórficas) y valles (sedimentarias), cuyo ejemplo más conocido es el
relieve apalachiano.
Los principales escudos son:
En las regiones septentrionales del globo,
• Escudo Canadiense forma el núcleo de Norteamérica, extendiéndose desde el Lago Superior por el Sur, hasta las islas árticas por el Norte, y de Canadá a Groenlandia.
• Escudo Escandinavo o Báltico, que se halla en vías de alzamiento, entre el Este de Noruega y Finlandia.
• Escudo Siberiano, entre los ríos Lena y Yenisei, al Norte del lago Baikal.
En el hemisferio Sur,
• Escudo Guayanés, en el Norte de Sudamérica.
• Escudo Brasileño o Amazónico, al sur del Guayanés, atravesando Brasil hasta Pernambuco por el Este.
• Escudo Africano o Etíope.
• Escudo del Decán, en el sur de la India.
• Escudo Australiano ocupa la mayor parte de la mitad occidental de Australia.
2.3.2. Las plataformas
Las plataformas son superficies que se distinguen morfológicamente por su estructura de llanura. Se trata de áreas de los escudos recubiertas por sedimentos tanto continentales como marinos depositados desde la era Secundaria hasta la Era Cuaternaria. No se trata sin embargo de una superficie
de erosión puesto que la alineación de capas de sedimentos se combina con la aparición de cuencas
sedimentarias producidas por la deformación de la corteza terrestre, deformación que se agudiza por el
peso de los depósitos acumulados. En las superficies horizontales con presencia de materiales resistentes, la acción erosiva ha dado lugar a relieves de tipo tabular (mesas, cerros testigo, páramos), mientras que en las superficies inclinadas donde se alternan capas duras y blandas se produce la aparición
de relieves de cuesta.
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.7
2.3.3. Los orógenos
Entre los escudos se encuentran fragmentos móviles de la corteza terrestre que han dado lugar
a estructuras deformadas o plegadas como consecuencia de la actividad de la tectónica de placas, el
vulcanismo o la actividad sísmica, dentro del proceso conocido como orogénesis. La consecuencia es
la formación de las cordilleras montañosas cuyas alturas se encuentran afectadas por la acción erosiva.
Dependiendo de su estructura litológica y a la propia formación orogénica nos encontraremos distintos
tipos de relieve:
− Relieves de litología resistente, donde el buzamiento de los estratos produce la elevación
de los mismos.
− Relieves plegados: originados por el plegamiento de las rocas sedimentarias, se distinguen
los relieves jurásico y alpinos.
− Relieves fallados: producidos por fallas o fracturas de la corteza durante la orogénesis.
Las principales orogenias o periodos orogénicos tradicionalmente reconocidas son recientes, ocurridas todas en el Fanerozoico:
• Orogenia caledoniana: movimientos tectónicos ocurridos hace aproximadamente 400 millones de años. De este plegamiento orogénico surgió la cadena caledoniana, de la que se conservan vestigios en Escocia, península Escandinava, Canadá, Brasil, Norte de Asia y Australia.
• Orogenia hercínica o varisca: ocurrió en numerosos puntos del globo terrestre hace 300 millones de años y fue más importante que el plegamiento caledoniano. Este plegamiento afectó
a gran parte de Europa Centro-occidental, los Urales, los Apalaches en América del Norte, los
Andes, Tasmania, etc.
• Orogenia alpina: plegamiento orogénico del período terciario, que todavía no ha cesado. Se
inició hace 62 millones de años, con el que se formaron, entre otros, el sistema alpinohimalayo, que se extiende desde la Cordillera Cantábrica, los Pirineos y los Alpes hacia el Este,
pasando por el Cáucaso, hasta unirse con el mayor núcleo orogénico de ese momento, el
Himalaya. También tienen su origen en esta orogénesis las cordilleras mediterráneas meridionales, como las Cordilleras Béticas y el Atlas, o las Montañas Rocosas y los Andes en el continente americano.
2.3.4. Los volcanes
La actividad volcánica configura un tipo de relieve caracterizado por la aparición de rocas eruptivas que provocan abombamientos de la corteza debido al ascenso de las coladas basálticas hacia la
superficie formando volcanes y provocando terremotos. Generalmente adquieren una característica
forma cónica que es formada por la presión del magma subterráneo así como de la acumulación de
material de erupciones anteriores. Encima del volcán podemos encontrar su cráter o caldera.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.8
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
3. LOS RELIEVES ESTRUCTURALES
En los relieves estructurales la litología juega un papel esencial aunque el fundamental se debe a la tectónica. Las formas o relieves estructurales son cuatro: horizontales o aclinales,
monoclinales o inclinadas, plegadas y falladas. Las tres primeras implican que las series en que se desarrollan son series sedimentarias, la última puede aparecer en cualquier tipo de roca, pero es típico de
rocas más antiguas y duras como las metamórficas o las ígneas. A estas formas estructurales básicas
habría que añadir las originadas por la acción del vulcanismo.
3.1. LOS RELIEVES SIMPLES O DE LAS CUENCAS SEDIMENTARIAS
En las cuencas sedimentarias podemos distinguir dos tipos de relieves estructurales:
− Horizontales o aclinales: debidos a la actuación de la erosión sobre estratos de distinta resistencia y sobre los que no ha actuado la tectónica o lo ha hecho muy débilmente.
− Cuestas o monoclinales: relieves que se localizan en las vertientes o laderas de las cuencas sedimentarias adaptándose a la disposición de las rocas subyacentes o a las consecuencias derivadas de los procesos tectónicos.
3.1.1. Las estructuras horizontales: los relieves aclinales
Las formas aclinales se corresponden con estratos que, como hemos mencionado anteriormente, o no han sufrido los procesos tectónicos o su influencia ha sido muy poco importante. Se localizan en
el centro de las cuencas sedimentarias y su relieve refleja por tanto la disposición horizontal de los estratos.
Las formas aclinales presentan una disposición llana conocida como superficie estructural en
la que se alterna unacapa de rocas duras y blandas. Si el estrato más resistente aparece en la parte
superior se denomina superficie horizontal primitiva; si aparece en estratos inferiores recubierta por sedimentos eliminados por la erosión, se denomina superficie estructural derivada.
La acción erosiva sobre esta alternancia de estratos ha derivado en la formación de un relieve
tabular denominadas plataformas estructurales (mesas, páramos, muelas) de extensión variable; estas formaciones se hallan separadas por los valles en cornisa en los que se distinguen dos partes:
− La superior o cornisa, de fuerte pendiente y formada por el estrato de roca más dura.
− La inferior o talud, de pendiente más suave formada por los estratos de rocas más blandas.
Entre las plataformas estructurales y los valles en cornisa aparecen superficies de menor extensión (cerros testigo, antecerros).
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.9
3.1.2. Las estructuras inclinadas: los relieves monoclinales
En los bordes de las cuencas sedimentarias o en las zonas donde la tectónica ha provocado un
buzamiento de los estratos alternados de rocas duras y blandas, es donde se forma un relieve singular
conocido como cuesta.
La cuesta consta de dos partes diferenciadas:
− El frente, de gran pendiente, donde se distingue la cornisa, de fuerte pendiente y roca dura, y
el talud, de menor pendiente. Dependiendo de la inclinación o buzamiento de los estratos podemos distinguir a su vez: cuestas, con inclinación hasta 20 grados, crestas, por encima de los
20, y hog-back, próximo a los 90.
− El dorso, de pendiente suave, es una superficie estructural primitiva o derivada.
La erosión fluvial sobre los relieves de cuesta origina el retroceso de ésta, dando lugar a formaciones testimoniales de su antigua extensión como los cerros testigo o los antecerros. La disposición de la red hidrográfica es muy compleja en los relieves de cuesta debido al seguimiento del buzamiento de los estratos por parte de los cursos fluviales que genera a su vez una disposición paralela a
los frentes por parte de los afluentes, dando lugar a una red de drenaje con forma de rejilla.
3.2. LOS RELIEVES O FORMAS ESTRUCTURALES COMPLEJOS
3.2.1. Los relieves estructurales plegados
Las estructuras plegadas son las formas más complejas desde el punto de vista estructural en
las coberteras sedimentarias. Morfológicamente se presenta como una sucesión de pliegues denominados anticlinorios (si se presentan de forma convexa o anticlinal) y sinclinorios (si se presentan de
forma cóncava o sinclinal). La formación de los distintos relieves obedece a distintos factores como
son: la influencia de la tectónica (que afecta al grado de elevación del pliegue, del buzamiento de los
estratos y de simetría de los flancos), los factores litológicos (mayor o menor resistencia de las rocas y
su disposición en la estratigrafía), y la erosión.
Dependiendo del grado de influencia de la acción erosiva sobre el pliegue podemos encontrarnos distintos tipos de formaciones:
− Formas originales: Son aquellas formaciones de anticlinales y sinclinales no afectados por
la erosión bien por tratarse de estructuras geológicas recientes o bien por haber estado protegidas por un estrato superior resistente. Los anticlinales o mont son relieves elevados y alargados que asientan sobre una formación rocosa resistente; los sinclinales o vals son depresiones alargadas sobre cuyo estrato resistente puede haber depósitos producto de la erosión del
mont. En ocasiones la acción erosiva afecta al mont produciendo pequeños barrancos denomi-
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.10
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
nados ruz que se originan en la parte más alta del anticlinal (charnela) para descender sobre
la vertiente del mont.
− Formas derivadas: Es un conjunto de formas, también conocidas como relieve de estilo jurásico, que se encuentran en regiones sedimentarias donde los estratos rocosos han sido fuertemente plegados, levantados o fallados, por lo que la erosión actúa desde un principio sobre
las partes levantadas, dando origen a una serie de formas menores del relieve que son típicas
en la cordillera del Jura, de donde han tomado su nombre. No llega a ser una forma de relieve
invertido porque la erosión no ha tenido tiempo suficiente para llegar a este estadio. Y podría
decirse que un relieve jurásico es muy similar a uno apalachano, aunque menos evolucionado
por su menor antigüedad, por lo que la erosión no lo ha convertido en una penillanura ni en un
ejemplo de relieve invertido.
Las principales formas del relieve que se encuentran en este tipo de son:
Chevrons: restos de las capas externas más duras del anticlinal desmanteladas por los ruces.
Combe es un valle anticlinal formado por la actuación de la erosión fluvial en la charnela de un
anticlinal (parte más elevada de un pliegue). Es característico de estructuras plegadas, sobre todo en
los relieves llamados jurásicos y apalachianos. El origen de las combes puede estar en la coalescencia
de varias ruces o en la erosión de las vertientes de una cluse. Cuando una ruz, supera su cuenca de
recepción y se une a la de otra ruz, formará un valle anticlinal que dará origen a una combe.
Cluse o abra: corte transversal en una fila montañosa realizado por una corriente fluvial en
épocas ya pasadas al descender su nivel de base. Se presenta en áreas de relieves jurásicos o apalachianos cuando la dirección de los ríos es perpendicular a la dirección de los estratos subyacentes en
una meseta, altiplano, macizo o en los flancos de una cordillera: al descender el nivel de base del río,
éste va cortando el estrato más duro o resistente a la misma velocidad que los más débiles ya que la
dirección original de un río se mantiene a medida que sus aguas van profundizando el cauce (río antecedente), de la misma forma que sucede en los meandros encajados en los que los meandros superficiales que se formaron por lo escaso de las pendientes se fueron manteniendo con el tiempo al profundizarse en el relieve.
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.11
− Formas invertidas
Las cordilleras suelen originarse por el levantamiento de una zona de estratos o capas de rocas sedimentarias que se abomban produciendo anticlinales sucesivos intercalados por las zonas deprimidas o sinclinales. Los anticlinales son atacados desde el primer momento por la
erosión al quedar más elevados y fracturados por el mismo levantamiento. En cambio, en los
sinclinales suelen depositarse sedimentos procedentes de las partes más elevadas del relieve,
con lo que estos sedimentos vienen a constituir una capa protectora que retarda el proceso de
erosión.
Al pasar mucho tiempo, los anticlinales quedan rebajados o vaciados por la erosión formando
lo que se conoce como valle anticlinal o anticlinal vaciado, mientras que los sinclinales quedan suspendidos a mayor altura (sinclinal suspendido o sinclinal colgado). Este tipo de relieve se da con más frecuencia en series sedimentarias en las que las capas de roca blanda
tienen gran espesor, pues facilitan mucho la actuación de la erosión. También cuando la roca
dura es poco resistente o tiene escasa potencia.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.12
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
− El relieve apalachense
Se denomina relieve apalachano, apalachiano o apalachense a un tipo de relieve formado
en rocas sedimentarias, bastante antiguo y, por lo tanto, muy erosionado y convertido en una
plataforma de erosión, pero que ha sufrido en épocas más recientes un levantamiento general
(a escala regional) con lo que muchos ríos se han insertado en el relieve de una manera distinta a la que presentan los ejes de cordilleras y valles paralelos de dicho relieve. Es por este motivo por el que los ríos han ido abriendo ciertas abras, cluses o congostos atravesando nítidamente las filas montañosas formadas por los estratos de rocas más resistentes.
3.2.2. Los relieves estructurales fallados
En Geología, una falla es una discontinuidad que se forma por fractura en las rocas superficiales de la Tierra (hasta unos 200 km de profundidad) cuando las fuerzas tectónicas superan la resistencia de las rocas. La zona de ruptura tiene una superficie generalmente bien definida denominada plano
de falla y su formación va acompañada de un deslizamiento de las rocas tangencial a este plano.
Las fallas constan de una serie de elementos:
• Plano de falla: Plano o superficie a lo largo de la cual se desplazan los bloques que se separan en la falla. Con frecuencia el plano de falla presenta estrías, que se originan por el rozamiento de los dos bloques.
• Labio levantado: También llamado Bloque Superior, es el bloque que queda por encima del
plano de falla.
• Labio hundido: También llamado Bloque Inferior, es el bloque que queda por debajo del plano de falla.
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.13
El movimiento causante de la dislocación puede tener diversas direcciones: vertical, horizontal
o una combinación de ambas. En las masas montañosas que se han alzado por movimiento de fallas, el
desplazamiento puede ser de miles de metros y muestra el efecto acumulado, durante largos periodos,
de pequeños e imperceptibles desplazamientos, en vez de un gran levantamiento único. Sin embargo,
cuando la actividad en una falla es repentina y brusca, se puede producir un gran terremoto, e incluso
una ruptura de la superficie terrestre, generando una forma topográfica llamada escarpe de falla.
Las zonas falladas son zonas fácilmente atacables por los agentes erosivos debido a la debilidad estructural de las fracturas. Por eso, atendiendo a los procesos tectónicos o erosivos que influyen
en la elaboración del escarpe podemos distinguir entre: escarpe de falla primitivo u original, escarpe
de línea de falla y escarpe de falla compuesto.
− Escarpe de falla primitivo u original. Este tipo de escarpe tiene un origen tectónico. Destaca principalmente porque la desnivelación topográfica es equivalente al salto de falla y la superficie topográfica del escarpe coincide con el labio levantado de la falla- La conservación de este
tipo de escarpes primitivos obedece generalmente a que el labio superior está formado por material duro, a que la falla sea reciente o la erosión no haya actuado con intensidad. De lo contrario el escarpe de falla retrocede situándose tras el plano de falla con un trazado sinuoso, reduciéndose el labio hundido.
− Escarpe de línea de falla o derivado. Es el resultado de la acción erosiva diferencial sobre
bloques fallados adyacentes que ofrecen resistencia desigual. Generalmente el bloque más resistente queda en resalte aunque no corresponda con el labio levantado. Para su formación es
necesario que la falla haya sido nivelada por la erosión o por fosilización de una cobertera de
sedimentos sobre la que actúan después los procesos erosivos.
Cuando los afloramientos rocosos menos resistentes se hallan en le bloque hundido, estamos
ante un escarpe de línea de falla directo. En caso de ser los más resistentes, la erosión produ-
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.14
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
ce un escarpe de línea invertido, es decir, una inversión de relieve en la que el escarpe está
ahora orientado hacia el bloque levantado.
Si los materiales fosilizados se depositan al mismo tiempo que la tectónica entonces el escarpe
de falla resultante de la acción erosiva se denomina revelado o descubierto. En caso de que
los depósitos sean posteriores a la acción tectónica, el escarpe de falla resultante se denomina
exhumado siendo su resultado el resurgimiento del salto primitivo.
− Escarpe de línea compuesto. Es el resultado de la acción simultánea de la acción tectónica
y la erosión diferencial; por tanto estamos ante una forma estructural mixta en la que se combina una parte de escarpe original y otra de escarpe derivado. Distinguimos dos tipos:
• Rejuego de falla. Formado cuando un escarpe ya existente de tipo derivado adquiere
un nuevo valor como consecuencia de una redislocación de la falla consecuencia de una
fase tectónica nueva. Si el labio levantado del rejuego de falla se levanta más se denomina directo, si el labio levantado es el hundido entonces se denomina inverso.
• Exageración del escarpe original. En este caso el escarpe se produce como consecuencia actúa sobre un labio hundido de material poco resistente, produciendo un rehundimiento y una revalorización del escarpe original.
3.3. LOS RELIEVES VOLCÁNICOS
Los relieves volcánicos son aquellos generados por la acción del volcanismo y por tanto estructuras consolidadas a partir de rocas cristalinas de origen interno. A pesar de su singularidad son más
frecuentes en las áreas sumergidas, cerca del 70%, que en la corteza continental, donde presentan un
carácter local y discontinuo.
Los principales relieves establecidos por el volcanismo son: los volcanes, las coladas y las
formas de excavación.
a) Los volcanes
Un volcán se define como una estructura de relieve formada por la acumulación de materiales
sólidos alrededor de la boca eruptiva o cráter; su morfología es variable dependiendo del carácter de la
erupción, el tipo de material emitido y la disposición posterior del roquedo.
Entre las formaciones más singulares de los volcanes encontramos los conos de cenizas (formados por fragmentos de lava de diferentes tamaños, solidificados y dispuestos en estratos), calderas
(depresiones centrales formadas por las explosiones que destruyen la parte superior de la cúpula volcánica), domos de lava o escudos volcánicos (acumulación de coladas de lava filtradas por las fisuras que
dan lugar a extensas planicies).
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.15
b) Las coladas
Una colada es un manto de magma emitido por un volcán durante sus erupciones.
Una colada linear se extiende a lo largo de la pendiente de la ladera que parte del cono del volcán: en aquellos cuyas erupciones se efectúan por fisuras, el derrame de magma puede formar extensos campos o mantos de lava denominados trapp que constituyen amplias mesetas estructurales de
escasa pendiente y limitadas por enormes escarpes escalonados. Las lavas muy ricas en escorias adquieren al solidificarse un aspecto rugoso. Cuando la erosión rebaja profundamente el terreno circundante, la colada de lava forma una mesa.
c) Formas de excavación
Son aquellas que aparecen al actuar la erosión diferencial sobre las rocas sedimentarias que
cubren las formaciones de rocas volcánicas dejándolas al descubierto. Las más importantes son:
− Láminas o sills (masa tabular de roca ígnea, con frecuencia horizontal, que ha sido intrusionada lateralmente entre dos capas antiguas de roca sedimentaria o de lava volcánica, y que
presentan un perfil de cornisas escalonadas).
− Cuello o tapón volcánico (a veces referido como “neck”), una forma del relieve de origen
volcánico que se crea cuando la lava se endurece dentro de un filón sobre un volcán activo. Se
compone de un conjunto de bloques angulares que se solidificó en la chimenea del volcán y
que suelen ser más masivas que el cono mismo. Su estructura es resistente a la erosión, por lo
que una vez que el cono se erosiona, este cuello permanece como una aguja relicta del cono
desaparecido.
− Espigones, columnas de lava compacta solidificada en los conductos.
− Diques, lavas solidificadas descubiertas por la erosión en las fisuras del volcán formando murallas rectilíneas o circulares (ring-dykes).
4. LAS MORFOLOGÍA LITOLÓGICAS
La formación del relieve obedece fundamentalmente a la tectónica pero sin embargo, como ya hemos mencionado anteriormente, las características litológicas y la acción erosiva
ejercen también una notable influencia.
En ocasiones el tipo de roca llega a condicionar la misma morfología del relieve, y
esto es especialmente significativo cuando la estructura geológica está formada por:
− Un roquedo homogéneo sobre el que por tanto no actúa la acción erosiva diferencial.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.16
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
− Rocas que por sus características sufren un tipo concreto de erosión, como la
disolución en el caso de las calizas.
− Rocas de características singulares que generan respuestas diferentes a la erosión.
Estas circunstancias determinan unos tipos de morfología del relieve denominados
estructuras litológicas o formas de modelado.
4.1. EL MODELADO GRANÍTICO
Las rocas metamórficas forman el núcleo de las, plataformas, zócalos y macizos antiguos. Se
encuentran en grandes extensiones y aparecen exhumadas cuando no están recubiertas por sedimentos. Son rocas muy coherentes, y muy resistentes ante la meteorización mecánica, pero muy sensibles
ante la meteorización química.
La roca metamórfica más abundante en la naturaleza es el granito, por lo que las formas de relieve típicas se estudian a partir de él. En realidad hablamos del relieve sobre rocas metamórficas.
A pesar de ser una roca coherente, en el granito aparecen muchas debilidades (diaclasas, fisuras, fracturas) que es donde se concentra la erosión. Además, los distintos minerales que lo componen
(cuarzo, feldespato y mica) se comportan de manera diferente ante la meteorización química. Esto termina por desagregar la roca y formar arenas.
El conjunto presenta un aspecto de llanura suavemente ondulada en la que, de vez en cuando,
aparecen profundas depresiones muy estrechas, llamados tajos. Es la llamada penillanura, que se diferencia de la campiña precisamente por esta presencia masiva de los granitos y los profundos tajos.
En esta penillanura pueden quedar puntos más resistentes a la erosión, que quedan resaltados. Se forman así, desde pequeños pitones hasta montañas.
En detalle, las diaclasas del granito tienden a seguir un plano curvo. Esta es la razón por la que
las formas de relieve suelen tener un aspecto ondulado o curvo. En ocasiones pueden ser oblongas. La
forma más elemental es el bolo, una roca suelta y redonda. Una zona en la que se concentran diversos
bolos se llama berrocal. En ocasiones los bolos pueden aparecer en equilibrio unos sobre otros, formando las rocas caballeras. En ocasiones forman torres con aspecto de edificio ruinoso.
En el granito coherente pueden aparecer grandes superficies lisas y sin debilidades. A estas
estructuras se les llama dorsos de ballena. En las partes en las que el granito no se presenta en dorso
de ballena las diaclasas forman acanaladuras, que se ensanchan en determinados puntos para adquirir
una forma redondeada llamada alvéolos, y si son muy grandes cubetas.
Como ya dijimos, el aspecto general del relieve granítico es el de una llanura ondulada. En las
partes bajas de esa llanura se acumulan arenas. Se suelen presentar en forma de pasillos (pasillos de
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.17
arenización) que forman una malla interpuesta entre los afloramientos de granito. El contacto entre las
arenas y el granito es una línea perfectamente definida. La llanura generalizada hace muy difícil la evacuación de los fragmentos producto de la meteorización, por lo que gran parte del relieve granítico está
enterrado en sus propias arenas.
Es sobre los pasillos de arenización sobre los que se organiza la red hidrográfica primaria. No
obstante, la red hidrográfica se encaja profundamente en el granito formando tajos. En las rocas metamórficas suele haber una red de fallas que son las que aprovechan los ríos para circular. Así, la estructura de la red hidrográfica es similar a la que aparece en un relieve fracturado; cursos de líneas rectas
con bruscos cambios de sentido.
El granito no se comporta igual bajo todos los climas. En los climas cálidos y húmedos, como
los que hay entorno al Ecuador, aparecen grandes pitones, muy resistentes a la erosión, llamados panes de azúcar. Los panes de azúcar presentan planta circular y paredes verticales, que surgen del
«suelo» de manera brusca, con una pendiente muy marcada.
4.2. EL RELIEVE KÁRSTICO
Con el nombre de karst (del alemán Karst: meseta de piedra caliza), se conoce a una forma de
relieve originado por meteorización química de determinadas rocas (como la caliza, dolomía, aljéz, etc.)
compuestas por minerales solubles en agua.
Un karst se produce por disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas debido a
la acción de aguas ligeramente ácidas. El agua se acidifica cuando se enriquece en dióxido de carbono,
por ejemplo cuando atraviesa un suelo, y reacciona con el carbonato, formando bicarbonato, que es
soluble. Hay otro tipo de rocas, las evaporitas, como por ejemplo el yeso, que se disuelven sin necesidad de aguas ácidas. Las aguas superficiales y subterráneas van disolviendo la roca y creando galerías
y cuevas que, por hundimiento parcial, forman dolinas y, por hundimiento total, forman cañones.
Existen otras muchas formas kársticas según si estas formas se producen en superficie o por el
contrario son geomorfológicas que aparecen en cavidades subterráneas.
En el primer caso se denominan exokársticas:
• Lapiaces o Lenares, son surcos o cavidades separados por tabiques más o menos agudos.
Los surcos se forman por las aguas de escorrentía sobre las vertientes o sobre superficies llanas con fisuras.
• Poljés son depresiones alargadas de fondo horizontal enmarcadas por vertientes abruptas.
Están recorridos total o parcialmente por corrientes de agua, que desaparecen súbitamente por
sumideros o pozos y continúan circulando subterráneamente.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.18
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
• Dolinas o torcas, son grandes depresiones formadas en los lugares donde el agua se estanca. Pueden tener formas diversas y unirse con otras vecinas, formando uvalas.
• Gargantas, son valles estrechos y profundos, causados por los ríos.
• Cuevas, se forman al infiltrarse el agua. Suelen formarse estalactitas a partir del agua, rica en
carbonato cálcico, que gotea del techo, y estalagmitas a partir del agua depositada en el suelo.
• Simas, son aberturas estrechas que comunican la superficie con las galerías subterráneas.
• Ponors, son aperturas de tipo de portal donde una corriente superficial o lago fluye total o
parcialmente hacia un sistema de agua subterránea.
Y en el segundo endokársticas (simas, sumideros, sifones, foibas, etc.).
Cuando el agua, cargada de gas y piedra caliza disuelta en forma de bicarbonato cálcico, llega
a una cavidad más grande que las fisuras por las que ha pasado (fisuras y diaclasas causadas por los
movimientos tectónicos o por la crioclastia en superficie, por ejemplo), puede evaporarse lentamente y
las sales disueltas en el agua llegan a cristalizarse en determinadas circunstancias, por ejemplo, al gotear desde el techo de una cueva hacia el suelo, formando estalactitas en el techo, estalagmitas en el
suelo, columnas cuando estas dos formas llegan a unirse o, si se estanca en una cavidad, se pueden
formar geodas.
En España este tipo de relieve está ampliamente representado en la denominada España caliza. Ejemplos de paisajes kársticos sobre calizas en la Península Ibérica son el Torcal de Antequera (Málaga) o el Monasterio de Piedra en Zaragoza así como la Ciudad Encantada en Cuenca y el Macizo de
Larra en Navarra. Ejemplos de modelado kárstico sobre yesos existen en el valle del Ebro, en Sorbas
(Almería) o el Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima en la provincia de Albacete.
5. EL MODELADO EROSIVO
5.1. LA ACCIÓN EROSIVA FLUVIAL
Las terrazas fluviales constituyen pequeñas plataformas sedimentarias o mesas construidas
en un valle fluvial por los propios sedimentos del río que se depositan a los lados del cauce en los lugares en los que la pendiente del mismo se hace menor, con lo que su capacidad de arrastre también se
hace menor.
Un río, al entallar el terreno, discurre por un lecho cada vez más bajo. Abandona así capas de
aluviones en forma de terrazas escalonadas que ya no son cubiertas por las aguas de las mayores avenidas. En este caso, el río entalla la roca subyacente y ésta aflora entre los escalones. Si, por el contrario, el lecho del río ahonda un terreno que ya consta de aluviones anteriores, no se ve la roca del sustrato y se trata de terrazas encajonadas. Por su parte, una terraza poligénica no presenta escalones, sino
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.19
un declive continuo. Su formación se explica, ya por la destrucción de los escalones por la erosión, ya
por el carácter progresivo y continuo del hundimiento del lecho del río.
La formación de las terrazas puede verse favorecida por diferentes factores:
• La alternancia de periodos secos y lluviosos.
• Cambios climáticos que han favorecido o dificultado la vegetación, y por consiguiente, la erosión.
• Variaciones eustáticas en el nivel de mar, o
• La elevación del terreno por movimientos tectónicos.
Un ejemplo de terraza característico es la Rambla, término con el que se conoce en España,
especialmente en su parte oriental, a un barranco o torrente, es decir, un cauce con caudal temporal u
ocasional. Es un término de origen árabe que, a su vez, ha dado origen a términos como arramblar
(también arramplar) y arramblaje, vocablos equivalentes a los de arrasar o erosionar por un lado o cubrir
y depositar arena, grava y otros tipos de sedimentos en una superficie con cierta pendiente, algo que
resulta típico en las áreas avenadas por las ramblas.
A su vez, estas acumulaciones son fácilmente atacadas por la erosión de las nuevas crecidas
producto de las lluvias, por ser sedimentos poco consolidados. Otra característica de las ramblas o torrentes es su fuerte pendiente y escasa longitud, lo que las diferencia de los ríos, aunque casi siempre
(sobre todo en el clima mediterráneo), los ríos suelen recoger, en el curso alto una serie de ramblas
cuya confluencia forma el río propiamente dicho.
5.2. LA ACCIÓN EROSIVA MARINA
En los procesos de erosión marina el elemento básico es lógicamente el agua, que ejerce su
acción de forma horizontal combinando procesos morfogenéticos de carácter:
− Mecánico: por medio de la energía liberada en el movimiento violento del agua sobre la costa, así como de la acción de las corrientes, arrastrando partículas en suspensión, y de las mareas.
− Químico: como consecuencia de la acción química de las sales marinas sobre las rocas calcáreas, que mediante procesos de disolución crea formaciones kársticas, o areniscas y granitos,
dando lugar a oquedades como consecuencia de fenómenos de hidrólisis sobre los silicatos.
− Biológico: la acción mecánica y química de seres vivos que viven sobre las rocas, especialmente en áreas tropicales.
Las principales formas de erosión marina se clasifican en:
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.20
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
− Formas de ablación: resultado de la acción destructora del mar sobre el relieve costero:
• Acantilados: escarpe litoral de considerable pendiente y altura modelado por la acción
marina que se localizan en costas de zonas montañosas, volcánicas o en afloramientos
de rocas duras en cuencas sedimentarias. Se distinguen acantilados vivos, si siguen retrocediendo como consecuencia de la acción erosiva del mar, y acantilados muertos, separados del mar por la acumulación de sus propios materiales erosionados.
• Plataformas de abrasión: desarrolladas al pie de los acantilados entre la zona de bajamar y pleamar. Son rampas de anchura variable accidentadas por resaltes y acanaladuras y rematadas por una terraza de acumulación sobre la que suele desarrollarse una
playa.
− Formas de acumulación: producidas por la sedimentación marina.
• La playa: formadas por materiales detríticos (arenas, gravas y cantos sueltos) procedentes de los aportes continentales de los ríos, transformados y depositados por la acción marina. Son superficies de perfil ligeramente cóncavo y pendiente suave cubiertas
parcialmente por las mareas. Las playas pueden formarse al abrigo de escollos o islotes
formado las llamadas colas de cometa o uniendo un islote con la costa, en cuyo caso se
denomina tómbolo.
• Marisma: llanura de acumulación litoral rica en arcillas, hierro y materias orgánicas, originada por los aportes de la erosión marina y fluvial. Se caracteriza por su elevación en la
zona próxima al mar lo que favorece el estancamiento de las aguas continentales y el desarrollo de turberas.
• Deltas: formaciones producidas por la acumulación de sedimentos en la desembocadura de los ríos, formaciones que son finalmente modeladas en sus bordes exteriores por la
erosión marina.
• Estuario: desembocadura fluvial en cuya acumulación sedimentaria se dibujan intrincados canales cuyo modelado depende de las mareas que empujan hacia arriba el flujo de
agua. Solamente existen en mares con mareas importantes. El estuario, pues, se desarrolla tras la línea de costa. Existe un canal principal, delimitado por sedimentos laterales
que colmatan los entrantes, aunque pueden estar enmarcados por vertientes rocosas denominadas musoirs. Su modelado es fruto de la corriente de reflujo. Su extensión depende del área cubierta por la pleamar y de la pendiente del río, de tal manera que en un
río con poca pendiente su capacidad para arrastrar la carga sólida disminuye, y la marea
influye en la sedimentación de la misma en zonas a las que no llega físicamente.
• Arrecifes coralinos: acumulaciones de esqueletos de animales que viven en colonias;
se trata de un complejo armazón en el que coexisten asociaciones de animales y plantas
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.21
con unos condicionamientos vitales determinados que les confinan a los mares tropicales
exclusivamente.
5.3. EL FLUJO GLACIAR
Una vez que el material es incorporado al glaciar, puede ser transportado varios kilómetros antes de ser depositado en la zona de ablación. Todos los depósitos dejados por los glaciares reciben el
nombre de derrubios glaciares. Los derrubios glaciares se dividen por los geólogos en dos tipos distintos:
• Materiales depositados directamente por el glaciar, que se conocen como tilles o barro glaciar.
• Los sedimentos dejados por el agua de fusión del glaciar, denominados derrubios estratificados.
Los grandes bloques que se encuentran en el till o libres sobre la superficie se denominan erráticos glaciares si son diferentes al lecho de roca en el que se encuentran (esto es, su litología no es la
misma que la roca encajada subyacente). Los bloques erráticos de un glaciar son rocas acarreadas y
luego abandonadas por la corriente de hielo. Su estudio litológico permite averiguar la trayectoria del
glaciar que los deposita.
En cuanto a las formas que adoptan los sedimentos o derrubios estratificados, distinguimos:
Morrenas: es el nombre más común para los sedimentos de los glaciares. El término tiene origen francés y fue acuñado por los campesinos para referirse a los rebordes y terraplenes de derrubios
encontrados cerca de los márgenes de glaciares en los Alpes franceses. Actualmente, el término es
más amplio, porque se aplica a una serie de formas, todas ellas compuestas por tilles.
Drumlin: (derivado de la palabra gaélica druim, colina redondeada) es una forma de relieve de
origen glacial, un pequeño montículo de laderas lisas, formado frecuentemente por debajo de hielo gla-
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.22
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
ciar en movimiento. Su forma, con un extremo más afilado que otro, se debe al modo en el que el glaciar discurrió por él o a su alrededor. Son colinas bajas, de forma dómica o de cuchara invertida, alargada en la dirección del movimiento del hielo, con la pendiente más suave apuntando en la dirección hacia
la cual el hielo se desplazaba. Están formados por acumulación de sedimentos glaciares, es decir, morrenas.
Puede aparecer aislado, pero es mucho más frecuente encontrarlo en grupos, llamados «campos de drumlins», produciendo un paisaje llamado «en cesta de huevos».
La acción erosiva de los glaciares produce unas formas características en el modelado.
Antes de la glaciación los valles de montaña tenían una característica forma de V, producida
por la erosión del agua en la vertical. Sin embargo, durante la glaciación esos valles se ensanchan y
ahondan, lo que da lugar a la creación de un valle glaciar en forma de U. Además de su profundización
y ensanchamiento, el glaciar también alisa este valle gracias a la erosión. De esta manera va eliminando los espolones de tierra que se extienden en el valle. Como resultado de esta interacción se crean
acantilados triangulares llamados espolones truncados, debido a que muchos glaciares profundizan sus
valles más de lo que hacen sus afluentes pequeños.
Por consiguiente, cuando los glaciares acaban retrocediendo, los valles de los glaciares afluentes quedan por encima de la depresión glacial principal, y se los denomina valles colgados. Las partes
del suelo que fueron afectadas por el arranque y la abrasión, pueden ser rellenadas por los denominados lagos paternoster, denominados así por su disposición en forma de cuentas de rosario.
En la cabecera de un glaciar hay una estructura muy importante, se llama circo glaciar y tiene
una forma de tazón con paredes escarpadas en tres lados, pero abiertas por el lado que desciende al
valle. En el circo se da la acumulación del hielo. Éstos empiezan como irregularidades en el lado de la
montaña que luego van aumentando de tamaño por el acuñamiento del hielo. Después de que el glaciar
se derrite, estos circos suelen ser ocupados por un pequeño lago de montaña denominado tarn.
A veces cuando hay dos glaciares separados por una divisoria, y ésta, ubicada entre los circos,
es erosionada se crea una garganta o paso. A esta estructura se la denomina puerto de montaña.
Los glaciares también son responsables de la creación de fiordos, ensenadas profundas y escarpadas que se encuentran en las altas latitudes. Con profundidades que pueden superar el centenar
de kilómetros, son provocados por la elevación postglacial del nivel del mar y, por lo tanto, a medida que
éste aumentaba, las aguas marinas iban penetrando hacia el interior del valle glaciar. El fiordo escandinavo más largo es el de Sogne, con más de 200 km tierra adentro.
En latitudes más bajas, el aumento postglacial del nivel del mar produjo también un fenómeno
similar que se denomina ría: un valle, en este caso fluvial, ocupado por las aguas marinas después de
las glaciaciones del Pleistoceno por el propio aumento del nivel del mar al haberse derretido los grandes
glaciares continentales de Eurasia y América del Norte.
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.23
5.4. LA ACCIÓN EROSIVA EÓLICA
El viento es un factor erosivo importante aunque no genera formas de relieve tan singulares
como las los agentes erosivos mencionados anteriormente; aunque su influencia se puede constatar en
toda la superficie terrestre, es en las zonas áridas donde encontramos los ejemplos de modelado erosivo más destacados.
La acción del viento sobre el relieve depende de los siguientes factores:
− Una topografía suave: ya que el relieve abrupto reduce la velocidad del viento y por tanto su
capacidad erosiva.
− Materiales sueltos abundantes: producto de la meteorización.
− Escasa cobertera vegetal: ya que la vegetación espesa y con raíces consolidadas protege el
terreno.
− Escasa humedad: debido a la cohesión que aporta ésta a la estructura de los materiales depositados.
En cuanto a las formas de relieve más importantes y localizadas en las zonas áridas, podemos
destacar:
− Depresiones de deflación: suaves hondonadas de diámetro variable que se forman en las
llanuras. En las zonas semiáridas pueden albergar lagunas u, en el caso de la existencia de
aguas subterráneas, oasis.
− Regs: zonas llanas donde el viento actúa intensamente arrastrando gruesos cantos rodados
que se disponen sobre la superficie. En ocasiones estos materiales se fijan al suelo como consecuencia de la precipitación de sales, yesos y carbonato cálcico disuelto en las aguas.
− Dunas: acumulaciones de arena transportada por el viento; se generan entorno a un obstáculo y son finalmente modeladas y desplazadas por la acción eólica. Se presentan como montículos de pendiente suave en el lado donde actúa el viento y más escarpada, precipitándose
por ella los materiales más gruesos, en el lado de sotavento. Las concentraciones de dunas se
denominan Erg.
Existen distintos tipos de dunas:
• Barcanas: con forma de media luna, debido a la acción de vientos constantes en una
sola dirección.
• Dunas transversales: alineadas formando un ángulo recto con la dirección del viento
dominante.
• Dunas longitudinales: paralelas al viento dominante y constituyendo formaciones de
gran altura y extensión. Son el elemento más destacado de los desiertos de barras de
arena típicos de Australia.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.24
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
− Loess: es un material geológico sedimentario eólico. Lo forman depósitos de limo originados
por la deposición de partículas muy finas con tamaños que van desde los 10 a los 50 micrómetros y que son transportadas por las tormentas de polvo a lo largo de miles de años. Es de color amarillento, deleznable y carece de estratificación. Está formado principalmente por silicatos
(cuarzo, feldespato, etc.), carbonato de calcio (procedente de roca caliza, dolomía, etc.), finísimos detritos orgánicos y minerales del grupo de las arcillas. Constituyen un suelo de labor muy
fértil y profundo. Los mayores depósitos, de hasta 30 metros de profundidad, se encuentran en
China, documentándose también en América del Norte, la Pampa argentina y algunas zonas
europeas.
RESUMEN
La tierra es un geoide constituido por diferentes estratos desde su superficie hasta el interior.
Podemos distinguir una capa gaseosa, la atmósfera, una liquida, la hidrosfera, y una sólida, la litosfera,
que es la que nos hemos desarrollado en este tema.
El relieve terrestre es el resultado de la interacción entre una serie de elementos litológicos
transformados por una serie de procesos endógenos, tectónicos y exógenos, erosivos, a los que se
añaden la propia constitución física y química de los materiales rocosos.
Desde el punto de vista litológico podemos distinguir entre rocas ígneas o magmáticas, surgidas de la solidificación del magma, y responsables de estructuras como los plutones, los diques o las
coladas; las rocas sedimentarias, surgidas por compactación y cementación de los sedimentos; las rocas metamórficas, evolución por cambios de temperatura o presión de rocas de los tipos anteriores.
Los primeros, los endógenos, son determinados por los movimientos tectónicos generados en
el interior de la tierra y que producen las dos unidades estructurales de mayor tamaño e importancia: las
cuencas oceánicas y los continentes. En las primeras distinguimos formas de relieve como los bordes
continentales, las llanuras abisales y las dorsales oceánicas.
Por su parte las deformaciones producidas por los movimientos tectónicos se traducen a su vez
en los continentes en una serie de relieves estructurales como son los escudos, las plataformas, y los
erógenos y dentro de éstos distinguimos entre relieves de litología resistente, relieves fallados y relieves
plegados consecuencia todos ellos de la acción de los distintos movimientos orogénicos a lo largo de la
historia geológica de la Tierra. Finalmente encontramos también los relieves volcánicos productos de
procesos endógenos que se manifiestan de forma brusca y violenta.
Atendiendo a los aspectos estructurales de los relieves producidos por los movimientos orogénicos, distinguimos entre: Las formas estructurales simples, como las aclinales u horizontales (plataformas, valles en cornisa, cerros testigo y antecerros), y las estructuras monoclinales o inclinadas, cuyo
elemento de relieve más importante es la cuesta.
Entre las estructuras complejas distinguimos entre:
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.25
− Los relieves plegados, donde la tectónica actúa sobre estratos de rocas sedimentarias, agrupados en formas originales, derivadas, invertidas así como el caso especial del relieve apalachense.
− Los relieves fallados, consecuencia de la actuación de la tectónica sobre rocas ígneas o metamórficas, representados por la falla y, en el caso de movimientos tectónicos bruscos, los escarpes de falla. La acción tectónica y erosiva ha dado lugar a distintas formas de relieves fallados (original, derivado o compuesto).
Finalmente, a este tipo de estructuras básicas habría que añadir las originadas por el vulcanismo, es decir, las originadas sobre rocas cristalinas (volcanes, coladas y formas de excavación).
Junto con los aspectos tectónicos, el carácter litológico determina también el tipo de relieve o
modelado. Son formas que se desarrollan en función de la naturaleza de los materiales, es decir de su
estructura.. Son tanto más características cuanto más potente es la masa rocosa o mayor volumen tenga el afloramiento. Distinguimos así fundamentalmente las estructuras litológicas derivadas de los modelados kársticos (calizos), y graníticos.
Los primeros son producidos por procesos químicos que afectan a las rocas calcáreas en contacto con el agua. Son responsables de la aparición de formas singulares como los lapiaces, los poljés,
las dolinas, las simas o las torcas.
Los segundos son producto de un tipo de rocas intrusitas, esto es enfriadas y solidificadas en el
interior de la tierra que conforman su estructura final al contacto en superficie con los agentes erosivos.
Presentan relieves como los bolos, berrocales, dorsos de ballena o, como consecuencia de la sedimentación sobre estructuras graníticas, los pasillos de arenización.
Finalmente, en la configuración final del relieve intervienen de forma importante factores exógenos como son los agentes erosivos. La erosión es básicamente el desgaste, transporte y acumulación
de los materiales; es un proceso básico de destrucción y construcción del relieve. Los resultados de
estos procesos no son iguales en todas partes sino que dependen de las características de las rocas y
de la disposición o estructura con que se presentan.
Entre los agentes erosivos que conforman el modelado encontramos:
− El viento un factor erosivo importante que genera formas como regs, dunas, superficies de
loess o depresiones de deflación.
− El agua, responsable de la erosión fluvial que produce formas como las terrazas y las ramblas, y marina, que da lugar a formas de ablación (acantilados y plataformas de abrasión) y de
acumulación (playas, marismas, deltas, estuarios y arrecifes coralinos).
− La acción debida a las formas glaciares, y que es responsable de formas como, los drumlins,
las morrenas, los valles en “u”, los circos o los fiordos.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es
Tema 2.26
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
BIBLIOGRAFÍA COMENTADA
• AGUILERA ARILLA, M.J.; BORDERÍAS URIBEONDO, M.P.; GONZÁLEZ YANCI, M.P. y
SANTOS PRECIADO, J.M. (2009). Geografía General I. Geografía Física. Madrid: UNED.
Manual muy útil y didáctico que plantea los aspectos de la estructura del relieve y las formas de
modelado de forma clara y ordenada apoyándose en numerosos gráficos y esquemas.
• GARCÍA FERNÁNDEZ, J. (2006). Geomorfología estructural. Barcelona: Ariel.
Introducción al conocimiento del relieve terrestre, el hecho primario de las superficies continentales y tierras sumergidas. Va dirigida a los estudiantes universitarios, a los profesores de las enseñanzas secundarias, a los geógrafos y en general a todos los estudiosos del relieve terrestre.
• GUTIÉRREZ ELORZA, M. (2008). Geomorfología. Madrid: Pearson-Prentice Hall.
Manual muy interesante para profundizar en algunos aspectos geomorfológicos. Se acompaña
de esquemas y fotografías que facilitan la comprensión de la materia.
• LÓPEZ BERMÚDEZ, F.; RUBIO RECIO J.M. y CUADRAT, J.M. (1992). Geografía Física.
Madrid: Editorial Cátedra.
Exhaustivo manual sobre Geografía Física dividido en tres grandes apartados dedicados a la
Geomorfología, Climatología y Biogeografía. Se complementa con un abundante material gráfico, especialmente esquemas y croquis.
• PEDRAZA GILSANZ, J. (1996). Geomorfología: principios, métodos y aplicaciones. Madrid: Rueda.
Manual centrado en los procesos de formación del relieve y el proceso de modelado erosivo así
como en la metodología de la Geomorfología.
• STRAHLER, A. (1992). Geografía Física. Barcelona: Omega.
Manual clásico múltiples veces reeditado. Recoge apartados sobre la atmósfera, la hidrosfera y
la litosfera. En éste último es interesante la parte dedicada a las formas del modelado.
PÁGINAS WEBS DE INTERÉS
• http://www.geordena.com/
Página realizada en Colombia que pretende la difusión y conocimiento de la Geografía. Existen
diversos temas dedicados a la Geografía Física para cuyo acceso es necesario registrarse como usuario.
© C E D E – www.cede.es
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
Profesores de Enseñanza Secundaria GEOGRAFÍA E HISTORIA
Tema 2.27
• http://www.usc.es/~xeogra/webgeoe.htm
Enlace con las direcciones electrónicas de los departamentos de Geografía de las principales
universidades españolas y otras entidades geográficas.
• http://geografia.laguia2000.com/
Blog mantenido por especialistas en la materia y que explica de forma clara y sencilla los principales conceptos geográficos.
• http://www.ite.educacion.es/w3/recursos/secundaria/sociales/geografia/index.html
Enlace del Ministerio de Educación con aplicaciones de flash para a la enseñanza de la Geografía.
• http://www.age.leg.CSK.es/fisica
Grupo de trabajo de geografía física de la AGE.
CEDE - C/ Cartagena, 129 - 28002 Madrid
Tel.: 91 564 42 94
© C E D E – www.cede.es