Download y los Estados Unidos, que parecen

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
1841
reclamos, el cónsul Chatfield procedió
sin más trámites al bloqueo de los puertos nicaragüenses para compelerlo al inmediato reconocimiento».
Honduras y que sólo se conoce algunas
tribus indígenas selváticas que no tienen
«siquiera vestido ni habitaciones, ni sociedades arregladas».
(Sfe)
1.11 y 2.2 INGLATERRA/HONDURAS
(Sfe)
1.11 INGLATERRA/CENTROAMÉRICA
Ante la impotencia de Honduras, Inglaterra se apodera de sus islas Roatán, Utila,
Guanaja, Elena, Berbereta y Horat.
(Sfe)
2.8 INGLATERRA/HONDURAS
De regreso en Belice, el superintendente Alexander MacDonald propone por
escrito al presidente de Honduras, de
parte del gobernador de Jamaica, firmar
un convenio de fijación de límites con la
nación mosquita. El ministro de relaciones exteriores hondureño responde que
no tiene disputa alguna pendiente con
los habitantes de la Costa de Mosquitos
y que los límites de su país están claramente determinados por la Constitución
política del Estado, «de conformidad con
los antiguos derechos y con los de que se
hallaba en posesión el rey de España al
tiempo de proclamarse la independencia
de Centroamérica». Añade que ignoraba
en absoluto que existiese alguna monarquía en la desierta costa del norte de
Gran Bretaña se apodera de la isla hondureña de Roatán y allí enarbola su bandera. Al respecto escribe Carlos Pereyra:
El superintendente de Belice [Alexander
MacDonald] fue un innovador enérgico.
Dio al establecimiento del corte de maderas tintóreas un carácter de colonia y empezó a llamarla Honduras Británica, 20 años
antes de que el «establecimiento para ciertos fines» entrase en la carta geográfica de
los «dominios». Belice no sólo creció por la
costa hasta el río Sarstoon, sino que anexó
el archipiélago de la bahía. La isla de Roatán, codiciable por sus ensenadas, pareció
un complemento de Belice, que carecía de
ellas, y una base de apoyo de los Mosquitos, cuyo territorio se extendía ya hasta el
golfo de Honduras [...]
El gobierno de los Estados Unidos manifestó su asombro por aquella ocupación
de un territorio de la libre América. Pero el
gobierno de Londres contestó que si bien
Honduras sostenía que de 1821 a 1839
siempre había flameado allí la bandera de
una república independiente centroamericana, esa alegación carecía de base, pues
apenas se enteró la Gran Bretaña de que se
enarbolaba un pabellón extranjero, envió
un buque de guerra para arriarlo, y desde
entonces no volvió a presentarse el mismo
caso.
En lo relativo a los Mosquitos, la inconformidad de Washington iba acompañada
de la sorpresa con que se veía la creciente
extensión de las pretensiones británicas.
La primera noticia que se recibió por el
Departamento de Estado de Washington,
la dio el agente especial en Guatemala, William S. Murphy, signatario de un despacho
fechado el 20 de enero de 1842. Murphy
dice allí que conversando en Belice con el
coronel MacDonald, éste le comunicó que
había descubierto y enviado a Inglaterra,
ciertos documentos por los que el gobierno británico determinó reasumir sus pretensiones sobre el territorio de Mosquitos.
Con profunda sorpresa y sentimiento, el
gobierno y el pueblo de los Estados Unidos
supieron que el día 1 de enero de 1848
una fuerza inglesa expulsó de San Juan del
Norte al gobierno de Nicaragua, que expresaba ser el de una población antigua de
Nicaragua, se cambió entonces y se le puso
el de Greytown, con que hoy es conocida.
Estos actos dieron origen a serios temores
287