Download y los Estados Unidos, que parecen

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
1823
Coincidimos en ambas posiciones, y
agregamos:
Que no veríamos con indiferencia
cualquier intento por parte de una o más
potencias de Europa, destinado a restituir estos nuevos Estados a la Corona de
Espa­ña, o a privarlos, de cualquier manera,
de la libertad e independencia que han ad­
quirido.
Con miras a este objetivo, es indispensa­
ble que el gobierno británico adopte
razo­nes semejantes a las actualmente
sustenta­das por Estados Unidos y que reconozca la independencia de los nuevos
gobiernos. Una vez tomada esta medida,
estaremos en­tonces en la posibilidad de
armonizar res­pecto de todas las disposiciones y actos que resultaran necesarios para
su cumplimiento. Según lo concebimos
nosotros, sólo sobre la base de este fundamento, podrían ahora to­mar Gran Bretaña
y Estados Unidos, conjuntamente, una posición firme y determina­da, en favor de la
independencia de las naciones: y nunca en
la historia de la huma­nidad, hubo un periodo en que una posición así adoptada y
mantenida, exhibiera a las edades presentes y futuras, un ejemplo más glorioso de
poder, animado por la justicia y consagrado
a los fines benéficos. Sobre esta base este
Gobierno está dispuesto a mover­se, en
concierto con Gran Bretaña, para los propósitos especificados.
Creemos, no obstante, que para un cum­
plimiento más efectivo del designio, común
a ambos gobiernos y habiéndose lle­gado
a un perfecto entendimiento entre ellos a
este respecto, sería sumamente aconsejable que actuaran por separado, efectuando
cada uno o cualquiera de ellos, las representaciones a los aliados continentales
europeos que las circunstancias puedan
demandar y comunicándose mutuamente, los alcances de tales repre­sentaciones
y toda información relativa a las medidas y
propósitos de los aliados, el co­nocimiento
de los cuales puede iluminar a los Consejos
de Gran Bretaña y de Estados Unidos, en
cuanto al curso de la política y hacia la honorable finalidad, que será co­mún a ambos.
Si ocurriera alguna emergencia, por la cual
una manifestación conjunta de opinión, por
los dos gobiernos, tendie­ra a influenciar los
Consejos de los alia­dos europeos, ya sea
bajo el aspecto de la persuasión o de la admonición, nos lo hará saber Ud. sin demora
y gustosamente par­ticiparemos, de acuerdo con los principios de nuestro gobierno
y según las formas prescriptas por nuestra
Constitución, de cualquier acto a través del
cual podamos contribuir a sostener la causa
de la liber­tad humana y la independencia
de la na­ciones sudamericanas (William R.
Manning, Diplomatic correspondence of the
United States…, T.I, p. 210).
2 de diciembre
2.7 y 3.1 ESTADOS UNIDOS-EUROPA/HISPANOAMÉRICA
El presidente James Monroe dirige un
mensaje al Congreso, en el cual establece ciertas líneas cardinales de la política
de Estados Unidos en relación con las
poten­cias europeas —en especial modo
las inte­grantes de la Santa Alianza—,
ante versiones de que se proponen reconquistar, para Es­paña, las porciones
del continente america­no que se han independizado o que continúan luchando
por su independencia. El mensaje, al que
posteriormente se asignarán características de doctrina, tiene especialmente en
mira la posibilidad de que la isla de Cuba
deje de ser española —al igual que Puerto Rico— y que caiga en otras manos
que no sean las de Estados Unidos.
Más que los otros Estados hispanoamericanos, fue quizás el porvenir de Cuba la
causa eficiente de la llamada doctrina de
Monroe, porque preocupó grandemente
al gobierno de Washington que España,
debilitada después de Trafalgar, no pudiera defender el resto de sus colonias, Cuba
173