Download y los Estados Unidos, que parecen

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
1823
13 de noviembre
15 de noviembre
2.7 y 3.1 ESTADOS UNIDOS-INGLATERRA-EUROPA/HISPANOAMÉRICA
2.7 y 3.1 ESTADOS UNIDOS-INGLATERRA-EUROPA/HISPANOAMÉRICA
En su diario escribe Adams:
Durante la mañana me ocupé en hacer un
proyecto de minutas para el mensaje del
Presidente sobre las materias relativas al
Departamento de Estado. Llevé a la casa
del Presidente mi proyecto de minutas y las
co­pias de las instrucciones enviadas a Richard Rush en el transcurso del último verano. Di lectura a los papeles y los dejé en
poder del Presidente. Le encontré lleno de
incertidumbre acerca de la respuesta que
se daría a las proposiciones de Canning y
alarmado más de lo que yo hubiera concebido como por el miedo de que la Santa
Alianza restituyera inmediatamente toda
la América del Sur a España. Calhoun estimula el pánico, y la noticia de la rendición
de Cádiz a los franceses ha afectado de tal
modo al Presidente que parecía desesperar
enteramente de la causa de Sudamérica. En
algunos días se recuperará; pero nunca he
visto en él más indecisión. Discutimos las
proposiciones de Canning, y le dije que si
resolvía aceptar o declinar esas proposiciones, yo redactaría un proyecto de respuesta adaptable a cada una de estas decisiones,
para su consideración. Me dijo que mañana
hablaría más acerca de esto.
Prosigue el diario de Adams:
Me mostró [el Presidente] también dos
cartas que había recibido: una de Mr.
Jefferson […] y otra de Mr. Madison […]
Los dos opinan sobre las proposiciones
de Mr. Canning. El presidente les había
enviado las dos notas de Richard Rush
[…] Mr. Jefferson las juzga como lo más
importante que ha acontecido desde
nuestra revolución. Está por que se acceda a las proposiciones, con la mira de
comprometer a la Gran Bretaña contra
los Santos Aliados, aun cuando pien­sa
que la isla de Cuba sería una adquisición
valiosa e importante para nuestra Unión.
Las opiniones de Mr. Madison tienen un
acento menos decisivo, y estima, como
yo, que este movimiento de la Gran Bretaña se debe más a su interés que a un
principio de libertad para todos.
A la una [...] volvió a tocarse el punto
de las proposiciones de Mr. Canning, y no
tardé en conocer la causa del desaliento
que siente el Presidente con relación a los
asuntos suda­mericanos. Calhoun ha perdido completa­mente el seso por la entrega
de Cádiz y dice que los Santos Aliados, con
10 mil hombres, restaurarán la dominación
española en todo México y en toda la América del Sur.
No niego que pueden producir una
im­presión temporal de tres, cuatro o
cinco años, pero creo menos factible la
restaura­ción del dominio español sobre el
continen­te americano por obra de los Santos Aliados que la desaparición del Chimborazo bajo las aguas del Océano. Añadí
que si efectiva­mente los sudamericanos se
hallaran en condiciones de ser sometidos
con tanta facilidad, ésta sería una razón poderosa para que nos cuidáramos de vernos
envueltos en su misma suerte. Yo estimo
esto como una de las tantas extravagancias
de Calhoun. Piensa que debemos comprometernos en una guerra para impedir
lo que, si su opinión es fundada, tenemos
la más completa impo­tencia para prevenir.
Quiere que pongamos nuestras vidas y
fortunas a bordo de una embarcación que,
según su propia declara­ción, ha sido abandonada hasta por las ratas. Calhoun insiste
en su idea de que se den poderes discrecionales a nuestro ministro para que acepte
la invitación de Canning sólo en caso necesario y no de otro modo. Después de porfiada discusión, yo dije que toda la cuestión
de la respuesta a las propo­siciones de Canning debería resolverse por la prueba del
derecho o de la sinrazón. Con­siderando
165