Download y los Estados Unidos, que parecen

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
1823
de confianza sobre el cual está tan enfática­
mente fundada:
El gobierno de los Estados Unidos ha­
biendo, de la manera más formal, reconoci­
do la independencia de las postreras
provin­cias españolas de América, nada
desea más ansiosamente que ver mantenida esta independencia con estabilidad y bajo
los auspi­cios que prometieron prosperidad
y felici­dad a estos nuevos Estados en sí, así
como ventajas para el resto del mundo.
Como medidas conducentes a estos grandes fines, mi gobierno ha deseado siempre
y aún de­sea verlos recibidos en la familia
de naciones por las potencias de Europa y
especialmen­te, séame dado agregarlo, por
Gran Bretaña.
Mi gobierno se halla asimismo bajo la
sincera convicción de que ha llegado la
épo­ca en que los intereses de humanidad
y jus­ticia, por igual que todos los demás
intere­ses, serían esencialmente servidos
por el reconocimiento general de estos
Estados.
Al hacer estas observaciones, creo estar
autorizado para decir confidencialmente
que los sentimientos revelados en su nota
coin­ciden enteramente con los que también per­tenecen a mi gobierno.
Éste no concibe la posibilidad de que España recupere las colonias.
158
No interpondría impedimento alguno en
el camino de un arreglo entre ellas y la ma­
dre patria, por intermedio de negociación
amigable, suponiendo que un arreglo de
es­ta naturaleza fuera posible.
No apunta hacia la posesión de ninguna
porción de esas comunidades para o en fa­
vor de los Estados Unidos.
Consideraría altamente injusto y fructí­
fero en consecuencias desastrosas, cual­
quier intento por parte de cualquier
poten­cia europea de tomar posesión de
ellas a través de la conquista, o de la cesión
o con cualquier fundamento o pretexto.
Empero, puntos tales como de qué ma­
nera mi gobierno estimará conveniente
declarar estos principios y sentimientos,
o ex­presar su desaprobación sobre proyectos semejantes a los últimos, no están
comprendidos ni en mis instrucciones ni
en el poder que recientemente he recibido y abarcan, me veo forzado a agregar,
consideraciones de delicadeza extrema
que no me permiten actuar a su respecto
por anticipado.
Me procurará particular placer el hecho
de ser vehículo de la pronta información del
Presidente acerca de las opiniones y puntos
de vista sobre este asunto de los cuales me
ha hecho Ud. depositario, y estoy absolutamente seguro de que apreciará en todo
su valor su interés intrínseco y en grado no
menor los francos y amistosos sentimientos
hacia los Estados Unidos, concebidos y co­
municados a mí de su parte.
No afronto demasiada responsabilidad
al anticipar la peculiar satisfacción que ex­
traerá también el Presidente de la insinua­
ción que Ud. no ha tenido escrúpulos en
brindarme acerca de las justas y liberales determinaciones del gobierno de Su
Majes­tad respecto de las colonias que aún
conser­va España.
Reciprocando enteramente la personal
cordialidad que al propio tiempo se des­
prende de su nota y rogándole acepte las
seguridades de mi gran respeto, saludo,
[etc.] (John Bassett Moore, A digest of International Law, VI, p. 390).
24 de agosto
2.7 y 3.1 ESTADOS UNIDOS-INGLATERRA-EUROPA/HISPANOAMÉRICA
El embajador estadounidense Richard
Rush trasmi­te al presidente de Estados
Unidos, John Quincy Adams, la nota del
canciller británico George Canning, con
estas palabras:
Ayer recibí del Sr. Canning una nota,
encabezada «privada y confidencial», pre­
sentándome, en forma más clara, la propo­
sición referente a los asuntos sudamerica­nos