Download Tomo II - Marxists Internet Archive

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
OBRAS ESCOGIDAS
TOMO II
C. Marx y F. Engels
Edición: Progreso, Moscú 1980.
Lengua: Castellano.
Digitalización: Koba.
Distribución: http://bolchetvo.blogspot.com/
Índice
MANIFIESTO INAUGURAL DE LA
ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE LOS
TRABAJADORES ....................................................1
ESTATUTOS GENERALES DE LA ASOCIACIÓN
INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES ....7
A ABRAHAM LINCOLN, PRESIDENTE DE LOS
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA .......................9
SOBRE PROUDHON .............................................11
SALARIO, PRECIO Y GANANCIA......................16
Observaciones preliminares ................................16
1. Producción y salarios ......................................16
2. Producción, salarios, ganancias .......................17
3. Salarios y dinero ..............................................22
4. Oferta y demanda ............................................23
5. Salarios y precios ............................................24
6. Valor y trabajo.................................................25
7. La fuerza de trabajo .........................................29
8. La producción de la plusvalía..........................30
9. El valor del trabajo ..........................................31
10. Se obtiene ganancia vendiendo una mercancía
por su valor ..........................................................32
11. Las diversas partes en que se divide la
plusvalía ..............................................................32
12. Relación general entre ganancias, salarios y
precios .................................................................34
13. Casos principales de lucha por la subida de
salarios o contra su reducción .............................34
14. La lucha entre el capital y el trabajo, y sus
resultados.............................................................37
INSTRUCCIÓN SOBRE DIVERSOS
PROBLEMAS A LOS DELEGADOS DEL
CONSEJO CENTRAL PROVISIONAL .................41
1. Organización de la Asociación Internacional ..41
2. Mancomunidad internacional de los esfuerzos,
por medio de la asociación, para la lucha entre el
trabajo y el capital ...............................................41
3. Limitación de la jornada de trabajo .................42
4. El trabajo de los jóvenes y niños (de ambos
sexos)...................................................................42
5. Trabajo cooperativo.........................................43
6. Sociedades obreras (tradeunions). Su pasado, su
presente y su porvenir .........................................44
7. Impuestos directos e indirectos .......................45
8. Crédito internacional .......................................45
9. La cuestión de Polonia ....................................45
10. Ejércitos.........................................................45
11. Cuestión religiosa ..........................................45
PROLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN
ALEMANA DEL PRIMER TOMO DE EL
CAPITAL ................................................................46
PALABRAS FINALES A LA SEGUNDA
EDICIÓN ALEMANA DEL PRIMER TOMO DE
EL CAPITAL DE 1872 ...........................................50
EL CAPITAL ..........................................................56
Capitulo XXIV. La llamada acumulación
originaria .............................................................56
RESEÑA DEL PRIMER TOMO DE EL CAPITAL
DE CARLOS MARX PARA EL
DEMOKRATISCHES WOCHEBLATT ................ 84
DEL PROLOGO AL SEGUNDO TOMO DE EL
CAPITAL DE MARX ............................................ 88
MENSAJE A LA UNIÓN OBRERA NACIONAL
DE LOS ESTADOS UNIDOS ............................... 90
PREFACIO A LA GUERRA CAMPESINA EN
ALEMANIA ........................................................... 92
Prefacio a la segunda edición de 1870 ............... 92
Adición al prefacio a la edición de 1870 para la
tercera edición de 1875 ...................................... 96
EL CONSEJO GENERAL DE LA ASOCIACIÓN
INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES A
LOS MIEMBROS DEL COMITÉ DE LA SECCIÓN
RUSA EN GINEBRA .......................................... 100
EXTRACTO DE UNA COMUNICACIÓN
CONFIDENCIAL ................................................. 101
LA GUERRA CIVIL EN FRANCIA ................... 104
Introducción de Federico Engels de 1891 ........ 104
Primer manifiesto del Consejo General de la
Asociación Internacional de los Trabajadores
sobre la guerra franco-prusiana ........................ 110
Segundo manifiesto del Consejo General de la
Asociación Internacional de los Trabajadores
sobre la guerra franco-prusiana ........................ 113
La guerra civil en Francia manifiesto del Consejo
General de la Asociación Internacional de los
Trabajadores ..................................................... 117
SOBRE LA ACCIÓN POLÍTICA DE LA CLASE
OBRERA .............................................................. 143
LAS PRETENDIDAS ESCISIONES EN LA
INTERNACIONAL.............................................. 144
RESOLUCIONES DEL MITIN CONVOCADO
PARA CONMEMORAR EL ANIVERSARIO DE
LA COMUNA DE PARÍS.................................... 169
LA NACIONALIZACIÓN DE LA TIERRA....... 170
DE LAS RESOLUCIONES DEL CONGRESO
GENERAL CELEBRADO EN LA HAYA ......... 172
EL CONGRESO DE LA HAYA .......................... 173
CONTRIBUCIÓN AL PROBLEMA DE LA
VIVIENDA ........................................................... 175
Prefacio a la segunda edición de 1887 ............. 175
Contribución al problema de la vivienda ......... 180
Primera parte. Como resuelve Proudhon el
problema de la vivienda ................................... 180
Segunda parte. Como resuelve la burguesía el
problema de la vivienda ................................... 190
Tercera parte. Suplemento sobre Proudhon y el
problema de la vivienda ................................... 206
DE LA AUTORIDAD .......................................... 219
EL PROGRAMA DE LOS EMIGRADOS
BLANQUISTAS DE LA COMUNA ................... 221
ACERCA DE LA CUESTIÓN SOCIAL EN RUSIA
.............................................................................. 225
ACOTACIONES AL LIBRO DE BAKUNIN EL
ESTADO Y LA ANARQUÍA .............................. 238
CARTAS ............................................................... 240
Marx a Ludwig Kugelmann en Hannover ......... 240
Marx a Ludwig Kugelmann en Hannover ......... 243
Marx a Ludwig Kugelmann en Hannover ......... 243
Marx a Ludwig Kugelmann en Hannover ......... 244
Marx a Ludwig Kugelmann en Hannover ......... 245
Marx a Friedrich Bolte en Nueva York............. 245
Engels a Theodor Cuno en Milán...................... 247
Engels a Augusto Bebel en Hubertusburg......... 251
Engels a Friedrich Adolph Sorge en Hoboken .. 253
MA#IFIESTO I#AUGURAL
TRABAJADORES
C. Marx
DE
LA
Fundada el 28 de septiembre de 1884, en una
asamblea publica celebrada en Saint Martin's Hall De
Long Acre, Londres1
Trabajadores:
Es un hecho notabilísimo el que la miseria de las
masas trabajadoras no haya disminuido desde 1848
hasta 1864, y, sin embargo, este período ofrece un
desarrollo incomparable de la industria y del
comercio. En 1850, un órgano moderado de la
burguesía británica, bastante bien informado,
pronosticaba que si la exportación y la importación
de Inglaterra ascendían un 50 por 100, el pauperismo
1
El 28 de septiembre de 1864 se celebró en St. Martin's
Hall de Londres una gran asamblea internacional de
obreros, en la que se fundó la Asociación Internacional de
los Trabajadores (conocida posteriormente como la I
Internacional) y se eligió el Comité provisional. C. Marx
entró a formar parte del mismo y, luego, de la comisión
nombrada en la primera reunión del Comité celebrada el 5
de octubre para redactar los documentos programáticos de
la Asociación. El 20 de octubre, la comisión encargó a
Marx la redacción de un documento preparado durante su
enfermedad y escrito en el espíritu de las ideas de Mazzini
y de Owen. En lugar de dicho documento, Marx escribió,
en realidad, dos textos completamente nuevos -el
Manifiesto Inaugural de la Asociación Internacional de
los Trabajadores y los Estatutos provisionales de la
Asociación- que fueron aprobados el 27 de octubre en la
reunión de la comisión. El 1º de noviembre de 1864, el
Manifiesto y los Estatutos fueron, aprobados por
unanimidad en el Comité provisional, constituido en
órgano dirigente de la Asociación. Conocido en la historia
como Consejo General de la Internacional, este órgano se
llamaba hasta fines de 1866, con mayor frecuencia,
Consejo Central. Carlos Marx fue, de hecho, su dirigente,
organizador y jefe, así como autor de numerosos
llamamientos, declaraciones, resoluciones y otros
documentos.
En el Manifiesto Inaugural, primer documento
programático, Marx lleva a las masas obreras a la idea de
la necesidad de conquistar el poder político y de crear un
partido proletario propio, así como de asegurar la unión
fraternal de los obreros de los distintos países.
Publicado por vez primera en 1864, el Manifiesto
Inaugural fue reeditado reiteradas veces a lo largo de toda
la historia de la Internacional, que dejó de existir en 1876.
ASOCIACIÓ#
I#TER#ACIO#AL
DE
LOS
descendería a cero. Pero, ¡ay! el 7 de abril de 1864, el
canciller del Tesoro2 cautivaba a su auditorio
parlamentario, anunciándole que el comercio de
importación y exportación había ascendido en el año
de 1863 «a 443.955.000 libras esterlinas, cantidad
sorprendente, casi tres veces mayor que el comercio
de la época, relativamente reciente, de 1843». Al
mismo tiempo, hablaba elocuentemente de la
«miseria». «Pensad -exclamaba- en los que viven al
borde de la miseria», en los «salarios... que no han
aumentado», en la «vida humana... que de diez casos,
en nueve no es otra cosa que una lucha por la
existencia». No dijo nada del pueblo irlandés, que en
el Norte de su país es remplazado gradualmente por
las máquinas, y en el Sur, por los pastizales para
ovejas. Y aunque las mismas ovejas disminuyen en
este desgraciado país, lo hacen con menos rapidez
que los hombres. Tampoco repitió lo que acababan
de descubrir en un acceso súbito de terror los más
altos representantes de los «diez mil de arriba».
Cuando
el
pánico
producido
por
los
«estranguladores»3 adquirió grandes proporciones, la
Cámara de los Lores ordenó que se hiciera una
investigación y se publicara un informe sobre los
penales y lugares de deportación. La verdad salió a
relucir en el voluminoso Libro Azul de 18634,
demostrándose con hechos y guarismos oficiales que
los peores criminales condenados, los presidiarios de
Inglaterra y Escocia, trabajaban mucho menos y
estaban mejor alimentados que los trabajadores
2
W. Gladstone. (N. de la Edit.)
Estranguladores (garroters), ladrones de los años 60 del
siglo XIX, que agarraban a sus víctimas por el cuello.
4
Libros Azules (Blue Books), denominación general de las
publicaciones de documentos del parlamento inglés y de
los documentos diplomáticos del Ministerio del Exterior,
debida al color azul de la cubierta. Se editan en Inglaterra
a partir del siglo XVII y son la fuente oficial fundamental
de datos sobre la historia económica y diplomática del
país.
En la pág. 6 trátase del Informe de la comisión para
investigar la acción de las leyes referentes al destierro y a
los trabajos forzados, t. I, Londres, 1863; en la pág. 90, de
la Correspondencia con las misiones extranjeras de Su
Majestad sobre problemas de la industria y las
tradeuniones, Londres, 1867.
3
2
agrícolas de esos mismos países. Pero no es eso todo.
Cuando a consecuencia de la guerra civil de
Norteamérica5, quedaron en la calle los obreros de
los condados de Lancaster y de Chester, la misma
Cámara de los Lores envió un médico a los distritos
industriales, encargándole que averiguase la cantidad
mínima de carbono y de nitrógeno, administrable
bajo la forma más corriente y menos cara, que
pudiese bastar por término medio «para prevenir las
enfermedades ocasionadas por el hambre». El Dr.
Smith, médico delegado, averiguó que 28.000 granos
de carbono y 1.330 granos de nitrógeno semanales
eran necesarios, por término medio, para conservar la
vida de una persona adulta... en el nivel mínimo, bajo
el cual comienzan las enfermedades provocadas por
el hambre. Y descubrió también que esta cantidad no
distaba mucho del escaso alimento a que la
extremada miseria acababa de reducir a los
trabajadores de las fábricas de tejidos de algodón6.
Pero escuchad aún: Algo después, el docto médico en
cuestión fue comisionado nuevamente por el
Consejero Médico del Consejo Privado, para hacer
un informe sobre la alimentación de las clases
trabajadoras más pobres. El Sexto informe sobre la
Sanidad Pública, dado a la luz en este mismo año por
orden del parlamento, contiene el resultado de sus
investigaciones. ¿Qué ha descubierto el doctor? Que
los tejedores en seda, las costureras, los guanteros,
los tejedores de medias, etc., no recibían, por lo
general, ni la miserable comida de los trabajadores en
paro forzoso de la fábrica de tejidos de algodón, ni
siquiera la cantidad de carbono y nitrógeno
«suficiente
para
prevenirlas
enfermedades
ocasionadas por el hambre».
«Además» -citamos textualmente el informe- «el
examen del estado de las familias agrícolas ha
demostrado que más de la quinta parte de ellas se
hallan reducidas a una cantidad de alimentos
carbonados inferior a la considerada suficiente, y más
de la tercera parte a una cantidad menos que
suficiente de alimentos nitrogenados; y que en tres
condados (Berks, Oxford y Somerset), el régimen
alimenticio se caracteriza, en general, por su
5
La guerra civil de orteamérica (1861-1865) se libró
entre los Estados industriales del Norte y los sublevados
Estados esclavistas del Sur. La clase obrera de Inglaterra
se opuso a la política de la burguesía nacional, que
apoyaba a los plantadores esclavistas, e impidió con su
acción la intervención de Inglaterra en esa contienda.
6
Dudo de que haya necesidad de recordar al lector que el
carbono y el nitrógeno constituyen, con el agua y otras
substancias inorgánicas, las materias primas de los
alimentos del hombre. Sin embargo, para la nutrición del
organismo humano, estos elementos químicos simples
deben ser suministrados en forma de substancias vegetales
o animales. Las patatas, por ejemplo contienen sobre todo
carbono, mientras que el pan de trigo contiene substancias
carbonadas y nitrogenadas en la debida proporción.
C. Marx y F. Engels
insuficiente contenido en alimentos nitrogenados».
«No debe olvidarse» -añade el dictamen oficial- «que
la privación de alimento no se soporta sino de muy
mala gana, y que, por regla general, la falta de
alimento suficiente no llega jamás sino después de
muchas otras privaciones... La limpieza misma es
considerada como una cosa cara y difícil, y cuando el
sentimiento de la propia dignidad impone esfuerzos
por mantenerla, cada esfuerzo de esta especie tiene
que pagarse necesariamente con un aumento de las
torturas del hambre». «Estas reflexiones son tanto
más dolorosas, cuanto que no se trata aquí de la
miseria merecida por la pereza, sino en todos los
casos de la miseria de una población trabajadora. En
realidad, el trabajo por el que se obtiene tan escaso
alimento es, en la mayoría de los casos, un trabajo
excesivamente prolongado».
El dictamen descubre el siguiente hecho extraño,
y hasta inesperado: «De todas las regiones del Reino
Unido», es decir, Inglaterra, el País de Gales, Escocia
e Irlanda, «la población agrícola de Inglaterra»,
precisamente la de la parte más opulenta, «es
evidentemente la peor alimentada»: pero hasta los
labradores de los condados de Berks, Oxford y
Somerset están mejor alimentados que la mayor parte
de los obreros calificados que trabajan a domicilio en
el Este de Londres.
Tales son los datos oficiales publicados por orden
del parlamento en 1864, en el siglo de oro del
librecambio, en el momento mismo en que el
canciller del Tesoro decía a la Cámara de los
Comunes que
«la condición de los obreros ingleses ha mejorado,
por término medio, de una manera tan extraordinaria,
que no conocemos ejemplo semejante en la historia
de ningún país ni de ninguna edad»
Estas exaltaciones oficiales contrastan con la fría
observación del dictamen oficial de la Sanidad
Pública:
«La salud pública de un país significa la salud de
sus masas, y es casi imposible que las masas estén
sanas si no disfrutan, hasta lo más bajo de la escala
social, por lo menos de un bienestar mínimo»
Deslumbrado por los guarismos de las
estadísticas, que bailan ante sus ojos demostrando el
«progreso de la nación», el canciller del Tesoro
exclama Con acento de verdadero éxtasis:
«Desde 1842 hasta 1852, la renta imponible del
país aumentó en un 6%; en ocho años, de 1853 a
1861, aumentó ¡en un veinte por ciento! Este es un
hecho tan sorprendente, que casi es increíble... Tan
embriagador aumento de riqueza y de poder» -añade
Manifiesto inaugural de la Asociación Internacional de los Trabajadores
Mr.- Gladstone- «se halla restringido exclusivamente
a las clases poseyentes».
Si queréis saber en qué condiciones de salud
perdida, de moral vilipendiada y de ruina intelectual
ha sido producido y se está produciendo por las
clases laboriosas ese «embriagador aumento de
riqueza y de poder, restringido exclusivamente a las
clases poseyentes», examinad la descripción que se
hace en el último Informe sobre la Sanidad Pública
referente a los talleres de sastres, impresores y
modistas. Comparad el Informe de la Comisión para
examinar el trabajo de los niños, publicado en 1863
y donde se prueba, entre otras cosas, que
«los alfareros, hombres y mujeres, constituyen un
grupo de la población muy degenerado, tanto desde
el punto de vista físico como desde el punto de vista
intelectual»; que «los niños enfermos llegan a ser, a
su vez, padres enfermos»: que «la degeneración
progresiva de la raza es inevitable» y que «la
degeneración de la población del condado de
Stafford habría sido mucho mayor si no fuera por la
continua inmigración procedente de las regiones
vecinas y por los matrimonios mixtos con capas de la
población más robustas».
¡Echad una ojeada en el Libro Azul al informe del
señor Tremenheere, sobre las «Quejas de los oficiales
panaderos»! Y quién no se ha estremecido al leer la
paradójica declaración de los inspectores de fábrica,
ilustrada por los datos demográficos oficiales, según
la cual la salud pública de los obreros de Lancaster
ha mejorado considerablemente, a pesar de hallarse
reducidos a la ración de hambre, porque la falta de
algodón los ha echado temporalmente de las fábricas;
y que la mortalidad de los niños ha disminuido,
porque al fin pueden las madres darles el pecho en
vez del cordial de Godfrey.
Pero volvamos una vez más la medalla. Por el
informe sobre el impuesto de las Rentas y
Propiedades presentado a la Cámara de los Comunes
el 20 de julio de 1864, vemos que del 5 de abril de
1862 al 5 de abril de 1863, 13 personas han
engrosado las filas de aquellos cuyas rentas anuales
están evaluadas por el cobrador de las contribuciones
en 50.000 libras esterlinas y más, pues su número
subió en ese año de 67 a 80. El mismo informe
descubre el hecho curioso de que unas 3.000
personas se reparten entre sí una renta anual de
25.000.000 de libras esterlinas, es decir, más de la
suma total de ingresos distribuida anualmente entre
toda la población agrícola de Inglaterra y del País de
Gales. Abrid el registro del censo de 1861 y hallaréis
que el número de los propietarios territoriales de sexo
masculino en Inglaterra y en el País de Gales se ha
reducido de 16.934 en 1851, a 15.066 en 1861, es
decir, la concentración de la propiedad territorial ha
3
crecido en diez años en un 11 %. Si en Inglaterra la
concentración de la propiedad territorial en manos de
unos pocos sigue progresando al mismo ritmo, la
cuestión
territorial
se
habrá
simplificado
notablemente, como lo estaba en el Imperio Romano,
cuando Nerón se sonrió al saber que la mitad de la
provincia de África pertenecía a seis personas.
Hemos insistido tanto en estos «hechos, tan
sorprendentes, que son casi increíbles», porque
Inglaterra está a la cabeza de la Europa comercial e
industrial. Acordaos de que hace pocos meses uno de
los hijos refugiados de Luis Felipe felicitaba
públicamente al trabajador agrícola inglés por la
superioridad de su suerte sobre la menos próspera de
sus camaradas de allende el Estrecho. Y en verdad, si
tenemos en cuenta la diferencia de las circunstancias
locales, vemos los hechos ingleses reproducirse, en
escala algo menor, en todos los países industriales y
progresivos del continente. Desde 1848 ha tenido
lugar en estos países un desarrollo inaudito de la
industria y una expansión ni siquiera soñada de las
exportaciones y de las importaciones. En todos ellos
«el aumento de riqueza y de poder, restringido
exclusivamente a las clases poseyentes» ha sido en
realidad «embriagador». En todos ellos, lo mismo
que en Inglaterra, una pequeña minoría de la clase
trabajadora ha obtenido cierto aumento de su salario
real; pero para la mayoría de los trabajadores, el
aumento nominal de los salarios no representa un
aumento real del bienestar, ni más ni menos que el
aumento del coste del mantenimiento de los
internados en el asilo para pobres o en el orfelinato
de Londres, desde 7 libras, 7 chelines y 4 peniques
que costaba en 1852, a 9 libras, 15 chelines y 8
peniques en 1861, no les beneficia en nada a esos
internados. Por todas partes, la gran masa de las
clases laboriosas descendía cada vez más bajo, en la
misma proporción, por lo menos, en que los que
están por encima de ella subían más alto en la escala
social. En todos los países de Europa -y esto ha
llegado a ser actualmente una verdad incontestable
para todo entendimiento no enturbiado por los
prejuicios y negada tan sólo por aquellos cuyo interés
consiste en adormecer a los demás con falsas
esperanzas-, ni el perfeccionamiento de las máquinas,
ni la aplicación de la ciencia a la producción, ni el
mejoramiento de los medios de comunicación, ni las
nuevas colonias, ni la emigración, ni la creación de
nuevos mercados, ni el libre cambio, ni todas estas
cosas juntas están en condiciones de suprimir la
miseria de las clases laboriosas; al contrario, mientras
exista la base falsa de hoy, cada nuevo desarrollo de
las fuerzas productivas del trabajo ahondará
necesariamente los contrastes sociales y agudizará
más cada día los antagonismos sociales. Durante esta
embriagadora época de progreso económico, la
muerte por inanición se ha elevado a la categoría de
una institución en la capital del Imperio británico.
4
Esta época está marcada en los anales del mundo por
la repetición cada vez más frecuente, por la extensión
cada vez mayor y por los efectos cada vez más
mortíferos de esa plaga de la sociedad que se llama
crisis comercial e industrial.
Después del fracaso de las revoluciones de 1848,
todas las organizaciones de partido y todos los
periódicos de partido de las clases trabajadoras
fueron destruidos en el continente por la fuerza bruta.
Los más avanzados de entre los hijos del trabajo
huyeron desesperados a la república de allende el
océano, y los sueños efímeros de emancipación se
desvanecieron ante una época de fiebre industrial, de
marasmo moral y de reacción política. Debido en
parte a la diplomacia del Gobierno inglés, que obraba
a la sazón, como ahora, guiada por un espíritu de
solidaridad con el gabinete de San Petersburgo, la
derrota de la clase obrera continental esparció bien
pronto sus contagiosos efectos a este lado del
Estrecho. Mientras la derrota de sus hermanos del
continente llevó el abatimiento a las filas de la clase
obrera inglesa y quebrantó su fe en la propia causa,
devolvió al señor de la tierra y al señor del dinero la
confianza un tanto quebrantada. Estos retiraron
insolentemente las concesiones que habían anunciado
con tanto alarde. El descubrimiento de nuevos
terrenos auríferos produjo una inmensa emigración y
un vacío irreparable en las filas del proletariado de la
Gran Bretaña. Otros, los más activos hasta entonces,
fueron seducidos por el halago temporal de un
trabajo más abundante y de salarios más elevados, y
se convirtieron así en «esquiroles políticos». Todos
los intentos de mantener o reorganizar el movimiento
cartista7 fracasaron completamente. Los órganos de
7
El cartismo era un movimiento revolucionario de masas
de los obreros ingleses en los años 30-40 del siglo XIX.
Los cartistas redactaron en 1838 una petición (Carta del
pueblo) al parlamento, en la que se reivindicaba el sufragio
universal para los hombres mayores de 21 años, voto
secreto, abolición del censo patrimonial para los
candidatos a diputado al parlamento, etc. El movimiento
comenzó con grandiosos mítines y manifestaciones y
transcurrió bajo la consigna de la lucha por el
cumplimiento de la Carta del pueblo. El 2 de mayo de
1842 se llevó al parlamento la segunda petición de los
cartistas, que incluía ya varias reivindicaciones de carácter
social (reducción de la jornada laboral, elevación de los
salarios, etc.). Lo mismo que la primera, esta petición fue
rechazada por el parlamento. Como respuesta, los cartistas
organizaron una huelga general. En 1848, los cartistas
proyectaban una manifestación ante el parlamento a fin de
presentar una tercera petición, pero el Gobierno se valió de
unidades militares para impedir la manifestación. La
petición fue rechazada. Después de 1848, el movimiento
cartista decayó.
La causa principal del fracaso del movimiento cartista fue
la falta de un programa y una táctica claros y precisos y de
una dirección revolucionaria consecuente. No obstante, los
cartistas ejercieron una gran influencia tanto en la historia
C. Marx y F. Engels
prensa de la clase obrera fueron muriendo uno tras
otro por la apatía de las masas, y, de hecho, jamás el
obrero inglés había parecido aceptar tan enteramente
un estado de nulidad política. Así pues, si no había
habido solidaridad de acción entre la clase obrera de
la Gran Bretaña y la del continente, había en todo
caso solidaridad de derrota.
Sin embargo, este período transcurrido desde las
revoluciones de 1848 ha tenido también sus
compensaciones. No indicaremos aquí más que dos
hechos importantes.
Después de una lucha de treinta años, sostenida
con una tenacidad admirable, la clase obrera inglesa,
aprovechándose de una disidencia momentánea entre
los señores de la tierra y los señores del dinero,
consiguió arrancar la ley de la jornada de diez horas8.
Las inmensas ventajas físicas, morales e intelectuales
que esta ley proporcionó a los obreros fabriles,
señaladas en las memorias semestrales de los
inspectores del trabajo, son ahora reconocidas en
todas partes. La mayoría de los gobiernos
continentales tuvo que aceptar la ley inglesa del
trabajo bajo una forma más o menos modificada; y el
mismo parlamento inglés se ve obligado cada año a
ampliar la esfera de acción de esta ley. Pero al lado
de su significación práctica, había otros aspectos que
realzaban el maravilloso triunfo de esta medida para
los obreros. Por medio de sus sabios más conocidos,
tales como el doctor Ure, profesor Senior y otros
filósofos de esta calaña, la burguesía había predicho,
y demostrado hasta la saciedad, que toda limitación
legal de la jornada de trabajo sería doblar a muerto
por la industria inglesa, que, semejante al vampiro,
no podía vivir más que chupando sangre, y, además,
sangre de niños. En tiempos antiguos, el asesinato de
un niño era un rito misterioso de la religión de
Moloc, pero se practicaba sólo en ocasiones
solemnísimas, una vez al año quizá, y, por otra parte,
Moloc no tenía inclinación exclusiva por los hijos de
los pobres. Esta lucha por la limitación legal de la
jornada de trabajo se hizo aún más furiosa, porque dejando a un lado la avaricia alarmada- de lo que se
trataba era de decidir la gran disputa entre la
dominación ciega ejercida, por las leyes de la oferta y
la demanda, contenido de la Economía política
burguesa, y la producción social controlada por la
previsión social, contenido de la Economía política
política de Inglaterra como en el progreso del movimiento
obrero internacional.
8
La clase obrera de Inglaterra sostuvo la lucha por la
reducción legislativa de la jornada laboral a 10 horas desde
fines del siglo XVIII. Desde comienzos de los años 30 del
siglo XIX, esta lucha se extendió a las grandes masas del
proletariado.
La ley de la jornada laboral de 10 horas, extensiva nada
más que a las mujeres y los adolescentes, fue adoptada por
el parlamento el 8 de junio de 1847. Sin embargo, en la
práctica, muchos fabricantes hacían caso omiso de ella.
Manifiesto inaugural de la Asociación Internacional de los Trabajadores
de la clase obrera. Por eso, la ley de la jornada de
diez horas no fue tan sólo un gran triunfo práctico,
fue también el triunfo de un principio; por primera
vez la Economía política de la burguesía había sido
derrotada en pleno día por la Economía política de la
clase obrera.
Pero estaba reservado a la Economía política del
trabajo el alcanzar un triunfo más completo todavía
sobre la Economía política de la propiedad. Nos
referimos al movimiento cooperativo, y, sobre todo, a
las fábricas cooperativas creadas, sin apoyo alguno,
por la iniciativa de algunas «manos» («hands»)9
audaces. Es imposible exagerar la importancia de
estos grandes experimentos sociales que han
mostrado con hechos, no con simples argumentos,
que la producción en gran escala y al nivel de las
exigencias de la ciencia moderna, puede prescindir
de la clase de los patronos, que utiliza el trabajo de la
clase de las «manos»; han mostrado también que no
es necesario a la producción que los instrumentos de
trabajo estén monopolizados como instrumentos de
dominación y de explotación contra el trabajador
mismo; y han mostrado, por fin, que lo mismo que el
trabajo esclavo, lo mismo que el trabajo siervo, el
trabajo asalariado no es sino una forma transitoria
inferior, destinada a desaparecer ante el trabajo
asociado que cumple su tarea con gusto, entusiasmo
y alegría. Roberto Owen fue quien sembró en
Inglaterra las semillas del sistema cooperativo; los
experimentos realizados por los obreros en el
continente no fueron de hecho más que las
consecuencias prácticas de las teorías, no
descubiertas, sino proclamadas en voz alta en 1848.
Al mismo tiempo, la experiencia del período
comprendido entre 1848 y 1864 ha probado hasta la
evidencia que, por excelente que sea en principio, por
útil que se muestre en la práctica, el trabajo
cooperativo, limitado estrechamente a los esfuerzos
accidentales y particulares de los obreros, no podrá
detener jamás el crecimiento en progresión
geométrica del monopolio, ni emancipar a las masas,
ni aliviar siquiera un poco la carga de sus miserias.
Este es, quizá, el verdadero motivo que ha decidido a
algunos aristócratas bien intencionados, a
filantrópicos charlatanes burgueses y hasta a
economistas agudos, a colmar de repente de elogios
nauseabundos al sistema de trabajo cooperativo, que
en vano habían tratado de sofocar en germen,
ridiculizándolo como una utopía de soñadores o
estigmatizándolo como un sacrilegio socialista. Para
emancipar a las masas trabajadoras, la cooperación
debe alcanzar un desarrollo nacional y, por
consecuencia, ser fomentada por medios nacionales.
Pero los señores de la tierra y los señores del capital
se valdrán siempre de sus privilegios políticos para
defender y perpetuar sus monopolios económicos.
9
Hands, manos, significa también obreros. (N. de la Edit.)
5
Muy lejos de contribuir a la emancipación del
trabajo, continuarán oponiéndole todos los obstáculos
posibles. Recuérdense las burlas con que lord
Palmerston trató de silenciar en la última sesión del
parlamento a los defensores del proyecto de ley sobre
los derechos de los colonos irlandeses. «¡La Cámara
de los Comunes -exclamó- es una Cámara de
propietarios territoriales!».
La conquista del poder político ha venido a ser,
por lo tanto, el gran deber de la clase obrera. Así
parece haberlo comprendido ésta, pues en Inglaterra,
en Alemania, en Italia y en Francia, se han visto
renacer simultáneamente estas aspiraciones y se han
hecho esfuerzos simultáneos para reorganizar
políticamente el partido de los obreros.
La clase obrera posee ya un elemento de triunfo:
el número. Pero el número no pesa en la balanza si
no está unido por la asociación y guiado por el saber.
La experiencia del pasado nos enseña cómo el olvido
de los lazos fraternales que deben existir entre los
trabajadores de los diferentes países y que deben
incitarles a sostenerse unos a otros en todas sus
luchas por la emancipación, es castigado con la
derrota común de sus esfuerzos aislados. Guiados por
este pensamiento, los trabajadores de los diferentes
países, que se reunieron en un mitin público en Saint
Martin's Hall el 28 de septiembre de 1864, han
resuelto fundar la Asociación Internacional.
Otra convicción ha inspirado también este mitin.
Si la emancipación de la clase obrera exige su
fraternal unión y colaboración, ¿cómo van a poder
cumplir esta gran misión con una política exterior
que persigue designios criminales, que pone en juego
prejuicios nacionales y dilapida en guerras de
piratería la sangre y las riquezas del pueblo? No ha
sido la prudencia de las clases dominantes, sino la
heroica resistencia de la clase obrera de Inglaterra a
la criminal locura de aquéllas, la que ha evitado a la
Europa Occidental el verse precipitada a una infame
cruzada para perpetuar y propagar la esclavitud
allende el océano Atlántico. La aprobación impúdica,
la falsa simpatía o la indiferencia idiota con que las
clases superiores de Europa han visto a Rusia
apoderarse del baluarte montañoso del Cáucaso y
asesinar a la heroica Polonia; las inmensas
usurpaciones realizadas sin obstáculo por esa
potencia bárbara, cuya cabeza está en San
Petersburgo y cuya mano se encuentra en todos los
gabinetes de Europa, han enseñado a los trabajadores
el deber de iniciarse en los misterios de la política
internacional, de vigilar la actividad diplomática de
sus gobiernos respectivos, de combatirla, en caso
necesario, por todos los medios de que dispongan; y
cuando no se pueda impedir, unirse para lanzar una
protesta común y reivindicar que las sencillas leyes
de la moral y de la justicia, que deben presidir las
relaciones entre los individuos, sean las leyes
supremas de las relaciones entre las naciones.
6
La lucha por una política exterior de este género
forma parte de la lucha general por la emancipación
de la clase obrera.
¡Proletarios de todos los países, uníos!
Escrito por C. Marx entre el 21 y el 27 de octubre
de 1864. Publicado en inglés en el folleto Address
and Provisional Rules of the Working Men's
International Association, Established September 28,
1864, at a Public Meeting held at St. Martin's Hall,
Long Acre, London, editado en Londres en
noviembre de 1864. Al mismo tiempo se publicó la
traducción al alemán, hecha por el autor, en el
periódico Social-Demokrat, núm. 2 y en el apéndice
al núm. 3, del 21 y 30 de diciembre de 1864. Se
publica de acuerdo con el texto del folleto. Traducido
del inglés.
C. Marx y F. Engels
ESTATUTOS GE#ERALES DE LA ASOCIACIÓ# I#TER#ACIO#AL DE LOS TRABAJADORES
C. Marx
Considerando: 10
que la emancipación de la clase obrera debe Ser
obra de la propia clase obrera; que la lucha por la
emancipación de la clase obrera no es una lucha por
privilegios y monopolios de clase, sino por el
establecimiento de derechos y deberes iguales y por
la abolición de todo dominio de clase;
que el sometimiento económico del trabajador a
los monopolizadores de los medios de trabajo, es
decir, de las fuentes de vida, es la base de la
servidumbre en todas sus formas, de toda miseria
social, degradación intelectual y dependencia
política;
que la emancipación económica de la clase obrera
es, por lo tanto, el gran fin al que todo movimiento
político debe ser subordinado como medio;
que todos los esfuerzos dirigidos a este fin han
fracasado hasta ahora por falta de solidaridad entre
los obreros de las diferentes ramas del trabajo en
cada país y de una unión fraternal entre las clases
obreras de los diversos países;
que la emancipación del trabajo no es un
problema nacional o local, sino un problema social
que comprende a todos los países en los que existe la
sociedad moderna y necesita para su solución el
concurso práctico y teórico de los países más
avanzados;
que el movimiento que acaba de renacer de la
clase obrera de los países más industriales de Europa,
a la vez que despierta nuevas esperanzas, da una
solemne advertencia para no recaer en los viejos
errores y combinar inmediatamente los movimientos
todavía aislados:
Por todas estas razones ha sido fundada la
10
Los Estatutos Generales fueron aprobados en
septiembre de 1871 en la Conferencia de la Asociación
Internacional de los Trabajadores celebrada en Londres.
Para su redacción se tomaron como base los Estatutos
provisionales escritos por Marx en 1864, al ser fundada la
I Internacional. En septiembre de 1872, en el Congreso de
La Haya, fue adoptada una resolución, escrita por Marx y
Engels, acerca de la inclusión en los Estatutos, después del
artículo 7, de un artículo suplementario, el 7-a, en el que se
resumía el contenido de la IX resolución adoptada en la
Conferencia de Londres (1871) consagrada a la acción
política de la clase obrera.
Asociación Internacional de los Trabajadores.
Y declara:
que todas las sociedades y todos los individuos
que se adhieran a ella reconocerán la verdad, la
justicia y la moral como base de sus relaciones
recíprocas y de su conducta hacia todos los hombres,
sin distinción de color, de creencias o de
nacionalidad.
o más deberes sin derechos, no más derechos
sin deberes.
En este espíritu han sido redactados los siguientes
Estatutos:
1. La Asociación es establecida para crear un
centro de comunicación y de cooperación entre las
sociedades obreras de los diferentes países y que
aspiren a un mismo fin, a saber: la defensa, el
progreso y la completa emancipación de la clase
obrera.
2. El nombre de esta asociación será «Asociación
Internacional de los Trabajadores».
3. Todos los años tendrá lugar un Congreso
obrero general, integrado por los delegados de las
secciones de la Asociación. Este Congreso
proclamará las aspiraciones comunes de la clase
obrera, tomará las medidas necesarias para el éxito
de las actividades de la Asociación Internacional y
elegirá su Consejo General.
4. Cada Congreso fijará la fecha y el sitio de
reunión del Congreso siguiente. Los delegados se
reunirán en el lugar y día designados, sin que sea
precisa una convocatoria especial. En caso de
necesidad, el Consejo General podrá cambiar el lugar
del Congreso, sin aplazar, sin embargo, su fecha.
Cada año, el Congreso reunido fijará la residencia del
Consejo General y nombrará sus miembros. El
Consejo General elegido de este modo tendrá el
derecho de adjuntarse nuevos miembros.
En cada Congreso anual, el Consejo General hará
un informe público de sus actividades durante el año
transcurrido. En caso de urgencia podrá convocar el
Congreso antes del término anual establecido.
5. El Consejo General se compondrá de
trabajadores pertenecientes a las diferentes naciones
representadas en la Asociación Internacional.
Escogerá de su seno los miembros necesarios para la
gestión de sus asuntos, como un tesorero, un
8
secretario general, secretarios correspondientes para
los diferentes países, etc.
6. El Consejo General funcionará como agencia
de enlace internacional entre los diferentes grupos
nacionales y locales de la Asociación, con el fin de
que los obreros de cada país estén constantemente al
corriente de los movimientos de su clase en los
demás países; de que se haga simultáneamente y bajo
una misma dirección una encuesta sobre las
condiciones sociales en los diferentes países de
Europa; de que las cuestiones de interés general
propuestas por una sociedad sean examinadas por
todas las demás y de que, una vez reclamada la
acción inmediata, como en el caso de conflictos
internacionales, todas las sociedades de la
Asociación puedan obrar simultáneamente y de una
manera uniforme. Si el Consejo General lo juzga
oportuno, tomará la iniciativa de las proposiciones a
someter a las sociedades nacionales y locales. Para
facilitar sus relaciones, publicará informes
periódicos.
7. Puesto que el éxito del movimiento obrero en
cada país no puede ser asegurado más que por la
fuerza resultante de la unión y de la organización, y
que, por otra parte, la utilidad del Consejo General
será mayor si en lugar de tratar con una multitud de
pequeñas sociedades locales, aisladas unas de otras,
tratará con unos pocos centros nacionales de las
sociedades obreras, los miembros de la Asociación
Internacional deberán hacer todo lo posible por
reunir a las sociedades obreras todavía aisladas, de
sus países respectivos, en organizaciones nacionales
representadas por órganos centrales de carácter
nacional. Es claro que la aplicación de este artículo
está subordinada a las leyes particulares de cada país,
y que, prescindiendo de los obstáculos legales, toda
sociedad local independiente tendrá el derecho de
corresponder directamente con el Consejo General11.
8. Cada sección tendrá derecho a nombrar su
secretario correspondiente para sus relaciones con el
Consejo General.
9. Todo el que adopte y defienda los principios de
la Asociación Internacional de los Trabajadores,
puede ser recibido en ella como miembro. Cada
sección es responsable de la probidad de los
miembros admitidos por ella.
10. Todo miembro de la Asociación Internacional
recibirá, al cambiar su domicilio de un país a otro, el
apoyo fraternal de los trabajadores asociados.
11. A pesar de estar unidas por un lazo indisoluble
de fraternal cooperación, todas las sociedades obreras
adheridas a la Asociación Internacional conservarán
intacta su actual organización.
12. La revisión de los presentes Estatutos puede
11
Después del artículo 7 por decisión del Congreso de la
Internacional, que se celebró en La Haya en septiembre de
1872, se incluyó el artículo 7-a. (N. de la Edit.)
C. Marx y F. Engels
ser hecha en cada Congreso, a condición de que los
dos tercios de los delegados presentes estén de
acuerdo con dicha revisión.
13. Todo lo que no está previsto en los presentes
Estatutos, será determinado por reglamentos
especiales que cada Congreso podrá revisar.
256, High Holborn, Londres,
Western Central, 24 de octubre de 1871
Publicado como folletos aparte en inglés y francés
en noviembre y diciembre de 1871, y en alemán en
febrero de 1872. Se publica de acuerdo con el texto
de la edición inglesa de 1871. Traducido del inglés.
A ABRAHAM LI#COL#, PRESIDE#TE DE LOS ESTADOS U#IDOS DE AMÉRICA
C. Marx
Muy señor mío: 12
Saludamos al pueblo americano con motivo de la
reelección de Ud. por una gran mayoría.
Si bien la consigna moderada de su primera
elección era la resistencia frente al poderío de los
esclavistas, el triunfante grito de guerra de su
reelección es: ¡muera el esclavismo!
Desde el comienzo de la titánica batalla en
América, los obreros de Europa han sentido
instintivamente que los destinos de su clase estaban
ligados a la bandera estrellada. ¿Acaso la lucha por
los territorios que dio comienzo a esta dura epopeya
no debía decidir si el suelo virgen de los infinitos
espacios sería ofrecido al trabajo del colono o
deshonrado por el paso del capataz de esclavos?
Cuando la oligarquía de 300.000 esclavistas se
atrevió por vez primera en los anales del mundo a
escribir la palabra «esclavitud» en la bandera de una
rebelión armada, cuando en los mismos lugares en
que había nacido por primera vez, hace cerca de cien
años, la idea de una gran República Democrática, en
que había sido proclamada la primera Declaración de
los Derechos del Hombre13 y se había dado el primer
12
El Mensaje de la Asociación Internacional de los
Trabajadores a A. Lincoln, Presidente de los EE.UU., con
motivo de su segunda elección al cargo de Presidente, fue
escrito por Marx de acuerdo con la decisión del Consejo
General. En el momento más álgido de la guerra civil de
los EE.UU., este Mensaje tuvo mucha significación.
Subrayaba la importancia de la guerra contra la esclavitud
en América para los destinos de todo el proletariado
internacional.
Al apoyar todo movimiento progresista y democrático,
Marx y Engels inculcaban al proletariado y sus líderes de
vanguardia en la Internacional una actitud verdaderamente
internacionalista ante la lucha de los pueblos oprimidos
por su emancipación.
13
Trátase de la Declaración de la independencia adoptada
el 4 de julio de 1776, en el Congreso de Filadelfia, por los
delegados de 13 colonias inglesas en América del Norte.
Se proclama en ella que las colonias norteamericanas se
separan de Inglaterra para constituir una república
independiente: los Estados Unidos de América. En dicho
documento se formulan principios democrático-burgueses,
como la libertad del individuo, la igualdad de los
ciudadanos ante la ley, la soberanía del pueblo, etc. Sin
embargo, la burguesía y los grandes propietarios de tierras
norteamericanos vulneraban desde el comienzo los
impulso a la revolución europea del siglo XVIII,
cuando, en esos mismos lugares, la contrarrevolución
se vanagloriaba con invariable perseverancia de
haber acabado con las «ideas reinantes en los tiempos
de la creación de la constitución precedente»,
declarando que «la esclavitud era una institución,
caritativa, la única solución, en realidad, del gran
problema de las relaciones entre el capital y el
trabajo», y proclamaba cínicamente el derecho de
propiedad sobre el hombre «piedra angular del nuevo
edificio», la clase trabajadora de Europa comprendió
de golpe, ya antes de que la intercesión fanática de
las clases superiores en favor de los aristócratas
confederados le sirviese de siniestra advertencia, que
la rebelión de los esclavistas sonaría como rebato
para la cruzada general de la propiedad contra el
trabajo y que los destinos de los trabajadores, sus
esperanzas en el porvenir e incluso sus conquistas
pasadas se ponían en tela de juicio en esa grandiosa
guerra del otro lado del Atlántico. Por eso la clase
obrera soportó por doquier pacientemente las
privaciones a que le había condenado la crisis del
algodón14, se opuso con entusiasmo a la intervención
en favor del esclavismo que reclamaban
enérgicamente los potentados, y en la mayoría de los
países de Europa derramó su parte de sangre por la
causa justa.
Mientras los trabajadores, la auténtica fuerza
política del Norte, permitían a la esclavitud denigrar
su propia república, mientras ante el negro, al que
compraban y vendían, sin preguntar su asenso, se
pavoneaban del alto privilegio que tenía el obrero
blanco de poder venderse a sí mismo y de elegirse el
derechos democráticos proclamados en la Declaración,
apartaban a las masas populares de la participación en la
vida política y conservaron la esclavitud. Los negros, que
formaban una parte considerable de la población de la
república, quedaron privados de los derechos humanos
elementales.
14
La crisis del algodón fue provocada por el cese de los
envíos de algodón desde América por causa del bloqueo
de los Estados esclavistas meridionales por la flota del
Norte durante la guerra civil. Una gran parte de la
industria de tejidos de algodón de Europa estuvo
paralizada, lo cual repercutió gravemente en la situación
de los obreros. Pese a todas las privaciones, el proletariado
europeo apoyaba resueltamente a los Estados del Norte.
10
amo, no estaban en condiciones de lograr la
verdadera libertad del trabajo ni de prestar apoyo a
sus hermanos europeos en la lucha por la
emancipación; pero ese obstáculo en el camino del
progreso ha sido barrido por la marea sangrienta de
la guerra civil15.
Los obreros de Europa tienen la firme convicción
de que, del mismo modo que la guerra de la
Independencia16 en América ha dado comienzo a una
nueva era de la dominación de la burguesía, la guerra
americana contra el esclavismo inaugurará la era de
la dominación de la clase obrera. Ellos ven el
presagio de esa época venidera en que a Abraham
Lincoln, hijo honrado de la clase obrera, le ha tocado
la misión de llevar a su país a través de los combates
sin precedente por la liberación de una raza
esclavizada y la transformación del régimen social.
Escrito por C. Marx entre el 22 y el 29 de
noviembre de 1864. Publicado en The Bee-Hive
ewspaper, núm. 169, del 7 de enero de 1865. Se
publica de acuerdo con el texto del periódico.
Traducido del inglés.
15
La guerra civil de orteamérica (1861-1865) se libró
entre los Estados industriales del Norte y los sublevados
Estados esclavistas del Sur. La clase obrera de Inglaterra
se opuso a la política de la burguesía nacional, que
apoyaba a los plantadores esclavistas, e impidió con su
acción la intervención de Inglaterra en esa contienda.
16
La guerra de la Independencia de las colonias
norteamericanas de Inglaterra (1775-1783) contra la
dominación inglesa debió su origen a la aspiración de la
joven nación burguesa norteamericana a la independencia
y a la supresión de los obstáculos que impedían el
desarrollo del capitalismo. Como resultado de la victoria
de los norteamericanos se formó un Estado burgués
independiente: los Estados Unidos de América.
C. Marx y F. Engels
SOBRE PROUDHO#
C. Marx
CARTA A J. B. SCHWEITZER)17
Londres, 24 de enero de 1865.
Muy señor mío:
Ayer recibí su carta en la que me invita usted a
dar un juicio detallado sobre Proudhon. La falta de
tiempo no me permite atender a su deseo. Además,
no tengo a mano ni un solo trabajo de Proudhon. Sin
embargo, y en prueba de mi buena voluntad, he
trazado a toda prisa un breve esbozo. Puede usted
completarlo, alargarlo o reducirlo; en una palabra,
puede usted hacer con él lo que mejor le parezca18.
No recuerdo ya cuáles fueron los primeros
ensayos de Proudhon. Su trabajo de escolar sobre La
lengua universal19 demuestra la falta de escrúpulo
con que trataba problemas para cuya solución le
faltaban los conocimientos más elementales.
Su primera obra Qu' est-ce que la propriété? es
indudablemente la mejor de todas. Aunque no por la
novedad de su contenido, sí por la forma nueva y
audaz de decir lo viejo, el trabajo marca una época.
En las obras de los socialistas y comunistas franceses
17
Con motive de la muerte de Proudhon, Marx escribió el
artículo Sobre Proudhon a petición de Schweitzer,
redactor del periódico Social-Demokrat. Como si, hiciese
un resumen de la crítica de las concepciones filosóficas,
económicas y políticas de Proudhon, expuesta en los
trabajos Miseria de la Filosofía y otros, Marx pone al
descubierto todo lo insostenible que es la ideología del
proudhonismo. Al referirse a los proyectos prácticos de
Proudhon de «solución de la cuestión social», Marx
somete a una crítica demoledora la idea de Proudhon
acerca del «crédito gratuito» y la del «banco del pueblo»
basado en el primero, esa, según expresión de Marx,
«fantasía genuinamente pequeñoburguesa», de la que hace
tanta propaganda la escuela de Proudhon. Marx califica a
Proudhon de típico ideólogo de la pequeña burguesía.
18
Hemos considerado lo más oportuno publicar la carta
sin cualesquier cambios. (ota de la Redacción del
periódico «Social-Demokrat».)
El Social-Demokrat («Socialdemócrata») era órgano de la
lassalleana Asociación General de Obreros Alemanes. Con
ese título, el periódico se publicó en Berlín desde el 15 de
diciembre de 1864 hasta el año de 1871; en el periodo de
1864 a 1867 su redactor fue J. B. Schweitzer.
19
Alusión al trabajo de Proudhon Essai de grammaire
générale («Ensayo de gramática general») insertado en el
libro: Bergier. Les éléments primitifs des langues,
Besancon, 1837.
conocidas por él, la «propriété»20 no sólo había sido,
como es natural, criticada desde varios puntos de
vista, sino también utópicamente «abolida». Con este
libro, Proudhon se coloca con respecto a Saint-Simon
y Fourier aproximadamente en el mismo plano en
que Feuerbach se encuentra con respecto a Hegel.
Comparado
con
Hegel,
Feuerbach
es
extremadamente pobre. Sin embargo, después de
Hegel señala una época, ya que realza algunos
puntos desagradables para la conciencia cristiana e
importantes para el progreso de la crítica y que Hegel
dejó en una mística penumbra.
En esta obra de Proudhon predomina aún,
permítaseme la expresión, un estilo de fuerte
musculatura, el cual, a mi juicio, constituye su
principal mérito. Se ve que, incluso en los lugares
donde Proudhon se limita a reproducir lo viejo, dicha
reproducción constituye para él un descubrimiento
propio; cuanto dice es para él algo nuevo y lo
considera como tal. La audacia provocativa con que
ataca el sancta sanctorum de la Economía política,
las ingeniosas paradojas con que se burla del sentido
común burgués, la crítica demoledora, la ironía
mordaz, ese profundo y sincero sentimiento de
indignación que manifiesta de cuando en cuando
contra las infamias del orden existente, su convicción
revolucionaria, todas estas cualidades contribuyeron
a que el libro ¿Qué es la propiedad? electrizase a los
lectores y produjese una gran impresión desde el
primer momento de su salida a la luz. En una historia
rigurosamente científica de la Economía política,
dicho libro apenas hubiese merecido los honores de
ser mencionado. Pero, lo mismo que en la literatura,
las obras sensacionales de este género juegan su
papel en la ciencia. Tómese, por ejemplo, el libro de
la Población de Malthus. En su primera edición no
constituyó más que un «sensational pamphlet», y,
por añadidura, un plagio desde la primera hasta la
última línea. Y a pesar de todo, ¡cómo impresionó
este libelo contra el género humano!
De tener a mano el libro de Proudhon me hubiese
sido fácil demostrar con algunos ejemplos su
modalidad inicial. En los párrafos considerados por
él mismo como los más importantes, imita a Kant -el
20
¿Qué es la propiedad? (N. de la Edit.)
C. Marx y F. Engels
12
único filósofo alemán que conocía en aquella época a
través de las traducciones- en la manera de tratar las
antinomias, dejándonos la firme impresión de que
para él, lo mismo que para Kant, la solución de las
antinomias es algo situado «más allá» de la razón
humana, es decir, algo que para su propio
entendimiento permanece en la oscuridad.
A pesar de todo su carácter aparentemente
archirrevolucionario, en ¿Qué es la propiedad? nos
encontramos ya con la contradicción de que
Proudhon, de una parte, critica la sociedad a través
del prisma y con los ojos del campesino parcelario
francés (más tarde del petit bourgeois21), y de otra, le
aplica la escala que ha tomado prestada a los
socialistas.
El propio título indica ya las deficiencias del
libro. El problema había sido planteado de un modo
tan erróneo, que la solución no podía ser acertada.
Las «relaciones de propiedad» de los tiempos
antiguos fueron destruidas por las feudales, y éstas
por las «burguesas». Así pues, la propia historia se
encargó de someter a crítica las relaciones de
propiedad del pasado. De lo que trata en el fondo
Proudhon es de la moderna propiedad burguesa, tal
como existe hoy día. A la pregunta ¿qué es esa
propiedad? sólo se podía contestar con un análisis
crítico de la «Economía política», que abarcase el
conjunto de esas relaciones de propiedad, no en su
expresión jurídica, como relaciones volitivas, sino en
su forma real, es decir, como relaciones de
producción. Mas como Proudhon vinculaba todo el
conjunto de estas relaciones económicas al concepto
jurídico general de «propiedad», «la propriété» no
podía ir más allá de la contestación que ya Brissot
había dado en una obra similar22, antes de 1789,
repitiéndola con las mismas palabras: «La propriété
c'est le vol»23.
En el mejor de los casos, de aquí se puede deducir
únicamente que el concepto jurídico burgués del
«robo» es aplicable también a las ganancias «bien
habidas» del propio burgués. Por otro lado, en vista
de que el «robo» como violación de la propiedad,
presupone la propiedad, Proudhon se enredó en toda
clase de sutiles razonamientos, oscuros hasta para él
mismo, sobre la verdadera propiedad burguesa.
Durante mi estancia en París, en 1844, trabé
conocimiento personal con Proudhon. Menciono aquí
este hecho porque, en cierto grado, soy responsable
de su «sophistication», como llaman los ingleses a la
adulteración de las mercancías. En nuestras largas
discusiones, que con frecuencia duraban toda la
21
Pequeño burgués. (N. de la Edit.)
Trátase del trabajo de J. P. Brissot de Warville
Recherches philosophiques. Sur le droit de propriété et sur
le vol, considérés dans la nature et dans la société
(«Investigaciones filosóficas. Del derecho de propiedad y
del robo considerados en la naturaleza y en la sociedad»).
23
«La propiedad es un robo». (N. de la Edit.)
22
noche, le contagié, para gran desgracia suya, el
hegelianismo, que por su desconocimiento del
alemán no pudo estudiar a fondo. Después de mi
expulsión de París, el señor Karl Grün continuó lo
que yo había iniciado. Como profesor de filosofía
alemana me llevaba la ventaja de no entender una
palabra en la materia.
Poco antes de que apareciese su segunda obra
importante, Filosofía de la miseria, etc., me anunció
él mismo su próxima publicación en una carta muy
detallada, donde, entre otras cosas, me decía lo
siguiente: «J'attends votre férule critique»24. En
efecto, mi crítica cayó muy pronto sobre él (en mi
libro «Miseria de la Filosofía», etc., París, 1847) en
tal forma que puso fin para siempre a nuestra
amistad.
Por lo que acabo de decir verá usted que en su
libro «Filosofía de la miseria o Sistema de las
contradicciones económicas» Proudhon responde
realmente por vez primera a la pregunta «¿Qué es la
propiedad?» De hecho, tan sólo después de la
publicación de su primer libro fue cuando Proudhon
inició sus estudios económicos; y descubrió que a la
pregunta que había planteado no se podía contestar
con invectivas, sino únicamente con un análisis de la
«Economía política» moderna. Al mismo tiempo,
hizo un intento de exponer dialécticamente el sistema
de las categorías económicas. En lugar de las
insolubles «antinomias» de Kant, ahora tenía que
aparecer la «contradicción» hegeliana como medio
de desarrollo.
En el libro que escribí como réplica hallará usted
la crítica de los dos gruesos volúmenes de su obra.
Allí demuestro entre otras cosas lo poco que ha
penetrado Proudhon en los secretos de la dialéctica
científica y hasta qué punto, por otro lado, comparte
las ilusiones de la filosofía especulativa, cuando, en
lugar de considerar las categorías económicas como
expresiones teóricas de relaciones de producción
formadas históricamente y correspondientes a una
determinada fase de desarrollo de la producción
material, las convierte de un modo absurdo en ideas
eternas, existentes de siempre, y cómo, después de
dar este rodeo, retorna al punto de vista de la
Economía burguesa25.
Más adelante demuestro también lo insuficiente
24
«Espero la férula de su crítica». (N. de la Edit.)
«Al decir que las actuales relaciones -las de la
producción burguesa- son unas relaciones naturales, los
economistas dan a entender que se trata precisamente de
unas relaciones bajo las cuales la creación de la riqueza y
el desarrollo de las fuerzas productivas se producen de
acuerdo con las leyes de la naturaleza. Por consiguiente,
estas relaciones son en sí leyes naturales, independientes
de la influencia del tiempo. Son leyes eternas que deben
regir siempre la sociedad. De este modo, hasta ahora ha
habido historia, pero ahora ya no la hay» (pág. 113 de mi
libro).
25
13
Sobre Proudhon
que es su conocimiento -a veces digno de un escolarde la «Economía política», a cuya crítica se dedica, y
cómo, al igual que los utopistas, corre en pos de una
pretendida «ciencia», con ayuda de la cual se puede
elucubrar a priori una fórmula para la «solución del
problema social», en lugar de ir a buscar la fuente de
la ciencia en el conocimiento crítico del movimiento
histórico, de ese movimiento que crea por sí mismo
las condiciones materiales de la emancipación.
Demuestro allí, sobre todo, lo confusas, erróneas e
incompletas que siguen siendo las concepciones de
Proudhon sobre el valor de cambio, base de todas las
cosas, y cómo, incluso, ve en la interpretación
utópica de la teoría del valor de Ricardo la base de
una nueva ciencia: Mi juicio sobre su punto de vista
general lo resumo en las siguientes palabras:
«Toda relación económica tiene su lado bueno y
su lado malo; éste es el único punto en que el Sr.
Proudhon no se ha refutado a sí mismo. En su
opinión, el lado bueno lo exponen los economistas, y
el lado malo lo denuncian los socialistas. De los
economistas toma la necesidad de relaciones eternas,
y de los socialistas, esa ilusión que no les permite ver
en la miseria nada más que miseria (en lugar de ver
en ella el lado revolucionario destructivo que ha de
acabar con la vieja sociedad26). Proudhon está de
acuerdo con unos y otros, tratando así de apoyarse en
el prestigio de la ciencia. En él, la ciencia se reduce a
las magras proporciones de una fórmula científica; es
un hombre a la caza de fórmulas. De este modo, el
Sr. Proudhon se envanece con la idea de haber
sometido a crítica la Economía política y el
comunismo, cuando en realidad está muy por debajo
de los dos. Está por debajo de los economistas, pues
se imagina que como filósofo detentador de una
fórmula mágica se halla libre de entrar en detalles
puramente económicos; está por debajo de los
socialistas, pues carece de valor y perspicacia
suficientes para situarse, aunque sólo sea
especulativamente, por encima del horizonte
intelectual burgués...
Quiere remontarse, como hombre de ciencia, por
encima de los burgueses y de los proletarios, pero no
es más que un pequeño burgués que oscila
constantemente entre el capital y el trabajo, entre la
Economía política y el comunismo»27.
Por severo que pueda parecer este juicio, suscribo
hoy día cada una de sus palabras. Al mismo tiempo,
es preciso tener presente que en la época en que yo
afirmé y demostré teóricamente que el libro de
Proudhon era el código del socialismo del petit
bourgeois, los economistas y los socialistas
excomulgaban
a
Proudhon
por
ultraarchirrevolucionario. Esta es la razón de que después
jamás haya unido mi voz a la de los que gritaban su
26
La frase entre paréntesis está añadida por Marx en el
presente artículo. (N. de la Edit.)
27
Lugar citado, págs. 119 y 120.
«traición» a la revolución. Y no es culpa suya si, mal
comprendido en un principio tanto por los demás
como por él mismo, no ha justificado las inmerecidas
esperanzas.
En comparación con ¿Qué es la propiedad?, en la
Philosophie de la misere28 todos los defectos del
modo de exposición proudhoniano resaltan con
particular desventaja. El estilo es a cada paso
ampoule29, como dicen los franceses. Siempre que le
falla la agudeza gala aparece una pomposa jerga
especulativa que pretende ser el estilo filosófico
alemán. Dan verdadera grima sus alabanzas a sí
mismo, su tono chillón de pregonero y, sobre todo,
los alardes que hace de una supuesta «ciencia» y toda
su cháchara en torno a ella. El sincero calor que
anima su primera obra, aquí, en determinados
pasajes, se sustituye de un modo sistemático por el
ardor febril de la declamación. A todo esto viene a
sumarse ese afán impotente y repulsivo por hacer
gala de erudición, afán propio de un autodidacta,
cuyo orgullo nato por su pensamiento original e
independiente ya está quebrantado, y que en su
calidad de parvenu30 de la ciencia se considera
obligado a presumir de lo que no es y de lo que no
tiene. Y, por añadidura, esa mentalidad de pequeño
burgués, que le impulsa a atacar de un modo indigno,
grosero, torpe, superficial y hasta injusto a un
hombre como Cabet -merecedor de respeto por su
actividad práctica en el movimiento del proletariado
francés-, mientras extrema su amabilidad, por
ejemplo, con Dunoyer (consejero de Estado,
ciertamente), a pesar de que toda la significación de
este Dunoyer se reduce a la cómica seriedad con que
en tres gruesos volúmenes31, insoportablemente
tediosos, predica el rigorismo, caracterizado por
Helvetius en los términos siguientes: «On veut que
les malheureux soient parfaits». (Se quiere que los
desgraciados sean perfectos.)
La revolución de Febrero32 fue realmente muy
inoportuna para Proudhon, pues tan sólo unas
semanas antes había demostrado de un modo
irrefutable que «la era de las revoluciones» había
pasado para siempre. Su intervención en la Asamblea
Nacional merece todos los elogios, a pesar de haber
puesto de manifiesto lo poco que comprendía todo lo
que estaba ocurriendo33. Después de la insurrección
28
Filosofía de la miseria. (N. de la Edit.)
Ampuloso. (N. de la Edit.)
30
Advenedizo. (N. de la Edit.)
31
Ch. Dunoyer. De la liberté du travail, ou Simple exposé
des conditions dans lesquelles les forces humaines
s'exercent avec le plus de puissance («De la libertad del
trabajo o Simple exposición de las condiciones en que las
fuerzas humanas se manifiestan con la mayor eficacia»),
T. I-III, Paris, 1845.
32
Trátase de la revolución de Febrero de 1848 en Francia.
33
Se alude al discurso de Proudhon pronunciado el 31 de
julio de 1848 en la Asamblea Nacional de Francia. Tras de
hacer varias propuestas concebidas en el espíritu de las
29
C. Marx y F. Engels
14
de Junio34 constituyó un acto de gran valor. Su
intervención tuvo, además, resultados positivos: en el
discurso35 que pronunció para oponerse a las
proposiciones de Proudhon, y que fue editado más
tarde en folleto aparte, el Sr. Thiers demostró a toda
Europa cuán mísero e infantil era el catecismo que
servía de pedestal a ese pilar espiritual de la
burguesía francesa. Comparado con el Sr. Thiers,
Proudhon adquiría ciertamente las dimensiones de un
coloso antediluviano.
El descubrimiento del «crédit gratuit» y el
«banque du peuple», basado en él, son las últimas
«hazañas» económicas de Proudhon. En mi
Contribución a la crítica de la Economía política,
fasc, I, Berlín, 1859 (págs. 59-64), se demuestra que
la base teórica de sus ideas tiene su origen en el
desconocimiento de los principios elementales de la
«Economía política» burguesa, a saber, la relación
entre la mercancía y el dinero, mientras que la
superestructura práctica no es más que una simple
reproducción de esquemas mucho más viejos y mejor
desarrollados. No cabe duda y es de por sí evidente
que el crédito, como ocurrió en Inglaterra a
principios del siglo XVIII, y como volvió a ocurrir en
ese mismo país a principios del XIX, ha contribuido
a que las riquezas pasen de manos de una clase a las
de otra, que, en determinadas condiciones
económicas y políticas, puede ser un factor que
acelere la emancipación del proletariado. Pero es una
fantasía genuinamente filistea considerar que el
capital que produce interés es la forma principal del
capital y tratar de convertir una aplicación particular
del crédito -una supuesta abolición del interés- en la
base de la transformación de la sociedad. En efecto,
esa fantasía ya había sido minuciosamente
desarrollada por los portavoces económicos de la
pequeña burguesía inglesa del siglo XVII. La
polémica de Proudhon con Bastiat (1850) sobre el
capital que produce interés36 está muy por debajo de
la Filosofía de la miseria. Proudhon llega al extremo
de ser derrotado hasta por Bastiat, y entra en un
cómico furor cada vez que el adversario le asesta
algún golpe.
doctrinas utópicas pequeñoburguesas (crédito gratuito,
etc.), Proudhon calificó de violencia y arbitrariedad las
represiones emprendidas por las autoridades contra los
participantes en la insurrección proletaria de París el 23-26
de junio de 1848.
34
La insurrección de Junio, heroica insurrección de los
obreros de París el 23-26 de junio de 1848, reprimida con
inaudita crueldad por la burguesía francesa, fue la primera
gran guerra civil entre el proletariado y la burguesía.
35
Trátase del discurso de Thiers pronunciado el 26 de julio
de 1848 contra las propuestas de Proudhon presentadas a
la comisión financiera de la Asamblea Nacional de
Francia.
36
Gratuité du crédito Discussion entre M. Fr. Bastiat et
M. Proudhon («Crédito gratuito. Discusión entre el señor
Fr. Bastiat y el señor Proudhon»). París, 1850.
Hace unos cuantos años, Proudhon escribió para
un concurso organizado, si mal no recuerdo, por el
Gobierno de Lausana, un trabajo sobre Los
impuestos. Aquí desaparecen por completo los
últimos vestigios del genio y no queda más que el
petit bourgeois tout pur37.
Por lo que respecta a las obras políticas y
filosóficas de Proudhon, todas ellas demuestran el
mismo carácter doble y contradictorio que en sus
trabajos sobre Economía. Además, su valor es
puramente local; se refieren únicamente a Francia.
Sin embargo, sus ataques contra la religión, la
Iglesia, etc. tienen un gran mérito por haber sido
escritos en Francia en una época en que los
socialistas franceses creían oportuno hacer constar
que sus sentimientos religiosos les situaban por
encima del volterianismo burgués del siglo XVIII y
del ateísmo alemán del siglo XIX. Si Pedro el Grande
había derrotado la barbarie rusa recurriendo a la
barbarie, Proudhon hizo todo lo que pudo para
derrotar con la frase la fraseología francesa.
Su libro sobre el Coup d'état38 no debe ser
considerado simplemente como una obra mala, sino
como una verdadera villanía que, por otra parte,
corresponde plenamente a su punto de vista
pequeñoburgués. En este libro coquetea con Luis
Bonaparte y trata de hacerle aceptable para los
obreros franceses. Otro tanto ocurre con su última
obra contra Polonia39, en la que, para mayor gloria
del zar, demuestra el cinismo propio de un cretino.
Proudhon ha sido frecuentemente comparado con
Rousseau. Nada más erróneo. Más bien se parece a
ic. Linguet, cuyo libro, La teoría de las leyes
civiles, es, dicho sea de paso, una obra de talento.
Proudhon tenía una inclinación natural por la
dialéctica. Pero como nunca comprendió la verdadera
dialéctica científica, no pudo ir más allá de la
sofística. En realidad, esto estaba ligado a su punto
de vista pequeñoburgués. Al igual que el historiador
Raumer, el pequeño burgués consta de «por una
parte» y de «por otra parte». Como tal se nos aparece
en sus intereses económicos, y por consiguiente,
también en su política y en sus concepciones
religiosas, científicas y artísticas. Así se nos aparece
en su moral e in everything40. Es la contradicción
personificada. Y si por añadidura es, como Proudhon,
una persona de ingenio, pronto aprenderá a hacer
37
Pequeño burgués puro y simple. (N. de la Edit.)
Golpe de Estado. (N. de la Edit.)
39
P. J. Proudhon. Si les traités de 1815 ont cessé d'exister?
Actes du futur congres («¿Han dejado de regir los tratados
de 1815? Actas del futuro congreso»), París, 1863. En esta
obra, Proudhon se opone a la revisión de los acuerdos del
Congreso de Viena sobre Polonia y a que la democracia
europea apoye el movimiento de liberación nacional de
Polonia, justificando de esta manera la política opresora
aplicada por el zarismo ruso.
40
En todo. (N. de la Edit.)
38
Sobre Proudhon
juegos de manos con sus propias contradicciones y a
convertirlas, según las circunstancias, en paradojas
inesperadas, espectaculares, ora escandalosas, ora
brillantes. El charlatanismo en la ciencia y la
contemporización en la política son compañeros
inseparables de semejante punto de vista. A tales
individuos no les queda más que un acicate: la
vanidad; como todos los vanidosos, sólo les preocupa
el éxito momentáneo, la sensación. Y aquí es donde
se pierde indefectiblemente ese tacto moral que
siempre preservó a un Rousseau, por ejemplo, de
todo compromiso, siquiera fuese aparente, con los
poderes existentes.
Tal vez la posteridad distinga este reciente
período de la historia de Francia diciendo que Luis
Bonaparte fue su Napoleón y Proudhon su RousseauVoltaire.
Ahora hago recaer sobre usted toda la
responsabilidad por haberme impuesto tan pronto
después de la muerte de este hombre el papel de juez
póstumo.
Sinceramente suyo
Carlos Marx
Escrito por C. Marx el 24 de enero de 1865.
Publicado en el Social-Demokrat, en los núms. 16,
17, y 18 del 1, 3 y 5 de febrero de 1865. Se publica
de acuerdo con el texto del periódico. Traducido del
alemán.
15
SALARIO, PRECIO Y GA#A#CIA
C. Marx
Observaciones preliminares41
¡Ciudadanos!
Antes de que entre en el tema, permitidme hacer
algunas observaciones preliminares.
En el continente reina ahora una verdadera
epidemia de huelgas y se alza un clamor general
pidiendo aumento de salarios. El problema ha de
plantearse en nuestro Congreso42. Vosotros, como
dirigentes de la Asociación Internacional, debéis
tener un criterio firme ante este problema
fundamental. Por eso, me he creído en el deber de
tratar a fondo la cuestión, aun a riesgo de someter
41
El presente trabajo es el texto del informe presentado
por Marx en las reuniones del Consejo General de junio de
1865. Marx expone aquí públicamente por primera vez las
bases de su teoría de la plusvalía. Dirigido explícitamente
contra las concepciones erróneas de Weston, miembro de
la Internacional, que afirmaba que el aumento de los
salarios no podía mejorar la situación de los obreros y que
había que reconocer perniciosa la actividad de las
tradeuniones, el informe asesta, a la vez, un golpe a los
proudhonistas y a los lassalleanos, los cuales mantienen
una actitud negativa hada la lucha económica de los
obreros y hacia los sindicatos. Marx se opone
resueltamente a la prédica de la pasividad y la resignación
de los proletarios ante la explotación capitalista,
argumenta teóricamente el papel y la significación de la
lucha económica de los obreros y subraya la necesidad de
subordinarla a la meta final del proletariado: la supresión
del sistema de trabajo asalariado. El texto del informe se
ha conservado en manuscrito, fue publicado por vez
primera en Londres (1898) por la hija de Marx, Eleanor,
con el título Value, price and profit («Valor, precio y
ganancia») con un prefacio de E. Eveling, que puso los
títulos a la introducción y a los seis primeros capítulos del
manuscrito, ya que no los tenían. En la presente edición se
conservan todos ellos excepto el general.
42
En lugar del Congreso de Bruselas, previsto en los
Estatutos provisionales se convocó la Conferencia
preliminar en Londres.
Conferencia de Londres celebrada del 25 al 29 de
septiembre de 1865. Participaron en sus labores los
miembros del Consejo General y los dirigentes de diversas
secciones. La Conferencia escuchó el informe del Consejo
General, aprobó su rendición de cuentas financieras y el
orden del día del próximo Congreso. La Conferencia de
Londres, preparada y celebrada bajo la dirección de Marx,
desempeñó un gran papel en el período del devenir y la
constitución de la Internacional.
vuestra paciencia a una dura prueba.
Debo hacer otra observación previa con respecto
al ciudadano Weston. Este ciudadano, creyendo
actuar en interés de la clase obrera, ha desarrollado
ante vosotros, y además ha defendido, públicamente,
opiniones que él sabe son profundamente
impopulares entre la clase obrera. Esta prueba de
valentía moral debe merecer el alto aprecio de todos
nosotros. Confío en que, a pesar del estilo tosco de
mi conferencia, el ciudadano Weston verá al final de
ella que coincido con la acertada idea que, a mi modo
de ver, sirve de base a sus tesis, a las que, sin
embargo, en su forma actual, no puedo por menos de
juzgar como teóricamente falsas y prácticamente
peligrosas.
Con esto paso directamente a la cuestión que nos
ocupa.
1. Producción y salarios
El argumento del ciudadano Weston se basa, en
realidad, en dos premisas: 1) que el volumen de la
producción nacional es una cosa fija, una cantidad o
magnitud, como dirían los matemáticos, constante; 2)
que la suma de los salarios reales, es decir, medidos
por la cantidad de mercancías que puede ser
comprada con ellos, es también una suma fija, una
magnitud constante.
Pues bien, su primer aserto es evidentemente
erróneo. Veréis que el valor y el volumen de la
producción aumentan de año en año, que las fuerzas
productivas del trabajo nacional crecen y que la
cantidad de dinero necesaria para poner en
circulación esta producción creciente varía sin cesar.
Lo que es cierto al final de cada año y respecto a
distintos años comparados entre sí, lo es también
respecto a cada día medio del año. El volumen o la
magnitud de la producción nacional varía
continuamente. No es una magnitud constante, sino
variable, y no tiene más remedio que serlo, aun
prescindiendo de las fluctuaciones de la población,
por los continuos cambios que se operan en la
acumulación de capital y en las fuerzas productivas
del trabajo. Es completamente cierto que si hoy se
implantase un aumento en el tipo general de salario,
este aumento, por sí solo, cualesquiera que fuesen
sus resultados ulteriores, no haría cambiar
Salario, precio y ganancia
inmediatamente el volumen de la producción. En un
principio tendría que arrancar del estado de cosas
existente. Y si la producción nacional, antes de la
subida de salarios, era variable y no fija, lo seguiría
siendo también después de la subida.
Pero, admitamos que el volumen de la producción
nacional fuese constante y no variable. Aun en este
caso, lo que nuestro amigo Weston cree una
conclusión lógica, seguiría siendo una afirmación
gratuita. Si tomo un determinado número, digamos 8,
los límites absolutos de esta cifra no impiden que
varíen los límites relativos de sus componentes.
Supongamos que la ganancia fuese igual a 6 y los
salarios iguales a 2: los salarios podrían aumentar
hasta 6 y la ganancia descender hasta 2, pero la cifra
total seguiría siendo 8. Así pues, el volumen fijo de
la producción no llegará jamás a probar la suma fija
de los salarios. ¿Cómo prueba, pues, nuestro amigo
Weston esa fijeza? Sencillamente, afirmándola.
Pero, aunque diésemos por buena su afirmación,
ésta tendría efecto en los dos sentidos, y él sólo
quiere que valga en uno. Si el volumen de los
salarios representa una magnitud constante, no se le
podrá aumentar ni disminuir. Por tanto, si los obreros
obran neciamente cuando imponen un aumento
temporal de salarios, no menos neciamente obrarían
los capitalistas al imponer una rebaja transitoria de
jornales. Nuestro amigo Weston no niega que, en
ciertas circunstancias, los obreros pueden imponer un
aumento de salarios; pero, como según él la suma de
salarios es fija por ley natural, este aumento
provocaría necesariamente una reacción. El sabe
también, por otra parte, que los capitalistas pueden
imponer una rebaja de salarios, y la verdad es que lo
intentan continuamente. Según el principio de la
constancia de los salarios, en este caso debería seguir
una reacción, exactamente lo mismo que en el caso
anterior. Por tanto, los obreros obrarían
acertadamente reaccionando contra las rebajas de los
salarios o los intentos de ellas. Obrarían, por tanto,
acertadamente al arrancar aumentos de salarios, pues
toda reacción contra una rebaja de salarios es una
acción por su aumento. Por consiguiente, según el
principio de la constancia de los salarios, que
sostiene el mismo ciudadano Weston, los obreros
deben, en ciertas circunstancias, unirse y luchar por
el aumento de sus jornales.
Para negar esta conclusión, tendría que renunciar
a la premisa de la cual arranca. No debe decir que el
volumen de los salarios es una magnitud constante,
sino que, aunque no puede ni debe aumentar, puede
y debe disminuir siempre que al capital le plazca
rebajarlo. Si al capitalista le place alimentaros con
patatas en vez de daros carne, y con avena en vez de
trigo, debéis aceptar su voluntad como una ley de la
Economía política y someteros a ella. Si en un país,
por ejemplo en los Estados Unidos, los tipos de
salarios son más altos que en otro, por ejemplo en
17
Inglaterra, debéis explicaros esta diferencia como
una diferencia entre la voluntad del capitalista
norteamericano y la del capitalista inglés; método
este que, ciertamente, simplificaría mucho, no ya el
estudio de los fenómenos económicos, sino el de
todos los demás fenómenos.
Pero, aun así, habría que preguntarse: ¿por qué la
voluntad del capitalista norteamericano difiere de la
del capitalista inglés? Y, para poder contestar a esta
pregunta, no tendríamos más remedio que traspasar
los dominios de la voluntad. Un cura podría decirme
que Dios en Francia quiere una cosa y en Inglaterra
otra. Y si le apremio a que me explique esa doble
voluntad, podría tener el descaro de contestarme que
está en los designios de Dios tener una voluntad en
Francia y otra distinta en Inglaterra. Pero,
seguramente, nuestro amigo Weston nunca convertirá
en argumento esta negación completa de todo
raciocinio.
Indudablemente, la voluntad del capitalista
consiste en embolsarse lo más que pueda. Y lo que
hay que hacer no es discurrir acerca de lo que quiere,
sino investigar su poder, los límites de este poder y el
carácter de estos límites.
2. Producción, salarios, ganancias
La conferencia que nos hadado el ciudadano
Weston podría haberse comprimido hasta caber en
una cáscara de nuez.
Toda su argumentación se redujo a lo siguiente: si
la clase obrera obliga a la clase capitalista a pagarle,
en forma de salario en dinero, cinco chelines en vez
de cuatro, el capitalista le devolverá en forma de
mercancías el valor de cuatro chelines en vez del
valor de cinco. La clase obrera tendrá que pagar
ahora cinco chelines por lo que antes de la subida de
salarios le costaba cuatro. ¿Y por qué ocurre esto?
¿Por qué el capitalista sólo entrega el valor de cuatro
chelines por cinco chelines? Porque la suma de los
salarios es fija. Pero, ¿por qué se cifra precisamente
en cuatro chelines de valor en mercancías? ¿Por qué
no se cifra en tres o en dos, o en otra suma
cualquiera? Si el límite de la suma de los salarios está
fijado por una ley económica, independiente tanto de
la voluntad del capitalista como de la del obrero, lo
primero que hubiera debido hacer el ciudadano
Weston era exponer y demostrar esta ley. Hubiera
debido demostrar, además, que la suma de salarios
que se abona realmente en cada momento dado
coincide siempre exactamente con la suma necesaria
de los salarios, sin desviarse jamás de ella. En
cambio, si el límite dado de la suma de salarios
depende de la simple voluntad del capitalista o de los
limites de su codicia, trátase de un límite arbitrario,
que no encierra nada de necesario, que puede variar a
voluntad del capitalista y que puede también, por
tanto, hacerse variar contra su voluntad.
El ciudadano Weston ilustró su teoría diciéndonos
18
que si una sopera contiene una determinada cantidad
de sopa, destinada a determinado número de
personas, la cantidad de sopa no aumentará porque
aumente el tamaño de las cucharas. Me permitirá que
encuentre este ejemplo poco sustancioso. Me
recuerda en cierto modo la comparación de que se
valió Menenio Agripa. Cuando los plebeyos romanos
se pusieron en huelga contra los patricios, el patricio
Agripa les contó que el estómago patricio alimentaba
a los miembros plebeyos del cuerpo político. Lo que
no consiguió Agripa fue demostrar que puedan
alimentarse los miembros de un hombre llenando el
estómago de otro. El ciudadano Weston, a su vez, se
olvida de que la sopera de la que comen los obreros
contiene todo el producto del trabajo nacional y que
lo que les impide sacar de ella una ración mayor no
es la pequeñez de la sopera ni la escasez de su
contenido, sino sencillamente el reducido tamaño de
sus cucharas.
¿Qué artimaña permite al capitalista devolver un
valor de cuatro chelines por cinco? La subida de los
precios de las mercancías que vende. Ahora bien; la
subida de los precios o, dicho en términos más
generales, las variaciones de los precios de las
mercancías, y los precios mismos de éstas,
¿dependen acaso de la simple voluntad del capitalista
o, por el contrario, tienen que darse ciertas
circunstancias para que prevalezca esa voluntad? Si
no ocurriese esto último, las alzas y bajas, las
oscilaciones incesantes de los precios del mercado
serían un enigma indescifrable.
Si admitimos que no se ha operado en absoluto
ningún cambio, ni en las fuerzas productivas del
trabajo, ni en el volumen del capital y trabajo
invertidos, ni en el valor del dinero en que se expresa
el valor de los productos, sino que ha cambiado tan
sólo el tipo de salarios, ¿cómo puede esta alza de
salarios influir en los precios de las mercancías?
Solamente influyendo en la proporción existente
entre la oferta y la demanda de ellas.
Es absolutamente cierto que la clase obrera,
considerada en conjunto, invierte y tiene
forzosamente que invertir sus ingresos en artículos
de primera necesidad. Una subida general del tipo de
salarios determinaría, por tanto, un aumento en la
demanda de estos artículos de primera necesidad y
provocaría, con ello, un aumento de sus precios en el
mercado. Los capitalistas que producen estos
artículos de primera necesidad se resarcirían del
aumento de salarios con el alza de los precios de sus
mercancías. Pero, ¿qué ocurriría con los demás
capitalistas, que no producen artículos de primera
necesidad? Y no creáis que éstos son pocos. Si tenéis
en cuenta que dos terceras partes de la producción
nacional son consumidas por una quinta parte de la
población -un diputado de la Cámara de los Comunes
afirmó hace poco que estos consumidores formaban
sólo la séptima parte de la población- podréis
C. Marx y F. Engels
imaginaros qué parte tan enorme de la producción
nacional se destina a artículos de lujo o se cambia
por ellos y qué cantidad tan inmensa de artículos de
primera necesidad se derrocha en lacayos, caballos,
gatos, etc., derroche que, según nos enseña la
experiencia, disminuye siempre considerablemente al
aumentar los precios de los artículos de primera
necesidad.
Pues bien, ¿cuál sería la situación de estos
capitalistas que no producen artículos de primera
necesidad? Estos capitalistas no podrían resarcirse de
la baja de su cuota de ganancia, efecto de una subida
general de salarios, elevando los precios de sus
mercancías, puesto que la demanda de éstas no
aumentaría. Sus ingresos disminuirían, y de estos
ingresos mermados tendrían que pagar más por la
misma cantidad de artículos de primera necesidad
que subieron de precio. Pero la cosa no pararía aquí.
Como sus ingresos habrían disminuido, ya no
podrían gastar tanto en artículos de lujo, con lo cual
descendería también la demanda mutua de sus
respectivas mercancías. Y, a consecuencia de esta
disminución de la demanda, bajarían los precios de
sus mercancías. Por tanto, en estas ramas
industriales, la cuota de ganancia no sólo
descendería en simple proporción al aumento general
del tipo de los salarios, sino que este descenso seria
proporcionado a la acción conjunta de la subida
general de salarios, del aumento de precios de los
artículos de primera necesidad y de la baja de precios
de los artículos de lujo.
¿Cuál sería la consecuencia de esta diversidad en
cuanto a las cuotas de ganancia de los capitales
colocados en las diferentes ramas de la industria? La
misma consecuencia que se produce siempre que, por
la razón que sea, se dan diferencias en las cuotas
medias de ganancia de las diversas ramas de
producción. El capital y el trabajo se desplazarían de
las ramas menos rentables a las más rentables; y este
proceso de desplazamiento duraría hasta que la oferta
de una rama industrial aumentase proporcionalmente
a la mayor demanda y en las demás ramas
industriales disminuyese conforme a la menor
demanda. Una vez operado este cambio, la cuota
general de ganancia volvería a nivelarse en las
diferentes ramas de la industria. Como todo el
trastorno obedecía en un principio a un simple
cambio en cuanto a la relación entre la oferta y la
demanda de diversas mercancías, al cesar la causa
cesarían también los efectos, y los precios volverían
a su antiguo nivel y recobrarían su antiguo equilibrio.
La baja de la cuota de ganancia por efecto de los
aumentos de salarios, en vez de limitarse a unas
cuantas ramas industriales, se generalizaría. Según el
supuesto de que partimos, no se introduciría ningún
cambio ni en las fuerzas productivas del trabajo ni en
el volumen global de la producción, sino que el
volumen de producción dado se limitaría a cambiar
Salario, precio y ganancia
de forma. Ahora, estaría representada por artículos de
primera necesidad una parte mayor del volumen de
producción y. sería menor la parte integrada por los
artículos de lujo, o, lo que es lo mismo, disminuiría
la parte destinada a cambiarse por mercancías de lujo
importadas del extranjero y aumentaría la parte
consumida en su forma natural; o, lo que también
resulta lo mismo, una parte mayor de la producción
nacional se cambiaría por artículos de primera
necesidad importados, en vez de cambiarse por
artículos de lujo. Por tanto, después de trastornar
temporalmente los precios del mercado, la subida
general del tipo de salarios sólo conduciría a una baja
general de la cuota de ganancia, sin introducir ningún
cambio permanente en los precios de las mercancías.
Y si se me dice que en la anterior argumentación
doy por supuesto que todo el incremento de los
salarios se invierte en artículos de primera necesidad,
replicaré que parto del supuesto más favorable para
el punto de vista del ciudadano Weston. Si el
incremento de los salarios se invirtiese en objetos que
antes no entraban en el consumo de los obreros, no
sería necesario pararse a demostrar que su poder
adquisitivo había experimentado un aumento real.
Pero, como no es más que la consecuencia de la
subida de los salarios, este aumento del poder
adquisitivo del obrero tiene que corresponder
exactamente a la disminución del poder adquisitivo
de los capitalistas. Es decir, que la demanda global
de mercancías no aumentaría, sino que cambiarían
los elementos integrantes de esta demanda. El
aumento de la demanda de un lado se compensaría
con la disminución de la demanda de otro lado. Por
este camino, como la demanda global permanece
invariable, no se operaría ningún cambio en los
precios de mercado de las mercancías.
Os veis, por tanto, situados ante un dilema. Una
de dos: o el incremento de los salarios se invierte por
igual en todos los artículos de consumo, en cuyo caso
la expansión de la demanda por parte de la clase
obrera tiene que compensarse con la contracción de
la demanda por parte de la clase capitalista; o el
incremento de los salarios sólo se invierte en
determinados artículos cuyos precios en el mercado
aumentarán temporalmente: en este caso, el alza y la
baja respectiva de la cuota de ganancia en unas y
otras ramas industriales provocarán un cambio en
cuanto a la distribución del capital y el trabajo, en
tanto la oferta se acople en unas ramas a la mayor
demanda y en otras a la demanda menor. En el
primer supuesto, no se producirá ningún cambio en
los precios de las mercancías. En el segundo, tras
algunas oscilaciones de los precios del mercado, los
valores de cambio de las mercancías descenderán a
su nivel primitivo. En ambos casos, tendremos que la
subida general del tipo de salarios sólo conducirá, en
fin de cuentas, a una baja general de la cuota de
ganancia.
19
Para espolear vuestra imaginación, el ciudadano
Weston os invitaba a pensar en las dificultades que
acarrearía en Inglaterra un alza general de los
jornales de los obreros agrícolas, de nueve a
dieciocho chelines. ¡Pensad, exclamaba, en el
enorme aumento de la demanda de artículos de
primera necesidad que eso supondría y, en su
consecuencia, la subida espantosa de los precios a
que daría lugar! Pues bien, todos sabéis que los
jornales medios de los obreros agrícolas en
Norteamérica son más del doble que los de los
obreros agrícolas en Inglaterra, a pesar de que allí los
precios de los productos agrícolas son más bajos que
aquí, a pesar de que en los Estados Unidos reinan las
mismas relaciones generales entre el capital y el
trabajo que en Inglaterra y a pesar de que el volumen
anual de la producción norteamericana es mucho más
reducido que el de la inglesa. ¿Por qué, pues, nuestro
amigo echa esta campana a rebato? Sencillamente,
para desplazar el verdadero problema. Un aumento
repentino de salarios de nueve a dieciocho chelines,
representaría una subida repentina del 100 por 100.
Ahora bien, aquí no discutimos en absoluto si en
Inglaterra podría elevarse de pronto el tipo general de
salarios en un 100 por 100. No nos interesa para nada
la cuantía del aumento, que en cada caso concreto
depende de las circunstancias y tiene que adaptarse a
ellas. Lo único que nos interesa es investigar en qué
efectos se traduciría un alza general del tipo de
salarios, aunque no excediese del uno por ciento.
Dejando a un lado esta alza fantástica del 100 por
100 del amigo Weston, voy a encaminar vuestra
atención hacia el aumento efectivo de salarios
operado en la Gran Bretaña en la década que va de
1849 a 1859.
Todos conocéis la ley de las diez horas, o mejor
dicho, de las diez horas y media, promulgada en
1848. Fue uno de los mayores cambios económicos
que hemos presenciado. Representaba un aumento
súbito y obligatorio de salarios, no ya en algunas
industrias locales, sino en las ramas industriales que
van a .la cabeza, y por medio de las cuales Inglaterra
domina los mercados del mundo. Era una subida de
salarios que se operaba en circunstancias
excepcionalmente desfavorables. El doctor Ure, el
profesor Senior y todos los demás portavoces
oficiales de la burguesía en el campo de la Economía
se empeñaron en demostrar, y debo decir que lo
hicieron con razones mucho más sólidas que nuestro
amigo Weston, que aquello era tocar a muerto por la
industria inglesa. Demostraron que no se trataba de
un aumento de salarios puro y simple, sino de un
aumento de salarios provocado por la disminución de
la cantidad de trabajo invertido y basado en ella.
Afirmaban que la duodécima hora, que se quería
arrebatar al capitalista, era precisamente la única en
que éste obtenía su ganancia. Amenazaron con el
descenso de la acumulación, la subida de los precios,
C. Marx y F. Engels
20
la pérdida de mercados, el decrecimiento de la
producción, la reacción consiguiente sobre los
salarios y, por último, la ruina. Sostenían que la ley
del máximo43 dictada por Maximiliano Robespierre
era, comparada con aquello, una pequeñez; yen cierto
sentido tenían razón. ¿Y cuál fue, en realidad, el
resultado? Que los salarios en dinero de los obreros
fabriles aumentaron a pesar de haberse reducido la
jornada de trabajo, que creció considerablemente el
número de obreros fabriles ocupados, que bajaron
constantemente los precios de sus productos, que se
desarrollaron
maravillosamente
las
fuerzas
productivas de su trabajo y se dilataron en
proporciones inauditas y cada vez mayores los
mercados para sus artículos. Yo mismo pude
escuchar en Manchester, en 1861, en una asamblea
convocada por la Sociedad para el Fomento de la
Ciencia, cómo el señor ewman confesaba que él, el
doctor Ure, Senior y todos los demás representantes
oficiales de la ciencia económica se habían
equivocado, mientras que el instinto del pueblo había
sabido ver certeramente. Cito aquí a W. Newman44 y
no al profesor Francis Newman, porque aquél ocupa
en la ciencia económica una posición preeminente
como colaborador y editor de la Historia de los
Precios, de Mr. Thomas Tooke, esta obra magnífica,
que estudia la historia de los precios desde 1793
hasta 1856. Si la idea fija de nuestro amigo Weston
acerca del volumen fijo de los salarios, de un
volumen de producción fijo, de un grado fijo de
productividad del trabajo, de una voluntad fija y
constante de los capitalistas y todo lo demás fijo y
definitivo en Weston fuesen exactos, el profesor
Senior habría acertado con sus sombrías
predicciones, y, en cambio, se habría equivocado
Roberto Owen, que ya en 1816 proclamaba la
disminución general de la jornada de trabajo como el
primer paso preparatorio para la emancipación de la
clase obrera45, implantándola él mismo por su cuenta
y riesgo en su fábrica textil de New Lanark, frente al
prejuicio generalizado.
En la misma época en que se implantaba la ley de
las diez horas y se producía el subsiguiente aumento
de los salarios, tuvo lugar en la Gran Bretaña, por
razones que no cabe exponer aquí, una subida
general de los jornales de los obreros agrícolas.
43
En el período de la revolución burguesa de Francia, la
Convención jacobina instituyó en 1793 y 1794 precios
máximos fijos para varios artículos de primera necesidad,
a la par con salarios máximos fijos.
44
La Sociedad británica para el fomento de la ciencia fue
fundada en 1831 y existe actualmente. Marx se refiere a la
intervención de W. Newmarch (Marx se equivocó en la
transcripción de este nombre) en una reunión de la sección
económica de la Sociedad en septiembre de 1861.
45
Véase R. Owen. Observations on the Effect of the
Manufacturing System («Observaciones sobre la influencia
del sistema industrial»), London, 1817, p. 76.
Aunque no es necesario para mi objeto inmediato,
haré unas indicaciones previas para no induciros a
error.
Si una persona percibe dos chelines de salario a la
semana y después éste se le sube a cuatro chelines, el
tipo de salario habrá aumentado en el 100 por 100.
Esto, expresado como aumento del tipo de salario,
parecería algo maravilloso, aunque en realidad la
cuantía efectiva del salario, o sea, cuatro chelines a
la semana, siga siendo un mísero salario de hambre.
Por tanto, no debéis dejaros fascinar por los
altisonantes tantos por ciento en el tipo de salario,
sino preguntar siempre cuál era la cuantía primitiva
del jornal.
Además, comprenderéis que si hay diez obreros
que ganan cada uno dos chelines a la semana, cinco
obreros que ganan cinco chelines cada uno y otros
cinco que ganan once, entre los veinte ganarán cien
chelines o cinco libras esterlinas a la semana. Si
luego la suma global de estos salarios semanales
aumenta, digamos en un 20 por 100, arrojará una
subida de cinco libras a seis. Fijándonos en el
promedio, podríamos decir que, el tipo general de
salarios ha aumentado en un 20 por 100, aunque, en
realidad, los salarios de los diez obreros no varíen y
los salarios de uno de los dos grupos de cinco obreros
sólo aumenten de cinco chelines a seis por persona,
aumentando la suma de salarios del otro grupo de
cinco obreros de cincuenta y cinco a setenta. Aquí, la
mitad de los obreros no mejoraría absolutamente en
nada de situación, la cuarta parte experimentaría un
alivio insignificante, y sólo la cuarta parte restante
obtendría una mejora efectiva. Pero, calculando la
media, la suma global de salarios de estos veinte
obreros aumentaría en un 20 por 100, y en lo que se
refiere al capital global que los emplea y los precios
de las mercancías que producen, sería exactamente lo
mismo que si todos participasen por igual en la
subida media de los salarios. En el caso de los
obreros agrícolas, como el nivel de los salarios
abonados en los distintos condados de Inglaterra y
Escocia difiere considerablemente, el aumento les
afectó de un modo muy desigual.
Finalmente, durante la época en que tuvo lugar
esa subida de salarios se manifestaron también
influencias que la contrarrestaban, tales como los
nuevos impuestos que trajo consigo la guerra contra
Rusia46, la demolición extensiva de las viviendas de
los obreros agrícolas47, etc.
46
Trátase de la Guerra de Crimea de 1853-1856 que
sostuvo Rusia contra las fuerzas coligadas de Inglaterra,
Francia, Turquía y Cerdeña por la influencia predominante
en el Medio Oriente. Debe su nombre al lugar del teatro
fundamental de las hostilidades. Terminó con la derrota de
Rusia.
47
A mediados del siglo XIX desempeñó cierto papel en el
incremento de la demolición masiva de viviendas en las
zonas rurales el que las proporciones del impuesto en
Salario, precio y ganancia
Después de tantos prolegómenos, paso a
consignar que de 1849 a 1859 el tipo medio de
salarios de los obreros del campo en la Gran Bretaña
experimentó un aumento del cuarenta por ciento,
aproximadamente. Podría aduciros copiosos detalles
en apoyo de mi afirmación, pero para el objeto que se
persigue creo que bastará con remitiros a la
concienzuda y crítica conferencia que el difunto Sr.
John C. Morton dio en 1859, en la Sociedad de las
Artes48 de Londres sobre «Las fuerzas aplicadas en
la agricultura». El señor Morton expone los datos
estadísticos sacados de las cuentas y otros
documentos auténticos de unos cien agricultores, en
doce condados de Escocia y treinta y cinco de
Inglaterra.
Según el punto de vista de nuestro amigo Weston,
y considerando además el alza simultánea operada en
los salarios de los obreros fabriles durante los años
1849-1859, los precios de los productos agrícolas
hubieran debido experimentar un aumento enorme.
Pero, ¿qué aconteció, en realidad? A pesar de la
guerra contra Rusia y de las malas cosechas que se
dieron consecutivamente en los años 1854 a 1856,
los precios medios del trigo, que es el principal
producto agrícola de Inglaterra, bajaron de unas tres
libras esterlinas por quarter, a que se había cotizado
durante los años de 1838 a 1848, hasta unas dos
libras y diez chelines el quarter, a que se cotizó de
1849 a 1859. Esto representa una baja del precio del
trigo de más del 16 por 100, con un alza media
simultánea del 40 por 100 en los jornales de los
obreros agrícolas. Durante la misma época, si
comparamos el final con el comienzo, es decir, el año
de 1859 con el de 1849, el número oficial de
indigentes desciende de 934.419 a 860.470, lo que
supone una diferencia de 73.949; reconozco que es
una disminución muy pequeña, que además vuelve a
desaparecer en los años siguientes; pero es, con todo,
una disminución.
Se nos podría decir que, a consecuencia de la
derogación de las leyes cerealistas49, la importación
beneficio de los pobres que abonaban los propietarios de
tierras dependiese en medida considerable del número de
familias indigentes que vivían en sus posesiones. Los
propietarios de tierras preferían desembarazarse de los
locales que no necesitaban personalmente, pero que podían
servir de abrigo para la población rural «superflua».
48
La Sociedad de las Artes («Society of Arts»), sociedad
filantrópica ilustrativa burguesa, fue fundada en 1754, en
Londres. El mencionado informe fue leído por John
Chalmers Morton, hijo de John Morton.
49
Las llamadas leyes cerealistas, adoptadas con vistas a
restringir o prohibir la importación de cereales del
extranjero, fueron promulgadas en Inglaterra en beneficio
de los grandes terratenientes (landlords). En 1838, los
fabricantes Cobden y Bright, de Manchester, fundaron la
Liga contra las leyes cerealistas. Al reivindicar la completa
libertad de comercio, la Liga exigía la derogación de estas
leyes, a fin de reducir los salarios de los obreros y debilitar
21
de trigo extranjero durante el período de 1849 a 1859
aumentó en más de dos veces, comparada con la de
1838 a 1848. Y ¿qué se infiere de esto? Desde el
punto de vista del ciudadano Weston, hubiera debido
suponerse que esta enorme demanda repentina y
creciente sin cesar en los mercados extranjeros había
hecho subir hasta un nivel espantoso los precios de
los productos agrícolas, puesto que los efectos de la
creciente demanda son los mismos cuando procede
de fuera que cuando proviene de dentro. Pero, ¿qué
ocurrió, en realidad? Si se exceptúa algunos años de
malas cosechas, vemos que en Francia se quejan
constantemente, durante todo este tiempo, de la
ruinosa baja del precio del trigo; los norteamericanos
veíanse constantemente obligados a quemar el
sobrante de su producción, y Rusia, si hemos de creer
al señor Urquhart, atizó la guerra civil en los Estados
Unidos50 porque la competencia de los yanquis
paralizaba la exportación de productos agrícolas
rusos a los mercados de Europa.
Reducida a su forma abstracta, el argumento del
ciudadano Weston se traduciría en lo siguiente: todo
aumento de la demanda se opera siempre sobre la
base de un volumen dado de producción. Por tanto,
no puede hacer aumentar nunca la oferta de los
artículos apetecidos, sino solamente hacer subir su
precio en dinero. Ahora bien, la más común
observación demuestra que, en algunos casos, el
aumento de la demanda no altera para nada los
precios de las mercancías, y que en otros casos
provoca un alza pasajera de los precios del mercado,
a la que sigue un aumento de la oferta, seguido a su
vez por la baja de los precios hasta su nivel
primitivo, y en muchos casos por debajo de él. El
que el aumento de la demanda obedezca al alza de
los salarios o a otra causa cualquiera, no altera para
nada los términos del problema. Desde el punto de
vista del ciudadano Weston, tan difícil resulta
explicarse el fenómeno general como el que se revela
bajo las circunstancias excepcionales de una subida
de salarios. Por tanto, su argumento no tiene nada
que ver con el objeto que nos ocupa. Sólo pone de
manifiesto su perplejidad ante las leyes por virtud de
las cuales una mayor demanda provoca una mayor
oferta y no un alza definitiva de los precios del
mercado.
las posiciones económicas y políticas de la aristocracia
terrateniente. Como resultado de la lucha, en 1846 fue
adoptado el bill de derogación de las leyes cerealistas, lo
cual significó la victoria de la burguesía industrial sobre la
aristocracia terrateniente.
50
La guerra civil de orteamérica (1861-1865) se libró
entre los Estados industriales del Norte y los sublevados
Estados esclavistas del Sur. La clase obrera de Inglaterra
se opuso a la política de la burguesía nacional, que
apoyaba a los plantadores esclavistas, e impidió con su
acción la intervención de Inglaterra en esa contienda.
22
3. Salarios y dinero
Al segundo día de debate, nuestro amigo Weston
vistió su vieja afirmación con nuevas formas. Dijo: al
producirse un alza general de los salarios en dinero,
se necesitará más dinero contante para abonar los
mismos salarios. Siendo la cantidad de dinero
circulante una cantidad fija, ¿cómo vais a poder
pagar, con esa suma fija de dinero circulante, una
suma mayor de salarios en dinero? En un principio,
la dificultad surgía de que, aunque subiese el salario
en dinero del obrero, la cantidad de mercancías que
le correspondía era fija; ahora, surge del aumento de
los salarios en dinero, a pesar de existir un volumen
fijo de mercancías. Y, naturalmente, si rechazáis su
dogma originario, desaparecerán también las
dificultades concomitantes.
Voy a demostraros, sin embargo, que esté
problema de la Circulación del dinero no tiene nada
absolutamente que ver con el tema que nos ocupa.
En vuestro país, el mecanismo de pagos está
mucho más perfeccionado que en ningún otro país de
Europa. Gracias a la extensión y concentración del
sistema bancario, se necesita mucho menos dinero
circulante para poner en circulación la misma
cantidad de valores y realizar el mismo o mayor
número de operaciones. En lo que respecta, por
ejemplo, a los salarios, el obrero fabril inglés entrega
semanalmente su salario al tendero, que lo envía
.todas las semanas al banquero; éste lo devuelve
semanalmente al fabricante, quien vuelve a pagarlo a
sus obreros, y así sucesivamente. Gracias a este
mecanismo, el salario anual de un obrero, que
asciende, supongamos, a cincuenta y dos libras
esterlinas, puede pagarse con un solo soberano que
recorra todas las semanas el mismo ciclo. Incluso en
Inglaterra, este mecanismo de pagos no es tan
perfecto como en Escocia, y no en todas partes
presenta la misma perfección; por eso vemos que,
por ejemplo, en algunas comarcas agrícolas se
necesita, si las comparamos con las comarcas
fabriles, mucho más dinero para poner en circulación
un volumen más pequeño de valores.
Si cruzáis el Canal, veréis que en el continente los
salarios en dinero son mucho más bajos que en
Inglaterra, a pesar de lo cual en Alemania, en Italia,
en Suiza y en Francia se necesita, para pagarlos, una
cantidad mucho mayor de dinero. El mismo soberano
no va a parar tan rápidamente a manos del banquero,
ni retorna con tanta prontitud al capitalista industrial;
por eso, en lugar del soberano necesario en Inglaterra
para poner en circulación cincuenta y dos libras
esterlinas al año, en el continente, para abonar un
salario anual que ascienda a la suma de veinticinco
libras, se necesitan tal vez tres soberanos. De este
modo, comparando los países del continente con
Inglaterra, veréis en seguida que salarios en dinero
bajos pueden exigir, para su circulación, cantidades
mucho mayores de dinero que los salarios altos, y
C. Marx y F. Engels
que esto no es, en realidad, más que un problema
puramente técnico, que nada tiene que ver con el
tema que nos ocupa.
Según los mejores cálculos que conozco, los
ingresos anuales de la clase obrera de este país
pueden cifrarse en unos 250 millones de libras
esterlinas. Esta enorme suma se pone en circulación
mediante unos tres millones de libras. Supongamos
que se produzca una subida de salarios del 50 por
100. En vez de tres millones, se necesitarían cuatro
millones y medio en dinero circulante. Como una
parte considerable de los gastos diarios del obrero se
cubre con plata y cobre, es decir, con simples signos
monetarios, cuyo valor en relación al oro se fija
arbitrariamente por la ley, al igual que el valor del
papel moneda no canjeable, resulta que esa subida
del 50 por 100 de los salarios en dinero supondría, en
el peor de los casos, el aumentar la circulación,
digamos, en un millón de soberanos. Se lanzaría a la
circulación un millón, que ahora está reposando en
los sótanos del Banco de Inglaterra o en las cajas de
la Banca privada, en forma de lingotes o de metal
amonedado. E incluso podría ahorrarse, y se
ahorraría efectivamente, el gasto insignificante que
supondría la acuñación suplementaria o el mayor
desgaste de ese millón, si la necesidad de aumentar el
dinero puesto en circulación produjese algún
rozamiento. Todos sabéis que el dinero circulante de
este país se divide en dos grandes grupos. Una parte,
consistente en billetes de banco de las más diversas
clases, se emplea en las transacciones entre
comerciantes, y también en las transacciones entre
comerciantes y consumidores, para saldar los pagos
más importantes; otra parte de los medios de
circulación, la moneda de metal, circula en el
comercio al por menor. Aunque distintas, estas dos
clases de medios de circulación se mezclan y
combinan mutuamente. Así, la moneda de oro
circula, en una buena proporción, incluso en pagos
importantes, para cubrir las cantidades fraccionarias
inferiores a cinco libras. Pues bien: si mañana se
emitiesen billetes de cuatro libras, de tres o de dos, el
oro que llena estos canales de circulación saldría en
seguida de ellos y afluiría a aquellos canales en que
fuese necesario para atender a la subida de los
jornales en dinero. Por este procedimiento, podría
movilizarse el millón adicional exigido por la subida
de los salarios en un 50 por 100, sin añadir ni un solo
soberano. Y el mismo resultado se conseguiría, sin
emitir ni un billete de banco adicional, con sólo
aumentar la circulación de letras de cambio, como
ocurrió durante mucho tiempo en el condado de
Lancaster.
Si una subida general del tipo de salarios, por
ejemplo, del 100 por 100, como el ciudadano Weston
supone respecto a los salarios de los obreros del
campo, provocase una gran alza en los precios de los
artículos de primera necesidad y exigiese, según sus
Salario, precio y ganancia
conceptos, una suma adicional de medios de pago,
que no podría conseguirse, una baja general de
salarios debería producir el mismo resultado y en
idéntica proporción, aunque en sentido inverso. Pues
bien, todos sabéis que los años de 1858 a 1860
fueron los años más favorables para la industria
algodonera y que sobre todo el año de 1860 ocupa a
este respecto un lugar único en los anales del
comercio; este año fue también de gran prosperidad
para las otras ramas industriales. En 1860, los
salarios de los obreros del algodón y de los demás
obreros relacionados con esta industria fueron más
altos que nunca hasta entonces. Pero vino la crisis
norteamericana, y todos estos salarios viéronse
reducidos de pronto a la cuarta parte,
aproximadamente, de su suma anterior. En sentido
inverso, esto habría supuesto una subida del 300 por
100. Cuando los salarios suben de cinco chelines a
veinte, decimos que experimentan una subida del 300
por 100; si bajan de veinte chelines a cinco, decimos
que descienden el 75 por 100, pero la cuantía de la
subida en un caso y de la baja en el otro es la misma,
a saber: 15 chelines. Sobrevino, pues, un cambio
repentino en el tipo de los salarios, como jamás se
había conocido anteriormente, y el cambio afectó a
un número de obreros que, si no incluimos tan sólo a
los que trabajaban directamente en la industria
algodonera, sino también a los que dependían
indirectamente de esta industria, excedía en una
mitad al censo de los obreros agrícolas. ¿Acaso bajó
el precio del trigo? Al contrario, subió de 47 chelines
y 8 peniques por quarter, que había sido el precio
medio en los tres años de 1858 a 1860, a 55 chelines
y 10 peniques el quarter, según la media anual de los
tres años de 1861 a 1863. Por lo que se refiere a los
medios de pago, durante el año 1861 se acuñaron en
la Casa de la Moneda 8.673.232 libras esterlinas,
contra 3.378.102 libras que se habían acuñado en
1860; es decir, que en 1861 se acuñaron 5.295.130
libras esterlinas más que en 1860. Es cierto que el
volumen de circulación de billetes de banco en 1861
arrojó 1.319.000 libras menos que el de 1860.
Descontemos esto y aún quedará para el año 1861,
comparado con el anterior año de prosperidad, 1860,
un superávit de medios de circulación por valor de
3.976.130 libras, casi cuatro millones de libras
esterlinas; en cambio, la reserva de oro del Banco de
Inglaterra durante este período de tiempo disminuyó,
no en la misma proporción exactamente, pero en una
proporción aproximada.
Comparad ahora el año 1862 con el año 1842.
Prescindiendo del enorme aumento del valor y del
volumen de las mercancías en circulación, el capital
desembolsado solamente para cubrir las operaciones
regulares de acciones, empréstitos, etc., de valores de
los ferrocarriles, asciende, en Inglaterra y el País de
Gales, durante el año 1862, a la suma de 320.000.000
de libras esterlinas, cifra que en 1842 habría parecido
23
fabulosa. Y, sin embargo, las sumas globales de los
medios de circulación fueron casi iguales en los años
1862 y 1842; y, en términos generales, advertiréis,
frente a un enorme aumento de valor no sólo de las
mercancías, sino también en general de las
operaciones en dinero, una tendencia a la
disminución progresiva de éste. Desde el punto de
vista de nuestro amigo Weston, esto es un enigma
indescifrable.
Si hubiese ahondado algo más en el asunto, habría
visto que, prescindiendo de los salarios y suponiendo
que éstos permanezcan invariables, el valor y el
volumen de las mercancías puestas en circulación, y,
en general, la cuantía de las operaciones en dinero
concertadas, varían diariamente; que la cuantía de
billetes de banco emitidos varía diariamente; que la
cuantía de los pagos que se efectúan sin ayuda de
dinero, por medio de letras de cambio, cheques,
créditos sentados en los libros, las clearing houses,
varía diariamente; que en la medida en que se
necesita acudir al verdadero dinero en metálico, la
proporción entre las monedas que circulan y las
monedas y los lingotes guardados en reserva o
atesorados en los sótanos de los Bancos, varía
diariamente; que la suma del oro absorbido por la
circulación nacional y enviado al extranjero para los
fines de la circulación internacional, varía
diariamente. Habría visto que su dogma del
pretendido volumen fijo de los medios de pago es un
tremendo error, incompatible con la realidad de todos
los días. Se habría informado de las leyes que
permiten a los medios de pago adaptarse a
condiciones que varían tan constantemente, en vez de
convertir su falsa concepción acerca de las leyes de
la circulación monetaria en un argumento contra la
subida de los salarios.
4. Oferta y demanda
Nuestro amigo Weston hace suyo el proverbio
latino de repetito est mater studiorum, que quiere
decir: «la repetición es la madre del estudios, razón
por la cual nos repite su dogma inicial bajo la nueva
forma de que la reducción de los medios de pago
operada por la subida de los salarios determinaría una
disminución del capital, etcétera. Después de haber
desechado sus extravagancias acerca de los medios
de pago, considero de todo punto inútil detenerme a
examinar las consecuencias imaginarias que él cree
emanan de su imaginaria conmoción de los medios
de pago. Paso, pues, inmediatamente a reducir a su
expresión teórica más simple su dogma, que es
siempre uno y el mismo, aunque lo repita bajo tantas
formas diversas.
Una sola observación pondrá de manifiesto la
ausencia de sentido crítico con que trata su tema. Se
declara contrario a la subida de salarios o a los
salarios altos que resultarían a consecuencia de esta
subida. Ahora bien, le pregunto yo: ¿qué son salarios
24
altos y qué salarios bajos? ¿Por qué, por ejemplo,
cinco chelines semanales se considera como salario
bajo y veinte chelines a la semana se reputa salario
alto? Si un salario de cinco es bajo en comparación
con uno de veinte, el de veinte será todavía más bajo
en comparación con uno de doscientos. Si alguien
diese una conferencia sobre el termómetro y se
pusiese a declamar sobre grados altos y grados bajos,
no enseñaría nada a nadie. Lo primero que tendría
que explicar es cómo se encuentra el punto de
congelación y el punto de ebullición y cómo estos
dos puntos determinantes obedecen a leyes naturales
y no a la fantasía de los vendedores o de los
fabricantes de termómetros. Pues bien, por lo que se
refiere a los salarios y las ganancias, el ciudadano
Weston, no sólo no ha sabido deducir de las leyes
económicas esos puntos determinantes, sino que no
ha sentido siquiera la necesidad de indagarlos. Se
contenta con admitir las expresiones vulgares y
corrientes de bajo y alto, como si estos términos
tuviesen alguna significación fija, a pesar de que
salta a la vista que los salarios sólo pueden calificarse
de altos o de bajos comparándolos con alguna norma
que nos permita medir su magnitud.
El ciudadano Weston no podrá decirme por qué se
paga una determinada suma de dinero por una
determinada cantidad de trabajo. Si me contestase
que esto lo regula la ley de la oferta y la demanda, le
pediría ante todo que me dijese por qué ley se
regulan, a su vez, la demanda y la oferta. Y esta
contestación le pondría inmediatamente fuera de
combate. Las relaciones entre la oferta y la demanda
de trabajo se hallan sujetas a constantes
fluctuaciones, y con ellas fluctúan los precios del
trabajo en el mercado. Si la demanda excede de la
oferta, suben los salarios; si la oferta rebasa a la
demanda, los salarios bajan, aunque en tales
circunstancias pueda ser necesario comprobar el
verdadero estado de la demanda y la oferta, v. gr.,
por medio de una huelga o por otro procedimiento
cualquiera. Pero si tomáis la oferta y la demanda
como ley reguladora de los salarios, sería tan pueril
como inútil clamar contra las subidas de salarios,
puesto que, con arreglo a la ley suprema que
invocáis, las subidas periódicas de los salarios son
tan necesarias y tan legítimas como sus bajas
periódicas. Y si no consideráis la oferta y la demanda
como ley reguladora de los salarios, entonces repito
mi pregunta anterior: ¿por qué se da una determinada
suma de dinero por una determinada cantidad de
trabajo?
Pero enfoquemos la cosa desde un punto de vista
más amplio: os equivocaríais de medio a medio, si
creyerais que el valor del trabajo o de cualquier otra
mercancía se determina, en último término, por la
oferta y la demanda. La oferta y la demanda no
regulan más que las oscilaciones pasajeras de los
precios en el mercado. Os explicarán por qué el
C. Marx y F. Engels
precio de un artículo en el mercado sube por encima
de su valor o cae por debajo de él, pero no os
explicarán jamás este valor en sí. Supongamos que la
oferta y la demanda se equilibren o se cubran
mutuamente, como dicen los economistas. En el
mismo instante en que estas dos fuerzas contrarias se
nivelan, se paralizan mutuamente y dejan de actuar
en uno u otro sentido. En el instante mismo en que la
oferta y la demanda se equilibran y dejan, por tanto,
de actuar, el precio de una mercancía en el mercado
coincide con su valor real, con el precio normal en
torno al cual oscilan sus precios en el mercado. Por
tanto, si queremos investigar el carácter de este valor,
no tenemos que preocuparnos de los efectos
transitorios que la oferta y la demanda ejercen sobre
los precios del mercado. Y otro tanto cabría decir de
los salarios y de los precios de todas las demás
mercancías.
5. Salarios y precios
Reducidos a su expresión teórica más simple,
todos los argumentos de nuestro amigo se traducen
en un solo y único dogma: «Los precios de las
mercancías se determinan o regulan por los
salarios».
Frente a este anticuado y desacreditado error,
podría invocar el testimonio de la observación
práctica. Podría deciros que los obreros fabriles, los
mineros, los trabajadores de los astilleros y otros
obreros ingleses, cuyo trabajo está relativamente bien
pagado, baten a todas las demás naciones por la
baratura de sus productos, mientras que el jornalero
agrícola inglés, por ejemplo, cuyo trabajo está
relativamente mal pagado, es batido por casi todas
las demás naciones, a consecuencia de la carestía de
sus productos. Comparando unos artículos con otros
dentro del mismo país y las mercancías de distintos
países entre sí, podría demostrar que, si se prescinde
de algunas excepciones más aparentes que reales, por
término medio, el trabajo bien retribuido produce
mercancías baratas y el trabajo mal pagado,
mercancías caras. Esto no demostraría, naturalmente,
que el elevado precio del trabajo, en unos casos, y en
otros su precio bajo sean las causas respectivas de
estos efectos diametralmente opuestos, pero sí
serviría para probar, en todo caso, que los precios de
las mercancías no se determinan por los precios del
trabajo. Sin embargo, es de todo punto superfluo,
para nosotros, aplicar este método empírico.
Podría, tal vez, negarse que el ciudadano Weston
mantenga el dogma de que «los precios de las
mercancías se determinan o regulan por los
salarios». Y el hecho es que jamás lo ha formulado.
Dice, por el contrario, que la ganancia y la renta del
suelo son también partes integrantes de los precios de
las mercancías, puesto que de éstos tienen que ser
pagados no sólo los salarios de los obreros, sino
también las ganancias del capitalista y las rentas del
Salario, precio y ganancia
terrateniente Pero, ¿cómo se forman los precios,
según su modo de ver? Se forman, en primer
término, por los salarios. Luego, se añade al precio
un tanto por ciento adicional a beneficio del
capitalista y otro tanto por ciento adicional a
beneficio del terrateniente. Supongamos que los
salarios abonados por el trabajo invertido en la
producción de una mercancía ascienden a diez. Si la
cuota de ganancia fuese del 100 por 100, el
capitalista añadiría a los salarios desembolsados diez,
y si la cuota de renta fuese también del 100 por 100
sobre los salarios, habría que añadir diez más, con lo
cual el precio total de la mercancía se cifraría en
treinta. Pero semejante determinación del precio
significaría simplemente que éste se determina por
los salarios. Si éstos, en nuestro ejemplo anterior,
ascendiesen a veinte, el precio de la mercancía
ascendería a sesenta, y así sucesivamente. He aquí
por qué todos los escritores anticuados de Economía
política que sentaban la tesis de que los salarios
regulan los precios, intentaban probarla presentando
la ganancia y la renta del suelo como simples
porcentajes adicionales sobre los salarios. Ninguno
era capaz, naturalmente, de reducir los limites de
estos recargos porcentuales a una ley económica.
Parecían creer, por el contrario, que las ganancias se
fijaban por la tradición, la costumbre, la voluntad del
capitalista o por cualquier otro método igualmente
arbitrario e inexplicable. Cuando dicen que las
ganancias se determinan por la competencia entre los
capitalistas, no dicen absolutamente nada. Esta
competencia, indudablemente, nivela las distintas
cuotas de ganancia de las diversas industrias, o sea,
las reduce a un nivel medio, pero jamás puede
determinar este nivel mismo o la cuota general de
ganancia.
¿Qué queremos decir, cuando afirmamos que los
precios de las mercancías se determinan por los
salarios? Como el salario no es más que una manera
de denominar el precio del trabajo, al decir esto,
decimos que los precios de las mercancías se regulan
por el precio del trabajo. Y como «precio» es valor
de cambio -y cuando hablo del valor, me refiero
siempre al valor de cambio-, valor de cambio
expresado en dinero, aquella afirmación equivale a
esta otra: «el valor de las mercancías se determina
por el valor del trabajo», o, lo que es lo mismo: «el
valor del trabajo es la medida general de valor».
Pero, ¿cómo se determina, a su vez, «el valor del
trabajo»? Al llegar aquí, nos encontramos en un
punto muerto. Siempre y cuando, claro está, que
intentemos razonar lógicamente. Pero los defensores
de esta teoría no sienten grandes escrúpulos en
materia de lógica. Tomemos, por ejemplo, a nuestro
amigo Weston. Primero nos decía que los salarios
regulaban los precios de las mercancías y que, por
tanto, éstos tenían que subir cuando subían aquéllos.
Luego, virando en redondo, nos demostraba que una
25
subida de salarios no serviría de nada, porque
subirían también los precios de las mercancías y
porque los salarios se medían, en realidad, por los
precios de las mercancías con ellos compradas. Así,
pues, empezamos por la afirmación de que el valor
del trabajo determina el valor de la mercancía, y
terminamos afirmando que el valor de la mercancía
determina el valor del trabajo. De este modo, no
hacemos más que movernos en el más vicioso de los
círculos sin llegar a ninguna conclusión.
Salta a la vista, en general, que, tomando el valor
de una mercancía, por ejemplo el trabajo, el trigo u
otra mercancía cualquiera, como medida y regulador
general del valor, no hacemos más que desplazar la
dificultad, puesto que determinamos un valor por
otro que, a su vez, necesita ser determinado.
Expresado en su forma más abstracta, el dogma
de que «los salarios determinan los precios de las
mercancías» viene a decir que «el valor se determina
por el valor», y esta tautología sólo demuestra que,
en realidad, no sabemos nada del valor. Si
admitiésemos semejante premisa, toda discusión
acerca de las leyes generales de la Economía política
se convertiría en pura cháchara. Por eso hay que
reconocer a Ricardo el gran mérito de haber
destruido hasta en sus cimientos con su obra
Principios de Economía política, publicada en 1817,
el viejo error, tan difundido y gastado, de que «los
salarios determinan los precios», error que habían
rechazado Adam Smith y sus predecesores franceses
en la parte verdaderamente científica de sus
investigaciones y que, sin embargo, reprodujeron en
sus capítulos más exotéricos y vulgarizantes.
6. Valor y trabajo
¡Ciudadanos! He llegado al punto en que tengo
que entrar en el verdadero desarrollo del tema. No
puedo asegurar que haya de hacerlo de un modo muy
satisfactorio, pues ello me obligaría a recorrer todo el
campo de la Economía política. Habré de limitarme,
como dicen los franceses, a effleurer la question, es
decir a tocar tan sólo los aspectos fundamentales del
problema.
La primera cuestión que tenemos que plantear es
ésta: ¿Qué es el valor de una mercancía? ¿Cómo se
determina?
A primera vista parece como si el valor de una
mercancía fuese algo completamente relativo, que no
puede determinarse sin poner a una mercancía en
relación con todas las demás. Y, en efecto, cuando
hablamos del valor, del valor de cambio de una
mercancía, entendemos las cantidades proporcionales
en que se cambia por todas las demás mercancías.
Pero esto nos lleva a preguntarnos: ¿cómo se regulan
las proporciones en que se cambian unas mercancías
por otras?
Sabemos por experiencia que estas proporciones
varían hasta el infinito. Si tomamos una sola
26
mercancía, trigo, por ejemplo, veremos que un
quarter de trigo se cambia por otras mercancías en
una serie casi infinita de proporciones. Y, sin
embargo, como su valor es siempre el mismo, ya se
exprese en seda, en oro o en otra mercancía
cualquiera, este valor tiene que ser forzosamente algo
distinto e independiente de esas diversas
proporciones en que se cambia por otros artículos.
Tiene que ser posible expresarlo en una forma muy
distinta de estas diversas ecuaciones entre diversas
mercancías.
Además, cuando digo que un quarter de trigo se
cambia por hierro en una determinada proporción o
que el valor de un quarter de trigo se expresa en una
determinada cantidad de hierro, digo que el valor del
trigo y su equivalente en hierro son iguales a una
tercera cosa que no es ni trigo ni hierro, ya que doy
por supuesto que expresan la misma magnitud en dos
formas distintas. Por tanto, cada uno de estos dos
objetos, lo mismo el trigo que el hierro, debe poder
reducirse de por sí, independientemente del otro, a
aquella tercera cosa, que es la medida común de
ambos.
Para aclarar este punto, recurriré a un ejemplo
geométrico muy sencillo. Cuando comparamos el
área de varios triángulos de las más diversas formas
y magnitudes, o cuando comparamos triángulos con
rectángulos o con otra figura rectilínea cualquiera,
¿cómo procedemos? Reducimos el área de cualquier
triángulo a una expresión completamente distinta de
su forma visible. Y como, por la naturaleza del
triángulo, sabemos que su área es igual a la mitad del
producto de su base por su altura, esto nos permite
comparar entre sí los diversos valores de toda clase
de triángulos y de todas las figuras rectilíneas, puesto
que todas ellas pueden reducirse a un cierto número
de triángulos.
El mismo procedimiento tenemos que seguir en
cuanto a los valores de las mercancías. Tenemos que
poder reducirlos todos a una expresión común,
distinguiéndolos solamente por la proporción en que
contienen esta medida igual.
Como los valores de cambio de las mercancías no
son más que funciones sociales de las mismas y no
tienen nada que ver con sus propiedades naturales, lo
primero que tenemos que preguntarnos es esto: ¿cuál
es la sustancia social común a todas las mercancías?
Es el trabajo. Para producir una mercancía hay que
invertir en ella o incorporar a ella una determinada
cantidad de trabajo. Y no simplemente trabajo, sino
trabajo social. El que produce un objeto para su uso
personal y directo, para consumirlo, crea un
producto, pero no una mercancía. Como productor
que se mantiene a sí mismo no tiene nada que ver
con la sociedad. Pero, para producir una mercancía,
no sólo tiene que crear un artículo que satisfaga una
necesidad social cualquiera, sino que su mismo
trabajo ha de representar una parte integrante de la
C. Marx y F. Engels
suma global de trabajo invertido por la sociedad. Ha
de hallarse supeditado a la división del trabajo dentro
de la sociedad. No es nada sin los demás sectores del
trabajo, y, a su vez, tiene que integrarlos.
Cuando consideramos las mercancías como
valores, las consideramos exclusivamente bajo el
solo aspecto de trabajo social realizado, plasmado, o
si queréis, cristalizado. Así consideradas, sólo
pueden distinguirse las unas de las otras en cuanto
representan cantidades mayores o menores de
trabajo; así, por ejemplo, en un pañuelo de seda
puede encerrarse una cantidad mayor de trabajo que
en un ladrillo. Pero, ¿cómo se miden las cantidades
de trabajo? Por el tiempo que dura el trabajo,
midiendo éste por horas, por días, etcétera.
Naturalmente, para aplicar esta medida, todas las
clases de trabajo se reducen a trabajo medio o simple,
como a su unidad de medida.
Llegamos, por tanto, a esta conclusión. Una
mercancía tiene un valor por ser cristalización de un
trabajo social. La magnitud de su valor o su valor
relativo depende de la mayor o menor cantidad de
sustancia social que encierra; es decir, de la cantidad
relativa de trabajo necesaria para su producción. Por
tanto, los valores relativos de las mercancías se
determinan por las correspondientes cantidades o
sumas de trabajo invertidas, realizadas, plasmadas
en ellas. Las cantidades correspondientes de
mercancías que pueden ser producidas en el mismo
tiempo de trabajo, son iguales. O, dicho de otro
modo: el valor de una mercancía guarda con el valor
de otra mercancía la misma proporción que la
cantidad de trabajo plasmada en la una guarda con la
cantidad de trabajo plasmada en la otra.
Sospecho que muchos de vosotros preguntaréis:
¿es que existe, realmente, una diferencia tan grande,
suponiendo que exista alguna, entre la determinación
de los valores de las mercancías a base de los salarios
y su determinación por las cantidades relativas de
trabajo necesarias para su producción? Pero no
debéis perder de vista que la retribución del trabajo y
la cantidad de trabajo son cosas completamente
distintas. Supongamos, por ejemplo, que en un
quarter de trigo y en una onza de oro se plasman
cantidades iguales de trabajo. Me valgo de este
ejemplo porque fue empleado por Benjamin Franklin
en su primer ensayo, publicado en 1729 y titulado A
Modest Inquiry into the ature and ecessity of a
Paper Currency ("Una modesta investigación sobre
la naturaleza y la necesidad del papel moneda"). En
este libro, Franklin fue uno de los primeros en dar
con la verdadera naturaleza del valor. Así pues,
hemos supuesto que un quarter de trigo y una onza de
oro son valores iguales o equivalentes, por ser
cristalización de cantidades iguales de trabajo
medio, de tantos días o tantas semanas de trabajo
plasmado en cada una de ellas. ¿Acaso, para
determinar los valores relativos del oro y del trigo del
Salario, precio y ganancia
modo que lo hacemos, nos referimos para nada a los
salarios qué perciben los obreros agrícolas y los
mineros? No, ni en lo más mínimo. Dejamos
completamente sin determinar cómo se paga el
trabajo diario o semanal de estos obreros, ni siquiera
decimos si aquí se emplea o no trabajo asalariado.
Aun suponiendo que sí, los salarios han podido ser
muy desiguales. Puede ocurrir que el obrero cuyo
trabajo se plasma en el quarter de trigo sólo perciba
por él dos bushels, mientras que el obrero que trabaja
en la mina puede haber percibido por su trabajo la
mitad de la onza de oro. O, suponiendo que sus
salarios sean iguales, pueden diferir, en las más
diversas proporciones, de los valores de las
mercancías por ellos creadas. Pueden representar la
mitad, la tercera parte, la cuarta parte, la quinta parte
u otra fracción cualquiera de aquel quarter de trigo o
de aquella onza de oro. Naturalmente, sus salarios no
pueden rebasar los valores de las mercancías por
ellos producidas, no pueden ser mayores que éstos,
pero sí pueden ser inferiores en todos los grados
imaginables. Sus salarios se hallarán limitados por
los valores de los productos, pero los valores de sus
productos no se hallarán limitados por los salarios.
Y, sobre todo, los valores, los valores relativos del
trigo y del oro, por ejemplo, se fijarán sin atender
para nada al valor del trabajo invertido en ellos, es
decir, sin atender para nada a los salarios. La
determinación de los valores de las mercancías por
las cantidades relativas de trabajo plasmado en ellas
difiere, como se ve, radicalmente del método
tautológico de la determinación de los valores de las
mercancías por el valor del trabajo, o sea, por los
salarios. Sin embargo, en el curso de nuestra
investigación tendremos ocasión de aclarar más
todavía este punto.
Para calcular el valor de cambio de una
mercancía, tenemos que añadir a la cantidad de
trabajo últimamente invertido en ella la que se
encerró antes en las materias primas con que se
elabora la mercancía y el trabajo incorporado a las
herramientas, maquinaria y edificios empleados en la
producción de dicha mercancía. Por ejemplo, el valor
de una determinada cantidad de hilo de algodón es la
cristalización de la cantidad de trabajo que se
incorpora al algodón durante el proceso del hilado y,
además, de la cantidad de trabajo plasmado
anteriormente en el mismo algodón, de la cantidad de
trabajo que se encierra en el carbón, el aceite y otras
materias auxiliares empleadas, y de la cantidad de
trabajo materializado en la máquina de vapor, los
husos, el edificio de la fábrica, etc. Los instrumentos
de producción propiamente dichos, tales como
herramientas, maquinaria y edificios, se utilizan
constantemente, durante un período de tiempo más o
menos largo, en procesos reiterados de producción.
Si se consumiesen de una vez, como ocurre con las
materias primas, se transferiría inmediatamente todo
27
su valor a la mercancía que ayudan a producir. Pero
como un huso, por ejemplo, sólo se desgasta
paulatinamente, se calcula un promedio, tomando por
base su duración media y su desgaste medio durante
determinado tiempo, v. gr., un día. De este modo,
calculamos qué parte del valor del huso pasa al hilo
fabricado durante un día y qué parte, por tanto,
corresponde, dentro de la suma global de trabajo que
se encierra, v. gr., en una libra de hilo, a la cantidad
de trabajo plasmada anteriormente en el huso. Para el
objeto que perseguimos, no es necesario detenerse
más en este punto.
Podría pensarse que, si el valor de una mercancía
se determina por la cantidad de trabajo que se
invierte en su producción, cuanto más perezoso o
más torpe sea un operario más valor encerrará la
mercancía producida por él, puesto que el tiempo de
trabajo necesario para producirla será mayor. Pero el
que tal piensa incurre en un lamentable error.
Recordaréis que yo empleaba la expresión «trabajo
social», y en esta denominación de «social» se
encierran muchas cosas. Cuando decimos que el
valor de una mercancía se determina por la cantidad
de trabajo encerrado o cristalizado en ella, tenemos
presente la cantidad de trabajo necesario para
producir esa mercancía en un estado social dado y
bajo determinadas condiciones sociales medias de
producción, con una intensidad media social dada y
con una destreza media en el trabajo que se invierte.
Cuando en Inglaterra el telar de vapor empezó a
competir con el telar manual, para convertir una
determinada cantidad de hilo en una yarda de lienzo
o de paño bastaba con la mitad del tiempo de trabajo
que antes se invertía. Ahora, el pobre tejedor manual
tenía que trabajar diecisiete o dieciocho horas diarias,
en vez de las nueve o diez que trabajaba antes. No
obstante, el producto de sus veinte horas de trabajo
sólo representaba diez horas de trabajo social, es
decir, diez horas de trabajo socialmente necesario
para convertir una determinada cantidad de hilo en
artículos textiles. Por tanto, su producto de veinte
horas no tenía más valor que el que antes elaboraba
en diez.
Por consiguiente, si la cantidad de trabajo
socialmente necesario materializado en las
mercancías es lo que determina el valor de cambio de
éstas, al crecer la cantidad de trabajo requerido para
producir una mercancía aumenta forzosamente su
valor, y viceversa, al disminuir aquélla, baja éste.
Si las respectivas cantidades de trabajo necesarias
para
producir
las
mercancías
respectivas
permaneciesen constantes, serían también constantes
sus valores relativos. Pero no sucede así. La cantidad
de trabajo necesaria para producir una mercancía
cambia constantemente, al cambiar las fuerzas
productivas del trabajo aplicado. Cuanto mayores son
las fuerzas productivas del trabajo, más productos se
elaboran en un tiempo de trabajo dado; y cuanto
C. Marx y F. Engels
28
menores son, menos se produce en el mismo tiempo.
Si, por ejemplo, al crecer la población se hiciese
necesario cultivar terrenos menos fértiles, habría que
invertir una cantidad mayor de trabajo para obtener la
misma producción, y esto haría subir el valor de los
productos agrícolas. De otra parte, si un solo hilador,
con ayuda de los modernos medios de producción,
convierte en hilo, al cabo de la jornada, miles de
veces más algodón que antes en el mismo tiempo con
la rueca, es evidente que ahora cada libra de algodón
absorberá miles de veces menos trabajo de hilado que
antes, y, por consiguiente, el valor que el proceso de
hilado incorpora a cada libra de algodón será miles
de veces menor. Y en la misma proporción bajará el
valor del hilo.
Prescindiendo de las diferencias que se dan en las
energías naturales y en la destreza adquirida para el
trabajo entre los distintos pueblos, las fuerzas
productivas del trabajo dependerán, principalmente:
1. De las condiciones naturales del trabajo:
fertilidad del suelo, riqueza de los yacimientos, etc.
2. Del perfeccionamiento progresivo de las
fuerzas sociales del trabajo por efecto de la
producción en gran escala, la concentración del
capital, la combinación del trabajo, la división del
trabajo, la maquinaria, los métodos perfeccionados
de trabajo, la aplicación de la fuerza química y de
otras fuerzas naturales, la reducción del tiempo y del
espacio gracias a los medios de comunicación y de
transporte, y todos los demás inventos mediante los
cuales la ciencia obliga a las fuerzas naturales a
ponerse al servicio del trabajo y se desarrolla el
carácter social o cooperativo de éste. Cuanto mayores
son las fuerzas productivas del trabajo, menos trabajo
se invierte en una cantidad dada de productos y, por
tanto, menor es el valor de estos productos. Y cuanto
menores son las fuerzas productivas del trabajo, más
trabajo se emplea en la misma cantidad de productos,
y, por tanto, mayor es el valor de cada uno de ellos.
Podemos, pues, establecer como ley general lo
siguiente:
Los valores de las mercancías están en razón
directa al tiempo de trabajo invertido en su
producción y en razón inversa a las fuerzas
productivas del trabajo empleado.
Como hasta aquí sólo hemos hablado del valor,
añadiré también algunas palabras acerca del precio,
que es una forma peculiar que reviste el valor.
De por sí, el precio no es otra cosa que la
expresión en dinero del valor. Los valores de todas
las mercancías de este país, por ejemplo, se expresan
en precios oro, mientras que en el continente se
expresan principalmente en precios plata. El valor del
oro o de la plata se determina, como el de cualquier
mercancía, por la cantidad de trabajo necesario para
su extracción. Cambiáis una cierta suma de vuestros
productos nacionales, en la que se cristaliza una
determinada cantidad de vuestro trabajo nacional, por
los productos de los países productores de oro y
plata, en los que se cristaliza una determinada
cantidad de su trabajo. Es así, por el cambio
precisamente, cómo aprendéis a expresar en oro y
plata los valores de todas las mercancías, es decir, las
cantidades de trabajo empleadas en su producción. Si
ahondáis más en la expresión en dinero del valor, o
lo que es lo mismo, en la conversión del valor en
precio, veréis que se trata de un proceso por medio
del cual dais a los valores de todas las mercancías
una forma independiente y homogénea, o mediante el
cual los expresáis como cantidades de igual trabajo
social. En la medida en que sólo es la expresión en
dinero del valor, el precio fue llamado, por Adam
Smith, precio natural, y por los fisiócratas franceses,
prix nécessaire51.
¿Qué relación guardan, pues, el valor y los
precios del mercado, o los precios naturales y los
precios del mercado? Todos sabéis que el precio del
mercado es el mismo para todas las mercancías de la
misma clase, por mucho que varíen las condiciones
de producción de los productores individuales. Los
precios del mercado no hacen más que expresar la
cantidad media de trabajo social que, bajo
condiciones medias de producción, es necesaria para
abastecer el mercado con una determinada cantidad
de cierto artículo. Se calculan con arreglo a la
cantidad global de una mercancía de determinada
clase.
Hasta aquí, el precio de una mercancía en el
mercado coincide con su valor. De otra parte, las
oscilaciones de los precios del mercado, que unas
veces exceden del valor o precio natural y otras veces
quedan por debajo de él, dependen de las
fluctuaciones de la oferta y la demanda. Los precios
del mercado se desvían constantemente de los
valores, pero como dice Adam Smith:
«El precio natural es algo así como el precio
central, hacia el que gravitan constantemente los
precios de todas las mercancías. Diversas
circunstancias accidentales pueden hacer que estos
precios excedan a veces considerablemente de aquél,
y otras veces desciendan un poco por debajo de él.
Pero, cualesquiera que sean los obstáculos que les
impiden detenerse en este centro de reposo y
estabilidad, tienden continuamente hacia él»52.
Ahora no puedo examinar más detenidamente este
asunto. Baste decir que si la oferta y la demanda se
equilibran, los precios de las mercancías en el
mercado corresponderán a sus precios naturales, es
decir, a sus valores, los cuales se determinan por las
51
Precio necesario. (N. de la Edit.)
A. Smith. An Inquiry into the ature and Causes of the
Wealth of ations («Investigación acerca de la naturaleza
y las causas de la riqueza de las naciones»), Vol. 1,
Edinburgh, 1814, p. 93.
52
Salario, precio y ganancia
respectivas cantidades de trabajo necesario para su
producción. Pero la oferta y la demanda tienen que
tender siempre a equilibrarse, aunque sólo lo hagan
compensando una fluctuación con otra, un alza con
una baja, y viceversa. Si en vez de fijaros solamente
en las fluctuaciones diarias, analizáis el movimiento
de los precios del mercado durante períodos de
tiempo más largos, como lo ha hecho, por ejemplo,
Mr. Tooke en su Historia de los Precios, descubriréis
que las fluctuaciones de los precios en el mercado,
sus desviaciones de los valores, sus alzas y bajas, se
paralizan y se compensan unas con otras, de tal modo
que, si prescindimos de la influencia que ejercen los
monopolios y algunas otras modificaciones que aquí
tenemos que pasar por alto, todas las clases de
mercancías se venden, por término medio, por sus
respectivos valores o precios naturales. Los períodos
de tiempo medios durante los cuales se compensan
entre sí las fluctuaciones de los precios en el mercado
difieren según las distintas clases de mercancías,
porque en unas es más fácil que en otras adaptar la
oferta a la demanda.
Por tanto, si en términos generales y abrazando
períodos de tiempo relativamente largos, todas las
clases de mercancías se venden por sus respectivos
valores, es absurdo suponer que la ganancia -no en
casos aislados, sino la ganancia constante y habitual
de los distintos industriales- brote de un recargo de
los precios de las mercancías o del hecho de que se
las venda por un precio que exceda de su valor. Lo
absurdo de esta idea se evidencia con generalizarla.
Lo que uno ganase constantemente como vendedor,
tendría que perderlo continuamente como comprador.
No sirve de nada decir que hay gentes que compran
sin vender, consumidores que no son productores. Lo
que éstos pagasen al productor tendrían que recibirlo
antes gratis de él. Si una persona toma vuestro dinero
y luego os lo devuelve comprándoos vuestras
mercancías, nunca os haréis ricos, por muy caras que
se las vendáis. Esta clase de negocios podrá reducir
una pérdida, pero jamás contribuir a obtener una
ganancia.
Por tanto, para explicar el carácter general de la
ganancia no tendréis más remedio que partir del
teorema de que las mercancías se venden, por
término medio, por sus verdaderos valores y que las
ganancias se obtienen vendiendo las mercancías por
su valor, es decir, en proporción a la cantidad de
trabajo materializado en ellas. Si no conseguís
explicar la ganancia sobre esta base, no conseguiréis
explicarla de ningún modo. Esto parece una paradoja
y algo contrario a lo que observamos todos los días.
También es paradójico el hecho de que la Tierra gire
alrededor del Sol y de que él agua esté formada por
dos gases muy inflamables. Las verdades científicas
son siempre paradójicas, si se las mide por el rasero
de la experiencia cotidiana, que sólo percibe la
apariencia engañosa de las cosas.
29
7. La fuerza de trabajo
Después de analizar, en la medida en que
podíamos hacerlo en un examen tan rápido, la
naturaleza del valor, del valor de una mercancía
cualquiera, hemos de encaminar nuestra atención al
peculiar valor del trabajo. Y aquí, nuevamente tengo
que provocar vuestro asombro con otra aparente
paradoja. Todos vosotros estáis convencidos de que
lo que vendéis todos los días es vuestro trabajo; de
que, por tanto, el trabajo tiene un precio, y de que,
puesto que el precio de una mercancía no es más que
la expresión en dinero de su valor, tiene que existir,
sin duda, algo que sea el valor del trabajo. Y, sin
embargo, no existe tal cosa como valor del trabajo,
en el sentido corriente de la palabra. Hemos visto que
la cantidad de trabajo necesario cristalizado en una
mercancía constituye su valor. Aplicando ahora este
concepto del valor, ¿cómo podríamos determinar el
valor de una jornada de trabajo de diez horas, por
ejemplo? ¿Cuánto trabajo se encierra en esta
jornada? Diez horas de trabajo. Si dijésemos que el
valor de una jornada de trabajo de diez horas
equivale a diez horas de trabajo, o a la cantidad de
trabajo contenido en aquéllas, haríamos una
afirmación tautológica, y además, sin sentido.
Naturalmente, después de haber desentrañado el
sentido verdadero, pero oculto, de la expresión
«valor del trabajo», estaremos en condiciones de
explicar esta aplicación irracional y aparentemente
imposible del valor; del mismo modo que estamos en
condiciones de explicar los movimientos aparentes o
meramente percibidos de los cuerpos celestes,
después de conocer sus movimientos reales.
Lo que el obrero vende no es directamente su
trabajo, sino su fuerza de trabajo, cediendo
temporalmente al capitalista el derecho a disponer de
ella. Tan es así, que no sé si las leyes inglesas, pero
sí, desde luego, algunas leyes continentales, fijan el
máximo de tiempo por el que una persona puede
vender su fuerza de trabajo. Si se le permitiese
venderla sin limitación de tiempo, tendríamos
inmediatamente restablecida la esclavitud. Semejante
venta, si comprendiese, por ejemplo, toda la vida del
obrero, le convertiría inmediatamente en esclavo
perpetuo de su patrono.
Thomas Hobbes, uno de los más viejos
economistas y de los filósofos más originales de
Inglaterra, vio ya, en su Leviatán, instintivamente,
este punto, que todos sus sucesores han pasado por
alto. Dice Hobhes:
«El valor o el mérito de un hombre es, como en
las demás cosas, su precio, es decir, lo que se daría
por el uso de su fuerza».
Partiendo de esta base, podremos determinar el
valor del trabajo, como el de cualquier otra
30
mercancía.
Pero, antes de hacerlo, cabe preguntar: ¿de dónde
proviene ese hecho peregrino de que en el mercado
nos encontramos con un grupo de compradores que
poseen tierras, maquinaria, materias primas y medios
de vida, cosas todas que, fuera de la tierra virgen, son
otros tantos productos del trabajo, y, de otro lado, un
grupo de vendedores que no tienen nada que vender
más que su fuerza de trabajo, sus brazos laboriosos y
sus cerebros? ¿Cómo se explica que uno de los
grupos compre constantemente para obtener una
ganancia y enriquecerse, mientras que el otro grupo
vende constantemente para ganar el sustento de su
vida? La investigación de este problema sería la
investigación de aquello que los economistas
denominan «acumulación previa u originaria», pero
que debería llamarse, expropiación originaria. Y
veríamos entonces que esta llamada acumulación
originaria no es sino una serie de procesos históricos
que acabaron destruyendo la unidad originaria que
existía entre el hombre trabajador y sus medios de
trabajo. Sin embargo, esta investigación cae fuera de
la órbita de nuestro tema actual. Una vez consumada
la separación entre el trabajador y los medios de
trabajo, este estado de cosas se mantendrá y se
reproducirá en una escala cada vez más vasta, hasta
que una nueva y radical revolución del modo de
producción lo eche por tierra y restaure la unidad
originaria bajo una forma histórica nueva.
¿Qué es, pues, el valor de la fuerza de trabajo?
Al igual que el de toda otra mercancía, este valor
se determina por la cantidad de trabajo necesaria para
su producción. La fuerza de trabajo de un hombre
existe, pura y exclusivamente, en su individualidad
viva. Para poder desarrollarse y sostenerse, un
hombre tiene que consumir una determinada cantidad
de artículos de primera necesidad. Pero el hombre, al
igual que la máquina, se desgasta y tiene que ser
remplazado por otro. Además de la cantidad de
artículos de primera necesidad requeridos para su
propio sustento, el hombre necesita otra cantidad
para criar determinado número de hijos, llamados a
remplazarle a él en el mercado de trabajo y a
perpetuar la raza obrera. Además, es preciso dedicar
otra suma de valores al desarrollo de su fuerza de
trabajo y a la adquisición de una cierta destreza. Para
nuestro objeto, basta con que nos fijemos en un
trabajo medio, cuyos gastos de educación y
perfeccionamiento son magnitudes insignificantes.
Debo, sin embargo, aprovechar esta ocasión para
hacer constar que, del mismo modo que el coste de
producción de fuerzas de trabajo de distinta calidad
es distinto, tiene que serlo también el valor de la
fuerza de trabajo aplicada en los distintos oficios. Por
tanto, el clamor por la igualdad de salarios descansa
en un error, es un deseo absurdo, que jamás llegará a
realizarse. Es un brote de ese falso y superficial
radicalismo que admite las premisas y pretende
C. Marx y F. Engels
rehuir las conclusiones. Dentro del sistema de trabajo
asalariado, el valor de la fuerza de trabajo se fija lo
mismo que el de otra mercancía cualquiera; y como
distintas clases de fuerza de trabajo tienen distintos
valores o exigen distintas cantidades de trabajo para
su producción, tienen que tener distintos precios en el
mercado de trabajo. Pedir una retribución igual, o
incluso una retribución equitativa, sobre la base del
sistema de trabajo asalariado, es lo mismo que pedir
libertad sobre la base de un sistema fundado en la
esclavitud. Lo que pudiéramos reputar justo o
equitativo, no hace al caso. El problema está en saber
qué es lo necesario e inevitable dentro de un sistema
dado de producción.
Según lo que dejamos expuesto, el valor de la
fuerza de trabajo se determina por el valor de los
artículos de primera necesidad imprescindibles para
producir, desarrollar, mantener y perpetuar la fuerza
de trabajo.
8. La producción de la plusvalía
Supongamos ahora que el promedio de los
artículos de primera necesidad imprescindibles
diariamente al obrero requiera, para su producción,
seis horas de trabajo medio. Supongamos, además,
que estas seis horas de trabajo medio se materialicen
en una cantidad de oro equivalente a tres chelines. En
estas condiciones, los tres chelines serían el precio o
la expresión en dinero del valor diario de la fuerza
de trabajo de este hombre. Si trabajase seis horas,
produciría diariamente un valor que bastaría para
comprar la cantidad media de sus artículos diarios de
primera necesidad, es decir, para mantenerse como
obrero.
Pero nuestro hombre es un obrero asalariado. Por
tanto, tiene que vender su fuerza de trabajo a un
capitalista. Si se la vende por tres chelines diarios o
por dieciocho chelines semanales, la vende por su
valor. Supongamos que se trata de un hilador. Si
trabaja seis horas al día, incorporará al algodón
diariamente un valor de tres chelines. Este valor
diariamente incorporado por él representaría un
equivalente exacto del salario o precio de su fuerza
de trabajo que se le abona diariamente. Pero en este
caso no afluiría al capitalista ninguna plusvalía o
plusproducto. Aquí es donde tropezamos con la
verdadera dificultad.
Al comprar la fuerza de trabajo del obrero y
pagarla por su valor, el capitalista adquiere, como
cualquier otro comprador, el derecho a consumir o
usar la mercancía comprada. La fuerza de trabajo de
un hombre se consume o se usa poniéndolo a
trabajar, ni más ni menos que una máquina se
consume o se usa haciéndola funcionar. Por tanto, el
capitalista, al pagar el valor diario o semanal de la
fuerza de trabajo del obrero, adquiere el derecho a
servirse de ella o a hacerla trabajar durante todo el
día o toda la semana. La jornada de trabajo o la
Salario, precio y ganancia
semana de trabajo tienen, naturalmente, ciertos
límites, pero sobre esto volveremos en detalle más
adelante.
Por el momento, quiero llamar vuestra atención
hacia un punto decisivo.
El valor de la fuerza de trabajo se determina por la
cantidad de trabajo necesario para su conservación o
reproducción, pero el uso de esta fuerza de trabajo no
encuentra más límite que la energía activa y la fuerza
física del obrero. El valor diario o semanal de la
fuerza de trabajo y el ejercicio diario o semanal de
esta misma fuerza de trabajo son dos cosas
completamente distintas, tan distintas como el pienso
que consume un caballo y el tiempo que puede llevar
sobre sus lomos al jinete. La cantidad de trabajo que
sirve de límite al valor de la fuerza de trabajo del
obrero no limita, ni mucho menos, la cantidad de
trabajo que su fuerza de trabajo puede ejecutar.
Tomemos el ejemplo de nuestro hilador. Veíamos
que, para reponer diariamente su fuerza de trabajo,
este hilador necesitaba reproducir diariamente un
valor de tres chelines, lo que hacía con su trabajo
diario de seis horas. Pero esto no le quita la
capacidad de trabajar diez o doce horas, y aún más,
diariamente. Y el capitalista, al pagar el valor diario
o semanal de la fuerza de trabajo del hilador,
adquiere el derecho a usarla durante todo el día o
toda la semana. Le hará trabajar, por tanto,
supongamos, doce horas diarias. Es decir, que sobre
y por encima de las seis horas necesarias para
reponer su salario, o el valor de su fuerza de trabajo,
el hilador tendrá que trabajar otras seis horas, que
llamaré horas de plustrabajo, y este plustrabajo se
traducirá en una plusvalía y en un plusproducto. Si,
por ejemplo, nuestro hilador, con su trabajo diario de
seis horas, añadía al algodón un valor de tres
chelines, valor que constituye un equivalente exacto
de su salario, en doce horas incorporará al algodón
un valor de seis chelines y producirá la
correspondiente cantidad adicional de hilo. Y, como
ha vendido su fuerza de trabajo al capitalista, todo el
valor, o sea, todo el producto creado por él pertenece
al capitalista, que es el dueño pro tempore53 de su
fuerza de trabajo. Por tanto, adelantando tres
chelines, el capitalista realizará el valor de seis, pues
mediante el adelanto de un valor en el que hay
cristalizadas seis horas de trabajo, recibirá a cambio
un valor en el que hay cristalizadas doce horas de
trabajo. Al repetir diariamente esta operación, el
capitalista adelantará diariamente tres chelines y se
embolsará cada día seis, la mitad de los cuales
volverá a invertir en pagar nuevos salarios, mientras
que la otra mitad forma la plusvalía, por la que el
capitalista no abona ningún equivalente. Este tipo de
intercambio entre el capital y el trabajo es el que
sirve de base a la producción capitalista o el sistema
53
Temporal. (N. de la Edit.)
31
de trabajo asalariado, y tiene incesantemente que
conducir a la reproducción del obrero como obrero y
del capitalista como capitalista.
La cuota de plusvalía dependerá, si las demás
circunstancias permanecen invariables, de la
proporción existente entre la parte de la jornada de
trabajo necesaria para reproducir el valor de la fuerza
de trabajo y el tiempo suplementario o plustrabajo
destinado al capitalista. Dependerá, por tanto, de la
proporción en que la jornada de trabajo se
prolongue más allá del tiempo durante el cual el
obrero, con su trabajo, se limita a reproducir el valor
de su fuerza de trabajo o a reponer su salario.
9. El valor del trabajo
Ahora tenemos que volver a la expresión de
«valor o precio del trabajo».
Hemos visto que, en realidad, este valor no es más
que el de la fuerza de trabajo medido por los valores
de las mercancías necesarias para su manutención.
Pero, como el obrero sólo cobra su salario después de
realizar su trabajo y como, además, sabe que lo que
entrega realmente al capitalista es su trabajo,
necesariamente se imagina que el valor o precio de
su fuerza de trabajo es el precio o valor de su trabajo
mismo. Si el precio de su fuerza de trabajo son tres
chelines, en los que se materializan seis horas de
trabajo, y si trabaja doce horas, forzosamente tiene
que representarse esos tres chelines como el valor o
precio de doce horas de trabajo, aunque estas doce
horas de trabajo representan un valor de seis
chelines. De aquí se desprenden dos conclusiones:
Primera. El valor o precio de la fuerza de trabajo
reviste la apariencia del precio o valor del trabajo
mismo, aunque en rigor las expresiones «valor» y
«precio» del trabajó carecen de sentido.
Segunda. Aunque sólo se paga una parte del
trabajo diario del obrero, mientras que la otra parte
queda sin retribuir, y aunque este trabajo no
retribuido o plustrabajo es precisamente el fondo del
que sale la plusvalía o ganancia, parece como si todo
el trabajo fuese trabajo retribuido.
Esta apariencia engañosa distingue al trabajo
asalariado de las otras formas históricas del trabajo.
Dentro del sistema de trabajo asalariado, hasta el
trabajo no retribuido parece trabajo pagado. Por el
contrario, en el trabajo de los esclavos parece trabajo
no retribuido hasta la parte del trabajo que se paga.
Naturalmente, .para poder trabajar, el esclavo tiene
que vivir, y una parte de su jornada de trabajo sirve
para reponer el valor de su propio sustento. Pero,
como entre él y su amo no ha mediado trato alguno
ni se celebra entre ellos ningún acto de compra y
venta, parece como si el esclavo entregase todo su
trabajo gratis.
Fijémonos por otra parte en el campesino siervo,
tal como existía, casi podríamos decir hasta ayer
mismo, en todo el Este de Europa. Este campesino
32
trabajaba, por ejemplo, tres días para él mismo en la
tierra de su propiedad o en la que le había sido
asignada, y los tres días siguientes los destinaba a
trabajar obligatoriamente y gratis en la finca de su
señor. Como vemos, aquí las dos partes del trabajo,
la pagada y la no retribuida, aparecían separadas
visiblemente, en el tiempo y en el espacio, y nuestros
liberales rebosaban indignación moral ante la idea
absurda de que se obligase a un hombre a trabajar de
balde.
Pero, en realidad, tanto da que una persona trabaje
tres días de la semana para sí, en su propia tierra, y
otros tres días gratis en la finca de su señor, como
que trabaje todos los días, en la fábrica o en el taller,
seis horas para sí y seis para su patrono; aunque en
este caso la parte del trabajo pagado y la del trabajo
no
retribuido
aparezcan
inseparablemente
confundidas, y el carácter de toda la transacción se
disfrace completamente con la interposición de un
contrato y el pago abonado al final de la semana. En
el primer caso, el trabajo no retribuido aparece como
arrancado por la fuerza; en el segundo caso; parece
entregado voluntariamente. Tal es la única diferencia.
Siempre que emplee las palabras «valor del
trabajo», las emplearé sólo como término popular
para indicar el «valor de la fuerza de trabajo».
10. Se obtiene ganancia vendiendo una
mercancía por su valor
Supongamos que una hora media de trabajo se
materialice en un valor de seis peniques, o doce horas
medias de trabajo en un valor de seis chelines.
Supongamos, asimismo, que el valor del trabajo
represente tres chelines o el producto de seis horas de
trabajo. Si en las materias primas, maquinaria, etc.,
que se consumen para producir una determinada
mercancía, se materializan veinticuatro horas medias
de trabajo, su valor ascenderá a doce chelines. Si,
además, el obrero empleado por el capitalista añade a
estos medios de producción doce horas de trabajo,
tendremos que estas doce horas se materializan en un
valor adicional de seis chelines. Por tanto, el valor
total del producto se elevará a treinta y seis horas de
trabajo materializado, equivalente a dieciocho
chelines. Pero, como el valor del trabajo o el salario
abonado al obrero sólo representa tres chelines,
resultará que el capitalista no abona ningún
equivalente por las seis horas de plustrabajo rendidas
por el obrero y materializadas en el valor de la
mercancía. Por tanto, vendiendo esta mercancía por
su valor, por dieciocho chelines, el capitalista
obtendrá un valor de tres chelines, sin desembolsar
ningún equivalente a cambio de él. Estos tres
chelines representarán la plusvalía o ganancia que el
capitalista se embolsa. Es decir, que el capitalista no
obtendrá la ganancia de tres chelines por vender su
mercancía a un precio que exceda de su valor, sino
vendiéndola por su valor real.
C. Marx y F. Engels
El valor de una mercancía se determina por la
cantidad total de trabajo que encierra. Pero una parte
de esta cantidad de trabajo se materializa en un valor
por el que se abonó un equivalente en forma de
salarios; otra parte se materializa en un valor por el
que no se pagó ningún equivalente. Una parte del
trabajo encerrado en la mercancía es trabajo
retribuido; otra parte, trabajo no retribuido. Por
tanto, cuando el capitalista vende la mercancía por su
valor, es decir, como cristalización de la cantidad
total de trabajo invertido en ella, tiene
necesariamente que venderla con ganancia. Vende no
sólo lo que le ha costado un equivalente, sino
también lo que no le ha costado nada, aunque haya
costado el trabajo de su obrero. Lo que la mercancía
le cuesta al capitalista y lo que en realidad cuesta,
son cosas distintas. Repito, pues, que vendiendo las
mercancías por su verdadero valor, y no por encima
de éste, es como se obtienen ganancias normales y
medias.
11. Las diversas partes en que se divide la
plusvalía
La plusvalía, o sea, aquella parte del valor total de
la mercancía en que se materializa el plustrabajo o
trabajo no retribuido del obrero, es lo que yo llamo
ganancia. Esta ganancia no se la embolsa en su
totalidad el empresario capitalista. El monopolio del
suelo permite al terrateniente embolsarse una parte
de esta plusvalía bajo el nombre de renta del suelo,
lo mismo da si el suelo se utiliza para fines agrícolas
que si se destina a construir edificios, ferrocarriles o
a otro fin productivo cualquiera. Por otra parte, el
hecho de que la posesión de los medios de trabajo
permita al empresario capitalista producir una
plusvalía o, lo que viene a ser lo mismo, apropiarse
una determinada cantidad de trabajo no retribuido,
es precisamente lo que permite al propietario de los
medios de trabajo, que los presta total o parcialmente
al empresario capitalista, en una palabra, al
capitalista que presta el dinero, reivindicar para sí
mismo otra parte de esta plusvalía, bajo el nombre de
interés, con lo que al empresario capitalista, como
tal, sólo le queda la llamada ganancia industrial o
comercial.
Con arreglo a qué leyes se opera esta división del
importe total de la plusvalía entre las tres categorías
de gentes mencionadas, es una cuestión que cae
bastante lejos de nuestro tema. Pero, de lo que
dejamos expuesto, se desprende, por lo menos, lo
siguiente:
La renta del suelo, el interés y la ganancia
industrial no son más que otros tantos nombres
diversos para expresar las diversas partes de la
plusvalía de la mercancía o del trabajo no retribuido
que en ella se materializa, y brotan todas por igual
de esta fuente y sólo de ella. No provienen del suelo
como tal, ni del capital de por sí; mas el suelo y el
Salario, precio y ganancia
capital permiten a sus poseedores obtener su parte
correspondiente en la plusvalía que el empresario
capitalista estruja al obrero. Para el mismo obrero, la
cuestión de si esta plusvalía, fruto de su plustrabajo o
trabajo no retribuido, se la embolsa exclusivamente
el empresario capitalista o éste se ve obligado a ceder
a otros una parte de ella bajo el nombre de renta del
suelo o interés, sólo tiene una importancia
secundaria. Supongamos que el empresario
capitalista maneje solamente capital propio y sea su
propio terrateniente; en este caso, toda la plusvalía
irá a parar a su bolsillo.
Es el empresario capitalista quien extrae
directamente al obrero esta plusvalía, cualquiera que
sea la parte que, en último término, pueda reservarse.
Por eso, esta relación entre el empresario capitalista y
el obrero asalariado es la piedra angular de todo el
sistema de trabajo asalariado y de todo el régimen
actual de producción. Por consiguiente, no tenían
razón algunos de los ciudadanos que intervinieron en
nuestro debate, cuando intentaban empequeñecer las
cosas y presentar esta relación fundamental entre el
empresario capitalista y el obrero como una cuestión
secundaria, aunque, por otra parte, sí tenían razón al
consignar que, en ciertas circunstancias, una subida
de los precios puede afectar de un modo muy
desigual al empresario capitalista, al terrateniente, al
capitalista que facilita el dinero y, si queréis, al
recaudador de contribuciones.
De lo dicho se desprende, además, otra
consecuencia.
La parte del valor de la mercancía que representa
solamente el valor de las materias primas y de las
máquinas, en una palabra, el valor de los medios de
producción consumidos, no arroja ningún ingreso,
sino que sólo repone el capital. Pero, aun fuera de
esto, es falso que la otra parte del valor de la
mercancía, la que forma el ingreso o puede
desembolsarse en salarios, ganancias, renta del suelo
e intereses, esté constituida por el valor de los
salarios, el valor de la renta del suelo, el valor de la
ganancia, etc. Por el momento, dejaremos a un lado
los salarios y sólo trataremos de la ganancia
industrial, los intereses y la renta del suelo.
Acabamos de ver que la plusvalía que se encierra en
la mercancía o la parte del valor de ésta en que se
materializa el trabajo no retribuido, se descompone,
a su vez, en varias partes, que llevan tres nombres
distintos. Pero afirmar que su valor se halla integrado
o formado por la suma de los valores independientes
de estas tres partes integrantes, sería decir todo lo
contrario de la verdad.
Si una hora de trabajo se materializa en un valor
de seis peniques, y si la jornada de trabajo del obrero
es de doce horas, y la mitad de este tiempo es trabajo
no retribuido, este plustrabajo añadirá a la mercancía
una plusvalía de tres chelines; es decir, un valor por
el que no se ha pagado equivalente alguno. Esta
33
plusvalía de tres chelines representa todo el fondo
que el empresario capitalista puede repartir, en la
proporción que sea, con el terrateniente y el que le
presta el dinero. El valor de estos tres chelines forma
el límite del valor que pueden repartirse entre sí. Pero
no es el empresario capitalista el que añade al valor
de la mercancía un valor arbitrario para su ganancia,
añadiéndose luego otro valor para el terrateniente,
etc., etc., por donde la suma de estos valores
arbitrariamente fijados representaría el valor total.
Veis, por tanto, el error de la idea corriente que
confunde la descomposición de un valor dado en tres
partes con la formación de ese valor mediante la
suma de tres valores independientes, convirtiendo de
este modo en una magnitud arbitraria el valor total,
del que .salen la renta del suelo, la ganancia y el
interés.
Supongamos que la ganancia total obtenida por el
capitalista sea de 100 libras esterlinas. Esta suma
considerada
como
magnitud
absoluta,
la
denominamos volumen de ganancia. Pero si
calculamos la proporción que guardan estas 100
libras esterlinas con el capital desembolsado, a esta
magnitud relativa la llamamos cuota de ganancia. Es
evidente que esta cuota de ganancia puede expresarse
bajo dos formas.
Supongamos que el capital desembolsado en
salarios son 100 libras. Si la plusvalía creada arroja
también 100 libras -lo cual nos demostraría que la
mitad de la jornada de trabajo del obrero está
formada por trabajo no retribuido-, y si midiésemos
esta ganancia por el valor del capital desembolsado
en salarios, diríamos que la cuota de ganancia, era
del 100 por 100, ya que el valor desembolsado sería
cien y el valor producido doscientos.
Por otra parte, si tomásemos en consideración no
sólo el capital desembolsado en salarios, sino todo el
capital desembolsado, por ejemplo, 500 libras
esterlinas, de las cuales 400 representan el valor de
las materias primas, maquinaria, etc., diríamos que la
cuota de ganancia sólo asciende al 20 por 100, ya
que la ganancia de cien libras no sería más que la
quinta parte del capital total desembolsado.
El primer modo de expresar la cuota de ganancia
es el único que nos revela la proporción real entre el
trabajo pagado y el no retribuido, el grado real de la
exploitation (permitidme el empleo de esta palabra
francesa) del trabajo. La otra fórmula es la usual, y
para ciertos fines es, en efecto, la más indicada. En
todo caso, es muy cómoda para ocultar el grado en
que el capitalista estruja al obrero trabajo gratuito.
En lo que todavía me resta por exponer, emplearé
la palabra ganancia para expresar toda la masa de
plusvalía estrujada por el capitalista, sin atender para
nada a la división de esta plusvalía entre las diversas
partes interesadas, y cuando emplee el término de
cuota de ganancia mediré siempre la ganancia por el
valor del capital desembolsado en salarios.
34
12. Relación general entre ganancias, salarios y
precios
Si del valor de una mercancía descontamos la
parte destinada a reponer el de las materias primas y
otros medios de producción empleados, es decir, si
descontamos el valor que representa el trabajo
pretérito encerrado en ella, el valor restante se
reducirá á la cantidad de trabajo añadida por el
obrero últimamente empleado. Si este obrero trabaja
doce horas diarias, y doce horas de trabajo medio
cristalizan en una suma de oro igual a seis chelines,
este valor adicional de seis chelines será el único
valor creado por su trabajo. Este valor dado,
determinado por su tiempo de trabajo, es el único
fondo del que tanto él como el capitalista tienen que
sacar su respectiva parte o dividendo, el único valor
que ha de dividirse en salarios y ganancias. Es
evidente que este valor no variará aunque varíe la
proporción en que pueda dividirse entre ambas partes
interesadas. Y la cosa tampoco cambia si, en vez de
un solo obrero, ponemos a toda la población obrera,
y en vez de una sola jornada de trabajo, doce
millones de jornadas de trabajo, por ejemplo.
Como el capitalista y el obrero sólo pueden
repartirse este valor, que es limitado, es decir, el
valor medido por el trabajo total del obrero, cuanto
más perciba el uno menos obtendrá el otro, y
viceversa. Partiendo de una cantidad dada, una de sus
partes aumentará siempre en la misma proporción en
que la otra disminuye. Si los salarios cambian,
cambiarán, en sentido opuesto, las ganancias. Si los
salarios bajan, subirán las ganancias; y si aquéllos
suben, bajarán éstas. Si el obrero, arrancando de
nuestro supuesto anterior, cobra tres chelines,
equivalentes a la mitad del valor creado por él, o si la
totalidad de su jornada de trabajo consiste en una
mitad de trabajo pagado y otra de trabajo no
retribuido, la cuota de ganancia será del 100 por 100,
ya que el capitalista obtendrá también tres chelines.
Si el obrero sólo cobra dos chelines, o sólo trabaja
para sí la tercera parte de la jornada total, el
capitalista obtendrá cuatro chelines, y la cuota de
ganancia será del 200 por 100. Si el obrero cobra
cuatro chelines, el capitalista sólo recibirá dos, y la
cuota de ganancia descenderá al 50 por 100. Pero
todas estas variaciones no influyen en el valor de la
mercancía. Por tanto, una subida general de salarios
determinaría una disminución de la cuota general de
ganancia; pero no haría cambiar los valores.
Sin embargo, aunque los valores de las
mercancías -que han de regular en última instancia
sus precios en el mercado- se hallan determinados
exclusivamente por la cantidad total de trabajo
plasmado en ellos y no por la división de esta
cantidad en trabajo pagado y trabajo no retribuido, de
aquí no se deduce, ni mucho menos, que los valores
de las mercancías sueltas o lotes de mercancías
C. Marx y F. Engels
fabricadas, por ejemplo, en doce horas, sean siempre
los mismos. La cantidad o la masa de las mercancías
fabricadas en un determinado tiempo de trabajo o
mediante una determinada cantidad de éste, depende
de la fuerza productiva del trabajo empleado, y no de
su extensión en el tiempo o duración. Con un
determinado grado de fuerza productiva del trabajo
de hilado, por ejemplo, podrán producirse, en una
jornada de trabajo de doce horas, doce libras de hilo;
con un grado más bajo de fuerza productiva, se
producirán solamente dos. Por tanto, si las doce horas
de trabajo medio se materializan en un valor de seis
chelines, en el primer caso las doce libras de hilo
costarían seis chelines, lo mismo que costarían, en el
segundo caso, las dos libras. Es decir, en el primer
caso la libra de hilo valdría seis peniques, y en el
segundo caso, tres chelines. Esta diferencia de precio
obedecería a la diferencia existente entre las fuerzas
productivas del trabajo empleado. Con mayor fuerza
productiva, una hora de trabajo se materializaría en
una libra de hilo, mientras que con una fuerza
productiva menor, en una libra de hilo se
materializarían seis horas de trabajo. En el primer
caso, el precio de la libra de hilo no excedería de seis
peniques, aunque los salarios fueran relativamente
altos y la cuota de ganancia baja. En el segundo caso,
ascendería a tres chelines, aun con salarios bajos y
una cuota de ganancia elevada. Y ocurriría así,
porque el precio de la libra de hilo se determina por
el total del trabajo que encierra y no por la
proporción en que este total se divide en trabajo
pagado y trabajo no retribuido. El hecho apuntado
antes por mí de que un trabajo bien pagado puede
producir mercancías baratas y un trabajo mal pagado
mercancías caras, pierde, con esto, su apariencia
paradójica. Este hecho no es más que la expresión de
la ley general de que el valor de una mercancía se
determina por la cantidad de trabajo invertido en ella
y de que la cantidad de trabajo invertido depende
enteramente de la fuerza productiva del trabajo
empleado, variando, por tanto, al variar la
productividad del trabajo.
13. Casos principales de lucha por la subida de
salarios o contra su reducción
Examinemos ahora seriamente los casos
principales en que se procura la subida de los salarios
o se opone una resistencia a su reducción.
1. Hemos visto que el valor de la fuerza de
trabajo, o el valor del trabajo, para decirlo en
términos más populares, está determinado por el
valor de los artículos de primera necesidad o por la
cantidad de trabajo necesaria para su producción. Por
consiguiente, si en un determinado país el valor de
los artículos de primera necesidad que por término
medio consume diariamente un obrero representa seis
horas de trabajo, expresadas en tres chelines, este
obrero tendrá que trabajar diariamente seis horas para
Salario, precio y ganancia
producir el equivalente de su sustento diario. Si su
jornada de trabajo es de doce horas, el capitalista le
pagará el valor de su trabajo abonándole tres
chelines. La mitad de la jornada de trabajo será
trabajo no retribuido, y, por tanto, la cuota de
ganancia arrojará el 100 por 100. Pero supongamos
ahora que a consecuencia de una disminución de la
productividad del trabajo, hace falta más trabajo para
producir, digamos, la misma cantidad de productos
agrícolas que antes, con lo cual el precio de la
cantidad media de artículos de primera necesidad
requeridos diariamente subirá de tres chelines a
cuatro. En este caso, el valor del trabajo aumentaría
en una tercera parte, o sea, en el 331/3 por 100. Para
producir el equivalente del sustento diario del obrero,
dentro del nivel de vida anterior, serían necesarias
ocho horas de la jornada de trabajo. Por tanto, el
plustrabajo bajaría de seis horas a cuatro, y la cuota
de ganancia se reduciría del 100 al 50 por 100. El
obrero que, en estas condiciones, pidiese un aumento
de salario, se limitaría a exigir que se le abonase el
valor incrementado de su trabajo, ni más ni menos
que cualquier otro vendedor de una mercancía, que,
cuando aumenta el coste de producción de ésta,
procura que se le pague el valor incrementado. Y si
los salarios no suben, o no suben en la proporción
suficiente para compensar la subida en el valor de los
artículos de primera necesidad, el precio del trabajo
descenderá por debajo del valor del trabajo, y el
nivel de vida del obrero empeorará.
Pero también puede operarse un cambio en
sentido contrario. Al elevarse la productividad del
trabajo, puede ocurrir que la misma cantidad de
artículos de primera necesidad consumidos por
término medio en un día baje de tres a dos chelines, o
que, en vez de seis horas de la jornada de trabajo,
basten cuatro para reproducir el equivalente del valor
de los artículos de primera necesidad consumidos en
un día. Esto permitirá al obrero comprar por dos
chelines exactamente los mismos artículos de
primera necesidad que antes le costaban tres. En
realidad, disminuiría el valor del trabajo; pero aun
con este valor mermado el obrero dispondría de la
misma cantidad de mercancías que antes. La
ganancia subiría de tres a cuatro chelines y la cuota
de ganancia del 100 al 200 por 100. Y, aunque el
nivel de vida absoluto del obrero seguiría siendo el
mismo, su salario relativo, y por tanto su posición
social relativa, comparada con la del capitalista,
habrían bajado. Oponiéndose a esta rebaja de su
salario relativo, el obrero no haría más que luchar por
obtener una parte en las fuerzas productivas
incrementadas de su propio trabajo y mantener su
antigua posición relativa en la escala social. Así,
después de la derogación de las leyes cerealistas, y
violando flagrantemente las promesas solemnísimas
que habían hecho en su campaña de propaganda
contra aquellas leyes, los amos de las fábricas
35
inglesas rebajaron los salarios, por regla general, en
un 10 por 100. Al principio, la oposición de los
obreros fue frustrada; pero más tarde se pudo
recobrar el 10 por 100 perdido, a consecuencia de
circunstancias que no puedo detenerme a examinar
aquí.
2. Los valores de los artículos de primera
necesidad y, por consiguiente, el valor del trabajo
pueden permanecer invariables y, sin embargo, el
precio en dinero de aquéllos puede sufrir una
alteración, porque se opere un cambio previo en el
valor del dinero.
Con el descubrimiento de yacimientos más
abundantes, etc., dos onzas de pro, por ejemplo, no
supondrían más trabajo del que antes exigía la
producción de una onza. En este caso, el valor del
oro descendería a la mitad, al 50 por 100. Y como, a
consecuencia de esto, los valores de todas las demás
mercancías se expresarían en el doble de su precio en
dinero anterior, esto se haría extensivo también al
valor del trabajo. Las doce horas de trabajo que antes
se expresaban en seis chelines, ahora se expresarían
en doce. Por tanto, si el salario del obrero siguiese
siendo de tres chelines, en vez de subir a seis,
resultaría que el precio en dinero de su trabajo sólo
correspondería a la mitad del valor de su trabajo, y
su nivel de vida empeoraría espantosamente. Y lo
mismo ocurriría en un grado mayor o menor si su
salario subiese, pero no proporcionalmente a la baja
del valor del oro. En este caso, no se habría operado
el menor cambio, ni en las fuerzas productivas del
trabajo, ni en la oferta y la demanda, ni en los valores
de las mercancías. Sólo habría cambiado el nombre
en dinero de estos valores. Decir que en este caso el
obrero no debe luchar por una subida proporcional de
su salario, equivale a pedirle que se resigne a que se
le pague su trabajo en nombres y no en cosas. Toda
la historia del pasado demuestra que, siempre que se
produce tal depreciación del dinero, los capitalistas
se apresuran a aprovechar esta coyuntura para
defraudar a los obreros. Una numerosa escuela de
economistas asegura que, como consecuencia de los
nuevos descubrimientos de tierras auríferas, de la
mejor explotación de las minas de plata y del
abaratamiento en el suministro de mercurio, ha
vuelto a bajar el valor de los metales preciosos. Esto
explicaría los intentos generales y simultáneos que se
hacen en el continente por conseguir una subida de
salarios.
3. Hasta aquí hemos partido del supuesto de que
la jornada de trabajo tiene límites dados. Pero, en
realidad, la jornada de trabajo no tiene, por sí misma,
límites constantes. El capital tiende constantemente a
dilatarla hasta el máximo de su duración físicamente
posible, ya que en la misma proporción aumenta el
plustrabajo y, por tanto, la ganancia que de él se
deriva. Cuanto más consiga el capital alargar la
jornada de trabajo, mayor será la cantidad de trabajo
C. Marx y F. Engels
36
ajeno que se apropiará. Durante el siglo XVII, y
todavía durante los dos primeros tercios del XVIII, la
jornada normal de trabajo, en toda Inglaterra, era de
diez horas. Durante la guerra antijacobina, que fue,
en realidad, una guerra de los barones ingleses contra
las masas trabajadoras de Inglaterra54, el capital vivió
días orgiásticos y prolongó la jornada de diez horas, a
doce, a catorce, a dieciocho. Malthus, que no puede
infundir precisamente sospechas de tierno
sentimentalismo, declaró en un folleto, publicado
hacia el año 1815, que la vida de la nación estaba
amenazada en sus raíces, si las cosas seguían como
hasta allí55. Algunos años antes de introducirse con
carácter general las máquinas de nueva invención,
hacia 1765, vio la luz en Inglaterra un folleto titulado
An Essay on Trade («Un ensayo sobre la industria»).
El anónimo autor56 de este folleto, enemigo jurado de
las clases trabajadoras, declama acerca de la
necesidad de extender los límites de la jornada de
trabajo. Entre otras cosas, propone crear, a este
objeto, casas de trabajo57 que, como él mismo dice,
habrían de ser «casas de terror». ¿Y cuál es la
duración de la jornada de trabajo que propone para
estas «casas de terror»? De doce horas; es decir,
precisamente la jornada que en 1832 los capitalistas,
los economistas y los ministros declaraban no sólo
como vigente en realidad, sino además, como el
tiempo de trabajo necesario para los niños menores
de doce años.
Al vender su fuerza de trabajo, como no tiene más
remedio dentro del sistema actual, el obrero cede al
capitalista el derecho a usar esta fuerza, pero dentro
de ciertos límites razonables. Vende su fuerza de
trabajo para conservarla, salvo su natural desgaste,
pero no para destruirla. Y como la vende por su valor
diario o semanal, se sobreentiende que en un día o en
una semana no ha de someterse su fuerza de trabajo a
un uso o desgaste de dos días o dos semanas.
Tomemos una máquina con un valor de mil libras
esterlinas. Si se agota en diez años, añadirá
54
Trátase de las guerras de Inglaterra contra Francia en el
período de la revolución burguesa francesa de fines del
siglo XVIII. Durante estas contiendas, el Gobierno inglés
estableció en su país un brutal régimen de terror contra las
masas trabajadoras. En particular, en dicho período fueron
aplastadas varias sublevaciones populares y se adoptaron
leyes que prohibían las uniones obreras.
55
Carlos Marx se refiere al libelo de Malthus titulado An
Inquiry into the ature and Progress of Rent, and the
Principles by which it is regulated («Investigaciones sobre
la naturaleza y progreso de la renta, como también de los
principios que la regulan»), London, 1815.
56
Por lo visto J. Cunningham. (N. de la Edit.)
57
Las casas de trabajo fueron abiertas en Inglaterra en el
siglo XVII; con arreglo a la «ley de pobres» aprobada en
1834, las casas de trabajo se convertían en la única forma
de ayuda a los pobres; se distinguían por su régimen
presidiario y fueron denominadas por el pueblo «bastillas
para los pobres».
anualmente cien libras al valor de las mercancías que
ayuda a producir. Si se agota en cinco años, el valor
añadido por ella será de doscientas libras anuales; es
decir, que el valor de su desgaste anual está en razón
inversa al tiempo en que se agota. Pero en esto hay
una diferencia entre el obrero y la máquina. La
máquina no se agota exactamente en la misma
proporción en que se usa. En cambio, el hombre se
agota en una proporción mucho mayor de la que
podría suponerse a base del simple aumento
numérico de trabajo.
Al esforzarse por reducir la jornada de trabajo a
su antigua duración razonable, o, allí donde no
pueden arrancar una fijación legal de la jornada
normal de trabajo, por contrarrestar el trabajo
excesivo mediante una subida de salarios -subida que
no basta con que esté en proporción con el tiempo
adicional que se les estruja, sino que debe estar en
una proporción mayor-, los obreros no hacen más
que cumplir con un deber para consigo mismos y
para con su raza. Se limitan a refrenar las
usurpaciones tiránicas del capital, El tiempo es el
espacio en que se desarrolla el hombre. El hombre
que no dispone de ningún tiempo libre, cuya vida,
prescindiendo de las interrupciones puramente físicas
del sueño, las comidas, etc., está toda ella absorbida
por su trabajo para el capitalista, es menos todavía
que una bestia de carga. Físicamente destrozado y
espiritualmente embrutecido, es una simple máquina
para producir riqueza ajena. Y, sin embargo, toda la
historia de la moderna industria demuestra que el
capital, si no se le pone un freno, laborará siempre,
Implacablemente y sin miramientos, por reducir a
toda la clase obrera a este nivel de la más baja
degradación.
El capitalista, alargando la jornada de trabajo,
puede abonar salarios más altos y disminuir, sin
embargo, el valor del trabajo, si la subida de los
salarios no corresponde a la mayor cantidad de
trabajo estrujado y al más rápido agotamiento de la
fuerza de trabajo que lleva consigo. Y esto puede
ocurrir también de otro modo. Vuestros estadísticos
burgueses os dirán, por ejemplo, que los salarios
medios de las familias que trabajan en las fábricas de
Lancaster han subido. Pero olvidan que ahora, en vez
de ser el hombre sólo, el cabeza de familia, son
también su mujer y tal vez tres o cuatro hijos los que
se ven lanzados bajo las ruedas del carro de
Yaggernat58 del capital, y que la subida de los
58
Yaggernat (Jagannath) es una de las encarnaciones del
dios hindú Visnú. Los sacerdotes del templo de Yaggernat
obtenían grandes ingresos de la peregrinación
(estimulándose la prostitución de las bayaderas, mujeres
que vivían en el templo). El culto de Yaggernat se
distinguía por los ritos muy pomposos, como igualmente
por un fanatismo extremo, que se manifestaba en los
suicidios y las mutilaciones voluntarias de los creyentes.
En los días de grandes fiestas, algunos de ellos se
Salario, precio y ganancia
salarios totales no corresponde a la del plustrabajo
total arrancado a la familia.
Aun dentro de una jornada de trabajo con límites
fijos, como hoy rige en todas las industrias sujetas a
la legislación fabril, puede ser necesaria una subida
de salarios, aunque sólo sea para mantener el antiguo
nivel de pago del valor del trabajo. Mediante el
aumento de la intensidad del trabajo, puede hacerse
que un hombre gaste en una hora tanta fuerza vital
como antes gastaba en dos. En las industrias
sometidas a la legislación fabril, esto se ha hecho
realidad, hasta cierto punto, acelerando la marcha de
las máquinas y aumentando el número de máquinas
que ha de atender un solo individuo. Si el aumento de
la intensidad del trabajo o de la cantidad de trabajo
consumida en una hora guarda relación adecuada con
la disminución de la jornada, saldrá todavía ganando
el obrero. Si se rebasa este límite, perderá por un lado
lo que gane por otro, y diez horas de trabajo le
quebrantarán tanto como antes doce. Al contrarrestar
esta tendencia del capital mediante la lucha por el
alza de los salarios, en la medida correspondiente a la
creciente intensidad del trabajo, el obrero no hace
más que oponerse a la depreciación de su trabajo y a
la degeneración de su raza.
4. Todos sabéis que, por razones que no hay para
qué exponer aquí, la producción capitalista se mueve
a través de determinados ciclos periódicos. Pasa por
fases de calma, de animación creciente, de
prosperidad, de superproducción, de crisis y de
estancamiento. Los precios de las mercancías en el
mercado y la cuota de ganancia en éste siguen a estas
fases, unas veces descienden por debajo de su nivel
medio y otras veces lo rebasan. Si os fijáis en todo el
ciclo, veréis que unas desviaciones de los precios del
mercado son compensadas por otras y que, sacando
la media del ciclo, los precios de las mercancías en el
mercado se regulan por sus valores. Pues bien;
durante las fases de baja de los precios en el mercado
y durante las fases de crisis y estancamiento, el
obrero, si es que no se ve arrojado a la calle, puede
estar seguro de ver rebajado su salario. Para que no le
defrauden, el obrero debe forcejear con el capitalista,
incluso en las fases de baja de los precios en el
mercado, para establecer en qué medida se hace
necesario rebajar los jornales. Y si, durante la fase de
prosperidad, en que el capitalista obtiene ganancias
extraordinarias, el obrero no batallase por conseguir
que se le suba el salario, no percibiría siquiera,
sacando la media de todo el ciclo industrial, su
salario medio, o sea, el valor de su trabajo. Sería el
colmo de la locura exigir que el obrero, cuyo salario
se ve forzosamente afectado por las fases adversas
del ciclo, renunciase a verse compensado durante las
fases prósperas. Generalmente, los valores de todas
las mercancías se realizan exclusivamente por medio
arrojaban bajo el carro en que se paseaba la imagen de
Vísnú-Yaggernat.
37
de la compensación que se opera entre los precios
constantemente variables del mercado, sometidos a
las fluctuaciones constantes de la oferta y la
demanda. Dentro del sistema actual, el trabajo sólo es
una mercancía como otra cualquiera. Tiene, por
tanto, que experimental las mismas fluctuaciones,
para obtener el precio medio que corresponde a su
valor. Sería un absurdo considerarlo, por una parte,
como una mercancía, y querer exceptuarlo, por otra,
de las leyes que rigen los precios de las mercancías.
El esclavo obtiene una cantidad constante y fija de
medios para su sustento; el obrero asalariado, no.
Este debe intentar conseguir en unos casos la subida
de salarios, aunque sólo sea para compensar su baja
en otros casos. Si se resignase a acatar la voluntad,
los dictados del capitalista, como una ley económica
permanente, compartiría toda la miseria del esclavo,
sin compartir, en cambio, la seguridad de éste.
5. En todos los casos que he examinado, que son
el 99 por 100, habéis visto que la lucha por la subida
de salarios sigue siempre a cambios anteriores y es el
resultado necesario de los cambios previos operados
en el volumen de producción, las fuerzas productivas
del trabajo, el valor de éste, el valor del dinero, la
extensión o intensidad del trabajo arrancado, las
fluctuaciones de los precios del mercado, que
dependen de las fluctuaciones de la oferta y la
demanda y se producen con arreglo a las diversas
fases del ciclo industrial; en una palabra, es la
reacción de los obreros contra la acción anterior del
capital. Si enfocásemos la lucha por la subida de
salarios independientemente de todas estas
circunstancias, tomando en cuenta solamente los
cambios operados en los salarios y pasando por alto
los demás cambios a que aquéllos obedecen,
arrancaríamos de una premisa falsa para llegar a
conclusiones falsas.
14. La lucha entre el capital y el trabajo, y sus
resultados
1. Después de demostrar que la resistencia
periódica que los obreros ponen a la rebaja de sus
salarios y sus intentos periódicos por conseguir una
subida de salarios son fenómenos inseparables del
sistema de trabajo asalariado y responden
precisamente al hecho de que el trabajo se halla
equiparado a las mercancías y por tanto, sometido a
las leyes que regulan el movimiento general de los
precios; habiendo demostrado, asimismo, que una
subida general de salarios se traduciría en la
disminución de la cuota general de ganancia, pero sin
afectar a los precios medios de las mercancías, ni a
sus valores, surge ahora por fin el problema de saber
hasta qué punto, en la lucha incesante entre el capital
y el trabajo, tiene éste perspectivas de éxito.
Podía contestar con una generalización, diciendo
que el precio del trabajo en el mercado, al igual que
el de las demás mercancías, tiene que adaptarse, con
C. Marx y F. Engels
38
el transcurso del tiempo, a su valor; que, por tanto,
pese a todas sus alzas y bajas y a todo lo que el
obrero puede hacer, éste acabará obteniendo, por
término medio, el valor de su trabajo solamente, que
se reduce al valor de su fuerza de trabajo; la cual, a
su vez, se halla determinada por el valor de los
medios de sustento necesarios para su manutención y
reproducción, valor que está regulado en último
término por la cantidad de trabajo necesaria para
producirlos.
Pero hay ciertos rasgos peculiares que distinguen
el valor de la fuerza de trabajo o el valor del trabajo
de los valores de todas las demás mercancías. El
valor de la fuerza de trabajo está formado por dos
elementos, uno de los cuales es puramente físico,
mientras que el otro tiene un carácter histórico o
social. Su límite mínimo está determinado por el
elemento físico; es decir, que para poder mantenerse
y reproducirse, para poder perpetuar su existencia
física, la clase obrera tiene que obtener los artículos
de primera necesidad absolutamente indispensables
para vivir y multiplicarse. El valor de estos medios
de sustento indispensables constituye, pues, el límite
mínimo del valor del trabajo. Por otra parte, la
extensión de la jornada de trabajo tiene también sus
límites extremos, aunque sean muy elásticos. Su
límite máximo lo traza la fuerza física del obrero. Si
el agotamiento diario de sus energías vitales rebasa
un cierto grado, no podrá desplegarlas de nuevo día
tras día. Pero, como decíamos, estos límites son muy
elásticos. Una sucesión rápida de generaciones
raquíticas y de vida corta abastecería el mercado de
trabajo exactamente lo mismo que una serie de
generaciones vigorosas y de vida larga.
Además de este elemento puramente físico, en la
determinación del valor del trabajo entra el nivel de
vida tradicional en cada país. No se trata solamente
de la vida física, sino de la satisfacción de ciertas
necesidades, que brotan de las condiciones sociales
en que viven y se educan los hombres. El nivel de
vida inglés podría descender hasta el grado del
irlandés, y el nivel de vida de un campesino alemán
hasta el de un campesino livonio. La importancia del
papel que a este respecto desempeñan la tradición
histórica y la costumbre social, puede verse en el
libro de Mr. Thomton sobre la Superpoblación,
donde se demuestra que en distintas regiones
agrícolas de Inglaterra los jornales medios siguen
todavía hoy siendo distintos, según las condiciones
más o menos favorables en que esas regiones se
redimieron de la servidumbre.
Este elemento histórico o social que entra en el
valor del trabajo puede dilatarse o contraerse, e
incluso extinguirse del todo, de tal modo que sólo
quede en pie el límite físico. Durante la guerra
antijacobina -que, como solía decir el incorregible
beneficiario de impuestos y prebendas, el viejo
George Rose, se emprendió para que los infieles
franceses no destruyeran los consuelos de nuestra
santa religión-, los honorables colonos ingleses, a los
que tratamos con tanta suavidad en una de nuestras
sesiones anteriores, redujeron los jornales de los
obreros del campo hasta por debajo de aquel mínimo
estrictamente físico, completando la diferencia
indispensable para asegurar la perpetuación física de
la raza mediante las leyes de pobres59. Era un método
excelente para convertir al obrero asalariado en
esclavo, y al orgulloso yeoman de Shakespeare en
indigente.
Si comparáis los salarios o valores del trabajo
normales en distintos países y en distintas épocas
históricas dentro del mismo país, veréis que el valor
del trabajo no es, por sí mismo, una magnitud
constante, sino variable, aun suponiendo que los
valores de las demás mercancías permanezcan fijos.
Una comparación similar de las cuotas de
ganancia en el mercado demostraría que no varían
solamente éstas, sino también sus cuotas medias.
Ahora bien, por lo que se refiere a la ganancia, no
existe ninguna ley que le trace un mínimo. No puede
decirse cuál es el límite extremo de su baja. ¿Y por
qué no puede establecerse este límite? Porque si
podemos fijar el salario mínimo, no podemos, en
cambio, fijar el salario máximo. Lo único que
podemos decir es que, dados los límites de la jornada
de trabajo, el máximo de ganancia corresponde al
mínimo físico del salario, y que, partiendo de salarios
dados, el máximo de ganancia corresponde a la
prolongación de la jornada de trabajo, en la medida
en que sea compatible con las fuerzas físicas del
obrero. Por tanto, el máximo de ganancia se halla
limitado por el mínimo físico del salario y por el
máximo físico de la jornada de trabajo. Es evidente
que, entre los dos límites extremos de esta cuota de
ganancia máxima, cabe una escala inmensa de
variantes. La determinación de su grado efectivo se
dirime exclusivamente por la lucha incesante entre el
capital y el trabajo; el capitalista pugna
constantemente por reducir los salarios a su mínimo
físico y prolongar la jornada de trabajo hasta su
máximo físico, mientras que el obrero presiona
constantemente en el sentido contrario.
El problema se reduce, por tanto, al problema de
las fuerzas respectivas de los contendientes.
2. En lo que atañe a la limitación de la jornada de
trabajo, lo mismo en Inglaterra que en los demás
países, nunca se ha reglamentado sino por ingerencia
de la ley. Sin la constante presión de los obreros
desde fuera, la ley jamás habría intervenido. En todo
caso, este resultado no podía alcanzarse mediante
convenios privados entre los obreros y los
59
En virtud de las leyes de pobres, vigentes en Inglaterra
desde el siglo XVI, en cada parroquia se cobraba un
impuesto especial de ayuda a los pobres; los parroquianos
que no podían mantenerse a sí mismos y a sus familias,
recibían un subsidio de la caja de ayuda a los pobres.
Salario, precio y ganancia
capitalistas. Esta necesidad de una acción política
general es precisamente la que demuestra que, en el
terreno puramente económico de lucha, el capital es
la parte más fuerte.
En cuanto a los límites del valor del trabajo, su
fijación efectiva depende siempre de la oferta y la
demanda, refiriéndome a la demanda de trabajo por
parte del capital y a la oferta de trabajo por los
obreros. En los países coloniales, la ley de la oferta y
la demanda favorece a los obreros. De aquí el nivel
relativamente alto de los salarios en los Estados
Unidos. En ese país, haga lo que haga el capital, no
puede evitar que el mercado de trabajo esté
constantemente desabastecido, por la constante
transformación de los obreros asalariados en
labradores independientes, con fuentes propias de
subsistencia. Para gran parte de la población
norteamericana, la situación del obrero asalariado no
es más que una estación de tránsito, que está seguro
de abandonar al cabo de un tiempo más o menos
corto. Para remediar este estado de cosas en las
colonias, el paternal Gobierno británico ha adoptado
hace algún tiempo la llamada moderna teoría de la
colonización, que consiste en fijar a los terrenos
coloniales un precio artificialmente alto, para, de este
modo, impedir la transformación demasiado rápida
del obrero asalariado en labrador independiente.
Pero, pasemos ahora a los viejos países
civilizados, en que el capital domina todo el proceso
de producción. Fijémonos, por ejemplo, en la subida
de los jornales de los obreros agrícolas en Inglaterra,
de 1849 a 1859. ¿Cuáles fueron sus consecuencias?
Los agricultores no pudieron subir el valor del trigo,
como les habría aconsejado nuestro amigo Weston,
ni siquiera su precio en el mercado. Por el contrario,
tuvieron que resignarse a verlo bajar. Pero, durante
estos once años, introdujeron máquinas de todas
clases y aplicaron métodos más científicos,
transformaron una parte de las tierras de labor en
pastizales, aumentaron la extensión de sus granjas, y
con ella la escala de la producción; y de este modo,
haciendo disminuir por estos y por otros medíos la
demanda de trabajo, gracias al aumento de sus
fuerzas productivas, volvieron a crear una
superpoblación relativa en el campo. Tal es el
método general con que opera el capital en los países
poblados de antiguo, para reaccionar, más rápida o
más lentamente, contra las subidas de salarios.
Ricardo observó acertadamente que la máquina
estaba en continua competencia con el trabajo, y con
harta frecuencia sólo podía introducirse cuando el
precio del trabajo subía hasta cierto límite60, pero la
aplicación de maquinaria no es más que uno de los
muchos métodos empleados para aumentar las
fuerzas productivas del trabajo. Este mismo proceso
60
D. Ricardo. On the Principles of Political Economy, and
Taxation («A propósito de los principios de la Economía
política y de los impuestos»), London, 1821, p. 479.
39
de desarrollo que deja relativamente sobrante el
trabajo simple simplifica, por otra parte, el trabajo
calificado, y, por tanto, lo deprecia.
La misma ley se impone, además, bajo otra forma.
Con el desarrollo de las fuerzas productivas del
trabajo, se acelera la acumulación del capital, aun en
el caso de que el tipo de salarios sea relativamente
alto. De aquí podría inferirse, como lo hizo Adam
Smith, en cuyos tiempos la industria moderna estaba
aún en su infancia, que la acumulación acelerada del
capital tiene que inclinar la balanza a favor del
obrero, haciendo crecer la demanda de su trabajo.
Situándose en el mismo punto de vista, muchos
autores contemporáneos se asombran de que, a pesar
de haber crecido en los últimos veinte años el capital
inglés mucho más rápidamente que la población
inglesa, los salarios no hayan experimentado un
aumento mayor. Pero es que, simultáneamente con la
acumulación progresiva, se opera un cambio
progresivo en cuanto a la composición del capital. La
parte del capital global formada por capital
constante: maquinaria, materias primas, medios de
producción de todo género, crece con mayor rapidez
que la parte destinada a salarios, o sea, a comprar
trabajo. Esta ley ha sido puesta de manifiesto, bajo
una forma más o menos precisa, por el Sr. Barton,
Ricardo, Sismondi, el profesor Richard Jones, el
profesor Ramsay, Cherbuliez y otros.
Si la proporción entre estos dos elementos del
capital era originariamente de 1:1, al desarrollarse la
industria será de 5:1, y así sucesivamente. Si de un
capital global de 600 se desembolsan para
instrumentos, materias primas, etc., 300, y 300 pata
salarios, para que pueda absorber 600 obreros en vez
de 300, basta con doblar el capital global. Pero, si de
un capital de 600 se invierten 500 en maquinaria,
materiales, etc., y solamente 100 en salarios, para
poder colocar a 600 obreros en vez de 300, este
capital tiene que aumentar de 600 a 3.600. Por tanto,
al desarrollarse la industria, la demanda de trabajó no
avanza con el mismo ritmo que la acumulación del
capital. Aumenta, sin duda, pero aumenta en una
proporción
constantemente
decreciente,
comparándola con el incremento del capital.
Estas pocas indicaciones bastarán para poner de
relieve que el propio desarrollo de la industria
moderna contribuye por fuerza a inclinar la balanza
cada vez más en favor del capitalista y en contra del
obrero, y que, como consecuencia de esto, la
tendencia general de la producción capitalista no es a
elevar el nivel medio de los salarios, sino, por el
contrario, a hacerlo bajar, o sea, a empujar más o
menos el valor del trabajo a su límite mínimo. Pero si
la tendencia de las cosas, dentro de este sistema, es
tal, ¿quiere esto decir que la clase obrera deba
renunciar a defenderse contra las usurpaciones del
capital y cejar en sus esfuerzos por aprovechar todas
las posibilidades que se le ofrezcan para mejorar
C. Marx y F. Engels
40
temporalmente su situación? Si lo hiciese, veríase
degradada en una masa uniforme de hombres
desgraciados y quebrantados, sin salvación posible.
Creo haber demostrado que las luchas de la clase
obrera por el nivel de los salarios son episodios
inseparables de todo el sistema de salarios, que en el
99 por 100 de los casos sus esfuerzos por elevar los
salarios no son más que esfuerzos dirigidos a
mantener en pie el valor dado del trabajo, y que la
necesidad de forcejear con el capitalista acerca de su
precio va unida a la situación del obrero, que le
obliga a venderse a si mismo como una mercancía. Si
en sus conflictos diarios con el capital los obreros
cediesen cobardemente, se descalificarían sin duda
para emprender movimientos de mayor envergadura.
Al mismo tiempo, y aun prescindiendo por
completo del esclavizamiento general que entraña el
sistema de trabajo asalariado, la clase obrera no debe
exagerar ante sus propios ojos el resultado final de
estas luchas diarias. No debe olvidar que lucha contra
los efectos, pero no contra las causas de estos
efectos; que lo que hace es contener el movimiento
descendente, pero no cambiar su dirección; que
aplica paliativos, pero no cura la enfermedad. No
debe, por tanto, entregarse por entero a esta
inevitable guerra de guerrillas, continuamente
provocada por los abusos incesantes del capital o por
las fluctuaciones del mercado. Debe comprender que
el sistema actual, aun con todas las miserias que
vuelca sobre ella, engendra simultáneamente las
condiciones materiales y las formas sociales
necesarias para la reconstrucción económica de la
sociedad. En vez del lema conservador de: «¡Un
salario justo por una jornada de trabajo justa!»,
deberá inscribir en su bandera esta consigna
revolucionaria: «¡Abolición del sistema de trabajo
asalariado!»
Después de esta exposición larguísima y me temo
que fatigosa, que he considerado indispensable para
esclarecer un poco nuestro tema principal, voy a
concluir, proponiendo la siguiente resolución:
1. Una subida general del nivel de los salarios
acarrearía una baja de la cuota general de ganancia,
pero no afectaría, en términos generales, a los precios
de las mercancías.
2. La tendencia general de la producción
capitalista no es elevar el nivel medio del salario,
sino reducirlo.
3. Las tradeuniones trabajan bien como centros de
resistencia contra las usurpaciones del capital.
Fracasan, en algunos casos, por usar poco
inteligentemente su fuerza. Pero, en general, son
deficientes por limitarse a una guerra de guerrillas
contra los efectos del sistema existente, en vez de
esforzarse, al mismo tiempo, por cambiarlo, en vez
de emplear sus fuerzas organizadas como palanca
para la emancipación definitiva de la clase obrera; es
decir, para la abolición definitiva del sistema de
trabajo asalariado.
Escrito por C. Marx entre fines de mayo y el 27
de junio de 1865. Publicado por vez primera en
folleto aparte en Londres, en 1898. Se publica de
acuerdo con el manuscrito. Traducido del inglés.
I#STRUCCIÓ# SOBRE DIVERSOS PROBLEMAS A LOS DELEGADOS DEL CO#SEJO
CE#TRAL PROVISIO#AL
C. Marx
1.
Organización
de
la
Asociación
Internacional61
El Consejo Central Provisional recomienda el
plan de organización tal y como ha sido trazado en
los Estatutos Provisionales. La experiencia de dos
años prueba lo justo de dicho plan y las posibilidades
de su adaptación a los diferentes países, sin perjuicio
para la unidad de acción. Para el año próximo
recomendamos que Londres sea la sede del Consejo
Central, puesto que la situación en el continente no
parece ser propicia para cambios.
Por supuesto, los miembros del Consejo Central
serán elegidos por el Congreso (§ 5 de los Estatutos
Provisionales), con derecho de cooptación.
El Secretario General será elegido en el Congreso
por un año y será el único miembro pagado de la
Asociación. Proponemos que se le paguen dos libras
esterlinas por semana.
La contribución uniforme anual de cada individuo
miembro de la Asociación será de medio penique
(quizá un penique). El precio del carnet de miembro
se pagará aparte.
Al llamar a los miembros de la Asociación a
formar mutualidades y a establecer vínculos
internacionales entre ellas, dejamos, a la vez, la
iniciativa en este problema («établissement des
sociétés de secours mutuels; appui moral et matériel
accordé aux orphelins de l'Association») a los suizos,
que lo han propuesto en la Conferencia de septiembre
61
La presente Instrucción fue escrita por Marx para los
delegados al Consejo Central Provisional (denominado
posteriormente Consejo General), enviados al I Congreso
de la Asociación Internacional de los Trabajadores
celebrado del 3 al 8 de septiembre de 1866, en Ginebra. La
Instrucción sugería las soluciones de los problemas a
examinar en el Congreso. Se planteaban en ella varios
problemas concretos, y la lucha por el cumplimiento de
estos últimos debía unir a las masas obreras, elevar su
conciencia de clase e incorporarlas a la lucha común de la
clase obrera. De los nueve puntos formulados por Marx
seis fueron aprobados como resoluciones del Congreso:
acerca de la unidad internacional de acción, de la
reducción de la jornada de trabajo, del trabajo de los niños
y las mujeres, del trabajo cooperativo, de los sindicatos y
de los ejércitos permanentes.
último pasados62.
2. Mancomunidad internacional de los
esfuerzos, por medio de la asociación, para la
lucha entre el trabajo y el capital
(a) Desde un punto de vista general, esta cuestión
abarca toda la actividad de la Asociación
Internacional, cuyo objetivo es mancomunar y llevar
a un mismo cauce los esfuerzos de la clase obrera,
hasta ahora dispersos, de los distintos países en la
lucha por su emancipación.
(b) Una de las principales funciones que la
Asociación ha cumplido hasta el momento con
mucho éxito, es la de hacer frente a las intrigas de los
capitalistas, siempre dispuestos en los casos de
huelga o de cierre de empresas a abusar de los
obreros extranjeros, empleándolos como instrumento
contra los obreros nativos. Una de las grandes metas
de la Asociación es lograr que los obreros de los
distintos países, además de sentirse hermanos y
camaradas, actúen como tales en la lucha por su
emancipación formando en el ejército de la
emancipación.
(c) Una gran «mancomunidad internacional de los
esfuerzos», que nosotros sugerimos, será una
investigación estadística de la situación de la clase
obrera en todos los países, llevada a cabo por la
clase obrera misma. A fin de actuar con cierta
probabilidad de éxito, es preciso conocer los
materiales con los que se ha de trabajar. Al iniciar tan
gran obra, los obreros mostrarán que son capaces de
tomar sus destinos en sus propias manos. Por eso
proponemos:
Que en todo lugar en que exista una sección de
nuestra Asociación se comience el trabajo
inmediatamente y se recojan datos concretos sobre
62
Trátase de la Conferencia de Londres celebrada del 25
al 29 de septiembre de 1865. Participaron en sus labores
los miembros del Consejo General y los dirigentes de
diversas secciones. La Conferencia escuchó el informe del
Consejo General, aprobó su rendición de cuentas
financieras y el orden del día del próximo Congreso. La
Conferencia de Londres, preparada y celebrada bajo la
dirección de Marx, desempeñó un gran papel en el período
del devenir y la constitución de la Internacional.
C. Marx y F. Engels
42
los distintos puntos señalados en el esquema de la
investigación que va adjunto.
El Congreso invita a todos los obreros de Europa
y los Estados Unidos de América a colaborar en la
recolección de elementos de dicha estadística sobre
la clase obrera; los informes y datos concretos se
enviarán al Consejo Central. Este, partiendo de
dichos materiales, redactará un informe general,
acompañándolo de datos concretos en el suplemento
Este informe, con el suplemento, se presentará al
Congreso ordinario anual y, una vez aprobado, se
publicará a costa de la Asociación.
ESQUEMA GENERAL DE LA ENCUESTA,
QUE,
DESDE
LUEGO,
PUEDE
SER
MODIFICADO EN CADA LUGAR
1. Industria, su denominación.
2. Edad y sexo de sus trabajadores.
3. Número de ocupados.
4. Salarios y sueldos: (a) de los aprendices; (b)
pago por jornal o por pieza; pago que abonan los
intermediarios. Promedio del salario semanal y anual.
5. (a) Horas de trabajo en las fábricas. (b) Horas
de trabajo en las empresas de pequeños patronos y en
la producción doméstica, caso de que exista ese tipo
de producción. (c) Trabajo de noche y de día.
6. Intervalos para la comida. Tratamiento de los
obreros.
7. Carácter del taller y del trabajo: estrechez del
local, deficiente ventilación, escasez de luz solar,
empleo de alumbrado de gas. Limpieza, etc.
8. Género de ocupación.
9. Efecto del trabajo en el estado físico.
10. Condiciones morales. Educación.
11. Carácter de la producción. Es temporal o se
distribuye más o menos regularmente a lo largo de
todo el año; se observan o no considerables
fluctuaciones, está o no sujeta a la competencia
extranjera; si atiende principalmente el mercado
interior o el exterior, etc.
3. Limitación de la jornada de trabajo
La condición preliminar, sin la que todas las
tentativas de mejorar la situación de los obreros y de
su emancipación están condenadas al fracaso, es la
limitación de la jornada de trabajo.
Es necesaria para restaurar la salud y la fuerza
física de la clase obrera, que es la armazón básica de
toda nación, lo mismo que para asegurar a los
obreros las posibilidades de desarrollo intelectual, de
mantener relaciones sociales y de dedicarse a
actividades sociales y políticas.
Nosotros proponemos 8 horas de trabajo como
límite legal de la duración de la jornada laboral. Esta
limitación es la demanda general de los obreros de
Estados Unidos de América63; el voto del Congreso
la hará plataforma común de la clase obrera del
mundo entero.
Para información de los miembros continentales
de la Asociación, cuya experiencia en materia de
legislación fabril es relativamente reciente,
añadiremos que ninguna restricción legal alcanzará el
objetivo planteado y todas serán vulneradas por el
capital si no se fija con precisión el período del día
en que deben encajar estas 8 horas. La duración de
este período debe ser de 8 horas de trabajo y unas
pausas adicionales para la comida. Por ejemplo, si los
distintos intervalos para comer ocupan una hora, el
periodo legal del día será de 9 horas, digamos desde
las 7 de la mañana hasta las 4 de la tarde o desde las
8 de la mañana hasta las 5 de la tarde, y así
sucesivamente. El trabajo nocturno debe admitirse
sólo en casos excepcionales en ciertas industrias
especificadas por la ley. La tendencia debe ser la de
suprimir del todo el trabajo nocturno.
Este párrafo se refiere sólo a los trabajadores
adultos de ambos sexos; por cierto, las mujeres deben
excluirse rigurosamente de todo trabajo nocturno, al
igual que de todos los tipos de trabajo peligrosos para
el organismo frágil de la mujer o que lo expongan al
efecto de sustancias toxicas y nocivas. Entendemos
por adultos a los que han alcanzado la edad de 18
años.
4. El trabajo de los jóvenes y niños (de ambos
sexos)
Consideramos que es progresiva, sana y legítima
la tendencia de la industria moderna a incorporar a
los niños y los jóvenes a cooperar en el gran trabajo
de la producción social, aunque, bajo el régimen
capitalista, ha sido deformada hasta llegar a ser una
abominación. En todo régimen social razonable,
cualquier niño de 9 años de edad debe ser un
trabajador productivo del mismo modo que todo
adulto apto para el trabajo debe obedecer la ley
general de la naturaleza, a saber: trabajar para poder
comer, y trabajar no sólo con la cabeza, sino también
con las manos. Sin embargo, en el presente, nos
ocupamos sólo de los niños y los jóvenes de ambos
sexos de la clase obrera.
Por razones fisiológicas estimamos que los niños
y los jóvenes de ambos sexos deben dividirse en tres
clases, que requieren distinto tratamiento: la primera
comprende a los niños de 9 a 12 años de edad; la
segunda, a los de 13 a 15 años, y la tercera, a los de
16 y 17 años de edad. Proponemos que la ley
63
La cuestión del establecimiento legislativo de la jornada
de 8 horas se discutió en el Congreso obrero
norteamericano de Baltimore, celebrado del 20 al 25 de
agosto de 1866. El Congreso examinó igualmente las
cuestiones siguientes: la actividad política de los obreros,
las sociedades cooperativas, la adhesión de todos los
obreros a las tradeuniones, las huelgas, etc.
Instrucción sobre diversos problemas a los delegados del Consejo Central Provisional
restrinja el trabajo de los niños de la primera clase a
dos horas en todos los tipos de talleres o a domicilio;
la duración del trabajo para los niños de la segunda
clase debe ser de cuatro horas y para los de la
tercera, de seis horas. Para la tercera clase deberá
hacerse un intervalo de una hora, como mínimo, para
comer o descansar.
Sería deseable que la enseñanza en las escuelas
elementales comenzase antes de los 9 años de edad;
pero aquí tratamos nada más que del más
indispensable antídoto contra las tendencias del
régimen social que reduce al obrero a la condición de
simple instrumento de acumulación de capital y
convierte a los padres, agobiados por la miseria, en
esclavistas que venden a sus propios hijos. Hay que
defender los derechos de los niños y los jóvenes, ya
que ellos no pueden hacerlo. Esta es la razón de que
la sociedad tenga el deber de intervenir en su favor.
Si la burguesía y la aristocracia muestran
negligencia respecto de sus deberes para con sus
descendientes, es cosa suya. A la vez que disfruta de
los privilegios de estas clases, el niño se ve
condenado a sufrir las consecuencias de sus
prejuicios.
El caso de la clase obrera es completamente
distinto. El obrero no es libre en sus actos. En
demasiado frecuentes casos resulta tan ignorante que
no es capaz de comprender los verdaderos intereses
de su hijo o las condiciones normales de desarrollo
humano. De cualquier modo, la parte más ilustrada
de la clase obrera se da perfecta cuenta de que el
porvenir de su clase y, por tanto, de la humanidad,
depende enteramente de la formación de la joven
generación obrera. Sabe que antes de nada es preciso
preservar a los niños y los jóvenes contra los efectos
destructivos del sistema vigente. Esto sólo se puede
conseguir mediante la transformación de la razón
social en fuerza social, y en las circunstancias
presentes esto sólo es posible a través de leyes
generales aplicadas por el poder del Estado. Con la
aplicación de semejantes leyes, la clase obrera no
fortalece en modo alguno el poder del Gobierno. Al
contrario, convierte en arma propia el poder que se
utiliza ahora contra ella, consigue mediante un acto
legislativo general lo que estaría procurando en vano
a través de multitud de esfuerzos individuales
dispersos.
Partiendo de eso, decimos que no se debe permitir
en caso alguno a los padres y los patronos el empleo
del trabajo de los niños y jóvenes si ese empleo no se
conjuga con la educación.
Por educación entendemos tres cosas:
Primero, educación mental.
Segundo, educación física, como la que se da en
los gimnasios y mediante los ejercicios militares.
Tercero, educación tecnológica, que da a conocer
los principios generales de todos los procesos de la
producción e inicia, a la vez, al niño y al joven en el
43
manejo de los instrumentos elementales de todas las
industrias.
A la distribución de los niños y los jóvenes
obreros en tres clases debe corresponder un curso
gradual y progresivo de formación mental, física y
tecnológica. Los gastos para el mantenimiento de las
escuelas tecnológicas deben cubrirse en parte
mediante la venta de su producción.
La combinación del trabajo productivo retribuido,
la formación mental, los ejercicios físicos y la
enseñanza politécnica pondrá a la clase obrera muy
por encima del nivel de la aristocracia y la burguesía.
De suyo se entiende que el empleo del trabajo de
niños de 9 a 17 años de edad de noche o en cualquier
industria nociva para la salud debe estar
rigurosamente prohibido por la ley.
5. Trabajo cooperativo
La Asociación Internacional de los Trabajadores
se propone unir, llevando a un mismo cauce, los
movimientos espontáneos de la clase obrera, pero, de
ninguna manera, dictarle o imponerle cualquier
sistema doctrinario. Por eso, el Congreso no debe
proclamar uno u otro sistema especial de
cooperación, sino que ha de limitarse a la
enunciación de algunos principios generales.
(a) Nosotros estimamos que el movimiento
cooperativo es una de las fuerzas transformadoras de
la sociedad presente, basada en el antagonismo de
clases. El gran mérito de este movimiento consiste en
mostrar que el sistema actual de subordinación del
trabajo al capital, sistema despótico que lleva al
pauperismo, puede ser sustituido con un sistema
republicano y bienhechor de asociación de
productores libres e iguales.
(b) Pero, el movimiento cooperativo, limitado a
las formas enanas, las únicas que pueden crear con
sus propios esfuerzos los esclavos individuales del
trabajo asalariado, jamás podrá transformar la
sociedad capitalista. A fin de convertir la producción
social en un sistema armónico y vasto de trabajo
cooperativo son indispensables cambios sociales
generales, cambios de las condiciones generales de
la sociedad, que sólo pueden lograrse mediante el
paso de las fuerzas organizadas de la sociedad, es
decir, del poder político, de manos de los capitalistas
y propietarios de tierras a manos de los productores
mismos.
(c) Recomendamos a los obreros que se ocupen
preferentemente de la producción cooperativa, y no
del comercio cooperativo. Este último no afecta más
que la superficie del actual sistema económico,
mientras que la primera socava sus cimientos.
(d) Recomendamos a todas las sociedades
cooperativas que conviertan una parte de sus ingresos
comunes en fondo de propaganda de sus principios,
tanto con el ejemplo, como con la palabra, a saber,
contribuyendo al establecimiento de nuevas
C. Marx y F. Engels
44
sociedades cooperativas de producción, a la par con
la difusión de su doctrina.
(e) A fin de evitar la degeneración de las
sociedades cooperativas en simples sociedades
burguesas por acciones (sociétés par actions), los
obreros de cada empresa, independientemente de si
están asociados o no, deben cobrar igual parte de los
ingresos. Podemos consentir, a título de compromiso
puramente temporal, que los asociados cobren,
además, un interés mínimo.
al margen del movimiento general social y político.
Sin embargo, últimamente, por lo visto, se ha
despertado en ellas la conciencia de su gran misión
histórica; como lo prueban, por ejemplo, su
participación en el movimiento político de
Inglaterra64, la más amplia comprensión de su
función en los Estados Unidos65 y la siguiente
resolución adoptada en la reciente gran Conferencia
de los delegados de las tradeuniones celebrada en
Sheffield66:
6. Sociedades obreras (tradeunions). Su
pasado, su presente y su porvenir
(a) Su pasado.
El capital es una fuerza social concentrada,
mientras el obrero no dispone más que de su fuerza
de trabajo. Por consiguiente, el contrato entre el
capital y el trabajo jamás puede concertarse sobre
bases equitativas, equitativas incluso desde el punto
de vista de la sociedad en la que la propiedad sobre
los medios materiales de existencia y de trabajo se
halla de un lado, y las energías productivas vitales,
del lado opuesto. La única fuerza social de los
obreros está en su número. Pero, la fuerza numérica
se reduce a la nada por la desunión. La desunión de
los obreros nace y se perpetúa debido a la inevitable
competencia entre ellos mismos.
Originariamente, las tradeuniones nacieron de los
intentos espontáneos que hacían los obreros para
suprimir o, al menos, debilitar esta competencia, a fin
de conseguir unos términos del contrato que les
liberasen de la situación de simples esclavos. El
objetivo inmediato de las tradeuniones se limitaba,
por eso, a las necesidades cotidianas, a los intentos
de detener la incesante ofensiva del capital, en una
palabra, a cuestiones de salarios y de duración del
tiempo de trabajo. Semejante actividad de las
tradeuniones, además de legítima, es necesaria. Es
indispensable mientras exista el actual modo de
producción. Es más, esta actividad debe, extenderse
ampliamente mediante la formación y la unidad de
las tradeuniones en todos los países. Por otra parte,
sin darse cuenta ellas mismas, las tradeuniones se
fueron convirtiendo en centros de organización de la
clase obrera, del mismo modo que las
municipalidades y las comunas medievales lo habían
sido para la burguesía. Si decimos que las
tradeuniones son necesarias para la lucha de
guerrillas entre el capital y el trabajo, cabe saber que
son todavía más importantes como fuerza organizada
para suprimir el propio sistema de trabajo
asalariado y el poder del capital.
(b) Su presente.
Ocupadas con demasiada frecuencia en las luchas
locales e inmediatas contra el capital, las
tradeuniones no han adquirido aún plena conciencia
de su fuerza en la lucha contra el sistema de la
esclavitud asalariada. Por eso han estado demasiado
«La conferencia, apreciando en su justo valor los
esfuerzos de la Asociación Internacional para unir
con lazos fraternales a los obreros de todos los
países, recomienda encarecidamente a las distintas
sociedades representadas aquí que se afilien a dicha
Asociación, con el convencimiento de que eso
contribuye esencialmente al progreso y la
prosperidad de toda la comunidad obrera».
(c) Su porvenir.
Aparte de sus propósitos originales, deben ahora
aprender a actuar deliberadamente como centros
organizadores de la clase obrera ante el magno
objetivo de su completa emancipación. Deben apoyar
a todo movimiento social y político en esta dirección.
Considerándose y actuando como los campeones y
representantes de toda la clase obrera, tienen el deber
de llevar a sus filas a los obreros no asociados (non64
Trátase de la amplia participación de las tradeuniones
inglesas en el movimiento democrático general en pro de
la segunda reforma del derecho electoral en los años de
1865 a 1867. La primera tuvo lugar en 1831-1832 y dio
acceso al parlamento a representantes de la burguesía
industrial.
El 23 de febrero de 1865, en la asamblea de los partidarios
de la reforma del derecho electoral, a iniciativa y con la
participación activa del Consejo General de la
Internacional, se adoptó el acuerdo de fundar la Liga de la
reforma, que se erigió en centro político de dirección del
movimiento masivo de los obreros por la segunda reforma.
A instancia de Marx, la Liga de la reforma planteó las
reivindicaciones del derecho electoral para toda la
población masculina adulta del país. Sin embargo, debido
a las vacilaciones de los radicales burgueses en la
dirección de la Liga, asustados por el movimiento masivo
de los obreros, así como a la política de conciliación de los
líderes oportunistas de las tradeuniones, la Liga no pudo
llevar a la práctica la línea trazada por el Consejo General;
la burguesía inglesa consiguió escindir el movimiento, y
en 1867 se celebró una reforma mutilada, concediéndose
el derecho de elegir nada más que a la pequeña burguesía
y a las cumbres de la clase obrera, de modo que el grueso
de la clase obrera siguió privado de derechos políticos.
65
Durante la guerra civil de los EE.UU., las tradeuniones
norteamericanas apoyaban activamente a los Estados del
Norte en su lucha contra los esclavistas.
66
La Conferencia de las tradeuniones británicas de
Sheffield se celebró del 17 al 21 de julio de 1866,
discutiéndose en ella la cuestión de los lock-out.
Instrucción sobre diversos problemas a los delegados del Consejo Central Provisional
45
society men). Deben preocuparse solícitas por los
obreros de las ramas más miserablemente retribuidas,
como, digamos, de los obreros agrícolas, que, vistas
las circunstancias excepcionales, se ven privados de
toda capacidad de acción. Las tradeuniones deben
mostrar a todo el mundo que no luchan por intereses
estrechos y egoístas, que su objetivo es la
emancipación de los millones de oprimidos.
ella, cooperará con la Francia republicana. El
movimiento de la clase obrera se verá continuamente
interrumpido, trabado y retardado mientras no se
haya resuelto esta importante cuestión europea.
(c) Es un deber especial de la clase obrera de
Alemania el tomar la iniciativa en esta cuestión,
puesto que Alemania es uno de los participantes en
los repartos de Polonia.
7. Impuestos directos e indirectos
(a) No hay modificación de la forma de
gravámenes impositivos que produzca cambios
importantes en las relaciones entre el trabajo y el
capital.
(b) No obstante, de tener que elegir entre los dos
sistemas de gravámenes impositivos, recomendamos
la total abolición de los impuestos indirectos y su
sustitución completa por los directos;
Porque los impuestos indirectos hacen subir los
precios de las mercancías, ya que los comerciantes
añaden a dichos precios; tanto el importe de los
impuestos indirectos como el interés y la ganancia
sobre el capital desembolsado para pagarlos;
Porque los impuestos indirectos ocultan ante cada
individuo lo que éste paga al Estado, mientras que el
directo no se encubre con nada, se cobra
abiertamente y no puede engañar siquiera al menos
listo. Por consiguiente, los impuestos directos
impulsan a cada uno a controlar el Gobierno,
mientras que los indirectos destruyen toda tendencia
a la autogestión (self-government).
10. Ejércitos
(a) La influencia deletérea de los grandes ejércitos
permanentes en la producción ha sido expuesta
suficientemente en los congresos burgueses de toda
denominación, congresos de la paz, económicos,
estadísticos, filantrópicos y sociológicos. Por eso
consideramos completamente superfluo extendernos
sobre ese particular.
(b) Proponemos el armamento general del pueblo
y su instrucción general en el uso de las armas.
(c) Aceptamos como necesidad temporal la
existencia de pequeños ejércitos permanentes, como
escuelas de oficiales de la milicia; todo ciudadano de
sexo masculino debe servir en dichos ejércitos
durante un período muy corto.
8. Crédito internacional
Hay que dejar la iniciativa en manos de los
franceses.
9. La cuestión de Polonia
(a) ¿Por qué los obreros europeos plantean esta
cuestión? En primer término, porque existe una
conspiración de silencio entre los agitadores y los
escritores burgueses, aunque patrocinen a todas las
nacionalidades del continente e incluso de Irlanda.
¿Cuál es la causa de este silencio? Pues, eso ocurre
porque, tanto los aristócratas, como los burgueses
ven en esta oscura potencia asiática, que se halla
detrás de los bastidores, el último baluarte frente a la
ascendiente ola del movimiento obrero. Esta potencia
sólo puede ser destruida efectivamente a través de la
restauración de Polonia sobre una base democrática.
(b) Dados los recientes cambios ocurridos en
Europa Central y, en particular, en Alemania, es
necesaria más que nunca la existencia de una Polonia
democrática. Sin ella, Alemania se convertirá en
avanzadilla de la Santa Alianza67, mientras que con
67
La Santa Alianza fue un pacto reaccionario concertado
en 1815 por los monarcas de Rusia, Austria y Prusia para
aplastar el movimiento revolucionario en los diversos
países y salvaguardar las monarquías feudales.
11. Cuestión religiosa
Hay que dejar la iniciativa en manos de los
franceses.
Escrito por C. Marx a fines de agosto de 1866.
Publicado en los núms, 6-7 del periódico The
International Courier, del 20 de febrero, los núms. 810 del 13 de marzo de 1867 y en los núms. 10 y 11
del periódico de Le Courrier international, del 9 y 16
de marzo de 1867, así como en los núms, 10 y 11 de
la revista Der Vorbote, de octubre y noviembre de
1866. Se publica de acuerdo con el texto del
periódico The Intemational Courier. Traducido del
inglés.
PROLOGO A LA PRIMERA EDICIÓ# ALEMA#A DEL PRIMER TOMO DE EL CAPITAL
C. Marx
El trabajo, cuyo primer tomo propongo al público,
es la continuación de la Contribución a la crítica de
la Economía política, publicada por mí en 1859. El
largo intervalo transcurrido entre el comienzo y la
continuación me ha sido impuesto por una
enfermedad de muchos años que ha interrumpido la
labor repetidas veces68.
68
El Capital es una obra genial del marxismo. Marx
dedicó los cuarenta años últimos de su vida a su trabajo
principal (iniciado en los años 40).
Marx comenzó el estudio sistemático de la Economía
política a fines de 1843, en París. Sus primeras
investigaciones en este dominio hallaron reflejo en las
obras Manuscritos económicos y filosóficos de 1844, La
ideología alemana, Miseria de la Filosofía, Trabajo
asalariado y capital, Manifiesto del Partido Comunista,
etc.
Después de cierto intervalo, debido a la revolución de
1848-1849, Marx pudo proseguir sus investigaciones
económicas sólo en Londres, capital a la que tuvo que
emigrar en agosto de 1849.
En el período de 1857-1858, Marx crea un manuscrito de
50 pliegos de imprenta, algo así como borrador de esbozo
de El Capital. El manuscrito fue publicado por primera
vez en 1939-1941 por el Instituto de Marxismo-Leninismo
anejo al CC del PCUS en alemán bajo el título Grundrisse
der Kritik der politischen Oekonomie («Rasgos
fundamentales de la crítica de la Economía política»). Al
propio tiempo, Marx hace el primer esbozo del plan de
toda la obra, al que detalla en los meses sucesivos y adopta
en abril de 1858 el acuerdo de exponer todo el trabajo en 6
libros. Sin embargo, pronto Marx decide comenzar la
edición de la obra por partes, en fascículos sueltos.
En 1858 comienza a redactar el primer fascículo,
denominándolo Contribución a la crítica de la Economía
política. El libro salió en 1859.
En el curso del trabajo, Marx cambió el plan inicial de su
obra. El plan de 6 libros fue sustituido por el de 4 tomos de
El Capital. En 1863-1865 redacta un nuevo y extenso
manuscrito que es precisamente la primera variante
detallada de los tres tomos teóricos de El Capital. Sólo
después de estar escrito todo el trabajo (enero de 1866),
Marx procede a la revisión definitiva del mismo antes de
entregarlo a la imprenta, pero, a consejo de Engels, decido
no preparar todo el trabajo, sino principalmente, el primer
tomo. Marx efectúa esta revisión definitiva con mucha
escrupulosidad, sometiendo, de hecho, a una nueva
redacción el primer tomo de El Capital.
Publicado el primer tomo (septiembre de 1867), Marx
El contenido de la obra primitiva está resumido en
el primer capítulo de este tomo69. Y al hacerlo así, no
se ha atendido sólo a conseguir que sean más
coherentes y completas las ideas, sino que se ha
mejorado la exposición. En la medida en que la
materia lo ha permitido, se han desarrollado aquí
puntos que antes apenas se esbozaron, mientras que
otros, ampliamente desarrollados allí, aquí
simplemente se enuncian. Los capítulos sobre la
historia de la teoría del valor y de la teoría del
dinero, por supuesto, han sido omitidos del todo. En
cambio, el lector del trabajo anterior encontrará en
las notas del primer capítulo referencias a nuevas
fuentes para el estudio de la historia de estas teorías.
El principio siempre es duro; esto vale para todas
las ciencias. Por eso, la máxima dificultad la
constituirá la comprensión del primer capítulo, en
particular, los párrafos referentes al análisis de la
mercancía. En cuanto a lo que toca especialmente al
análisis de la sustancia del valor y de la magnitud del
valor he procurado, en la medida de lo posible,
continúa redactándolo con motivo de la preparación de
nuevas ediciones en alemán y de traducciones en lenguas
extranjeras. Introduce numerosas correcciones en la
segunda edición (1872) y da indicaciones sustanciales con
motivo de la edición rusa, que sale en Petersburgo en 1872
y es la primera edición extranjera de El Capital. Marx
somete a una reelaboración y redacción considerables la
traducción francesa, que se publica en fascículos en los
años de 1872 a 1875.
Por otra parte, después de aparecer el primer tomo de El
Capital, Marx continúa trabajando con los tomos
siguientes, proponiéndose terminar pronto toda la obra.
Pero no lo consigue. Le quita mucho tiempo su multiforme
actividad en el Consejo General de la I Internacional. Se
hacen cada vez más frecuentes las interrupciones del
trabajo debido al mal estado de la salud.
Los dos tomos siguientes de El Capital fueron preparados
para la imprenta por Engels después de la muerte de Marx:
el segundo, en 1885, y el tercero, en 1894. Así, Engels
hizo una aportación inapreciable al tesoro del comunismo
científico.
69
Marx se refiere al primer capítulo (Mercancía y dinero)
en la primera edición alemana del I tomo de El Capital. En
la segunda edición y las siguientes de este tomo en alemán
le corresponde la primera sección.
Prologo a la primera edición alemana del primer tomo de El Capital
exponerlo en forma popular70. La forma valor, que
llega a su pleno desarrollo en la forma dinero, es muy
simple y de poco contenido. No obstante, la
inteligencia humana se ha dedicado a investigarla
durante más de 2.000 años, sin resultado, mientras
que otras formas más complejas y de contenido
mucho más rico han sido analizadas, por lo menos
aproximadamente, con resultado positivo. Y esto,
¿por qué? Porque es más fácil de estudiar el cuerpo
organizado que las células del cuerpo. Además, para
analizar las formas económicas, no se puede utilizar
ni el microscopio ni los reactivos químicos. La
capacidad de abstracción ha de suplir a ambos. Ahora
bien: para la sociedad burguesa, la forma mercancía
del producto del trabajo o la forma valor de la
mercancía son formas económicas celulares. A los
espíritus poco cultivados les parece que analizar estas
formas significa perderse en minucias. Se trata
efectivamente de minucias, pero de minucias como
las que son objeto de la anatomía microscópica.
Por eso, a excepción del capítulo sobre la forma
valor, nadie podrá acusar a este libro de difícil o
incomprensible. Me refiero, por supuesto, a lectores
que traten de aprender algo nuevo y quieran, por
tanto, pensar por sí mismos.
El físico, para observar los procesos naturales, o
bien lo hace donde se presentan en forma más
acusada y menos deformada por influencias
perturbadoras, o bien, si puede, hace experimentos en
condiciones que aseguren el desarrollo del proceso
en su forma pura. Lo que me propongo investigar en
esta obra es el modo de producción capitalista y las
relaciones de producción y de cambio que le
corresponden. El país clásico para ello es hasta ahora
Inglaterra. De aquí el que haya tomado de él los
principales hechos que sirven de ilustración a mis
conclusiones teóricas. Si el lector alemán alza los
hombros con gesto de fariseo ante la situación de los
trabajadores industriales y agrícolas ingleses o si se
70
Esto me ha parecido tanto más necesario, cuanto que
incluso el capítulo del trabajo de F. Lassalle contra
Schulze-Delítzsch en el que declara explicar la «quinta
esencia intelectual» de mi investigación sobre este tema,
contiene errores importantes. En passant (dicho sea de
paso), si F. Lassalle ha tomado de mis trabajos, casi
literalmente y hasta con la terminología creada por mí,
todas las tesis teóricas generales de sus escritos
económicos (por ejemplo, las tesis sobre el carácter
histórico del capital, sobre la conexión entre las relaciones
de producción y el modo de producción, etc., etc.) y lo ha
hecho sin citar las fuentes, ha sido simplemente con fines
de propaganda. Naturalmente; no me refiero a las tesis
concretas ni a las aplicaciones prácticas de éstas, con lo
que nada tengo que ver.
Trátase del capítulo tercero del trabajo de F. Lassalle Herr
Bastiat-Schulze von Delttzsch, der ökonomische Julian,
oder: Capital und Arbeit («El señor Bastiat-Schulze von
Delitzsch, el Juliano económico, o: Capital y trabajo»),
Berlín, 1864.
47
tranquiliza con optimismo pensando que en
Alemania las cosas no están, ni con mucho, tan mal,
tendré que decirle: De te fabula narratur!71
No se trata aquí del grado de desarrollo, más alto
o más bajo, que alcanzan los antagonismos sociales
engendrados por las leyes naturales de la producción
capitalista. Se trata de las leyes mismas, de las
tendencias mismas que actúan y se imponen con una
necesidad férrea. El país industrialmente más
desarrollado no hace más que mostrar al que es
menos desarrollado el cuadro de su propio porvenir.
Pero aparte de esto: en los sitios donde la
producción capitalista ha tomado por completo carta
de naturaleza en nuestro país, por ejemplo, en las
fábricas propiamente dichas, la situación es mucho
peor que en Inglaterra, por faltar el contrapeso de la
legislación fabril. En todas las esferas restantes, pesa
sobre nosotros, como sobre los demás países
continentales de la Europa Occidental, no sólo el
desarrollo de la producción capitalista, sino su
insuficiente desarrollo. Además de las miserias
modernas, nos oprime toda una serie de miserias
heredadas, procedentes del hecho de seguir
vegetando entre nosotros formas de producción
antiguas y ya caducas que acarrean un conjunto de
relaciones sociales y políticas anacrónicas. No
sufrimos sólo a causa de los vivos, sino a causa de
los muertos. Le mort saisit le vif!72
En comparación con la inglesa, la estadística
social alemana y del resto de la Europa Occidental
continental, es muy pobre. Sin embargo, levanta el
velo lo bastante para dejar entrever la cabeza de
Medusa. Nos horrorizaríamos de ver nuestra propia
situación si nuestros gobiernos y parlamentos
designasen periódicamente, como en Inglaterra,
comisiones de investigación de las condiciones
económicas; si estas comisiones estuviesen
investidas de los mismos poderes que en Inglaterra
para descubrir la verdad: si se pudiera encontrar, para
cumplir esta misión, hombres tan expertos,
imparciales y severos como los inspectores del
trabajo de Inglaterra, como los médicos ingleses que
informan sobre la Public Health73, como los
comisarios ingleses que investigan sobre la
explotación de la mujer y del niño, sobre las
condiciones de la vivienda y de la alimentación, etc.
Perseo se cubría con un casco mágico para perseguir
a los monstruos; nosotros nos colocamos este casco
mágico sobre nuestros ojos y nuestros oídos para
poder negar la existencia de los monstruos.
No hay que hacerse ilusiones. Del mismo modo
que la guerra de la Independencia norteamericana del
71
Contigo va el cuento. Horacio, Sátiras, libro I, sátira I.
(N. de la Edit.)
72
¡El muerto se agarra al vivo! (N. de la Edit.)
73
Sanidad pública. (N. de la Edit.)
C. Marx y F. Engels
48
siglo XVIII74 fue el toque a rebato para la clase
media europea, la guerra civil norteamericana del
XIX75 lo ha sido para la clase obrera de Europa. En
Inglaterra, el proceso revolucionario se ha hecho
palpable. Cuando alcance un determinado nivel debe
repercutir en el continente. Y allí revistirá formas
más brutales o más humanas, a tono con el grado de
desarrollo de la clase obrera misma. Abstracción
hecha de móviles más elevados, sus más vitales
intereses mandan a las clases hoy dominantes
eliminar todos los obstáculos para el desarrollo de la
clase obrera que pueden ser eliminados por la
legislación. Esta es la razón por la cual yo me he
extendido tanto en este tomo sobre la historia, el
contenido y los resultados de la legislación fabril
inglesa. Una nación debe y puede aprender de otra.
Incluso en el caso en que una sociedad haya llegado a
descubrir la pista de la ley natural que preside su
movimiento -y la finalidad de esta obra es descubrir
la ley económica que mueve la sociedad moderna- no
puede saltar ni suprimir por decreto sus fases
naturales del desarrollo. Pero puede acortar y hacer
menos doloroso el parto.
Unas
palabras
para
evitar
posibles
interpretaciones falsas. A los capitalistas y
propietarios de tierra no los he pintado de color de
rosa. Pero aquí se habla de las personas sólo como
personificación de categorías económicas, como
portadores de determinadas relaciones e intereses de
clase. Mi punto de vista, que enfoca el desarrollo de
la formación económica de la sociedad como un
proceso histórico-natural, puede menos que ningún
otro hacer responsable al individuo de unas
relaciones de las cuales socialmente es producto,
aunque subjetivamente pueda estar muy por encima
de ellas.
En el terreno de la Economía política, la
investigación científica libre se encuentra con más
enemigos que en todos los demás campos. La
particular naturaleza del material de que se ocupa
levanta contra ella y lleva al campo de batalla las
pasiones más violentas, más mezquinas y más
odiosas que anidan en el pecho humano: las furias
74
La guerra de la Independencia de las colonias
norteamericanas de Inglaterra (1775-1783) contra la
dominación inglesa debió su origen a la aspiración de la
joven nación burguesa norteamericana a la independencia
y a la supresión de los obstáculos que impedían el
desarrollo del capitalismo. Como resultado de la victoria
de los norteamericanos se formó un Estado burgués
independiente: los Estados Unidos de América.
75
La guerra civil de orteamérica (1861-1865) se libró
entre los Estados industriales del Norte y los sublevados
Estados esclavistas del Sur. La clase obrera de Inglaterra
se opuso a la política de la burguesía nacional, que
apoyaba a los plantadores esclavistas, e impidió con su
acción la intervención de Inglaterra en esa contienda.
del interés privado. La alta Iglesia de Inglaterra76, por
ejemplo, perdona antes un ataque contra 38 de sus 39
artículos de fe que contra 1/39 de sus ingresos
monetarios. Hoy en día, el mismo ateísmo es una
culpa levis77, comparado con la crítica de las
tradicionales relaciones de propiedad. Sin embargo,
aquí hay que reconocer la existencia de un paso
adelante. Observemos, por ejemplo, el Libro Azul
publicado en las últimas semanas con el título
Correspondence with Her Majesty's Missions
Abroad, regarding Industrial Questions and Trades
Unions78. Los representantes de la corona de
Inglaterra en el extranjero exponen aquí sin ambages
que en Alemania, en Francia, en una palabra, en
todos los países cultos del continente europeo es tan
palpable y tan inevitable como en Inglaterra una
transformación radical de las relaciones entre el
capital y el trabajo. Al mismo tiempo, al otro lado del
Atlántico, el señor Wade, vicepresidente de los
Estados Unidos de Norteamérica, declaraba en
mítines públicos que, abolida la esclavitud, se ha
puesto sobre el tapete la transformación de las
relaciones de propiedad sobre el capital y la tierra.
Son estos signos de la época, que no se dejan
encubrir con mantos de púrpura ni con sotanas
negras. No significan que mañana se vayan a
producir milagros. Indican que en las mismas clases
dominantes apunta ya el presentimiento de que la
sociedad actual no es ningún cristal duro, sino un
organismo susceptible de transformación y en
transformación constante.
El segundo tomo de esta obra tratará del proceso
de circulación del capital (libro II) y de los aspectos
del proceso en su conjunto (libro III); y el tercero y
último (libro IV), de la historia de la teoría.
Bienvenido sea todo juicio crítico científico.
Contra los prejuicios de la llamada opinión pública, a
la que nunca he hecho concesiones, tengo por divisa
el lema del gran florentino:
76
La alta Iglesia era una corriente de la Iglesia anglicana
que tenía adeptos principalmente entre la aristocracia;
mantenía los pomposos ritos antiguos, subrayando la
continuidad entre ella y el catolicismo.
77
Un pecado venial. (N. de la Edit.)
78
Libros Azules (Blue Books), denominación general de
las publicaciones de documentos del parlamento inglés y
de los documentos diplomáticos del Ministerio del
Exterior, debida al color azul de la cubierta. Se editan en
Inglaterra a partir del siglo XVII y son la fuente oficial
fundamental de datos sobre la historia económica y
diplomática del país.
En la pág. 6 trátase del Informe de la comisión para
investigar la acción de las leyes referentes al destierro y a
los trabajos forzados, t. I, Londres, 1863; en la pág. 90, de
la Correspondencia con las misiones extranjeras de Su
Majestad sobre problemas de la industria y las
tradeuniones, Londres, 1867.
Prologo a la primera edición alemana del primer tomo de El Capital
Segui il tuo corso, e lascia dir le genti!79
Carlos Marx
Londres, 25 de julio de 1867 Publicado por vez
primera en el libro: Karl Marx. Das Kapital. Kritik
der politischen Oekonomie. Erster Band, Hamburg,
1867. Se publica de acuerdo con el texto de la cuarta
edición alemana de 1890. Traducido del alemán.
79
¡Sigue tu camino y deja que la gente murmure! (Dante.
La divina comedia, El purgatorio, canto V, parafraseado.)
(N. de la Edit.)
49
PALABRAS FI#ALES A LA SEGU#DA EDICIÓ# ALEMA#A DEL PRIMER TOMO DE EL
CAPITAL DE 1872
C. Marx
Para comenzar tengo que señalar a los lectores de
la primera edición los cambios efectuados en la
segunda. Salta a la vista la estructura más clara del
libro. Las notas suplementarias vienen marcadas en
todas partes como notas a la segunda edición. En
cuanto al propio texto, lo esencial se reduce a lo
siguiente.
En el capítulo I, sección 1, la deducción del valor
a partir del análisis de las ecuaciones, en las que se
expresa todo valor de cambio, se ha realizado con un
mayor rigor científico. Del mismo modo, la relación
entre la sustancia del valor y la determinación de la
magnitud de éste mediante el tiempo de trabajo
socialmente necesario, a la que sólo se ha hecho
alusión en la primera edición, se expone
explícitamente en la segunda. El capítulo I, sección 3
(La forma del valor) ha sido revisado
completamente, puesto que, en la primera edición, el
problema se expuso dos veces. De paso diré que esta
doble exposición se debe a mi amigo el Doctor L.
Kugelmann, de Hannover. Yo lo visité en la
primavera de 1867, cuando las primeras pruebas
llegaron de Hamburgo, y me convenció que para la
mayoría de los lectores era necesaria una explanación
suplementaria, más didáctica de la forma del valor.
La última parte del primer capítulo (El fetichismo de
la mercancía) ha sido modificado en gran medida. La
parte 1 del capítulo III (Medida de valores) fue
revisada minuciosamente, ya que, en la primera
edición, la sección había sido tratada con cierta
ligereza, al hacerse referencia a la explicación dada
ya en el libro Contribución a la crítica de la
Economía política, Berlín, 1859. El capítulo VII, en
particular
la
sección
2,
fue
rehecho
considerablemente.
Sería inútil señalar todos los cambios parciales del
texto que, en muchos casos, son nada más que de
estilo. Están dispersos en todo el libro. Sin embargo,
al revisar la traducción francesa, que va a salir en
París, he visto que algunas partes del original alemán
necesitan una revisión a fondo, mientras que otras
requieren una redacción de estilo o la supresión de
fallas ocasionales. Pero me faltó tiempo para eso, ya
que sólo en otoño de 1871, estando ocupado en otros
trabajos inaplazables, me informaron que el libro se
había agotado y que se comenzaría a imprimir la
segunda edición ya en enero de 1872.
La acogida que ha obtenido rápidamente El
Capital entre los vastos medios de la clase obrera
alemana es la mejor recompensa de mi trabajo. El
señor Mayer, fabricante de Viena, que en los
problemas de Economía representa el punto de vista
burgués, señala con razón en un folleto80 aparecido
durante la guerra franco-prusiana81 que la gran
capacidad de pensamiento teórico, considerada como
patrimonio hereditario de los alemanes, ha
desaparecido enteramente en las llamadas clases
cultas de Alemania, para reaparecer, en cambio, entre
la clase obrera82.
Hasta ahora, en Alemania, la Economía política
ha sido una ciencia extranjera. Gustavo von Gülich,
en su Geschichtliche Darstellung des Handels, de
Geuierbe etc. («Exposición histórica del comercio,
de los oficios...»), sobre todo en los dos primeros
tomos de dicha obra, salidos en 1830, pone en claro
ya en gran parte las condiciones históricas que
impedían en nuestro país el progreso del modo de
producción capitalista y, por tanto, la formación de la
sociedad burguesa moderna. Por tanto, no había base
vital para la Economía política. Esta última se
importaba de Inglaterra y Francia como artículo
hecho; los profesores alemanes de Economía política
eran unos escolares. La expresión teórica de la
realidad ajena se convirtió en sus manos en una
colección de dogmas interpretados en el espíritu del
mundo pequeñoburgués que les rodeaba, es decir, de
manera tergiversada. Incapaces de ahogar el
sentimiento de su impotencia científica y la
desagradable conciencia de tener que desempeñar el
papel de maestros en una esfera que les era realmente
80
S. Mayer. Die Sociale Frage in Wien. Studie eines
«Arbeitgebers» («La cuestión social en Viena. Estudio de
un empresario»), Wien, 1871.
81
La guerra franco-prusiana de 1870-1871 terminó con la
derrota de Francia.
82
En la cuarta edición alemana del primer tomo de El
Capital (1890), los primeros cuatro párrafos de estas
palabras finales fueron omitidos. En el presente tomo, al
igual que en la segunda edición, se publica el texto
completo.
Palabras finales a la segunda edición alemana del primer tomo de El Capital de 1872
ajena, procuraron encubrirse con la aparente riqueza
de erudición histórica y literaria o añadiendo
materiales completamente extraños del dominio de
las llamadas ciencias camerales, de esa mezcolanza
de distintos datos, cuyo purgatorio debía resistir todo
candidato a burócrata alemán lleno de esperanzas.
A partir de 1848, la producción capitalista se ha
desarrollado rápidamente en Alemania, y en el
presente está experimentando ya el pleno
florecimiento especulativo. Pero, en cuanto a
nuestros economistas profesionales, la suerte les
sigue siendo desfavorable. Mientras tenían la
posibilidad de ocuparse imparcialmente de la
Economía política, en la realidad alemana no había
relaciones económicas modernas. Y cuando éstas
aparecieron, existían ya unas circunstancias que no
admitían la posibilidad de estudio imparcial de
dichas relaciones dentro del cuadro de los horizontes
burgueses. Por cuanto la Economía política es
burguesa, es decir, por cuanto no ve en el régimen
capitalista una fase históricamente transitoria del
desarrollo, sino, al contrario, la forma absoluta y
final de la producción social, puede seguir siendo
científica sólo mientras la lucha de clases se halle en
estado latente o se manifieste en fenómenos aislados
o esporádicos.
Veamos el caso de Inglaterra. Su Economía
política clásica pertenece al período de lucha de
clases no desarrollada. Ricardo, su último gran
representante,
en
fin
de
cuentas,
toma
conscientemente como punto de partida de su
investigación el antagonismo de los intereses de
clase, del salario y la ganancia, de la ganancia y la
renta del suelo, considerando ingenuamente este
antagonismo como una ley natural de la vida social.
A la par con ello, la ciencia económica burguesa
alcanzó su último límite, infranqueable ya para ella.
Ya en vida de Ricardo, y en oposición a él, apareció
la crítica de la Economía política burguesa,
personificada por Sismondi83.
El período siguiente, el de 1820 a 1830, se
distingue en Inglaterra por una gran actividad
científica en la esfera de la Economía política. Es una
época de divulgación y propagación de la teoría de
Ricardo y, a la vez, de su lucha contra la vieja
escuela. Tienen lugar brillantes torneos. Lo hecho en
esa época por los economistas se conoce poco en el
continente europeo, ya que la polémica se dispersa en
su mayor parte en artículos de revista, folletos y otros
impresos ocasionales. La situación contemporánea
explica el carácter libre de dicha polémica, aunque la
teoría de Ricardo se empleaba ya a la sazón, como
excepción, como arma para atacar a la economía
burguesa. Por una parte, la propia gran industria
apenas salía de la infancia, como lo muestra ya el que
sólo con la crisis de 1825 comience el ciclo periódico
83
V. mi trabajo Contribución a la crítica de la Economía
política. Berlín, 1859, pág. 39.
51
de su vida moderna. Por otra parte, la lucha de clases
entre el capital y el trabajo fue relegada a segundo
plano: en la palestra política la ofuscaba la discordia
entre los señores feudales y los gobiernos unidos en
torno a la Santa Alianzas84, de un lado, y las masas
populares dirigidas por la burguesía, de otro lado; en
la palestra económica, la ofuscaban las disensiones
entre el capital industrial y la propiedad aristocrática
sobre la tierra, que en Francia se ocultaban tras el
antagonismo entre la propiedad parcelaria y la gran
propiedad de la tierra, y en Inglaterra, a partir de las
leyes cerealistas85, se manifestaban abiertamente. Las
publicaciones sobre Economía política en Inglaterra
de dicha época recuerdan el período de embate en
Economía política en Francia después de la muerte
del Doctor Quesnay pero sólo como el veranillo de
San Miguel recuerda la primavera. En 1830
sobreviene la crisis que lo decide todo de golpe.
En Francia y en Inglaterra, la burguesía conquista
el poder político. Desde este momento, la lucha de
clases, práctica y teórica, va adquiriendo formas cada
vez más acusadas y amenazadoras. Al propio tiempo
suena la hora final de la Economía política burguesa.
A partir de ese período ya no se trata de si es justo o
no uno u otro teorema, sino de si es útil o perjudicial
para el capital, de si es cómodo o incómodo, de si
coincide o no con los razonamientos de la policía. La
investigación desinteresada cede lugar al pugilato
pagado, las investigaciones científicas imparciales
son sustituidas por las de mala fe y la apologética
servil. Por cierto, los insignificantes tratados, con los
que la Liga contra las leyes cerealistas, bajo los
auspicios de los fabricantes Cobden y Bright,
importuna el público, ofrecen aún cierto interés, si no
científico, al menos histórico, merced a sus ataques
contra la aristocracia propietaria de tierras. Ahora
bien, la legislación librecambista86 de Sir Robert Peel
84
La Santa Alianza fue un pacto reaccionario concertado
en 1815 por los monarcas de Rusia, Austria y Prusia para
aplastar el movimiento revolucionario en los diversos
países y salvaguardar las monarquías feudales.
85
Las llamadas leyes cerealistas, adoptadas con vistas a
restringir o prohibir la importación de cereales del
extranjero, fueron promulgadas en Inglaterra en beneficio
de los grandes terratenientes (landlords). En 1838, los
fabricantes Cobden y Bright, de Manchester, fundaron la
Liga contra las leyes cerealistas. Al reivindicar la completa
libertad de comercio, la Liga exigía la derogación de estas
leyes, a fin de reducir los salarios de los obreros y debilitar
las posiciones económicas y políticas de la aristocracia
terrateniente. Como resultado de la lucha, en 1846 fue
adoptado el bill de derogación de las leyes cerealistas, lo
cual significó la victoria de la burguesía industrial sobre la
aristocracia terrateniente.
86
Librecambistas, partidarios de la libertad de comercio,
del librecambio, y de la no injerencia del Estado en la vida
económica del país. Al frente del movimiento de los
librecambistas se hallaban Cobden y Bríght, que
organizaron en 1838 la Liga contra las leyes cerealistas,
C. Marx y F. Engels
52
arranca a la Economía política vulgar este último
aguijón.
La revolución continental de 1848 tuvo también
repercusión en Inglaterra. Los hombres que tenían
todavía la pretensión de científicos y que aspiraban a
ser algo más que simples sofistas y sicofantes de las
clases dominantes procuraban conciliar la Economía
política del capital con las demandas del proletariado,
de las que ya no podía más hacer caso omiso. De ahí
el somero sincretismo representado mejor que nadie
por John Stuart Mill. Es la declaración de la
bancarrota de la Economía política burguesa, como
lo ha mostrado magistralmente N. Chernyshevski,
gran sabio y crítico ruso, en su Ensayo de Economía
política según Mill.
Así, en Alemania, el modo capitalista de
producción maduró sólo después de manifestarse su
carácter antagónico en Inglaterra y en Francia en las
violentas batallas de la lucha histórica, con la
particularidad de que el proletariado alemán ya
poseía una conciencia teórica de clase mucho más
clara que la burguesía alemana. Por tanto, en cuanto
surgieron aquí las condiciones en que la Economía
política burguesa, como ciencia, parecía posible, era
en realidad ya imposible.
En tales circunstancias, sus portavoces se
dividieron en dos campos. Unos, prudentes,
ambiciosos y prácticos, se agruparon en torno de la
bandera de Bastiat, el representante más banal y, por
ende, más logrado de la apologética de la Economía
vulgar. Otros, enteramente penetrados de la dignidad
profesoral de su ciencia, siguieron a John Stuart Mill
en su tentativa de conciliar lo inconciliable. Los
alemanes, en el período de la decadencia de la
Economía política burguesa, al igual que en el
período clásico de la misma, no pasaron de simples
escolares, adoradores e imitadores, de miserables
tenderos al servicio de las grandes firmas extranjeras.
Por consiguiente, el desarrollo histórico peculiar
de la sociedad alemana descarta todo progreso
original de la Economía política burguesa, pero no la
posibilidad de criticarla. Por cuanto tal crítica en
general representa a una clase, sólo puede representar
a la clase que tiene como misión histórica el destruir
el modo de producción capitalista y abolir
definitivamente las clases, es decir, sólo puede
representar al proletariado.
Los portavoces sabios e ignorantes de la
burguesía alemana intentaron inicialmente recurrir a
la conspiración del silencio contra El Capital, como
lo habían conseguido en lo tocante a mis trabajos
más tempranos. Pero, en cuanto esta táctica dejó de
responder a las condiciones de la época, publicaron,
so pretexto de criticar mi libro, instrucciones para
«calmar la conciencia burguesa». Pero tropezaron, en
cuya abolición significó una victoria de la burguesía
industrial.
la prensa obrera -véanse, por ejemplo, los artículos
de Joseph Dietzgen en Volksstaat87- con adversarios
más fuertes que ellos, que hasta hoy no han recibido
respuesta88.
Una excelente traducción rusa de El Capital
apareció en la primavera de 1872, en Petersburgo. La
edición de 3.000 ejemplares está ya casi agotada. Ya
en 1871, el señor N. I. Sieber, profesor de Economía
política de la Universidad de Kíev, en su trabajo La
teoría del valor y del capital de D. Ricardo, mostró
que mi teoría del valor, del dinero y del capital era,
en sus rasgos fundamentales, un continuo y necesario
desarrollo de la doctrina de Smith-Ricardo. Al
conocer este valioso libro, al lector de la Europa
Occidental le sorprende la aplicación consecuente del
adoptado punto de vista puramente teórico.
87
Der Volksstaat («El Estado del pueblo»), órgano central
del Partido Socialdemócrata Obrero de Alemania (los
eisenachianos), se publicó en Leipzig del 2 de octubre de
1869 al 29 de septiembre de 1876. La dirección general
corría a cargo de G. Liebknecht, y el director de la
editorial era A. Bebel. Marx y Engels colaboraban en el
periódico, prestándole constante ayuda en la redacción del
mismo. Hasta 1869, el periódico salía bajo el título
Demokratisches Wochenblatt.
Trátase del artículo de J. Dietzgen Carlos Marx. «El
Capital. Crítica de la Economía política», Hamburgo,
1867, publicado en Demokratisches Wochenblatt, núms.
31, 34, 35 y 36 del año 1868.
88
Los charlatanes desvariados de la Economía política
vulgar alemana arremeten contra el estilo y el modo de
exposición de El Capital. Nadie puede juzgar más
severamente que yo mismo las deficiencias literarias de mi
trabajo. Sin embargo, para información y satisfacción de
estos señores y su público citaré aquí dos críticas: una
inglesa, y otra, rusa. La Saturday Review,
indiscutiblemente hostil a mis puntos de vista, dice en su
nota acerca de la primera edición alemana que el modo de
exposición «les da a las cuestiones económicas más áridas
un encanto (charm) peculiar». La Gaceta de San
Petersburgo (St.-Peterburgskie Védomosti) del 8 (20) de
abril de 1872 observa, entre otras cosas: «La exposición de
su trabajo (excepto algunas particularidades muy
especiales) se distingue por la claridad y la facilidad de
comprensión y, a despecho de la dificultad científica de la
materia, por su extraordinaria vivacidad. En este sentido,
el autor está lejos de parecerse a la mayoría de los sabios
alemanes, que escriben sus obras en un lenguaje tan oscuro
y seco que a los simples mortales se les rompe la cabeza».
A los lectores de la actual literatura profesoral del
liberalismo nacional alemán no se les rompe la cabeza,
sino muy otra cosa.
The Saturday Review of Politics, Literature, Science and
Art («Revista de sábado sobre problemas de política,
literatura, ciencia y arte»), hebdomadario conservador
inglés que salía en Londres en los años de 1855 a 1938.
St-Peterburgskie
Védomosti
(«Gaceta
de
San
Petersburgo»), diario ruso, órgano oficial del Gobierno,
que se publicó bajo ese título desde 1728 hasta 1914; en
los años de 1914 a 1917 salía bajo el título de
Petrogradskie Védomosti («Gaceta de Petrogrado»).
Palabras finales a la segunda edición alemana del primer tomo de El Capital de 1872
El método empleado en El Capital ha sido poco
comprendido, como ya lo demuestran las nociones
contradictorias que acerca de él se han formado.
Así, la Revue Positiviste89 de París me echa en
cara, por una parte, que trato la Economía de un
modo metafísico y, por otra -¡adivinen ustedes qué!-,
que me limito a un simple análisis crítico de los
datos, en lugar de prescribir recetas (¿comtistas?)
para los figones del futuro. Respecto a la acusación
de metafísico, he aquí lo que escribe el profesor
Sieber:
«En lo tocante a la teoría propiamente dicha, el
método de Marx es el método deductivo de toda la
escuela inglesa, cuyos inconvenientes y cuyas
ventajas son comunes a todos los mejores teóricos de
la Economía»90.
El señor M. Block -Les Théoriciens du Socialisme
en Allemagne. Extrait du «Journal des Economistes»,
juillet et août 187291- encuentra que mi método es
analítico y dice, entre otras cosas:
«Par cet ouvrage M. Marx sel classe parmi les
esprits analytiques les plus éminents»92.
Los críticos alemanes claman naturalmente contra
la sofística hegeliana. Véstnik Evropy93 de San
Petersburgo, en un artículo dedicado exclusivamente
al método de El Capital (número de mayo de 1872,
págs. 427-436), encuentra que mi método de
investigación es rigurosamente realista, pero lamenta
que el método de exposición sea del tipo dialéctico
alemán. El autor94 dice:
«Al primer golpe de vista, juzgando por la forma
externa de la exposición, Marx es un filósofo
idealista a ultranza. Y esto, en el sentido «alemán»,
es decir, en el sentido malo de la palabra. De hecho
es infinitamente más realista que todos los que le han
antecedido en el campo de la crítica económica... No
89
Trátase de La Philosophie positive. Revue («Filosofía
positiva. Revistas) que se publicaba en París en los años de
1867 a 1883. En su tercer número, correspondiente a
noviembre-diciembre de 1868 se insertó una breve reseña
acerca del primer tomo de El Capital escrita por E. B. De
Roberty, adepto de la filosofía positiva de A. Comte.
90
N. Sieber. La teoría del valor y del capital de D.
Ricardo con motivo de los suplementos y explicaciones
suplementarios, Kíev, 1871, pág. 170.
91
Los teóricos del socialismo en Alemania, Artículo
publicado en los números de julio y agosto de 1872 del
Journal des Economistes. (N. de la Edit.)
92
«Con esta obra, el señor Marx se sitúa entre los espíritus
analíticos más eminentes». (N. de la Edit.)
93
Véstnik Evropy («Mensajero de Europa»), revista
histórico-política y literaria mensual de orientación liberal
burguesa que salía en Petersburgo de 1866 a 1918.
94
I. Kaufman. (N. de la Edit.)
53
hay ni asomo de razón para calificarle de idealista».
No puedo contestar mejor al escritor, que citando
extractos de su propia crítica que, ciertamente,
pueden interesar a algunos de mis lectores para los
cuales el original ruso no es accesible.
Después de una cita de mi prólogo a la
Contribución a la crítica de la Economía política,
Berlín, 1859, págs. IV - VII, en el que expongo el
fundamento materialista de mi método, el escritor
continúa así:
«Para Marx sólo hay una cosa importante:
descubrir la ley que rige los fenómenos de cuya
investigación se ocupa. Y no le interesa sólo la ley
que los rige cuando tienen una forma determinada y
una determinada relación, tal como se les puede
observar, en un período dado. Le interesa, además, la
ley de su mudanza, de su desarrollo, es decir, de su
paso de una forma a otra, de un orden de relaciones a
otro. En cuanto ha descubierto esta ley, investiga
detalladamente los efectos por los cuales se
manifiesta en la vida social... En consonancia con
eso, Marx se ocupa solamente de una cosa: de
demostrar, mediante una investigación científica
precisa, la necesidad de determinados órdenes de
relaciones sociales, y de comprobar, con toda la
exactitud posible, los hechos que le sirven de punto
de partida y de punto de apoyo. Y le basta
plenamente, si, el demostrar la necesidad del orden
actual, demuestra también la necesidad de otro orden
que inevitablemente habrá de nacer del primero, sin
importar para ello el que los hombres crean o no
crean, tengan o no tengan conciencia de ello. Marx
considera el movimiento social como un proceso
histórico-natural sujeto a leyes que no sólo no
dependen de la voluntad, de la conciencia ni de los
propósitos de los hombres, sino que, por el contrario,
son las que determinan esta voluntad, esta conciencia
y estos propósitos... Si el elemento consciente
desempeña un papel tan subordinado en la historia de
la cultura, ni que decir tiene que la crítica de esta
misma cultura menos que nada puede tener por base
ninguna forma de la conciencia como tampoco
ningún resultado de la conciencia. En otras palabras:
el punto de partida de ella no puede, en modo alguno,
ser la idea, sino solamente el fenómeno exterior. La
crítica debe consistir en comparar, confrontar, cotejar
un hecho, no con una idea, sino con otro hecho. Para
ella importa sólo que los dos hechos estén
investigados con la mayor exactitud posible y que, el
uno con respecto al otro, representen realmente
diferentes fases de desarrollo, siendo, además,
importante que el orden y la sucesión de las diversas
fases de desarrollo, así como sus conexiones sean
estudiados con no menos rigor... Algún lector tal vez
pueda decirnos... que las leyes generales que rigen la
vida económica son las mismas, tanto si se aplican al
C. Marx y F. Engels
54
presente como al pasado. Marx niega precisamente
esa idea. Para él no existen tales leyes generales...
Por el contrario, cada gran período histórico tiene,
según él, sus leyes propias... Pero en cuanto la vida
ha superado cierto período de desarrollo, ha salido de
una fase y ha entrado en otra, empieza a regirse ya
por otras leyes. En una palabra, la vida económica
presenta en este caso un cuadro análogo al que
observamos en otras categorías de fenómenos
biológicos... Los viejos economistas no comprendían
la naturaleza de las leyes económicas, al
considerarlas de la misma naturaleza que las leyes de
la Física y de la Química... Un análisis más profundo
de los fenómenos demuestra que los organismos
sociales se diferencian unos de otros tan
profundamente como los organismos animales y
vegetales... La diferente estructura de estos
organismos, la diversidad de sus órganos, las
distintas condiciones en que estos tienen que
funcionar, etc., hacen que un mismo fenómeno pueda
regirse por leyes completamente distintas en las
diferentes fases de su desarrollo... Marx se niega a
reconocer, por ejemplo, que la ley de la población
sea siempre y en todas partes, para todas las épocas y
para todos los lugares la misma; y afirma, por el
contrario, que cada fase de desarrollo tiene su propia
ley de la población... Los distintos grados de
productividad implican consecuencias distintas, y
también, por tanto, serán distintas las leyes que las
rijan. Al plantearse, pues, la tarea de analizar y
explicar la organización económica capitalista, Marx
no hace sino formular de un modo rigurosamente
científico el objetivo que debe perseguir toda
investigación exacta de la vida económica... El valor
científico de semejante investigación consiste en
aclarar las leyes especiales que rigen el surgimiento,
la existencia, el desarrollo y la muerte de un
organismo social dado y su sustitución por otro
organismo más elevado. Y éste es el valor que
efectivamente tiene la obra de Marx».
Al definir el señor autor tan justamente lo que él
llama mi verdadero método, y al juzgar tan
favorablemente la aplicación que yo hago de él ¿qué
hace sino definir el método dialéctico?
Ciertamente, el procedimiento de exposición debe
diferenciarse, por la forma, del de investigación. La
investigación debe captar con todo detalle el
material, analizar sus diversas formas de desarrollo y
descubrir la ligazón interna de éstas. Sólo una vez
cumplida
esta
tarea,
se
puede
exponer
adecuadamente el movimiento real. Si se acierta a
reflejar con ello idealmente la vida del material
investigado, puede parecer que lo que se expone es
una construcción apriorística.
Mi método dialéctico no sólo es en su base
distinto del método de Hegel, sino que es
directamente su reverso. Para Hegel, el proceso del
pensamiento, al que él convierte incluso, bajo el
nombre de idea, en sujeto con vida propia, es el
demiurgo95 de lo real, y lo real su simple apariencia.
Para mí, por el contrario, lo ideal no es más que lo
material transpuesto y traducido en la cabeza del
hombre.
Yo he criticado el aspecto mistificados de la
dialéctica hegeliana hace cerca de 30 años, cuando
todavía estaba de moda. En la época en que yo estaba
escribiendo el primer tomo de El Capital, los
epígonos96 molestos, pretenciosos y mediocres, que
hoy ponen cátedra en la Alemania culta, se recreaban
en hablar de Hegel, como el bravo Moisés
Mendelssohn, en tiempo de Lessing, hablaba de
Spinoza tratándolo de «perro muerto». Por eso me he
declarado yo abiertamente discípulo de aquel gran
pensador e incluso, en algunos pasajes del capítulo
sobre la teoría del valor, he llegado a coquetear con
su modo particular de expresión. La mistificación
sufrida por la dialéctica en las manos de Hegel, no
quita nada al hecho de que él haya sido el primero, en
exponer, en toda su amplitud y con toda conciencia,
las formas generales de su movimiento. En Hegel la
dialéctica anda cabeza abajo. Es preciso ponerla
sobre sus pies para descubrir el grano racional
encubierto bajo la corteza mística.
En su forma mistificada, la dialéctica se puso de
moda en Alemania porque parecía glorificar lo
existente. Su aspecto racional es un escándalo y una
abominación para la burguesía y sus portavoces
doctrinarios, porque en la concepción positiva de lo
existente incluye la concepción de su negación, de su
aniquilamiento necesario; porque, concibiendo cada
forma llegada a ser en el fluir del movimiento, enfoca
también su aspecto transitorio; no se deja imponer
por nada; es esencialmente crítica y revolucionaria.
El movimiento lleno de contradicciones de la
sociedad capitalista se deja sentir para el burgués
práctico del modo más impresionante en las
vicisitudes de los ciclos periódicos que atraviesa la
moderna industria, vicisitudes cuyo punto culminante
es la crisis general. Ya se acerca de nuevo, aunque
todavía se encuentre sólo en las etapas preliminares,
y por la universalidad de su campo de acción y la
intensidad de sus efectos, va a hacer entrar la
dialéctica hasta en la cabeza de los medrados del
nuevo Sacro Imperio pruso-alemán.
Carlos Marx
Londres, 24 de enero de 1873
Publicado por vez primera en el libro: K. Marx.
Das Kapital. Kritik der politischen Oekonomie.
Erster Band. Zweite verbesserte Auflage. Hamburg,
95
Creador. (N. de la Edit.)
Alusión a los filósofos burgueses alemanes Büchner,
Lange, Dühring, Fechner, etc.
96
Palabras finales a la segunda edición alemana del primer tomo de El Capital de 1872
1872. Se publica de acuerdo con el texto de la 4a
edición alemana de 1890. Traducido del alemán.
55
EL CAPITAL
C. Marx
Capitulo XXIV. La llamada acumulación
originaria
1. El secreto de la acumulación originaria
Hemos visto cómo se convierte el dinero en
capital, cómo sale de éste la plusvalía y de la
plusvalía más capital. Sin embargo, la acumulación
de capital presupone la plusvalía; la plusvalía, la
producción capitalista, y ésta, la existencia en manos
de los productores de mercancías de grandes masas
de capital y fuerza de trabajo. Todo este proceso
parece moverse dentro de un círculo vicioso, del que
sólo podemos salir dando por supuesto una
acumulación «originaria» anterior a la acumulación
capitalista («previous accumulation», la denomina
Adam Smith), una acumulación que no es fruto del
régimen capitalista de producción, sino punto de
partida de él.
Esta acumulación originaria viene a desempeñar
en la Economía política más o menos el mismo papel
que desempeña en la teología el pecado original.
Adán mordió la manzana y con ello el pecado se
extendió a toda la humanidad. Los orígenes de la
primitiva
acumulación
pretenden
explicarse
relatándolos como una anécdota del pasado. En
tiempos muy remotos -se nos dice-, había, de una
parte, una élite trabajadora, inteligente y sobre todo
ahorrativa, y de la otra, un tropel de descamisados,
haraganes, que derrochaban cuanto tenían y aún más.
Es cierto que la leyenda del pecado original teológico
nos dice cómo el hombre fue condenado a ganar el
pan con el sudor de su rostro; pero la historia del
pecado original económico nos revela por qué hay
gente que no necesita sudar para comer. No importa.
Así se explica que mientras los primeros acumulaban
riqueza, los segundos acabaron por no tener ya nada
que vender más que su pelleja. De este pecado
original arranca la pobreza de la gran masa que
todavía hoy, a pesar de lo mucho que trabaja, no
tiene nada que vender más que a sí misma y la
riqueza de los pocos, riqueza que no cesa de crecer,
aunque ya haga muchísimo tiempo que sus
propietarios han dejado de trabajar. Estas niñerías
insustanciales son las que el señor Thiers, por
ejemplo, sirve todavía, con el empaque y la seriedad
de un hombre de Estado a los franceses, en otro
tiempo tan ingeniosos, en defensa de la propriété
[propiedad]. Pero tan pronto como se plantea el
problema de la propiedad, se convierte en un deber
sacrosanto abrazar el punto de vista de la cartilla
infantil, como el único que cuadra a todas las edades
y a todos los grados de desarrollo. Sabido es que en
la historia real desempeñan un gran papel la
conquista, el esclavizamiento, el robo y el asesinato,
la violencia, en una palabra. Pero en la dulce
Economía política ha reinado siempre el idilio. Las
únicas fuentes de riqueza han sido desde el primer
momento el derecho y el «trabajo», exceptuando
siempre, naturalmente, «el año en curso». En la
realidad, los métodos de la acumulación originaria
fueron cualquier cosa menos idílicos.
Ni el dinero ni la mercancía son de por sí capital,
como no lo son tampoco los medios de producción ni
los artículos de consumo. Hay que convertirlos en
capital. Y para ello han de concurrir una serie de
circunstancias concretas, que pueden resumirse así:
han de enfrentarse y entrar en contacto dos clases
muy diversas de poseedores de mercancías; de una
parte, los propietarios de dinero, medios de
producción y artículos de consumo deseosos de
explotar la suma de valor de su propiedad mediante
la compra de fuerza ajena de trabajo; de otra parte,
los obreros libres, vendedores de su propia fuerza de
trabajo y, por tanto, de su trabajo. Obreros libres en
el doble sentido de que no figuran directamente entre
los medios de producción, como los esclavos, los
siervos, etc., ni cuentan tampoco con medios de
producción de su propiedad como el labrador que
trabaja su propia tierra, etc.: libres y desheredados.
Con esta polarización del mercado de mercancías se
dan las condiciones fundamentales de la producción
capitalista. Las relaciones capitalistas presuponen el
divorcio entre los obreros y la propiedad de las
condiciones de realización del trabajo. Cuando ya se
mueve por sus propios pies, la producción capitalista
no sólo mantiene este divorcio, sino que lo reproduce
en una escala cada vez mayor. Por tanto, el proceso
que engendra el capitalismo sólo puede ser uno: el
proceso de disociación entre el obrero y la propiedad
de las condiciones de su trabajo, proceso que, de una
parte, convierte en capital los medios sociales de vida
y de producción, mientras que, de otra parte,
convierte a los productores directos en obreros
57
El Capital
asalariados. La llamada acumulación originaria no es,
pues, más que el proceso histórico de disociación
entre el productor y los medios de producción. Se la
llama «originaria» porque forma la prehistoria del
capital y del modo capitalista de producción.
La estructura económica de la sociedad capitalista
brotó de la estructura económica de la sociedad
feudal. Al disolverse ésta, salieron a la superficie los
elementos necesarios para la formación de aquélla.
El productor directo, el obrero, no pudo disponer
de su persona hasta que no dejó de vivir encadenado
a la gleba y de ser siervo dependiente de otra
persona. Además, para poder convertirse en vendedor
libre de fuerza de trabajo, que acude con su
mercancía adondequiera que encuentre mercado,
hubo de sacudir también el yugo de los gremios,
sustraerse a las ordenanzas sobre aprendices y
oficiales y a todos los estatutos que embarazaban el
trabajo. Por eso, en uno de sus aspectos, el
movimiento histórico que convierte a los productores
en obreros asalariados representa la liberación de la
servidumbre y la coacción gremial, y este aspecto es
el único que existe para nuestros historiadores
burgueses. Pero, si enfocamos el otro aspecto, vemos
que estos trabajadores recién emancipados sólo
pueden convertirse en vendedores de sí mismos, una
vez que se vean despojados de todos sus medios de
producción y de todas las garantías de vida que las
viejas instituciones feudales les aseguraban. Y esta
expropiación queda inscrita en los anales de la
historia con trazos indelebles de sangre y fuego.
A su vez, los capitalistas industriales, estos
potentados de hoy, tuvieron que desalojar, para llegar
a este puesto, no sólo a los maestros de los gremios
artesanos, sino también a los señores feudales, en
cuyas manos se concentraban las fuentes de la
riqueza. Desde este punto de vista, su ascensión es el
fruto de una lucha victoriosa contra el poder feudal y
sus indignantes privilegios, y contra los gremios y las
trabas que éstos ponían al libre desarrollo de la
producción y a la libre explotación del hombre por el
hombre. Pero los caballeros de la industria sólo
consiguieron desplazar por completo a los caballeros
de la espada explotando sucesos en que no tenían la
menor parte de culpa. Subieron y triunfaron por
procedimientos no menos viles que los que en su
tiempo empleó el liberto romano para convertirse en
señor de su patrono.
El proceso de donde salieron el obrero asalariado
y el capitalista, tuvo como punto de partida la
esclavización del obrero. Este desarrollo consistía en
el cambio de la forma de esclavización: la
explotación feudal se convirtió en explotación
capitalista. Para comprender la marcha de este
proceso, no hace falta remontarse muy atrás. Aunque
los primeros indicios de producción capitalista se
presentan ya, esporádicamente, en algunas ciudades
del Mediterráneo durante los siglos XIV y XV, la era
capitalista sólo data, en realidad, del siglo XVI. Allí
donde surge el capitalismo hace ya mucho tiempo
que se ha abolido la servidumbre y que el punto de
esplendor de la Edad Media, la existencia de
ciudades soberanas, ha declinado y palidecido.
En la historia de la acumulación originaria hacen
época todas las transformaciones que sirven de punto
de apoyo a la naciente clase capitalista, y sobre todo
los momentos en que grandes masas de hombres son
despojadas repentina y violentamente de sus medios
de subsistencia y lanzadas al mercado de trabajo
como proletarios libres y desheredados. Sirve de base
a todo este proceso la expropiación que priva de su
tierra al productor rural, al campesino. Su historia
presenta una modalidad diversa en cada país, yen
cada uno de ellos recorre las diferentes fases en
distinta gradación y en épocas históricas diversas.
Reviste su forma clásica sólo en Inglaterra, país que
aquí tomamos, por tanto, como modelo97.
2. Como fue expropiada del suelo la población
rural
En Inglaterra, la servidumbre había desaparecido
ya, de hecho, en los últimos años del siglo XIV. En
esta época, y más todavía en el transcurso del siglo
XV, la inmensa mayoría de la población98 se
97
En Italia, donde primero se desarrolla la producción
capitalista, es también donde antes se descomponen las
relaciones de servidumbre. El siervo italiano se emancipa
antes de haber podido adquirir por prescripción ningún
derecho sobre el suelo. Por eso, su emancipación le
convierte directamente en proletario libre y desheredado,
que además se encuentra ya con el nuevo señor hecho y
derecho en la mayoría de las ciudades, procedentes del
tiempo de los romanos. Al producirse, desde fines del
siglo XV, la revolución del mercado mundial que arranca
la supremacía comercial al Norte de Italia, se produjo un
movimiento en sentido inverso. Los obreros de las
ciudades se vieron empujados en masa hacia el campo,
donde imprimieron a la pequeña agricultura allí
dominante, explotada según los métodos de la horticultura,
un impulso jamás conocido.
Aquí se entiende por revolución del mercado mundial la
brusca decadencia desde fines del siglo XV del papel
comercial de Génova, Venecia y otras ciudades del Norte
de Italia debida a los grandes descubrimientos geográficos
de la época: el descubrimiento de Cuba, Haití, las islas
Bahamas, el continente norteamericano, la vía marítima de
la India pasando por el extremo meridional de África y,
finalmente, del continente sudamericano.
98
«Los pequeños propietarios que trabajaban la tierra de
su propiedad con su propio esfuerzo y que gozaban de un
humilde bienestar... formaban por aquel entonces una parte
mucho más importante de la nación que hoy... Nada menos
que 160.000 propietarios, cifra que, con sus familias, debía
constituir más de 1/7 de la población total, vivían del
cultivo de sus pequeñas parcelas freehold» (freehold
quiere decir propiedad plenamente libre). «La renta media
de estos pequeños propietarios... se calcula en unas 60 ó
70 libras esterlinas. Se calculaba que el número de
personas que trabajaban tierras de su propiedad era mayor
C. Marx y F. Engels
58
componía de campesinos libres, dueños de la tierra
que trabajaban, cualquiera que fuese la etiqueta
feudal bajo la que ocultasen su propiedad. En las
grandes fincas señoriales, el bailiff [gerente de finca],
antes siervo, había sido desplazado por el
arrendatario libre. Los jornaleros agrícolas eran, en
parte, campesinos que aprovechaban su tiempo libre
para trabajar a sueldo de los grandes terratenientes y,
en parte, una clase especial relativa y absolutamente
poco numerosa de verdaderos asalariados. Mas
también éstos eran, de hecho, a la par que jornaleros,
labradores independientes, puesto que, además del
salario, se les daba casa y labranza con una cabida de
4 y más acres. Además, tenían derecho a compartir
con los verdaderos labradores el aprovechamiento de
los terrenos comunales en los que pastaban sus
ganados y que, al mismo tiempo, les suministraban la
madera, la leña, la turba, etc99. La producción feudal
se caracteriza, en todos los países de Europa, por la
división del suelo entre el mayor número posible de
tributarios. El poder del señor feudal, como el de
todo soberano, no descansaba solamente en la
longitud de su rollo de rentas, sino en el número de
sus súbditos, que, a su vez, dependía de la cifra de
campesinos independientes100. Por eso, aunque
después de la conquista normanda101 el suelo inglés
se dividió en unas pocas baronías gigantescas, entre
las que había algunas que abarcaban por sí solas
hasta 900 lorazgos anglosajones antiguos, estaba
salpicado de pequeñas explotaciones campesinas,
interrumpidas sólo de vez en cuando por grandes
que el de los que llevaban en arriendo tierras de otros»
[Macaulay. History of England («Historia de Inglaterra»),
10th ed. London, 1854, v. I, pp. 333, 334]. Todavía en el
último tercio del siglo XVII vivían de la agricultura los 4/5
de la masa del pueblo inglés (ob. cit., p. 413). Cito a
Macaulay porque, como falsificador sistemático de la
historia que es, procura «castrar» en lo posible esta clase
de hechos.
99
No debe olvidarse jamás que el mismo siervo no sólo
era propietario, aunque sujeto a tributo, de la parcela de
tierra asignada a su casa, sino además copropietario de los
terrenos comunales. «Allí» (en Silesia), «el campesino
vive sujeto a servidumbre». No obstante, estos siervos
poseen tierras comunes. «Hasta hoy, no ha sido posible
convencer a los silesianos de la conveniencia de dividir los
terrenos comunales; en cambio, en las Nuevas Marcas no
hay apenas un solo pueblo en que no se haya efectuado
con el mayor de los éxitos esta división» [Mirabeau. De la
Monarchie Prussienne («De la monarquía prusiana»),
Londres, 1788, t. II, pp. 125 y 126].
100
El Japón, con su organización puramente feudal de la
propiedad inmueble y su régimen desarrollado de pequeña
agricultura, nos brinda una imagen mucho más fiel de la
Edad Media europea que todos nuestros libros de historia,
dictados en su mayoría por prejuicios burgueses. Es
demasiado cómodo ser «liberal» a costa de la Edad Media.
101
Trátase de la conquista de Inglaterra por el duque de
Normandia, Guillermo el Conquistador, en 1066, lo cual
contribuyó a la afirmación del feudalismo en Inglaterra.
fincas señoriales. Estas condiciones, combinadas con
el esplendor de las ciudades característico del siglo
XV, permitían que se desarrollase aquella riqueza
nacional que el canciller Fortescue describe con tanta
elocuencia en su Laudibus Legum Angliae («La
superioridad de las leyes inglesas»), pero cerraban el
paso a la riqueza capitalista.
El preludio de la transformación que había de
echar los cimientos para el régimen de producción
capitalista, coincide con el último tercio del siglo XV
y los primeros decenios del XVI. El licenciamiento
de las huestes feudales -que, como dice
acertadamente Sir James Steuart, «llenaban
inútilmente en todas partes casas y patios»102- lanzó
al mercado de trabajo a una masa de proletarios
libres y desheredados. El poder real, producto
también del desarrollo burgués, en su deseo de
conquistar
la
soberanía
absoluta
aceleró
violentamente la disolución de estas huestes feudales,
pero no fue ésa, ni mucho menos, la única causa que
la produjo. Los grandes señores feudales,
levantándose tenazmente contra la monarquía y el
parlamento,
crearon
un
proletariado
incomparablemente mayor, al arrojar violentamente a
los campesinos de las tierras que cultivaban y sobre
las que tenían los mismos títulos jurídicos feudales
que ellos, y al usurparles sus bienes comunales. El
florecimiento de las manufacturas laneras de Frandes
y la consiguiente alza de los precios de la lana, fue lo
que sirvió de acicate directo para esto en Inglaterra.
La antigua aristocracia había sido devorada por las
guerras feudales, la nueva era ya una hija de sus
tiempos, de unos tiempos en los que el dinero es la
potencia de las potencias. Por eso enarboló como
bandera la transformación de las tierras de labor en
terrenos de pastos para ovejas. En su Description of
England. Prefixed to Holinshed's Chronicles
(«Descripción de Inglaterra. Antepuesta a las
Crónicas Holinshed»), Harrison describe cómo la
expropiación de los pequeños agricultores arruina al
país. «What care our great incroachers!» («¡Qué se
les da de esto a nuestros grandes usurpadores!») Las
casas de los campesinos y los cottages (chozas) de
los obreros fueron violentamente arrasados o
entregados a la ruina.
«Consultando los viejos inventarios de las fincas
señoriales» -dice Harrison-, «vemos que han
desaparecido innumerables casas y pequeñas
haciendas de campesinos; que el campo sostiene a
mucha menos gente; que muchas ciudades se han
arruinado, aunque hayan florecido algo otras
nuevas... También podríamos decir algo de las
ciudades y los pueblos destruidos para convertirlos
102
J. Stewart. An Inquiry into the Principles of Political
Economy («Investigación de los principios de la Economía
política»), Vol. I, Dublin, 1770, p. 52.
59
El Capital
en pastos para ovejas y en los que sólo quedan en pie
las casas de los señores».
Aunque exageradas siempre, las lamentaciones de
estas viejas crónicas describen con toda exactitud la
impresión que producía en los hombres de la época la
revolución que se estaba operando en las condiciones
de producción. Comparando las obras de Tomás
Moro con las del canciller Fortescue es como mejor
se ve el abismo que separa al siglo XV del XVI.
Como observa acertadamente Thornton, la clase
obrera inglesa se precipitó directamente, sin
transición, de la edad de oro a la edad de hierro.
La legislación se echó a temblar ante la
transformación que se estaba operando. No había
llegado todavía a ese apogeo de la civilización en que
la «Wealth of the ation» [«La riqueza nacional»], es
decir, la creación de capital y la despiadada
explotación y depauperación de la masa del pueblo,
se considera como la última Thule103 de toda
sabiduría política. En su historia de Enrique VII, dice
Bacon:
«Por aquella época» (1489), «fueron haciéndose
más frecuentes las quejas contra la transformación de
las tierras de labranza en terrenos de pastos (pastos
de ganado lanar, etc.), fáciles de atender con unos
cuantos pastores; los arrendamientos temporales, de
por vida y por años» (de los que vivían una gran
parte de los yeomen104) «fueron convertidos en fincas
dominicales. Esto trajo la decadencia del pueblo y,
con ella, la decadencia de ciudades, iglesias,
diezmos... En aquella época, la sabiduría del rey y
del parlamento para curar el mal fue verdaderamente
maravillosa... Dictaron medidas contra esta
usurpación, que estaba despoblando los terrenos
comunales (depopulating inclosures), y contra el
régimen despoblador de los pastos (depopulating
pasturage), que seguía las huellas de aquélla».
Un decreto de Enrique VII, dictado en 1489, c.
19, prohibió la destrucción de todas las casas de
labradores que tuviesen asignados más de 20 acres de
tierra. Enrique VIII (el acto del año 25 de su reinado)
confirma la misma ley. En este decreto se dice, entre
otras cosas, que
«se acumulan en pocas manos muchas tierras
arrendadas y grandes rebaños de ganado,
principalmente de ovejas, lo que hace que las rentas
de la tierra suban mucho y la labranza (tillage)
decaiga extraordinariamente, que sean derruidas
103
Literalmente significa: la Tule extrema; frase, empleada
en el sentido de «último extremo». (Tule es un país insular
situado, según opinión de los antiguos, en el extremo
septentrional de Europa.) (N. de la Edit.)
104
Pequeños campesinos libres en la Inglaterra feudal. (N.
de la Edit.)
iglesias y casas, quedando asombrosas masas de
pueblo incapacitadas para ganarse su vida y mantener
a sus familias».
En vista de esto, la ley ordena que se restauren las
granjas arruinadas, establece la proporción que debe
guardarse entre las tierras de labranza y los terrenos
de pastos, etc. Una ley de 1533 se queja de que haya
propietarios que poseen hasta 24.000 cabezas de
ganado lanar y limita el número de éstas a 2.000105.
Ni las quejas del pueblo, ni la legislación prohibitiva,
que comienza con Enrique VII y dura ciento
cincuenta años, consiguieron absolutamente nada
contra el movimiento de expropiación de los
pequeños arrendatarios y campesinos. Bacon nos
revela, sin saberlo, el secreto d e este fracaso.
«El decreto de Enrique VII» -dice en sus Essays,
civil and moral («Ensayos de lo civil y lo moral»),
sect, 29- «encerraba un sentido profundo y
maravilloso, puesto que creaba explotaciones
agrícolas y casas de labranza de una determinada
dimensión normal, es decir, les garantizaba una
proporción de tierra que les permitía traer al mundo
súbditos suficientemente ricos y sin posición servil,
poniendo el arado en manos de propietarios y no de
gentes a sueldo» («to keep the plough in the hand of
the owners and not hirelings»)106.
105
Tomás Moro habla en su Utopía, de un país singular en
que «las ovejas devoran a los hombres». Utopía, trad. de
Rohinson. ed. Arbor, London. 1869, p. 41.
106
Bacon explica la relación que existe entre una clase
campesina libre y acomodada y una buena infantería.
«Para mantener el poder y las costumbres del Reino era de
una importancia asombrosa que los arriendos guardasen
las proporciones debidas para poner a los hombres sanos y
capaces a salvo de la miseria y fijar una gran parte de las
tierras del Reino en posesión de la yeomanry, es decir, de
gentes de posición intermedia entre la de los nobles y los
caseros (cottagers) y mozos de labranza... Pues los más
competentes en materia guerrera opinan unánimemente...
que la fuerza primordial de un ejército reside en la
infantería o pueblo de a pie. Y para disponer de una buena
infantería, hay que contar con gente que no se haya criado
en la servidumbre ni en la miseria, sino en la libertad y con
cierta holgura. Por eso, cuando en un Estado tienen
importancia primordial la aristocracia y los señores
distinguidos, siendo los campesinos y labradores simples
gentes de trabajo o mozos de labranza, incluso caseros, es
decir, mendigos alojados, ese Estado podrá tener una
buena caballería, pero jamás tendrá una infantería
resistente... Así lo vemos en Francia y en Italia y en
algunas otras comarcas extranjeras, donde en realidad no
hay más que nobles y campesinos míseros... hasta tal
punto, qué se ven obligados a emplear como batallones de
infantería bandas de suizos a sueldo y otros elementos por
el estilo, y así se explica que estas naciones tengan mucho
pueblo y pocos soldados». [The Reign of Henry VII, etc.
Verbatim Reprint from Kennet’s England («El reinado de
C. Marx y F. Engels
60
Precisamente lo contrario de lo que exigía, para
instalarse el sistema capitalista: la sujeción servil de
la masa del pueblo, la transformación de éste en un
tropel de gentes a sueldo y de sus medios de trabajo
en capital. Durante este período de transición, la
legislación procuró también mantener el límite de 4
acres de tierra para los cottages del jornalero del
campo, prohibiéndole meter en su casa gentes a
sueldo. Todavía en 1627, reinando Carlos I, fue
condenado un Roger Crocker de Fontmill por haber
construido en el manor (finca) de Fontmill un cottage
sin asignarle como anejo permanente 4 acres de
tierra; en 1638, reinando aún Carlos I, se nombró una
comisión real encargada de imponer la ejecución de
las antiguas leyes, principalmente la que exigía los 4
acres de tierra como mínimo; todavía Cromwell
prohíbe la construcción de casas en 4 millas a la
redonda de Londres sin dotarlas de 4 acres de tierra.
Más tarde, en la primera mitad del siglo XVIII, se
formulan todavía quejas cuando el cottage de un
jornalero del campo no tiene asignados, por lo
menos, de 1 a 2 acres. Hoy día, el bracero del campo
se da por satisfecho con tal de tener una casa con
huerto o de poder arrendar dos varas de tierra a
regular distancia.
«Terratenientes y arrendatarios» -dice el Dr.
Hunter- «se dan la mano en este punto. Pocos acres
de tierra bastarían para que el jornalero del campo
disfrutase de demasiada independencia»107.
La Reforma108, con su séquito de colosales
depredaciones de los bienes de la Iglesia, vino a dar,
en el siglo XVI, un nuevo y espantoso impulso al
proceso violento de expropiación de la masa del
pueblo. Al producirse la Reforma, la Iglesia católica
era propietaria feudal de una gran parte del suelo
inglés. La persecución contra los conventos, etc.,
transformó a sus moradores en proletariado. Muchos
Enrique VII, etc. Reproducido literalmente de Inglaterra
de Kennet»), ed. 1719, London, 1870, p. 308].
107
Dr.Hunter, Public Health, Seventh Report; 1864, («La
salud pública. Informe 7, 1864»). London, p. 134. «La
cantidad de tierra que se asignaba» (en las antiguas leyes)
«se consideraría hoy excesiva para los obreros y más bien
apropiada para convertirlos en pequeños colonos
(farmers)» (George Roberts. The Social History of the
People of the Southern Counties of England in Past
Centuries («Historia social de la población de los
condados meridionales de Inglaterra en los siglos
pasados»), London, 1856, pp. 184, 185].
108
La Reforma, amplio movimiento social contra la Iglesia
católica, se extendió en el siglo XVI a Alemania, Suiza,
Inglaterra, Francia, etc. La consecuencia religiosa de la
Reforma en los países en que ésta triunfó consistió en la
formación de varias iglesias llamadas protestantes (en
Inglaterra, Escocia, los Países Bajos, una parte de
Alemania y los países escandinavos).
de los bienes de la Iglesia fueron regalados a unos
cuantos rapaces protegidos del rey o vendidos por un
precio irrisorio a especuladores rurales y a personas
residentes en la ciudad, quienes, reuniendo sus
explotaciones, arrojaron de ellas en masa a los
antiguos arrendatarios, que las venían cultivando de
padres a hijos. El derecho de los labradores
empobrecidos a percibir una parte de los diezmos de
la Iglesia, derecho garantizado por la ley, había sido
ya tácitamente confiscado109. Pauper ubique jacet110;
exclama la reina Isabel, después de recorrer
Inglaterra. Por fin, en el año 43 de su reinado, el
Gobierno no tuvo más remedio que dar estado oficial
al pauperismo, creando el impuesto de pobreza.
«Los autores de esta ley no se atrevieron a
proclamar sus razones y, rompiendo con la tradición
de siempre, la promulgaron sin ningún preámbulo»
(exposición de motivos).111
Por la ley promulgada al año 16 del reinado de
Carlos I, 4, este impuesto fue declarado perpetuo, y
sólo a partir de 1834 cobró una forma nueva y más
rigurosa112. Pero estas consecuencias inmediatas de la
109
«El derecho de los pobres a participar de los diezmos
eclesiásticos se halla reconocido en la letra de todas las
leyes» [Tuckett. A History of the Past and Present State of
Labouring Population («Historia de la situación de la
población trabajadora en el pasado y en el presente»), v.
11, pp. 804, 805].
110
«Pauper ubique jacet» (los pobres son desheredados en
todas partes), palabras de Los Fastos de Ovidio, libro
primero, verso 218.
111
William Cobbett. A History of the Protestant
Reformation («Historia de la Reforma protestante»), §.
471.
112
El «espíritu» protestante se revela, entre otras cosas, en
lo siguiente. En el Sur de Inglaterra se juntaron a
cuchichear diversos terratenientes y colonos ricos y
decidieron presentar a la reina diez preguntas acerca de la
exacta interpretación de la ley de los pobres, preguntas que
hicieron dictaminar por un jurista famoso de la época,
Sergeant Snigge (nombrado más tarde juez, bajo Jacobo I).
«Pregunta novena: Algunos colonos ricos de la parroquia
han cavilado un ingenioso plan cuya ejecución podría
evitar todas las complicaciones a que pueda dar lugar la
aplicación de la ley. Se trata de construir en la parroquia
una cárcel, negando el derecho al socorro a todos los
pobres que no accedan a recluirse en ella. Al mismo
tiempo, se notificará a los vecinos que si quieren alquilar
pobres de esta parroquia envíen en un determinado día, su
oferta, bajo sobre cerrado, indicando el precio último a que
los tomarían. Los autores de este plan dan por supuesto
que en los condados vecinos hay personas que no quieren
trabajar y que no disponen de fortuna ni de crédito para
arrendar una finca o comprar un barco, para poder, por
tanto, vivir sin trabajar («so as to live without labour»).
Estas personas podrían sentirse tentadas a hacer a la
parroquia ofertas ventajosisimas. Si alguno que otro pobre
se enfermase o muriese bajo la tutela de quien le
contratase, la culpa sería de éste, pues la parroquia habría
61
El Capital
Reforma no fueron las más persistentes. El
patrimonio eclesiástico era el baluarte religioso
detrás del cual se atrincheraba el régimen antiguo de
propiedad territorial. Al derrumbarse aquél, éste
tampoco podía mantenerse en pie113.
Todavía en los últimos decenios del siglo XVII, la
yeomanry, clase de campesinos independientes, era
más numerosa que la clase de los arrendatarios. La
yeomanry había sido el puntal más firme de
Cromwell, y el propio Macaulay confiesa que estos
labradores ofrecían un contraste muy ventajoso con
aquellos hidalgüelos borrachos y sus lacayos, los
curas rurales, cuya misión consistía en casar las
«mozas predilectas». Todavía no se había despojado
a los jornaleros del campo de su derecho de
copropiedad sobre los bienes comunales. Alrededor
cumplido ya con su deber para con el pobre en cuestión.
Tememos, sin embargo, que la vigente ley no permita
ninguna medida de precaución (prudential measure) de
esta clase; pero hacemos constar que los demás
freeholders (campesinos libres) de este condado y de los
inmediatos se unirán a nosotros para impulsar a sus
diputados en la Cámara de los Comunes a que propongan
una ley que autorice la reclusión y los trabajos forzados de
los pobres, de modo que nadie que se niegue a ser recluido
tenga derecho a solicitar socorro. Confiamos en que esto
hará que las personas que se encuentren en mala situación
se abstengan de reclamar ayuda» («will prevent persons in
distress from wanting relief») [R. Blakey. The History of
Political. Literature from the Earliest Times («Historia de
la literatura política desde los tiempos más antiguos»),
London, 1855. v. II, pp. 84 and 85). En Escocia, la
servidumbre fue abolida varios siglos más tarde que en
Inglaterra. Todavía en 1698, declaraba en el parlamento
escocés Fletcher, de Saltoun: «Se calcula que el número de
mendigos que circulan por Escocia no baja de 200.000. El
único remedio que yo, republicano por principio, puedo
proponer es restaurar el antiguo régimen de la servidumbre
de la gleba y convertir en esclavos a cuantos sean
incapaces de ganarse el pan». Así lo refiere también Eden,
en The State of the Poor («La situación de los pobres»), v.
I, ch. 1, pp, 60, 61: «La libertad de los campesinos
engendra el pauperismo. Las manufacturas y el comercio
son los verdaderos progenitores de los pobres de nuestra
nación». Eden, como aquel escocés «republicano por
principio», sólo se olvida de una cosa: de que no es
precisamente la abolición de la servidumbre de la gleba,
sino la abolición de la propiedad del campesino sobre la
tierra que trabaja la que le convierte en proletario o
depauperado. A las leyes de los pobres de Inglaterra
corresponde en Francia, donde la expropiación se llevó a
cabo de otro modo, la Ordenanza de Moulins (1566) y el
Edicto de 1656.
113
El señor Hogers, aunque profesor, por aquel entonces,
de Economía política en la Universidad de Oxford, la cuna
de la ortodoxia protestante, subraya en su prólogo a la
History of Agriculture («Historia de la agricultura») la
pauperización de la masa del pueblo originada por la
Reforma.
de 1750, desapareció la yeomanry114 y en los últimos
decenios del siglo XVIII se borraron hasta los
últimos vestigios de propiedad comunal de los
agricultores. Aquí prescindimos de los factores
puramente económicos que intervinieron en la
revolución de la agricultura y nos limitamos a
indagar los factores de violencia que la impulsaron.
Bajo la restauración de los Estuardos115, los
terratenientes impusieron legalmente una usurpación
que en todo el continente se había llevado también a
cabo sin necesidad de los trámites de la ley. Esta
usurpación consistió en abolir el régimen feudal del
suelo, es decir, en transferir sus deberes tributarios al
Estado, «indemnizando» a éste por medio de
impuestos sobre los campesinos y el resto de las
masas del pueblo, reivindicando la moderna
propiedad privada sobre fincas en las que sólo
asistían a los terratenientes títulos feudales y,
finalmente, dictando aquellas leyes de residencia
(laws of settlement) que, mutatis mutandis, [con
cambios correspondientes] ejercieron sobre los
labradores ingleses la misma influencia que el edicto
del tártaro Borís Godunov sobre los campesinos
rusos116.
La «glorious Revolution» (Revolución gloriosa)117
entregó el poder, al ocuparlo Guillermo III de
114
A letter to Sir T. C. Bunbury, Brt.: On the High Price of
Provisions, By a Suffolk Gentleman («Una carta a Sir T.
C. Bunbury. Acerca de los altos precios de los víveres»),
Ipswich, 1795, p. 4. Hasta el más fanático defensor del
régimen de arrendamientos, el autor de la Inquiry into the
Connection between the Present Price of Provisions and
the Size of Farms etc, («Investigación de la conexión entre
el presente precio de los víveres y las dimensiones de las
granjas»), London, 1773, p. 139, dice: «Lo que más
vivamente lamento es la desaparición de nuestra
yeomanry, aquella pléyade de hombres que eran los que en
realidad mantenían en alto la independencia de esta
nación; y deploro que sus tierras están ahora en manos de
lores monopolizadores, arrendadas a pequeños colonos, en
condiciones tales que viven poco mejor que vasallos,
teniendo que someterse a una intimación en todas las
coyunturas críticas».
115
La restauración de los Estuardos es el período del
segundo reinado de la dinastía de los Estuardos en
Inglaterra (1660-1689), derrocados por la revolución
burguesa inglesa del siglo XVII.
116
Por lo visto, se trata del decreto sobre los campesinos
fugitivos promulgado en 1597, durante el reinado de
Fiódor Ivánovich, cuando el auténtico gobernante de Rusia
era Borís Godunov. De acuerdo con ese decreto, los
campesinos que habían huido del yugo insoportable de los
terratenientes se perseguían durante cinco años para ser
devueltos por la fuerza a sus amos.
117
Se dio el nombre de «Revolución gloriosa» en la
historiografía burguesa inglesa al golpe de Estado de 1688,
con el que se derrocó la dinastía de los Estuardos y se
instauró (1689) la monarquía constitucional de Guillermo
de Orange, régimen de compromiso entre la aristocracia
propietaria de tierras y la gran burguesía.
C. Marx y F. Engels
62
Orang118, a los terratenientes y capitalistasacaparadores. Estos elementos consagraron la nueva
era, entregándose en una escala gigantesca al saqueo
de los terrenos de dominio público, que hasta
entonces sólo se había practicado en proporciones
muy modestas. Estos terrenos fueron regalados,
vendidos a precios irrisorios o simplemente
anexionados a otros de propiedad privada, sin
encubrir la usurpación bajo forma alguna119. Y todo
esto se llevó a cabo sin molestarse en cubrir ni la más
mínima apariencia legal. Estos bienes del dominio
público, apropiados de modo tan fraudulento, en
unión de los bienes de que se despojó a la Iglesia -los
que no le habían sido usurpados ya por la revolución
republicana-, son la base de esos dominios
principescos que hoy posee la oligarquía inglesa120.
Los capitalistas burgueses favorecieron esta
operación, entre otras cosas, para convertir el suelo
en un artículo puramente comercial, extender la zona
de las grandes explotaciones agrícolas, hacer que
aumentase la afluencia a la ciudad de proletarios
libres y desheredados del campo, etc. Además, la
nueva aristocracia de la tierra era la aliada natural de
la nueva bancocracia, de la alta finanzas, que acababa
de dejar el cascarón, y de los grandes
manufactureros, atrincherados por aquel entonces
detrás del proteccionismo aduanero. La burguesía
inglesa obró en defensa de sus intereses con el
mismo acierto con que la de Suecia, siguiendo el
camino contrario y haciéndose fuerte en su baluarte
118
De la moral privada de este héroe burgués da fe, entre
otras cosas, lo siguiente: «Las grandes asignaciones de
tierras hechas en Irlanda a favor de Lady Orkney en 1695
son una prueba pública de la afección del rey y de la
influencia de la lady... Los preciosos servicios de Lady
Orkney han consistido, al parecer, en... foeda labiorum
ministeria [sucios servicios del amor]». [Tomado de la
Sloane Manuscript Collection, que se conserva en el
Museo Británico, núm. 4.224. El manuscrito lleva por
título: The Character and Behauiour of King William,
Sunderland etc. as represented in Original Letters to the
Duke of Shrewsbury from Somers, Halijax; Oxford,
Secretary Vernon etc. («El carácter y la conducta del rey
Guillermo, Sunderland, etc. representado en las cartas
originales enviadas al duque de Shrewsbury por Somers,
Halifax, Oxford, secretario Vernon, etc.»). Es un
manuscrito en el que abundan datos curiosos.]
119
«La enajenación ilegal de los bienes de la corona,
vendiéndolos o regalándolos, forma un capítulo
escandaloso en la historia de Inglaterra... una estafa
gigantesca contra la nación (gigantic fraud on the nation)»
(F. W. Newman. Lectures on Political Economy. London,
1851, pp. 129, 130). [El que quiera saber cómo hicieron su
fortuna los terratenientes ingleses de hoy día, podrá
informarse detalladamente consultando Evans, N. H. Our
old obility. By oblesse Oblige («Nuestra vieja nobleza,
pero la nobleza obliga»), London, 1879.-F. E.)
120
Léase, por ejemplo, el panfleto de E. Burke, sobre la
casa ducal de Bedford, cuyo vástago es Lord John Russel,
«the tomtit of liberalism» («el chochín del liberalismo»).
económico, el campesinado, apoyó a los reyes desde
1604 y más tarde bajo Carlos X y Carlos XI y les
ayudó a rescatar por la fuerza los bienes de la Corona
de manos de la oligarquía.
Los bienes comunales -completamente distintos
de los bienes de dominio público, a que acabamos de
referirnos- eran una institución de viejo origen
germánico, que se mantenía en vigor bajo el manto
del feudalismo. Hemos visto que la usurpación
violenta de estos bienes, acompañada casi siempre
por la transformación de las tierras de labor en
pastos, comienza a fines del siglo XV y prosigue a lo
largo del siglo XVI. Sin embargo, en aquellos
tiempos este proceso revestía la forma de una serie
de actos individuales de violencia, contra los que la
legislación luchó infructuosamente durante 150 años.
El progreso aportado por el siglo XVIII consiste en
que ahora la propia ley se convierte en vehículo de
esta depredación de los bienes del pueblo, aunque los
grandes arrendatarios sigan empleando también, de
paso, sus pequeños métodos personales e
independientes121. La forma parlamentaria que reviste
este despojo es la de los Bills for Inclosures of
Commons (leyes sobre el cercado de terrenos
comunales); dicho en otros términos, decretos por
medio de los cuales los terratenientes se regalan a sí
mismos en propiedad privada las tierras del pueblo,
decretos de expropiación del pueblo. Sir F. M. Eden
se contradice a sí mismo en el astuto alegato
curialesco en que procura explicar la propiedad
comunal como propiedad privada de los grandes
terratenientes que recogen la herencia de los señores
feudales, al reclamar una «ley general del Parlamento
sobre el derecho a cercar los terrenos comunales»,
reconociendo con ello que la transformación de estos
bienes en propiedad privada no puede prosperar sin
un golpe de Estado parlamentario, a la par que pide a
la legislación una «indemnización» para los pobres
expropiados122.
Al paso que los yeomen independientes eran
sustituidos por los tenants-at-will -pequeños colonos
con contrato por un año, es decir, una chusma servil
sometida al capricho de los terratenientes-, el despojo
de los bienes del dominio público, y sobre todo la
depredación sistemática de los terrenos comunales,
121
«Los arrendatarios prohíben a los cottagers (caseros)
mantener a ninguna otra criatura viviente, so pretexto de
que, si criasen ganado o aves, robarían alimento del
granero para cebarlas. Además, dicen: mantened a los
cottagers en la pobreza, y serán más trabajadores. Pero la
verdadera realidad es que de este modo los arrendatarios
usurpan el derecho íntegro sobre los terrenos comunales»
[A Political Inquiry into the Consequences of Enclosing
Waste Lands («Investigación política sobre las
consecuencias del cercado de los baldíos»), London, 1785,
p. 75].
122
Eden. The State of the Poor, Preface («La situación de
los pobres») (p. XVII, XIX).
El Capital
ayudaron a incrementar esas grandes posesiones que
se conocían en el siglo XVIII con los nombres de
haciendas capitales123 o haciendas de comerciantes124,
y que dejaron a la población campesina «disponible»
como proletariado al servicio de la industria.
Sin embargo, el siglo XVIII todavía no alcanza a
comprender, en la medida en que había de
comprenderlo el XIX, la identidad entre la riqueza
nacional y la pobreza del pueblo. Por eso en los
libros de Economía de esta época se produce una
violentísima polémica en torno a la «inclosure of
commons». Entresaco unos cuantos pasajes de los
materiales copiosísimos que tengo a la vista, para
poner de relieve de un modo más vivo la situación.
«En muchas parroquias de Hertfordshire» -escribe
una pluma indignada- «24 haciendas, cada una de las
cuales contaba, por término medio, de 50 a 150 acres
de extensión, se han fundido para formar sólo 3»125.
«En Northamptonshire y Lincolnshire se ha impuesto
la norma de cercar los terrenos comunales, y la
mayoría de los lorazgos creados de este modo se han
convertido en pastizales; a consecuencia de ello, hay
muchos lorazgos que antes labraban 1.500 acres y
que hoy no labran ni 50... Las ruinas de las viejas
casas, cuadras y graneros», son los únicos vestigios
de los antiguos moradores. «En algunos sitios, cien
casas y familias han quedado reducidas… a 8 ó 10...
En la mayoría de las parroquias, donde sólo se han
comenzado a cercar los terrenos comunales desde
hace quince o veinte años, los propietarios de tierra
son en la actualidad poquísimos, en comparación con
las cifras existentes cuando el suelo se cultivaba en
régimen abierto. Es bastante frecuente encontrarse
con lorazgos enteros recientemente cercados que
antes se distribuían entre 20 ó 30 colonos y otros
tantos pequeños labradores y tributarios, que hoy
están usurpados por 4 ó 5 ganaderos ricos. Todos
aquellos labradores fueron desalojados de sus tierras,
en unión de sus familias y de muchas otras a las que
daban trabajo y sustento»126.
123
Capital-farms [«Two Letters on the Flour Trade and
the Dearness of Corn», By a Person in Business. («Dos
cartas sobre el comercio en harina y los altos precios de
los cereales». Por un hombre de negocios), London, 1767,
pp. 19, 20).
124
Merchant-farme [An Enquiry into the Causes of the
Present High Price of Provisions («Investigación sobre las
causas de los presentes altos precios de los víveres»),
London, 1767, p. 111, note]. Esta obra excelente,
publicada como anónima, tenía por autor al Rev. Nathaniel
Forster.
125
Thomas Wright. A short address to the Public on the
Monopole of large farms, («Breve alocución al público
sobre el monopolio de las grandes granjas»), 1779, pp. 2,
3.
126
Rev. Addington. Inquiry into the Reasons for and
against Inclosing Open Fields («Investigación de las
63
Los terrenos anexionados por el terrateniente
colindante, bajo pretexto de cercarlos, no eran
siempre tierras yermas, sino también, con frecuencia,
tierras cultivadas mediante un tributo al municipio, o
comunalmente.
«Me refiero aquí al cercado de terrenos abiertos y
de tierras ya cultivadas. Hasta los autores que
defienden las inclosures reconocen que estos
cercados refuerzan el monopolio de las grandes
granjas, hacen subir el precio de las subsistencias y
fomentan la despoblación... También al cercar los
terrenos yermos, como ahora se hace, se despoja a
los pobres de una parte de sus medios de sustento,
incrementando haciendas que son ya de suyo harto
grandes»127. «Si la tierra» -dice el Dr. Price- «cae en
poder de un puñado de grandes colonos, los
pequeños arrendatarios (en otro sitio los llama «una
muchedumbre de pequeños propietarios y colonos
que se mantienen a sí mismos y a sus familias con el
producto de la tierra trabajada por ellos, con las
ovejas, las aves, los cerdos, etc., que mandan a pastar
a los terrenos comunales, no necesitando apenas, por
tanto, comprar víveres para su consumo») «se verán
convertidos en hombres obligados a trabajar para
otros si quieren comer y tendrán que ir al mercado
para proveerse de cuanto necesiten... Tal vez se
trabaje mas, porque la coacción será también
mayor... Crecerán las ciudades y manufacturas, pues
se verá empujada a ellas más gente en busca de
trabajo. He aquí el camino hacia el que lógicamente
se orienta la concentración de la propiedad territorial
y por el que, desde hace muchos años, se viene
marchando ya efectivamente en este reino»128.
Y resume los efectos generales de las inclosures
en estos términos:
«En general, la situación de las clases humildes
del pueblo ha empeorado en casi todos los sentidos;
los pequeños propietarios de tierras y colonos se han
visto reducidos al nivel de jornaleros y asalariados, a
la par que se les hace cada vez más difícil ganarse la
vida en esta situación129».
razones en pro yen contra del cercado de terrenos»),
London, 1772, pp. 37-43 pass.
127
Dr. R. Price. Observations on Reversionary Payments
«Observaciones sobre los pagos reversibles»), 6 ed. By W.
Morgan, London, 1803, v. II. p. 155. Léase a Forster,
Addington, Kent, Price y James Anderson y compárese
luego con la pobre charlatanería de sicofante de Mac
Culloch, en su catálogo titulado The Literature of Political
Economy («La literatura sobre Economía política»),
London, 1845.
128
Dr. R. Price. Observations, etc., v, II, p. 147.
129
Dr. R. Price. Observations, etc., p. 159. Esto hace
recordar lo ocurrido en la antigua Roma: «Los ricos se
habían adueñado de la mayor parte de los terrenos
64
En efecto, la usurpación de las tierras comunales
y la revolución agrícola que la acompañaba
empeoraron hasta tal punto la situación de los
obreros agrícolas que, según el propio Eden, entre
1765 y 1780, su salario comenzó a descender por
debajo del nivel mínimo, haciéndose necesario
completarlo con el socorro oficial de pobreza. Su
jornal, dice Eden, «alcanzaba a duras penas a cubrir
sus necesidades más perentorias».
Oigamos ahora un instante a un defensor de las
inclosures y adversario del Dr. Price.
«No es lógico inferir que exista despoblación
porque ya no se vea a la gente derrochar su trabajo en
campo abierto... Si al convertir a los pequeños
labradores en personas obligadas a trabajar para
otros, se moviliza más trabajo, es ésta una ventaja
qué la nación» (entre la que no figuran, naturalmente,
los que sufren la transformación apuntada), «tiene
que ver con buenos ojos... El producto será mayor si
su trabajo combinado se emplea en una sola
hacienda; así se creará un sobrante para las
manufacturas haciendo de este modo que las
manufacturas, una de las minas de oro de nuestra
nación, aumenten en proporción a la cantidad de
trigo producido»130.
comunes. Confiándose a las circunstancias, en la seguridad
de que estas tierras no habían ya de arrebatarles,
compraron a los pobres las parcelas situadas en las
inmediaciones de sus propiedades, unas veces contando
con su voluntad y otras veces arrebatándoselas por la
fuerza, de modo que pasaron a cultivar extensísimas fincas
y no campos divididos. Para labrarlos y desarrollar en ellos
la ganadería, tenían que acudir a los servicios de los
esclavos, pues los hombres libres eran arrebatados del
trabajo para dedicarlos a la guerra. Además, la posesión de
esclavos les producía grandes ganancias, pues éstos, libres
del servicio militar, podían procrear y multiplicarse a sus
anchas. De este modo, los poderosos fueron apoderándose
de toda la riqueza y todo el país era un hervidero de
esclavos. En cambio los itálicos diezmados por la pobreza,
los tributos y el servicio militar era cada vez menos.
Además, en las épocas de paz, se veían condenados a una
total pasividad, pues, las tierras estaban en manos de los
ricos y éstos empleaban en la agricultura a esclavos y no a
hombres libres» (Apiano. Las guerras civiles en Roma, I,
7). Este pasaje se refiere a la época anterior a la Ley
Licinia. El servicio militar, que tanto aceleró la ruina de la
plebe romana, fue también el medio principal de que se
valió Carlomagno para fomentar, como plantas en estufa,
la transformación de los campesinos alemanes libres en
siervos y vasallos.
Alusión a la ley agraria de los tribunos de la plebe de
Roma Licinio y Sextio adoptada en el año 367 a. de n. e.,
que prohibía a los ciudadanos romanos poseer más de 500
yugadas (alrededor de 125 hectáreas) de tierra
pertenecientes al Estado.
130
[J. Arbuthnot.) An Inquiry into the Connection between
the Present Price of Provisions etc. («Investigación de la
C. Marx y F. Engels
Sir F. M. Eden, matizado además de tory y de
«filántropo», nos ofrece, por cierto, un ejemplo de la
impasibilidad estoica con que los economistas
contemplan las violaciones más descaradas del
«sacrosanto derecho de propiedad» y la violencia
más brutal contra la persona, cuando esto es
necesario para echar los cimientos del régimen
capitalista de producción. Toda la serie de despojos
brutales, horrores y vejaciones que lleva aparejados
la expropiación violenta del pueblo desde el último
tercio del siglo XV hasta fines del siglo XVIII, sólo
le inspira a nuestro autor esta «confortable» reflexión
final:
«Era necesario restablecer la proporción debida
(due) entre la tierra de labor y la destinada al ganado.
Todavía durante todo el siglo XIV y la mayor parte
del XV, por cada acre dedicado a ganadería había
dos, tres y hasta cuatro dedicados a labranza. A
mediados del siglo XVI, la proporción era ya de dos
acres de ganadería por dos de labranza y más tarde de
dos a uno, hasta que por último se consiguió
establecer la proporción debida de tres acres de
pastizales por cada acre de labranza».
En el siglo XIX se pierde, como es lógico, hasta el
recuerdo de la conexión existente entre el agricultor y
los bienes comunales. Para no hablar de los tiempos
posteriores, bastará decir que la población rural no
obtuvo ni un céntimo de indemnizaciones por los
3.511.770 acres de tierras comunales que entre los
años de 1801 y 1831 le fueron arrebatados y
ofrecidos como regalo a los terratenientes por el
parlamento de terratenientes.
Finalmente, el último gran proceso de
expropiación de los agricultores es el llamado
Clearing of Estates («limpieza de fincas», que en
realidad consistía en barrer de ellas a los hombres).
Todos los métodos ingleses que hemos venido
estudiando culminan en esta «limpieza». Como
veíamos al describir en la sección anterior la
situación moderna, ahora que ya no había labradores
independientes que barrer, las «limpias» llegan a
barrer los mismos cottages, no dejando a los braceros
del campo sitio siquiera para alojarse en las tierras
que trabajan. Sin embargo, para saber lo que significa
esto del «clearing of estates» en el sentido estricto de
la palabra, tenemos que trasladarnos a la tierra de
promisión de la literatura novelesca moderna: las
conexión entre el presente precio de los víveres y las
dimensiones de las granjas»), pp. 124, 129. En términos
parecidos, aunque con tendencia opuesta dice otro autor:
«Los obreros son arrojados de sus cottages y se ven
obligados a buscar trabajo en la ciudad, pero, gracias a
esto, se obtiene un remanente mayor y se incrementa el
capital» [(R. B. Seeley.) The Perils of the ation («Los
peligros de la nación»), 2 ed. London, 1843, p. XIV].
El Capital
montañas de Escocia. Es aquí donde este proceso a
que nos referimos se distingue por su carácter
sistemático, por la magnitud de la escala en que se
opera de golpe (en Irlanda hubo terratenientes que
consiguieron barrer varias aldeas a la vez; en la alta
Escocia se trata de extensiones de la magnitud de los
ducados alemanes), y finalmente, por la forma
especial de la propiedad inmueble usurpada.
Los celtas de alta Escocia estaban divididos en
clanes, y cada clan era propietario de los terrenos por
él colonizados. El representante del clan, su jefe o
«caudillo», no era más que un simple propietario
titular de estos terrenos, del mismo modo que la reina
de Inglaterra lo era del suelo de toda la nación.
Cuando el Gobierno inglés hubo conseguido sofocar
las guerras internas de estos «caudillos» y sus
constantes irrupciones en las llanuras de la baja
Escocia, los jefes de los clanes no abandonaron, ni
mucho menos, su antiguo oficio de bandoleros; se
limitaron a cambiarlo de forma. Por sí y ante sí,
transformaron su derecho titular de propiedad en un
derecho de propiedad privada, y como las gentes de
los clanes opusieran resistencia, decidieron
desalojarlas por la fuerza de sus posesiones.
«Con el mismo derecho» -dice el profesor
Newman- «podría un rey de Inglaterra atreverse a
arrojar a sus súbditos al mar»131.
En las obras de Sir James Stewart132 y James
Anderson133 podemos seguir las primeras fases de
esta revolución que en Escocia comienza después de
la última intentona del pretendiente134. En el siglo
131
«A king of England might as well claim to drive all his
subjects into the sea» [F. W. Newman. Lectures on
Political Economy («Conferencias sobre Economía
política»), London, 1851, p. 132).
132
Stewart dice: «La renta de estas comarcas» (aplica
equivocadamente la categoría económica de «renta» al
tributo abonado por los taksmen al jefe del clan) «es
insignificante, comparada con su extensión, pero, respecto
al número de personas que sostiene una hacienda, puede
tal vez asegurarse que un pedazo de tierra en la montaña
de Escocia mantiene a diez veces más personas que un
terreno del mismo valor en las provincias más ricas»
[James Steuart. An Inquiry into the Principles of Political
Economy («Investigación de los principios de Economía
política»), London, 1767, v. I, ch. XVI, p. 104].
133
James Anderson. Observations on the means of exciting
a spirit of ational Industry etc. («Observaciones acerca
de los medios de fomentar el espíritu de industria
nacional»), Edinburgh, 1777.
134
Trátase de la insurrección de los partidarios de los
Estuardos en 1745-1746, que exigían el trono británico
para Carlos Eduardo, el llamado «joven pretendiente». La
insurrección reflejaba, a la vez, la protesta de las masas
populares de Escocia y de Inglaterra contra la explotación
terrateniente y la expulsión masiva de los campesinos de
sus tierras. Después del aplastamiento de la insurrección
por las tropas regulares de Inglaterra, comenzó a
65
XVIII, a los gaeles135 lanzados de sus tierras se les
prohibía al mismo tiempo emigrar del país, para así
empujarlos por la fuerza a Glasgow y a otros centros
fabriles de la región136. Como ejemplo del método de
expropiación predominante en el siglo XIX137,
bastará citar las «limpias» llevadas a cabo por la
duquesa de Sutherland. Esta señora, muy instruida en
las cuestiones de Economía política decidió, apenas
hubo ceñido la corona de duquesa, aplicar a sus
posesiones un tratamiento radical económico,
convirtiendo todo su condado -cuyos habitantes,
mermados por una serie de procesos anteriores
semejantes a éste, habían ido quedando ya reducidos
a 15.000- en pastos para ovejas. Desde 1814 hasta
1820 se desplegó una campaña sistemática de
expulsión y exterminio para quitar de en medio a
estos
15.000
habitantes,
que
formarían,
aproximadamente, unas 3.000 familias. Todas sus
aldeas fueron destruidas y arrasadas, sus campos
convertidos todos en terreno de pastos. Las tropas
desintegrarse intensamente el sistema de clanes en la parte
montañosa de Escocia, y la expulsión de los campesinos
de sus tierras adquirió un carácter todavía más enérgico.
135
Los gaeles constituyen la población aborigen de las
comarcas montañosas del Norte y de Oeste de Escocia, son
descendientes de los antiguos celtas.
136
En 1860, se exportó al Canadá, con falsas promesas, a
los campesinos violentamente expropiados de sus tierras.
Algunos huyeron a la montaña y a las islas más próximas.
Perseguidos por la policía, le hicieron frente y lograron
escapar.
137
«En la montaña» -dice en 1814 Buchanan, el
comentador de A. Smith -, «se echa por tierra diariamente
el antiguo régimen de propiedad... El terrateniente, sin
preocuparse para nada de los que llevan la tierra en
arriendo hereditario» (otra categoría mal aplicada), «la
ofrece al mejor postor, y si éste quiere mejorarla
(improve), introduce inmediatamente un nuevo sistema de
cultivo. La tierra, antes sembrada de pequeños labradores,
estaba poblada en proporción a lo que producía; bajo el
nuevo sistema de cultivos mejorados y mayores rentas, se
procura obtener la mayor cantidad posible de fruto con el
menor coste, para lo cual se eliminan los brazos inútiles...
Los expulsados del campo natal buscan su sustento en las
ciudades fabriles; etc.» [David Buchanan. Observations on
etc. A. Smith's Wealth of ations («Observaciones sobre
Riqueza de las Naciones de A. Smith»), Edinburgh, 1814,
v. IV, p. 144]. «Los aristócratas escoceses han expropiado
a multitud de familias, como se arrancan las malas hierbas,
han tratado a aldeas enteras y a su población como los
indios tratan, en su venganza, a las guaridas de las bestias
salvajes. Se vende a un hombre por una piel de oveja, por
una pierna de cordero o por menos aún... Cuando la
invasión de las provincias del Norte de China, se propuso
en el Consejo de los Mongoles exterminar a los habitantes
y convertir sus tierras en pastos. Estas orientaciones son
las que hoy siguen en su propio país y contra sus propios
paisanos, muchos terratenientes de alta Escocia» [George
Ensor. An Inquiry concerning the Population of ations
(«Investigación acerca de la población de las naciones»),
London, 1818, pp. 215, 216].
C. Marx y F. Engels
66
británicas, enviadas por el Gobierno para ejecutar las
órdenes de la duquesa, hicieron fuego contra los
habitantes, expulsados de sus tierras. Una anciana
pereció abrasada entre las llamas de su choza, por
negarse a abandonarla. Así consiguió la señora
duquesa apropiarse de 794.000 acres de tierra,
pertenecientes al clan desde tiempos inmemoriales. A
los naturales del país desahuciados les asignó en la
orilla del mar unos 6.000 acres, a razón de dos por
familia. Hasta la fecha, esos 6.000 acres habían
permanecido yermos, sin producir ninguna renta a
sus propietarios. Llevada de su altruismo, la duquesa
se dignó arrendar estos eriales por una renta media de
2 chelines y 6 peniques cada acre a aquellos mismos
miembros del clan que habían vertido su sangre por
su familia desde hacía siglos. Todos los terrenos
robados al clan fueron divididos en 29 grandes
granjas destinadas a la cría de lanares, atendida cada
una de ella por una sola familia; los pastores, eran, en
su mayoría, braceros de arrendatarios ingleses. En
1825, los 15.000 gaeles habían sido sustituidos ya
por 131.000 ovejas. Los aborígenes arrojados a la
orilla del mar procuraban, entretanto, mantenerse de
la pesca; se convirtieron en anfibios y vivían, según
dice un escritor inglés de la época, mitad en tierra y
mitad en el más, sin vivir entre todo ello más que a
medias138.
Pero los bravos gaeles habían de pagar todavía
más cara aquella idolatría romántica de montañeses
por los «caudillos» de los Clanes. El olor del pescado
les dio en la nariz a los señores, Estos, barruntando
algo de provecho en aquellas playas, las arrendaron a
las grandes pescaderías de Londres, y los gaeles
fueron arrojados de sus casas por segunda vez139.
Finalmente, una parte de los pastos fue convertida
138
Cuando la actual duquesa de Sutherland recibió en
Londres, con gran pompa, a Mrs. Beecher-Stowe, la autora
de Uncle Tom's Cabin («La cabaña del tío Tom»), para
hacer gala de sus simpatías hacia los esclavos negros de la
República Norteamericana, cosa que, al igual que sus
hermanas de aristocracia, se abstuvo prudentemente de
hacer durante la guerra civil en que todos los corazones
ingleses «nobles» latían por los esclavistas, expuse yo en
la ew York Tribune la situación de los esclavos de
Sutherland (algunos pasajes de este artículo fueron
recogidos por Carey, en su obra The Slave Trade («El
comercio de esclavos»), Philadelphia, 1853, pp. 202, 203).
Mi artículo fue reproducido por un periódico escocés, y
provocó una enérgica polémica entre este periódico y los
sicofantes de los Sutherland.
139
Datos interesantes sobre este asunto del pescado se
encuentran en David Urquhart, Véase Portfolio, ew
Series («Carpeta, nueva serie»). Nassau W. Senior, en su
obra póstuma citada más arriba, llama al «procedimiento
seguido en Sutherlandshire una de las «limpias»
(clearings) más beneficiosas de que guarda recuerdo el
hombre» [Journals, Conversations and Essays relating to
Ireland («Revistas, conversaciones y ensayos acerca de
Irlanda»), London, 1868].
en cotos de caza. Como es sabido, en Inglaterra no
existen verdaderos bosques. La caza que corre por
los parques de los aristócratas es, en realidad, ganado
doméstico, gordo como los aldermen [concejales] de
Londres. Por eso, Escocia es, para los ingleses, el
último asilo de la «noble pasión» de la caza.
«En la montaña» -dice Somers en 1848- «se han
extendido considerablemente los cotos de caza140. A
un lado de Gaick tenemos el nuevo coto de caza de
Glenfeshie y al otro lado el nuevo coto de caza de
Ardverikie. En la misma dirección, tenemos el Bláck
Mount, un erial inmenso, recién crecido. De Este a
Oeste, desde las inmediaciones de Aberdeen hasta las
rocas de Oban, se extiende ahora una línea
ininterrumpida de cotos de caza, mientras que en
otras regiones de la alta Escocia se alzan los cotos de
caza nuevos de Loch Archaig, Glengarry,
Glenmoriston, etc. Al convertirse sus tierras en
terrenos de pastos para ovejas..., los gaeles sé vieron
empujados a las comarcas estériles. Ahora la caza
comienza a sustituir a las ovejas, empujando a
aquéllos a una miseria todavía más espantosa... Los
montes de caza no pueden convivir con la gente. Uno
de los dos tiene que batirse en retirada y abandonar el
campo. Si en los próximos veinticinco años los cotos
de caza siguen creciendo en las mismas proporciones
que en el último cuarto de siglo, no quedará ni un
solo gael en su tierra natal. Este movimiento que se
ha desarrollado entre los propietarios de las comarcas
montuosas se debe, en parte, a la moda, a la manía
aristocrática, a la afición a la caza, etc., pero hay
también muchos que explotan esto con la mira puesta
exclusivamente en la ganancia, pues es indudable
que, muchas veces, un pedazo de montaña convertido
en coto de caza es bastante más rentable que
empleado como terreno de pastos… El aficionado
que busca un coto de caza no pone a su deseo más
límite que la anchura de su bolsa... Sobre la montaña
escocesa han, llovido penalidades no menos crueles
que las impuestas a Inglaterra por la política de los
reyes normandos. A la caza se la deja correr en
libertad, sin tasarle el terreno: en cambio, a las
personas se las acosa y se las mete en fajas de tierras
cada vez más estrechas... Al pueblo le fueron
arrebatadas unas libertades tras otras... Y la opresión
crece diariamente. Los propietarios siguen la norma
de diezmar y exterminar a la gente como un principio
fijo, como una necesidad agrícola, lo mismo que se
talan los árboles y la maleza en las espesuras de
América y Australia, y esta operación sigue su
marcha tranquila y comercial»141.
140
Los deer forests [cotos de caza, literalmente, «bosques
de ciervos»] de Escocia no tienen ni un solo árbol. Se
retiran las ovejas, se da suelta a los ciervos por las
montañas peladas, y a este coto se le da el nombre de deer
forest. De modo que aquí ¡ni siquiera se plantan árboles!
141
Robert Somers. Letters from the Highlands; or, the
El Capital
Famine of 1847 («Cartas de alta Escocia; o el hambre de
1847»), London, 1848, pp. 12-28 passím. Estas cartas se
publicaron primeramente en el Times. Los economistas
ingleses, naturalmente, explican la epidemia de hambre
desatada entre los gaeles en 1847 por su... superpoblación.
Desde luego, no puede negarse que los hombres
«pesaban» sobre sus víveres. El Clearing of Estates o
«asentamientos de campesinos», como lo llaman en
Alemania, se hizo sentir de un modo especial, en este país,
después de la guerra de los Treinta años, y todavía en 1790
provocó en el electorado de Sajonia insurrecciones
campesinas. Este método imperaba principalmente en el
Este de Alemania. En la mayoría de las provincias de
Prusia, fue Federico II el primero que garantizó a los
campesinos el derecho de propiedad. Después de la
conquista de Silesia, obligó a los terratenientes a restaurar
las chozas, los graneros, etc., y a dotar a las posesiones
campesinas de ganado y aperos de labranza. Necesitaba
soldados para su ejército y contribuyentes para su erario.
Por lo demás, si queremos saber cuan agradable era la vida
que llevaba el campesino bajo el caos financiero de
Federico II y su mezcolanza gubernativa de despotismo,
burocracia y feudalismo, no tenemos más que fijarnos en
el pasaje siguiente de su admirador Mirabeau: «El lino
representa, pues, una de las mayores riquezas del
campesino del Norte de Alemania. Sin embargo, para
desdicha del género humano, en vez de ser un camino de
bienestar, no es más que un alivio contra la miseria. Los
impuestos directos, las prestaciones personales y toda
clase de contribuciones arruinan al campesino alemán,
que, por si esto fuera poco, tiene que pagar además
impuestos indirectos por todo lo que compra... Y, para que
su ruina sea completa, no puede vender sus productos
donde y como quiera, ni es libre tampoco para comprar
donde le vendan más barato. Todas estas causas
contribuyen a arruinarle insensiblemente, y a no ser por los
hilados no podría pagar los impuestos directos a su
vencimiento; los hilados le brindan una fuente auxiliar de
ingresos, permitiéndole emplear útilmente a su mujer y a
sus hijos, a sus criadas y criados y a él mismo. Pero, a
pesar de esta fuente auxiliar de ingresos, ¡qué penosa vida
la suya! Durante el verano trabaja como un forzado,
labrando la tierra y recogiendo la cosecha; se acuesta a las
nueve y se levanta a las dos, para poder dar cima a su
trabajo; en invierno parece que debiera reponer sus fuerzas
con un descanso mayor, pero si vende la cosecha para
pagar los impuestos, le faltará el pan y la simiente. Para
tapar este agujero no tiene más que un camino: hilar... e
hilar sin sosiego ni descanso. He aquí, cómo en invierno él
campesino tiene que acostarse a las doce o la una y
levantarse a las cinco o las seis, o acostarse a las nueve
para levantarse a las dos, y así toda su vida, fuera de los
domingos... Este exceso de vela y trabajo agota al
campesino, y así se explica que en el campo hombres y
mujeres envejezcan mucho antes que en la ciudad»
[Mirabeau. De la Monarchie Prusienne («De la monarquía
prusiana»), t. III, p. 212 ss.].
Adición a la 2a ed, En Abril de 1866, a los dieciocho años
de publicarse la obra antes citada de Robert Somers, el
profesor Leone Levi dio en la Society of Arts una
conferencia sobre la transformación de los terrenos de
pastos en cotos de caza, en la que describe los progresos
de la devastación en las montañas de Escocia. En esta
67
La depredación de los bienes de la Iglesia, la
enajenación fraudulenta de las tierras del dominio
público, el saqueo de los terrenos comunales, la
metamorfosis, llevada a cabo por la usurpación y el
terrorismo más inhumano de la propiedad feudal y
del patrimonio del clan en la moderna propiedad
privada: he ahí otros tantos métodos idílicos de
acumulación originaria. Con estos métodos se abrió
paso a la agricultura capitalista, se incorporó el
capital a la tierra y se crearon los contingentes de
conferencia se dice, entre otras cosas: «La despoblación y
la transformación de las tierras de labor en simples
terrenos de pastos brindaban el más cómodo de los medios
para percibir ingresos sin hacer desembolsos... Convertir
los terrenos de pastos en deer forests, se hizo práctica
habitual en la montaña. Las ovejas tienen que ceder el
puesto a los animales de caza, como antes los hombres
habían tenido que dejar el sitio a las ovejas... Se puede ir
andando desde las posesiones del conde Dalhousie, en
Forfarshire, hasta John o'Groats sin dejar de pisar en
monte. En muchos» (de estos montes) «se han aclimatado
el zorro, el gato salvaje, la marta, la garduña, la comadreja
y la liebre de los Alpes, en cambio, el conejo, la ardilla y
la rata han penetrado en ellos hace muy poco. Extensiones
inmensas de tierra, que en la estadística de Escocia figuran
como pastos de excepcional fertilidad y amplitud, vegetan
hoy privados de todo cultivo y de toda mejora, dedicados
pura y exclusivamente a satisfacer el capricho de la caza
de unas cuantas personas durante unos pocos días en todo
el año».
El Economist londinense del 2 de junio de 1866 dice: «Un
periódico escocés publicaba la semana pasada, entre otras
novedades, la siguiente: «Uno de los mejores pastos de
Sutherlandshire, por el que hace poco, al caducar el
contrato de arriendo vigente, se ofrecieron 1.200 libras
esterlinas de renta anual, ¡va a transformarse en deer
forest!» Vuelven a manifestarse los institutos feudales...
como en aquellos tiempos en que los conquistadores
normandos... arrasaron 36 aldeas para levantar sobre sus
ruinas el ew Forest [«Nuevo bosque»]... Dos millones de
acres, entre los cuales se contaban algunas de las comarcas
más feraces de Escocia, han sido íntegramente devastadas.
La hierba natural de Glen Tilt tenía fama de ser una de las
más nutritivas del condado de Perth; el deer forest de Ben
Aulder había sido el mejor terreno de pastos del vasto
distrito de Badenoch; una parte del Black Mount forest
[Bosque de la Montaña Negra] era el pasto más excelente
de Escocia para ovejas de hocico negro. Nos formaremos
una idea de las proporciones que han tomado los terrenos
devastados para entregarlos al capricho de la caza,
señalando que estos terrenos ocupan una extensión mayor
que todo el condado de Perth. Para calcular la pérdida de
fuentes de producción que esta devastación brutal supone
para el país, diremos que el suelo ocupado hoy por el
forest de Ben Aulder podría alimentar a 15.000 ovejas, y
que este terreno sólo representa 1/30 de toda la extensión
cubierta en Escocia por los cotos de caza. Todos estos
vedados de caza son absolutamente improductivos... lo
mismo hubiera dado hundirlos en las profundidades del
Mar del Norte. La fuerte mano de la ley debiera dar al
traste con estos páramos o desiertos improvisados».
C. Marx y F. Engels
68
proletarios libres y privados de medios de vida que
necesitaba la industria de las ciudades.
3.
Legislación
sangrienta
contra
los
expropiados, a partir de fines del siglo XV. Leyes
reduciendo el salario
Los contingentes expulsados de sus tierras al
disolverse las huestes feudales y ser expropiados a
empujones y por la fuerza formaban un proletariado
libre y privado de medios de existencia, que no podía
ser absorbido por las manufacturas con la misma
rapidez con que aparecía en el mundo. Por otra parte,
estos seres que de repente se veían lanzados fuera de
su órbita acostumbrada de vida, no podían adaptarse
con la misma celeridad a la disciplina de su nuevo
estado. Y así, una masa de ellos fue convirtiéndose
en mendigos, salteadores y vagabundos; algunos por
inclinación, pero los más, obligados por las
circunstancias. De aquí que a fines del siglo XV y
durante todo el siglo XVI se dictase en toda Europa
Occidental una legislación sangrienta persiguiendo el
vagabundaje. De este Diodo, los padres de la clase
obrera moderna empezaron viéndose castigados por
algo de que ellos mismos eran víctimas, por verse
reducidos a vagabundos y mendigos. La legislación
los trataba como a delincuentes «voluntarios», como
si dependiese de su buena voluntad el continuar
trabajando en las viejas condiciones, ya abolidas.
En Inglaterra, esta legislación comenzó bajo el
reinado de Enrique VII.
Enrique VIII, 1530: Los mendigos viejos e
incapacitados para el trabajo deberán proveerse de
licencia para mendigar. Para los vagabundos capaces
de trabajar, por el contrario, azotes y reclusión. Se les
atará a la parte trasera de un carro y se les azotará
hasta que la sangre mane de su cuerpo,
devolviéndolos luego, bajo juramento, a su pueblo
natal o al sitio en que hayan residido durante los
últimos tres años, para que «se pongan a trabajar» (to
put himself to labour). ¡Qué ironía tan cruel! El acto
del año 27 del reinado de Enrique VIII reitera el
estatuto anterior, pero con nuevas adiciones, que lo
hacen todavía más riguroso. En caso de reincidencia
de vagabundaje, deberá azotarse de nuevo al culpable
y cortarle media oreja; a la tercera vez que se le coja,
se le ahorcará como criminal peligroso y enemigo de
la sociedad.
Eduardo VI: Un estatuto dictado en el primer año
de su reinado, en 1547, ordena que si alguien se
niega a trabajar se le asigne como esclavo a la
persona que le denuncie como holgazán. El dueño
deberá alimentar a su esclavo con pan y agua, bodrio
y los desperdicios de carne que crea conveniente.
Tiene derecho a obligarle a que realice cualquier
trabajo, por muy repelente que sea, azotándole y
encadenándole, si fuera necesario. Si el esclavo
desaparece durante dos semanas, se le condenará a
esclavitud de por vida, marcándole a fuego con una S
[S-Slave, esclavo, en inglés] en la frente o en un
carrillo; si huye por tercera vez, se le ahorcará como
reo de alta traición. Su dueño puede venderlo, legarlo
a sus herederos o cederlo como esclavo, exactamente
igual que el ganado o cualquier objeto mueble. Los
esclavos que se confabulen contra sus dueños serán
también ahorcados. Los jueces de paz seguirán las
huellas a los pícaros, tan pronto se les informe. Si se
averigua que un vagabundo lleva tres días seguidos
haraganeando, se le expedirá a su pueblo natal con
una V marcada a fuego en el pecho, y le sacarán con
cadenas a la calle a trabajar en la construcción de
carreteras o empleándole en otros servicios. El
vagabundo que indique un falso pueblo de
nacimiento será castigado a quedarse en él toda la
vida como esclavo, sea de los vecinos o de la
corporación, y se le marcará a fuego con una S. Todo
el mundo tiene derecho a quitarle al vagabundo sus
hijos y tenerlos bajo su custodia como aprendices: los
hijos hasta los veinticuatro años, las hijas hasta los
veinte. Si se escapan, serán entregados como
esclavos, hasta dicha edad, a sus maestros, quienes
podrán azotarlos, cargarlos de cadenas, etc., a su libre
albedrío. El maestro puede poner a su esclavo un
anillo de hierro en el cuello, el brazo o la pierna, para
identificarlo mejor y tenerlo más a mano142. En la
última parte de este estatuto se establece que ciertos
pobres podrán ser obligados a trabajar para el lugar o
el individuo que les dé de comer y beber y les busque
trabajo. Esta clase de esclavos parroquiales subsiste
en Inglaterra hasta bien entrado el siglo XIX, bajo el
nombre de roundsmen (rondadores).
Isabel, 1572: Los mendigos sin licencia y mayores
de catorce años serán azotados sin misericordia y
marcados con hierro candente en la oreja izquierda,
caso de que nadie quiera tomarlos durante dos años a
su servicio. En caso de reincidencia, siempre que
sean mayores de dieciocho años y nadie quiera
tomarlos por dos años a su servicio, serán ahorcados.
Al incidir por tercera vez, se les ahorcará
irremisiblemente como reos de alta traición. Otros
estatutos semejantes: el del año 18 del reinado de
Isabel, c. 13, y la ley de 1597143.
142
El autor del Essay on Trade etc. («Ensayo sobre el
comercio, etc.»), (1770), escribe: «Bajo el reinado de
Eduardo VI, los ingleses parecen haberse preocupado
seriamente de fomentar las manufacturas y dar trabajo a
los pobres. Así lo indica un notable estatuto, en el que se
ordena que todos los vagabundos sean marcados con
hierro candente», etc. (o.c., p. 5).
143
Dice Tomás Moro, en su Utopía: «Y así ocurre que un
glotón, ansioso e insaciable, verdadera peste de la
comarca, puede Juntar miles de acres de tierra y cercarlos
con una empalizada o un vallado, o mortificar de tal modo,
a fuerza de violencias e injusticias, a sus poseedores, que
éstos se vean obligados a vendérselo todo. De un modo o
de otro, doble o quiebre, no tienen más remedio que
abandonar el campo, ¡pobres, almas cándidas y míseras!
Hombres, mujeres, maridos, esposas, huérfanos, viudas,
El Capital
Jacobo I: Todo el que no tenga empleo fijo y se
dedique a mendigar es declarado vagabundo. Los
jueces de paz de las Petty Sessions144 quedan
autorizados a mandar a azotarlos en público y a
recluirlos en la cárcel, a la primera vez que se les
sorprenda, por seis meses, a la segunda, por dos años.
Durante su permanencia en la cárcel, podrán ser
azotados tantas veces y en tanta cantidad como los
jueces de paz crean conveniente... Los vagabundos
peligrosos e incorregibles deberán ser marcados a
fuego con una R en el hombro izquierdo y sujetos a
trabajos forzados; y si se les sorprende nuevamente
mendigando, serán ahorcados sin misericordia. Estos
preceptos, que conservan su fuerza legal hasta los
primeros años del siglo XVIII, sólo fueron derogados
por el reglamento del año 12 del reinado de Ana, c.
23.
Leyes parecidas a éstas se dictaron también en
Francia, en cuya capital se había establecido, a
mediados del siglo XVII, un verdadero reino de
madres llorosas con sus niños de pecho en brazos, pues la
agricultura reclama muchas manos de obra. Allá van, digo,
arrastrándose lejos de los lugares familiares y
acostumbrados, sin encontrar reposo en parte alguna; la
venta de todo su ajuar, aunque su valor no sea grande, algo
habría dado en otras circunstancias; pero, lanzados de
pronto al arroyo, ¿qué han de hacer sino malbaratarlo
todo? Y después que han vagado hasta comer el último
céntimo, ¿qué remedio sino robar para luego ser colgados,
¡vive Dios!, con todas las de la ley, o echarse a pedir
limosna? Mas también en este caso van a dar con sus
huesos a la cárcel, como vagabundos, por andar por esos
mundos de Dios rondando sin trabajar; ellos, a quienes
nadie da trabajo, por mucho que se esfuercen en buscarlo».
«Bajo el reinado de Enrique VIII fueron ahorcados 72.000
ladrones grandes y pequeños» [Holinshed. Description of
England («Descripción de Inglaterra»), v. I, p. 186],
pobres fugitivos de éstos, de quienes Tomás Moro dice
que se veían obligados a robar para comer. En tiempos de
Isabel, «los vagabundos eran ahorcados en fila; apenas
pasaba un año sin que muriesen en la horca en uno u otro
lugar 300 ó 400» [Strype. Annals of the Reformation and
establishment of Religion, and other Various Occurrences
in the Church of England during Queen Elisabeth's Happy
Reign («Anales de la Reforma y de la instauración de la
religión, así como de otros acontecimientos en la Iglesia de
Inglaterra durante el feliz reinado de Isabel»). 2 ed., 1725,
v. 11]. Según el mismo Strype, en Somersetshire fueron
ejecutadas, en un solo año, 40 personas, 35 marcadas con
hierro candente, 37 apaleadas y 183 «facinerosos
incorregibles» puestos en libertad. Sin embargo, añade el
autor, «con ser grande, esta cifra de personas acusadas no
incluye 1/5 de los delitos castigables, gracias a la
negligencia de los jueces de paz y a la necia misericordia
del pueblo». Y agrega: «Los demás condados de Inglaterra
no salían mejor parados que Somersetshire; muchos,
todavía peor».
144
Petty Sessions (pequeñas sesiones), reuniones de los
tribunales de paz de Inglaterra, encargados de examinar
los asuntos de pequeña importancia, observándose un
proceso simplificado.
69
vagabundos (royaume des truands). Todavía en los
primeros años del reinado de Luis XVI (Ordenanza
del 13 de julio de 1777), disponía la ley que se
mandase a galeras a todas las personas de dieciséis a
sesenta años que, gozando de salud, careciesen de
medios de vida y no ejerciesen ninguna profesión.
Normas semejantes se contenían en el estatuto dado
por Carlos V, en octubre de 1537, para los Países
Bajos, en el primer edicto de los Estados y ciudades
de Holanda (19 de marzo de 1614), en el bando de
las Provincias Unidas, (25 de junio de 1649), etc.
Véase, pues, cómo después de ser violentamente
expropiados y expulsados de sus tierras y convertidos
en vagabundos, se encajaba a los antiguos
campesinos, mediante leyes grotescamente terroristas
a fuerza de palos, de marcas a fuego y de tormentos,
en la disciplina que exigía el sistema del trabajo
asalariado.
No basta con que las condiciones de trabajo
cristalicen en uno de los polos como capital y en el
polo contrario como hombres que no tienen nada que
vender más que su fuerza de trabajo. Ni basta
tampoco con obligar a éstos a venderse
voluntariamente. En el transcurso de la producción
capitalista, se va formando una clase obrera que, a
fuerza de educación, de tradición, de costumbre, se
somete a las exigencias de este régimen de
producción como a las más lógicas leyes naturales.
La organización del proceso capitalista de
producción ya desarrollado vence todas las
resistencias; la creación constante de una
superpoblación relativa mantiene la ley de la oferta y
la demanda de trabajo y, por ello, el salario a tono
con las necesidades de crecimiento del capital, y la
presión sorda de las condiciones económicas sella el
poder de mando del capitalista sobre el obrero.
Todavía se emplea, de vez en cuando, la violencia
directa, extraeconómica; pero sólo en casos
excepcionales. Dentro de la marcha natural de las
cosas, ya puede dejarse al obrero a merced de las
«leyes naturales de la producción», es decir, puesto
en dependencia del capital, dependencia que las
propias condiciones de producción engendran,
garantizan y perpetúan. Durante la génesis histórica
de la producción capitalista, no ocurre aún así. La
burguesía, que va ascendiendo, necesita y emplea
todavía el poder del Estado para «regular» los
salarios, es decir, para sujetarlos dentro de los límites
que benefician a la extracción de plusvalía, y para
alargar la jornada de trabajo y mantener al mismo
obrero en el grado normal de dependencia. Es éste un
factor esencial de la llamada acumulación originaria.
La clase de los obreros asalariados, que surgió en
la segunda mitad del siglo XIV, sólo representaba
por aquel entonces y durante el siglo siguiente una
parte muy pequeña de la población y tenía bien
cubierta la espalda por la economía de los
campesinos independientes, de una parte, y, de otra,
C. Marx y F. Engels
70
por la organización gremial de las ciudades. Tanto en
la ciudad como en el campo, había una cierta
afinidad social entre patronos y obreros. La
supeditación del trabajo al capital era sólo formal; es
decir, el modo de producción no presentaba aún un
carácter específicamente capitalista. El elemento
variable del capital predominaba considerablemente
sobre el constante. Por eso, la demanda de trabajo
asalariado crecía rápidamente con cada acumulación
de capital mientras la oferta sólo le seguía
lentamente. Por aquel entonces, todavía se invertía en
el fondo de consumo del obrero una gran parte del
producto nacional, que más tarde había de
convertirse en fondo de acumulación de capital.
En Inglaterra, la legislación sobre el trabajo
asalariado, encaminada desde el primer momento a la
explotación del obrero y enemiga de él desde el
primer instante hasta el último145, comienza con el
Statute of Labourers [Estatuto de obreros] de
Eduardo III, en 1349. A él corresponde, en Francia la
Ordenanza de 1350, dictada en nombre del rey Juan.
La legislación inglesa y francesa siguen rumbos
paralelos y tienen idéntico contenido. En la parte en
que los estatutos obreros procuran imponer la
prolongación de la jornada de trabajo no hemos de
volver sobre ellos, pues este punto ha sido tratado ya
(parte 5 del capítulo 8).
El Statute of Labourers se dictó ante las
apremiantes quejas de la Cámara de los Comunes.
«Antes» -dice candorosamente un tory- «los
pobres exigían unos jornales tan altos, que ponían en
trance de ruina la industria y la riqueza. Hoy, sus
salarios son tan bajos, que ponen también en trance
de ruina la industria y la riqueza, pero de otro modo y
tal vez más amenazadoramente que antes»146.
En este estatuto se establece una tarifa legal de
salarios para el campo y la ciudad, por piezas y por
días. Los obreros del campo deberán contratarse por
años, los de la ciudad «en el mercado libre». Se
prohíbe, bajo penas de cárcel, abonar jornales
superiores a los señalados por el estatuto, pero el
delito de percibir tales salarios ilegales se castiga con
mayor dureza que el delito de abonarlos. Siguiendo
esta norma, en las seco 18 y 19 del Estatuto de
aprendices dictado por la reina Isabel se castiga con
diez días de cárcel al que abone jornales excesivos;
en cambio, al que los cobre se le castiga con
veintiuno. Un estatuto de 1360 aumenta las penas y
autoriza incluso al patrono para imponer, mediante
castigos corporales, el trabajo por el salario tarifado.
Todas las combinaciones, contratos, juramentos, etc.,
con que se obligan entre sí los albañiles y los
carpinteros son declarados nulos. Desde el siglo XIV
hasta 1825, el año de la abolición de las leyes
anticoalicionistas147, las coaliciones obreras son
consideradas como un grave crimen. Cuál era el
espíritu que inspiraba el estatuto obrero de 1349 y
sus hermanos menores se ve claramente con sólo
advertir que en él se fijaba por imperio del Estado un
salario máximo; lo que no se prescribía ni por asomo
era un salario mínimo.
Durante
el
siglo
XVI,
empeoró
considerablemente, como se sabe, la situación de los
obreros. El salario en dinero subió, pero no
proporcionalmente a la depreciación del dinero y a la
correspondiente subida de los precios de las
mercancías. En realidad, pues, los jornales bajaron. A
pesar de ello, seguían en vigor las leyes encaminadas
a hacerlos bajar, con la conminación de cortar la
oreja y marcar con el hierro candente a aquellos «que
nadie quisiera tomar a su servicio». El Estatuto de
aprendices del año 5 del reinado de Isabel, c. 3,
autorizaba a los jueces de paz a fijar determinados
salarios y modificarlos, según las épocas del año y
los precios de las mercancías. Jacobo I hizo extensiva
esta norma a los tejedores, los hilanderos y toda
suerte de categorías obreras148, y Jorge II extendió las
147
145
«Siempre que la ley intenta zanjar las diferencias
existentes entre los patronos (masters) y sus obreros, lo
hace siguiendo los consejos de los patronos», dice A.
Smith. «El espíritu de las leyes es la propiedad», escribe
Linguet.
A. Smith. An Inquiry into the ature and Causes of the
Wealth of ations («Investigación acerca de la naturaleza
y las causas de la riqueza de las naciones»), Vol. I,
Edinburgh, 1814, p. 237.
[Linguet, N.]. Théorie des loix civiles, eu Principes
fondamentaux de la société («Teoría de las leyes civiles, o
Principios fundamentales de la sociedad»). T. I. Londres,
1767, p. 236.
146
J. B. Byles. Sophisms of Free Trade. By a Barrister
(«Sofismas sobre el librecambismo». Por un abogado),
London, 1850, p. 206. Y añade, maliciosamente:
«Nosotros hemos estado siempre dispuestos, cuanto de
ayudar al patrono se trataba. ¿No se podrá ahora hacer
algo por el obrero?»
Las leyes anticoalionistas, que prohibían la creación y
la actividad de cualquier organización obrera, fueron
promulgadas por el parlamento inglés en los años 1799 y
1800. En 1824, el parlamento las derogó, confirmando la
derogación una vez más en 1825. Sin embargo, incluso
después de eso se limitó mucho la actividad de las uniones
obreras. Hasta la simple propaganda en favor de la
adhesión de los obreros a las uniones y de la participación
en las huelgas se consideraba «coerción» y «violencia» y
se punía como delito de derecho común.
148
De una cláusula del estatuto del segundo año del
reinado de Jacobo I, c. 6, se infiere que ciertos fabricantes
de paños se arrogaban el derecho a imponer oficialmente
la tarifa de jornales en sus propios talleres, como jueces de
paz. En Alemania, abundaban los estatutos encaminados a
mantener bajos los jornales, sobre todo después de la
guerra de los Treinta años. «En las comarcas deshabitadas,
los terratenientes padecían mucho de la penuria de criados
y obreros. A todos los vecinos del pueblo les estaba
prohibido alquilar habitaciones a hombres y mujeres
71
El Capital
leyes contra las coaliciones obreras a todas las
manufacturas.
Dentro del período propiamente manufacturero, el
régimen capitalista de producción sentíase ya lo
suficientemente fuerte para que la reglamentación
legal de los salarios fuese tan impracticable como
superflua, pero se conservaban, por si acaso, las
armas del antiguo arsenal. Todavía el reglamento
publicado el año 8 del reinado de Jorge II prohíbe
que los oficiales de sastre de Londres y sus
alrededores cobren más de 2 chelines y 7 peniques y
medio de jornal, salvo en casos de duelo público; el
reglamento del año 13 del reinado de Jorge III, c. 68,
encomienda a los jueces de paz la reglamentación del
salario de los tejedores en seda; todavía en 1796,
fueron necesarios dos fallos de los tribunales
superiores para decidir si las órdenes de los jueces de
paz sobre salarios regían también para los obreros no
agrícolas; en 1799, una ley del parlamento confirma
que el salario de los obreros mineros de Escocia se
halla reglamentado por un estatuto de la reina Isabel
y dos leyes escocesas de 1661 y 1671. Un episodio
inaudito, producido en la Cámara de los Comunes de
Inglaterra, vino a demostrar hasta qué punto habían
cambiado las cosas. Aquí, donde durante más de 400
años se habían estado fabricando leyes sobre la tasa
máxima que en modo alguno podía rebasar el salario
pagado a un obrero, se levantó en 1796 un diputado,
Whitbread, para proponer un salario mínimo para los
jornaleros del campo. Pitt se opuso a la propuesta,
aunque reconociendo que «la situación de los pobres
era cruel». Por fin, en 1813 fueron derogadas las
leyes sobre reglamentación de salarios. Estas leyes
eran una ridícula anomalía, desde el momento en que
el capitalista regía la fábrica con sus leyes privadas,
haciéndose necesario completar el salario del bracero
solteros, y todos estos huéspedes debían ser puestos en
conocimiento de la autoridad y encarcelados, caso de que
no accedieran a entrar a servir de criados, aun cuando
viviesen de otra ocupación, trabajando para los
campesinos por un jornal o tratando incluso con dinero y
en granos» (Kaiserliche Privilegien und Sanctionen für
Schlesien. («Privilegios y sanciones imperiales para
sílesta», 1, 125). «Durante todo un siglo escuchamos en
los decretos de los regentes amargas quejas acerca de esa
chusma maligna y altanera que no quiere someterse a las
duras condiciones del trabajo ni conformarse con el salario
legal; a los terratenientes se les prohíbe abonar más de lo
que la autoridad del país señala en una tasa. Y, sin
embargo, las condiciones del servicio son, después de la
guerra, mejores todavía, de lo que habían de ser cien años
más tarde; en 1652, los criados, en Silesia, comían aún
carne dos veces por semana, mientras que ya dentro de
nuestro siglo había distritos silesianos en que sólo se
comía carne tres veces al año. Los jornales después de la
guerra eran también más elevados que habían de serlo en
los siglos siguientes». [G. Freytag. eue Bilder aus dem
Leben des deutschen Volkes («Nuevos cuadros de la vida
del pueblo alemán»), Leipzig, 1862, S. 35, 36].
del campo con el tributo de pobreza para llegar al
mínimo indispensable. Las normas de los Estatutos
obreros sobre los contratos entre el patrono y sus
jornaleros, sobre los plazos de aviso, etc., las que
sólo permiten demandar por lo civil contra el patrono
que falta a sus deberes contractuales, permitiendo, en
cambio, procesar por lo criminal al obrero que no
cumple los suyos, siguen en pleno vigor hasta la
fecha.
Las crueles leyes contra las coaliciones hubieron
de derogarse en 1825, ante la actitud amenazadora
del proletariado. No obstante, sólo fueron derogadas
parcialmente. Hasta 1859 no desaparecieron algunos
hermosos vestigios de los antiguos estatutos.
Finalmente, la ley votada por el parlamento el 29 de
junio de 1871 prometió borrar las últimas huellas de
esta legislación de clase, mediante el reconocimiento
legal de las tradeuniones. Pero otra ley parlamentaria
de la misma fecha (An act to amend the criminal law
relating to violence, threats and molestation) («Acto
para enmendar la criminal ley acerca de la violencia,
las amenazas y las vejaciones») restablece, en
realidad, el antiguo estado de derecho bajo una forma
nueva. Mediante este escamoteo parlamentario, los
recursos de que pueden valerse los obreros en caso
de huelga o lockout (huelga de los fabricantes
coaligados, para cerrar sus fábricas), se sustraen al
derecho común y se someten a una legislación penal
de excepción, que los propios fabricantes son los
encargados de interpretar, en su función de jueces de
paz. Dos años antes, la misma Cámara de los
Comunes y el mismo señor Gladstone, con su
proverbial honradez, habían presentado un proyecto
de ley aboliendo todas las leyes penales de excepción
contra la clase obrera. Pero no se le dejó pasar de la
segunda lectura, y se fue dando largas al asunto,
hasta que, por fin, el «gran partido liberal»,
fortalecido por la alianza con los tories149, tuvo la
valentía necesaria para votar contra el mismo
proletariado que le había encaramado en el poder. No
contento con esta traición, el «gran partido liberal»
permitió que los jueces ingleses, que tanto se
desviven en el servicio a las clases gobernantes,
desenterrasen las leyes ya prescritas sobre las
«conspiraciones»150 y las aplicasen a las coaliciones
obreras. Como se ve, el parlamento inglés renunció a
149
El partido de los tories, partido político inglés fundado
a fines de los años 70 y comienzos de los 80 del siglo
XVII, expresaba los intereses de la aristocracia
terrateniente y el alto clero. A mediados del siglo XIX,
sobre la base del partido de los tories, fue fundado el
Partido Conservador, que, a veces, también se llama
«tory».
150
Las leyes contra las «conspiraciones» rigieron en
Inglaterra ya en la Edad Media. En virtud de las mismas se
perseguían las organizaciones y la lucha de clase de los
obreros, tanto antes de su adopción, como después de su
abolición.
C. Marx y F. Engels
72
las leyes contra las huelgas y las tradeuniones de
mala gana y presionado por las masas, después de
haber desempeñado él durante cinco siglos, con el
egoísmo más desvergonzado, el papel de una
tradeunión permanente de los capitalistas contra los
obreros.
En los mismos comienzos de la tormenta
revolucionaria, la burguesía francesa se atrevió a
arrebatar de nuevo a los obreros el derecho de
asociación que acababan de conquistar. Por decreto
del 14 de junio de 1791, declaró todas las coaliciones
obreras como un «atentado contra la libertad y la
Declaración de los Derechos del Hombre»,
sancionable con una multa de 500 libras y privación
de la ciudadanía activa durante un año151. Esta ley,
que, poniendo a contribución el poder policiaco del
Estado, procura encauzar dentro de los límites que al
capital le plazcan la lucha de concurrencia entablada
entre el capital y el trabajo, sobrevivió a todas las
revoluciones y cambios de dinastía. Ni el mismo
régimen del terror152 se atrevió a tocarla. No se la
borró del Código penal hasta hace muy poco. Nada
más elocuente que el pretexto que se dio, al votar la
ley para justificar este golpe de Estado burgués.
«Aunque es de desear -dice el ponente de la ley, Le
Chapelier- que los salarios suban por encima de su
nivel actual, para que quienes los perciben puedan
sustraerse a esa dependencia absoluta que supone la
carencia de los medios de vida más elementales, y
que es casi la esclavitud», a los obreros se les niega
el derecho a ponerse de acuerdo sobre sus intereses, a
actuar conjuntamente y, por tanto, a vencer esa
«dependencia absoluta, que es casi la esclavitud»,
porque con ello herirían «la libertad de sus cidevant
maîtres [anteriores dueños] y actuales patronos» (¡la
libertad de mantener a los obreros en la esclavitud!),
y porque el coaligarse contra el despotismo de los
antiguos maestros de las corporaciones equivaldría ¡adivínese!- a restaurar las corporaciones abolidas
por la Constitución francesa153.
151
El artículo I de esta ley dice así: «Como una de las
bases de la Constitución francesa es la abolición de toda
clase de asociaciones de ciudadanos del mismo estado y
profesión, se prohíbe restaurarlas con cualquier pretexto o
bajo cualquier forma». El artículo IV declara que si
«ciudadanos de la misma profesión, industria u oficio se
confabulan y se ponen de acuerdo para rehusar
conjuntamente el ejercicio de su industria o trabajo o no
prestarse a ejercerlo más que por un determinado precio,
estos acuerdos y confabulaciones... serán considerados
como contrarios a la Constitución y como atentatorios a la
libertad y a los Derechos del Hombre, etc.»; es decir,
como delitos contra el Estado, lo mismo que en los
antiguos Estatutos obreros [Révolutions de Paris
(«Revoluciones de París»), Paris, 1791, t. III, p. 523].
152
Trátase del Gobierno de la dictadura jacobina de
Francia entre junio de 1793 y junio de 1794.
153
Buchez et Roux. Histoire Parlementaire («Historia
parlamentaria») t. X, pp. 193-195, passim.
4. Génesis del arrendatario capitalista
Después de exponer el proceso de violenta
creación de los proletarios libres y desheredados, el
régimen sanguinario con que se les convirtió en
obreros asalariados, las sucias altas medidas estatales
que, aumentando el grado de explotación del trabajo,
elevaban, con medios policíacos, la acumulación del
capital, cumple preguntar: ¿Cómo surgieron los
primeros capitalistas? Pues la expropiación de la
población campesina sólo crea directamente grandes
propietarios de tierra. En cuanto a la génesis del
arrendatario, puede, digámoslo así, tocarse con la
mano, pues constituye un proceso lento, que se
arrastra a lo largo de muchos siglos. Los propios
siervos, y con ellos los pequeños propietarios libres
no tenían todos, ni mucho menos, la misma situación
patrimonial, siendo por tanto emancipados en
condiciones económicas muy distintas.
En Inglaterra, la primera forma bajo la que se
presenta el arrendatario es la del bailiff también
siervo. Su posición se parece mucho a la del villicus
[capataz de esclavos] de la antigua Roma, aunque
con un radio de acción más reducido. Durante la
segunda mitad del siglo XIV es sustituido por un
colono o arrendatario, al que el señor de la tierra
provee de simiente, ganado y aperos de labranza. Su
situación no difiere gran cosa de la del simple
campesino. La única diferencia es que explota más
trabajo asalariado. Pronto se convierte en métayer
[aparcero], en semiarrendatario. Este pone una parte
del capital agrícola y el propietario la otra. Los frutos
se reparten según la proporción fijada en el contrato.
En Inglaterra, esta forma no tarda en desaparecer,
para ceder el puesto a la del verdadero arrendatario,
que explota su propio capital empleando obreros
asalariados y abonando al terrateniente como renta,
en dinero o en especie, una parte del plusproducto.
Durante el siglo XV, mientras el campesino
independiente y el obrero agrícola, que, además de
trabajar a jornal para otro, cultiva su propia tierra, se
enriquecen con su trabajo, las condiciones de vida
del arrendatario y su campo de producción no salen
de la mediocridad. La revolución agrícola del último
tercio del siglo XV, que dura casi todo el siglo XVI
(aunque exceptuando los últimos decenios),
enriquece al arrendatario con la misma celeridad con
que empobrece a la población rural154. La usurpación
de los pastos comunales, etc., le permite aumentar
considerablemente casi sin gastos su contingente de
ganado, al paso que éste le suministra abono más
abundante para cultivar la tierra.
154
«Arrendatarios» -dice Harrison, en su Description of
England («Descripción de Inglaterra»)-, «a quienes antes
resultaba gravoso pagar 4 libras esterlinas de renta, pagan
hoy 40, 50 y hasta 100 libras, y aún creen que han hecho
un mal negocio si al expirar su contrato de arriendo no han
puesto aparte seis o siete años de renta».
El Capital
En el siglo XVI viene a añadirse a éstos un factor
decisivo. Los contratos de arrendamiento eran
entonces contratos a largo plazo, abundando los de
noventa y nueve años. La constante depreciación de
los metales preciosos, y por tanto del dinero, fue para
los arrendatarios una lluvia de oro. Hizo -aun
prescindiendo de todas las circunstancias ya
expuestas- que descendiesen los salarios. Una parte
de éstos pasó a incrementar las ganancias del
arrendatario. El alza incesante de los precios del
trigo, de la lana, de la carne, en una palabra, de todos
los productos agrícolas, vino a hinchar, sin
intervención suya, el capital en dinero del
arrendatario, mientras que la renta de la tierra, que él
tenía que abonar, se contraía en su antiguo valor en
dinero155. De este modo, se enriquecía a un tiempo
mismo a costa de los jornaleros y del propietario de
la tierra. Nada tiene, pues, de extraño que, a fines del
siglo XVI, Inglaterra contase con una clase de
«arrendatarios capitalistas» ricos, para lo que se
acostumbraba en aquellos tiempos156.
155
Sobre los efectos que tuvo la depreciación del dinero en
el siglo XVI para las diversas clases de la sociedad versa A
Compendious or Briefe Examination of Certayne Ordinary
Complaints, of Divers of our Countrymen in these our
Dayes. By W. S., Gentleman («Compendio o breve
examen de ciertas quejas corrientes de diversos
compatriotas nuestros en los días de hoy»), London, 1581.
La forma dialogada de esta obra hizo que durante mucho
tiempo se le atribuyese a Shakespeare, bajo cuyo nombre
se reeditó todavía en 1751. Su autor es William Stafford.
En uno de los pasajes de la obra, el caballero (knight)
razona así:
Caballero: «Vos, mi vecino, el labriego, y vos, señor
tendero, y vos, maestro calderero, y como vos los demás
artesanos, todos os defendéis a maravilla. Porque a medida
que todas las cosas encarecen, subís los precios de vuestras
mercancías y actividades, cuando las revendáis. Pero
nosotros no tenemos nada que vender para poder subir su
precio y compensar así la carestía de las cosas que nos
vemos obligados a comprar». En otro pasaje, el Caballero
pregunta al Doctor: «Os ruego me digáis qué grupos de
gente son esos a que os referís. Y, ante todo, ¿cuáles, en
vuestra opinión, no experimentarán con esto ninguna
pérdida?» -Doctor: «Me refiero a todos los que viven de
comprar y vender, pues si compran caro, venden caro
también». -Caballero: «¿Cuál es el segundo grupo que,
según vos, sale ganancioso?» -Doctor: «Muy sencillo, el
de todos aquellos que llevan en arriendo tierras o granjas
para su cultivo pagando la renta antigua, pues si pagan
según la norma antigua, venden según la nueva; es decir,
que pagan por su tierra muy poco y venden caro lo que
sacan de ella...» -Caballero: «¿Y cuál es, a vuestro juicio,
el grupo que sale perdiendo más de lo que éstos ganan?» Doctor: «El de todos los nobles, caballeros (noblemen,
gentlemen) y demás personas que viven de una renta fija o
de un estipendio, que no trabajan (cultivan) ellos mismos
sus tierras o no se dedican a comprar y vender».
156
En Francia, el régisseur, el encargado de administrar y
cobrar los tributos adeudados al señor feudal durante la
temprana Edad Media, se convierte pronto en un homme
73
5. La influencia inversa de la revolución
agrícola sobre la industria. Formación del
mercado interior para el capital industrial
La expropiación y el desahucio de la población
campesina, realizados por ráfagas y constantemente
renovados, hacía afluir a la industria de las ciudades,
como hemos visto, masas cada vez más numerosas
de proletarios desligados en absoluto del régimen
gremial, sabia circunstancia que hace creer al viejo
A. Anderson157 (autor que no debe confundirse con
James Anderson), en su Historia del Comercio, en
una intervención directa de la providencia. Hemos de
detenernos unos instantes a analizar este elemento de
la acumulación originaria. Al enrarecimiento de la
población rural independiente que trabaja sus propias
d'affaires (hombre de negocios) que, a fuerza de chantajes,
estafas y otros recursos por el estilo, va trepando hasta
escalar el rango de capitalista. A veces, estos régisseurs
eran también aristócratas. Un ejemplo: «Entrega esta
cuenta el señor Jacques de Thoraisse, noble preboste de
Besancon, al señor que en Dijon lleva las cuentas del señor
Duque y Conde de Borgoña sobre las rentas adeudadas a
dicho señorío desde el 25 día de diciembre de 1359 hasta
el 28 de diciembre de 1360» [Alexis Monteil. Traité des
Matériaux Manuscrits etc. («Tratado de materiales
manuscritos»), v. I, pp. 234, 235]. Aquí vemos ya como en
todas las esferas de la vida social es el intermediario quien
se embolsa la mayor parte del botín, En la esfera
económica, por ejemplo, son los financieros, los bolsistas,
los comerciantes, los tenderos, los que se quedan con la
mejor parte; en el derecho civil se queda con la cosecha de
ambas partes el abogado; en la política, el diputado es más
que sus electores, el ministro más que el soberano; en el
mundo de la religión, Dios es relegado a segundo plano
por los «intermediarios» y éstos, a su vez, por los curas,
mediadores imprescindibles entre el «buen pastor» y sus
ovejas. En Francia, lo mismo que en Inglaterra, los
grandes dominios feudales estaban divididos en un
sinnúmero de pequeñas explotaciones, pero en condiciones
incomparablemente más perjudiciales para la población
campesina. En el transcurso del siglo XIV surgieron las
granjas, fermes o terriers. Su número iba incesantemente
en aumento, y llegó a rebasar el de 100.000. Abonaban al
señor una renta, en dinero o en especie, que oscilaba entre
la 12 o la 5 parte de los frutos. Los terriers eran feudos,
subfeudos (fiefs, arrière-fiefs), etc., según el valor y
extensión de los dominios, algunos de los cuales sólo
medían unas cuantas arpents. Todos los propietarios de
estos terriers poseían, en mayor o menor grado,
jurisdicción propia sobre sus moradores; había cuatro
grados de jurisdicción. Fácil es imaginarse cuánta sería la
opresión del pueblo campesino bajo este sinnúmero de
pequeños tiranos. Monteil dice que por aquel entonces
funcionaban en Francia 160.000 tribunales de justicia,
donde hoy bastan 4.000 (incluyendo los jueces de paz).
157
A. Anderson. A n Historical and Chronological
Deduction of the Origin of Commerce, from the Earliest
Accounts to the present Time («Ensayo histórico y
cronológico del comercio desde los primeros datos hasta el
presente»). La primera edición salió en Londres en 1764.
C. Marx y F. Engels
74
tierras no sólo corresponde una condensación del
proletariado industrial, como al enrarecimiento de la
materia del universo en unos sitios, corresponde,
según Geoffroy Saint-Hilaire158, su condensación en
otros. A pesar de haber disminuido el número de
brazos que la cultivaban, la tierra seguía dando el
mismo producto o aún más, pues la revolución
operada en el régimen de la propiedad inmueble lleva
aparejados métodos perfeccionados de cultivo, mayor
cooperación, concentración de los medios de
producción, etc., y los jornaleros del campo no sólo
son explotados más intensamente159, sino que,
además, va reduciéndose en proporciones cada vez
mayores el campo de producción en que trabajan
para ellos mismos. Con la parte de la población rural
que queda disponible quedan también disponibles,
por tanto, sus antiguos medios de subsistencia, que
ahora se convierten en elemento material del capital
variable. Ahora, el campesino lanzado al arroyo, si
quiere vivir, tiene que comprar el valor de sus medios
de vida a su nuevo señor, el capitalista industrial, en
forma de salario. Y lo que ocurre con los medios de
vida, ocurre también con las primeras materias
agrícolas, de producción local, suministradas a la
industria. Estas se convierten en elemento del capital
constante.
Supongamos, por ejemplo, que una parte de los
campesinos de Westfalia, que en tiempos de Federico
II hilaban todos lino, fue expropiada violentamente y
arrojada de sus tierras, mientras los restantes se
convertían en jornaleros de los grandes arrendatarios.
Simultáneamente, surgen grandes fábricas de hilados
de lino y de tejidos, en las que entran a trabajar por
un jornal los brazos que han quedado «disponibles».
El lino sigue siendo el mismo de antes. No ha
cambiado en él ni una sola: fibra, y sin embargo, en
su cuerpo se alberga ahora una alma social nueva,
pues este lino forma ahora parte del capital constante
del dueño de la manufactura. Antes, se distribuía
entre un sinnúmero de pequeños productores, que lo
cultivaban por sí mismos y lo hilaban en pequeñas
cantidades, con sus familias; ahora, se concentra en
manos de un solo capitalista, que hace que otros hilen
y tejan para él. Antes, el trabajo suplementario que se
rendía en el taller de hilado se traducía en un ingreso
suplementario
para
innumerables
familias
campesinas, o también, bajo Federico II, en
impuestos pour le roi de Prusse160. Ahora, se traduce
en ganancia para un puñado de capitalistas. Los
husos y los telares, que antes se distribuían por toda
158
En sus otions de Philosophie aturelle («Nociones de
filosofía natural»), Paris, 1838.
159
Punto este en el que insiste Sir James Stewart.
J. Steuart. An Inquiry into the Principles of Political
Economy («Investigación de los principios de la Economía
política»), Vol. I, Dublin, 1770, First book, Ch. XVI.
160
Literalmente, «para el rey de Prusias, en el sentido
figurado, «cobrados por nada». (N. de la Edit.)
la comarca, se aglomeran ahora, con los obreros y la
materia prima, en unos cuantos cuarteles del trabajo.
Y de medios de vida independiente para hilanderos y
tejedores, los husos, los telares y la materia prima se
convierten en medios para someterlos al mando de
otro161 y para arrancarles trabajo no retribuido. Ni en
las grandes manufacturas ni en las grandes granjas
hay algún signo exterior que indique que en ellas se
reúnen muchos pequeños hogares de producción y
que deben su origen a la expropiación de muchos
pequeños productores independientes. Sin embargo,
el ojo imparcial no se deja engañar tan fácilmente. En
tiempo de Mirabeau, el terrible revolucionario, las
grandes manufacturas se llamaban todavía
manufactures réunies, talleres reunidos, como
decimos de las tierras cuando se juntan.
«Sólo se ven» -dice Mirabeau- «esas grandes
manufacturas, en las que trabajan cientos de hombres
bajo las órdenes de un director y que se denominan
generalmente manufacturas reunidas (manufactures
réunies). En cambio, aquellas en las que trabajan
diseminados, cada cual por su cuenta, gran número
de obreros, pasan tan inadvertidas. Se las relega a
último término. Y esto es un error muy grande, pues
son éstas las que forman la parte realmente más
importante de la riqueza nacional. La fábrica reunida
(fabrique réunie) enriquecerá fabulosamente a uno o
dos empresarios, pero los obreros que en ella trabajan
no son más que jornaleros mejor o peor pagados que
en nada participan del bienestar del fabricante. En
cambio, en las fábricas separadas (fabriques
séparées) nadie se enriquece, pero gozan de bienestar
multitud de obreros... El número de los obreros
activos y económicos crecerá, porque éstos ven en la
vida ordenada y en el trabajo un medio de mejorar
notablemente su situación, en vez de obtener una
pequeña mejora de jornal, que jamás decidirá del
porvenir y que, a lo sumo, permite al obrero vivir un
poco mejor, pero siempre al día. Las manufacturas
separadas e individuales, combinadas casi siempre
con un poco de labranza, son las únicas libres»162.
La expropiación y el desahucio de una parte de la
161
«Os concederé» -dice el capitalista- «el honor de
servirme, a condición de que me indemnicéis,
entregándome lo poco que os queda, el sacrificio que hago
al mandar sobre vosotros» [J. J. Rousseau. Discours sur
l'Économie Politique («Discursos sobre la Economía
política»)]
162
Mirabeau. De la Monarchie Prusienne («De la
monarquía prusiana»), v. III, pp. 20-109, passím. El que
Mirabeau considere también a los talleres diseminados
como más rentables y productivos que los «reunidos», no
viendo en éstos más que plantas de estufa sostenidas
artificialmente con la ayuda del Estado se debe a la
situación en que entonces se encontraba una gran parte de
las manufacturas del continente.
75
El Capital
población rural, no sólo deja a los obreros, sus
medios de vida y sus materiales de trabajo
disponibles para que el capital industrial los utilice,
sino que además crea el mercado interior.
En efecto, el movimiento que convierte a los
pequeños labradores en obreros asalariados y a sus
medios de vida y de trabajo en elementos materiales
del capital, crea para éste, paralelamente, su mercado
interior. Antes, la familia campesina producía y
elaboraba los medios de vida y las materias primas,
que luego eran consumidas, en su mayor parte, por
ella misma. Pues bien, estas materias primas y estos
medios de vida se convierten ahora en mercancías,
vendidas por los grandes arrendatarios, que
encuentran su mercado en las manufacturas. El hilo,
el lienzo, los artículos bastos de lana, objetos todos
de cuya materia prima disponía cualquier familia
campesina y que ella hilaba y tejía para su uso, se
convierten ahora en artículos manufacturados, que
tienen su mercado precisamente en los distritos
rurales. La numerosa clientela diseminada y
controlada hasta aquí por una muchedumbre de
pequeños productores que trabajaban por cuenta
propia se concentra ahora en un gran mercado
atendido por el capital industrial163. De este modo, a
la par con la expropiación de los antiguos labradores
independientes y su divorcio de los medios de
producción, avanza la destrucción de las industrias
rurales secundadas, el proceso de diferenciación de la
industria y la agricultura. Sólo la destrucción de la
industria doméstica rural puede dar al mercado
interior de un país las proporciones y la firmeza que
necesita el régimen capitalista de producción.
Sin
embargo,
el
período
propiamente
manufacturero no aporta, en realidad, transformación
radical alguna. Recuérdese que la manufactura sólo
invade la producción nacional de un modo
fragmentario y siempre sobre el vasto panorama del
artesanado urbano y de la industria secundaria
doméstico-rural. Aunque elimine a ésta bajo ciertas
formas, en determinadas ramas industriales y en
algunos puntos, vuelve a ponerla en pie en otros en
que ya estaba destruida, pues necesita de ella para
transformar la materia prima hasta cierto grado de
elaboración. La manufactura hace brotar, por tanto,
una nueva clase de pequeños campesinos, que sólo se
163
«Veinte libras de lana convertidas insensiblemente en
vestidos para el uso de un año de una familia obrera,
elaboradas por ella misma en el tiempo que otros trabajos
le dejan libre, no son para causar asombro. Pero llevad la
lana al mercado, enviadla a la fábrica, luego al corredor,
en seguida al comerciante, y tendréis grandes operaciones
comerciales y un capital nominal invertido en una cuantía
que representa veinte veces su valor... Así se explota a la
clase trabajadora, para mantener en pie una población
fabril depauperada, una clase parasitaria de tenderos y un
sistema ficticio de comercio, de dinero y de finanzas»
[David Urquhart, Familiar Works («Palabras amistosas»),
p. 120].
dedican a la agricultura como empleo secundario,
explotando como oficio preferente un trabajo
industrial para vender su producto a la manufactura,
ya sea directamente o por mediación de un
comerciante. He aquí una de las causas, aunque no la
fundamental, de un fenómeno que al principio
desorienta a quien estudia la historia de Inglaterra.
Desde el último tercio del siglo XV, se escuchan en
ella quejas constantes, interrumpidas sólo a
intervalos, sobre los progresos del capitalismo en la
agricultura y la destrucción progresiva de la clase
campesina. Por otra parte, esta clase campesina
reaparece constantemente, aunque en número más
reducido y en situación cada vez peor164. La razón
principal de esto está en que en Inglaterra tan pronto
predomina la producción de trigo como la ganadería,
según los períodos, y con el tipo de producción oscila
el volumen de la producción campesina. Sólo la gran
industria aporta, con la maquinaria, la base constante
de la agricultura capitalista, expropia radicalmente a
la inmensa mayoría de la población del campo y
remata el divorcio entre la agricultura y la industria
doméstico-rural, cuyas raíces -la industria de hilados
y tejidos- arranca165. Sólo ella conquista, por tanto,
para el capital industrial el mercado interior
íntegro166.
164
Con la única excepción de la época de Cromwell.
Mientras duró la república, la masa del pueblo inglés salió,
en todas sus capas, de la degradación en que se había
hundido bajo los Tudor.
165
Tuckett sabe que la gran industria lanera brota de la
verdadera manufactura y de la destrucción de la
manufactura rural o casera, con la introducción de la
maquinaria [Tuckett. A. History etc. («Historia, etc.»), v,
I., p. 144]. «El arado y el yugo fueron invención de los
dioses y ocupación de héroes: ¿acaso la lanzadera, el huso
y el telar tienen un origen menos noble? Si separáis la
rueca y el arado, el huso y el yugo, obtenéis fábricas y
asilos, créditos y pánicos, dos naciones enemigas, la
agrícola y la comercial» [David Urquhart, Familiar Words
(«Palabras amistosas»), p. 122]. Pero he aquí que viene
Carey y acusa a Inglaterra, seguramente con razón, de
querer convertir a todos los demás países en simples
pueblos de agricultores, reservándose ella el papel de
fabricante. Y afirma que de este modo se arruinó Turquía,
pues «a los poseedores y cultivadores de la tierra no les
consentía jamás» (Inglaterra) «fortalecerse mediante la
alianza natural entre el arado y el telar, entre el martillo y
la grada» [The Slave Trade («El comercio de esclavos»),
p. 125]. Según él, el propio Urquhart fue uno de los
principales responsables de la ruina de Turquía, donde, en
interés de Inglaterra, propagó el librecambio. Lo mejor del
caso es que Carey -que, dicho sea de paso, es un gran
lacayo de los rusos-, pretende impedir por medio del
proteccionismo ese proceso de diferenciación que el
proteccionismo no hace más que acelerar.
166
Los economistas filantrópicos ingleses, como Mill,
Rogers, Goldwin Smith, Fawcett, etc., y los fabricantes
liberales, como John Bright y compañía, preguntan a los
aristócratas rurales ingleses, como Dios preguntaba a Caín
por su hermano Abel: ¿Qué se ha hecho de nuestros miles
C. Marx y F. Engels
76
6. Génesis del capitalista industrial
La génesis del capitalista industrial167 no se
desarrolla de un modo tan lento y paulatino como la
del arrendatario. Es indudable que ciertos pequeños
maestros artesanos, y todavía más ciertos pequeños
artesanos independientes, e incluso obreros
asalariados, se convirtieron en pequeños capitalistas,
y luego, mediante la explotación del trabajo
asalariado en una escala cada vez mayor y la
acumulación consiguiente, en capitalistas sans
phrase (sin reservas). En el período de infancia de
producción capitalista, ocurría no pocas veces lo que
en los años de infancia de las ciudades medievales,
en que el problema de saber cuál de los siervos
huidos llegaría a ser el amo y cuál el criado se
dirimía las más de las veces por el orden de fechas en
que se escapaban. Sin embargo, la lentitud de este
método no respondía en modo alguno a las
exigencias comerciales del nuevo mercado mundial,
creado por los grandes descubrimientos de fines del
siglo XV. La Edad Media había legado dos formas
distintas de capital, que alcanzaron su sazón en las
más diversas formaciones socioeconómicas y que
antes de llegar la era del modo de producción
capitalista eran consideradas capital quand même
[por antonomasia]: capital usurario y capital
comercial.
«En la actualidad, toda la riqueza de la sociedad
se concentra primeramente en manos del capitalista...
Este paga la renta al terrateniente, el salario al
obrero, los impuestos y el diezmo al recaudador de
contribuciones, quedándose para sí con una parte
grande, que en realidad es la parte mayor y que
además tiende a crecer diariamente, del producto
anual del trabajo. Ahora, el capitalista puede ser
considerado como el que se apropia de primera mano
toda la riqueza social, aunque ninguna ley le ha
transferido este derecho de apropiación... Este
cambio de propiedad debe su origen al cobro de
intereses por el capital... y es harto curioso que los
legisladores de toda Europa hayan querido evitar esto
con leyes contra la usura... El poder del capitalista
sobre la riqueza toda del país es una completa
revolución en el derecho de propiedad y ¿qué ley o
qué serie de leyes la originó?»168
de propietarios libres (freeholders)? Pero, ¿de dónde
habéis salido vosotros? De la aniquilación de esos
freeholders, ¿Por qué no preguntáis qué se ha hecho de los
tejedores, los hilanderos y los artesanos independientes?
167
La palabra «industrial» se emplea aquí por oposición a
«agrícola». En el sentido de una categoría económica, el
arrendatario es tan capitalista industrial como el fabricante.
168
The atural and Artificial Right of Property Contrasted
(«El derecho natural y el artificial de propiedad
contrastados»), London, 1832, pp. 98, 99. El autor de esta
obra anónima es Th. Hodgskin.
El autor debería saber que las revoluciones no se
hacen con leyes.
El régimen feudal, en el campo, y, en la ciudad, el
régimen gremial impedían al capital-dinero, formado
en la usura y en el comercio, convertirse en capital
industrial169-. Estas barreras desaparecieron con el
licenciamiento de las huestes feudales y con la
expropiación y desahucio parciales de la población
campesina. Las nuevas manufacturas habían sido
construidas en los puertos marítimos de exportación
o en lugares del campo alejados del control de las
ciudades antiguas y de su régimen gremial. De aquí
la lucha rabiosa entablada en Inglaterra entre los
corporate towns [ciudades con régimen corporativo
gremial) y los nuevos viveros industriales.
El descubrimiento de los yacimientos de oro y
plata de América, el exterminio, la esclavización y el
sepulta miento en las minas de la población aborigen,
el comienzo de la conquista y el saqueo de las Indias
Orientales, la conversión del continente africano en
cazadero de esclavos negros: tales son los hechos que
señalan los albores de la era de producción
capitalista. Estos procesos idílicos representan otros
tantos factores fundamentales en el movimiento de la
acumulación originaria. Tras ellos, pisando sus
huellas, viene la guerra comercial de las naciones
europeas, con el planeta entero por escenario. Rompe
el fuego con el alzamiento de los Países Bajos, que se
sacuden el yugo de la dominación española170, cobra
proporciones gigantescas en Inglaterra con la guerra
antijacobina171, sigue ventilándose en China en las
guerras del opio172, etc.
169
Todavía en 1794, los pequeños fabricantes de paños de
Leeds enviaron una diputación al parlamento solicitando
una ley que prohibiese a todos los comerciantes
convertirse en fabricantes (Dr. Aikin, Description, etc.).
170
Los Países Bajos (el territorio de las actuales Bélgica y
Holanda) se separaron de España después de la revolución
burguesa de 1566-1609; en la revolución se conjugaban la
lucha de la burguesía y las masas populares contra el
feudalismo con la guerra de liberación nacional contra la
dominación española. En 1609, tras varias derrotas,
España se vio forzada a reconocer la independencia de la
república burguesa de Holanda. El territorio de la actual
Bélgica permaneció en manos de España hasta 1714.
171
Trátase de las guerras de Inglaterra contra Francia en el
período de la revolución burguesa francesa de fines del
siglo XVIII. Durante estas contiendas, el Gobierno inglés
estableció en su país un brutal régimen de terror contra las
masas trabajadoras. En particular, en dicho período fueron
aplastadas varias sublevaciones populares y se adoptaron
leyes que prohibían las uniones obreras.
172
Las guerras del opio eran guerras de conquista contra
China que sostuvo Inglaterra sola en los años de 1839 a
1842 y en compañía de Francia en los años de 1856-1858
y 1860. Sirvieron de pretexto para la primera guerra las
medidas de las autoridades chinas para combatir el
comercio de contrabando de opio organizado por los
ingleses.
77
El Capital
Las diversas etapas de la acumulación originaria
tienen su centro, en un orden cronológico más o
menos preciso, en España, Portugal, Holanda,
Francia e Inglaterra. Es aquí, en Inglaterra, donde a
fines del siglo XVII se resumen y sintetizan
sistemáticamente en el sistema colonial, el sistema de
la deuda pública, el moderno sistema tributario y el
sistema proteccionista. En parte, estos métodos se
basan, como ocurre con el sistema colonial, en la más
burda de las violencias. Pero todos ellos se valen del
poder del Estado, de la fuerza concentrada y
organizada de la sociedad, para acelerar a pasos
agigantados el proceso de transformación del modo
feudal de producción en el modo capitalista y acortar
las transiciones. La violencia es la comadrona de
toda sociedad vieja que lleva en sus entrañas otra
nueva. Es ella misma una potencia económica.
Del sistema colonial cristiano dice un hombre,
que hace del cristianismo su profesión. W, Howitt:
«Los actos de barbarie y de desalmada crueldad
cometidos por las razas que se llaman cristianas en
todas las partes del mundo y contra todos los pueblos
del orbe que pudieron subyugar, no encuentran
precedente en ninguna época de la historia universal
ni en ninguna raza, por salvaje e inculta, por
despiadada y cínica que ella sea»173.
La historia del régimen colonial holandés -y
téngase en cuenta que Holanda era la nación
capitalista modelo del siglo XVII- «hace desfilar ante
nosotros un cuadro insuperable de traiciones,
cohechos, asesinatos e infamias174». Nada más
elocuente que el sistema de robo de hombres
aplicado en la isla de Célebes, para obtener esclavos
con destino a Java. Los ladrones de hombres eran
amaestrados
convenientemente.
Los
agentes
principales de este trato eran el ladrón, el intérprete y
el vendedor; los príncipes nativos, los vendedores
principales. Los muchachos robados eran escondidos
en las prisiones secretas de Célebes, hasta que
estuviesen ya maduros para ser embarcados con un
cargamento de esclavos. En un informe oficial
leemos:
173
William Howitt. Colonization and Christianity, A
Popular History of the Treatment of the Natives by the
Europeans in all their Colonies («Colonización y
cristiandad. Historia popular de cómo los europeos tratan a
los nativos en todas sus colonias»), London, 1838, p. 9.
Acerca del trato dado a los esclavos, puede verse una
buena compilación en Charles Comte. Traité de
Législation («Tratado de legislación»), 3 éd., Bruxelles,
1837. Conviene estudiar en detalle estos asuntos, para ver
en qué es capaz de convertirse el burgués y en qué
convierte a sus obreros allí donde le dejan moldear el
mundo libremente a su imagen y semejanza.
174
Thomas Stamford Raffles, late Lieut. Governor of Java.
The History of Java («Historia de Javas), London, 1817 [v,
II, pp. CXC-CXCI, apéndice].
«Esta ciudad de Makassar, por ejemplo, está llena
de prisiones secretas, a cual más espantosa,
abarrotadas de infelices, víctimas de la codicia y la
tiranía,
cargados
de
cadenas,
arrancados
violentamente a sus familias».
Para apoderarse de Malaca, los holandeses
sobornaron al gobernador portugués. Este les abrió
las puertas de la ciudad en 1641. Los invasores
corrieron en seguida a su palacio y le asesinaron,
para de este modo poder «renunciar» al pago de la
suma convenida por el servicio, que eran 21.875
libras esterlinas. A todas partes les seguía la
devastación y la despoblación. Banjuwangi,
provincia de Java, que en 1750 contaba con más de
80.000 habitantes, quedó reducida en 1811 a 8.000.
He aquí cómo se las gasta el doux commerce
[comercio inocente].
Como es sabido, la Compañía inglesa de las
Indias Orientales175 obtuvo, además del poder
político en estas Indias, el monopolio del comercio
de té y del comercio chino en general, así como el del
transporte de mercancías de Europa a China y
viceversa. Pero del monopolio de la navegación
costera de la India y entre las islas, y del comercio
interior de la India, se apropiaron los altos
funcionarios de la Compañía. Los monopolios de la
sal, del opio, del bétel y otras mercancías eran filones
inagotables de riqueza. Los mismos funcionarios
fijaban los precios a su antojo y esquilmaban como
les daba la gana al infeliz indio. El gobernador
general de las Indias llevaba participación en este
comercio privado. Sus favoritos obtenían contratos
en condiciones que les permitían, mejor que los
alquimistas, hacer oro de la nada. En un solo día
brotaban como los hongos grandes fortunas, y la
acumulación originaria avanzaba viento en popa sin
desembolsar ni un chelín. En las actas judiciales del
Warren Hastings abundan ejemplos de esto. He aquí
uno. Un tal Sullivan obtiene un contrato de opio
cuando se dispone a trasladarse -en función de
servicio- a una región de la India muy alejada de los
distritos opieros. Sullivan vende su contrato por
40.000 libras esterlinas a un tal Binn que lo revende
el mismo día por 60.000, y el último comprador y
ejecutor del contrato declara que obtuvo todavía una
ganancia fabulosa. Según una lista sometida al
175
La Compañía de las Indias Orientales era una compañía
inglesa de comercio (1600-1858), instrumento de la
política saqueadora colonial de Gran Bretaña en la India,
China y otros países de Asia. Durante mucho tiempo
poseía el monopolio del comercio con la India, le
pertenecían igualmente las principales funciones de
gobierno en ese último país. La insurrección de liberación
nacional de 1857-1859 en la India obligó a Gran Bretaña a
cambiar las formas de dominación colonial y a liquidar la
Compañía de las Indias Orientales.
C. Marx y F. Engels
78
parlamento, la Compañía y sus funcionarios se
hicieron regalar por los indios, desde 1757 hasta
1766, ¡6 millones de libras esterlinas! Entre 1769 y
1770, los ingleses fabricaron allí una epidemia de
hambre, acaparando todo el arroz y negándose a
venderlo si no les pagaban precios fabulosos176.
En las plantaciones destinadas exclusivamente al
comercio de exportación, como en las Indias
Occidentales, y en los países ricos y densamente
poblados, entregados al pillaje y a la matanza, como
México y las Indias Orientales, era, naturalmente,
donde el trato dado a los indígenas revestía las
formas más crueles. Pero tampoco en las verdaderas
colonias se desmentía el carácter cristiano de la
acumulación originaria. Aquellos hombres, virtuosos
intachables del protestantismo, los puritanos de la
Nueva Inglaterra, otorgaron en 1703, por acuerdo de
su Assembly [Asamblea Legislativa], un premio de
40 libras esterlinas por cada escalpo de indio y por
cada piel roja apresado; en 1720, el premio era de
100 libras por escalpo: en 1744, después de declarar
en rebeldía a una tribu de Massachusetts-Bay, los
premios eran los siguientes: por los escalpos de
varón, desde doce años para arriba, 100 libras
esterlinas de nuevo cuño; por cada hombre apresado,
105 libras; por cada mujer y cada niño, 55 libras;
¡por cada escalpo de mujer o niño, 50 libras! Algunos
decenios más tarde, el sistema colonial inglés había
de vengarse en los descendientes rebeldes de los
devotos piligrim fathers [padres peregrinos], que
cayeron tomahawkeados bajo la dirección y a sueldo
de Inglaterra. El parlamento británico declaró que la
caza de hombres y el escalpar eran «recursos que
Dios y la naturaleza habían puesto en sus manos».
Bajo el sistema colonial, prosperaban como planta
de estufa el comercio y la navegación. Las
«Sociedades Monopolias» (Lutero) eran poderosas
palancas de concentración de capitales. Las colonias
brindaban a las nuevas manufacturas, que brotaban
por todas partes, mercado para sus productos y una
acumulación de capital intensificada gracias al
régimen de monopolio. El botín conquistado fuera de
Europa mediante el saqueo descarado, la
esclavización y la matanza refluían a la metrópoli
para convertirse aquí en capital. Holanda, primer país
en que se desarrolló plenamente el sistema colonial,
había llegado ya en 1648 al apogeo de su grandeza
mercantil. Se hallaba
«en posesión casi exclusiva del comercio de las
Indias Orientales y del tráfico entre el Suroeste y el
Nordeste de Europa. Sus pesquerías, su marina y sus
manufacturas sobrepujaban a las de todos los demás
países. Los capitales de esta república superaban tal
176
En el año 1866 murieron de hambre en una sola
provincia, en Orissa, más de un millón de indios. Y
todavía se procuraba enriquecer al erario con los precios a
que se les vendían víveres a los hambrientos.
vez a los del resto de Europa junto»177.
Gülich, autor de estas líneas, se olvida de añadir
que la masa del pueblo holandés se hallaba ya en
1648 más agotada por el trabajo, más empobrecida y
más brutalmente oprimida que la del resto de Europa
junto.
Hoy, la supremacía industrial lleva consigo la
supremacía comercial. En el verdadero período
manufacturero sucedía lo contrario: era la supremacía
comercial la que daba el predominio en el campo de
la industria. De aquí el papel predominante que en
aquellos tiempos desempeñaba el sistema colonial.
Era el «dios extranjero» que venía a entronizarse en
el altar junto a los viejos ídolos de Europa y que un
buen día los echaría a todos a rodar de un empellón.
Este dios proclamaba la acumulación de plusvalía
como el fin último y único de la humanidad.
El sistema del crédito público, es decir, de la
deuda del Estado, cuyos orígenes descubríamos ya en
Génova y en Venecia en la Edad Media, se adueñó
de toda Europa durante el período manufacturero. El
sistema colonial, con su comercio marítimo y sus
guerras comerciales, le sirvió de acicate. Por eso fue
Holanda el primer país en que arraigó. La deuda
pública, o sea, la enajenación del Estado -absoluto,
constitucional o republicano-, imprime su sello a la
era capitalista. La única parte de la llamada riqueza
nacional que entra real y verdaderamente en posesión
colectiva de los pueblos modernos es... la deuda
pública178. Por eso es perfectamente consecuente esa
teoría moderna, según la cual un pueblo es tanto más
rico cuanto más se carga de deudas. El crédito
público se convierte en credo del capitalista. Y al
surgir las deudas del Estado, el pecado contra el
Espíritu Santo, para el que no hay remisión, cede el
puesto al perjurio contra la deuda pública.
La deuda pública se convierte en una de las
palancas más potentes de la acumulación originaria.
Es como una varita mágica que infunde virtud
procreadora al dinero improductivo y lo convierte en
capital sin exponerlo a los riesgos ni al esfuerzo que
siempre lleva consigo la inversión industrial e
incluso la usuraria. En realidad, los acreedores del
Estado no entregan nada, pues la suma prestada se
convierte en títulos de la deuda pública, fácilmente
negociables, que siguen desempeñando en sus manos
el mismísimo papel del dinero. Pero aun
177
Marx cita el trabajo de Gülich Geschicnitche
Darstellung des Handels, der Geuierbe und des Ackerbaus
der bedeutendsten handeltreibenden Staaten unsrer Zeit
“«Descripción histórica del comercio, la industria y la
agricultura de los principales Estados comerciales de
nuestra época»). Bd. I, Jena, 1830, S. 371.
178
William Cobbett observa que en Inglaterra todos los
establecimientos públicos se denominan «reales». En justa
compensación, tenemos la deuda «nacional» (national
debt).
79
El Capital
prescindiendo de la clase de rentistas ociosos que así
se crea y de la riqueza improvisada que va a parar al
regazo de los financieros que actúan de mediadores
entre el Gobierno y el país -así como de la riqueza
regalada a los arrendadores de impuestos,
comerciantes y fabricantes particulares, a cuyos
bolsillos afluye una buena parte de los empréstitos
del Estado, como un capital llovido del cielo-, la
deuda pública ha venido a dar impulso a las
sociedades anónimas, al tráfico de efectos
negociables de todo género, al agio; en una palabra, a
la lotería de la bolsa y a la moderna bancocracia.
Desde el momento mismo de nacer, los grandes
bancos, adornados con títulos nacionales, no fueron
nunca más que sociedades de especuladores privados
que cooperaban con los gobiernos y que, gracias a los
privilegios que éstos les otorgaban, estaban en
condiciones de adelantarles dinero. Por eso, la
acumulación de la deuda pública no tiene barómetro
más infalible que el alza progresiva de las acciones
de estos bancos, cuyo pleno desarrollo data de la
fundación del Banco de Inglaterra (en 1694). Este
último comenzó prestando su dinero al Gobierno a un
8 por 100 de interés; al mismo tiempo, quedaba
autorizado por el parlamento para acuñar dinero del
mismo capital, volviendo a prestarlo al público en
forma de billetes de banco. Con estos billetes podía
descontar letras, abrir créditos sobre mercancías y
comprar metales preciosos. No transcurrió mucho
tiempo antes de que este mismo dinero fiduciario
fabricado por él le sirviese de moneda para saldar los
empréstitos hechos al Estado y para pagar los
intereses de la deuda pública por cuenta de éste. No
contento con dar con una mano para recibir con la
otra más de lo que daba, seguía siendo, a pesar de lo
que se embolsaba, acreedor perpetuo de la nación
hasta el último céntimo entregado. Poco a poco, fue
convirtiéndose en depositario insustituible de los
tesoros metálicos del país y en centro de gravitación
de todo el crédito comercial. Por los años en que
Inglaterra dejaba de quemar brujas, comenzaba a
colgar falsificadores de billetes de banco. Las obras
de aquellos años, por ejemplo, las de Bolingbroke179
muestran qué impresión producía a las gentes de la
época la súbita aparición de este monstruo de
bancocratas, financieros, rentistas, corredores,
agentes y lobos de bolsa.
Con la deuda pública surgió un sistema
internacional de crédito, detrás del que se esconde
con frecuencia, en tal o cual pueblo, una de las
fuentes de la acumulación originaria. Así, por
ejemplo, las infamias del sistema de rapiña seguido
en Venecia constituyen una de esas bases ocultas de
la riqueza capitalista de Holanda, a quien la Venecia
179
«Si los tártaros invadiesen hoy Europa, resultaría difícil
hacerles comprender lo que es entre nosotros un
financiero» [Montesquieu. Esprit des loix («Espíritu de las
leyes»), t. IV, .p. 33, éd. Londres, 1769).
decadente prestaba grandes sumas de dinero. Otro
tanto acontece entre Holanda e Inglaterra. Ya a
comienzos del siglo XVIII, las manufacturas
holandesas se habían quedado muy atrás y Holanda
había perdido la supremacía comercial e industrial.
Por eso, desde 1701 hasta 1776, uno de sus negocios
principales consiste en prestar capitales gigantescos,
sobre todo a su poderoso competidor: a Inglaterra. Es
lo mismo que hoy ocurre entre Inglaterra y los
Estados Unidos. Muchos de los capitales que hoy
comparecen en Norteamérica sin cédula de origen
son sangre infantil recién capitalizada en Inglaterra.
Como la deuda pública tiene que ser respaldada
por los ingresos del Estado, que han de cubrir los
intereses y demás pagos anuales, el sistema de los
empréstitos públicos tenía que ser forzosamente el
complemento del moderno sistema tributario. Los
empréstitos permiten a los gobiernos hacer frente a
gastos extraordinarios sin que el contribuyente se dé
cuenta de momento, pero provocan, a la larga, un
recargo en los tributos. A su vez, el recargo de
impuestos que trae consigo la acumulación de las
deudas contraídas sucesivamente obliga al Gobierno
a emitir nuevos empréstitos, en cuanto se presentan
nuevos gastos extraordinarios. El sistema fiscal
moderno, que gira todo él en torno a los impuestos
sobre los artículos de primera necesidad (y por tanto
a su encarecimiento) lleva en sí mismo, como se ve,
el resorte propulsor de su progresión automática. El
excesivo gravamen impositivo no es un episodio
pasajero, sino más bien un principio. Por eso en
Holanda, primer país en que se puso en práctica este
sistema, el gran patriota De Witt lo ensalza en sus
Máximas180 como el mejor sistema imaginable para
hacer al obrero sumiso, frugal, aplicado y... agobiado
de trabajo. Pero, aquí no nos interesan tanto los
efectos aniquiladores de este sistema en cuanto a la
situación de los obreros asalariados como la
expropiación violenta que supone para el campesino,
el artesano, en una palabra, para todos los sectores de
la pequeña clase media. Acerca de esto no hay
discrepancia, ni siquiera entre los economistas
burgueses. Y a reforzar la eficacia expropiadora de
este mecanismo, por si aún fuese poca, contribuye el
sistema proteccionista, que es una de las piezas que
lo integran.
La parte tan considerable que toca a la deuda
pública y al sistema fiscal correspondiente en la
180
Por lo visto, Marx se refiere aquí a la edición inglesa
del libro Aanwysing der heilsame politike Gronden en
Maximen van de Republike van Holland en WestFriesland («Indicación de los más importantes principios y
máximas de la República de Holanda y de Frisia
Occidental»), atribuido a Jan de Witt y publicado por vez
primera en Leyden en 1662. Como se ha establecido, a
excepción de dos capítulos escritos por Jan de Witt, el
autor del libro era Pieter von der Hore (Pieter de la Court),
economista y empresario holandés.
C. Marx y F. Engels
80
capitalización de la riqueza y en la expropiación de
las masas, ha hecho que multitud de autores, como
Cobbett, Doubleday y otros, busquen aquí, sin razón,
la causa principal de la miseria de los pueblos
modernos.
El sistema proteccionista fue un medio artificial
para fabricar fabricantes, expropiar a los obreros
independientes, capitalizar los medios de producción
y de vida de la nación y abreviar violentamente el
tránsito del modo antiguo al modo moderno de
producción. Los Estados europeos se disputaron la
patente de este invento y, una vez puestos al servicio
de los acumuladores de plusvalía, abrumaron a su
propio pueblo y a los extraños, para conseguir
aquella finalidad, con la carga indirecta de los
aranceles protectores, con el fardo directo de las
primas de exportación, etc. En los países secundarios
dependientes vecinos se exterminó violentamente
toda la industria, como hizo por ejemplo Inglaterra
con las manufacturas laneras en Irlanda. En el
continente europeo, vino a simplificar notablemente
este proceso el precedente de Colbert. Aquí, una
parte del capital originario de los industriales sale
directamente del erario público.
«¿Para qué» -exclama Mirabeau- «ir a buscar tan
lejos la causa del esplendor manufacturero de Sajonia
antes de la guerra de los Siete años?181 ¡180 millones
de deuda pública!»182.
El sistema colonial, la deuda pública, la montaña
de impuestos, el proteccionismo, las guerras
comerciales, etc., todos estos vástagos del verdadero
período manufacturero se desarrollaron en
proporciones gigantescas durante los años de infancia
de la gran industria... El nacimiento de esta industria
es festejado con la gran cruzada heródica del rapto de
niños. Las fábricas reclutan su personal, como la
Marina real, por medio de la prensa. Sir F. M. Eden ,
al que tanto enorgullecen las atrocidades de la
campaña librada desde el último tercio del siglo XV
hasta su época, fines del siglo XVIII, para expropiar
de sus tierras a la población del campo, que tanto se
complace en ensalzar este proceso histórico como un
proceso «necesario» para abrir paso a la agricultura
capitalista e «instaurar la proporción justa entre la
tierra de labor y la destinada al ganado», no acredita
la misma perspicacia económica cuando se trata de
181
La guerra de los Siete años (1756-1763) estalló en
Europa debido a las veleidades expansionistas de las
potencias absolutistas feudales y la rivalidad colonial de
Francia e Inglaterra. Como resultado de la conflagración,
Francia tuvo que ceder a Inglaterra sus mayores colonias
(el Canadá, las posesiones en las Indias Orientales, etc.);
Prusia, Austria y Sajonia conservaron sus fronteras
anteriores a la guerra.
182
Mirabeau. De la Monarchie Prusienne («De la
monarquía prusiana»), t. VI, p. 101.
reconocer la necesidad del robo de niños y de la
esclavitud infantil para abrir paso a la transformación
de la manufactura en industria fabril e instaurar la
proporción justa entre el capital y la fuerza de
trabajo.
«Merece tal vez la pena» -dice este autor- «que el
público se pare a pensar si una manufactura
cualquiera que, para poder trabajar prósperamente,
necesita saquear cottages y asilos buscando los niños
pobres para luego, haciendo desfilar a un tropel tras
otro, martirizarlos y robarles el descanso durante la
mayor parte de la noche; una manufactura que,
además, mezcla y revuelve a montones de personas
de ambos sexos, de diversas edades e inclinaciones,
en tal mezcolanza que el contagio del ejemplo tiene
forzosamente que conducir a la depravación y al
libertinaje; si esta manufactura, decimos, puede
enriquecer en algo la suma del bienestar nacional e
individual»183 «En Derbyshire, Nottinghamshire y
sóbre todo en Lancashire» -dice Fielden- «la
maquinaria recién inventada fue .empleada en
grandes fábricas, construidas junto a ríos capaces de
mover la rueda hidráulica. En estos centros, lejos de
las ciudades, se necesitaron de pronto miles de
brazos. Lancashire, sobre todo, que hasta entonces
había sido relativamente poco poblado e
improductivo, atrajo hacia sí una enorme población.
Se requisaban principalmente las manos de dedos
finos y ligeros. Inmediatamente se impuso la
costumbre de traer aprendices (!) de los diferentes
asilos parroquiales de Londres, Birmingham y otros
sitios. Así fueron expedidos al Norte miles y miles de
criaturitas impotentes, desde los siete hasta los trece
o los catorce años. Los patronos» (es decir, los
ladrones de niños) «solían vestir y dar de comer a sus
víctimas, alojándolos en las «casas de aprendices»,
cerca de la fábrica. Se nombraban vigilantes
encargados de fiscalizar el trabajo de los muchachos.
Estos capataces de esclavos estaban interesados en
que los aprendices se matasen trabajando, pues su
sueldo era proporcional a la cantidad de producto que
a los niños se les arrancaba. El efecto lógico de esto
era una crueldad espantosa... En muchos distritos
fabriles, sobre todo en Lancashire, estas criaturas
inocentes y desgraciadas, consignadas al fabricante,
eran sometidas a las más horribles torturas. Se las
mataba trabajando..., se las azotaba, se las cargaba de
cadenas y se las atormentaba con los más escogidos
refinamientos de crueldad; en muchas fábricas,
andaban muertos de hambre y se les hacía trabajar a
latigazos... En algunos casos, se les impulsaba hasta
al suicidio... Aquellos hermosos y románticos valles
de Derbyshire, Nottinghamshire y Lancashire,
ocultos a las miradas de la publicidad, se convirtieron
183
Eden. The State of the Poor («La situación de los
pobres»), t. II, cap. 1, p. 421.
81
El Capital
en páramos infernales de tortura, y no pocas veces de
matanza... Las ganancias de los fabricantes eran
enormes. Pero, ello no hacía más que afilar sus
dientes de ogro. Se implantó la práctica del trabajo
nocturno; es decir, que después de tullir trabajando
durante todo el día a un grupo de obreros, se
aprovechaba la noche para baldar a otro; el grupo de
día caía rendido sobre las camas calientes todavía de
los cuerpos del grupo de noche, y viceversa. En
Lancashire, hay un dicho popular, según el cual las
camas no se enfrían nunca»184.
Con los progresos de la producción capitalista
durante el período manufacturero, la opinión publica
de Europa perdió los últimos vestigios de pudor y de
conciencia que aún le quedaban. Los diversos países
se jactaban cínicamente de todas las infamias que
podían servir de medios de acumulación de capital.
Basta leer, por ejemplo, los ingenuos Anales del
Comercio, del filisteo A. Anderson185. En ellos se
proclama a los cuatro vientos, como un triunfo de la
sabiduría política de Inglaterra, que, en la paz de
184
John Fielden. The Curse of the Factory System («La
maldición del sistema fabril»), pp. 5, 6. Sobre las infamias
cometidas en sus orígenes por el sistema fabril, v, Doctor
Aíkin. Description of the Country from 30 to 40 miles
round Manchester («Descripción del campo a 30-40 millas
en torno de Manchester»), p. 219, y Gisborne. Inquiry into
the Duties of Men («Investigación de los deberes de los
hombres»), 1795, v. II. Como a máquina de vapor retiró a
las fábricas de la orilla de los ríos, trayéndolas del campo
al centro de la ciudad, el elaborador de plusvalía, siempre
dispuesto a «sacrificarse», no necesitaba ya que le
expidiesen los esclavos a la fuerza de las casas de labor,
pues tenía el material infantil más a mano. Cuando Sir. R.
Peel (padre del «Ministro de la plausibilidad») presentó en
1815 su ley de protección de la Infancia, F. Horner (lumen
[prohombre) del Bullion-Comité e íntimo amigo de
Ricardo) declaró, en la Cámara de los Comunes: «Es
público y notorio que, al subastarse los efectos de un
industrial quebrado, se sacó á pública subasta y se
adjudicó una banda, si se le permite esta expresión, de
niños fabriles, como parte integrante de su propiedad.
Hace dos años (en 1813) se planteó ante el King's Bench
(«Tribunal Superior de Justicia») un caso repugnante de
estos. Se trataba de un cierto número de muchachos que
una parroquia de Londres había cedido a un fabricante, el
cual, a su vez, los traspasó a otro. Por fin, algunas
personas caritativas los encontraron, en completa inanición
(absolute famine). Pero, a conocimiento suyo, como vocal
de la Comisión parlamentaria de investigación, había
llegado otro caso más repugnante todavía. Hace no
muchos años, una parroquia de Londres y un fabricante de
Lancashire habían hecho un contrato, en que se estipulaba
que el segundo aceptaría, por cada veinte niños sanos, uno
idiota».
185
A. Anderson. A n Historical and Chronological
Deduction of the Origin of Commerce, from the Earliest
Accounts to the present Time («Ensayo histórico y
cronológico del comercio desde los primeros datos hasta el
presente»). La primera edición salió en Londres en 1764.
Utrecht, este país arrancó a los españoles, por el
tratado de asiento186, el privilegio de poder explotar
también entre África y la América española la trata
de negros, que hasta entonces sólo podía explotar
entre África y las Indias Occidentales inglesas.
Inglaterra obtuvo el privilegio de suministrar a la
América española, hasta 1743, 4.800 negros al año.
Este comercio servía, a la vez, de pabellón oficial
para cubrir el contrabando británico. Liverpool se
engrandeció gracias al comercio de esclavos. Este
comercio era su método de acumulación originaria. Y
hasta hoy, la «respetable sociedad» de Liverpool
sigue siendo el Píndaro de la trata de esclavos que véase la citada obra del Dr. Aikin, publicada en
1795-; «exalta hasta la pasión el espíritu comercial y
emprendedor, produce famosos navegantes y arroja
enormes beneficios». En 1730, Liverpool dedicaba
15 barcos al comercio de esclavos; en 1751 eran ya
53; en 1760, 74; en 1770, 96, y en 1792, 132.
A la par que implantaba en Inglaterra la esclavitud
infantil, la industria algodonera servía de acicate para
convertir la economía esclavista más o menos
patriarcal de los Estados Unidos en un sistema
comercial de explotación. En general, la esclavitud
encubierta de los obreros asalariados en Europa
exigía, como pedestal, la esclavitud sans phrase [sin
reservas] en el Nuevo Mundo187.
Tantae molis erat188 el dar suelta a las «leyes
naturales y eternas» del modo de producción
capitalista, el consumar el proceso de divorcio entre
los obreros y las condiciones de trabajo, el
transformar, en uno de los polos, los medios sociales
de producción y de vida en capital, y en el polo
contrario la masa del pueblo en obreros asalariados,
en «pobres trabajadores» libres, este producto
artificial de la historia moderna189. Si el dinero, según
186
Alusión al Tratado de Utrecht, concluido por Francia y
España, de una parte, y, de otra, por los miembros de la
coalición antifrancesa (Inglaterra, Holanda, Portugal,
Prusia y los Habsburgos de Austria) en 1713, con el que se
puso fin a la guerra de la sucesión de España (comenzada
en 1701). Según el tratado, pasaron a pertenecer a
Inglaterra varias colonias francesas y españolas en las
Indias Occidentales y Norteamérica, así como Gibraltar.
187
En 1790, en las Indias Occidentales inglesas había 10
esclavos por cada hombre libre; en las Indias francesas,
14; en las holandesas, 23 [Henry Brougham, An Inquiry
into the Colonial Policy of the European Powers
(«Investigación de la política colonial de las potencias
europeas»), Edinburgh, 1803, v. II, p. 74).
188
«Tantae molis erat» (costó tantos trabajos), expresión
del poema de Virgilio Eneida, libro primero, verso 33.
189
La expresión «labouring poor» [pobre que trabaja]
aparece en las leyes inglesas desde el mismo instante en
que adquiere notoriedad la clase de los obreros
asalariados. Los «labouring poor» se distinguen, de una
parte, de los «idle poor» [pobre ocioso], de los mendigos,
etc., y, de otra parte, de los obreros que todavía no han
sido completamente desplumados, ya que se hallan en
propiedad de sus medios de trabajo. De la ley, la expresión
C. Marx y F. Engels
82
Augier190, «nace con manchas naturales de sangre en
un carrillo», el capital viene al mundo chorreando
sangre y lodo por todos los poros, desde los pies
hasta la cabeza191.
7. Tendencia histórica de la acumulación
capitalista
¿A qué se reduce la acumulación originaria del
capital, es decir, su génesis histórica? En tanto que
no es la transformación directa del esclavo y del
siervo de la gleba en obrero asalariado, o sea, un
simple cambio de forma, la acumulación originaria
significa solamente la expropiación del productor
directo, o lo que es lo mismo, la destrucción de la
propiedad privada basada en el trabajo propio.
La propiedad privada, por oposición a la social,
colectiva, sólo existe allí, donde los medios de
trabajo y las condiciones externas de éste pertenecen
de «labouring poor» pasó a la Economía política, desde
Culpeper, J. Chíld, etc., hasta A. Smith y Eden. Júzguese,
pues, de la bonne foi [buena fe] del «execrable polttical
cantmonger» [execrable fariseo político] Edmund Burke,
cuando dice que" el término de «labouring poor» no es
más que «execrable political cant» [execrable hipocresía
política]. Este sicofante, que, a sueldo de la oligarquía
inglesa, se hizo pasar por romántico frente a la revolución
francesa exactamente lo mismo que antes, al estallar los
disturbios de Norteamérica, se había hecho pasar a sueldo
de las colonias norteamericanas por liberal frente a la
oligarquía inglesa, no era más que un burgués ordinario.
«Las leyes del comercio son leyes de la naturaleza, y por
consiguiente leyes de Dios» [E. Burke. Thoughts and
Details on Scarcity («Reflexiones y detalles de la
escasez»), ed. London, 1800, pp. 31, 32]. ¡Nada tiene,
pues, de extraño que él, fiel a las leyes de Dios y de la
naturaleza, se vendiese siempre al mejor postor! En las
obras del rev. Tucker -Tucker era cura y tory, pero fuera
de esto, una persona decente y un buen economistaencontramos una magnífica caracterización de este
Edmundo Burke, durante su época liberal. Dada la infame
versatilidad que hoy impera y que profesa el más devoto
de los cultos a «las leyes del comercio», no hay más
remedio que sacar a la vergüenza pública a todos los
Burkes, los cuales sólo se distinguen de sus imitadores por
una cosa: el talento.
190
Marie Augier. Du Crédit Public («Del crédito
público»).
191
«El capital» (dice el Quarterly Reviewer) «huye de los
tumultos y las riñas y es tímido por naturaleza. Esto es
verdad, pero no toda la verdad. El capital tiene horror a la
ausencia de ganancias o a la ganancia demasiado pequeña,
como la naturaleza al vacío. Conforme aumenta la
ganancia, el capital se envalentona. Asegúresele un 10 por
100 y acudirá a donde sea; un 20 por 100, y se sentirá ya
animado; con un 50 por 100, positivamente temerario; al
100 por 100, es capaz de saltar por encima de todas las
leyes humanas; el 300 por 100, y no hay crimen a que no
se arriesgue, aunque arrostre el patíbulo. Si el tumulto y
las riñas suponen ganancia, allí estará el capital
encizañándolas. Prueba: el contrabando y el comercio de
esclavos» (T. J. Dunning. Trade-Unions, etc., pp. 35, 36).
a particulares. Pero el carácter de la propiedad
privada es muy distinto, según que estos particulares
sean los trabajadores o los que no trabajan. Las
infinitas modalidades que a primera vista presenta la
propiedad privada no hacen más que reflejar los
estados intermedios situados entre esos dos extremos.
La propiedad privada del trabajador sobre sus
medios de producción es la base de la pequeña
producción y ésta es una condición necesaria para el
desarrollo de la producción social y de la libre
individualidad del propio trabajador. Cierto es que
este modo de producción existe también bajo la
esclavitud, bajo la servidumbre de la gleba y en otras
relaciones de dependencia. Pero sólo florece, sólo
despliega todas sus energías, sólo conquista la forma
clásica adecuada allí donde el trabajador es
propietario privado y libre de las condiciones de
trabajo manejadas por él mismo, el campesino dueño
de la tierra que trabaja, el artesano dueño del
instrumento que maneja como virtuoso.
Este modo de producción supone el
fraccionamiento de la tierra y de los demás medios
de producción. Excluye la concentración de éstos y
excluye también la cooperación, la división del
trabajo dentro de los mismos procesos de producción,
el dominio y la regulación social de la naturaleza, el
libre desarrollo de las fuerzas productivas de la
sociedad. Sólo es compatible con unos límites
estrechos y primitivos de la producción y de la
sociedad. Querer eternizarlo, equivaldría, como
acertadamente dice Pecqueur, a «decretar la
mediocridad general»192. Pero, al llegar a un cierto
grado de progreso, él mismo crea los medios
materiales para su destrucción. A partir de este
momento, en el seno de la sociedad se agitan fuerzas
y pasiones que se sienten aherrojadas por él. Hácese
necesario destruirlo, y es destruido. Su destrucción,
la transformación de los medios de producción
individuales y desperdigados en medios socialmente
concentrados de producción, y por tanto de la
propiedad minúscula de muchos en propiedad
gigantesca de unos pocos; la expropiación de la gran
masa del pueblo, privándola de la tierra y de los
medios de vida e instrumentos de trabajo, esta
horrible y penosa expropiación de la masa del pueblo
forma la prehistoria del capital. Abarca toda una serie
de métodos violentos, entre los cuales sólo hemos
pasado revista aquí a los que han hecho época como
métodos de acumulación originaria del capital. La
expropiación de los productores directos se lleva a
cabo con el más despiadado vandalismo y bajo el
acicate de las pasiones más infames, ruines,
mezquinas y odiosas. La propiedad privada fruto del
192
C. Pecqueur. Théorie novuelle d'économie sociale et
politiques, où Études sur l'organisation des sociétés
(«Nueva teoría de la economía social y política, o Estudios
sobre la organización de las sociedades»), París, 1842, p.
435.
83
El Capital
propio esfuerzo y basada, por decirlo así, en la
compenetración
del
obrero
individual
e
independiente con sus condiciones de trabajo, es
desplazada por la propiedad privada capitalista, que
se basa en la explotación de la fuerza de trabajo
ajena, aunque formalmente libre193.
Una vez que este proceso de transformación ha
corroído suficientemente, en profundidad y
extensión, la sociedad antigua, una vez que los
productores se han convertido en proletarios y sus
condiciones de trabajo en capital, una vez que el
modo capitalista de producción se mueve ya por sus
propios medios, el rumbo ulterior de la socialización
del trabajo y de la transformación de la tierra y
demás medios de producción en medios de
producción explotados socialmente, es decir,
sociales, y por tanto, la marcha ulterior de la
expropiación de los propietarios privados, cobra una
forma nueva. Ahora ya no es el trabajador que
gobierna su economía el que debe ser expropiado,
sino el capitalista que explota a numerosos obreros.
Esta expropiación se lleva a cabo por el juego de
leyes inmanentes de la propia producción capitalista,
por la centralización de los capitales. Un capitalista
devora a muchos otros. Paralelamente a esta
centralización o expropiación de una multitud de
capitalistas por unos pocos, se desarrolla cada vez en
mayor escala la forma cooperativa del proceso del
trabajo, se desarrolla la aplicación tecnológica
consciente de la ciencia, la metódica explotación de
la tierra, la transformación de los medios de trabajo
en medios de trabajo que sólo pueden ser utilizados
en común, y la economía de todos los medios de
producción, por ser utilizados como medios de
producción del trabajo combinado, del trabajo social,
el enlazamiento de todos los pueblos por la red del
mercado mundial y, como consecuencia de esto, el
carácter internacional del régimen capitalista. A la
par con la disminución constante del número de
magnates del capital, que usurpan y monopolizan
todas las ventajas de este proceso de transformación,
aumenta la masa de la miseria, de la opresión, de la
esclavitud, de la degradación y de la explotación;
pero aumenta también la indignación de la clase
obrera, que constantemente crece en número, se
instruye, unifica y organiza por el propio mecanismo
del proceso capitalista de producción. El monopolio
del capital se convierte en traba del modo de
producción que ha florecido junto con él y bajo su
amparo. La centralización de los medios de
producción y la socialización del trabajo llegan a tal
punto que se hacen incompatibles con su envoltura
capitalista. Esta se rompe. Le llega la hora a la
193
«Hemos entrado en un régimen social totalmente
nuevo... tendemos a separar todo tipo de propiedad de todo
tipo de trabajo» [Sismondi, ouveaux Principes de
l’Économie Politique («Nuevos principios de la Economía
política»), t. II, París, J827, p. 434].
propiedad privada capitalista. Los expropiadores son
expropiados.
El modo capitalista de apropiación que brota del
modo capitalista de producción, y, por tanto, la
propiedad privada capitalista, es la primera negación
de la propiedad privada individual basada en el
trabajo propio. Pero la producción capitalista
engendra, con la fuerza inexorable de un proceso de
la naturaleza, su propia negación. Es la negación de
la negación. Esta no restaura la propiedad privada,
sino la propiedad individual, basada en los progresos
de la era capitalista: en la cooperación y en la
posesión colectiva de la tierra y de los medios de
producción creados por el propio trabajo.
La transformación de la propiedad privada
dispersa, basada en el trabajo personal del individuo,
en propiedad privada capitalista es, naturalmente, un
proceso muchísimo más lento, más difícil y más
penoso de lo que será la transformación de la
propiedad privada capitalista, que de hecho sé basa
ya en mi proceso social de producción, en propiedad
social. Allí, se trataba de la expropiación de la masa
del pueblo por unos cuantos usurpadores; aquí, de la
expropiación de unos cuantos usurpadores por la
masa del pueblo194.
Publicado por vez primera en el libro: K. Marx.
Das Kapital, Kritik der politischen Oekonomie.
Erster Band, Hamburg, 1867. Se publica de acuerdo
con el texto de la 4a edición alemana de 1890.
Traducido del alemán.
194
«El progreso de la industria, del que la burguesía,
incapaz de oponérsele, es agente involuntario, sustituye el
aislamiento de los obreros, resultante de la competencia,
por su unión revolucionaria mediante la asociación. Así, el
desarrollo de la gran industria socava bajo los pies de la
burguesía las bases sobre que ésta produce y se apropia lo
producido. La burguesía produce, ante todo, sus propios
sepultureros. Su hundimiento y la victoria del proletariado
son igualmente inevitables... De todas las clases que hoy
se enfrentan con la burguesía, sólo el proletariado es una
clase verdaderamente revolucionaria. Las demás clases
van degenerando y desaparecen con el desarrollo de la
gran industria; el proletariado, en cambio, es su producto
más peculiar. Los estamentos medios -el pequeño
industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el
campesino-, todos ellos luchan contra la burguesía para
salvar de la ruina su existencia como tales estamentos
medios. No
son, pues, revolucionarios, sino
conservadores. Más todavía, son reaccionarios, ya que
pretenden volver atrás la rueda de la Historia» (C. Marx y
F. Engels. Manifiesto del Partido Comunista. Londres,
1848, págs. 9, 11)
RESEÑA DEL PRIMER TOMO DE EL CAPITAL DE CARLOS MARX PARA EL
DEMOKRATISCHES WOCHEBLATT
F. Engels
El Capital de Marx195
I
Desde que hay en el mundo capitalistas y obreros,
no se ha publicado un solo libro que tenga para los
obreros la importancia de éste. En él se estudia
científicamente, por vez primera, la relación entre el
capital y el trabajo, eje en torno del cual gira todo el
sistema de la moderna sociedad, y se hace con una
profundidad y un rigor sólo posibles en un alemán.
Por más valiosas que son y serán siempre las obras
de un Owen, de un Saint-Simon, de un Fourier, tenía
que ser un alemán quien escalase la cumbre desde la
que se domina, claro y nítido -como se domina desde
la cima de las montañas el paisaje de las colinas
situadas más abajo-, todo el campo de las modernas
relaciones sociales.
La Economía política al uso nos enseña que el
trabajo es la fuente de toda la riqueza y la medida de
todos los valores, de tal modo, que dos objetos cuya
producción haya costado el mismo tiempo de trabajo
encierran idéntico valor; y como, por término medio,
sólo pueden cambiarse entre sí valores iguales, esos
objetos deben poder ser cambiados el uno por el otro.
Pero, al mismo tiempo, nos enseña que existe una
especie de trabajo acumulado, al que esa Economía
195
El presente artículo es una de las reseñas de Engels del
I tomo de El Capital publicada en la prensa obrera y
democrática con el fin de divulgar las tesis esenciales del
libro. Además de los artículos para obreros, Engels
escribió varias reseñas anónimas para la prensa burguesa,
a fin de destruir la «conspiración del silencio» con el que
la ciencia económica oficial y la prensa burguesa
acogieron el genial trabajo de Marx. En dichas reseñas,
Engels critica el libro, como si dijéramos, «desde un punto
de vista burgués», para obligar con ayuda de este «recurso
militar», según expresión de Marx, a los economistas
burgueses a hablar del libro.
Demokratisches
Wochenblatt
(«Hebdomadario
democrático») era un periódico obrero alemán que se
publicó de enero de 1868 a septiembre de 1869 en Leipzig
bajo la redacción de G. Liebknecht. El periódico
desempeñó un papel considerable en la creación del
Partido Socialdemócrata Obrero de Alemania. En el
Congreso de Eisenach de 1869, fue proclamado órgano
central del partido y pasó a denominarse Volksstaat.
Colaboraban en él Marx y Engels.
da el nombre de capital, y que este capital, gracias a
los recursos auxiliares que encierra, eleva cien y mil
veces la capacidad productiva del trabajo vivo, en
gracia a lo cual exige una cierta remuneración, que se
conoce con el nombre de beneficio o ganancia.
Todos sabemos que lo que sucede en realidad es que,
mientras las ganancias del trabajo muerto,
acumulado, crecen en proporciones cada vez más
asombrosas y los capitales de los capitalistas se
hacen cada día más gigantescos, el salario del trabajo
vivo se reduce cada vez más, y la masa de los
obreros, que viven exclusivamente de un salario, se
hace cada vez más numerosa y más pobre. ¿Cómo se
resuelve esta contradicción? ¿Cómo es posible que el
capitalista obtenga una ganancia, si al obrero se le
retribuye el valor íntegro del trabajo que incorpora a
su producto? Como el cambio supone siempre
valores iguales, parece que tiene necesariamente que
suceder así. Mas, por otra parte, ¿cómo pueden
cambiarse valores iguales, y cómo puede retribuírsele
al obrero el valor íntegro de su producto, si, como
muchos economistas reconocen, este producto se
distribuye entre él y el capitalista? Ante esta
contradicción, la Economía al uso se queda perpleja
y no sabe más que escribir o balbucir unas cuantas
frases confusas, que no dicen nada. Tampoco los
críticos socialistas de la Economía política, anteriores
a nuestra época, pasaron de poner de manifiesto la
contradicción; ninguno logró resolverla, hasta que
Marx, por fin, analizó el proceso de formación de la
ganancia, remontándose a su verdadera fuente y
poniendo en claro, con ello, todo el problema.
En su investigación del capital, Marx parte del
hecho sencillo y notorio de que los capitalistas
valorizan su capital por medio del cambio,
comprando mercancías con su dinero para venderlas
después por más de lo que les han costado. Por
ejemplo, un capitalista compra algodón por valor de
1.000 táleros y lo revende por 1.100, «ganando», por
tanto, 100 táleros. Este superávit de 100 táleros, que
viene a incrementar el capital primitivo, es lo que
Marx llama plusvalía. ¿De dónde nace esta
plusvalía? Los economistas parten del supuesto de
que sólo se cambian valores iguales, y esto, en el
campo de la teoría abstracta, es exacto. Por tanto, la
Reseña del primer tomo de el capital de Carlos Marx para el Demokratisches Wochenblatt
operación consistente en comprar algodón y en
volverlo a vender, no puede engendrar una plusvalía,
como no puede engendrarla el hecho de cambiar un
tálero por treinta silbergroschen o el de volver a
cambiar las monedas fraccionarias por el tálero de
plata. Después de realizar esta operación, el poseedor
del tálero no es más rico ni más pobre que antes. Mas
la plusvalía no puede brotar tampoco del hecho de
que los vendedores coloquen sus mercancías por más
de lo que valen o de que los compradores las
obtengan por debajo de su valor, porque los qué
ahora son compradores son luego vendedores, y, por
tanto, lo que ganan en un caso lo pierden en el otro.
Ni puede provenir tampoco de que los compradores y
vendedores se engañen los unos a los otros, pues eso
no crearía ningún valor nuevo o plusvalía, sino que
haría cambiar únicamente la distribución del capital
existente entre los capitalistas. Y no obstante, a pesar
de comprar y vender las mercancías por lo que valen,
el capitalista saca de ellas más valor del que ha
invertido. ¿Cómo se explica esto?
Bajo el régimen social vigente, el capitalista
encuentra en el mercado una mercancía que posee la
peregrina cualidad de que, al consumirse, engendra
nuevo valor, crea un nuevo valor: esta mercancía es
la fuerza de trabajo.
¿Cuál es el valor de la fuerza de trabajo? El valor
de toda mercancía se mide por el trabajo necesario
para producirla. La fuerza de trabajo existe bajo la
forma del obrero vivo, quien para vivir y mantener
además a su familia que garantice la persistencia de
la fuerza de trabajo aun después de su muerte,
necesita una determinada cantidad de medios de vida.
El tiempo de trabajo necesario para producir estos
medios de vida representa, por tanto, el valor de la
fuerza dé trabajo. El capitalista se lo paga
semanalmente al obrero y le compra con ello el uso
de su trabajo durante una semana. Hasta aquí,
esperamos que los señores economistas estarán,
sobre poco más o menos, de acuerdo con nosotros, en
lo que al valor de la fuerza de trabajo se refiere.
El capitalista pone a su obrero a trabajar. El
obrero le suministra al cabo de determinado tiempo
la cantidad de trabajo representada por su salario
semanal. Supongamos que el salario semanal de un
obrero equivale a tres días de trabajo; si el obrero
comienza a trabajar el lunes, el miércoles por la
noche habrá reintegrado al capitalista el valor
íntegro de su salario. Pero, ¿es que deja de trabajar
una vez conseguido esto? Nada de eso. El capitalista
le ha comprado el trabajo de una semana; por tanto,
el obrero tiene que seguir trabajando los tres días que
faltan para ésta. Este plustrabajo del obrero, después
de cubrir el tiempo necesario para rembolsar al
patrono su salario, es la fuente de la plusvalía, de la
ganancia, del incremento progresivo del capital.
Y no se diga que eso de que el obrero rescata en
tres días, trabajando, el salario que percibe, y que
85
durante los tres días restantes trabaja para el
capitalista, es una suposición arbitraria. Por el
momento, nos tiene absolutamente sin cuidado, y es
cosa que depende de las circunstancias, el que para
reponer el salario necesite realmente tres días, o dos,
o cuatro; lo importante es que, además del trabajo
pagado, el capitalista le saca al obrero trabajo que no
le retribuye. Y esto no es ninguna suposición
arbitraria, ya que el día en que el capitalista, a la
larga, sólo sacase del obrero el trabajo que le
remunera mediante el salario, cerraría la fábrica, pues
toda su ganancia se iría a pique.
He aquí la solución de todas aquellas
contradicciones. El nacimiento de la plusvalía (de la
que una parte importante constituye la ganancia del
capitalista) es, ahora, completamente claro y natural.
Al obrero se le paga, ciertamente, el valor de la
fuerza de trabajo. Lo que ocurre es que este valor es
bastante inferior al que el capitalista logra sacar de
ella, y la diferencia, o sea el trabajo no retribuido, es
lo que constituye precisamente la parte del
capitalista, o mejor dicho, de la clase capitalista.
Pues, hasta la ganancia que en nuestro ejemplo de
más arriba obtenía el comerciante algodonero al
vender
el
algodón,
tiene
que
provenir
necesariamente, si la mercancía no sube de precio,
del trabajo no retribuido. El comerciante tiene que
vender su mercancía a un fabricante de tejidos de
algodón, quien puede sacar del artículo que fabrica,
además de aquellos 100 táleros, un beneficio para sí,
compartiendo, por tanto, con el comerciante el
trabajo no retribuido que se embolsa. De este trabajo
no retribuido viven en general todos los miembros
ociosos de la sociedad. De él salen los impuestos que
cobran el Estado y el municipio, en la parte que
grava a la clase capitalista, la renta del suelo abonada
a los terratenientes, etc. Sobre él descansa todo el
orden social existente.
Sería necio, sin embargo, creer que el trabajo no
retribuido sólo ha surgido bajo las condiciones
actuales, en que la producción corre a cargo de
capitalistas de una parte y de obreros asalariados de
otra parte. Nada más lejos de la verdad. La clase
oprimida se ha visto forzada a rendir trabajo no
retribuido en todas las épocas de la historia. Durante
los largos siglos en que la esclavitud era la forma
dominante de organización del trabajo, los esclavos
veíanse obligados a trabajar mucho más de lo que se
les pagaba en forma de medios de vida. Bajo la
dominación de la servidumbre de la gleba y hasta la
abolición de la prestación personal campesina,
ocurría lo mismo; aquí, incluso adquiría forma
tangible la diferencia entre el tiempo durante el cual
el campesino trabajaba para su propio sustento y el
plustrabajo que rendía para el señor feudal,
precisamente porque éste lo ejecutaba en otro sitio
que aquél. Hoy, la forma ha cambiado, pero el fondo
sigue siendo el mismo, y mientras «una parte de la
86
sociedad posea el monopolio de los medios de
producción, el obrero, sea libre o no libre, no tendrá
más remedio que añadir al tiempo durante el cual
trabaja para su propio sustento un tiempo de trabajo
adicional para producir los medios de vida destinados
a los poseedores de los instrumentos de producción»
(Marx, pág. 202)196.
II
Veíamos en nuestro artículo anterior que todo
obrero enrolado por el capitalista ejecuta un doble
trabajo: durante una parte del tiempo que trabaja,
repone el salario que el capitalista le adelanta, y esta
parte del trabajo es lo que Marx llama trabajo
necesario. Pero luego, tiene que seguir trabajando y
producir la plusvalía para el capitalista, una parte
importante de la cual representa la ganancia. Esta
parte de trabajo recibe el nombre de plustrabajo.
Supongamos que el obrero trabaja durante tres
días de la semana para reponer su salario y tres días
para crearle plusvalía al capitalista. Expresado en
otros términos, esto vale tanto como decir que, si la
jornada es de doce horas, trabaja seis horas por su
salario y otras seis para la producción de plusvalía.
De una semana sólo pueden sacarse seis días o siete,
a lo sumo, incluyendo el domingo; en cambio, a cada
día se le pueden arrancar seis, ocho, diez, doce,
quince horas, de trabajo, y aún más. El obrero vende
al capitalista, por el jornal, una jornada de trabajo.
Pero ¿qué es una jornada de trabajo? ¿Ocho horas, o
dieciocho?
Al capitalista le interesa que la jornada de trabajo
sea lo más larga posible. Cuanto más larga sea,
mayor plusvalía rendirá. Al obrero le dice su certero
instinto que cada hora más que trabaja, después de
reponer el salario, es una hora que se le sustrae
ilegítimamente, y sufre en su propia pelleja las
consecuencias del exceso de trabajo. El capitalista
lucha por su ganancia, el obrero por su salud, por un
par de horas de descanso al día, para poder hacer
algo más que trabajar, comer y dormir, para poder
actuar también en otros aspectos como hombre.
Diremos de pasada que no depende de la buena
voluntad de cada capitalista en particular luchar o no
por sus intereses, pues la competencia obliga hasta a
los más filantrópicos a seguir las huellas de los
demás, haciendo a sus obreros trabajar el mismo
tiempo que trabajan los otros.
La lucha por conseguir que se fije la jornada de
trabajo dura desde que aparecen en la escena de la
historia los obreros libres hasta nuestros días. En
distintas industrias rigen distintas jornadas
tradicionales de trabajo, pero, en la práctica, son muy
contados los casos en que se respeta la tradición.
Sólo puede decirse que existe verdadera jornada
196
Véase C. Marx y F. Engels, Obras, 2 ed, en ruso, t. 23,
pág. 246. (N. de la Edit.)
C. Marx y F. Engels
normal de trabajo allí donde la ley fija esta jornada y
se encarga de velar por su aplicación. Hasta hoy,
puede afirmarse que esto sólo acontece en los
distritos fabriles de Inglaterra. En las fábricas
inglesas rige la Jornada de diez horas (o sea, diez
horas y media durante cinco días y siete horas y
media los sábados) para todas las mujeres y los
chicos de trece a dieciocho años; y como los hombres
no pueden trabajar sin la cooperación de aquellos
elementos, de hecho también ellos disfrutan la
jornada de diez horas. Los obreros fabriles de
Inglaterra arrancaron esta ley a fuerza de años y años
de perseverancia en la más tenaz y obstinada lucha
contra los fabricantes, mediante la libertad de prensa
y el derecho de reunión y asociación y explotando
también hábilmente las disensiones en el seno de la
propia clase gobernante. Esta ley se ha convertido en
el paladión de los obreros ingleses, ha ido
aplicándose poco a poco a todas las grandes ramas
industriales, y el año pasado se hizo extensiva a casi
todas las industrias, por lo menos a todas aquellas en
que trabajan mujeres y niños. Acerca de la historia de
esta reglamentación legal de la jornada de trabajo en
Inglaterra, contiénense datos abundantísimos en la
obra que estamos comentando. En el próximo
Reichstag del orte de Alemania se deliberará
también acerca de una ordenanza industrial, y, por
tanto, se pondrá a debate la reglamentación del
trabajo fabril. Esperamos que ninguno de los
diputados elegidos por los obreros alemanes
intervendrá en la discusión de esta ley sin antes
familiarizarse bien con el libro de Marx. Aquí se
podrá lograr mucho. Las disensiones que existen en
el seno de las clases dominantes son más propicias
para los obreros que lo han sido nunca en Inglaterra,
porque el sufragio universal obliga a las clases
dominantes a captarse las simpatías de los obreros.
En estas condiciones, cuatro o cinco representantes
del proletariado, si saben aprovecharse de su
situación, y sobre todo si saben de qué se trata, cosa
que no saben los burgueses, pueden constituir una
fuerza. El libro de Marx pone en sus manos,
perfectamente dispuestos, todos los datos necesarios.
Pasaremos por alto una serie de excelentes
investigaciones, de carácter más bien teórico, y nos
detendremos tan sólo en el capítulo final de la obra,
que trata de la acumulación del capital. En este
capítulo se pone primero de manifiesto que el método
capitalista de producción, es decir, el método de
producción que presupone la existencia de
capitalistas, por una parte, y de obreros asalariados,
por otra, no sólo le reproduce al capitalista
constantemente su capital, sino que reproduce,
incesantemente, la pobreza del obrero, velando, por
tanto, por que existan siempre, de un lado,
capitalistas que concentran en sus manos la
propiedad de todos los medios de vida, materias
primas e instrumentos de producción, y, de otro lado,
Reseña del primer tomo de el capital de Carlos Marx para el Demokratisches Wochenblatt
la gran masa de obreros obligados a vender a estos
capitalistas su fuerza de trabajo por una cantidad de
medios de vida que, en el mejor de los casos, sólo
alcanza para sostenerlos en condiciones de trabajar y
de criar una nueva generación de proletarios aptos
para el trabajo. Pero el capital no se limita a
reproducirse, sino que aumenta y crece
incesantemente, con lo cual aumenta y crece también
su poder sobre la clase de los obreros desposeídos de
toda propiedad. Y, del mismo modo que el capital se
reproduce a sí mismo en proporciones cada vez
mayores, el moderno modo capitalista de producción
reproduce igualmente, en proporciones que van
siempre en aumento, en número creciente sin cesar la
clase de los obreros desposeídos. «La acumulación
del capital reproduce la relación del capital en una
escala mayor: a más capitalistas o a mayores
capitalistas en un polo, en el otro polo más obreros
asalariados... La acumulación del capital significa,
por tanto, el crecimiento del proletariado» (pág.
600)197. Pero, como los progresos de la maquinaria,
el cultivo perfeccionado de la tierra, etc., hacen que
cada vez se necesiten menos obreros para producir la
misma cantidad de artículos, y como este
perfeccionamiento, es decir, esta creación de obreros
sobrantes, aumenta con mayor rapidez que el propio
capital creciente, ¿qué se hace de este número, cada
vez mayor, de obreros superfluos? Forman un
ejército industrial de reserva, al que en las épocas
malas o medianas se le paga menos de lo que vale su
trabajo, que trabaja sólo de vez en cuando o se queda
a merced de la beneficencia pública, pero que es
indispensable para la clase capitalista en las épocas
de gran actividad, como ocurre actualmente, a todas
luces, en Inglaterra, y que en todo caso sirve para
vencer la resistencia de los obreros ocupados
normalmente y para mantener bajos sus salarios.
«Cuanto mayor es la riqueza social... tanto mayor es
la superpoblación relativa, es decir, el ejército
industrial de reserva. Y cuanto mayor es este ejército
de reserva, en relación con el ejército obrero activo
(o sea, con los obreros ocupados normalmente), tanto
mayor es la masa de superpoblación consolidada
(permanente), es decir, las capas obreras cuya
miseria está en razón inversa a sus tormentos de
trabajo198. Finalmente, cuanto más extenso es en la
clase obrera el sector de la pobreza y el ejército
industrial de reserva, tanto mayor es también el
pauperismo oficial. Tal es la ley absoluta, general,
de la acumulación capitalista» (pág. 631)199.
He ahí, puestas de manifiesto con todo rigor
científico -los economistas oficiales se guardan
197
Véase C. Marx y F. Engels. Obras, 2 ed. en ruso, t. 23,
págs. 627- 628. (N. de la Edit.)
198
En la traducción autorizada del I tomo de El Capital al
francés Marx puntualiza esta tesis. (N. de la Edit.)
199
Véase C. Marx y F. Engels. Obras, 2 ed. en ruso, t. 23,
pág. 659. (N. de la Edit.)
87
mucho de intentar siquiera refutarlas- algunas de las
leyes fundamentales del moderno sistema social
capitalista. Pero, ¿queda dicho todo, con esto? No, ni
mucho menos. Con la misma nitidez con que destaca
los lados negativos de la producción capitalista, Marx
pone de relieve que esta forma social era necesaria
para desarrollar las fuerzas productivas sociales hasta
un nivel que haga posible un desarrollo igual y digno
del ser humano para todos los miembros de la
sociedad. Todas las formas sociales anteriores eran
demasiado pobres para esto. Sólo la producción
capitalista crea las riquezas y las fuerzas productivas
necesarias para ello, pero crea también, al mismo
tiempo, con las masas de obreros oprimidos, una
clase social obligada más y más a tomar en sus
manos estas riquezas y fuerzas productivas, para
conseguir que sean aprovechadas en beneficio de
toda la sociedad y no, como hoy, en el de una clase
monopolista.
Escrito por F. Engels entre el 2 y el 13 de marzo
de 1868. Publicado en el Demokratisches
Wochenblatt, núms. 12, 13 el 21 y 28 de marzo de
1868. Se publica de acuerdo con el texto del
periódico. Traducido del alemán.
DEL PROLOGO AL SEGU#DO TOMO DE EL CAPITAL DE MARX
F. Engels
...¿Qué es lo que Marx ha dicho de nuevo acerca
de la plusvalía? ¿Cómo se explica que la teoría de la
plusvalía de Marx haya caído como un rayo de un
cielo sereno, y además en todos los países
civilizados, mientras que las teorías de todos sus
predecesores socialistas, incluyendo las de
Rodbertus, se han esfumado sin resultado alguno?
La historia de la química nos puede aclarar esto, a
la luz de un ejemplo.
Todavía a fines del siglo pasado imperaba, como
es sabido, la teoría flogística, según la cual la esencia
de toda combustión residía en que del cuerpo que se
quemaba se desprendía otro cuerpo hipotético, un
combustible absoluto, al que se daba el nombre de
flogisto. Esta teoría bastaba para explicar la mayoría
de los fenómenos químicos conocidos por entonces,
aunque violentando un poco la cosa en ciertos casos.
Ahora bien, en 1774, Priestley descubrió una clase de
aire que encontraba «tan puro y tan libre de flogisto,
que, comparado con él, el aire corriente parecía estar
ya corrompido», y le dio el nombre de aire
desflogistizado. Poco después, Scheele descubría en
Suecia la misma clase de aire demostrando su
existencia en la atmósfera. Encontró, además, que
desaparecía al quemar en él o en el aire corriente un
cuerpo, razón por la cual lo denominó aire ígneo
[Feuerluft].
«De estos resultados sacó luego la conclusión de
que la combinación que se forma al asociar el
flogisto con una de las partes integrantes del aire» (es
decir, en la combustión), «no es sino fuego o calor,
que huye a través del cristal»200.
Tanto Priestley como Scheele habían descubierto
el oxígeno, pero no sabían lo que habían descubierto.
«Seguían prisioneros de las categorías» flogísticas,
«tal y como se las habían encontrado». En sus
manos, el elemento que estaba llamado a echar por
tierra toda la concepción flogística y a revolucionar
la química, venía condenado a la esterilidad. Pero
Priestley comunicó, poco después, su descubrimiento
a Lavoisier, en París, y Lavoisier se puso a investigar
200
Roscoe und Schorlemmer: Ausführliche Lehrbuch der
Chemie
(«Tratado
completo
de
Químicas»),
Braunschweig, 1877, I, S. 13. 18.
a la luz de este nuevo hecho toda la química
flogística y descubrió, entonces, que la nueva clase
de aire era un nuevo elemento químico y que durante
la combustión no salía del cuerpo que ardía el
misterioso flogisto, sino que este nuevo elemento se
combinaba con el cuerpo, y así fue cómo enderezó
toda la química, que bajo su forma flogística estaba
vuelta del revés. Y aun cuando Lavoisier no hubiese
descubierto el oxígeno, como más tarde afirmó él, al
mismo
tiempo
que
los
otros
dos
e
independientemente de ellos, es, no obstante, el
verdadero descubridor del oxígeno respecto a los
otros, que no habían hecho más que descubrirlo, sin
sospechar siquiera qué habían descrito.
Lo que Lavoisier es respecto a Priestley y a
Scheele, lo es Marx respecto a sus predecesores en la
teoría de la plusvalía. La existencia de esta parte del
valor del producto al que hoy llamamos plusvalía,
fue señalada mucho antes de Marx; asimismo se dijo,
con mayor o menor claridad, en qué consistía, a
saber: en el producto del trabajo por el cual quien se
lo apropia no paga ningún equivalente. Pero no se
pasaba de aquí. Los unos -los economistas burgueses
clásicos- investigaban, a lo sumo, la proporción
cuantitativa en que el producto del trabajo se
distribuye entre el obrero y el poseedor de los medios
de producción. Los otros -los socialistasencontraban esta distribución injusta y buscaban
medios utópicos para acabar con la injusticia. Unos y
otros seguían prisioneros de las categorías
económicas, tal y como las habían encontrado.
En esto, apareció Marx. Y apareció en oposición
directa a todos sus predecesores. Donde éstos habían
visto una solución, él veía un problema. Marx vio
que lo que aquí había no era ni aire desflogistizado,
ni aire ígneo, sino oxígeno; vio que aquí no se trataba
ni de limitarse a registrar un hecho económico, ni del
conflicto de este hecho con la eterna justicia y la
verdadera moral, sino de un hecho que estaba
llamado a revolucionar toda la Economía y que daba
-a quien supiera manejarla- la clave para entender
toda la producción capitalista. A la luz de este hecho,
investigó Marx todas las categorías con que se había
encontrado, como Lavoisier hizo, a la luz del
oxígeno, con las categorías de la química flogística
con las que se encontró. Para saber qué era la
Del prologo al segundo tomo de El Capital de Marx
plusvalía, tenía que saber qué era el valor. Había que
someter a crítica sobre todo la propia teoría del valor
de Ricardo. Marx investigó, pues, el trabajo en
cuanto fuente del valor y señaló, por vez primera,
qué trabajo, por qué y cómo creaba valor, y cómo el
valor no era, en general, más que trabajo cristalizado
de esta clase, punto este que Rodbertus no llegó a
entender hasta el fin de sus días. Marx investigó
luego la relación entre la mercancía y el dinero y
puso de manifiesto cómo y por qué, en virtud de la
cualidad de valor inherente a ella, la mercancía y el
cambio de mercancías tenían que engendrar la
antítesis de mercancía y dinero; su teoría del dinero,
basada en esto, es la primera teoría completa del
dinero, aceptada hoy, tácitamente, con carácter
general. Investigó la transformación del dinero en
capital y demostró que descansaba en la compra y
venta de la fuerza de trabajo. Y, poniendo fuerza de
trabajo, o sea, la cualidad creadora del valor, donde
antes se decía trabajo, resolvió, de un golpe, una de
las dificultades contra las que se había estrellado la
escuela de Ricardo: la imposibilidad de armonizar el
intercambio del trabajo y el capital con la ley
ricardiana de la determinación del valor por el
trabajo. Y, sólo al establecer la división del capital en
constante y variable, consiguió exponer hasta en sus
más mínimos detalles la verdadera trayectoria del
proceso de creación de la plusvalía, explicándolo con
ello, cosa que ninguno de sus predecesores había
conseguido; registró, por tanto, una distinción dentro
del propio capital con la que los economistas
burgueses, lo mismo que Rodbertus, no habían
sabido qué hacer y que, sin embargo, da la clave para
resolver los problemas económicos más complicados,
de lo cual tenemos la prueba evidentísima, una vez
más, en este libro II, y mejor aún, como se verá, en el
libro III. Luego, siguió investigando la misma
plusvalía y descubrió sus dos formas: plusvalía
absoluta y relativa, poniendo de manifiesto los
papeles distintos, aunque decisivos en ambos casos,
que han desempeñado en el desarrollo histórico de la
producción capitalista. Y sobre la base de la
plusvalía, desarrolló la primera teoría racional del
salario que poseemos y trazó, por vez primera, los
rasgos fundamentales para una historia de la
acumulación capitalista y una exposición de su
tendencia histórica.
Escrito por F. Engels el 5 de mayo de 1885.
Publicado por vez primera en el libro: K. Marx. Das
Kapital: Krittik der politischen Oekonomie. Zweiter
Band. Herausgegeben von Friedrich Engels.
Hamburg, 1885. Se publica de acuerdo con el texto
del libro. Traducido del alemán.
89
ME#SAJE A LA U#IÓ# OBRERA #ACIO#AL DE LOS ESTADOS U#IDOS
C. Marx
Camaradas obreros: 201
En el programa inaugural de nuestra Asociación
hemos declarado: «No ha sido la prudencia de las
clases dominantes, sino la heroica resistencia de la
clase obrera de Inglaterra a la criminal locura de
aquéllas la que ha evitado a la Europa Occidental el
verse precipitada a una cruzada infame para
perpetuar y propagar la esclavitud allende el océano
Atlántico. Ahora ha llegado el turno de ustedes de
impedir una guerra, en consecuencia de la cual el
creciente movimiento obrero de ambos lados del
Atlántico volvería por un período indeterminado a
niveles ya superados.
Seguramente huelga decirles que existen
potencias europeas ansiosas por arrastrar a los
Estados Unidos a la guerra contra Inglaterra. Un
simple vistazo a los datos de la estadística comercial
nos muestra que la exportación rusa de materias
primas -y Rusia no tiene otra cosa que exportar- se
había replegado rápidamente ante la competencia
norteamericana hasta que la guerra civil202 no cambió
201
El Mensaje del Consejo General a la Unión Obrera
Nacional de los Estados Unidos fue escrito por Marx y
leído por él en la reunión del Consejo General del 11 de
mayo con motivo del peligro de guerra entre Inglaterra y
los Estados Unidos en la primavera de 1869.
La Unión Obrera acional fue fundada en los EE.UU. en
agosto de 1866, en el Congreso de Baltimore; tomó parte
activa en la creación de la Unión W. Sylvis, destacado
militante del movimiento obrero norteamericano. Desde
sus primeros días, la Unión apoyó a la Asociación
Internacional de los Trabajadores y se propuso adherirse
en 1870 a la misma. Sin embargo, no llegó a cumplir su
propósito. La dirección de la Unión se dejó llevar pronto
por los proyectos utópicos de reforma monetaria, a fin de
acabar con el sistema bancario y asegurar un crédito barato
por el Estado. En 1870-1871 se apartaron de la Unión las
tradeuniones, y en 1872, la Unión dejó prácticamente de
existir. Pese a todos sus aspectos débiles, la Unión Obrera
Nacional desempeñó un valioso papel en el despliegue de
la lucha en los EE.UU. por una política obrera
independiente, por la solidaridad de los obreros negros y
blancos, por la jornada de trabajo de 8 horas y por los
derechos de la mujer obrera.
202
La guerra civil de orteamérica (1861-1865) se libró
entre los Estados industriales del Norte y los sublevados
Estados esclavistas del Sur. La clase obrera de Inglaterra
se opuso a la política de la burguesía nacional, que
bruscamente la situación. Transformar los arados
americanos en espadas significaría precisamente
ahora salvar de la inminente bancarrota a esta
despótica potencia, a la que vuestros sabios estadistas
republicanos han elegido como consejero
confidencial. No obstante, independientemente de los
intereses particulares de uno u otro Gobierno, ¿acaso
no responde a los intereses comunes de nuestros
opresores el convertir nuestra colaboración
internacional, cada vez más poderosa, en una guerra
intestina?
En el mensaje de saludo al Sr. Lincoln con motivo
de su reelección a la presidencia hemos expresado
nuestro convencimiento de que la guerra civil de
América tendría una significación tan grande para el
progreso de la clase obrera como la que tuvo para el
progreso de la burguesía la guerra de la
Independencia americana203. En efecto, el final
victorioso de la guerra contra el esclavismo ha
inaugurado una nueva época en la historia de la clase
obrera. Precisamente en ese período surge en los
Estados Unidos el movimiento obrero independiente,
al que miran con odio los viejos partidos de su país y
sus politicastros profesionales. Para que llegue a
fructificar, el movimiento requiere años de paz. Para
destruirlo, se necesita una guerra entre los Estados
Unidos e Inglaterra.
El resultado palpable directo de la guerra civil ha
sido, como es natural, el empeoramiento de la
situación del obrero americano. En los Estados
Unidos, lo mismo que en Europa, el monstruoso
vampiro de la deuda nacional, que se pasa de unos
hombros a otros, se ha descargado finalmente sobre
los de la clase obrera. Los precios de los artículos de
primera necesidad -dice un estadista de su paíssubieron desde 1860 en el 78%, mientras que los
apoyaba a los plantadores esclavistas, e impidió con su
acción la intervención de Inglaterra en esa contienda.
203
La guerra de la Independencia de las colonias
norteamericanas de Inglaterra (1775-1783) contra la
dominación inglesa debió su origen a la aspiración de la
joven nación burguesa norteamericana a la independencia
y a la supresión de los obstáculos que impedían el
desarrollo del capitalismo. Como resultado de la victoria
de los norteamericanos se formó un Estado burgués
independiente: los Estados Unidos de América.
Mensaje a la Unión Obrera Nacional de los Estados Unidos
salarios de los obreros no calificados subieron nada
más que en el 50%, y de los calificados, en el 60 %.
«El pauperismo» -se queja el estadista- «crece
ahora en América con más rapidez que la población».
Además, sobre el fondo de los sufrimientos de la
clase obrera resalta aún más el ostentoso lujo de la
aristocracia financiera, la aristocracia de arribistas204
y otros parásitos engendrados por la guerra. Sin
embargo, con todo y con eso, la guerra civil ha tenido
un resultado positivo: la liberación de los esclavos y
el impulso moral que ha dado a vuestro propio
movimiento de clase. Los resultados de una nueva
guerra, que no se vería justificada ni por la nobleza
de los objetivos ni por la magnitud de la necesidad
social, de una guerra en el espíritu del mundo
antiguo, no serían las cadenas rotas del cautivo, sino
unas cadenas nuevas para el obrero libre. El
inevitable crecimiento de la miseria brindaría en
seguida a los capitalistas de vuestro país, con la
ayuda de la fría espada del ejército permanente, el
pretexto y los medios para distraer a la clase obrera
de sus audaces y justas aspiraciones.
Esta es la razón de que precisamente sobre
vosotros recaiga el glorioso deber de probar al
mundo que, al fin y al cabo, la clase obrera no sale ya
al escenario de la historia como un ejecutor dócil,
sino como fuerza independiente, consciente de su
propia responsabilidad y capaz de imponer la paz allí
donde sus pretendidos amos vocean acerca de la
guerra.
Londres, 12 de mayo de 1869
Escrito por C. Marx. Publicado como octavilla
titulada Address to the ational Labour Union of the
United States, London, 1869. Se publica de acuerdo
con el texto de la octavilla. Traducido del inglés.
204
En el original se dice «shoddy aristocrats»; «shoddy»
son los entrepeines de algodón, absolutamente
inutilizables y sin el menor valor hasta que se halló un
medio de tratamiento y aprovechamiento de los mismos.
En América se calificaba de «shoddy aristocrats» a los
que se habían enriquecido rápidamente merced a la guerra.
91
PREFACIO A LA GUERRA CAMPESI#A E# ALEMA#IA
F. Engels
Prefacio a la segunda edición de 1870
La presente obra fue escrita en Londres, en el
verano de 1850, bajo la impresión directa de la
contrarrevolución que acababa de consumarse;
apareció en los números 5 y 6 de la eue Rheinische
Zeitung. Politisch-ökonomische Revue205 dirigida por
Carlos Marx, Hamburgo, 1850. Mis amigos políticos
de Alemania me piden su reedición, y atiendo a su
deseo ya que, con gran sentimiento mío, la obra no
ha perdido aún actualidad.
La obra no pretende dar un material nuevo, fruto
de mis propias investigaciones. Por el contrario, todo
el material que se refiere a las insurrecciones
campesinas y a Tomás Münzer ha sido tomado de
Zimmermann206. A pesar de sus lagunas, el libro de
este autor constituye la mejor recopilación de datos
aparecida hasta la fecha. Además, el viejo
Zimmermann trata la materia con mucho cariño. El
mismo instinto revolucionario que le obliga a lo largo
de todo el libro a erigirse en campeón de las clases
oprimidas, le convierte más tarde en uno de los
mejores representantes de la extrema izquierda207 en
Francfort.
205
eue Rheinische Zeitung: Politisch-ökonomische Revue
(«Nueva Gaceta del Rin. Revista de política y economía»),
órgano teórico de la Liga de los Comunistas, fundado por
Marx y Engels. Se publicó de diciembre de 1849 a
noviembre de 1850. Vieron la luz seis números de la
revista.
206
El libro de Zimmermann Allgemeine Geschichte des
grossen Bauernkrieges («Historia general de la gran
guerra campesina») se publicó en Stuttgart en 1841-1843,
en tres partes.
207
Trátase del ala izquierda extrema, de la Asamblea
Nacional de Alemania que se reunía en Francfort del
Meno durante la revolución de 1848-1849; representaba
preferentemente los intereses de la pequeña burguesía,
pero contaba con el apoyo de una parte de los obreros
alemanes. La misión principal de la Asamblea era acabar
con el fraccionamiento político del país y elaborar una
constitución para toda Alemania. Pero, en virtud de la
pusilanimidad y las vacilaciones de la mayoría liberal, la
Asamblea no se atrevió a tomar en sus manos el poder
supremo del país y no supo adoptar una actitud resuelta en
los problemas fundamentales de la revolución alemana. El
30 de mayo de 1849, la Asamblea tuvo que trasladar su
sede a Stuttgart. El 18 de junio de 1849 fue disuelta por las
tropas.
Y a pesar de que a la exposición que nos ofrece
Zimmermann le falta cohesión interna; de que no
logra presentarnos las cuestiones religiosas y
políticas que se debatían en aquella época como un
reflejo de la lucha de clases del momento; de que no
ve en esa lucha de clases más que opresores y
oprimidos, malos y buenos, con el triunfo final de los
malos; de que su comprensión de las relaciones
sociales que determinan el origen y el desenlace de la
lucha es muy incompleta, todo esto no son más que
defectos propios de la época en que apareció el libro.
Por el contrario, en medio de las obras históricas
idealistas alemanas de aquellos tiempos, el libro
constituye una excepción digna de elogio y está
escrito de un modo muy realista.
En mi exposición, en la que me limito a describir
a grandes rasgos el curso histórico de la lucha, trato
de explicar el origen de la guerra campesina, la
posición ocupada por los diferentes partidos que
intervenían en ella, las teorías políticas y religiosas
con que estos partidos procuraban explicarse ellos
mismos su posición y, por último, el propio
desenlace de la lucha como una consecuencia
necesaria de las condiciones históricas de la vida
social de estas clases en aquella época. En otros
términos, trato de demostrar que el régimen político
de Alemania de aquellos tiempos, las sublevaciones
contra este régimen y las teorías políticas y religiosas
de la época no eran la causa, sino la consecuencia del
grado de desarrollo en que se encontraban entonces
en Alemania la agricultura, la industria, las vías de
comunicación terrestres, fluviales y marítimas, el
comercio y la circulación del dinero. Esta concepción
de la Historia -la única concepción materialista- no
ha sido creada por mí, sino que pertenece a Marx y
forma asimismo la base de sus trabajos sobre la
revolución francesa de 1848-1849208, publicados en
la misma revista, y de El dieciocho Brumario de Luis
Bonaparte.
El paralelo entre la revolución alemana de 1525 y
la revolución de 1848-1849 saltaba demasiado a la
vista para que yo pudiese renunciar por completo a
él. Sin embargo, al lado de la semejanza en el curso
general de los acontecimientos, cuando tanto en un
208
C. Marx. Las luchas de clases en Francia (N. de la
Edit.)
Prefacio a la guerra campesina en Alemania
93
caso como en otro el mismo ejército de un príncipe
iba aplastando una tras otra las diversas
insurrecciones locales, ya pesar de la semejanza,
muchas veces cómica, que presenta la conducta
observada en ambos casos por los vecinos de la
ciudad, las diferencias entre ambas revoluciones son
claras y patentes:
«¿Quién se aprovechó de la revolución de 1525?
Los príncipes. ¿Quién se aprovechó de la revolución
de 1848? Los grandes soberanos, Austria y Prusia.
Detrás de los pequeños príncipes de 1525 estaban los
pequeños vecinos de la ciudad, a quienes aquéllos
estaban atados por los impuestos; detrás de los
grandes soberanos de 1850, detrás de Austria y
Prusia está, sometiéndolas rápidamente por medio de
la deuda pública, la gran burguesía moderna. Y
detrás de la gran burguesía está el proletariados»209.
Por desgracia, debo decir que con esta afirmación
hice demasiado honor a la burguesía alemana, la cual
tanto en Austria como en Prusia había tenido la
ocasión de «someter rápidamente» la monarquía «a
través de la deuda pública» pero que nunca ni en
ninguna parte aprovechó esta oportunidad.
A raíz de la guerra de 1866210, Austria cayó como
un regalo en manos de la burguesía. Pero ésta no
sabe dominar, es impotente e incapaz de hacer nada.
Lo único que sabe hacer es vomitar furia contra los
obreros en cuanto éstos se ponen en movimiento. Y
si sigue empuñando el timón del poder, es
únicamente porque los húngaros la necesitan.
¿Y en Prusia? Cierto es que la deuda pública ha
subido vertiginosamente, que el déficit es un
fenómeno crónico, que los gastos del Estado crecen
de año en año, que la burguesía tiene la mayoría en la
dieta, que sin su consentimiento no se pueden elevar
los impuestos ni contratar empréstitos, pero, ¿dónde
está, a pesar de todo, su poder sobre el Estado?
Apenas hace unos cuantos meses, cuando el Estado
se hallaba otra vez en déficit, la posición de la
burguesía era de lo más ventajosa. De haber
mostrado tan sólo un poco de firmeza hubiese podido
lograr grandes concesiones. Pero, ¿qué hizo?
Consideró como una concesión suficiente el que el
Gobierno le permitiese poner a sus pies cerca de
nueve millones, y no por un solo año, sino como
aportación anual para todos los años futuros.
No quiero fustigar a los pobres «nacionalliberales»211 de la dieta más de lo que se merecen. Yo
sé que han sido abandonados por los que están detrás
de ellos, por la masa de la burguesía. Esta masa no
quiere gobernar. Los recuerdos de 1848 están
demasiado frescos en su memoria.
Más adelante diremos por qué la burguesía
alemana manifiesta tanta cobardía.
En otros aspectos, la afirmación que hemos hecho
más arriba se ha confirmado plenamente. Como
vemos, a partir de 1850, los pequeños Estados van
pasando más y más decididamente a segundo plano,
y ya no sirven más que de palancas para las intrigas
prusianas y austriacas. La lucha entre Austria y
Prusia por la hegemonía es cada vez más
encarnizada, y, finalmente, en 1866, llega la solución
violenta, por la que Austria conserva sus propias
provincias. Prusia sojuzga directa o indirectamente
todo el Norte, mientras que los tres Estados
Suroccidentales212 quedan por el momento de puertas
afuera.
En toda esta representación pública, lo único que
tiene importancia para la clase obrera alemana es lo
siguiente:
En primer lugar, que, gracias al sufragio
universal, los obreros obtuvieron la posibilidad de
estar directamente representados en la Asamblea
Legislativa.
En segundo lugar, que Prusia dio un buen ejemplo
al tragarse otras tres coronas213 por la gracia de Dios.
Ni siquiera los nacional-liberales creen ahora que
después de esta operación Prusia conserva aún
aquella inmaculada corona por la gracia de Dios que
se atribuía antes.
En tercer lugar, que en Alemania no existe más
que un adversario serio de la revolución: el Gobierno
prusiano.
Y en cuarto lugar, que los germano-austriacos
deben plantearse y decidir de una vez para siempre
qué es lo que quieren ser: alemanes o austriacos; qué
es lo que prefieren: Alemania o sus apéndices extraalemanes transleitanos. Era evidente desde hacía
tiempo que debían renunciar a una o a los otros, pero
este hecho siempre había sido velado por la
democracia pequeñoburguesa.
Por lo que respecta a las demás cuestiones
importantes en litigio y relacionadas con 1866,
cuestiones discutidas desde entonces hasta la
saciedad entre los «nacional-liberales» y el «Partido
Popular»214, la historia de los años siguientes
209
alemanes bajo la supremacía de Prusia; su política
reflejaba la capitulación de la burguesía liberal alemana
ante Bismarck.
212
Baviera, Baden, Wütemberg. (N. de la Edit.)
213
Hannover, Hessen-Kassel. Nassau. (N. de la Edit.)
214
El Partido Popular Alemán surgió en 1865 y constaba
de elementos democráticos de la pequeña burguesía y, en
parte, de la burguesía, principalmente de los Estados del
Sur de Alemania. El partido se oponía al establecimiento
de la hegemonía de Prusia en Alemania y defendía el plan
F. Engels. La guerra campesina en Alemania. (N. de la
Edit.)
210
Después de la derrota en la guerra austro-prusiana de
1866, al recrudecer la crisis del multinacional Estado de
Austria, las clases gobernantes del país pactaron con los
terratenientes de Hungría y firmaron en 1867 un acuerdo
de formación de la doble monarquía de Austria-Hungría.
211
Los nacional-liberales constituían el partido de la
burguesía alemana fundado en el otoño de 1866. Se
planteaban como objetivo fundamental agrupar los Estados
C. Marx y F. Engels
94
demostró palmariamente que estos puntos de vista
habían combatido entre sí con tanta violencia
únicamente por representar los dos polos opuestos de
una misma mediocridad.
El año 1866 no modificó casi nada las
condiciones sociales de Alemania. Las escasas
reformas burguesas -el sistema único de pesas y
medidas, la libertad de residencia, la libertad de
industria, etc.-, todas ellas limitadas a los marcos
señalados por la burocracia, no llegan aún a lo
alcanzado desde hace tiempo por la burguesía de los
otros países de la Europa Occidental y dejan en pie el
mal principal: el sistema burocrático de
concesiones215. Por lo demás, para el proletariado la
práctica policíaca al uso hizo completamente
ilusorias todas esas leyes sobre la libertad de
residencia, el derecho de ciudadanía, la supresión de
los pasaportes, etc.
Mucha mayor importancia que toda esta
representación pública de 1866 fue la que tuvo el
desarrollo que, a partir de 1848, adquieren en
Alemania la industria, el comercio, los ferrocarriles,
el telégrafo y la navegación transoceánica. Por
mucho que estos éxitos quedasen a la zaga de los
logrados durante ese mismo tiempo por Inglaterra e
incluso por Francia, no tenían, sin embargo,
precedentes en la historia de Alemania, y dieron a
este país en veinte años mucho más de lo que antes le
había dado un siglo entero. Ahora es cuando
Alemania se incorpora resuelta y decididamente al
comercio mundial. Multiplícanse rápidamente los
capitales de los industriales y sube en consonancia la
posición social de la burguesía. El síntoma más
seguro de la prosperidad industrial y la especulación,
florece esplendorosamente y encadena a condes y
duques a su carro triunfal. Ahora, el capital alemán ¡que la tierra le sea leve!- está construyendo
ferrocarriles en Rusia y en Rumania, mientras que
hace tan sólo quince años los ferrocarriles alemanes
tenían que implorar la ayuda de los empresarios
ingleses. ¿Cómo ha podido ocurrir, pues, que la
burguesía no haya conquistado también el poder
político, que su conducta frente al Gobierno sea tan
pusilánime?
La desgracia de la burguesía alemana consiste en
que, siguiendo la costumbre favorita alemana, llega
demasiado tarde. Su florecimiento ha coincidido con
de la llamada «Gran Alemania», en la que debían entrar
tanto Prusia como Austria. Al preconizar la idea del
Estado alemán federal, el partido estaba en contra de la
unificación de Alemania como república democrática
centralizada.
215
A mediados de los años 60 del siglo XIX, en Prusia, se
estableció, para varias ramas de la industria, un sistema de
permisos especiales (concesiones), sin los cuales nadie
podía dedicarse a actividades industriales. Esta legislación
industrial semimedieval suponía una traba para el
desarrollo del capitalismo.
el período en que la burguesía de los otros países de
la Europa Occidental se halla políticamente en
declive. En Inglaterra, la burguesía no ha podido
llevar a su verdadero representante Bright al
Gobierno más que ampliando el derecho electoral,
medida que por sus consecuencias debe poner fin a
toda la dominación burguesa. En Francia, donde la
burguesía como tal, como clase, no pudo dominar
más que dos años bajo la república, 1849 y 1850,
sólo logró prolongar su existencia social cediendo su
dominación política a Luis Bonaparte y al ejército.
Dado el extraordinario desarrollo alcanzado por las
influencias recíprocas de los tres países más
avanzados de Europa, es ya completamente
imposible que la burguesía pueda implantar
cómodamente la dominación política en Alemania
cuando en Inglaterra y en Francia esa dominación ya
ha caducado.
La particularidad que distingue a la burguesía de
todas las demás clases dominantes que la han
precedido consiste precisamente en que en su
desarrollo existe un punto de viraje, tras el cual todo
aumento de sus medios de poder, y por tanto de sus
capitales en primer término, tan sólo contribuye a
hacerla cada vez más incapaz para la dominación
política. «Tras la gran burguesía está el
proletariado». En la medida en que la burguesía
desarrolla su industria, su comercio y sus medios de
comunicación, en la misma medida engendra al
proletariado. Y al llegar a un determinado momento,
que no es el mismo en todas partes ni tampoco es
obligatorio para una determinada fase de desarrollo,
la burguesía comienza a darse cuenta de que su
inseparable acompañante, el proletariado, empieza a
sobrepasarla. Desde ese momento pierde la
capacidad de ejercer la dominación política
exclusiva, y busca en torno suyo aliados, con quienes
comparte su dominación, o a quienes, según las
circunstancias, se la cede por completo.
En Alemania, ese punto de viraje ya había llegado
para la burguesía en 1848. Aunque bien es cierto que
en aquel entonces la burguesía alemana no se asustó
tanto del proletariado alemán como del proletariado
francés. Los combates de junio de 1848216 en París le
enseñaron qué era lo que la esperaba. La agitación
del proletariado alemán era suficiente para
demostrarle que en Alemania habían sido arrojadas
las semillas capaces de dar la misma cosecha. Y a
partir de ese momento quedó embotado el filo de la
acción política de la burguesía alemana. Esta empezó
a buscar aliados y a venderse por cualquier precio; y
de entonces acá no ha avanzado un solo paso.
Todos esos aliados son reaccionarios por su
naturaleza: el poder real, con su ejército y su
216
La insurrección de Junio, heroica insurrección de los
obreros de París el 23-26 de junio de 1848, reprimida con
inaudita crueldad por la burguesía francesa, fue la primera
gran guerra civil entre el proletariado y la burguesía.
Prefacio a la guerra campesina en Alemania
burocracia; la gran nobleza feudal; los junkers
provincianos de medio pelo y, finalmente, los curas.
Con todos ellos pactó y concertó acuerdos la
burguesía con tal de salvar su preciado pellejo, hasta
que, por último, no le quedó ya nada con qué traficar.
Y cuanto más se desarrollaba el proletariado, cuanta
más conciencia adquiría de su condición de clase y
cuanto más actuaba en calidad de tal, más cobarde se
hacía la burguesía. Cuando la estrategia
asombrosamente mala de los prusianos venció en
Sadowa217 a la estrategia asombrosamente aún peor
de los austriacos, difícilmente podría decirse quién
lanzó un suspiro de alivio más grande: el burgués
prusiano, que también había sido derrotado en
Sadowa, o el burgués austriaco.
Nuestros grandes burgueses obran en 1870
exactamente igual como obraron en 1525 los villanos
medios. En lo que atañe a los pequeños burgueses, a
los artesanos y a los tenderos, éstos siguen siendo
siempre los mismos. Esperan poder trepar a las filas
de la gran burguesía y temen ser precipitados a las
del proletariado. Fluctuando entre la esperanza y el
temor, tratarán de salvar su precioso pellejo durante
la lucha, y después de la victoria se adherirán al
vencedor. Tal es su naturaleza.
El desarrollo de la actividad social y política del
proletariado ha marchado a la par con el auge
industrial que siguió a 1848. El papel desempeñado
hoy día por los obreros alemanes en sus sindicatos,
cooperativas, organizaciones y asambleas políticas,
en las elecciones y en el llamado Reichstag,
demuestra perfectamente por sí sola cuál ha sido la
transformación experimentada de un modo
imperceptible por Alemania en estos últimos veinte
años. Es un gran mérito de los obreros alemanes el
haber sido los únicos que han logrado enviar obreros
y representantes de los obreros al parlamento, cosa
que ni los franceses ni los ingleses han logrado hasta
ahora.
Pero tampoco el proletariado ha salido aún de ese
estado que permite establecer un paralelo con 1525.
La clase que depende exclusivamente del salario toda
su vida se halla aún lejos de constituir la mayoría del
pueblo alemán. Por eso, también tiene que buscarse
aliados. Y sólo los puede buscar entre los pequeños
burgueses, el lumpemproletariado de las ciudades,
los pequeños campesinos y los obreros agrícolas.
Ya hemos hablado de los pequeños burgueses.
Son muy poco de fiar, excepto cuando ya ha sido
lograda la victoria. Entonces arman un alboroto
infernal en las tabernas. A pesar de esto, entre ellos
se encuentran excelentes elementos que se unen
espontáneamente a los obreros.
El lumpemproletariado, esa escoria integrada por
los elementos desmoralizados de todas las capas
217
La batalla de Sadowa tuvo lugar el 3 de julio de 1866
en Bohemia y decidió el desenlace de la guerra austroprusiana de 1866, en favor de Prusia.
95
sociales y concentrada principalmente en las grandes
ciudades, es el peor de los aliados posibles. Ese
desecho es absolutamente venal y de lo más molesto.
Cuando los obreros franceses escribían en los muros
de las casas durante cada una de las revoluciones:
«Mort aux voleurs!» ¡Muerte a los ladrones!, y en
efecto fusilaban a más de uno, no lo hacían en un
arrebato de entusiasmo por la propiedad, sino
plenamente conscientes de que ante todo era preciso
desembarazarse de esta banda. Todo líder obrero que
utiliza a elementos del lumpemproletariado para su
guardia personal y que se apoya en ellos, demuestra
con este solo hecho que es un traidor al movimiento.
Los pequeños campesinos -pues los grandes
pertenecen a la burguesía- son de composición
heterogénea.
O bien son campesinos feudales, obligados
todavía a realizar determinadas prestaciones para sus
señores. Después que la burguesía dejó pasar la
oportunidad de liberarles de la servidumbre, como
era su deber, no costará trabajo convencerles de que
sólo pueden esperar la liberación de manos de la
clase obrera.
O bien son arrendatarios. En este caso tenemos
por lo común las mismas relaciones que en Irlanda.
El arriendo es tan elevado que, cuando la cosecha es
mediana, el campesino y su familia apenas pueden
mantenerse, y cuando la cosecha es mala casi se
mueren de hambre, no pueden pagar el arriendo y
quedan, por consiguiente, completamente a merced
del terrateniente. Para esta gente, la burguesía sólo
hace algo cuando se la obliga a ello. ¿De quién, si no
es de los obreros, pueden esperar la salvación?
Quedan los campesinos que cultivan su propio
pedazo de tierra. En la mayoría de los casos están tan
cargados de hipotecas que dependen del usurero
tanto como el arrendatario del terrateniente.
Tampoco a ellos les queda más que un mísero
salario, muy inestable por lo demás, ya que depende
de los altibajos de la cosecha. Menos que nadie
pueden esperar algo de la burguesía, pues son
explotados precisamente por los burgueses, por los
capitalistas usureros. A pesar de ello, las más de las
veces están muy apegados a su propiedad, aunque, en
realidad, ésta no les pertenece a ellos, sino al usurero.
Sin embargo, es preciso convencerles de que sólo
podrán liberarse del prestamista cuando un Gobierno
dependiente del pueblo convierta todas las deudas
hipotecarias en una deuda única al Estado y rebaje
así el tipo del interés. Y esto sólo puede lograrlo la
clase obrera.
En todas partes donde predomina la propiedad
agraria mediana y grande, la clase más numerosa del
campo está integrada por los obreros agrícolas. Tal
es el caso en todo el Norte y en el Este de Alemania,
y en este grupo es donde los obreros industriales de
la ciudad encuentran su aliado más natural y más
numeroso. El terrateniente o gran arrendador se
C. Marx y F. Engels
96
opone al obrero agrícola de la misma manera que el
capitalista se opone al obrero industrial. Las mismas
medidas que ayudan a uno deben ayudar al otro. Los
obreros industriales sólo pueden liberarse
transformando los capitales de la burguesía, es decir,
las materias primas, las máquinas, los instrumentos y
los medios de vida necesarios para la producción en
propiedad social, o sea, en propiedad suya y utilizada
por ellos en común. De la misma manera, los obreros
agrícolas sólo pueden liberarse de su espantosa
miseria si, en primer término, la tierra -su principal
objeto de trabajo- es arrancada a la propiedad privada
de los grandes campesinos y de los aún más grandes
señores feudales y convertida en propiedad social,
cultivada colectivamente por cooperativas de obreros
agrícolas. Y aquí nos llegamos a la célebre
resolución del Congreso de la Internacional,
celebrado en Basilea, que dice que en interés de la
sociedad es preciso convertir la propiedad de la tierra
en propiedad colectiva, en propiedad nacional218.
Esta resolución se refiere principalmente a los países
donde existe la gran propiedad de la tierra, con
grandes explotaciones agrícolas en manos de un solo
amo y atendidas por numerosos obreros asalariados.
Y como en términos generales esta situación sigue
predominando en Alemania, dicha resolución era
particularmente oportuna para Alemania a la vez
que para Inglaterra. El proletariado agrícola, los
jornaleros del campo constituyen la clase que
proporciona más reclutas para los ejércitos de los
monarcas. Es la clase que, gracias al sufragio
universal, envía hoy día al parlamento a la mayoría
de los feudales y de los junkers. Pero, al mismo
tiempo, es la clase que está más cerca de los obreros
industriales de la ciudad, la que comparte con ellos
las mismas condiciones de existencia, la que se
encuentra en una situación de miseria aún mayor que
la de ellos. Esta clase es impotente, pues está
fraccionada y dispersa, pero el Gobierno y la nobleza
conocen tan bien su fuerza latente, que con toda
intención dejan desmoronarse las escuelas para
mantenerla en la ignorancia. La tarea inmediata más
urgente de los obreros alemanes es despertar a esta
clase e incorporarla al movimiento. El día en que la
218
Trátase del Congreso de la Internacional celebrado en
Basilea del 6 al 11 de septiembre de 1869. El 10 de
septiembre se adoptó en él la siguiente resolución sobre la
propiedad de la tierra, propuesta por los partidarios de
Marx:
«1) La sociedad tiene el derecho a suprimir la propiedad
privada sobre la tierra y convertir ésta en propiedad social.
2) Es preciso suprimir la propiedad privada sobre la tierra
y convertir ésta en propiedad social».
En el Congreso fueron igualmente adoptados acuerdos de
unificación de los sindicatos a escala nacional e
internacional, así como varios acuerdos para reforzar la
Internacional en materia de organización y para ampliar
los poderes del Consejo General.
masa de obreros agrícolas aprenda a tener conciencia
de sus propios intereses, ese día será imposible en
Alemania un gobierno reaccionario, ya sea feudal,
burocrático o burgués.
Escrito por Engels cerca del 11 de febrero de
1870. Publicado en la segunda edición de la obra de
F. Engels La guerra campesina en Alemania, editada
en octubre de 1870, en Leipzig. Se publica de
acuerdo con la segunda edición. Traducido del
alemán.
Adición al prefacio a la edición de 1870 para la
tercera edición de 1875
Las líneas que anteceden fueron escritas hace más
de cuatro años, pero siguen conservando hoy día toda
su significación. Lo que era cierto después de
Sadowa219 y de la división de Alemania, se ha
confirmado después de Sedán220 y de la fundación del
Sacro Imperio germánico de la nación prusiana221.
¡Tan pequeños son los cambios que pueden
introducir en el curso del movimiento histórico esas
representaciones públicas de la llamada alta política
que «conmueven al mundo»!
Lo que pueden hacer en cambio es acelerar el
curso de ese movimiento. A este respecto, los
causantes de esos acontecimientos que «conmueven
al mundo» han logrado, a pesar suyo, unos éxitos que
seguramente les resultan muy indeseables, pero que,
quiéranlo o no, tienen que aceptar.
La guerra de 1866 ya había sacudido los
cimientos de la vieja Prusia. Después de 1848 costó
mucho trabajo reducir de nuevo a la vieja disciplina a
los elementos rebeldes industriales -tanto burgueses
como proletarios- de las provincias occidentales; sin
embargo, se logró, y los intereses de los junkers de
las provincias orientales volvieron a ser los
dominantes en el Estado a la par con los intereses del
ejército. En 1866 casi toda la Alemania
Noroccidental era prusiana. Sin hablar ya del
219
La batalla de Sadowa tuvo lugar el 3 de julio de 1866
en Bohemia y decidió el desenlace de la guerra austroprusiana de 1866, en favor de Prusia.
220
El 2 de septiembre de 1870, el ejército francés fue
derrotado en Sedán, quedando prisioneras las tropas, con
el mismo emperador. Del 5 de septiembre de 1870 al 19 de
marzo de 1871, Napoleón III y el mando se hallaban en
Wilhelmshöhe (cerca de Kassel), castillo de los reyes de
Prusia. La catástrofe de Sedán precipitó la caída del
Segundo Imperio y desembocó el 4 de septiembre de 1870
en la proclamación de la república en Francia. Se formó un
Gobierno nuevo, el llamado «Gobierno de la Defensa
Nacional».
221
Al hablar del «Sacro Imperio alemán de la nación
prusiana», Engels parafrasea el nombre del medieval Sacro
Imperio Romano germánico, subrayando que la
unificación de Alemania se produjo bajo la supremacía de
Prusia, acompañada de la prusificación de las tierras
alemanas.
97
Prefacio a la guerra campesina en Alemania
irreparable daño moral que la corona prusiana por la
gracia de Dios había experimentado al tragarse otras
tres coronas por la gracia de Dios222, el centro de
gravedad de la monarquía se había desplazado
sensiblemente hacia el Occidente. Los cinco millones
de renanos y de westfalianos recibieron en un
principio el refuerzo de cuatro millones de alemanes
anexionados directamente y, después, el de seis
millones de alemanes indirectamente anexionados a
través de la Confederación de la Alemania del
Norte223. Y en 1870 se les añadieron, además, ocho
millones de alemanes del Suroeste224, de modo que
en el «nuevo Imperio», a los catorce millones y
medio de viejos prusianos (de las seis provincias del
Este del Elba y entre los que figuran, además, dos
millones de polacos) se oponen unos veinticinco
millones que ya hace tiempo han dejado atrás al
feudalismo viejo-prusiano de los junkers. Así pues,
fueron precisamente las victorias del ejército
prusiano las que desplazaron radicalmente todos los
cimientos del edificio estatal prusiano; la dominación
de los junkers se hizo cada vez más insoportable
hasta para el propio Gobierno. Pero, al mismo
tiempo, el vertiginoso desarrollo de la industria
relegó a segundo plano la lucha entre los junkers y la
burguesía, destacando la lucha entre la burguesía y
los obreros, de suerte que las bases sociales del viejo
Estado sufrieron también desde dentro una
transformación radical. La premisa fundamental de la
monarquía, que se iba descomponiendo lentamente
desde 1840, era la lucha entre la nobleza y la
burguesía, lucha en la que la monarquía mantenía el
equilibrio. Pero desde el momento en que ya no se
trataba de defender a la nobleza del empuje de la
burguesía, sino de defender a todas las clases
poseedoras frente al empuje de la clase obrera, la
vieja monarquía absoluta hubo de transformarse por
completo en monarquía bonapartista, la forma de
Estado especialmente elaborada para ese fin. En otro
lugar (Contribución al problema de la vivienda, 2a
parte, pág. 26 y siguientes) examiné ya este paso de
Prusia al bonapartismo, aunque allí pude dejar sin
destacar un punto que aquí es muy esencial, a saber,
que este paso fue el avance más grande hecho por
Prusia desde 1848, hasta tal punto había quedado a la
zaga del desarrollo moderno. Prusia seguía siendo un
222
Hannover, Hessen-Kassel, Nassau. (N. de la Edit.)
La Confederación de la Alemania del orte,
encabezada por Prusia, comprendía 19 Estados y 3
ciudades libres de Alemania del Norte y Central. Fue
constituida en 1867 a propuesta de Bismarck. La
formación de la Confederación significó una de las etapas
decisivas de la reunificación de Alemania bajo la
hegemonía de Prusia. En enero de 1871, la Confederación
dejó de existir debido a la constitución del Imperio
alemán.
224
Se alude a la inclusión de Bavaria, Baden, Würtemberg
y Hesse-Darmstadt, en 1870, en la Confederación de la
Alemania del Norte.
223
Estado semifeudal, mientras que el bonapartismo es
en todo caso una forma moderna de Estado que
presupone la eliminación del feudalismo. Prusia
debe, pues, decidirse a terminar con sus numerosos
vestigios del feudalismo y a sacrificar a sus junkers
como tales. Todo esto se va haciendo, naturalmente,
de la manera más suave y al compás de la melodía
favorita: Immer langsam voran225. Así ha ocurrido,
por ejemplo, con la célebre ordenanza sobre los
distritos, que suprime los privilegios de cada junker
en sus tierras, pero únicamente para restablecerlos en
forma de privilegios del conjunto de los grandes
terratenientes en el territorio de todo el distrito. La
esencia de la cuestión sigue siendo la misma; lo
único que se hace es traducirla del dialecto feudal al
dialecto burgués. El junker viejo prusiano es
convertido a la fuerza en algo parecido al squire
inglés, y no tiene por qué ofrecer mucha resistencia,
pues ambos son igualmente estúpidos.
De este modo, a Prusia le ha correspondido el
peculiar destino de culminar a fines de este siglo, y
en la forma agradable del bonapartismo, su
revolución burguesa que se inició en 1808-1813 y
que dio un paso de avance en 1848. Y si todo marcha
bien, si el mundo permanece quieto y tranquilo y
nosotros llegamos a viejos, tal vez en 1900 veamos
que el Gobierno prusiano ha acabado realmente con
todas las instituciones feudales y que Prusia ha
alcanzado por fin la situación en que se encontraba
Francia en 1792.
La abolición del feudalismo, expresada de un
modo positivo, significa el establecimiento del
régimen burgués. A medida que desaparecen los
privilegios de la nobleza, la legislación se va
haciendo más burguesa. Y aquí llegamos a la médula
de las relaciones entre la burguesía y el Gobierno. Ya
hemos visto que el Gobierno tiene forzosamente que
introducir estas reformas lentas y mezquinas. Pero
cada una de estas míseras concesiones la presenta a
los ojos de la burguesía como un sacrificio que hace
por ella, como una concesión arrancada a la corona
con gran esfuerzo, y a cambio de la cual los
burgueses deben hacer a su vez concesiones al
Gobierno. Y los burgueses aceptan el engaño, aunque
saben perfectamente de qué se trata. Este es el origen
del acuerdo tácito que preside en Berlín todos los
debates del Reichstag y de la Cámara de Prusia: por
una parte, el Gobierno, a paso de tortuga, reforma las
leyes en interés de la burguesía, elimina las trabas
feudales y los obstáculos creados por el
particularismo de los pequeños Estados, que impiden
el desarrollo de la industria; introduce la unidad de
moneda, de pesas y medidas; establece la libertad de
industria, etc.; implanta la libertad de residencia,
poniendo así a disposición del capital y en forma
ilimitada la mano de obra de Alemania; fomenta el
225
Siempre adelante, sin apresurarse. (N. de la. Edit.)
C. Marx y F. Engels
98
comercio y la especulación; por otra parte, la
burguesía cede al Gobierno todo el poder político
efectivo, aprueba los impuestos, los empréstitos y la
recluta de soldados y ayuda a formular todas las
nuevas leyes de reforma de modo que el viejo poder
policiaco sobre los elementos indeseables conserve
toda su fuerza. La burguesía compra su paulatina
emancipación social al precio de su renuncia
inmediata a un poder político propio. El principal
motivo que hace aceptable para la burguesía
semejante acuerdo no es, naturalmente, su miedo al
Gobierno, sino su miedo al proletariado.
Por lamentable que sea el papel desempeñado por
nuestra burguesía en el campo político, no se puede
negar que en la industria y en el comercio ya ha
empezado a cumplir con su deber. El ascenso de la
industria y del comercio, señalado ya en el prefacio a
la segunda edición, se ha desarrollado desde entonces
con nuevos bríos. Lo ocurrido en este aspecto en la
región industrial renano-westfaliana a partir de 1869
constituye algo realmente insólito para Alemania, y
nos recuerda el florecimiento de los distritos fabriles
ingleses a principios de siglo. Lo mismo ocurrirá en
Sajonia y en la Alta Silesia, en Berlín, en Hannover y
en las ciudades marítimas. Por fin tenemos un
comercio mundial, una verdadera gran industria y
una auténtica burguesía moderna; al mismo tiempo,
también hemos sufrido una verdadera crisis y hemos
obtenido un verdadero y poderoso proletariado.
Para los futuros historiadores, el tronar de los
cañones en Spickeren, Mars-la-Tour226 y Sedán y
todo lo relacionado con esto tendrá mucha menos
importancia para la historia de Alemania de los años
1869-1874 que el desarrollo sin ostentación,
reposado, pero siempre progresivo del proletariado
alemán. En 1870, los obreros alemanes ya tuvieron
que pasar por una dura prueba: la provocación bélica
bonapartista y su consecuencia lógica, el entusiasmo
nacional general en Alemania. Los obreros
socialistas alemanes no se dejaron despistar ni un
solo momento. No manifestaron ni un ápice de
chovinismo nacionalista. Conservaron su sangre fría
en medio del más furioso delirio provocado por las
victorias, y exigieron que se concertase con la
«República Francesa una paz justa y sin anexiones»;
ni siquiera el estado de sitio pudo reducirles al
silencio. Ni el entusiasmo por la gloria militar ni las
chácharas sobre la «magnificencia del Imperio
alemán» hallaron eco entre ellos; su único objetivo
226
El 6 de agosto de 1870, las tropas prusianas derrotaron,
en la batalla de Spickeren (Lorena), a las unidades
francesas. En las publicaciones históricas, esta batalla se
llama también batalla de Forbach.
En la batalla de Mars-la-Tour (llamada también batalla de
Vionville), las tropas alemanas consiguieron el 16 de
agosto de 1870 detener el Ejército francés del Rin, que se
retiraba de la ciudad de Metz, y cortarle así el camino de
repliegue.
era la emancipación de todo el proletariado europeo.
Se puede afirmar con todo fundamento que en ningún
país los obreros han sufrido una prueba tan difícil y
han salido de ella tan airosos.
Al estado de sitio del período bélico siguieron los
procesos por delitos de alta traición, de lesa majestad
y de ofensas a los funcionarios y las persecuciones
policíacas cada vez mayores de los tiempos de paz.
Por lo menos tres o cuatro miembros de la redacción
del Volksstaat227 se hallaban habitualmente al mismo
tiempo en la cárcel; lo mismo les ocurría a los demás
periódicos. Cualquier orador del partido, que fuese
algo conocido, debía comparecer ante los tribunales
por lo menos una vez al año, y casi siempre era
condenado. Llovían los destierros, las confiscaciones
y las disoluciones de asambleas. Pero todo era en
vano. Cada persona detenida o desterrada era
sustituida inmediatamente por otra; por cada
asamblea disuelta se convocaban otras dos; la
firmeza y el estricto cumplimiento de las leyes iban
agotando la arbitrariedad policíaca. Todas las
persecuciones producían un efecto contrario: lejos de
romper o siquiera doblar al partido obrero, no
hicieron más que proporcionarle nuevos afiliados y
fortalecer su organización. En su lucha, lo mismo
contra las autoridades que contra burgueses aislados,
los obreros dieron pruebas en todas partes de su
superioridad intelectual y moral, y demostraron,
sobre todo en sus choques con los llamados
«patronos», que ellos, los obreros, eran ahora unas
personas cultas, y los capitalistas, unos ignorantes. Al
propio tiempo, en la mayoría de los casos luchan con
un profundo sentido del humor, prueba de que tienen
confianza en su causa y conciencia de su
superioridad. La lucha así llevada, sobre un terreno
preparado por la historia, debe producir grandes
resultados. El éxito logrado en las elecciones de
enero constituye un caso sin precedentes en la
historia del movimiento obrero moderno228, y se
comprende perfectamente el asombro que ha
provocado en toda Europa.
Los obreros alemanes tienen dos ventajas
esenciales sobre los obreros del resto de Europa. La
primera es la que pertenecen al pueblo más teórico de
227
Der Volksstaat («El Estado del pueblo»), órgano central
del Partido Socialdemócrata Obrero de Alemania (los
eisenachianos), se publicó en Leipzig del 2 de octubre de
1869 al 29 de septiembre de 1876. La dirección general
corría a cargo de G. Liebknecht, y el director de la
editorial era A. Bebel. Marx y Engels colaboraban en el
periódico, prestándole constante ayuda en la redacción del
mismo. Hasta 1869, el periódico salía bajo el título
Demokratisches Wochenblatt.
228
En las elecciones del 10 de enero de 1874 al Reichstag,
los socialdemócratas alemanes consiguieron que se
eligiera a 9 diputados suyos, entre los cuales figuraban
Bebel y Liebknecht, que a la sazón se hallaban en la
cárcel.
Prefacio a la guerra campesina en Alemania
Europa y que han conservado en sí ese sentido
teórico, casi completamente perdido por las clases
llamadas «cultas» de Alemania. Sin la filosofía
alemana que le ha precedido, sobre todo sin la
filosofía de Hegel, jamás se habría creado el
socialismo científico alemán, el único socialismo
científico que ha existido. De haber carecido los
obreros de sentido teórico, este socialismo científico
nunca hubiera sido, en la medida que lo es hoy, carne
de su carne y sangre de su sangre. Y lo inmenso de
esta ventaja lo demuestra, por una parte, la
indiferencia por toda teoría, que es una de las causas
principales de que el movimiento obrero inglés
avance tan lentamente, a pesar de la excelente
organización de algunos oficios, y, por otra, lo
demuestran el desconcierto y la confusión sembrados
por el proudhonísmo, en su forma primitiva, entre los
franceses y los belgas, y, en la forma caricaturesca
que le ha dado Bakunin, entre los españoles y los
italianos.
La segunda ventaja consiste en que los alemanes
han sido casi los últimos en incorporarse al
movimiento obrero. Así como el socialismo teórico
alemán jamás olvidará que se sostiene sobre los
hombros de Saint-Simon, Fourier y Owen -tres
pensadores que, a pesar del carácter fantástico y de
todo el utopismo de sus doctrinas, pertenecen a las
mentes más grandes de todos los tiempos, habiéndose
anticipado genialmente a una infinidad de verdades,
cuya exactitud estamos demostrando ahora de un
modo científico-, así también el movimiento obrero
práctico alemán nunca debe olvidar que se ha
desarrollado sobre los hombros del movimiento
inglés y francés, que ha tenido la posibilidad de sacar
simplemente partida de su experiencia costosa, de
evitar en el presente los errores que entonces no
había sido posible evitar en la mayoría de los casos.
¿Dónde estaríamos ahora sin el precedente de las
tradeuniones inglesas y de la lucha política de los
obreros franceses, sin ese impulso colosal que ha
dado particularmente la Comuna de París?
Hay que hacer justicia a los obreros alemanes por
haber aprovechado con rara inteligencia las ventajas
de su situación. Por primera vez desde que existe el
movimiento obrero, la lucha se desarrolla en forma
metódica en sus tres direcciones concertadas y
relacionadas entre sí: teórica, política y económicopráctica (resistencia a los capitalistas). En este ataque
concéntrico, por decirlo así, reside precisamente la
fuerza y la invencibilidad del movimiento alemán.
Esta situación ventajosa, por una parte, y, por
otra, las peculiaridades insulares del movimiento
inglés y la represión violenta del francés hacen que
los obreros alemanes se encuentren ahora a la cabeza
de la lucha proletaria. No es posible pronosticar
cuánto tiempo les permitirán los acontecimientos
ocupar este puesto de honor. Pero, mientras lo sigan
ocupando, es de esperar que cumplirán como es
99
debido las obligaciones que les impone. Para esto,
tendrán que redoblar sus esfuerzos en todos los
aspectos de la lucha y de la agitación. Sobre todo los
jefes deberán instruirse cada vez más en todas las
cuestiones teóricas, desembarazarse cada vez más de
la influencia de la fraseología tradicional, propia de
la vieja concepción del mundo, y tener siempre
presente que el socialismo, desde que se ha hecho
ciencia, exige que se le trate como tal, es decir, que
se le estudie. La conciencia así lograda y cada vez
más lúcida, debe ser difundida entre las masas
obreras con celo cada vez mayor, y se debe cimentar
cada vez más fuertemente la organización del
partido, así como la de los sindicatos. Aunque los
votos reunidos en enero por los socialistas
representen ya un ejército bastante considerable, aún
se hallan lejos de constituir la mayoría de la clase
obrera alemana; y por muy alentadores que sean los
éxitos logrados por la propaganda entre la población
rural, aquí precisamente es donde aún queda
infinitamente mucho por hacer. No hay, pues, que
cejar en la lucha; es preciso ir arrebatando al
enemigo ciudad tras ciudad y distrito electoral tras
distrito electoral. Pero, es preciso ante todo mantener
el verdadero espíritu internacional, que no admite
ningún chovinismo patriótico y que acoge con alegría
todo progreso del movimiento proletario, cualquiera
que sea la nación donde se produzca. Si los obreros
alemanes siguen avanzando de este modo, no es que
marcharán al frente del movimiento -y no le conviene
al movimiento que los obreros de una nación
cualquiera marchen al frente del mismo-, sino que
ocuparán un puesto de honor en la línea de combate;
y estarán bien pertrechados para ello si, de pronto,
duras pruebas o grandes acontecimientos reclaman de
ellos mayor valor, mayor decisión y energía.
Federico Engels
Londres, 1 de julio de 1874
Publicado en el libro: Friedrich Engels. Der
Deutsche Bawernkrieg, Leipzig, 1875. Se publica de
acuerdo con el texto del libro. Traducido del alemán.
EL CO#SEJO GE#ERAL DE LA ASOCIACIÓ# I#TER#ACIO#AL DE LOS TRABAJADORES A
LOS MIEMBROS DEL COMITÉ DE LA SECCIÓ# RUSA E# GI#EBRA
C. Marx
Ciudadanos: 229
En su reunión del 22 de marzo, el Consejo
General declaró por voto unánime que el programa y
los Estatutos de ustedes están de acuerdo con los
Estatutos generales de la Asociación Internacional de
los Trabajadores. El Consejo General se apresuró a
admitir la sección de ustedes en el seno de la
Internacional. Yo acepto con satisfacción el deber
honorífico que ustedes me proponen: el de ser su
representante en el Consejo General.
En su programa, ustedes dicen:
«...que el yugo imperial que oprime a Polonia es
un freno para la libertad política, al igual que social,
de ambos pueblos: el ruso y el polaco».
229
La Sección rusa de la I Internacional fue fundada en la
primavera de 1870, en Suiza, por un grupo de emigrados
políticos rusos, procedentes de la juventud democrática del
estado llano, educados en las ideas de los grandes
demócratas revolucionarios Chernyshevski y Dobroliúbov.
A. Serno-Soloviévich, miembro de la Internacional,
desempeñó un gran papel en la preparación de la
fundación de dicha sección. El 12 de marzo de 1870, el
Comité de la sección envió al Consejo General su
programa, Estatutos y una carta a Marx pidiéndole que
aceptase ser su representante en el Consejo General de la
Asociación Internacional de los Trabajadores. El programa
de la Sección rusa definía de la siguiente manera las tareas
que se le planteaban: «1. Propagar en Rusia por todos los
medios racionales posibles... las ideas y los principios de
la Asociación Internacional. 2. Contribuir a la formación
de secciones internacionales entre las masas obreras rusas.
3. Ayudar al establecimiento de firmes lazos de
solidaridad entre las clases trabajadoras de Rusia y las de
la Europa Occidental y contribuir mediante la ayuda
mutua, al logro de la meta común de la emancipación»
(aródnoe Delo, núm. 1, 15 de abril. de 1870).
En la reunión del Consejo General del 22 de marzo de
1870, la Sección rusa fue admitida en la Internacional, y
Marx asumió el deber de representarla en el Consejo
General. Los miembros de la Sección rusa -N. Utin, A.
Trúsov, E. Barténeva, G. Barténev, E. Dmítrieva y A.
Korvin-Krukóvskaya- tomaron parte activa en el
movimiento obrero suizo e internacional. La sección hizo
intentos de establecer contactos con el movimiento
revolucionario en Rusia. Dejó de existir en 1872.
Ustedes podrían añadir que la ocupación violenta
de Polonia por Rusia es un puntal pernicioso y
auténtica causa de la existencia del régimen militar
en Alemania y, por tanto, en todo el continente. Por
eso, al trabajar para romper las cadenas de Polonia,
los socialistas rusos se plantean la generosa meta de
destruir el régimen militar, condición esencialmente
necesaria para la liberación general del proletariado
europeo.
Hace unos cuantos meses me mandaron desde
Petersburgo la obra de Flerovski La situación de la
clase obrera de Rusia. Es una verdadera revelación
para Europa. El optimismo ruso, propagado en el
continente incluso por los llamados revolucionarios,
se denuncia implacablemente en esa obra. Su mérito
no mermará si digo que, en ciertos lugares, no
satisface enteramente la crítica desde el punto de
vista puramente teórico. Es un escrito de un
observador serio, de un trabajador intrépido, de un
crítico imparcial, de un artista vigoroso y, ante todo,
de un hombre indignado con la tiranía en todos sus
aspectos, de un hombre que no tolera los himnos
nacionales y que comparte apasionadamente todos
los sufrimientos y las aspiraciones de la clase
productora.
Obras como la de Flerovski y la de
Chernyshevski, su maestro de ustedes, hacen
verdaderamente honor a Rusia y prueban que su país
comienza también a participar en el movimiento
general de nuestro siglo.
Salud y fraternidad.
Carlos Marx
Londres, 24 de marzo de 1870
Publicado en el núm. 1 del periódico aródnoe
Delo, del 15 de abril de 1870. Se publica de acuerdo
con el texto del periódico. Traducido del ruso.
EXTRACTO DE U#A COMU#ICACIÓ# CO#FIDE#CIAL
C. Marx
230
4. El problema de que el Consejo General se
separe del Consejo Federal para Inglaterra.
Mucho tiempo antes de la fundación de L'
Égalité231, esta propuesta fue planteada varias veces
en el propio Consejo General por uno o dos
miembros ingleses de éste. Pero fue rechazada
siempre casi por unanimidad.
La iniciativa revolucionaria partirá, sin duda, de
Francia, pero sólo Inglaterra podrá servir de palanca
230
La Comunicación confidencial fue escrita por Marx
alrededor del 28 de marzo de 1870, al agravarse la lucha
de los bakuninistas dentro de la Internacional contra el
Consejo General, Marx y sus partidarios. Ya el 1º de enero
de 1870, en una reunión extraordinaria del Consejo
General se adoptó con ese motivo también una carta
circular confidencial de Marx al Consejo federal de la
Suiza francesa, donde era grande la influencia de los
bakuninistas. El texto de la carta fue comunicado luego a
Bélgica y a Francia. La carta circular fue incluida
enteramente también en la Comunicación confidencial
enviada por Marx, como secretario corresponsal para
Alemania al Comité del Partido Socialdemócrata Alemán.
En la presente edición se publican los puntos 4 y 5 de la
Comunicación confidencial, en los qué se explica la
actitud del Consejo General hacia el movimiento obrero
inglés y el de liberación nacional de Irlanda, violentamente
criticados por los bakuninistas.
Partiendo de la importancia que tenía a la sazón el
movimiento obrero inglés en la lucha común del
proletariado internacional y, en relación con ello, la
necesidad de que el Consejo General dirigiese sin
eslabones intermedios el movimiento obrero inglés, Marx
explica en el punto 4 de dicho trabajo por qué razón no
convenía crear en Inglaterra, corno en otros países, un
Consejo federal de la Internacional.
En el punto 5 de ese trabajo, Marx muestra, en el ejemplo
de Irlanda e Inglaterra, la relación entre la lucha de
liberación de los pueblos avasallados y la revolución
proletaria, el papel de las nacionalidades oprimidas como
aliados naturales del proletariado.
231
L'Égalité («La Igualdad»), hebdomadario suizo, órgano
de la Federación de la Internacional de la Suiza francesa,
se publicó en francés en Ginebra de diciembre de 1868 a
diciembre de 1872. Estuvo cierto tiempo bajo la influencia
de Bakunin. En enero de 1870, el Consejo de la
Federación de la Suiza francesa logró que se apartase a los
bakuninistas de la redacción, después de lo cual, el
periódico pasó a apoyar la orientación del Consejo
General.
para una revolución económica seria. Es el único país
en el que no hay ya campesinos y la propiedad sobre
la tierra se concentra en manos de unos cuantos
propietarios. Es el único país en el que la forma
capitalista, es decir, la agrupación del trabajo en
vasta escala bajo el poder de patronos capitalistas se
ha extendido casi a toda la producción. Es el único
país en el que la gran mayoría de la población consta
de trabajadores asalariados (wages labourers). Es el
único país en el que la lucha de clases y la
organización de la clase obrera en las tradeuniones
han alcanzado cierto grado de madurez y
universalidad. Merced a su dominación en el
mercado mundial, Inglaterra es el único país en el
que cualquier viraje radical en las relaciones
económicas tiene que repercutir inmediatamente en
todo el mundo. Si bien Inglaterra es el país clásico
del sistema de los grandes propietarios de tierra y del
capitalismo, han madurado en ella más que en otros
países las condiciones materiales para la supresión
de tal sistema. El Consejo General se ve colocado
ahora en una situación afortunada merced a que esta
gran palanca de la revolución proletaria se halla
directamente en sus manos. ¡Qué locura, incluso
podría decirse crimen, sería dejar esa palanca en las
manos sólo de los ingleses!
Los ingleses poseen todas las premisas materiales
necesarias para la revolución social. Lo que les falta
es espíritu de generalización y fervor revolucionario.
Sólo el Consejo General está en condiciones de
remediarlo y acelerar de este modo el movimiento
auténticamente revolucionario en este país y, por
consiguiente, en todas partes. Los grandes éxitos que
hemos logrado ya en este dominio los atestiguan los
órganos más inteligentes e influyentes de las clases
dominantes, como, por ejemplo, Pall Mall Gazette,
Saturday Review, Spectator y Fortnightly Revieuw232,
232
The Pall Mall Gazette («La Gaceta Pall Mall») se
publicó diariamente en Londres de 1865 a 1920; en los
años 60-70 del siglo XIX, el periódico se atenía a la
orientación de los conservadores; de julio de 1870 a julio
de 1871, Marx y Engels colaboraron en la rotativa.
The Saturday Review of Politics, Literature, Science and
Art («Revista de sábado sobre problemas de política,
literatura, ciencia y arte»), hebdomadario conservador
inglés que salía en Londres en los años de 1855 a 1938.
C. Marx y F. Engels
102
sin hablar ya de los llamados miembros radicales de
la Cámara de los Comunes y de la Cámara de los
Lores, que hace poco todavía ejercían una gran
influencia en los líderes de los obreros ingleses. Nos
acusan abiertamente de que hemos emponzoñado y
casi erradicado el espíritu inglés de la clase obrera y
la hemos impulsado al socialismo revolucionario.
El único medio de lograr ese cambio consiste en
actuar como Consejo General de la Asociación
Internacional. En tanto que Consejo General
podemos sugerirles medidas (como, por ejemplo, la
fundación de la Liga de la tierra y del trabajo233)
que, en lo sucesivo, al ser puestas en práctica, se
presentarán ante el público como movimientos
espontáneos de la clase obrera inglesa.
Si, además del Consejo General, se instituyese un
Consejo Federal, ¿cuáles serían los resultados
inmediatos? Ocupando un lugar intermedio entre el
Consejo General de la Internacional y el Consejo
General de las tradeuniones, el Consejo Federal no
gozaría de la menor autoridad. Por otra parte, el
Consejo General de la Internacional dejaría escapar
de sus manos esa poderosa palanca. Si prefiriéramos
la charlatanería al trabajo serio y discreto,
cometeríamos, posiblemente, un error como esta
respuesta pública a la pregunta de L'Egalité: ¿por qué
el Consejo General tolera «tan abrumadora
acumulación de funciones»?
No se puede considerar a Inglaterra como un país
común y corriente. Hay que tratarla como la
metrópoli del capital.
5. El problema de la resolución del Consejo
General sobre la amnistía irlandesa.
Si bien Inglaterra es el baluarte de los grandes
propietarios de tierra y del capitalismo europeo, el
único punto en el que se le puede asestar un duro
golpe a la Inglaterra oficial es Irlanda.
En primer lugar, Irlanda es el baluarte de los
grandes propietarios de tierra ingleses. Si se
desmorona en Irlanda tendrá que desmoronarse
también en Inglaterra. En Irlanda esto es cien veces
más fácil, dado que la lucha económica se concentra
allí en la propiedad territorial, dado que allí esta
The Spectator («El Espectador»), hebdomadario inglés de
tendencia liberal, se publicó en Londres desde 1828.
The Fortnightly Review («Revista bimensual»), revista
histórica, filosófica y literaria de orientación liberalburguesa; se publicó bajo ese título en Londres de 1865 a
1934.
233
La Liga de la tierra y del trabajo fue fundada en
Londres con la participación del Consejo General en
octubre de 1869. Se incluyeron en su programa
reivindicaciones de nacionalización de la tierra, reducción
de la jornada de trabajo, sufragio universal y organización
de colonias agrícolas. Sin embargo, ya hacia el otoño de
1870 se incrementó en la Liga la influencia de elementos
burgueses y, hacia 1872, la organización perdió todo
contacto con la Internacional.
lucha es, a la vez, una lucha nacional y dado que el
pueblo de Irlanda es más revolucionario y está más
exasperado que el de Inglaterra. El sistema de la gran
posesión de tierras se mantiene en Irlanda sólo con la
ayuda del ejército inglés. Tan pronto como termine la
unión coercitiva234 de estos dos países, estallará en
Irlanda una revolución social, aunque bajo formas
anticuadas. El sistema inglés de gran posesión de
tierras, además de perder una fuente importante de
sus riquezas, se verá privado también de la fuente
más importante de su fuerza moral como
representante de la dominación de Inglaterra sobre
Irlanda. Por otra parte, al dejar intacto el poderío de
sus grandes propietarios de tierra en Irlanda, el
proletariado inglés los hace invulnerables en la
propia Inglaterra.
En segundo lugar, la burguesía inglesa, además
de explotar la miseria irlandesa para empeorar la
situación de la clase obrera de Inglaterra mediante la
inmigración forzosa de irlandeses pobres, dividió al
proletariado en dos campos enemigos. El ardor
revolucionario del obrero celta no se une
armoniosamente a la naturaleza positiva, pero lenta,
del obrero anglosajón. Al contrario, en todos los
grandes centros industriales de Inglaterra existe un
profundo antagonismo entre el proletario inglés y el
irlandés. El obrero medio inglés odia al irlandés, al
que considera como un rival que hace que bajen los
salarios y el standard of life235. Siente una antipatía
nacional y religiosa hacia él. Lo mira casi como los
poor whites236 de los Estados meridionales de
Norteamérica miraban a los esclavos negros. La
burguesía fomenta y conserva artificialmente este
antagonismo entre los proletarios dentro de Inglaterra
misma. Sabe que en esta escisión del proletariado
reside el auténtico secreto del mantenimiento de su
poderío.
Este antagonismo se reproduce también al otro
lado del Atlántico. Desalojados de su tierra natal por
los bueyes y las ovejas, los irlandeses vuelven a
encontrarse en los Estados Unidos, en los que
constituyen una parte considerable y creciente de la
población. Su única idea, su única pasión es el odio
hacia Inglaterra. Los gobiernos inglés y
norteamericano, es decir, las clases que representan,
alimentan estas pasiones con el fin de eternizar la
lucha entre las naciones, que impide toda alianza
seria y sincera entre los obreros de ambos lados del
Atlántico y, por consiguiente, impide su
emancipación común.
Irlanda es el único pretexto del que se vale el
234
Trátase de la unión anglo-irlandesa que entró en vigor
el 1° de enero de 1801. La Unión acabó con las últimas
huellas de la autonomía de Irlanda, suprimió el parlamento
irlandés y condujo al completo sojuzgamiento de Irlanda
por Inglaterra.
235
Nivel de vida. (N. de fa Edit.)
236
Blancos pobres. (N. de la Edit.)
Extracto de una comunicación confidencial
Gobierno inglés para mantener un gran ejército
permanente, al que, en caso de necesidad, como ha
ocurrido ya, se lanza contra los obreros ingleses,
después de que este ejército haya adquirido
experiencia militar en Irlanda. Finalmente, en
Inglaterra se repite ahora lo que se pudo observar en
proporciones monstruosas en la Roma Antigua. Un
pueblo que oprime a otro pueblo forja sus propias
cadenas.
Por tanto, la actitud de la Asociación
Internacional en el problema de Irlanda es
absolutamente clara. Su primer objetivo es acelerar la
revolución social en Inglaterra. Con tal fin es preciso
asestar el golpe decisivo en Irlanda.
La resolución del Consejo General sobre la
amnistía irlandesa no debe servir más que de
introducción a otras resoluciones, en las que se dirá
que, sin hablar ya de justicia internacional, la
condición preliminar de la emancipación de la clase
obrera inglesa es la transformación de la actual
unión coercitiva, es decir, del avasallamiento de
Irlanda, en alianza igual y libre, si es posible, o en
una separación completa, si hace falta.
Escrito por C. Marx cerca del 28 de marzo de
1870. Publicado por vez primera en Die eue Zeit,
Bd. 2, núm. 15, 1.902. Se publica de acuerdo con el
manuscrito. Traducido del alemán.
103
LA GUERRA CIVIL E# FRA#CIA
C. Marx
237
Introducción de Federico Engels de 1891238
El requerimiento para reeditar el manifiesto del
Consejo General de la Internacional sobre La guerra
civil en Francia y para escribir una introducción para
237
La guerra civil en Francia es una de las más
importantes obras del comunismo científico, en la que,
sobre la base de la experiencia de la Comuna de París, se
desarrollan las principales tesis de la doctrina marxista
sobre la lucha de clases, el Estado, la revolución y la
dictadura del proletariado. Escrita como Manifiesto del
Consejo General de la Internacional a todos los miembros
de la Asociación Internacional de los Trabajadores en
Europa y los Estados Unidos, su objetivo era pertrechar a
la clase obrera de todos los países con la comprensión de
la esencia y la significación de la heroica lucha de los
federados y hacer la experiencia de alcance históricouniversal de dicha lucha patrimonio de todo el
proletariado.
En este trabajo se confirma y se desarrolla la tesis
expresada por Marx en El Dieciocho Brumario de Luis
Bonaparte acerca de la necesidad de que el proletariado
destruya la máquina estatal burguesa. Marx saca la
conclusión de que «la clase obrera no puede limitarse
simplemente a tornar posesión de la máquina del Estado
tal y como está y servirse de ella para sus propios fines».
El proletariado debe destruirla y sustituirla con un Estado
del tipo de la Comuna de París. Esta conclusión de Marx
acerca del Estado de nuevo tipo -del tipo de la Comuna de
París- como forma estatal de la dictadura del proletariado
constituye el contenido principal de su nueva aportación a
la teoría revolucionaria.
La obra de Marx La guerra civil en Francia tuvo gran
propagación. En los años de 1871-1872 fue traducida a
varias lenguas y publicada en diversos países de Europa y
en los EE.UU.
238
Engels escribió esta introducción para la tercera edición
alemana del trabajo de Marx La guerra civil en Francia
publicada en 1891 en conmemoración del 20 aniversario
de la Comuna de París. Al hacer constar la importancia
histórica de la experiencia de la Comuna de París y de su
síntesis teórica hecha por Marx en La guerra civil en
Francia, Engels hace unas adiciones referentes a la
historia de la Comuna, sobre todo a la actividad de los
blanquistas y proudhonistas que formaban parte de la
misma. En dicha edición, Engels incluye el primer y el
segundo manifiesto del Consejo General de la Asociación
Internacional de los Trabajadores, escritos por Marx,
acerca de la guerra franco-prusiana, manifiestos que en las
ediciones posteriores en diferentes lenguas se publican
también junto con La guerra civil en Francia.
él, me cogió desprevenido. Por eso sólo puedo tocar
brevemente aquí los puntos más importantes.
Hago preceder al extenso trabajo arriba citado los
dos manifiestos más cortos del Consejo General
sobre la guerra franco-prusiana. En primer lugar,
porque en La guerra civil se hace referencia al
segundo de estos dos manifiestos, que, a su vez, no
puede ser completamente comprendido si no se
conoce el primero. Pero además, porque estos dos
manifiestos, escritos también por Marx, son, al igual
que La guerra civil, ejemplos elocuentes de las dotes
extraordinarias del autor -manifestadas por vez
primera en El dieciocho Brumario de Luis
Bonaparte- para ver claramente el carácter, el
alcance y las consecuencias inevitables de los
grandes acontecimientos históricos, cuando éstos se
desarrollan todavía ante nuestros ojos o acaban
apenas de producirse. Y, finalmente, porque en
Alemania estamos aún padeciendo las consecuencias
de aquellos acontecimientos, tal como Marx los había
pronosticado.
En el primer manifiesto se declaraba que si la
guerra defensiva de Alemania contra Luis Bonaparte
degeneraba en una guerra de conquista contra el
pueblo francés revivirían con redoblada intensidad
todas las desventuras que Alemania había
experimentado después de la llamada guerra de
liberación239. ¿Acaso no ha sucedido así? ¿No hemos
padecido otros veinte años de dominación
bismarquiana, con su Ley de Excepción240 y su batida
antisocialista en lugar de las persecuciones de
demagogos241 con las mismas arbitrariedades
239
Se alude a la guerra de liberación nacional del pueblo
alemán contra la dominación napoleónica en 1813-1814.
240
La Ley de Excepción contra los socialistas fue
promulgada en Alemania el 21 de octubre de 1878. En
virtud de la misma quedaron prohibidas todas las
organizaciones del Partido Socialdemócrata, las
organizaciones obreras de masas y la prensa obrera.
Fueron confiscadas las publicaciones socialistas y se
sometió a represiones a los socialdemócratas. Bajo la
presión del movimiento obrero de masas, la ley fue
derogada el 1º de octubre de 1890.
241
Se denominaban demagogos en Alemania en los años
20 del siglo XIX a los participantes en el movimiento
oposicionista de los intelectuales alemanes que se
pronunciaban contra el régimen reaccionario en los
105
La guerra civil en Francia
policíacas y la misma, literalmente la misma,
interpretación indignante de las leyes?
¿Y acaso no se ha cumplido al pie de la letra el
pronóstico de que la anexión de Alsacia y Lorena
«echaría a Francia en brazos de Rusia» y de que
Alemania con esta anexión se convertiría
abiertamente en un vasallo de Rusia o tendría que
prepararse, después de una breve tregua, para una
nueva guerra, para «una guerra de razas, una guerra
contra las razas eslava y latina coligadas»? ¿Acaso la
anexión de las provincias francesas no ha echado a
Francia en brazos de Rusia? ¿Acaso Bismarck no ha
implorado en vano durante veinte años los favores
del zar, y con servicios aún más bajos que aquellos
con que la pequeña Prusia, cuando todavía no era la
«primera potencia de Europa», solía postrarse a los
pies de la santa Rusia? ¿Y acaso no pende
constantemente sobre nuestras cabezas la espada de
Damocles de otra guerra, que, al empezar, convertirá
en humo de pajas todas las alianzas de los soberanos
selladas por los protocolos, una guerra en la que lo
único cierto es la absoluta incertidumbre de sus
consecuencias; una guerra de razas que entregará a
toda Europa a la obra devastadora de quince o veinte
millones de hombres armados, y que si no ha
comenzado ya a hacer estragos es simplemente
porque hasta la más fuerte entre las grandes potencias
militares tiembla ante la completa imposibilidad de
prever su resultado final?
De aquí que estemos aún más obligados a poner al
alcance de los obreros alemanes esta brillante prueba,
hoy medio olvidada, de la profunda visión de la
política internacional de la clase obrera en 1870.
Y lo que decimos de estos dos manifiestos
también es aplicable a La guerra civil en Francia. El
28 de mayo, los últimos luchadores de la Comuna
sucumbían ante la superioridad de fuerzas del
enemigo en las faldas de Belleville. Dos días
después, el 30, Marx leía ya al Consejo General el
texto del trabajo en que se esboza la significación
histórica de la Comuna de París, en trazos breves y
enérgicos, pero tan precisos y sobre todo tan exactos
que no han sido nunca igualados en toda la enorme
masa de escritos publicados sobre este tema.
Gracias al desarrollo económico y político de
Francia desde 1789, la situación en París desde hace
cincuenta años ha sido tal que no podía estallar en
esta ciudad ninguna revolución que no asumiese en
seguida un carácter proletario, es decir, sin que el
proletariado, que había comprado la victoria con su
sangre, presentase sus propias reivindicaciones
después
del
triunfo
conseguido.
Estas
reivindicaciones eran más o menos oscuras y hasta
confusas, a tono en cada período con el grado de
desarrollo de los obreros de París, pero se reducían
Estados alemanes y reivindicaban la unificación de
Alemania. Los «demagogos» eran víctimas de crueles
persecuciones por parte de las autoridades alemanas.
siempre a la exigencia de abolir los antagonismos de
clase entre capitalistas y obreros. A decir verdad,
nadie sabía cómo se podía conseguir esto. Pero la
reivindicación misma, por vaga que fuese la manera
de formularla, encerraba ya una amenaza contra el
orden social existente; los obreros que la mantenían
estaban aún armados; por eso, el desarme de los
obreros era el primer mandamiento de los burgueses
que se hallaban al frente del Estado. De aquí que
después de cada revolución ganada por los obreros se
llevara a cabo una nueva lucha que acababa con la
derrota de éstos.
Así sucedió por primera vez en 1848. Los
burgueses liberales de la oposición parlamentaria
celebraban banquetes abogando por una reforma
electoral que había de garantizar la dominación de su
partido. Viéndose cada vez más obligados a apelar al
pueblo en la lucha que sostenían contra el Gobierno,
no tenían más remedio que tolerar que los sectores
radicales y republicanos de la burguesía y de la
pequeña burguesía tomasen poco a poco la delantera.
Pero detrás de estos sectores estaban los obreros
revolucionarios, que desde 1830242 habían adquirido
mucha más independencia política de lo que los
burgueses e incluso los republicanos se imaginaban.
Al producirse la crisis entre el Gobierno y la
oposición, los obreros comenzaron la lucha en las
calles. Luis Felipe desapareció, y con él la reforma
electoral, viniendo a ocupar su puesto la república, y
una república que los mismos obreros victoriosos
calificaban de república «social». Nadie sabía a
ciencia cierta, ni los mismos obreros, qué había que
entender por república social. Pero los obreros tenían
ahora armas y eran una fuerza dentro del Estado. Por
eso, tan pronto como los republicanos burgueses, que
empuñaban el timón del Gobierno, sintieron que
pisaban terreno un poco más firme, su primera
aspiración fue desarmar a los obreros. Para lograrlo
se les empujó a la insurrección de Junio de 1848243,
por medio de una violación manifiesta de la palabra
dada, lanzándoles un desafío descarado e intentando
desterrar a los parados a una provincia lejana. El
Gobierno había cuidado de asegurarse una aplastante
superioridad de fuerzas. Después de cinco días de
lucha heroica, los obreros sucumbieron. Y se produjo
un baño en sangre con prisioneros indefensos como
jamás se había visto en los días de las guerras civiles
con que se inició la caída de la República Romana244.
Era la primera vez que la burguesía ponía de
242
Trátase de la revolución burguesa de julio de 1830 en
Francia.
243
La insurrección de Junio, heroica insurrección de los
obreros de París el 23-26 de junio de 1848, reprimida con
inaudita crueldad por la burguesía francesa, fue la primera
gran guerra civil entre el proletariado y la burguesía.
244
Se alude a las guerras civiles de los años 44 a 27 a. de
n. e., que desembocaron en la instauración del Imperio
Romano.
C. Marx y F. Engels
106
manifiesto a qué insensatas crueldades de venganza
es capaz de acudir tan pronto como el proletariado se
atreve a enfrentarse con ella, como clase aparte con
intereses propios y propias reivindicaciones. Y, sin
embargo, lo de 1848 no fue más que un juego de
chicos, comparado con la furia de la burguesía en
1871.
El castigo no se hizo esperar. Si el proletariado no
estaba todavía en condiciones de gobernar a Francia,
la burguesía ya no podía seguir gobernándola. Por lo
menos en aquel momento, en que su mayoría era
todavía de tendencia monárquica y se hallaba
dividida en tres partidos dinásticos245 y el cuarto
republicano. Sus discordias intestinas permitieron al
aventurero Luis Bonaparte apoderarse de todos los
puestos de mando -ejército, policía, aparato
administrativo- y hacer saltar, el 2 de diciembre de
1851246, el último baluarte de la burguesía: la
Asamblea Nacional. Así comenzó el Segundo
Imperio, la explotación de Francia por una cuadrilla
de aventureros políticos y financieros, pero también,
al mismo tiempo, un desarrollo industrial como
jamás hubiera podido concebirse bajo el sistema
mezquino y asustadizo de Luis Felipe, en que la
dominación exclusiva se hallaba en manos de un
pequeño sector de la gran burguesía. Luis Bonaparte
quitó a los capitalistas el poder político con el
pretexto de defenderles, de defender a los burgueses
contra los obreros, y, por otra parte, a éstos contra la
burguesía; pero, a cambio de ello, su régimen
estimuló la especulación y las actividades
industriales; en una palabra, el auge y el
enriquecimiento de toda la burguesía en proporciones
hasta entonces desconocidas. Cierto es que fueron
todavía mayores las proporciones en que se
desarrollaron la corrupción y el robo en masa, que
pululaban en torno a la Corte imperial y se llevaban
buenos dividendos de este enriquecimiento.
Pero el Segundo Imperio era la apelación al
chovinismo francés, la reivindicación de las fronteras
del Primer Imperio, perdidas en 1814, o al menos las
de la Primera República247. Era imposible que
subsistiese a la larga un Imperio francés dentro de las
fronteras de la antigua monarquía, más aún, dentro de
las fronteras todavía más amputadas de 1815. Esto
implicaba la necesidad de guerras accidentales y de
ensanchar las fronteras. Pero no había zona de
expansión que tanto deslumbrase la fantasía de los
chovinistas franceses como las tierras alemanas de la
orilla izquierda del Rin. Para ellos, una milla
cuadrada en el Rin valía más que diez en los Alpes o
en cualquier otro sitio. Proclamado el Segundo
Imperio, la reivindicación de la orilla izquierda del
Rin, fuese de una vez o por partes, era simplemente
una cuestión de tiempo. Y el tiempo llegó con la
guerra austro-prusiana de 1866. Defraudado en sus
esperanzas de «compensaciones territoriales» por el
engaño de Bismarck y por su propia política
demasiado astuta y vacilante, a Napoleón no le
quedaba ahora más salida que la guerra, que estalló
en 1870 y le empujó primero a Sedán y después a
Wilhelmshöhe248.
La consecuencia inevitable fue la revolución de
París del 4 de septiembre de 1870. El Imperio se
derrumbó como un castillo de naipes y nuevamente
fue proclamada la república. Pero el enemigo estaba
a las puertas. Los ejércitos del Imperio estaban
sitiados en Metz sin esperanza de salvación o
prisioneros en Alemania. En esta situación
angustiosa, el pueblo permitió a los diputados
parisinos del antiguo Cuerpo Legislativo constituirse
en un «Gobierno de la Defensa Nacional». Estuvo
tanto más dispuesto a acceder a esto, cuanto que,
para los fines de la defensa, todos los parisinos
capaces de empuñar las armas se habían enrolado en
la Guardia Nacional y estaban armados, con lo cual
los obreros representaban dentro de ella una gran
mayoría. Pero el antagonismo entre el Gobierno,
formado casi exclusivamente por burgueses, y el
proletariado en armas no tardó en estallar. El 31 de
octubre los batallones obreros tomaron por asalto el
Hôtel de Ville y capturaron a algunos miembros del
Gobierno. Mediante una traición, la violación
descarada por el Gobierno de su palabra y la
245
Trátase de los legitimistas, los orleanistas y los
bonapartistas. Legitimistas, partidarios de la dinastía de los
Borbones, derrocada en Francia en 1792; representaban los
intereses de la gran aristocracia propietaria de tierras y del
alto clero; constituyeron partido en 1830, después del
segundo derrocamiento de la dinastía. En 1871, los
legitimistas se incorporaron a la cruzada común de las
fuerzas contrarrevolucionarias para combatir a la Comuna
de París.
Orleanistas, partidarios de los duques de Orleáns, rama
menor de la dinastía de los Borbones, que se mantuvo en
el poder desde 1a revolución de julio de 1830 hasta la de
1848; representaban los intereses de la aristocracia
financiera y la gran burguesía.
246
Alusión al golpe de Estado de Luis Bonaparte
efectuado el 2 de diciembre de 1851, con el que comienza
el régimen bonapartista del Segundo Imperio.
247
La Primera República fue proclamada en 1792, durante
la Gran Revolución burguesa de Francia, Le siguieron en
1799 el Consulado y, luego, el Primer Imperio de
Napoleón I Bonaparte (1804-1814). En ese período,
Francia sostuvo
numerosas guerras, ampliando
considerablemente los límites del Estado.
248
El 2 de septiembre de 1870, el ejército francés fue
derrotado en Sedán, quedando prisioneras las tropas, con
el mismo emperador. Del 5 de septiembre de 1870 al 19 de
marzo de 1871, Napoleón III y el mando se hallaban en
Wilhelmshöhe (cerca de Kassel), castillo de los reyes de
Prusia. La catástrofe de Sedán precipitó la caída del
Segundo Imperio y desembocó el 4 de septiembre de 1870
en la proclamación de la república en Francia. Se formó un
Gobierno nuevo, el llamado «Gobierno de la Defensa
Nacional».
La guerra civil en Francia
intervención
de
algunos
batallones
pequeñoburgueses,
se
consiguió
ponerlos
nuevamente en libertad y, para no provocar el
estallido de la guerra civil dentro de una ciudad
sitiada por un ejército extranjero, se permitió seguir
en funciones al Gobierno constituido.
Por fin, el 28 de enero de 1871, la ciudad de París,
vencida por el hambre, capituló. Pero con honores sin
precedente en la historia de las guerras. Los fuertes
fueron rendidos, las murallas desarmadas, las armas
de las tropas de línea y de la Guardia Móvil
entregadas, y sus hombres fueron considerados
prisioneros de guerra. Pero la Guardia Nacional
conservó sus armas y sus cañones y se limitó a sellar
un armisticio con los vencedores. Y éstos no se
atrevieron a entrar en París en son de triunfo. Sólo
osaron ocupar un pequeño rincón de la ciudad, una
parte en que no había, en realidad, más que parques
públicos, y, por añadidura, ¡sólo lo tuvieron ocupado
unos cuantos días! Y durante este tiempo, ellos, que
habían tenido cercado a París por espacio de 131
días, estuvieron cercados por los obreros armados de
la capital, que montaban la guardia celosamente para
evitar que ningún «prusiano» traspasase los estrechos
límites del rincón cedido a los conquistadores
extranjeros. Tal era el respeto que los obreros de
París infundían a un ejército ante el cual habían
rendido sus armas todas las tropas del Imperio. Y los
junkers prusianos, que habían venido a tomarse la
venganza en el hogar de la revolución, ¡no tuvieron
más remedio que pararse respetuosamente a saludar a
esta misma revolución armada!
Durante la guerra, los obreros de París habíanse
limitado a exigir la enérgica continuación de la lucha.
Pero ahora, sellada ya la paz249 después de la
capitulación de París, Thiers, nuevo jefe del
Gobierno, tenía que darse cuenta de que la
dominación de las clases poseedoras -grandes
terratenientes y capitalistas- estaba en constante
peligro mientras los obreros de París tuviesen en sus
manos las armas. Lo primero que hizo fue intentar
desarmarlos. El 18 de marzo envió tropas de línea
con orden de robar a la Guardia Nacional la artillería
que era de su pertenencia, pues había sido construida
durante el asedio de París y pagada por suscripción
pública. El intento no prosperó; París se movilizó
como un solo hombre para la resistencia y se declaró
la guerra entre París y el Gobierno francés, instalado
en Versalles. El 26 de marzo fue elegida, y el 28
proclamada la Comuna de París. El Comité Central
249
Se alude al tratado preliminar de paz entre Francia y
Alemania firmado en Versalles el 26 de febrero de 1871
por Thiers y J. Favre, de una parte, y Bismarck, de otra.
Según las condiciones del tratado, Francia cedía a
Alemania el territorio de Alsacia y la parte oriental de
Lorena y le pagaba una contribución de guerra de 5 mil
millones de francos. El tratado definitivo de paz fue
firmado en Francfort del Meno el 10 de mayo de 1871.
107
de la Guardia Nacional, que hasta entonces había
desempeñado las funciones de gobierno, dimitió en
favor de la Comuna, después de haber decretado la
abolición de la escandalosa «policía de moralidad»
de París. El 30, la Comuna abolió la conscripción y el
ejército permanente y declaró única fuerza armada a
la Guardia Nacional, en la que debían enrolarse todos
los ciudadanos capaces de empuñar las armas.
Condonó los pagos de alquiler de viviendas desde
octubre de 1870 hasta abril de 1871, incluyendo en
cuenta para futuros pagos de alquileres las cantidades
ya abonadas, y suspendió la venta de objetos
empeñados en el monte de piedad de la ciudad. El
mismo día 30 fueron confirmados en sus cargos los
extranjeros elegidos para la Comuna, pues «la
bandera de la Comuna es la bandera de la República
mundial». El 1 de abril se acordó que el sueldo
máximo que podría percibir un funcionario de la
Comuna, y por tanto los mismos miembros de ésta,
no podría exceder de 6.000 francos (4.800 marcos).
Al día siguiente, la Comuna decretó la separación de
la Iglesia del Estado y la supresión de todas las
partidas consignadas en el presupuesto del Estado
para fines religiosos, declarando propiedad nacional
todos los bienes de la Iglesia; como consecuencia de
esto, el 8 de abril se ordenó que se eliminase de las
escuelas todos los símbolos religiosos, imágenes,
dogmas, oraciones, en una palabra, «todo lo que cae
dentro de la órbita de la conciencia individual»,
orden que fue aplicándose gradualmente. El día 5, en
vista de que las tropas de Versalles fusilaban
diariamente a los combatientes de la Comuna
capturados por ellas, se dictó un decreto ordenando la
detención de rehenes, pero esta disposición nunca se
llevó a la práctica. El día 6, el 137º Batallón de la
Guardia Nacional sacó a la calle la guillotina y la
quemó públicamente, entre el entusiasmo popular. El
12, la Comuna acordó que la Columna Triunfal de la
plaza Vendôme, fundida con el bronce de los
cañones tomados por Napoleón después de la guerra
de 1809, se demoliese, como símbolo de chovinismo
e incitación a los odios entre naciones. Esta
disposición fue cumplida el 16 de mayo. El 16 de
abril, la Comuna ordenó que se abriese un registro
estadístico de todas las fábricas clausuradas por los
patronos y se preparasen los planes para reanudar su
explotación con los obreros que antes trabajaban en
ellas, organizándoles en sociedades cooperativas, y
que se planease también la agrupación de todas estas
cooperativas en una gran unión. El 20, la Comuna
declaró abolido el trabajo nocturno de los panaderos
y suprimió también las oficinas de colocación, que
durante el Segundo Imperio eran un monopolio de
ciertos sujetos designados por la policía,
explotadores de primera fila de los obreros. Las
oficinas fueron transferidas a las alcaldías de los
veinte distritos de París. El 30 de abril, la Comuna
ordenó la clausura de las casas de empeño, basándose
C. Marx y F. Engels
108
en que eran una forma de explotación privada de los
obreros, en pugna con el derecho de éstos a disponer
de sus instrumentos de trabajo y de crédito. El 5 de
mayo, dispuso la demolición de la Capilla Expiatoria,
que se había erigido para expiar la ejecución de Luis
XVI.
Como se ve, el carácter de clase del movimiento
de París, que antes se había relegado a segundo plano
por la lucha contra los invasores extranjeros, resalta
con trazos netos y enérgicos desde el 18 de marzo en
adelante. Como los miembros de la Comuna eran
todos, casi sin excepción, obreros o representantes
reconocidos de los obreros, sus acuerdos se
distinguían por un carácter marcadamente proletario.
Una parte de sus decretos eran reformas que la
burguesía republicana no se había atrevido a
implantar sólo por vil cobardía y que echaban los
cimientos indispensables para la libre acción de la
clase obrera, como, por ejemplo, la implantación del
principio de que, con respecto al Estado, la religión
es un asunto de incumbencia puramente privada;
otros iban encaminados a salvaguardar directamente
los intereses de la clase obrera, y, en parte, abrían
profundas brechas en el viejo orden social. Sin
embargo, en una ciudad sitiada lo más que se podía
alcanzar era un comienzo de desarrollo de todas estas
medidas. Desde los primeros días de mayo, la lucha
contra los ejércitos levantados por el Gobierno de
Versalles, cada vez más nutridos, absorbió todas las
energías.
El 7 de abril, los versalleses tomaron el puente
sobre el Sena en Neuilly, en el frente occidental de
París; en cambio, el 11 fueron rechazados con
grandes pérdidas por el general Eudes, en el frente
sur. París estaba sometido a constante bombardeo,
dirigido además por los mismos que habían
estigmatizado como un sacrilegio el bombardeo de la
capital por los prusianos. Ahora, estos mismos
individuos imploraban al Gobierno prusiano que
acelerase la devolución de los soldados franceses
hechos prisioneros en Sedán y en Metz, para que les
reconquistasen París. Desde comienzos de mayo, la
llegada gradual de estas tropas dio una superioridad
decisiva a las fuerzas de Versalles. Esto se puso ya
de manifiesto cuando, el 23 de abril, Thiers rompió
las negociaciones, abiertas a propuesta de la
Comuna, para canjear al arzobispo de París250 y a
toda una serie de clérigos, presos en la capital como
rehenes, por un solo hombre, Blanqui, elegido por
dos veces a la Comuna, pero preso en Clairvaux. Y
se hizo más patente todavía en el nuevo lenguaje de
Thiers, que, de reservado y ambiguo, se convirtió de
pronto en insolente, amenazador, brutal. En el frente
sur, los versalleses tomaron el 3 de mayo el reducto
de Moulin Saquet; el día 9 se apoderaron del fuerte
de Issy, reducido por completo a escombros por el
250
Durboy, (N. de la Edit.)
cañoneo; el 14 tomaron el fuerte de Vanves. En el
frente occidental avanzaban paulatinamente,
apoderándose de numerosos edificios y aldeas que se
extendían hasta el cinturón fortificado de la ciudad y
llegando, por último, hasta la muralla misma; el 21,
gracias a una traición y por culpa del descuido de los
guardias nacionales destacados en este sector,
consiguieron abrirse paso hacia el interior de la
ciudad. Los prusianos, que seguían ocupando los
fuertes del Norte y del Este, permitieron a los
versalleses cruzar por la parte norte de la ciudad, que
era terreno vedado para ellos según los términos del
armisticio, y, de este modo, avanzar atacando sobre
un largo frente, que los parisinos no podían por
menos que creer amparado por dicho convenio y que,
por esta razón, tenían guarnecido con escasas
fuerzas. Resultado de esto fue que en la mitad
occidental de París, en los barrios ricos, sólo se
opuso una débil resistencia, que se hacía más fuerte y
más tenaz a medida que las fuerzas atacantes se
acercaban al sector del Este, a los barrios
propiamente obreros. Hasta después de ocho días de
lucha no cayeron en las alturas de Belleville y
Ménilmontant los últimos defensores de la Comuna;
y entonces llegó a su apogeo aquella matanza de
hombres desarmados, mujeres y niños, que había
hecho estragos durante toda la semana con furia
creciente. Ya los fusiles de retrocarga no mataban
bastante de prisa, y entraron en juego las
ametralladoras para abatir por centenares a los
vencidos. El Muro de los Federados del cementerio
de Pére Luchaise, donde se consumó el último
asesinato en masa, queda todavía en pie, testimonio
mudo pero elocuente del frenesí a que es capaz de
llegar la clase dominante cuando el proletariado se
atreve a reclamar sus derechos. Luego, cuando se vio
que era imposible matarlos a todos, vinieron las
detenciones en masa, comenzaron los fusilamientos
de víctimas caprichosamente seleccionadas entre las
cuerdas de presos y el traslado de los demás a
grandes campos de concentración, donde esperaban
la vista de los Consejos de Guerra. Las tropas
prusianas que tenían cercado el sector nordeste de
París recibieron la orden de no dejar pasar a ningún
fugitivo, pero los oficiales con frecuencia cerraban
los ojos cuando los soldados prestaban más
obediencia a los dictados de humanidad que a las
órdenes de superioridad; mención especial merece,
por su humano comportamiento, el cuerpo de ejército
de Sajonia, que dejó paso libre a muchas personas,
cuya calidad de luchadores de la Comuna saltaba a la
vista.
***
Si hoy, al cabo de veinte años, volvemos los ojos
a las actividades y a la significación histórica de la
Comuna de París de 1871, advertimos la necesidad
de completar un poco la exposición que se hace en
La guerra civil en Francia.
109
La guerra civil en Francia
Los miembros de la Comuna estaban divididos en
una mayoría integrada por los blanquistas, que
habían predominado también en el Comité Central de
la Guardia Nacional, y una minoría compuesta por
afiliados a la Asociación Internacional de los
Trabajadores, entre los que prevalecían los adeptos
de la escuela socialista de Proudhon. En aquel
tiempo, la gran mayoría de los blanquistas sólo eran
socialistas por instinto revolucionario y proletario;
sólo unos pocos habían alcanzado una mayor
claridad de principios, gracias a Vaillant, que conocía
el socialismo científico alemán. Así se explica que la
Comuna dejase de hacer, en el terreno económico,
muchas cosas que, desde nuestro punto de vista
actual, debió realizar. Lo más difícil de comprender
es indudablemente el santo temor con que aquellos
hombres se detuvieron respetuosamente en los
umbrales del Banco de Francia. Fue éste además un
error político muy grave. El Banco de Francia en
manos de la Comuna hubiera valido más que diez mil
rehenes. Hubiera significado la presión de toda la
burguesía francesa sobre el Gobierno de Versalles
para que negociase la paz con la Comuna. Pero aún
es más asombroso el acierto de muchas de las cosas
que se hicieron, a pesar de estar compuesta la
Comuna de proudhonianos y blanquistas. Por
supuesto, cabe a los proudhonianos la principal
responsabilidad por los decretos económicos de la
Comuna, lo mismo en lo que atañe a sus méritos
como a sus defectos; a los blanquistas les incumbe la
responsabilidad principal por los actos y las
omisiones políticos. Y, en ambos casos, la ironía de
la historia quiso -como acontece generalmente
cuando el poder cae en manos de doctrinarios- que
tanto unos como otros hiciesen lo contrario de lo que
la doctrina de su escuela respectiva prescribía.
Proudhon, el socialista de los pequeños
campesinos
y
maestros
artesanos,
odiaba
positivamente la asociación. Decía de ella que tenía
más de malo que de bueno; que era por naturaleza
estéril y aun perniciosa, como un grillete puesto a la
libertad del obrero; que era un puro dogma,
improductivo y gravoso, contrario por igual a la
libertad del obrero y al ahorro de trabajo; que sus
inconvenientes crecían más de prisa que sus ventajas;
que, por el contrario, la libre concurrencia, la
división del trabajo y la propiedad privada eran otras
tantas fuerzas económicas. Sólo en los casos
excepcionales -así calificaba Proudhon la gran
industria y las grandes empresas como, por ejemplo,
los ferrocarriles- estaba indicada la asociación de los
obreros. (Véase Idée générale de la révolution, 3er
estudio.)
Pero hacia 1871, incluso en París, centro del
artesanado artístico, la gran industria había dejado ya
hasta tal punto de ser un caso excepcional, que el
decreto más importante de cuantos dictó la Comuna
dispuso una organización para la gran industria e
incluso para la manufactura, que no se basaba sólo en
la asociación de obreros dentro de cada fábrica, sino
que debía también unificar a todas estas asociaciones
en una gran Unión; en resumen, en una organización
que, como Marx dice muy bien en La guerra civil,
forzosamente habría conducido en última instancia al
comunismo, o sea, a lo más antitético de la doctrina
proudhoniana. Por eso, la Comuna fue la tumba de la
escuela proudhoniana del socialismo. Esta escuela ha
desaparecido hoy de los medios obreros franceses; en
ellos, actualmente, la teoría de Marx predomina sin
discusión, y no menos entre los «posibilistas»251 que
entre los «marxistas». Sólo quedan proudhonianos en
el campo de la burguesía «radical».
No fue mejor la suerte que corrieron los
blanquistas. Educados en la escuela de la
conspiración y mantenidos en cohesión por la rígida
disciplina que esta escuela supone, los blanquistas
partían de la idea de que un grupo relativamente
pequeño de hombres decididos y bien organizados
estaría en condiciones, no sólo de adueñarse en un
momento favorable del timón del Estado, sino que,
desplegando una acción enérgica e incansable, sería
capaz de sostenerse hasta lograr arrastrar a la
revolución a las masas del pueblo y congregarlas en
torno al puñado de caudillos. Esto llevaba consigo,
sobre todo, la más rígida y dictatorial centralización
de todos los poderes en manos del nuevo Gobierno
revolucionario. ¿Y qué hizo la Comuna, compuesta
en su mayoría precisamente por blanquístas? En
todas las proclamas dirigidas a los franceses de las
provincias, la Comuna les invita a crear una
Federación libre de todas las Comunas de Francia
con París, una organización nacional que, por vez
primera, iba a ser creada realmente por la misma
nación. Precisamente el poder opresor del antiguo
Gobierno centralizado -el ejército, la policía política
y la burocracia-, creado por Napoleón en 1798 y que
desde entonces había sido heredado por todos los
nuevos gobiernos como un instrumento grato,
empleándolo contra sus enemigos, precisamente éste
debía ser derrumbado en toda Francia, como había
sido derrumbado ya en París.
La Comuna tuvo que reconocer desde el primer
momento que la clase obrera, al llegar al poder, no
podía seguir gobernando con la vieja máquina del
Estado; que, para no perder de nuevo su dominación
recién conquistada, la clase obrera tenía, de una
parte, que barrer toda la vieja máquina represiva
utilizada hasta entonces contra ella, y, de otra parte,
precaverse contra sus propios diputados y
funcionarios, declarándolos a todos, sin excepción,
251
Los posibilistas formaban una corriente oportunista en
el movimiento socialista de Francia. Sus dirigentes, entre
otros, Brousse y Malon, provocaron en 1882 la escisión en
el Partido Obrero Francés. Los líderes de esta corriente
proclamaron el principio reformista de procurar nada más
que lo «posible».
C. Marx y F. Engels
110
revocables en cualquier momento. ¿Cuáles eran las
características del Estado hasta entonces? En un
principio, por medio de la simple división del trabajo,
la sociedad se creó los órganos especiales destinados
a velar por sus intereses comunes. Pero, a la larga,
estos órganos, a la cabeza de los cuales figuraba el
poder estatal, persiguiendo sus propios intereses
específicos, se convirtieron de servidores de la
sociedad en señores de ella. Esto puede verse, por
ejemplo, no sólo en las monarquías hereditarias, sino
también en las repúblicas democráticas. No hay
ningún país en que los «políticos» formen un sector
más poderoso y más separado de la nación que en
Norteamérica. Allí cada uno de los dos grandes
partidos que alternan en el Gobierno está a su vez
gobernado por gentes que hacen de la política un
negocio, que especulan con las actas de diputado de
las asambleas legislativas de la Unión y de los
distintos Estados federados, o que viven de la
agitación en favor de su partido y son retribuidos con
cargos cuando éste triunfa. Es sabido que los
norteamericanos llevan treinta años esforzándose por
sacudir este yugo, que ha llegado a ser insoportable,
y que, a pesar de todo, se hunden cada vez más en
este pantano de corrupción. Y es precisamente en
Norteamérica donde podemos ver mejor cómo
progresa esta independización del Estado frente a la
sociedad, de la que originariamente debía ser un
simple instrumento. Allí no hay dinastía, ni nobleza,
ni ejército permanente -fuera del puñado de hombres
que montan la guardia contra los indios-, ni
burocracia con cargos permanentes o derechos
pasivos. Y, sin embargo, en Norteamérica nos
encontramos con dos grandes cuadrillas de
especuladores políticos que alternativamente se
posesionan del poder estatal y lo explotan por los
medios y para los fines más corrompidos; y la nación
es impotente frente a estos dos grandes cártels de
políticos, pretendidos servidores suyos, pero que, en
realidad, la dominan y la saquean.
Contra esta transformación del Estado y de los
órganos del Estado de servidores de la sociedad en
señores de ella, transformación inevitable en todos
los Estados anteriores, empleó la Comuna dos
remedios infalibles. En primer lugar, cubrió todos los
cargos administrativos, judiciales y de enseñanza por
elección, mediante sufragio universal, concediendo a
los electores el derecho a revocar en todo momento a
sus elegidos. En segundo lugar, todos los
funcionarios, altos y bajos, estaban retribuidos como
los demás trabajadores. El sueldo máximo abonado
por la Comuna era de 6.000 francos. Con este
sistema se ponía una barrera eficaz al arribismo y la
caza de cargos, y esto sin contar con los mandatos
imperativos que, por añadidura, introdujo la Comuna
para los diputados a los cuerpos representativos.
En el capítulo tercero de La guerra civil se
describe con todo detalle esta labor encaminada a
hacer saltar el viejo poder estatal y sustituirlo por
otro nuevo y realmente democrático. Sin embargo,
era necesario detenerse a examinar aquí brevemente
algunos de los rasgos de esta sustitución por ser
precisamente en Alemania donde la fe supersticiosa
en el Estado se ha trasplantado del campo filosófico a
la conciencia general de la burguesía e incluso a la de
muchos obreros. Según la concepción filosófica, el
Estado es la «realización de la idea», o sea, traducido
al lenguaje filosófico, el reino de Dios en la tierra, el
campo en que se hacen o deben hacerse realidad la
eterna verdad y la eterna justicia. De aquí nace una
veneración supersticiosa del Estado y de todo lo que
con él se relaciona, veneración supersticiosa que va
arraigando en las conciencias con tanta mayor
facilidad cuanto que la gente se acostumbra ya desde
la infancia a pensar que los asuntos e intereses
comunes a toda la sociedad no pueden gestionarse ni
salvaguardarse de otro modo que como se ha venido
haciendo hasta aquí, es decir, por medio del Estado y
de sus funcionarios bien retribuidos. Y se cree haber
dado un paso enormemente audaz con librarse de la
fe en la monarquía hereditaria y entusiasmarse por la
república democrática. En realidad, el Estado no es
más que una máquina para la opresión de una clase
por otra, lo mismo en la república democrática que
bajo la monarquía; y en el mejor de los casos, es un
mal que se transmite hereditariamente al proletariado
triunfante en su lucha por la dominación de clase. El
proletariado victorioso, lo mismo que hizo la
Comuna, no podrá por menos de amputar
inmediatamente los lados peores de este mal,
entretanto que una generación futura, educada en
condiciones sociales nuevas y libres, pueda
deshacerse de todo este trasto viejo del Estado.
Últimamente, las palabras «dictadura del
proletariado» han vuelto a sumir en santo horror al
filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros,
¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad
a la Comuna de París: ¡he ahí la dictadura del
proletariado!
F. Engels
Londres, en el vigésimo aniversario de la Comuna
de París, 18 de marzo de 1891
Publicado en la revista Die eue Zeit, Bd. 2, Nº
28, 1890-1891 y en el libro: Karl Marx. Der
Bürgerkrieg in Frankreich, Berlín, 1891. Se publica
de acuerdo con el texto del libro. Traducido del
alemán.
Primer manifiesto del Consejo General de la
Asociación Internacional de los Trabajadores
sobre la guerra franco-prusiana252
252
El Primer Manifiesto sobre la actitud de la
Internacional respecto de la guerra franco-prusiana, escrito
por Marx por encargo del Consejo General nada más
comenzar la contienda, así como el Segundo Manifiesto,
La guerra civil en Francia
A los miembros de la Asociación Internacional de
los Trabajadores en Europa y los Estados Unidos
En el Manifiesto Inaugural de la Asociación
Internacional de los Trabajadores, fechado en
noviembre de 1864, decíamos: «Si la emancipación
de la clase obrera exige su fraternal unión y
colaboración, ¿cómo van a poder cumplir esta gran
misión con una política exterior que persigue
designios criminales, que pone en juego prejuicios
nacionales y dilapida en guerras de piratería la sangre
y las riquezas del pueblo?» Y definíamos la política
exterior a que aspira la Internacional con estas
palabras: «Reivindicar que las sencillas leyes de la
moral y de la justicia, que deben presidir las
relaciones entre los individuos, sean las leyes
supremas de las relaciones entre las naciones».
No puede asombrarnos que Luis Bonaparte, que
usurpó su poder explotando la lucha de clases en
Francia y lo perpetuó mediante guerras periódicas en
el exterior, tratase desde el primer momento a la
Internacional como a un enemigo peligroso. En
vísperas del plebiscito253, ordenó que se diese una
escrito por Marx en septiembre de 1870, reflejan la actitud
de la clase obrera respecto del militarismo y la guerra y
muestran la lucha que sostenían Marx y Engels contra las
guerras anexionistas y por la aplicación práctica de los
principios del internacionalismo proletario. Al argumentar
de modo convincente las principales tesis de la doctrina
marxista acerca de las causas sociales de las guerras de
conquista que desencadenan en sus intereses egoístas las
clases dominantes. Marx muestra que con dichas
conflagraciones se persigue igualmente el fin de aplastar el
movimiento revolucionario del proletariado. Marx subraya
con mayor fuerza la unidad de intereses de los obreros
alemanes y franceses y los llama a la lucha conjunta contra
la política anexionista de las clases gobernantes de ambos
países.
Marx explica en el Primer Manifiesto con excepcional
fuerza de visión del porvenir la idea de que la instauración
del poder del proletariado acabará con toda clase de
guerras y que la paz entre los pueblos se erigirá en uno de
los magnos principios internacionales de la futura sociedad
comunista.
253
El plebiscito fue organizado por Napoleón III en mayo
de 1870 para ver, según se decía, la actitud de las masas
populares hacia el Imperio. Las cuestiones sometidas a
plebiscito estaban planteadas de tal forma que era
imposible desaprobar la política del Segundo Imperio sin
pronunciarse, al mismo tiempo, contra toda reforma
democrática. Las secciones de la I Internacional en Francia
denunciaron esta maniobra demagógica y recomendaron a
todos sus miembros que se abstuviesen da votar. La
víspera del plebiscito, los miembros de la Federación de
París fueron detenidos y acusados de participar en una
conspiración que se planteaba el asesinato de Napoleón
III; el Gobierno se aprovechó de dicha acusación para
organizar una amplia campaña de persecuciones contra los
miembros de la Internacional en las diversas ciudades de
Francia. En el proceso judicial contra los miembros de la
Federación de París, celebrado del 22 de junio al 5 de julio
de 1870, se puso al descubierto toda la falsedad de las
111
batida contra los miembros de los Comités
administrativos de la Asociación Internacional de los
Trabajadores de un extremo a otro de Francia: en
París, en Lyón, en Ruán, en Marsella, en Brest, etc.,
con el pretexto de que la Internacional era una
sociedad secreta y de que estaba complicada en un
complot para asesinarle. Lo absurdo de este pretexto
fue puesto de manifiesto poco después en toda su
plenitud, por sus propios jueces. ¿Qué delito habían
cometido, en realidad, las secciones francesas de la
Internacional? El de decir al pueblo francés, pública
y enérgicamente, que votar por el plebiscito era votar
por el despotismo en el interior y por la guerra en el
exterior. Y fue obra suya, en realidad, el que en todas
las grandes ciudades, en todos los centros industriales
de Francia, la clase obrera se levantase como un solo
hombre
para
rechazar
el
plebiscito.
Desgraciadamente, la profunda ignorancia de los
distritos rurales hizo inclinarse del lado contrario el
platillo de la balanza. Las Bolsas, los gobiernos, las
clases dominantes y la prensa de toda Europa
celebraron el plebiscito como un triunfo memorable
del emperador francés sobre la clase obrera de
Francia; en realidad, el plebiscito fue la señal para el
asesinato, no ya de un individuo, sino de naciones
enteras.
El complot de guerra de julio de 1870254 no es
más que una edición corregida y aumentada del coup
d'état de diciembre de 1851255. A primera vista, la
cosa parecía tan absurda que Francia no quería creer
que aquello fuese realmente en serio. Se inclinaba
más bien a dar oídos al diputado256 que denunciaba
los discursos belicosos de los ministros como una
simple maniobra bursátil. Cuando por fin, el 15 de
julio, la guerra fue oficialmente comunicada al
Cuerpo legislativo, toda la oposición se negó a votar
los créditos preliminares; hasta el propio Thiers
estigmatizó la guerra como «detestable»; todos los
.periódicos independientes de París la condenaron y,
cosa extraña, la prensa de provincias se unió a ellos
casi unánimemente.
Mientras tanto, los miembros parisinos de la
Internacional habían puesto de nuevo manos a la
obra. En Réveil257 del 12 de julio publicaron su
acusaciones; sin embargo, varios miembros de la
Internacional fueron condenados a reclusión tan sólo por
pertenecer a la Asociación Internacional de los
Trabajadores. Las persecuciones contra la Internacional en
Francia suscitaron protestas masivas de la clase obrera.
254
El 19 de julio de 1870 comenzó la guerra francoprusiana.
255
Alusión al golpe de Estado de Luis Bonaparte
efectuado el 2 de diciembre de 1851, con el que comienza
el régimen bonapartista del Segundo Imperio.
256
Julio Favre. (N. de la Edit.)
257
Le Réveil («El Despertar»), periódico francés, órgano
de los republicanos de izquierda, se publicó bajo la
redacción de C. Delécluse, en París, de julio de 1868 a
112
manifiesto A los obreros de todas las naciones, del
que tomamos las líneas siguientes:
«Una vez más» -decían-, «bajo el pretexto del
equilibrio europeo y del honor nacional, la paz del
mundo se ve amenazada por las ambiciones políticas.
¡Obreros de Francia, de Alemania, de España!
¡Unamos nuestras voces en un grito unánime de
reprobación contra la guerra!... ¡Guerrear por una
cuestión de preponderancia o por una dinastía tiene
que ser forzosamente considerado por los obreros
como un absurdo criminal! ¡Contestando a las
proclamas guerreras de quienes se eximen a sí
mismos de la contribución de sangre y hallan en las
desventuras públicas una fuente de nuevas
especulaciones, nosotros, los que queremos paz,
trabajo y libertad, alzamos nuestra voz de protesta!..
¡Hermanos de Alemania! ¡Nuestras disensiones no
harían más que asegurar el triunfo completo del
despotismo en ambas orillas del Rin!... ¡Obreros de
todos los países! Cualquiera que sea por el momento
el resultado de nuestros esfuerzos comunes, nosotros,
miembros de la Asociación Internacional de los
Trabajadores, que no conoce fronteras, os enviamos,
como prenda de una solidaridad indestructible, los
buenos deseos y los saludos de los trabajadores de
Francia».
Este manifiesto de nuestras secciones parisinas
fue seguido por numerosos llamamientos parecidos
de otras partes de Francia, entre los cuales sólo
podremos citar aquí la declaración de la sección de
Neuilly-syr-Seíne, publicada en la Marseillaise258 del
22 de julio:
«¿Es justa esta guerra? ¡No! ¿Esta nacional esta
guerra? ¡No! Es una guerra puramente dinástica. En
nombre de la justicia, de la democracia, de los
verdaderos intereses de Francia, nos adherimos por
entero y con toda energía a la protesta de la
Internacional contra la guerra».
Estas protestas expresaban, como pronto había de
probarlo un curioso incidente, los verdaderos
sentimientos de los obreros franceses. Como se
lanzara a la calle la banda del 10 de diciembre259 enero de 1871. Insertaba documentos de la Internacional y
del movimiento obrero.
258
La Marseillaise («La Marsellesa»), diario francés,
órgano de los republicanos de izquierda, se publicó en
París de diciembre de 1869 a septiembre de 1870.
Insertaba documentos acerca de la actividad de la
Internacional y del movimiento obrero.
259
Se alude a la Sociedad del 10 de diciembre, sociedad
bonapartista secreta, formada principalmente por
elementos
desclasados,
aventureros
políticos,
representantes de la camarilla militar, etc.; sus
componentes contribuyeron a la elección de Luis
C. Marx y F. Engels
organizada primeramente bajo el mandato
presidencial de Luis Bonaparte-, disfrazada con
blusas de obreros, para representar las contorsiones
de la fiebre bélica, los obreros auténticos de los
suburbios se echaron también a la calle en
manifestaciones públicas de paz, tan arrolladoras,
que Pietri, el prefecto de policía, creyó prudente
poner término inmediatamente a toda política
callejera, alegando que el leal pueblo de París había
manifestado ya suficientemente su patriotismo
retenido durante tanto tiempo y su exuberante
entusiasmo por la guerra.
Cualquiera que sea el desarrollo de la guerra de
Luis Bonaparte con Prusia, en París ya han doblado
las campanas por el Segundo Imperio. Acabará como
empezó, con una parodia. Pero no olvidemos que
fueron los gobiernos y las clases dominantes de
Europa quienes permitieron a Luis Bonaparte
representar durante diez y ocho años la cruel farsa
del Imperio restaurado.
Por parte de Alemania, la guerra es defensiva,
pero ¿quién colocó a Alemania en el trance de tener
que defenderse? ¿Quién permitió a Luis Bonaparte
guerrear contra ella? ¡Prusia! Fue Bismarck quien
conspiró con el mismísimo Luis Bonaparte, con el
propósito de aplastar la oposición popular dentro de
su país y anexionar Alemania a la dinastía de los
Hohenzollern. Si la batalla de Sadowa260 se hubiese
perdido en vez de ganarse, los batallones franceses
habrían invadido Alemania como aliados de Prusia.
Después de su triunfo, ¿pensó Prusia un solo
momento en oponer una Alemania libre a la Francia
esclavizada? Todo lo contrario. Sin dejar de
conservar celosamente todos los encantos nativos de
su antiguo sistema, les añadía todas las mañas del
Segundo Imperio: su despotismo efectivo y su
democratismo fingido, sus supercherías políticas y
sus trapicheos financieros, sus frases grandilocuentes
y sus artes vulgares de ratero. Al régimen
bonapartista, que hasta ahora sólo había florecido en
una orilla del Rin, le salió un émulo al otro lado. Así
las cosas, ¿qué podía salir de aquí más que la guerra?
Si la clase obrera alemana permite que la guerra
actual pierda su carácter estrictamente defensivo y
degenere en una guerra contra el pueblo francés, el
triunfo o la derrota serán igualmente desastrosos.
Todas las miserias que cayeron sobre Alemania
después de su guerra llamada de liberación,
renacerán con redoblada intensidad.
Pero los principios de la Internacional se hallan
demasiado difundidos y demasiado firmemente
arraigados entre la clase obrera alemana para que
temamos tan lamentable desenlace. Las voces de los
Bonaparte para la Presidencia de la República Francesa el
10 de diciembre de 1848.
260
La batalla de Sadowa tuvo lugar el 3 de julio de 1866
en Bohemia y decidió el desenlace de la guerra austroprusiana de 1866, en favor de Prusia.
La guerra civil en Francia
obreros franceses han encontrado eco en Alemania.
Una asamblea obrera de masas celebrada en
Brunswick el 16 de julio expresó su absoluta
solidaridad con el manifiesto de París, rechazó con
desprecio toda idea de antagonismo nacional respecto
a Francia y cerró sus resoluciones con estas palabras:
«Somos enemigos de todas las guerras, pero sobre
todo de las guerras dinásticas... Con profunda pena y
gran dolor, nos vemos obligados a soportar una
guerra defensiva como un mal inevitable; pero, al
mismo tiempo, apelamos a toda la clase obrera
alemana para que haga imposible la repetición de una
desgracia social tan inmensa, reivindicando para los
pueblos mismos la potestad de decidir sobre la paz y
la guerra y haciéndoles dueños de sus propios
destinos».
En Chemnitz, una asamblea de delegados, que
representaban a 50.000 obreros de Sajonia, adoptó
por unanimidad la siguiente resolución:
«En nombre de la democracia alemana y
especialmente de los obreros que forman el Partido
Socialdemócrata, declaramos que la guerra actual es
una guerra exclusivamente dinástica... Nos
congratulamos en estrechar la mano fraternal que nos
tienden los obreros de Francia... Fieles a la consigna
de la Asociación Internacional de los Trabajadores:
«¡Proletarios de todos los países, uníos!, jamás
olvidaremos que los obreros de todos los países son
nuestros amigos y los déspotas de todos los países,
nuestros enemigos».
La sección berlinesa de la Internacional contestó
también al manifiesto de París:
«Nos adherimos en cuerpo y alma a vuestra
protesta... Solemnemente prometemos que ni el toque
del clarín ni el retumbar del cañón, ni la victoria ni la
derrota, nos desviarán de nuestra causa común, que
es laborar por la unión de los obreros de todos los
países».
¡Así sea!
Al fondo de esta lucha suicida se alza la figura
siniestra de Rusia. Es un mal presagio que la señal
para el desencadenamiento de esta guerra se haya
dado cuando el Gobierno ruso acababa de terminar
sus líneas estratégicas de ferrocarril y estaba ya
concentrando tropas en la dirección del Prut. Por
muchas que sean las simpatías que los alemanes
puedan justamente reclamar en una guerra defensiva
contra la agresión bonapartista, las perderán de golpe
si permiten que el Gobierno prusiano pida o acepte la
ayuda de los cosacos. Recuerden que, después de su
guerra de independencia contra Napoleón I,
Alemania yació durante varias generaciones postrada
113
a los pies del zar.
La clase obrera inglesa tiende su mano fraternal a
los obreros de Francia y de Alemania. Está
firmemente convencida de que, cualquiera que sea el
giro que tome la horrenda guerra inminente, la
alianza de los obreros de todos los países acabará por
liquidar las guerras. El simple hecho de que, mientras
la Francia y la Alemania oficiales se lanzan a una
lucha fratricida, entre los obreros de estos países se
cruzan mensajes de paz y de amistad; ya tan sólo este
hecho grandioso, sin precedentes en la historia, abre
la perspectiva de un porvenir más luminoso.
Demuestra que, frente a la vieja sociedad, con sus
miserias económicas y sus demencias políticas, está
surgiendo una sociedad nueva, cuyo principio de
política internacional será la paz, porque el
gobernante nacional será el mismo en todos los
países: el trabajo.
La precursora de esta sociedad nueva es la
Asociación Internacional de los Trabajadores.
256, High Holborn,
London, W. C.,
23 de julio de 1870
Escrito por C. Marx entre el 19 y el 23 de julio de
1870. Publicado en forma de octavilla en inglés en
julio de 1870, como también en octavillas y en la
prensa periódica en alemán, francés y ruso en agostoseptiembre de 1870. Se publica de acuerdo con el
texto de la octavilla. Traducido del inglés.
Segundo manifiesto del Consejo General de la
Asociación Internacional de los Trabajadores
sobre la guerra franco-prusiana
A los miembros de la Asociación Internacional de
los Trabajadores en Europa y los Estados Unidos
En nuestro primer manifiesto, del 23 de julio,
decíamos:
«En París ya han doblado las campanas por el
Segundo Imperio. Acábará como empezó, con una
parodia. Pero no olvidemos que fueron los gobiernos
y las clases dominantes de Europa quienes
permitieron a Luis Bonaparte representar durante
diez y ocho años la cruel farsa del Imperio
restaurados».
Como se ve, ya antes de que comenzasen las
hostilidades, nosotros dábamos por estallada la
pompa de jabón bonapartista.
Y si no nos equivocábamos en cuanto a la
vitalidad del Segundo Imperio, tampoco nos faltaba
razón al temer que la guerra alemana «perdiese su
carácter estrictamente defensivo y degenerase en una
guerra contra el pueblo francés». En realidad, la
guerra defensiva terminó con la rendición de Luis
Bonaparte, la capitulación de Sedán y la
proclamación de la república en París. Pero ya
mucho antes de que se produjesen estos
acontecimientos, en el mismo momento en que se
C. Marx y F. Engels
114
puso de manifiesto la total podredumbre de las armas
bonapartistas, la camarilla militar prusiana optó por
la guerra de conquista. Cierto es que en su camino se
alzaba un obstáculo desagradable: las propias
declaraciones hechas por el rey Guillermo al
comenzar la guerra. En su discurso de la corona ante
el Reichstag de la Alemania del Norte, el rey había
declarado solemnemente que la guerra iba contra el
emperador de Francia y no contra el pueblo francés.
Y el 11 de agosto dirigió a la nación francesa un
manifiesto en el que figuraban estas palabras:
«Debido a que el emperador Napoleón ha atacado
por tierra y por mar a la nación alemana, que deseaba
y sigue deseando vivir en paz con el pueblo francés;
yo he tomado el mando de los ejércitos alemanes
para repeler su agresión y me he visto obligado, por
los acontecimientos militares, a cruzar las fronteras
de Francia».
No contento con afirmar el «carácter puramente
defensivo» de la guerra, declarando que solamente
tomaba el mando de los ejércitos alemanes «para
repeler la agresión», añadía que habían sido sólo los
«acontecimientos militares» los que le habían
«obligado» a cruzar las fronteras de Francia. Y es
indudable que una guerra defensiva no excluye la
posibilidad de emprender operaciones ofensivas,
cuando los «acontecimientos militares» lo impongan.
Como se ve, el pío monarca se había
comprometido, ante Francia y ante el mundo, a
mantener una guerra estrictamente defensiva. ¿Cómo
eximirle de este compromiso solemne? Los
directores de escena tenían que presentarlo como
accediendo de mala gana a los mandatos irresistibles
de la nación alemana. Inmediatamente, apuntaron su
papel a la clase media liberal alemana, con sus
profesores, sus capitalistas, sus periodistas y sus
concejales. Esta clase media, que, en sus luchas por
la libertad civil, desde 1846 hasta 1870, había dado al
mundo un espectáculo inigualado de indecisión, de
incapacidad y de cobardía, se entusiasmó,
naturalmente, ante la idea de pisar la escena de
Europa como el león rugiente del patriotismo alemán.
Se tomó el disfraz de independencia cívica, fingiendo
obligar al Gobierno prusiano a aceptar los que eran,
en realidad, designios secretos de este mismo
Gobierno. Ahora, expiaba su larga y casi religiosa fe
en la infalibilidad de Luis Bonaparte clamando por la
desmembración de la República Francesa. Oigamos
por un momento los argumentos plausibles de estos
patriotas inconmovibles.
No se atreven a afirmar que la población de
Alsacia y de Lorena suspire por el abrazo alemán.
Todo lo contrario. Para castigar su patriotismo
francés, una ciudad como Estrasburgo, a pesar de
estar dominada por una ciudadela independiente, ha
sido bombardeada de un modo bárbaro y sin
necesidad por espacio de seis días, con granadas
explosivas «alemanas», que la han incendiado y han
matado a un gran número de habitantes indefensos.
Sí, el suelo de estas provincias perteneció en tiempos
remotos al difunto hace muchísimo tiempo Imperio
germánico261. De aquí que este suelo y los seres
humanos que han crecido en él deban ser
confiscados,
al
parecer,
como
propiedad
imprescriptible de Alemania. Ahora bien, si se trata
de rehacer el viejo mapa de Europa según los
caprichos de los amantes de la antigüedad, no
olvidemos en modo alguno que el Elector de
Brandeburgo era, en cuanto a sus dominios
prusianos, vasallo de la República Polaca262.
Pero los patriotas astutos reclaman Alsacia y la
parte de Lorena que habla alemán, como una
«garantía material» contra las agresiones francesas.
Como este vil pretexto ha hecho perder la cabeza a
mucha gente de poco seso, nos creemos obligados a
examinarlo un poco más a fondo.
No cabe duda que la configuración general de
Alsacia en comparación con la orilla opuesta del Rin,
y la existencia de una gran ciudad fortificada como
Estrasburgo casi a mitad de camino entre Basilea y
Germersheim, favorece mucho una invasión de la
Alemania del Sur por los franceses, oponiendo en
cambio especiales dificultades a la invasión de
Francia desde el Sur de Alemania. Tampoco es
dudoso que la anexión de Alsacia y de Lorena de
habla alemana daría a la Alemania del Sur una
frontera mucho más fuerte, puesto que pondría en sus
manos la cresta de las montañas de los Vosgos en
toda su longitud y los fuertes que cubren sus pasos
septentrionales. Y si la anexión se hiciese extensiva a
Metz, Francia quedaría privada indudablemente, por
el momento, de sus dos principales bases de
operaciones contra Alemania; pero esto no le
impediría construir otra nueva en Nancy o en
Verdún. Teniendo a Coblenza, Maguncia,
Germersheim, Rastatt y Ulm, bases todas de
operaciones contra Francia, de las que ha hecho uso
abundante en esta guerra, ¿con qué sombra de
justicia puede Alemania envidiar a Francia
Estrasburgo y Metz, las dos únicas fortalezas de
cierta importancia que posee por este lado? Además,
261
Hasta agosto de 1806, Alemania formaba parte del
llamado Sacro Imperio Romano germánico fundado en el
siglo X, al unirse varios principados feudales y ciudades
libres que reconocían el poder supremo del emperador.
262
En 1618, el electorado de Brandenburgo se unió al
ducado de Prusia (Prusia Oriental) formado a principios
del siglo XVI sobre la base de las posesiones de la Orden
Teutónica y vasallo de Rzeczpospolita (Polonia). El
elector de Brandenburgo, en candad de duque de Prusia,
fue vasallo de Polonia hasta 1657, cuando, aprovechando
las dificultades de este país en la guerra contra Suecia,
consiguió que se reconociera su soberanía sobre las
posesiones prusianas.
La guerra civil en Francia
115
Estrasburgo sólo es un peligro para la Alemania del
Sur mientras ésta es una potencia separada de la
Alemania del Norte. De 1792 a 1795, el Sur de
Alemania no se vio nunca invadido por este lado,
porque Prusia participaba en la guerra contra la
revolución francesa; pero tan pronto como, en 1795,
Prusia firmó una paz separada263 dejando que el Sur
se las arreglase como pudiera, comenzaron,
continuando hasta 1809, las invasiones del Sur de
Alemania, con Estrasburgo como base. Es indudable
que una Alemania unificada podrá siempre
neutralizar a Estrasburgo y a cualquier ejército
francés en Alsacia concentrando todas sus tropas como se hizo en esta guerra- entre Saarlouis y
Landau, y avanzando o aceptando la batalla en la
línea del camino que va de Maguncia a Metz. Con el
núcleo principal de las tropas alemanas estacionado
allí, cualquier ejército francés que avanzase de
Estrasburgo hacia el Sur de Alemania se vería
atacado de flanco y en peligro de encontrarse con las
comunicaciones cortadas. Si la campaña actual ha
demostrado algo, es precisamente la facilidad de
atacar a Francia desde Alemania.
Pero, hablando honradamente, ¿no es un completo
absurdo y anacronismo tomar las razones militares
como el principio que debe presidir el trazado de las
fronteras entre las naciones? Si esta norma
prevaleciese, Austria tendría aún derecho a pedir
Venecia y la línea de Mincio, y Francia podría
reclamar la línea del Rin para proteger a París, que
indudablemente está más expuesto a ser atacado
desde el Nordeste que Berlín desde el Sudoeste. Si
las fronteras van a trazarse en consonancia con los
intereses militares, las reclamaciones no acabarán
nunca, pues toda línea militar es por fuerza
defectuosa y susceptible de mejorarse con la anexión
de nuevos territorios vecinos; además, estas líneas
nunca pueden trazarse de un modo inapelable y justo,
pues son siempre una imposición del vencedor sobre
el vencido, y por consiguiente, llevan en su seno
siempre el germen de nuevas guerras.
Así nos lo enseña la historia toda. Ocurre con las
naciones lo mismo que con los individuos. Para
privarles del poder de atacar, hay que quitarles todos
los medios de defenderse. No basta echar las manos
al cuello; hay que asesinar. Si alguna vez hubo un
conquistador que tomase «garantías materiales» para
inutilizar a una nación, ése fue Napoleón I con el
tratado de Tilsit264 y con su modo de aplicarlo contra
Prusia y el resto de Alemania. Y, sin embargo, pocos
años después, su poder gigantesco se venía al suelo
como una caña podrida ante el pueblo alemán. ¿Qué
significan las «garantías materiales» que Prusia, en
sus sueños más fantásticos, pueda o se atreva a
imponer a Francia, comparadas con las que le
arrancó a ella misma Napoleón I? El resultado no
será menos desastroso. Y la historia no medirá su
venganza por el número de millas cuadradas
arrebatadas a Francia, sino por la magnitud del
crimen que supone resucitar en la segunda mitad del
siglo XIX la política de conquistas.
Pero es, dicen los portavoces del patriotismo
teutónico, que no se debe confundir a los alemanes
con los franceses. Lo que nosotros queremos no es
gloria, sino seguridad. Los alemanes son un pueblo
esencialmente pacífico. Bajo su prudente tutela, hasta
las mismas conquistas dejan de ser un factor de
guerras futuras para convertirse en una prenda de
perpetua paz. Indudablemente, no fue Alemania la
que invadió a Francia en 1792, con el sublime
objetivo de acabar a bayonetazos con la revolución
del siglo XVIII. No fue Alemania la que manchó sus
manos con la esclavización de Italia, la opresión de
Hungría y la desmembración de Polonia. Su actual
sistema militar, que divide a toda la población
masculina sana en dos partes: un ejército permanente
en activo y otro ejército permanente en reserva,
ambos sujetos por igual a obediencia pasiva a sus
gobernantes de derecho divino; semejante sistema
militar es, evidentemente, una «garantía material»
para la salvaguardia de la paz, y es, además, la
cumbre suprema de la civilización... En Alemania,
como en todas partes, los aduladores de los que están
en el poder envenenan a la opinión pública con el
incienso de alabanzas jactanciosas y mendaces.
Estos patriotas alemanes, que fingen indignarse a
la vista de las fortificaciones francesas de Metz y
Estrasburgo, no ven ningún mal en la vasta red de
fortificaciones moscovitas de Varsovia, Modlin e
Ivangórod. Tiemblan ante los horrores de una
invasión bonapartista, pero cierran los ojos ante la
ignominia de una tutela del zarismo.
Y así como en 1865 hubo un cambio de promesas
entre Luis Bonaparte y Bismarck, en 1870 hubo otro
cambio de promesas entre Bísmarck y Gorchakov.
Igual que Luis Bonaparte se ilusionaba pensando que
la guerra de 1866, al producir el mutuo agotamiento
de Austria y Prusia, le convertiría en el árbitro
263
privaba de una parte considerable de su territorio. Rusia no
sufrió perdidas territoriales; pero tuvo que reconocer el
reforzamiento de las posiciones de Francia en Europa y
adherirse al bloqueo de Inglaterra (el llamado bloqueo
continental). Impuesta por Napoleón I, la bandidesca paz
de Tilsit despertó el hondo descontento entre la población
de Alemania, preparando de este modo el terreno para el
movimiento de liberación nacional de 1813 contra la
dominación napoleónica.
Alusión al Tratado de paz de Basilea, concertado
separadamente por Prusia, participante en la primera
coalición antifrancesa de Estados europeos, con la
República Francesa el 5 de abril de 1795.
264
El tratado de Tilsit fue concertado el 7-9 de julio de
1807 entre la Francia napoleónica, de una parte, y, de otra,
los participantes en la cuarta coalición antifrancesa, Rusia
y Prusia, derrotadas en la contienda. Las condiciones del
tratado eran extremamente duras para Prusia, la cual se
C. Marx y F. Engels
116
supremo de Alemania, Alejandro se ilusionaba
también pensando que la guerra de 1870, al producir
el agotamiento mutuo de Alemania y de Francia, lo
erigiría en árbitro supremo del Occidente de Europa.
Y así como el Segundo Imperio reputaba la
Confederación de la Alemania del Norte265
incompatible con su existencia, la Rusia autocrática
tiene por fuerza que creerse amenazada por un
Imperio alemán bajo la hegemonía de Prusia. Tal es
la ley del viejo sistema político. Dentro de este
sistema, lo que para un Estado es una ganancia
representa para otro una pérdida. La influencia
preponderante del zar en Europa tiene sus raíces en
su tradicional dominación sobre Alemania. Y en un
momento en que, dentro de la propia Rusia, fuerzas
sociales volcánicas amenazan con estremecer los
mismos fundamentos de la autocracia, ¿va el zar a
permitir que se merme de ese modo su prestigio en el
extranjero? Ya la prensa de Moscú se expresa en el
mismo lenguaje que empleaban los periódicos
bonapartistas después de la guerra de 1866. ¿Acaso
los patriotas teutones creen realmente que el mejor
modo de garantizar la libertad y la paz en Alemania
es obligar a Francia a echarse en brazos de Rusia? Si
la fortuna de las armas, la arrogancia de la victoria y
las intrigas dinásticas llevan a Alemania a una
expoliación del territorio francés, ante ella sólo se
abrirán dos caminos: o convertirse a toda costa en un
instrumento manifiesto del engrandecimiento de
Rusia, o bien, tras una breve tregua, prepararse para
otra guerra «defensiva», y no una de esas guerras
«localizadas» de nuevo estilo, sino una guerra de
razas, una guerra contra las razas eslava y latina
coligadas.
La clase obrera alemana ha apoyado
enérgicamente la guerra, que no estaba en su mano
impedir, como una guerra por la independencia de
Alemania y por librar a Francia y a Europa del foco
pestilente del Segundo Imperio. Fueron los obreros
industriales alemanes los que, con los obreros
agrícolas, dieron nervio y músculo a las heroicas
huestes, dejando en la retaguardia a sus familias
medio muertas de hambre. Diezmados por las
batallas en el extranjero, volverán a verse diezmados
por la miseria en sus hogares. Ellos a su vez
reclaman ahora «garantías», garantías de que sus
inmensos sacrificios no han sido hechos en vano, de
que han conquistado la libertad, de que su victoria
sobre los ejércitos imperiales no se convertirá, como
en 1815, en derrota del pueblo alemán266 y, como
primera de éstas garantías, reclaman una paz honrosa
para Francia y el reconocimiento de la República
Francesa.
El Comité Central del Partido Obrero
Socialdemócrata de Alemania publicó el 5 de
septiembre un manifiesto insistiendo enérgicamente
en éstas garantías.
«Protestamos contra la anexión de Alsacía y
Lorena. Y tenemos la conciencia de hablar en
nombre de la clase obrera de Alemania. En interés
común de Francia y Alemania, en interés de la paz y
de la libertad, en interés de la civilización occidental
frente a la barbarie oriental, los obreros alemanes no
tolerarán pacientemente la anexión de Alsacia y
Lorena... ¡Apoyaremos fielmente a nuestros
camaradas obreros de todos los países en la causa
común internacional del proletariado!».
Desgraciadamente, no podemos confiar en que
tengan un éxito inmediato. Si en tiempo de paz los
obreros franceses no pudieron detener el brazo del
agresor, ¿Cómo van los obreros alemanes a detener
el brazo del vencedor en medio del estrépito de las
armas? El manifiesto de los obreros alemanes
reclama la extradición de Luis Bonaparte como un
delincuente común y su entrega a la República
Francesa. Pero sus gobernantes están haciendo ya
cuanto pueden para volverlo a colocar en las
Tullerías267, como el hombre más indicado para
hundir a Francia. Pase lo que pase, la historia nos
enseñará que la clase obrera alemana no está hecha
de la misma pasta maleable que la burguesía de este
país. Los obreros de Alemania cumplirán con su
deber.
Como ellos, celebramos el advenimiento de la
república en Francia, pero al mismo tiempo, nos
atormentan dudas que confiamos serán infundadas.
Esta república no ha derribado el trono, sino que ha
venido simplemente a ocupar su vacante. Ha sido
proclamada, no como una conquista social, sino
como una medida de defensa nacional. Se halla en
manos de un Gobierno provisional compuesto en
parte por notorios orleanistas y en parte por
republicanos burgueses, en algunos de los cuales dejó
su estigma indeleble la insurrección de Junio de
1848268. El reparto de funciones entre los miembros
266
265
La Confederación de la Alemania del orte,
encabezada por Prusia, comprendía 19 Estados y 3
ciudades libres de Alemania del Norte y Central. Fue
constituida en 1867 a propuesta de Bismarck. La
formación de la Confederación significó una de las etapas
decisivas de la reunificación de Alemania bajo la
hegemonía de Prusia. En enero de 1871, la Confederación
dejó de existir debido a la constitución del Imperio
alemán.
Marx se refiere al triunfo de la reacción feudal de
Alemania después del hundimiento de la dominación
napoleónica; en Alemania se mantuvo el fraccionamiento
feudal, en los Estados alemanes se consolidó el régimen
feudal absolutista, se conservaron todos los privilegios de
la nobleza y se reforzó la explotación de los campesinos.
267
Trátase del Palacio de las Tullerias, de París, residencia
de Napoleón III.
268
La insurrección de Junio, heroica insurrección de los
obreros de París el 23-26 de junio de 1848, reprimida con
117
La guerra civil en Francia
de este Gobierno no augura nada bueno. Los
orleanistas se han adueñado de las posiciones más
fuertes: el ejército y la policía, dejando a los que se
proclaman
republicanos
los
departamentos
puramente retóricos. Algunos de sus primeros actos
bastan para revelar que no han heredado del Imperio
solamente un montón de ruinas, sino también su
miedo a la clase obrera. Y si hoy, en nombre de l a
república y con fraseología desenfrenada se prometen
cosas imposibles, ¿no será acaso para preparar el
clamor que exija un gobierno «posible»? ¿No estará
la república destinada, en la mente de los burgueses,
que serían con gusto sus enterradores, a servir sólo de
puente para una restauración orleanista?
Como vemos, la clase obrera de Francia tiene que
hacer frente a condiciones dificilísimas. Cualquier
intento de derribar al nuevo Gobierno en el trance
actual, con el enemigo llamando casi a las puertas de
París, sería una locura desesperada. Los obreros
franceses deben cumplir con su deber de ciudadanos;
pero, al mismo tiempo, no deben dejarse llevar por
los recuerdos nacionales de 1792, como los
campesinos franceses se dejaron engañar por los
recuerdos nacionales del Primer Imperio. Su misión
no es repetir el pasado, sino construir el futuro. Que
aprovechen serena y resueltamente las oportunidades
que les brinda la libertad republicana para trabajar
más a fondo en la organización de su propia clase.
Esto les infundirá nuevas fuerzas hercúleas para la
regeneración de Francia y para nuestra obra común:
la emancipación del trabajo. De su fuerza y de su
prudencia depende la suerte de la república.
Los obreros ingleses han dado ya pasos
encaminados a vencer, mediante una saludable
presión desde fuera, la repugnancia de su Gobierno a
reconocer a la República Francesa269. Con su actual
táctica dilatoria, el Gobierno inglés pretende,
probablemente, expiar el pecado de la guerra
antijacobina de 1792 y la precipitación indecorosa
con que sancionó el coup d'état270. Los obreros
ingleses exigen, además, de su Gobierno que se
inaudita crueldad por la burguesía francesa, fue la primera
gran guerra civil entre el proletariado y la burguesía.
269
Marx alude al movimiento de los obreros ingleses en
pro del reconocimiento de la República Francesa
instaurada el 4 de septiembre de 1870. A partir del 5 de
septiembre, en Londres y otras grandes ciudades se
celebraron mítines y manifestaciones que adoptaron
resoluciones y peticiones reivindicando el reconocimiento
inmediato de la República Francesa por el Gobierno
británico. El Consejo General de la Internacional tomó
parte directa en la organización de este movimiento.
270
Marx se refiere a la participación activa de Inglaterra en
la organización de la coalición de Estados feudales
absolutistas que iniciaron en 1792 la guerra contra la
Francia revolucionaria, como también a que la oligarquía
gobernante inglesa fue la primera en Europa a reconocer el
régimen bonapartista establecido en Francia con el golpe
de Estado de Luis Bonaparte del 2 de diciembre de 1851.
oponga con todas sus fuerzas a la desmembración de
Francia, que una parte de la prensa inglesa es lo
suficientemente desvergonzada para pedir a gritos.
Es la misma prensa que durante veinte años estuvo
divinizando a Luis Bonaparte como la providencia de
Europa y que jaleaba frenéticamente la rebelión de
los esclavistas norteamericanos271. Ahora, como
entonces, trabaja sin descanso para los esclavistas.
Que las secciones de la Asociación Internacional
de los Trabajadores de cada país exhorten a la clase
obrera a la acción. Si los obreros olvidan su deber, si
permanecen pasivos, la horrible guerra actual no será
más que la precursora de nuevas luchas
internacionales todavía más espantosas y conducirá
en cada país a nuevas derrotas de los obreros por los
señores de la espada, de la tierra y del capital.
Vive la République!
256, High Holborn, London, W. C.
9 de septiembre de 1870
Escrito por C. Marx entre el 6 y el 9 de
septiembre de 1870. Publicado en forma de octavilla
en inglés el 11-13 de septiembre de 1870, como
también en forma de octavilla en alemán y en la
prensa periódica en alemán y francés en septiembrediciembre de 1870. Se publica de acuerdo con el
texto de la octavilla. Traducido del alemán.
La guerra civil en Francia manifiesto del
Consejo General de la Asociación Internacional
de los Trabajadores
A todos los miembros de la Asociación en Europa
y los Estados Unidos
El 4 de septiembre de 1870, cuando los obreros de
París proclamaron la república, casi instantáneamente
aclamada de un extremo a otro de Francia sin una
sola voz disidente, una cuadrilla de abogados
arribistas, con Thiers como estadista y Trochu como
general, se posesionaron del Hôtel de Ville. Por aquel
entonces estaban imbuidos de una fe tan fanática en
la misión de París para representar a Francia en todas
las épocas de crisis históricas que, para legitimar sus
títulos usurpados de gobernantes de Francia
consideraban suficiente exhibir sus actas ya caducas
de diputados por París. En nuestro segundo
manifiesto sobre la pasada guerra, cinco días después
del encumbramiento de estos hombres, os decíamos
ya quiénes eran. Sin embargo, en la confusión
provocada por la sorpresa, con los verdaderos jefes
de la clase obrera encerrados todavía en las prisiones
bonapartistas y los prusianos avanzando a toda
marcha sobre París, la capital toleró que asumieran el
poder bajo la expresa condición de que su solo
objetivo sería la defensa nacional. Ahora bien, París
271
Durante la guerra civil en América (1861-1865) entre el
Norte industrial y el Sur de los plantadores esclavistas, la
prensa burguesa de Inglaterra defendió el Sur, es decir, el
régimen esclavista.
C. Marx y F. Engels
118
no podía ser defendido sin armar a su clase obrera,
organizándola como una fuerza efectiva y
adiestrando a sus hombres en la guerra misma. Pero
París en armas era la revolución en armas. El triunfo
de París sobre el agresor prusiano hubiera sido el
triunfo del obrero francés sobre el capitalista francés
y sus parásitos dentro del Estado. En este conflicto
entre el deber nacional y el interés de clase, el
Gobierno de la Defensa Nacional no vaciló un
instante en convertirse en un gobierno de la traición
nacional.
Su primer paso consistió en enviar a Thiers a
deambular por todas las Cortes de Europa para
implorar su mediación, ofreciendo el trueque de la
república por un rey. A los cuatro meses de comenzar
el asedio de la capital, cuando se creyó llegado el
momento oportuno para empezar a hablar de
capitulación, Trochu, en presencia de Julio Favre y
de otros colegas de ministerio, habló en los
siguientes términos a los alcaldes de París reunidos:
«La primera cuestión que mis colegas me
plantearon, la misma noche del 4 de septiembre, fue
ésta: ¿Puede París resistir con alguna probabilidad de
éxito un asedio de las tropas prusianas? No vacilé en
contestar negativamente. Algunos de mis colegas,
aquí presentes, certificarán la verdad de mis palabras
y la persistencia de mi opinión. Les dije -en estos
mismos términos- que, con el actual estado de cosas,
el intento de París de afrontar un asedio del ejército
prusiano sería una locura. Una locura heroica añadía-, sin duda alguna; pero nada más... Los
hechos» (dirigidos por él mismo) «han dado un
mentís a mis previsiones».
Este precioso y breve discurso de Trochu fue
publicado más tarde por Corbon, uno de los alcaldes
allí presentes.
Así pues, en la misma noche en que fue
proclamada la república, los colegas de Trochu
sabían ya que su «plan» era la capitulación de París.
Si la defensa nacional hubiera sido algo más que un
pretexto para el gobierno personal de Thiers, Favre y
Cía. los advenedizos del 4 de septiembre habrían
abdicado el 5, habrían puesto al corriente al pueblo
de París sobre el «plan» de Trochu y le habrían
invitado a rendirse sin más o a tomar su destino en
sus propias manos. En vez de hacerlo así, esos
infames impostores optaron por curar la locura
heroica de París con un tratamiento de hambre y de
cabezas rotas, y engañarle mientras tanto con
manifiestos grandilocuentes, en los que se decía, por
ejemplo, que Trochu, «el gobernador de París, jamás
capitularía» y que Julio Favre, ministro de Negocios
Extranjeros, «no cedería ni una pulgada de nuestro
territorio, ni una piedra de nuestras fortalezas». En
una carta a Gambetta, este mismo Julio Favre
confesó que contra lo que ellos se «defendían» no era
contra los soldados prusianos, sino contra los obreros
de París. Durante todo el sitio, los matones
bonapartistas a quienes Trochu, muy previsoramente,
había confiado el mando del ejército de París, no
cesaban de hacer chistes desvergonzados en sus
cartas íntimas, sobre la bien conocida burla de la
defensa (véase, por ejemplo, la correspondencia de
Adolfo Simón Guiod, comandante en jefe de la
artillería del ejército de París y Gran Cruz de la
Legión de Honor, con Susane, general de división de
artillería, correspondencia publicada en el Journal
Officiel272 de la Comuna). Por fin, el 28 de enero de
1871273, los impostores se quitaron la careta. Con el
verdadero heroísmo de la máxima abyección, el
Gobierno de la Defensa Nacional, al capitular, se
convirtió en el Gobierno de Francia integrado por
prisioneros de Bismarck, papel tan bajo, que el
propio Luis Bonaparte, en Sedán, se arredró ante él.
Después de los acontecimientos del 18 de marzo, en
su precipitada huida a Versalles, los capitulards274
dejaron en las manos de París las pruebas
documentales de su traición, para destruir las cuales,
como dice la Comuna en Su proclama a las
provincias,
«esos hombres no vacilarían en convertir a París
en un montón de escombros bañado por un mar de
sangre».
Además, algunos de los dirigentes del Gobierno
de la Defensa tenían razones personales
especialísimas para buscar ardientemente este
desenlace.
Poco tiempo después de sellado el armisticio, M.
272
El Journal Officiel de la République Francaise
(«Diario Oficial de la República Francesa») se publicó
desde el 20 de marzo hasta el 24 de mayo de 1871 y era el
órgano oficial de la Comuna de París, manteniendo el
nombre del diario oficial del Gobierno de la República
Francesa, que se publicaba en París desde el 5 de
septiembre de 1870 (durante la Comuna de París se
publicó con el mismo nombre en Versalles el periódico del
Gobierno de Thiers). El número del 30 de marzo salió con
el título Journal Officiel de la Commune de París. La carta
de Simon Guiod apareció en el periódico el 25 de abril de
1871.
273
El 28 de enero de 1871, Bismarck y Favre,
representante del Gobierno de la Defensa Nacional,
suscribieron la «Convención de armisticio y capitulación
de París». La vergonzosa capitulación significaba la
traición a los intereses nacionales de Francia. Al firmar la
Convención, Favre aceptó las humillantes exigencias
prusianas de pagar en dos semanas una contribución de
200 millones de francos y entregar la mayor parte de los
fortines de París, la artillería de campaña y las municiones
del ejército de París.
274
Capitulards (capituladores), apodo que se daba a los
partidarios de la capitulación de París durante el asedio de
1870-1871. Posteriormente, la palabra entró en el idioma
francés para designar a todos los capituladores.
119
La guerra civil en Francia
Millière, uno de los diputados por París a la
Asamblea Nacional, fusilado más tarde por orden
expresa de Julio Favre, publicó una serie de
documentos judiciales auténticos demostrando que
Favre, que vivía en concubinato con la mujer de un
borracho residente en Argel, había logrado, por
medio de las más descaradas falsificaciones
cometidas a lo largo de muchos años, atrapar en
nombre de los hijos de su adulterio una cuantiosa
herencia, con la que se hizo rico; y que en un pleito
entablado por los legítimos herederos, sólo pudo
conseguir salvarse del escándalo gracias a la
connivencia de los tribunales bonapartistas. Como
estos escuetos documentos judiciales no podían
descartarse fácilmente, por mucha energía retórica
que se desplegase, Julio Favre, por primera vez en su
vida, dejó la lengua quieta, aguardando en silencio a
que estallase la guerra civil, para denunciar
frenéticamente al pueblo de París como a una banda
de criminales evadidos y amotinados abiertamente
contra la familia, la religión, el orden y la propiedad.
Y este mismo falsario, inmediatamente después del 4
de septiembre, apenas llegado al poder puso en
libertad, por simpatía, a Pic y Taillefer, condenados
por estafa bajo el propio Imperio, en el escandaloso
asunto del periódico L'Etendard275. Uno de estos
caballeros, Taillefer, que tuvo la osadía de volver a
París
bajo
la
Comuna,
fue
reintegrado
inmediatamente a la prisión. Y entonces Julio Favre,
desde la tribuna de la Asamblea Nacional, exclamó
que París estaba poniendo en libertad a todos los
presidiarios.
Ernesto Picard, el Joe Miller276 del Gobierno de la
Defensa Nacional, que se nombró a sí mismo
ministro de Hacienda de la república después de
haberse esforzado en vano por ser ministro del
Interior del Imperio, es hermano de un tal Arturo
Pícard, individuo expulsado de la Bolsa de París por
tramposo (véase el informe de la Prefectura de
Policía del 31 de julio de 1867) y convicto y confeso
de un robo de 300.000 francos, cometido siendo
gerente de una de las sucursales de la Société
Générale277, rue Palestro , núm. 5 (véase el informe
de la Prefectura de Policía del 11 de diciembre de
1868). Este Arturo Pícard fue nombrado por Ernesto
Picard redactor jefe de su periódico L'Électeur
275
L'Étendard («El Estandarte»), periódico francés de
orientación bonapartista, se publicó en París de 1866 a
1868. Dejó de aparecer al descubrirse las estafas que le
servían de fuentes de ingresos.
276
En lugar de Joe Miller, las ediciones alemanas de 1871
y 1891 dicen Karl Vogt, y la edición francesa de 1871,
Falstaff. (N. de la Edit.)
277
Trátase de la Société Générale du Crédit Mobilier, gran
banco francés (sociedad anónima), fundado en 1852.
Crédit Mobilier estaba estrechamente ligado a los medios
gubernamentales del Segundo Imperio. En 1867, la
Sociedad quebró, liquidándose en 1871.
Libre278. Mientras los especuladores vulgares eran
despistados por las mentiras oficiales de esta hoja
financiera ministerial, Arturo Picard andaba en un
constante ir y venir del Ministerio del Interior a la
Bolsa, para negociar en ésta con los desastres del
ejército francés. Toda la correspondencia financiera
cruzada entre este par de dignísimos hermanitos cayó
en manos de la Comuna.
Julio Ferry, que antes del 4 de septiembre era un
abogado sin pleitos, consiguió, como alcalde de París
durante el sitio, hacer una fortuna, amasada a costa
del hambre de los demás. El día en que tenga que dar
cuenta de sus malversaciones, será también el día de
su sentencia.
Como se ve, estos hombres sólo podían encontrar
tickets-of-leave279 entre las ruinas de París. Hombres
así eran precisamente los que Bismarck necesitaba.
Hubo un barajar de naipes y Thiers, hasta entonces
inspirador secreto del Gobierno, apareció ahora como
su presidente, teniendo por ministros a ticket-ofleave-men.
Thiers, ese enano monstruoso, tuvo fascinada
durante casi medio siglo a la burguesía francesa por
ser la expresión intelectual más acabada de su propia
corrupción como clase. Ya antes de hacerse estadista
había revelado su talento para la mentira como
historiador. La crónica de su vida pública es la
historia de las desdichas de Francia. Unido a los
republicanos hasta 1830, cazó una cartera bajo Luis
Felipe, traicionando a Laffitte su protector. Se
congració con el rey a fuerza de atizar motines del
populacho contra el clero -durante los cuales fueron
saqueados la iglesia de Saint Germain l'Auxerrois y
el palacio del arzobispo- y actuando, como lo hizo
contra la duquesa de Berry280, a la par de espía
278
L'Électeur Libre («El Elector Libres), periódico
francés, órgano de los republicanos de derecha, se publicó
en París de 1868 a 1871; en 1870-1871 estuvo ligado al
Ministerio de Finanzas del Gobierno de la Defensa
Nacional.
279
En Inglaterra, suele darse a los delincuentes comunes,
después de cumplir la mayor parte de la condena, unas
licencias con las que se les pone en libertad bajo la
vigilancia de la policía. Estas licencias se llaman ticketsof-leave, y a sus portadores se les conoce con el nombre de
ticket-of-leave-men. (Nota de Engels a la edición alemana
de 1871.)
280
El 14 y el 15 de febrero de 1831, protestando contra
una manifestación legitimista en la misa en memoria del
duque de Berry, en París, una multitud destrozó la iglesia
de Saint Germain l'Auxerrois y el palacio del arzobispo de
Quelen. Thiers, que presenció el ataque a la iglesia y al
palacio del arzobispo, les estuvo convenciendo a los
soldados de la Guardia Nacional que dejaran a la multitud
hacer lo que quería.
En 1832, por disposición de Thiers, a la sazón ministro del
Interior, fue detenida la duquesa de Berry, madre del
duque de Chambord, pretendiente al trono francés, y
sometida a un humillante examen médico, con el fin de
C. Marx y F. Engels
120
ministerial y de partero carcelario. La matanza de
republicanos en la rue Transnonain y las leyes
infames de septiembre contra la prensa y el derecho
de asociación que la siguieron, fueron obra suya281.
Al reaparecer como jefe del Gobierno en marzo de
1840, asombró a Francia con su plan de fortificar a
París282. A los republícanos, que denunciaron este
plan como un complot pérfido contra la libertad de
París, les replicó desde la tribuna de la Cámara de los
Diputados:
«¡Cómo!
¿Suponéis
que
puede
haber
fortificaciones que sean una amenaza contra la
libertad? En primer lugar, es calumniar a cualquier
Gobierno, sea el que fuere, creyendo que puede tratar
algún día de mantenerse en el poder bombardeando
la capital… Semejante Gobierno sería, después de su
victoria, cien veces más imposible que antes).
En realidad, ningún Gobierno se habría atrevido a
bombardear París desde los fuertes más que él
Gobierno que antes había entregado estos mismos
fuertes a los prusianos.
Cuando el rey Bomba283, en enero de 1818, probó
sus fuerzas contra Palermo, Thiers, que entonces
llevaba largo tiempo sin cartera, volvió a levantarse
en la Cámara de los Diputados:
«Todos vosotros sabéis, señores diputados, lo que
está pasando en Palermo. Todos vosotros os
estremecéis de horror» (en el sentido parlamentario
de la palabra) «al oír que una gran ciudad ha sido
bombardeada durante cuarenta y ocho horas. ¿Y por
quién? ¿Acaso por un enemigo exterior, que pone en
hacer público su matrimonio clandestino y comprometerla
políticamente.
281
Marx se refiere al bochornoso papel de Thiers (a la
sazón ministro del Interior) en el aplastamiento de la
insurrección de las masas populares de París contra el
régimen de la monarquía de Julio el 13 y el 14 de abril de
1834. La estrangulación del movimiento fue acompañada
de atrocidades por parte de los militares, los cuales dieron
muerte, en particular, a todos los moradores de una casa de
la calle Transnonain.
Las leyes de septiembre, leyes reaccionarias contra la
prensa, fueron promulgadas por el Gobierno francés en
septiembre de 1835. Con arreglo a las mismas se
castigaban con reclusión en la cárcel o con grandes multas
en metálico los actos contra la propiedad y el régimen
político vigente.
282
En enero de 1841, Thiers propuso en la Cámara de los
diputados un proyecto de construcción de fortificaciones
en torno a París. En los medios democráticos
revolucionarios se acogió ese proyecto como una medida
preparatoria para aplastar los movimientos populares. En
el proyecto de Thiers se preveía la construcción de
poderosos fortines en las cercanías de los barrios obreros.
283
Apodo de Fernando II, rey de las Dos Sicilias. (N. de.
la Edit.)
práctica las leyes de la guerra? No, señores
diputados, por su propio Gobierno. ¿Y por qué?
Porque esta ciudad infortunada exigía sus derechos.
Y por exigir sus derechos, ha sufrido cuarenta y ocho
horas de bombardeo... Permitidme apelar a la opinión
pública de Europa. Levantarse aquí y hacer resonar,
desde la que tal vez es la tribuna más alta de Europa,
algunas palabras» (sí, cierto, palabras) «de
indignación contra actos tales, es prestar un servicio
a la humanidad... Cuando el regente Espartero, que
había prestado servicios a su país» (lo que nunca hizo
Thiers), «intentó bombardear Barcelona para sofocar
su insurrección, de todas partes del mundo se levantó
un clamor general de indignación».
Diez y ocho meses más tarde, el señor Thiers se
contaba entre los más furibundos defensores del
bombardeo de Roma por un ejército francés284. La
falta del rey Bomba debió consistir, por lo visto, en
no haber hecho durar el bombardeo más que cuarenta
y ocho horas.
Pocos días antes de la revolución de febrero,
irritado por el largo destierro de cargos y pitanza a
que le había condenado Guizot, y venteando la
inminencia de una conmoción popular, Thiers, en
aquel estilo pseudo heroico que le había valido el
apodo de «Mirabeau-mouche»285, declaraba ante el
parlamento:
«Pertenezco al partido de la revolución no sólo en
Francia, sino en Europa. Yo quema que el Gobierno
de la revolución no saliese de las manos de hombres
moderados…, pero aunque el Gobierno caiga en
manos de espíritus exaltados, incluso en las de los
radicales, no por ello abandonaré mi causa.
Perteneceré siempre al partido de la revolución».
Vino la revolución de febrero. Pero, en vez de
desplazar al Ministerio Guizot para poner en su lugar
un ministerio Thiers, como este hombrecillo había
soñado, la revolución sustituyó a Luis Felipe con la
república. Durante los primeros días del triunfo
popular se mantuvo cuidadosamente oculto, sin darse
cuenta de que el desprecio de los obreros le
resguardaba de su odio. Sin embargo, con su
proverbial valor, permaneció alejado de la escena
pública, hasta que las matanzas de junio le dejaron el
camino expedito para su peculiar actuación.
Entonces, Thiers se convirtió en la mente inspiradora
284
En abril de 1849, Francia aliada a Austria y Nápoles,
organizó la intervención contra la República de Roma, con
el fin de aplastarla y restaurar el poder seglar del papa. Las
fuerzas francesas bombardearon cruelmente la ciudad de
Roma. Pese a su heroica resistencia, la República fue
derrocada, y Roma fue ocupada por las tropas francesas.
285
Mirabeau-mosca. (N. de la Edit.)
La guerra civil en Francia
del partido del orden286 y de su república
parlamentaria, ese interregno anónimo en que todas
las fracciones rivales de la clase dominante
conspiraban juntas para aplastar al pueblo y las unas
contra las otras en el empeño de restaurar cada cual
su propia monarquía. Entonces, como ahora, Thiers
denunció a los republicanos como el único obstáculo
pata la consolidación de la república; entonces, como
ahora, habló a la república como el verdugo a Don
Carlos: «Tengo que asesinarte, pero es por tu bien».
Ahora, como entonces, tendrá que exclamar al día
siguiente de su triunfo: L'Empire est fait, el Imperio
está hecho. Pese a sus prédicas hipócritas sobre las
libertades necesarias y a su rencor personal contra
Luis Bonaparte, que se sirvió de él como
instrumento, dando una patada al parlamentarismo
(fuera de cuya atmósfera artificial nuestro
hombrecillo queda, como él sabe muy bien, reducido
a la nada), encontramos su mano en todas las
infamias del Segundo Imperio: desde la ocupación de
Roma por las tropas francesas hasta la guerra contra
Prusia, que él atizó arremetiendo ferozmente contra
la unidad alemana, no por considerarla como un
disfraz del despotismo prusiano, sino como una
usurpación contra el derecho tradicional de Francia
de mantener desunida a Alemania. Aficionado a
blandir a la faz de Europa, con sus brazos enanos, la
espada de Napoleón I, cuyo limpiabotas histórico era,
su política exterior culminó siempre en las mayores
humillaciones de Francia, desde el tratado de
Londres de 1840287 hasta la capitulación de París en
1871 y la actual guerra civil, en la que lanza contra
París, con permiso especial de Bismarck, a los
prisioneros de Sedán y de Metz288. A pesar de la
versatilidad de su talento y de la variabilidad de sus
propósitos, este hombre ha estado toda su vida
encadenado a la rutina más fósil. Se comprende que
las corrientes subterráneas más profundas de la
286
El partido del orden, partido de la gran burguesía
conservadora, surgió en 1848 y era una coalición de dos
minorías monárquicas de Francia: los legitimistas y los
orleanistas; desde 1849 hasta el golpe de Estado del 2 de
diciembre de 1851 tenía una situación dirigente en la
Asamblea Legislativa de la Segunda República.
287
El 15 de julio de 1840, Inglaterra, Rusia, Prusia,
Austria y Turquía suscribieron en Londres, sin la
participación de Francia, una convención de ayuda al
sultán turco contra el gobernante egipcio Mohamed-Alí, al
que apoyaba Francia. La firma de esta convención creó un
peligro de guerra entre Francia y la coalición de las
potencias europeas. Sin embargo, el rey Luis Felipe no se
atrevió a emprenderla y renunció a la ayuda a Mohamed
Alí.
288
Movido por el deseo de reforzar el ejército versallés
para aplastar el movimiento revolucionario de París,
Thiers se dirigió a Bismarck pidiéndole permiso para
aumentar el contingente de las tropas a cuenta de los
prisioneros de guerra, principalmente de los ejércitos que
habían capitulado en Sedán y Metz.
121
sociedad moderna permanecieran siempre ignoradas
para él; pero hasta los cambios más palpables
operados en su superficie repugnaban a aquel
cerebro, cuya energía había ido a concentrarse toda
en la lengua. Por eso, no se cansó nunca de denunciar
como un sacrilegio toda desviación del viejo sistema
proteccionista francés. Siendo ministro de Luis
Felipe, se mofaba de los ferrocarriles como de una
loca quimera; y desde la oposición, bajo Luis
Bonaparte estigmatizaba como una profanación todo
intento de reformar el podrido sistema militar de
Francia. Jamás en su larga carrera política, tuvo que
acusarse de la más insignificante medida de carácter
práctico. Thiers sólo era consecuente en su codicia de
riqueza y en su odio contra los hombres que la
producen. Cogió su primera cartera, bajo Luis Felipe,
pobre como una rata y la dejó siendo millonario. Su
último ministerio, bajo el mismo rey (el de 1 de
marzo de 1840), le acarreó en la Cámara de los
Diputados una acusación pública de malversación a
la que se limitó a replicar con lágrimas, mercancía
que maneja con tanta prodigalidad como Julio Favre
u otro cocodrilo cualquiera. En Burdeos, su primera
medida para salvar a Francia de la catástrofe
financiera que la amenazaba fue asignarse a sí mismo
un sueldo de tres millones al año, primera y última
palabra de aquella «república ahorrativa», cuyas
perspectivas había pintado a sus electores de París en
1869. El señor Beslay, uno de sus antiguos colegas
del parlamento de 1830, que, a pesar de ser un
capitalista, fue un miembro abnegado de la Comuna
de París, se dirigió últimamente a Thiers en un cartel
mural:
«La esclavización del trabajo por el capital ha
sido siempre la piedra angular de su política y, desde
el día en que vio la República del Trabajo instalada
en el Hôtel de Ville, usted no ha cesado un momento
de gritar a Francia: ¡Esos son unos criminales!»
Maestro
en
pequeñas
granujadas
gubernamentales, virtuoso del perjurio y de la
traición, ducho en todas esas mezquinas
estratagemas, maniobras arteras y bajas perfidias de
la guerra parlamentaria de partidos; siempre sin
escrúpulos para atizar una revolución cuando no está
en el poder y para ahogarla en sangre cuando empuña
el timón del Gobierno; lleno de prejuicios de clase en
lugar de ideas y de vanidad en lugar de corazón; con
una vida privada tan infame como odiosa en su vida
pública, incluso hoy, en que representa el papel de un
Sila francés, no puede por menos de subrayar lo
abominable de sus actos con lo ridículo de su
jactancia.
La capitulación de París, entregando a Prusia no
sólo París, sino toda Francia, vino a cerrar la larga
cadena de intrigas traidoras con el enemigo que los
usurpadores del 4 de septiembre habían empezado
C. Marx y F. Engels
122
aquel mismo día, según dice el propio Trochu. De
otra parte, esta capitulación inició la guerra civil, que
ahora tenían que hacer con la ayuda de Prusia, contra
la república y contra París. Ya en los mismos
términos de la capitulación se contenía la encerrona.
En aquel momento, más de una tercera parte del
territorio estaba en manos del enemigo; la capital se
hallaba aislada de las provincias y todas las
comunicaciones
desorganizadas.
En
estas
circunstancias
era
imposible
elegir
una
representación auténtica de Francia, a menos que se
dispusiese de mucho tiempo para preparar las
elecciones. He aquí por qué el pacto de capitulación
estipulaba que habría de elegirse una Asamblea
Nacional en el término de 8 días; así fue cómo la
noticia de las elecciones que iban a celebrarse no
llegó a muchos sitios de Francia hasta la víspera de
éstas. Además, según una cláusula expresa del pacto
de capitulación, esta Asamblea había de elegirse con
el único objeto de votar por la paz o por la guerra, y
para concluir en caso de necesidad un tratado de paz.
La población no podía dejar de sentir que los
términos del armisticio hacían imposible la
continuación de la guerra y de que, para sancionarla
paz impuesta por Bismarck, los peores hombres de
Francia eran los mejores. Pero, no contento con estas
precauciones, Thiers, ya antes de que el secreto del
armisticio fuera comunicado a los parisinos, se puso
en camino, para una gira electoral por provincias, con
objeto de galvanizar y resucitar el partido legitimista,
que ahora, unido a los orleanistas, habría de ocupar la
vacante de los bonapartistas, inaceptables por el
momento. Thiers no tenía miedo a los legitimistas.
Imposibilitados para gobernar a la moderna Francia
y, por tanto, desdeñables como rivales, ¿qué partido
podía servir mejor como instrumento de la
contrarrevolución que aquel partido cuya actuación,
para decirlo con palabras del mismo Thiers (Cámara
de los Diputados, 5 de enero de 1833),
«había estado siempre circunscrita a tres recursos:
la invasión extranjera, la guerra civil y la anarquía»
Ellos, por su parte, creían firmemente en el
advenimiento de su reino milenario retrospectivo,
tanto tiempo anhelado. Ahí estaban las botas de una
invasión extranjera pisoteando a Francia; ahí estaban
un Imperio caído y un Bonaparte prisionero; y ahí
estaban los legitimistas otra vez. Evidentemente, la
rueda de la historia había marchado hacia atrás, hasta
detenerse en la chambre introuvable de 1816289. En
las asambleas de la república, de 1848 a 1851, estos
elementos habían estado representados por sus cultos
y entrenados campeones parlamentarios; ahora
289
La «Chambre introuvable» («Cámara inefable»),
Cámara de los Diputados de Francia en los años 18151816 (los primeros años de la Restauración), constaba de
extremistas reaccionarios.
irrumpían en escena los soldados de filas del partido,
todos los Pourceaugnacs de Francia.
En cuanto esta asamblea de los «rurales»290 se
congregó en Burdeos, Thiers expuso con claridad a
sus componentes, que había que aprobar
inmediatamente los preliminares de paz, sin
concederles siquiera los honores de un debate
parlamentario, única condición bajo la cual Prusia les
permitiría iniciar la guerra contra la república y
contra París, su baluarte. En realidad, la
contrarrevolución no tenía tiempo que perder. El
Segundo Imperio había elevado a más del doble la
deuda nacional y había sumido a todas las ciudades
importantes en deudas municipales gravosísimas. La
guerra había aumentado espantosamente las cargas
de la nación y había devastado implacablemente sus
recursos. Y para completar la ruina, allí estaba el
Shylock prusiano, con su factura por el sustento de
medio millón de soldados suyos en suelo francés y
con su indemnización de cinco mil millones, más el 5
por ciento de interés por los pagos aplazados. ¿Quién
iba a pagar esta cuenta? Sólo derribando
violentamente
la
república
podían
los
monopolizadores de la riqueza confiar en echar sobre
los hombros de los productores de ésta las costas de
una guerra que ellos, los monopolizadores, habían
desencadenado. Y así, la incalculable ruina de
Francia estimulaba a estos patrióticos representantes
de la tierra y del capital a empalmar, ante los mismos
ojos del invasor y bajo su alta tutela, la guerra
exterior con una guerra civil, con una rebelión de los
esclavistas.
En el camino de esta conspiración se alzaba un
gran obstáculo: París. El desarme de París era la
primera condición para el éxito. Por eso, Thiers le
conminó a que entregase las armas. París estaba,
además,
exasperado
por
las
frenéticas
manifestaciones antirrepublicanas de la Asamblea de
los «rurales» y por las declaraciones equívocas del
propio Thiers sobre el fundamento legal de la
república; por la amenaza de decapitar y
descapitalizar a París; por el nombramiento de
embajadores orleanistas; por las leyes de Dufaure
sobre las letras y los alquileres vencidos291, que
290
«Asamblea de los rurales» o «parlamento de
terratenientes», apodo dado a la Asamblea Nacional de
1871, reunida en Burdeos y constituida en su mayor parte
por reaccionarios monárquicos: terratenientes de
provincia, funcionarios, rentistas y comerciantes elegidos
en las circunscripciones rurales. Sobre un total de 630
diputados a la Asamblea, alrededor de 430 eran
monárquicos.
291
El 10 de marzo de 1871, la Asamblea Nacional adoptó
una ley prorrogando los pagos de las deudas contraídas
entre el 13 de agosto y el 12 de noviembre de 1870. Dicha
ley no se extendía a las deudas contraídas después del 12
de noviembre. Eso asestó un duro golpe a los obreros y las
capas modestas de la población y suscitó la quiebra de
muchos industriales y comerciantes pequeños.
123
La guerra civil en Francia
suponían la ruina para el comercio y la industria de
París; por el impuesto de dos céntimos creado por
Pouyer-Quertier sobre cada ejemplar de todas las
publicaciones imaginables; por las sentencias de
muerte contra Blanqui y Flourens; por la supresión
de los periódicos republicanos; por el traslado de la
Asamblea Nacional a Versalles; por la prórroga del
estado de sitio proclamado por Palikao y al que puso
fin el 4 de septiembre; por el nombramiento de
Vinoy, el décembriseur292, para gobernador de París,
de Valentin, el gendarme bonapartista, para prefecto
de policía y de d'Aurelle de Paladines, el general
jesuita, para comandante en jefe de la Guardia
Nacional parisina.
Y ahora vamos a hacer una pregunta al señor
Thiers y a los caballeros de la defensa nacional,
recaderos suyos. He sabido que, por mediación de
Pouyer-Quertier, su ministro de Hacienda, Thiers
contrató un empréstito de dos mil millones. Ahora
bien, ¿es verdad o no:
1. que el negocio se estipuló asegurando una
comisión de varios cientos de millones para los
bolsillos particulares de Thiers, Julio Favre, Ernesto
Picard, Pouyer-Quertier y Julio Simon y
2. que no habría que hacer ningún pago hasta
después de la «pacificación» de París293?
En todo caso, debía haber algo muy urgente en el
asunto, pues Thiers y Julio Favre pidieron sin el
menor pudor, en nombre de la mayoría de la
Asamblea de Burdeos, la inmediata ocupación de
París por las tropas prusianas. Pero esto no encajaba
en el juego de Bismarck, como, a su regreso a
Alemania, lo declaró éste, irónicamente y sin tapujos,
ante los asombrados filisteos de Francfort.
II
París armado era el único obstáculo serio que se
alzaba en el camino de la conspiración
contrarrevolucionaria. Por eso había que desarmar a
París. En este punto, la Asamblea de Burdeos era la
sinceridad misma. Si los bramidos frenéticos de sus
«rurales» no lo hubiesen atestiguado bastante, habría
disipado la última sombra de duda la entrega de París
por Thiers en las tiernas manos del triunvirato de
Vinoy, el décembriseur, Valentin, el gendarme
bonapartista, y d'Aurelle de Paladines, el general
jesuita. Pero, al mismo tiempo que exhibían de un
292
Se llamaba décembriseur (decembrista) a todo
participante en el golpe de Estado emprendido por Luis
Bonaparte el 2 de diciembre de 1851 y partidario de las
acciones en el espíritu de dicho golpe.
293
Según informaban los periódicos, del empréstito
interior emitido por el Gobierno de Thiers, el propio
Thiers y otros miembros de su Gobierno debían recibir
más de 300 millones de francos en concepto de retribución
de «corretaje». El 20 de junio de 1871, después de
aplastada la Comuna de París, la ley del empréstito fue
aprobada.
modo insultante su verdadero propósito de desarmar
a París, los conspiradores le pedían que entregase las
armas con un pretexto que era la más evidente, la
más descarada de las mentiras. Thiers alegaba que la
artillería de la Guardia Nacional de París pertenecía
al Estado y debía serle devuelta. La verdad era ésta:
desde el día mismo de la capitulación, en que los
prisioneros de Bismarck firmaron la entrega de
Francia, pero reservándose una nutrida guardia de
corps con la intención manifiesta de tener sujeto a
París, éste se puso en guardia. La Guardia Nacional
se reorganizó y confió su dirección suprema a un
Comité Central elegido por todos sus efectivos, con
la sola excepción de algunos remanentes de las viejas
formaciones bonapartistas. La víspera del día en que
entraron los prusianos en París, el Comité Central
tomó medidas para trasladar a Montmartre, Belleville
y La Villette los cañones y las ametralladoras
traidoramente abandonadas por los capituladores en
los mismos barrios que los prusianos habían de
ocupar o en las inmediaciones de ellos. Estos
cañones habían sido adquiridos por suscripción
abierta entre la Guardia Nacional. Se habían
reconocido oficialmente como propiedad privada
suya en el pacto de capitulación del 28 de enero y,
precisamente por esto, habían sido exceptuados de la
entrega general de armas del Gobierno al vencedor.
¡Tan carente se hallaba Thiers hasta del más tenue
pretexto para abrir las hostilidades contra París, que
tuvo que recurrir a la mentira descarada de que la
artillería de la Guardia Nacional pertenecía al
Estado!
La confiscación de sus cañones estaba destinada,
evidentemente, a ser el preludio del desarme general
de París y, por tanto, del desarme de la revolución del
4 de septiembre. Pero esta revolución era ahora la
forma legal del estado de Francia. La república, su
obra, fue reconocida por los conquistadores en las
cláusulas del pacto de capitulación. Después de la
capitulación, fue reconocida también por todas las
potencias extranjeras, y la Asamblea Nacional fue
convocada en nombre suyo. La revolución obrera de
París del 4 de septiembre era el único título legal de
la Asamblea Nacional congregada en Burdeos y de
su poder ejecutivo. Sin el 4 de septiembre, la
Asamblea Nacional hubiera tenido que dar paso
inmediatamente al Cuerpo legislativo elegido en
1869 por sufragio universal bajo el Gobierno de
Francia y no de Prusia, y disuelto a la fuerza por la
revolución. Thiers y sus hombres del ticket-of-leave
hubieran tenido que rebajarse a pedir un
salvoconducto firmado por Luis Bonaparte para
librarse de un viaje a Cayena294. La Asamblea
Nacional, con sus plenos poderes para fijar las
condiciones de la paz con Prusia, no era más que un
episodio de aquella revolución, cuya verdadera
294
Cayena, ciudad de la Guayana francesa (América del
Sur), presidio y lugar de deportación de presos políticos.
C. Marx y F. Engels
124
encarnación seguía siendo el París en armas que la
había iniciado, que por ella había sufrido un asedio
de cinco meses, con todos los horrores del hambre, y
que con su resistencia sostenida a pesar del plan de
Trochu había sentado las bases para una tenaz guerra
de defensa en las provincias. Y París sólo tenía ahora
dos caminos: o rendir las armas, siguiendo las
órdenes humillantes de los esclavistas amotinados de
Burdeos y reconociendo que su revolución del 4 de
septiembre no significaba más que un simple
traspaso de poderes de Luis Bonaparte a sus rivales
monárquicos, o seguir luchando como el campeón
abnegado de Francia, cuya salvación de la ruina y
cuya regeneración eran imposibles si no se
derribaban revolucionariamente las condiciones
políticas y sociales que habían engendrado el
Segundo Imperio y que, bajo la égida protectora de
éste, maduraron hasta la total putrefacción. París,
extenuado por cinco meses de hambre, no vaciló ni
un instante. Heroicamente, decidió correr todos los
riesgos de una resistencia contra los conspiradores
franceses, aun con los cañones prusianos
amenazándole desde sus propios fuertes. Sin
embargo, en su aversión a la guerra civil a la que
París había de ser empujado, el Comité Central
persistía aún en una actitud meramente defensiva,
pese a las provocaciones de la Asamblea, a las
usurpaciones del poder ejecutivo y a la amenazadora
concentración de tropas en París y sus alrededores.
Fue, pues, Thiers quien abrió la guerra civil al
enviar a Vinoy, al frente de una multitud de guardias
municipales y de algunos regimientos de línea, en
expedición nocturna contra Montmartre para
apoderarse por-sorpresa de los cañones de la Guardia
Nacional. Sabido es que este intento fracasó ante la
resistencia de la Guardia Nacional y la
confraternización de las tropas de línea con el
pueblo. D'Aurelle de Paladines había mandado
imprimir de antemano su boletín cantando la victoria,
y Thiers tenía ya preparados los carteles anunciando
sus medidas de coup d'état. Ahora todo esto hubo de
ser sustituido por los llamamientos en que Thiers
comunicaba su magnánima decisión de dejar a la
Guardia Nacional en posesión de sus armas, con lo
cual estaba seguro -decía- de que ésta se uniría al
Gobierno contra los rebeldes. De los 300.000
guardias nacionales solamente 300 respondieron a
esta invitación a pasarse al lado del pequeño Thiers
contra ellos mismos. La gloriosa revolución obrera
del 18 de marzo se adueñó indiscutiblemente de
París. El Comité Central era su Gobierno provisional.
Y su sensacional actuación política y militar pareció
hacer dudar un momento a Europa si lo que veía era
una realidad o sólo sueños de un pasado remoto.
Desde el 18 de marzo hasta la entrada de las
tropas versallesas en París, la revolución proletaria
estuvo tan exenta de esos actos de violencia en que
tanto abundan las revoluciones, y más todavía las
contrarrevoluciones de las «clases superiores», que
sus adversarios no pudieron denunciar más hechos
que la ejecución de los generales Lecomte y Clément
Thomas y lo ocurrido en la plaza Vendôme.
Uno de los militares bonapartistas que tomaron
parte en la intentona nocturna contra Montmartre, el
general Lecomte, ordenó por cuatro veces al 81°
Regimiento de línea que hiciese fuego sobre una
muchedumbre inerme en la plaza Pigalle y, como las
tropas se negasen, las insultó furiosamente. En vez de
disparar sobre las mujeres y los niños, sus hombres
dispararon sobre él. Naturalmente, las costumbres
inveteradas adquiridas por los soldados bajo la
educación militar que les imponen los enemigos de la
clase obrera no cambian en el preciso momento en
que estos soldados se pasan al campo de los
trabajadores. Esta misma gente fue la que ejecutó a
Clément Thomas.
El «general» Clément Thomas, un antiguo
sargento de caballería descontento, se había enrolado,
en los últimos tiempos del reinado de Luis Felipe, en
la redacción del periódico republicano ational295,
para prestar allí sus servicios con la doble
personalidad de hombre de paja (gérant responsable)
y de espadachín de tan belicoso periódico. Después
de la revolución de febrero, entronizados en el poder,
los señores del ational convirtieron a este ex
sargento de caballería en general, en vísperas de la
matanza de junio, de la que él, como Julio Favre, fue
uno de los siniestros maquinadores, para convertirse
después en uno de los más viles verdugos de los
sublevados. Después, desaparecieron él y su
generalato por largo tiempo, para salir de nuevo a la
superficie el 1 de noviembre de 1870. El día antes, el
Gobierno de la Defensa, cogido en el Hôtel de Ville,
había prometido solemnemente a Blanqui, Flourens y
otros representantes de la clase obrera, que dimitiría,
poniendo el poder usurpado en manos de la
Comuna296 que había de elegir libremente París. En
vez de hacer honor a su palabra, lanzaron sobre París
295
Le ational («El Nacional»), diario francés, se publicó
en París de 1830 a 1851; órgano de los republicanos
burgueses moderados.
296
El 31 de octubre de 1870, los obreros de París y la parte
revolucionaria de la Guardia Nacional, al tener noticia del
acuerdo adoptado por el Gobierno de la Defensa Nacional
de empezar negociaciones con los prusianos, se sublevaron
y, tras de apoderarse del ayuntamiento, crearon el Comité
de Salud Pública, órgano de poder revolucionario, con
Blanqui al frente. Bajo la presión de los obreros, el
Gobierno de la Defensa Nacional tuvo que dar la promesa
de dimisión y convocar para el 1º de noviembre las
elecciones a la Comuna. Pero, el Gobierno se aprovechó
de la deficiente organización de las fuerzas revolucionarias
de Paris y las divergencias entre los dirigentes de la
insurrección -los blanquistas y los demócratas jacobinos
pequeñoburgueses- y recurrió a los batallones leales de la
Guardia Nacional para volver a tomar el ayuntamiento y
restablecer su propio poder.
125
La guerra civil en Francia
a los bretones de Trochu, que venían a sustituir a los
corsos de Bonaparte297. Únicamente el general
Tamisier se negó a manchar su nombre con aquella
violación de la palabra dada y dimitió su puesto de
comandante en jefe de la Guardia Nacional. Clément
Thomas le sustituyó, volviendo otra vez a ser
general. Durante todo el tiempo de su mando, no
guerreó contra los prusianos, sino contra la Guardia
Nacional de París. Impidió que ésta se armase de un
modo completo, azuzó a los batallones burgueses
contra los batallones obreros, eliminó a los oficiales
contrarios al «plan» de Trochu y disolvió con el
estigma de cobardía a aquellos mismos batallones
proletarios cuyo heroísmo acababa de llenar de
asombro a sus más encarnizados enemigos. Clément
Thomas
sentíase
orgullosísimo
de
haber
reconquistado su preeminencia de junio como
enemigo personal de la clase obrera de París. Pocos
días antes del 18 de marzo, había sometido a Le Flô,
ministro de la Guerra, un plan de su invención, para
«acabar con la fine fleur298 de la canaille de París».
Después de la derrota de Vinoy, no pudo menos de
salir a la palestra como aficionado de espía. El
Comité Central y los obreros de París son tan
responsables de la muerte de Clément Thomas y de
Lecomte como la princesa de Gales de la suerte que
corrieron las personas que perecieron aplastadas
entre la muchedumbre el día de su entrada en
Londres.
La supuesta matanza de ciudadanos inermes en la
plaza Vendôme es un mito que Thiers y los «rurales»
silenciaron obstinadamente en la Asamblea,
confiando su difusión exclusivamente a la turba de
criados del periodismo europeo. Las «gentes de
orden», los reaccionarios de París, temblaron ante el
triunfo del 18 de marzo. Para ellos, era la señal del
castigo popular, que por fin llegaba. Ante sus ojos se
alzaron los espectros de las víctimas asesinadas por
ellos desde las jornadas de junio de 1848 hasta el 22
de enero de 1871299. Pero su pánico fue su solo
castigo. Hasta los guardias municipales en vez de ser
desarmados y encerrados, como procedía, tuvieron
las puertas de París abiertas de par en par para huir a
Versalles y ponerse a salvo. No sólo no se molestó a
297
«Los bretones», guardia móvil bretona que Trochu
utilizó como tropas de gendarmes para reprimir el
movimiento revolucionario de París. Los «corsos»
constituían una parte considerable del cuerpo de
gendarmes del Segundo Imperio.
298
La crema. (N. de la Edit.)
299
El 22 de enero de 1871, a iniciativa de los blanquistas
se celebró una manifestación revolucionaria del
proletariado parisino y de la Guardia Nacional
reivindicando el derrocamiento del Gobierno y la creación
de la Comuna. Por orden del Gobierno, la manifestación
fue ametrallada por los «móviles» bretones, la guardia del
ayuntamiento. Tras de aplastar por medio del terror el
movimiento revolucionario, el Gobierno emprendió la
preparación de la capitulación de París.
las «gentes de orden», sino que incluso se les
permitió reunirse y apoderarse tranquilamente de más
de un reducto en el mismo centro de París. Esta
indulgencia del Comité Central, esta magnanimidad
de los obreros armados que contrastaba tan
abiertamente con los hábitos del partido del orden,
fue falsamente interpretada por éste como la simple
manifestación de un sentimiento de debilidad. De
aquí su necio plan de intentar, bajo el manto de una
manifestación pacífica, lo que Vinoy no había podido
lograr con sus cañones y sus ametralladoras. El 22 de
marzo, se puso en marcha desde los barrios de lujo
un tropel exaltado de personas distinguidas, llevando
en sus filas a todos los elegantes petits crevés300 y a
su cabeza a los contertulios más conocidos del
Imperio: los Heeckeren, Coëtlogon, Henrí de Pène,
etc. Bajo la capa cobarde de una manifestación
pacífica, estas bandas, pertrechadas secretamente con
armas de matones, se pusieron en orden de marcha,
maltrataron y desarmaron a las patrullas y a los
puestos de la Guardia Nacional que encontraban a su
paso y, al desembocar de la rue de la Paix en la plaza
Vendôme, a los gritos de «¡Abajo el Comité Central!
¡Abajo los asesinos! ¡Viva la Asamblea Nacional!»,
intentaron arrollar el cordón de puestos de guardia y
tomar por sorpresa el cuartel general de la Guardia
Nacional. Como contestación a sus tiros de pistola,
fueron dadas las sommations (equivalente francés
para el Acto de desórdenes inglés)301 y, como
resultasen inútiles, el general de la Guardia
Nacional302 ordenó fuego. Bastó una descarga para
poner en fuga precipitada a aquellos estúpidos
mequetrefes que esperaban que la simple exhibición
de su «porte distinguido» ejercería sobre la
revolución de París el mismo efecto que los
trompetazos de Josué sobre las murallas de Jericó303.
Al huir, dejaron tras ellos dos guardias nacionales
muertos, nueve gravemente heridos (entre ellos un
miembro del Comité Central304) y todo el escenario
de su hazaña sembrado de revólveres, puñales y
bastones de estoque, como prueba de convicción del
300
Petimetres. (N. de la Edit.)
Sommations (intimación previa de dispersarse), medida
prevista por la ley de varios Estados burgueses de triple
intimación a la multitud para que se disperse, después de
lo cual se puede emplear la fuerza armada.
El Acto de desórdenes (Riot act) entró en vigor en
Inglaterra en 1715, prohibiendo toda clase de
«aglomeración sediciosa» de más de 12 personas: en caso
de infracción de dicha ley, las autoridades tenían la
obligación de dar lectura a una intimación especial y
recurrir a la fuerza si los intimados no se dispersaban a lo
largo de una hora.
302
Bergeret. (N. dé la Edit.)
303
Las murallas de Jericó, antigua ciudad de Palestina,
cayeron, según la Biblia, al sonde las trompas sagradas de
los hebreos. Alusión a una fortaleza que se desmorona en
un instante.
304
Maljournal. (N. de la Edit.)
301
C. Marx y F. Engels
126
carácter «inerme» de su manifestación «pacífica».
Cuando el 13 de junio de 1849, la Guardia Nacional
de París organizó una manifestación realmente
pacífica para protestar contra el traidor asalto de
Roma por las tropas francesas, Changarnier, a la
sazón general del partido del orden, fue aclamado por
la Asamblea Nacional, y señaladamente por Thiers,
como salvador de la sociedad por haber lanzado a sus
tropas desde los cuatro costados contra aquellos
hombres inermes, por haberlos derribado a tiros y a
sablazos y por haberlos pisoteado con sus caballos.
Se decretó entonces en París el estado de sitio.
Dufaure hizo que la Asamblea aprobase a toda prisa
nuevas leyes de represión. Nuevas detenciones,
nuevos destierros; comenzó una nueva era de terror.
Pero las «clases inferiores» hacen esto de otro modo.
El Comité Central de 1871 no se ocupó de los héroes
de la «manifestación pacífica»; y así, dos días
después, podían ya pasar revista ante el almirante
Saisset para aquella otra manifestación, ya armada,
que terminó con la famosa huida a Versalles. En su
repugnancia a aceptar la guerra civil iniciada por el
asalto nocturno que Thiers realizó contra
Montmartre, el Comité Central se hizo responsable
esta vez de un error decisivo: no marchar
inmediatamente
sobre
Versalles,
entonces
completamente indefenso, acabando así con los
manejos conspirativos de Thiers y de sus «rurales».
En vez de hacerse esto, volvió a permitirse que el
partido del orden probase sus fuerzas en las urnas el
26 de marzo, día en que se celebraron las elecciones
a la Comuna. Aquel día, en las alcaldías de París, las
«gentes del orden» cruzaron blandas palabras de
conciliación con sus demasiado generosos
vencedores, mientras en su interior hacían el voto
solemne de exterminarlos en el momento oportuno.
Veamos ahora el reverso de la medalla. Thiers
abrió su segunda campaña contra París a comienzos
de abril. La primera remesa de prisioneros parisinos
conducidos a Versalles hubo de sufrir indignantes
crueldades, mientras Ernesto Picard, con las manos
metidas en los bolsillos del pantalón, se paseaba por
delante de ellos escarneciéndolos, y mesdames
Thiers y Favre, en medio de sus damas de honor (?),
aplaudían desde los balcones los ultrajes del
populacho versallés. Los soldados de los regimientos
de línea hechos prisioneros fueron asesinados a
sangre fría; nuestro valiente amigo el general Duval,
el fundidor, fue fusilado sin la menor apariencia de
proceso. Galliffet, el chulo de su mujer, tan famosa
por las desvergonzadas exhibiciones que hacía de su
cuerpo en las orgías del Segundo Imperio, se jactaba
en una proclama de haber mandado asesinar a un
puñado de guardias nacionales con su capitán y su
teniente, sorprendidos y desarmados por sus
cazadores. Vinoy, el fugitivo, fue premiado por
Thiers con la Gran Cruz de la Legión de Honor por
su orden de fusilar a todos los soldados de línea
cogidos en las filas de los federales. Desmarets, el
gendarme, fue condecorado por haber descuartizado
traidoramente como un carnicero al magnánimo y
caballeroso Flourens, que el 31 de octubre de 1870
había salvado las cabezas de los miembros del
Gobierno de la Defensa305. Thiers, con manifiesta
satisfacción, se extendió sobre los «alentadores
detalles» de este asesinato en la Asamblea Nacional.
Con la inflada vanidad de un pulgarcito
parlamentario a quien se permite representar el papel
de un Tamerlán, negaba a los que se rebelaban contra
Su Poquedad todo derecho de beligerantes
civilizados, hasta el derecho de la neutralidad para
sus hospitales de sangre. Nada más horrible que este
mono, ya presentido por Voltaire306, a quien le fue
permitido durante algún tiempo dar rienda suelta a
sus instintos de tigre (v. apéndices, pág. 35).
Después del decreto dado por la Comuna el 7 de
abril, ordenando represalias y declarando que tal era
su deber «para proteger a París contra las hazañas
canibalescas de los bandidos de Versalles, exigiendo
ojo por ojo y diente por diente»307, Thiers siguió
dando a los prisioneros el mismo trato salvaje, y
encima insultándolos en sus boletines del modo
siguiente: «Jamás la mirada angustiada de hombres
honrados ha tenido que posarse sobre semblantes tan
degradados de una degradada democracia». Los
hombres honrados eran Thiers y sus licenciados de
presidio como ministros. No obstante, los
fusilamientos de prisioneros cesaron por algún
tiempo. Pero, tan pronto como Thiers y sus generales
decembristas se convencieron de que aquel decreto
de la Comuna sobre las represalias no era más que
una amenaza inocua, de que se respetaba la vida
hasta a sus gendarmes espías detenidos en París con
el disfraz de guardias nacionales, hasta a guardias
municipales cogidos con granadas incendiarias,
entonces los fusilamientos en masa de prisioneros se
reanudaron y se prosiguieron sin interrupción hasta el
final. Las casas en que se habían refugiado guardias
nacionales eran rodeadas por gendarmes, rociadas
con petróleo (primera vez que se emplea en esta
guerra) y luego incendiadas; los cuerpos
carbonizados eran sacados luego por el hospital de
sangre de la Prensa situado en Les Ternes. Cuatro
305
Durante los acontecimientos del 31 de octubre,
Flourens no dejó que se fusilara a los miembros del
Gobierno de la Defensa Nacional, a lo que exhortaba un
participante de la insurrección.
306
Voltaire. Cándido, capítulo 22. (N. de la Edit.)
307
El decreto de los rehenes, de que habla Marx, fue
promulgado por la Comuna el 5 de abril de 1811 (Marx lo
fecha con arreglo a su publicación en la prensa inglesa).
Según el decreto, todos los acusados de tener relaciones
con Versalles, en el caso de comprobarse la culpa, se
declaraban rehenes. Al recurrir a esa medida, la Comuna
quería impedir el fusilamiento de los federados por los
versalleses.
La guerra civil en Francia
guardias nacionales que se rindieron a un
destacamento de cazadores montados, el 25 de abril,
en Belle Epine, fueron luego fusilados, uno tras otro,
por un capitán, digno discípulo de Galliffet. Scheffer,
una de estas cuatro víctimas, a quien se había dejado
por muerto, llegó arrastrándose hasta las avanzadillas
de París y relató este hecho ante una comisión de la
Comuna. Cuando Tolain interpeló al ministro de la
Guerra acerca del informe de esta comisión, los
«rurales» ahogaron su voz y no dejaron a Le Flô
contestarle. Hubiera sido un insulto para su
«glorioso» ejército el hablar de sus hazañas. El tono
impertinente con que los boletines de Thiers
anunciaron la matanza a bayonetazos de los guardias
nacionales sorprendidos durmiendo en Moulin
Saquet y los fusilamientos en masa en Clamart
alteraron hasta los nervios del Times308 de Londres,
que no peca precisamente de exceso de sensibilidad.
Pero sería ridículo, hoy, empeñarse en enumerar las
simples atrocidades preliminares perpetradas por tos
que bombardearon a París y fomentaron una rebelión
esclavista protegida por la invasión extranjera. En
medio de todos estos horrores, Thiers, olvidándose
de sus lamentaciones parlamentarias sobre la
espantosa responsabilidad que pesa sobre sus
hombros de enano, se jacta en sus boletines de que
l'Assemblée siège paisiblement (de que la Asamblea
delibera plácidamente), y con sus jolgorios
inacabables, unas veces con los generales
decembristas y otras veces con los príncipes
alemanes, prueba que su digestión no se ha alterado
en lo más mínimo, ni siquiera por los espectros de
Lecomte y Clément Thomas.
III
Al alborear el 18 de marzo de 1871, París se
despertó entre un clamor de gritos de «Vive la
Commune!» ¿Qué es la Comuna, esa esfinge que
tanto atormenta los espíritus burgueses?
«Los proletarios de París» -decía el Comité
Central en su manifiesto del 18 de marzo-, «en medio
de los fracasos y las traiciones de las clases
dominantes, se han dado cuenta de que ha llegado la
hora de salvar la situación tomando en sus manos la
dirección de los asuntos públicos... Han comprendido
que es su deber imperioso y su derecho indiscutible
hacerse dueño de sus propios destinos, tomando el
poder».
Pero la clase obrera no puede limitarse
simplemente a tomar posesión de la máquina del
Estado tal y como está y servirse de ella para sus
propios fines.
El poder estatal centralizado, con sus órganos
308
The Times («Los Tiempos»), importante diario inglés
de orientación conservadora, se publica en Londres desde
1785.
127
omnipresentes: el ejército permanente, la policía, la
burocracia, el clero y la magistratura -órganos
creados con arreglo a un plan de división sistemática
y jerárquica del trabajo-, procede de los tiempos de la
monarquía absoluta y sirvió a la naciente sociedad
burguesa como un arma poderosa en sus luchas
contra el feudalismo. Sin embargo, su desarrollo se
veía entorpecido por toda la basura medieval:
derechos señoriales, privilegios locales, monopolios
municipales y gremiales, códigos provinciales. La
escoba gigantesca de la revolución francesa del siglo
XVIII barrió todas estas reliquias de tiempos
pasados, limpiando así, al mismo tiempo, el suelo de
la sociedad de los últimos obstáculos que se alzaban
ante la superestructura del edificio del Estado
moderno, erigido en tiempos del Primer Imperio,
que, a su vez, era el fruto de las guerras de coalición
de la vieja Europa semifeudal contra la Francia
moderna. Durante los regímenes siguientes, el
Gobierno, colocado bajo el control del parlamento es decir, bajo el control directo de las clases
poseedoras-, no sólo se convirtió en un vivero de
enormes deudas nacionales y de impuestos
agobiadores, sino que, con la seducción irresistible
de sus cargos, momios y empleos, acabó siendo la
manzana de la discordia entre las fracciones rivales y
los aventureros de las clases dominantes; por otra
parte, su carácter político cambiaba simultáneamente
con los cambios económicos operados en la sociedad.
Al paso que los progresos de la moderna industria
desarrollaban, ensanchaban y profundizaban el
antagonismo de clase entre el capital y el trabajo, el
poder del Estado fue adquiriendo cada vez más el
carácter de poder nacional del capital sobre el
trabajo, de fuerza pública organizada para la
esclavización social, de máquina del despotismo de
clase. Después de cada revolución, que marca un
paso adelante en la lucha de clases, se acusa con
rasgos cada vez más destacados el carácter
puramente represivo del poder del Estado. La
revolución de 1830, al traducirse en el paso del
Gobierno de manos de los terratenientes a manos de
los capitalistas, lo que hizo fue transferirlo de los
enemigos más remotos a los enemigos más directos
de la clase obrera. Los republicanos burgueses, que
se adueñaron del poder del Estarlo en nombre de la
revolución de febrero, lo usaron para provocar las
matanzas de junio, para probar a la clase obrera de
que la república «social» era la república que
aseguraba su sumisión social y para convencer a la
masa monárquica de los burgueses y terratenientes de
que podían dejar sin peligro los cuidados y los gajes
del Gobierno a los «republicanos» burgueses. Sin
embargo, después de su única heroica hazaña de
junio, no les quedó a los republicanos burgueses otra
cosa que pasar a la cabeza a la cola, del partido del
orden, coalición formada por todas las fracciones y
facciones rivales de la clase apropiadora, en su
C. Marx y F. Engels
128
antagonismo, ahora franco y manifiesto, contra las
clases productoras. La forma más adecuada para este
gobierno conjunto era la república parlamentaria,
con Luis Bonaparte por presidente. Fue éste un
régimen de franco terrorismo de clase y de insulto
deliberado contra la vile multitude309. Si la república
parlamentaria, como decía el señor Thiers, era «la
que menos les dividía» (a las diversas fracciones de
la clase dominante), en cambio abría un abismo entre
esta clase y el conjunto de la sociedad situado fuera
de sus escasas filas. Su unión venía a eliminar las
restricciones que sus discordias imponían al poder
del Estado bajo regímenes anteriores, y, ante la
amenaza de un alzamiento del proletariado, se
sirvieron del poder del Estado, sin piedad y con
ostentación, como de una máquina nacional de guerra
del capital contra el trabajo. Pero esta cruzada
ininterrumpida contra las masas productoras les
obligaba, no sólo a revestir al poder ejecutivo de
facultades de represión cada vez mayores, sino, al
mismo tiempo, a despojar a su propio baluarte
parlamentario -la Asamblea Nacional-, uno por uno,
de todos sus medios de defensa contra el poder
ejecutivo. Hasta que éste, en la persona de Luis
Bonaparte, les dio un puntapié. El fruto natural de la
república del partido del orden fue el Segundo
Imperio.
El Imperio, con el coup d'état por fe de bautismo,
el sufragio universal por sanción y la espada por
cetro, declaraba apoyarse en los campesinos, amplia
masa de productores no envuelta directamente en la
lucha entre el capital y el trabajo. Decía que salvaba
a la clase obrera destruyendo el parlamentarismo y,
con él, la descarada sumisión del Gobierno a las
clases poseedoras. Decía que salvaba a las clases
poseedoras manteniendo en pie su supremacía
económica sobre la clase obrera; y, finalmente,
pretendía unir a todas las clases, al resucitar para
todos la quimera de la gloria nacional. En realidad,
era la única forma de gobierno posible, en un
momento en que la burguesía había perdido ya la
facultad de gobernar la nación y la clase obrera no la
había adquirido aún. El Imperio fue aclamado de un
extremo a otro del mundo como el salvador de la
sociedad. Bajo su égida, la sociedad burguesa, libre
de todas preocupaciones políticas, alcanzó un
desarrollo que ni ella misma esperaba. Su industria y
su comercio cobraron proporciones gigantescas; la
especulación financiera celebró orgías cosmopolitas;
la miseria de las masas se destacaba sobre la
ostentación desvergonzada de un lujo suntuoso, falso
y envilecido. El poder del Estado, que aparentemente
flotaba por encima de la sociedad, era, en realidad, el
mayor escándalo de ella y el auténtico vivero de
todas sus corrupciones. Su podredumbre y la
podredumbre de la sociedad a la que había sacado a
309
La vil muchedumbre. (N. de la Edti.)
flote, fueron puestas al desnudo por la bayoneta de
Prusia, que ardía, a su vez, en deseos de trasladar la
sede suprema de este régimen de París a Berlín. El
imperialismo es la forma más prostituida y al mismo
tiempo la forma última de aquel poder estatal que la
sociedad burguesa naciente había comenzado a crear
como medio para emanciparse del feudalismo y que
la sociedad burguesa adulta acabó transformando en
un medio para la esclavización del trabajo por el
capital.
La antítesis directa del Imperio era la Comuna. El
grito de «república social», con que la revolución de
febrero fue anunciada por el proletariado de París, no
expresaba más que el vago anhelo de una república
que no acabase sólo con la forma monárquica de la
dominación de clase, sino con la propia dominación
de clase. La Comuna era la forma positiva de esta
república.
París, sede central del viejo poder gubernamental
y, al mismo tiempo, baluarte social de la clase obrera
de Francia, se había levantado en armas contra el
intento de Thiers y los «rurales» de restaurar y
perpetuar aquel viejo poder que les había sido legado
por el Imperio. Y si París pudo resistir fue
únicamente porque, a consecuencia del asedio, se
había deshecho del ejército, sustituyéndolo por una
Guardia Nacional, cuyo principal contingente lo
formaban los obreros. Ahora se trataba de convertir
este hecho en una institución duradera. Por eso, el
primer decreto de la Comuna fue para suprimir el
ejército permanente y sustituido por el pueblo
armado.
La Comuna estaba formada por los consejeros
municipales elegidos por sufragio universal en los
diversos distritos de la ciudad. Eran responsables y
revocables en todo momento. La mayoría de sus
miembros
eran,
naturalmente,
obreros
o
representantes reconocidos de la clase obrera. La
Comuna no había de ser un organismo parlamentario,
sino una corporación de trabajo, ejecutiva y
legislativa al mismo tiempo. En vez de continuar
siendo un instrumento del Gobierno central, la
policía fue despojada inmediatamente de sus
atributos políticos y convertida en instrumento de la
Comuna, responsable ante ella y revocable en todo
momento. Lo mismo se hizo con los funcionarios de
las demás ramas de la administración. Desde los
miembros de la Comuna para abajo, todos los que
desempeñaban cargos públicos debían desempeñarlos
con salarios de obreros. Los intereses creados y los
gastos de representación de los altos dignatarios del
Estado desaparecieron con los altos dignatarios
mismos. Los cargos públicos dejaron de ser
propiedad privada de los testaferros del Gobierno
central. En manos de la Comuna se pusieron no
solamente la administración municipal, sino toda la
iniciativa llevada hasta entonces por el Estado.
Una vez suprimidos el ejército permanente y la
129
La guerra civil en Francia
policía, que eran los elementos del poder material del
antiguo Gobierno, la Comuna tomó medidas
inmediatamente para destruir la fuerza espiritual de
represión, el «poder de los curas», decretando la
separación de la Iglesia del Estado y la expropiación
de todas las iglesias como corporaciones poseedoras.
Los curas fueron devueltos al retiro de la vida
privada, a vivir de las limosnas de los fieles, como
sus antecesores, los apóstoles. Todas las instituciones
de enseñanza fueron abiertas gratuitamente al pueblo
y al mismo tiempo emancipadas de toda intromisión
de la Iglesia y del Estado. Así, no sólo se ponía la
enseñanza al alcance de todos, sino que la propia
ciencia se redimía de las trabas a que la tenían sujeta
los prejuicios de clase y el poder del Gobierno.
Los funcionarios judiciales perdieron aquella
fingida independencia que sólo había servido para
disfrazar su abyecta sumisión a los sucesivos
gobiernos, ante los cuales iban prestando y violando,
sucesivamente, el juramento de fidelidad. Igual que
los demás funcionarios públicos, los magistrados y
los jueces habían de ser funcionarios electivos,
responsables y revocables.
Como es lógico, la Comuna de París había de
servir de modelo a todos los grandes centros
industriales de Francia. Una vez establecido en París
y en los centros secundarios el régimen de la
Comuna, el antiguo Gobierno centralizado tendría
que dejar paso también en las provincias a la
autoadministración de los productores. En el breve
esbozo de organización nacional que la Comuna no
tuvo tiempo de desarrollar, se dice claramente que la
Comuna habría de ser la forma política que revistiese
hasta la aldea más pequeña del país y que en los
distritos rurales el ejército permanente habría de ser
remplazado por una milicia popular, con un plazo de
servicio extraordinariamente corto. Las comunas
rurales de cada distrito administrarían sus asuntos
colectivos por medio de una asamblea de delegados
en la capital del distrito correspondiente y estas
asambleas, a su vez, enviarían diputados a la
Asamblea Nacional de delegados de París,
entendiéndose que todos los delegados serían
revocables en todo momento y se hallarían obligados
por el mandato imperativo (instrucciones) de sus
electores. Las pocas, pero importantes funciones que
aún quedarían para un Gobierno central no se
suprimirían, como se había dicho, falseando de
intento la verdad, sino que serían desempeñadas por
agentes comunales y, por tanto, estrictamente
responsables. No se trataba de destruir la unidad de la
nación, sino por el contrario, de organizarla mediante
un régimen comunal, convirtiéndola en una realidad
al destruir el poder del Estado, que pretendía ser la
encarnación de aquella unidad, independiente y
situado por encima de la nación misma, en cuyo
cuerpo no era más que una excrescencia parasitaria.
Mientras que los órganos puramente represivos del
viejo poder estatal habían de ser amputados, sus
funciones legítimas habían de ser arrancadas a una
autoridad que usurpaba una posición preeminente
sobre la sociedad misma, para restituirla a los
servidores responsables de esta sociedad. En vez de
decidir una vez cada tres o seis años qué miembros
de la clase dominante han de representar y aplastar al
pueblo en el parlamento, el sufragio universal habría
de servir al pueblo organizado en comunas, como el
sufragio individual sirve a los patronos que buscan
obreros y administradores para sus negocios. Y es
bien sabido que lo mismo las compañías que los
particulares, cuando se trata de negocios, saben
generalmente colocar a cada hombre en el puesto que
le corresponde y, si alguna vez se equivocan, reparan
su error con presteza. Por otra parte, nada podía ser
más ajeno al espíritu de la Comuna que sustituir el
sufragio universal por una investidura jerárquica310.
Generalmente,
las
creaciones
históricas
completamente nuevas están destinadas a que se las
tome por una reproducción de formas viejas e incluso
difuntas de la vida social, con las cuales pueden
presentar cierta semejanza. Así, esta nueva Comuna,
que viene a destruir el poder estatal moderno, se ha
confundido con una reproducción de las comunas
medievales, que primero precedieron a ese mismo
Estado y luego le sirvieron de base. El régimen de la
Comuna se ha tomado erróneamente por un intento
de fraccionar en una federación de pequeños Estados,
como la soñaban Montesquieu y los girondinos311,
esa unidad de las grandes naciones que, si bien en sus
orígenes fue instaurada por la violencia, hoy se ha
convertido en un factor poderoso de la producción
social. El antagonismo entre la Comuna y el poder
del Estado se ha presentado equivocadamente como
una forma exagerada de la vieja lucha contra el
excesivo centralismo. Circunstancias históricas
peculiares pueden en otros países haber impedido el
desarrollo clásico de la forma burguesa de gobierno
al modo francés y haber permitido, como en
Inglaterra, completar en la ciudad los grandes
órganos centrales del Estado con asambleas
parroquiales (vestries) corrompidas, concejales
concusionarios y feroces administradores de la
beneficencia, y, en el campo, con jueces virtualmente
hereditarios. El régimen de la Comuna habría
devuelto al organismo social todas las fuerzas que
310
Investidura, sistema de nombramiento de cargos, que se
distingue por la completa dependencia de quienes se
encuentran en un peldaño inferior de la escala jerárquica
respecto de los superiores.
311
Los girondinos formaban en el período de la revolución
burguesa francesa de fines del siglo XVIII el partido de la
gran burguesía (debían su nombre al del departamento de
la Gironda), que, so pretexto de defensa del derecho de los
departamentos a la autonomía y la federación, se oponía al
Gobierno jacobino y a las masas revolucionarias que lo
apoyaban.
C. Marx y F. Engels
130
hasta entonces venía absorbiendo el Estado parásito,
que se nutre a expensas de la sociedad y entorpece su
libre movimiento. Con este solo hecho habría
iniciado la regeneración de Francia. La burguesía de
las ciudades de provincia de Francia veía en la
Comuna un intento de restaurar el predominio que
ella había ejercido sobre el campo bajo Luis Felipe y
que, bajo Luis Napoleón, había sido suplantado por
el supuesto predominio del campo sobre la ciudad.
En realidad, el régimen de la Comuna colocaba a los
productores del campo bajo la dirección espiritual de
las capitales de sus distritos, ofreciéndoles aquí, en
los obreros de la ciudad, los representantes naturales
de sus intereses. La sola existencia de la Comuna
implicaba, como algo evidente, un régimen de
autonomía local, pero ya no como contrapeso a un
poder estatal que ahora era superfluo. Sólo en la
cabeza de un Bisrnarck, que, cuando no está metido
en sus intrigas de sangre y hierro, gusta de volver a
su antigua ocupación, que tan bien cuadra a su
calibre mental de colaborador del Kladderadatsch312
(el Punch313 de Berlín), sólo en una cabeza como ésa
podía caber el achacar a la Comuna de París la
aspiración de reproducir aquella caricatura de la
organización municipal francesa de 1791 qué es la
organización municipal de Prusia, donde la
administración de las ciudades queda rebajada al
papel de simple engranaje secundario de la
maquinaria policíaca del Estado prusiano. La
Comuna convirtió en una realidad ese tópico de todas
las revoluciones burguesas, que es «un Gobierno
barato», al destruir las dos grandes fuentes de gastos:
el ejército permanente y la burocracia del Estado. Su
sola existencia presuponía la no existencia de la
monarquía que, en Europa al menos, es el lastre
normal y el disfraz indispensable de la dominación
de clase. La Comuna dotó a la república de una base
de instituciones realmente democráticas. Pero, ni el
Gobierno barato, ni la «verdadera república»
constituían su meta final; no eran más que fenómenos
concomitantes.
La variedad de interpretaciones a que ha sido
sometida la Comuna y la variedad de intereses que
han encontrado en ella su expresión, demuestran que
era una forma política perfectamente flexible, a
diferencia de las formas anteriores de gobierno, que
habían sido todas fundamentalmente represivas. He
aquí su verdadero secreto: la Comuna era,
esencialmente, un Gobierno de la clase obrera, fruto
de la lucha de la clase productora contra la clase
apropiadora, la forma política al fin descubierta para
llevar a cabo dentro de ella la emancipación
312
Kladderadatsch, revista satírica ilustrada semanal, se
publicó en Berlín desde 1848.
313
Punch, or the London Charivari («El Títere o la
cercenada de Londres»), revista semanal satírica inglesa de
orientación liberal-burguesa, se publica en Londres desde
1841.
económica del trabajo.
Sin esta última condición, el régimen de la
Comuna habría sido una imposibilidad y una
impostura. La dominación política de los productores
es incompatible con la perpetuación de su esclavitud
social. Por tanto, la Comuna había de servir de
palanca para extirpar los cimientos económicos sobre
los que descansa la existencia de las clases y, por
consiguiente, la dominación de clase. Emancipado el
trabajo, todo hombre se convierte en trabajador, y el
trabajo productivo deja de ser un atributo de una
clase.
Es un hecho extraño. A pesar de todo lo que se ha
hablado y se ha escrito con tanta profusión, durante
los últimos sesenta años, acerca de la emancipación
del trabajo, apenas en algún sitio los obreros toman
resueltamente la cosa en sus manos, vuelve a resonar
de pronto toda la fraseología apologética de los
portavoces de la sociedad actual, con sus dos polos
de capital y esclavitud asalariada (hoy, el propietario
de tierras no es más que el socio comanditario del
capitalista), como si la sociedad capitalista se hallase
todavía en su estado más puro de inocencia virginal,
con sus antagonismos todavía en germen, con sus
engaños todavía encubiertos, con sus prostituidas
realidades todavía sin desnudar. ¡La Comuna,
exclaman, pretende abolir la propiedad, base de toda
civilización! Sí, caballeros, la Comuna pretendía
abolir esa propiedad de clase que convierte el trabajo
de muchos en la riqueza de unos pocos. La Comuna
aspiraba a la expropiación de los expropiadores.
Quería convertir la propiedad individual en una
realidad, transformando los medios de producción, la
tierra y el capital, que hoy son fundamentalmente
medios de esclavización y de explotación del trabajo,
en simples instrumentos de trabajo libre y asociado.
¡Pero eso es el comunismo, el «irrealizable»
comunismo! Sin embargo, los individuos de las
clases dominantes que son lo bastante inteligentes
para darse cuenta de la imposibilidad de que el actual
sistema continúe -y no son pocos- se han erigido en
los apóstoles molestos y chillones de la producción
cooperativa. Ahora bien, si la producción cooperativa
ha de ser algo más que una impostura y un engaño; si
ha de sustituir al sistema capitalista; si las sociedades
cooperativas unidas han de regular la producción
nacional con arreglo a un plan común, tomándola
bajo su control y poniendo fin a la constante anarquía
y a las convulsiones periódicas, consecuencias
inevitables de la producción capitalista, ¿qué será eso
entonces, caballeros, más que comunismo,
comunismo «realizable»?
La clase obrera no esperaba de la Comuna ningún
milagro. Los obreros no tienen ninguna utopía lista
para implantarla par décret du peuple314. Saben que
para conseguir su propia emancipación, y con ella
314
Por decreto del pueblo. (N. de la Edit.)
131
La guerra civil en Francia
esa forma superior de vida hacia la que tiende
irresistiblemente la sociedad actual por su propio
desarrollo económico, tendrán que pasar por largas
luchas, por toda una serie de procesos históricos, que
transformarán completamente las circunstancias y los
hombres. Ellos no tienen que realizar ningunos
ideales, sino simplemente dar suelta a los elementos
de la nueva sociedad que la vieja sociedad burguesa
agonizante lleva en su seno. Plenamente consciente
de su misión histórica y heroicamente resuelta a
obrar con arreglo a ella, la clase obrera puede
mofarse de las burdas invectivas de los lacayos de la
pluma y de la protección pedantesca de los
doctrinarios burgueses bien intencionados, que
vierten sus ignorantes vulgaridades y sus fantasías
sectarias con un tono sibilino de infalibilidad
científica.
Cuando la Comuna de París tomó en sus propias
manos la dirección de la revolución; cuando, por
primera vez en la historia, los simples obreros se
atrevieron a violar el monopolio de gobierno de sus
«superiores naturales», y, en circunstancias de una
dificultad sin precedente, realizaron su labor de un
modo modesto, concienzudo y eficaz, con sueldos el
más alto de los cuales apenas representaba una quinta
parte de la suma que según una alta autoridad
científica315 es el sueldo mínimo del secretario de un
consejo escolar de Londres, el viejo mundo se
retorció en convulsiones de rabia ante el espectáculo
de la Bandera Roja, símbolo de la República del
Trabajo, ondeando sobre el Hôtel de Ville.
Y, sin embargo, era ésta la primera revolución en
que la clase obrera fue abiertamente reconocida
como la única clase capaz de iniciativa social incluso
por la gran masa de la clase media parisina -tenderos,
artesanos, comerciantes-, con la sola excepción de
los capitalistas ricos. La Comuna los salvó, mediante
una sagaz solución de la constante fuente de
discordias dentro de la misma clase media: el
conflicto entre acreedores y deudores316. Estos
mismos elementos de la clase media, después de
haber colaborado en el aplastamiento de la
insurrección obrera de junio de 1848, habían sido
sacrificados sin miramiento a sus acreedores por la
Asamblea Constituyente de entonces317. Pero no fue
éste el único motivo que les llevó a apretar sus filas
315
Se refiere al profesor Huxley, (Nota de la edición
alemana de 1871.)
316
Se alude al decreto de la Comuna de París del 16 de
abril de 1871 prorrogando por tres años los pagos de las
deudas y aboliendo el pago de interés por ellas.
317
Marx se refiere al acuerdo del 22 de agosto de 1848 de
la Asamblea Constituyente de rechazar el proyecto de ley
de «acuerdos amistosos», en el que se preveía el
aplazamiento de los pagos de las deudas. Como
consecuencia de ello, una parte considerable de la pequeña
burguesía se arruinó completamente y se vio en manos de
los acreedores, es decir, de la gran burguesía.
en torno a la clase obrera. Sentían que había que
escoger entre la Comuna y el Imperio, cualquiera que
fuese el rótulo bajo el que éste resucitase. El Imperio
los había arruinado económicamente con su
dilapidación de la riqueza pública, con las grandes
estafas financieras que fomentó y con el apoyo
prestado a la centralización artificialmente acelerada
del capital, que suponía la expropiación de muchos
de sus componentes. Los había suprimido
políticamente, y los había irritado moralmente con
sus orgías; había herido su volterianismo al confiar la
educación de sus hijos a los fréres ignorantins318, y
había sublevado su sentimiento nacional de franceses
al lanzarlos precipitadamente a una guerra que sólo
ofreció una compensación para todos los desastres
que había causado: la caída del Imperio. En efecto,
tan pronto huyó de París la alta bohème bonapartista
y capitalista, el auténtico partido del orden de la clase
media, que surgió bajo la forma de Unión
Republicana319, se colocó bajo la bandera de la
Comuna y se puso a defenderla contra las
desfiguraciones malévolas de Thiers. El tiempo dirá
si la gratitud de esta gran masa de la clase media va a
resistir las duras pruebas de estos momentos.
La Comuna tenía toda la razón, cuando decía a los
campesinos: «Nuestro triunfo es vuestra única
esperanza». De todas las mentiras incubadas en
Versalles y difundidas por los ilustres mercenarios de
la prensa europea, una de las más tremendas era la de
que los «rurales» representaban al campesinado
francés. ¡Figuraos el amor que sentirían los
campesinos de Francia por los hombres a quienes
después de 1815 se les obligó a pagar mil millones de
indemnización320! A los ojos del campesino francés,
la sola existencia de grandes propietarios de tierras es
ya una usurpación de sus conquistas de 1789. En
1848, la burguesía gravó su parcela de tierra con el
impuesto adicional de 45 céntimos por franco, pero
entonces lo hizo en nombre de la revolución, en
cambio, ahora, fomentaba una guerra civil en contra
de la revolución, para echar sobre las espaldas de los
campesinos la carga principal de los cinco mil
318
Los Frères ignorantins («Frailes ignorantes»), nombre
despectivo de una orden religiosa surgida en 1680, en
Reims, se comprometían a dedicarse a la enseñanza de los
niños pobres. En las escuelas de la orden se daba,
principalmente, una educación religiosa, siendo muy
escasa la enseñanza de otras ramas del saber.
319
La Unión Republicana de los Departamentos,
organización política integrada por elementos de la
pequeña burguesía oriundos de las distintas regiones de
Francia y domiciliados en París, llamaba a la lucha contra
el Gobierno de Versalles y la Asamblea Nacional
monárquica y predicaba el apoyo a la Comuna de París en
todos los departamentos.
320
Marx se refiere a la ley del 27 de abril de 1825 acerca
del pago de indemnización a los antiguos emigrados por
las fincas que les habían sido confiscadas durante la
revolución burguesa francesa.
C. Marx y F. Engels
132
.millones de indemnización que había que pagar a los
prusianos. En cambio, la Comuna declaraba en una
de sus primeras proclamas que las costas de la guerra
habían de ser pagadas por los verdaderos causantes
de ella. La Comuna habría redimido al campesino de
la contribución de sangre, le habría dado un
Gobierno barato, habría convertido a los que hoy son
sus vampiros -el notario, el abogado, el agente
ejecutivo y otros dignatarios judiciales que le chupan
la sangre- en empleados comunales asalariados,
elegidos por él y responsables ante él mismo. Le
habría librado de la tiranía del guarda jurado, del
gendarme y del prefecto; la ilustración por el maestro
de escuela hubiera ocupado el lugar del
embrutecimiento por el cura. Y el campesino francés
es, ante todo y sobre todo, un hombre calculador. Le
habría parecido extremadamente razonable que la
paga del cura, en vez de serle arrancada a él por el
recaudador
de
contribuciones,
dependiese
exclusivamente de los sentimientos religiosos de los
feligreses. Tales eran los grandes beneficios que el
régimen de la Comuna -y sólo él- brindaba como
cosa inmediata a los campesinos franceses. Huelga,
por tanto, detenerse a examinar los problemas más
complicados, pero vitales, que sólo la Comuna era
capaz de resolver -y que al mismo tiempo estaba
obligada a resolver-, en favor de los campesinos, a
saber: la deuda hipotecaria, que pesaba como una
maldición sobre su parcela; el proletariado del
campo, que crecía constantemente, y el proceso de su
expropiación de la parcela que cultivaba, proceso
cada vez más acelerado en virtud del desarrollo de la
agricultura moderna y la competencia de la
producción agrícola capitalista.
El campesino francés eligió a Luis Bonaparte
presidente de la república, pero fue el partido del
orden el que creó el Segundo Imperio. Lo que el
campesino francés quería realmente, comenzó a
demostrarlo él mismo en 1849 y 1850, al oponer su
alcalde al prefecto del Gobierno, su maestro de
escuela al cura del Gobierno y su propia persona al
gendarme del Gobierno. Todas las leyes promulgadas
por el partido del orden en enero y febrero de 1850
fueron medidas descaradas de represión contra el
campesino. El campesino era bonapartista porque la
gran revolución, con todos los beneficios que le
había conquistado, se personificaba para él en
Napoleón. Pero esta quimera, que se iba esfumando
rápidamente bajo el Segundo Imperio (y que era, por
naturaleza, contraria a los «rurales»), este prejuicio
del pasado, ¿cómo hubiera podido hacer frente a la
apelación de la Comuna a los intereses vitales y las
necesidades más apremiantes de los campesinos?
Los «rurales» -tal era, en realidad, su principal
preocupación- sabían que tres meses de libre
contacto del París de la Comuna con las provincias
bastarían para desencadenar una sublevación general
de campesinos; de aquí su prisa por establecer el
bloqueo policiaco de París para impedir que la
epidemia se propagase.
La Comuna era, pues, la verdadera representación
de todos los elementos sanos de la sociedad francesa,
y, por consiguiente, el auténtico Gobierno nacional.
Pero, al mismo tiempo, como Gobierno obrero y
como campeón intrépido de la emancipación del
trabajo, era un Gobierno internacional en el pleno
sentido de la palabra. Ante los ojos del ejército
prusiano, que había anexionado a Alemania dos
provincias francesas, la Comuna anexionó a Francia
los obreros del mundo entero.
El Segundo Imperio había sido el jubileo de la
estafa cosmopolita; los estafadores de todos los
países habían acudido corriendo a su llamada para
participar en sus orgías y en el saqueo del pueblo
francés. Y todavía hoy la mano derecha de Thiers es
Ganesco, el granuja valaco, y su mano izquierda
Markovski, el espía ruso. La Comuna concedió a
todos los extranjeros el honor de morir por una causa
inmortal. Entre la guerra exterior, pérdida por su
traición, y la guerra civil, fomentada por su
conspiración con el invasor extranjero, la burguesía
encontraba tiempo para dar pruebas de patriotismo,
organizando batidas policíacas contra los alemanes
residentes en Francia. La Comuna nombró a un
obrero alemán321 su ministro del Trabajo. Thiers, la
burguesía, el Segundo Imperio, habían engañado
constantemente
a
Polonia
con
ostentosas
manifestaciones de simpatía, mientras, en realidad, la
traicionaban a los intereses de Rusia, a la que
prestaban los más sucios servicios. La Comuna honró
a los heroicos hijos de Polonia322, colocándolos a la
cabeza de los defensores de París. Y, para marcar
nítidamente
la
nueva
era
histórica
que
conscientemente inauguraba, la Comuna, ante los
ojos de los vencedores prusianos, de una parte, y del
ejército bonapartista mandado por generales
bonapartistas, de otra, echó abajo aquel símbolo
gigantesco de la gloria marcial que era la Columna
de Vendôme323.
La gran medida social de la Comuna fue su propia
existencia, su labor. Sus medidas concretas no podían
menos de expresar la línea de conducta de un
Gobierno del pueblo por el pueblo. Entre ellas se
cuentan la abolición del trabajo nocturno para los
obreros panaderos, y la prohibición, bajo penas, de la
práctica corriente entre los patronos de mermar los
salarios imponiendo a sus obreros multas bajo los
más diversos pretextos, proceso este en el que el
321
Leo Frankel. (N. de la Edit.)
J. Dombrowski y W. Wréblewski. (N. de la Edit.)
323
La Columna de Vendôme fue levantada en París, en los
años de 1806-1810, para conmemorar las victorias de la
Francia napoleónica. Hecha del bronce de los cañones
capturados al enemigo, estaba coronada por una estatua de
Napoleón. El 16 de mayo de 1871, por decreto de la
Comuna de París, la columna fue derribada.
322
133
La guerra civil en Francia
patrono se adjudica las funciones de legislador, juez
y agente ejecutivo, y, además, se embolsa el dinero.
Otra medida de este género fue la entrega a las
asociaciones obreras, a reserva de indemnización, de
todos los talleres v fábricas cerrados, lo mismo si sus
respectivos patronos habían huido que si habían
optado por parar el trabajo.
Las medidas financieras de la Comuna, notables
por su sagacidad y moderación, hubieron de limitarse
necesariamente a lo que era compatible con la
situación de una ciudad sitiada. Teniendo en cuenta
el latrocinio gigantesco desencadenado sobre la
ciudad de París por las grandes empresas financieras
y los contratistas de obras bajo la tutela de
Haussmann324, la Comuna habría tenido títulos
incomparablemente mejores para confiscar sus
bienes que Luis Napoleón para confiscar los de la
familia de Orleáns. Los Hohenzollern y los oligarcas
ingleses, una buena parte de cuyos bienes provenían
del saqueo de la Iglesia, pusieron naturalmente el
grito en el cielo cuando la Comuna sacó de la
secularización nada más que 8.000 francos.
Mientras el Gobierno de Versalles, apenas
recobró un poco de ánimo y de fuerzas, empleaba
contra la Comuna las medidas más violentas;
mientras ahogaba la libre expresión del pensamiento
en toda Francia, hasta el punto de prohibir las
asambleas de delegados de las grandes ciudades;
mientras sometía a Versalles y al resto de Francia a
un espionaje que dejaba en mantillas al del Segundo
Imperio; mientras quemaba, por medio de sus
inquisidores-gendarmes, todos los periódicos
publicados en París y violaba toda la correspondencia
que procedía de la capital o iba dirigida a ella;
mientras en la Asamblea Nacional, los más tímidos
intentos de aventurar una palabra en favor de París
eran ahogados con unos aullidos a los que no había
llegado ni la chambre introuvable de 1816; con la
guerra salvaje de los versalleses fuera de París y sus
tentativas de corrupción y conspiración dentro ¿podía
la Comuna, sin traicionar ignominiosamente su
causa, guardar todas las formas y las apariencias de
liberalismo, como si gobernase en tiempos de serena
paz? Si el Gobierno de la Comuna se hubiera
parecido al de Thiers, no habría habido más base para
suprimir en París los periódicos del partido del orden
que para suprimir en Versalles los periódicos de la
Comuna.
Era verdaderamente indignante para los «rurales»
que, en el mismo momento en que ellos preconizaban
como único medio de salvar a Francia la vuelta al
324
El barón de Haussmann fue, durante el Segundo
Imperio, prefecto del departamento del Sena, es decir, de
la ciudad de París. Realizó una serie de obras para
modificar el plano de París, con el fin de facilitar la lucha
contra las insurrecciones de los obreros. (ota para la
traducción rusa de 1905 publicada bajo la redacción de V.
Lenin.) (N. de la Edit.)
seno de la Iglesia, la incrédula Comuna descubriera
los misterios del convento de monjas de Picpus y de
la iglesia de Sainte-Laurent325. Y era una burla para
el señor Thiers que, mientras él hacía llover grandes
cruces sobre los generales bonapartistas, para
premiar su maestría en el arte de perder batallas,
firmar capitulaciones y liar cigarrillos en
Wilhelmshöhe326, la Comuna destituyera y arrestara a
sus generales a la menor sospecha de negligencia en
el cumplimiento del deber. La expulsión de su seno y
la detención por la Comuna de uno de sus
miembros327, que se había deslizado en ella bajo
nombre supuesto y que en Lyon había sufrido un
arresto de seis días por simple quiebra, ¿no era un
deliberado insulto para el falsificador Julio Favre,
todavía a la sazón ministro de Negocios Extranjeros
de Francia, y que seguía vendiendo su país a
Bismarck y dictando órdenes a aquel incomparable
Gobierno de Bélgica? La verdad es que la Comuna
no pretendía tener el don de la infalibilidad, que se
atribuían sin excepción todos los gobiernos de viejo
tipo. Publicaba sus hechos y sus dichos y daba a
conocer al público todas sus imperfecciones.
En todas las revoluciones, al lado de los
verdaderos revolucionarios, figuran hombres de otra
naturaleza. Algunos de ellos, supervivientes de
revoluciones pasadas, que conservan su devoción por
ellas, sin visión de movimiento actual, pero dueños
todavía de su influencia sobre el pueblo, por su
reconocida honradez y valentía, o simplemente por la
fuerza de la tradición; otros, simples charlatanes que,
a fuerza de repetir año tras año las mismas
declamaciones estereotipadas contra el Gobierno del
día, se han agenciado de contrabando una reputación
de revolucionarios de pura cepa. Después del 18 de
marzo salieron también a la superficie hombres de
éstos, y en algunos casos lograron desempeñar
papeles preeminentes. En la medida en que su poder
se lo permitía, entorpecían la verdadera acción de la
clase obrera, lo mismo que otros de su especie
entorpecieron el desarrollo completo de todas las
revoluciones anteriores. Constituyen un mal
inevitable; con el tiempo se les quita de en medio;
pero a la Comuna no le fue dado disponer de tiempo.
Maravilloso en verdad fue el cambio operado por
la Comuna en París. De aquel París prostituido del
325
En el convento de monjas de Picpus fueron
descubiertos casos de reclusión de monjas en celdas
durante largos años; se hallaron igualmente instrumentos
de tortura; en la iglesia de Saint-Laurent se descubrió un
cementerio clandestino, prueba de asesinatos perpetrados.
La Comuna hizo públicos estos hechos en el periódico Mot
d'Ordre («La Consigna») el 5 de mayo de 1871, así como
en el folleto Les Crimes des congrégations religieuses
(«Los crímenes de las congregaciones religiosas»).
326
La principal ocupación de los prisioneros franceses en
Wilhelmshöhe era hacer cigarrillos para consumo propio.
327
Blanchet, (N. de la Edit.)
C. Marx y F. Engels
134
Segundo Imperio no quedaba ni rastro. París ya no
era el lugar de cita de terratenientes ingleses,
absentistas irlandeses328, ex esclavistas y rastacueros
norteamericanos, ex propietarios rusos de siervos y
boyardos de Valaquía. Ya no había cadáveres en el
depósito, ni asaltos nocturnos, ni apenas hurtos; por
primera vez desde los días de febrero de 1848, se
podía transitar seguro por las calles de París, y eso
que no había policía de ninguna clase.
«Ya no se oye hablar» -decía un miembro de la
Comuna- «de asesinatos, robos y atracos; diríase que
la policía se ha llevado consigo a Versalles a todos
sus amigos conservadores».
dice Thiers a una comisión de alcaldes del
departamento de Seine-et-Oise. A la Asamblea
Nacional le dice que «es la Asamblea más libremente
elegida y más liberal que en Francia ha existido»;
dice a su abigarrada soldadesca, que es «la
admiración del mundo y el mejor ejército que jamás
ha tenido Francia»; dice a las provincias que el
bombardeo de París llevado. a cabo por él es un mito:
«Si se han disparado algunos cañonazos, no ha
sido por el ejército de Versalles, sino por algunos
insurrectos empeñados en hacernos creer que luchan,
cuando, en realidad, no se atreven a asomar la cara».
Poco después, dice a las provincias que
Las cocotas habían encontrado el rastro de sus
protectores, fugitivos hombres de la familia, de la
religión y, sobre todo, de la propiedad. En su lugar,
volvían a salir a la superficie las auténticas mujeres
de París, heroicas, nobles y abnegadas como las
mujeres de la antigüedad. París trabajaba y pensaba,
luchaba y daba su sangre; radiante en el entusiasmo
de su iniciativa histórica, dedicado a forjar una
sociedad nueva, casi se olvidaba de los caníbales que
tenía a las puertas.
Frente a este mundo nuevo de París, se alzaba el
mundo viejo de Versalles: aquella asamblea de
legitimistas y orleanistas, vampiros de todos los
regímenes difuntos, ávidos de nutrirse de los
despojos de la nación, con su cola de republicanos
antediluvianos, que sancionaban con su presencia en
la Asamblea el motín de los esclavistas, confiando el
mantenimiento de su república parlamentaría a la
vanidad del viejo saltimbanqui que la presidía y
caricaturizando la revolución de 1789 con la
celebración de sus reuniones de espectros en el Jeu
de Paume329. Así era esta Asamblea, representación
de todo lo muerto de Francia, sólo mantenida en una
apariencia de vida por los sables de los generales de
Luis Bonaparte. París, todo verdad, y Versalles, todo
mentira, una mentira que salía de los labios de
Thiers.
«Les doy a ustedes mi palabra, a la que jamás he
faltado»,
«la artillería de Versalles no bombardea a París,
sino que simplemente lo cañonea».
Dice al arzobispo de París que las pretendidas
ejecuciones y represalias (!) atribuidas a las tropas de
Versalles son puras mentiras. Dice a París que sólo
ansía «liberarlo de los horribles tiranos que le
oprimen» y que el París de la Comuna no es, en
realidad, «más que un puñado de criminales».
El París de Thiers no era el verdadero París de la
«vil muchedumbre», sino un París fantasma, el París
de los francs-fileurs330, el París masculino y
femenino de los bulevares, el París rico, capitalista;
el París dorado, el París ocioso, que ahora corría en
tropel a Versalles, a Saint-Denis, a Rueil y a SaintGermain, con sus lacayos, sus estafadores, su
bohemia literaria y sus cocotas. El París para el que
la guerra civil no era más que un agradable
pasatiempo, el que veía las batallas por un anteojo de
larga vista, el que contaba los estampidos de los
cañonazos y juraba por su honor y el de sus
prostitutas que aquella función era mucho mejor que
las que representaban en Porte Saint Martin. Allí, los
que caían eran muertos de verdad, los gritos de los
heridos eran de verdad también, y además, ¡todo era
tan intensamente histórico!
Este es el París del señor Thiers, como el mundo
de los emigrados de Coblenza era la Francia del
señor de Calonne331.
330
328
Los absentistas (de la palabra absent, ausente), grandes
propietarios de tierras que no solían vivir en sus fincas,
empleaban administradores rurales para gobernarlas o las
entregaban en arriendo a especuladores intermediarios, los
cuales, a su vez, las entregaban en subarriendo en
condiciones leoninas a pequeños arrendatarios.
329
Frontón donde la Asamblea Nacional de 1789 adoptó
su célebre decisión 186, (Nota de Engels a la edición
alemana de 1871.)
El 9 de julio de 1789, la Asamblea Nacional de Francia se
proclamó Asamblea Constituyente y llevó a cabo las
primeras transformaciones antiabsolutistas y antifeudales.
Francs-fileurs (literalmente «libres fugitivos»), mote
puesto a los burgueses parisinos que huían de la ciudad
durante el asedio. Le daba un carácter irónico al mote su
analogía a la palabra franc-tireur (libre tirador), nombre de
los guerrilleros franceses, participantes activos en la lucha
contra los prusianos.
331
Coblenza, ciudad de Alemania. Durante la revolución
burguesa de Francia de fines del siglo XVIII fue centro de
la emigración de la nobleza monárquica y de preparación
de la intervención contra la Francia revolucionaria. En
Coblenza se hallaba el Gobierno emigrado encabezado por
de Calonne, reaccionario furibundo, ex ministro de Luis
XVI.
135
La guerra civil en Francia
IV
La primera tentativa de la conspiración de los
esclavistas para sojuzgar a París logrando su
ocupación por los prusianos, fracasó ante la negativa
de Bismarck, La segunda tentativa, la del 18 de
marzo, acabó con la derrota del ejército y la huida a
Versalles del Gobierno, que ordenó a todo el aparato
administrativo que abandonase sus puestos y le
siguiese en la huida. Mediante la simulación de
negociaciones de paz con París, Thiers ganó tiempo
para preparar la guerra contra él. Pero, ¿de dónde
sacar un ejército? Los restos de los regimientos de
línea eran escasos en número e inseguros en cuanto a
moral. Su llamamiento apremiante a las provincias
para que acudiesen en ayuda de Versalles con sus
guardias nacionales y sus voluntarios, tropezó con
una negativa en redondo. Sólo Bretaña mandó a
luchar bajo una bandera blanca a un puñado de
chuanes332, con un corazón de Jesús en tela blanca
sobre el pecho y gritando «Vive le Roi!» («¡Viva el
rey!). Thiers viose, por tanto, obligado a reunir a toda
prisa una turba abigarrada, compuesta por marineros,
soldados de infantería de marina, zuavos pontificios,
gendarmes de Valentin y guardias municipales y
mouchards333 de Pietri. Pero este ejército habría sido
ridículamente ineficaz sin la incorporación de los
prisioneros de guerra imperiales que Bismarck fue
entregando a plazos en cantidad suficiente para
mantener viva la guerra civil y para tener al Gobierno
de Versalles en abyecta dependencia con respecto a
Prusia. Durante la propia guerra, la policía versallesa
tenía que vigilar al ejército de Versalles, mientras
que los gendarmes tenían que arrastrarlo a la lucha,
colocándose ellos siempre en los puestos de peligro.
Los fuertes que cayeron no fueron conquistados, sino
comprados. El heroísmo de los federados convenció
a Thiers de que para vencer la resistencia de París no
bastaban su genio estratégico ni las bayonetas de que
disponía.
Entretanto, sus relaciones con las provincias
hacíanse cada vez más difíciles. No llegaba un solo
mensaje de adhesión para estimular a Thiers y a sus
«rurales». Muy al contrario, llegaban de todas partes
diputaciones y mensajes pidiendo, en un tono que
tenía de todo menos de respetuoso, la reconciliación
con París sobre la base del reconocimiento
inequívoco de la república, el reconocimiento de las
libertades comunales y la disolución de la Asamblea
Nacional, cuyo mandato había expirado ya. Estos
mensajes afluían en tal número, que en su circular
dirigida el 23 de abril a los fiscales, Dufaure,
ministro de Justicia de Thiers, les ordenaba
considerar como un crimen «el llamamiento a la
conciliación». No obstante, en vista de las
perspectivas desesperadas que se abrían ante su
campaña militar, Thiers se decidió a cambiar de
táctica, ordenando que el 30 de abril se celebrasen
elecciones municipales en todo el país, sobre la base
de la nueva ley municipal dictada por él mismo a la
Asamblea Nacional. Utilizando, según los casos, las
intrigas de sus prefectos y la intimidación policíaca,
estaba completamente seguro de que el resultado de
la votación en las provincias le permitiría ungir a la
Asamblea Nacional con aquel poder moral que jamás
había tenido, y obtener por fin de las provincias la
fuerza material que necesitaba para la conquista de
París.
Thiers se preocupó desde el primer momento en
combinar su guerra de bandidaje contra París glorificada en sus propios boletines- y las tentativas
de sus ministros para instaurar de un extremo a otro
de Francia el reinado del terror, con una pequeña
comedia de conciliación, que había de servirle para
más de un fin. Trataba con ello de engañar a las
provincias, de seducir a la clase media de París, y
sobre todo, de brindar a los pretendidos republicanos
de la Asamblea Nacional la oportunidad de esconder
su traición contra París detrás de su fe en Thiers. El
21 de marzo, cuando aún no disponía de un ejército,
Thiers declaraba ante la Asamblea:
«Pase lo que pase, jamás enviaré tropas contra
París».
El 27 de marzo, intervino de nuevo para decir:
«Me he encontrado con la república como un
hecho consumado y estoy firmemente decidido a
mantenerla».
En realidad, en Lyon y en Marsella334 aplastó la
revolución en nombre de la república, mientras en
Versalles los bramidos de sus «rurales» ahogaban la
simple mención de su nombre. Después de esta
hazaña, rebajó el «hecho consumado» a la categoría
de hecho hipotético. A los príncipes de Orleáns, que
Thiers había alejado de Burdeos por precaución, se
les permitía ahora intrigar en Dreux, lo cual era una
violación flagrante de la ley. Las concesiones
prometidas por Thiers, en sus interminables
entrevistas con los delegados de París y provincias,
aunque variaban constantemente de tono y de color,
332
Chuanes, denominación que habían dado los federados
a un destacamento monárquico del ejército de Versalles,
reclutado en Bretaña, por analogía con los participantes en
el pronunciamiento contrarrevolucionario en el Noroeste
de Francia durante la revolución burguesa francesa de
fines del siglo XVIII.
333
Confidentes. (N. de la Edit.)
334
Bajo la influencia de la revolución proletaria de París,
de la que nació la Comuna de París, estallaron
movimientos revolucionarios en Lyon y Marsella, cuyo fin
era proclamar la Comuna. Sin embargo, los
levantamientos de las masas populares fueron aplastados
cruelmente por las tropas del Gobierno.
C. Marx y F. Engels
136
según el tiempo y las circunstancias, se reducían
siempre, en el fondo, a la promesa de que su
venganza se limitaría al
«puñado de criminales complicados en los
asesinatos de Lecomte y Clément Thomas».
Bien entendido que bajo la condición de que París
y Francia aceptasen sin reservas al señor Thiers como
la mejor de las repúblicas posibles, como él había
hecho en 1830 con Luis Felipe. Pero hasta estas
mismas concesiones, no sólo se cuidaba de ponerlas
en tela de juicio mediante los comentarios oficiales
que hacía a través de sus ministros en la Asamblea,
sino que, además, tenía a su Dufaure para actuar.
Dufaure, viejo abogado orleanista, había sido el
poder judicial supremo de todos los estados de sitio,
lo mismo ahora, en 1871, bajo Thiers, que en 1839,
bajo Luis Felipe, y en 1849, bajo la presidencia de
Luis Bonaparte. Durante su cesantía de ministro,
había reunido una fortuna defendiendo los pleitos de
los capitalistas de París y había acumulado un capital
político pleiteando contra las leyes elaboradas por él
mismo. Ahora, no contento con hacer que la
Asamblea Nacional votase a toda prisa una serie de
leyes de represión que, después de la caída de París,
habían de servir para extirpar los últimos vestigios de
las libertades republicanas en Francia, trazó de
antemano la suerte que había de correr París, al
abreviar los trámites de los tribunales de guerra, que
aun le parecían demasiado lentos335, y al presentar
una nueva ley draconiana de deportación. La
revolución de 1848, al abolir la pena de muerte para
los delitos políticos, la había sustituido por la
deportación. Luis Bonaparte no se atrevió, por lo
menos en teoría, a restablecer el régimen de la
guillotina. Y la Asamblea de los «rurales», que aún
no se atrevía ni a insinuar que los parisinos no eran
rebeldes, sino asesinos, no tuvo más remedio que
limitarse, en la venganza que preparaba contra París,
a la nueva ley de deportaciones de Dufaure. Bajo
todas estas circunstancias, Thiers no hubiera podido
seguir representando su comedia de conciliación, si
esta comedia no hubiese arrancado, como él
precisamente quería, gritos de rabia entre los
«rurales», cuyas cabezas rumiantes no podían
comprender la farsa, ni todo lo que la farsa exigía en
cuanto a hipocresía, tergiversación y dilaciones.
Ante la proximidad de las elecciones municipales
del 30 de abril, el día 27 Thiers representó una de sus
grandes escenas conciliatorias. En medio de un
torrente de retórica sentimental, exclamó desde la
tribuna de la Asamblea:
335
Con arreglo a la ley de procedimiento de los tribunales
de guerra, sometida por Dufaure al examen de la
Asamblea Nacional, los procesos judiciales y las
sentencias debían cumplirse en 48 horas.
«La única conspiración que hay contra la
república es la de París, que nos obliga a derramar
sangre francesa. No me cansaré de repetirlo: ¡que
aquellas manos suelten las armas infames que
empuñan y el castigo se detendrá inmediatamente por
un acto de paz del que sólo quedará excluido un
puñado de criminales!»
Y como los «rurales»
violentamente, replicó:
le
interrumpieran
«Decidme, señores, os lo suplico, si estoy
equivocado. ¿De veras deploráis que yo haya podido
declarar aquí que los criminales no son en verdad
más que un puñado? ¿No es una suerte, en medio de
nuestras desgracias, que quienes fueron capaces de
derramar la sangre de Clément Thomas y del general
Lecomte sólo representan raras excepciones?
Sin embargo, Francia no dio oídos a aquellos
discursos que Thiers creía cantos de sirena
parlamentaria. De los 700.000 concejales elegidos en
los 35.000 municipios que aún conservaba Francia,
los legitimistas, orleanistas y bonapartistas coligados
no obtuvieron siquiera 8.000. Las diferentes
votaciones complementarias arrojaron resultados aún
más hostiles. De este modo, en vez de sacar de las
provincias la fuerza material que tanto necesitaba, la
Asamblea perdía hasta su último título de fuerza
moral: el de ser expresión del sufragio universal de la
nación. Para remachar la derrota, los ayuntamientos
recién elegidos amenazaron a la Asamblea
usurpadora de Versalles con convocar una
contraasamblea en Burdeos.
Por fin había llegado para Bismarck el tan
esperado momento de lanzarse a la acción decisiva.
Ordenó perentoriamente a Thiers que mandase a
Francfort
plenipotenciarios
para
sellar
definitivamente la paz. Obedeciendo humildemente a
la llamada de su señor, Thiers se apresuró a enviar a
su fiel Julio Favre, asistido por Pouyer-Quertier.
Pouyer-Quertier, «eminente» hilandero de algodón
de Ruán, ferviente y hasta servil partidario del
Segundo Imperio, jamás había descubierto en éste
ninguna falta, fuera de su tratado comercial con
Inglaterra336, atentatorio para los intereses de su
propio negocio. Apenas instalado en Burdeos como
ministro de Hacienda de Thiers, denunció este
«nefasto» tratado, sugirió su pronta derogación y
tuvo incluso el descaro de intentar, aunque en vano
336
Se alude al tratado comercial firmado por Inglaterra y
Francia el 23 de enero de 1860, en el que ésta renunciaba a
la política arancelaria prohibitiva y la sustituía con
derechos aduaneros. El tratado tuvo como consecuencia el
vertical incremento de la competencia en el mercado
interior de Francia debido al aflujo de mercancías de
Inglaterra, provocando el descontento de los industriales
franceses.
137
La guerra civil en Francia
(pues echó sus cuentas sin Bismarck), el inmediato
restablecimiento de los antiguos aranceles
protectores contra Alsacia, donde, según él, no
existía el obstáculo de ningún tratado internacional
anterior. Este hombre, que veía en la
contrarrevolución un medio para rebajar los salarios
en Ruán, y en la entrega a Prusia de las provincias
francesas un medio para subir los precios de sus
artículos en Francia, ¿no era éste el hombre
predestinado para ser elegido por Thiers, en su última
y culminante traición, como digno auxiliar de Julio
Favre?
A la llegada a Francfort de esta magnífica pareja
de plenipotenciarios, el brutal Bismarck los recibió
con este dilema categórico: «¡O la restauración del
Imperio, o la aceptación sin reservas de mis
condiciones de paz!». Entre estas condiciones
entraba la de acortar los plazos en que había de
pagarse la indemnización de guerra y la prórroga de
la ocupación de los fuertes de París por las tropas
prusianas mientras Bismarck no estuviese satisfecho
con el estado de cosas reinante en Francia. De este
modo, Prusia era reconocida como supremo árbitro
de la política interior francesa. A cambio de esto,
ofrecía soltar, para que exterminase a París, al
ejército bonapartista que tenía prisionero y prestarle
el apoyo directo de las tropas del emperador
Guillermo. Como prenda de su buena fe, se prestaba
a que el pago del primer plazo de la indemnización se
subordinase a la «pacificación» de París. Huelga
decir que Thiers y sus plenipotenciarios se
apresuraron a tragar esta sabrosa carnada. El tratado
de paz fue firmado por ellos el 10 de mayo y
ratificado por la Asamblea de Versalles el 18 del
mismo mes.
En el intervalo entre la conclusión de la paz y la
llegada de los prisioneros bonapartistas, Thiers se
creyó tanto más obligado a reanudar su comedia de
reconciliación cuanto que los republicanos, sus
instrumentos, estaban apremiantemente necesitados
de un pretexto que les permitiese cerrar los ojos a los
preparativos para la carnicería de París. Todavía el 8
de mayo contestaba a una comisión de conciliadores
pequeñoburgueses:
«Tan pronto como los insurrectos se decidan a
capitular, las puertas de París se abrirán de par en par
durante una semana para todos, con la sola excepción
de los asesinos de los generales Clément Thomas y
Locomte».
Pocos días después, interpelado violentamente por
los «rurales» acerca de estas promesas, se negó a
entrar en ningún género de explicaciones, pero no sin
hacer esta alusión significativa:
«Os digo que entre vosotros hay hombres
impacientes, hombres que tienen demasiada prisa.
Que aguarden otros ocho días; al cabo de ellos el
peligro habrá pasado y la tarea será proporcional a su
valentía y a su capacidad».
Tan pronto como Mac-Mahon pudo garantizarle
que dentro de poco podría entrar en París, Thiers
declaró ante la Asamblea que
«entraría en París con la ley en la mano y
exigiendo una expiación cumplida a los miserables
que habían sacrificado vidas de soldados y destruido
monumentos públicos».
Al acercarse el momento decisivo, dijo a la
Asamblea Nacional: «¡Seré implacable!»; a Paris,
que no había salvación para él; y a sus bandidos
bonapartistas que se les daba carta blanca para
vengarse de París a discreción. Por último, cuando el
21 de mayo la traición abrió las puertas de la ciudad
al general Douay, Thiers pudo descubrir el día 22 a
los «rurales» el «objetivo» de su comedia de
reconciliación, que tanto se habían obstinado en no
comprender:
«Os dije hace pocos días que nos estábamos
acercando a nuestro objetivo; hoy vengo a deciros
que el objetivo está alcanzado. ¡El triunfo del orden,
de la justicia y de la civilización ha sido conseguido
por fin!».
Así era. La civilización y la justicia del orden
burgués aparecen en todo su siniestro esplendor
dondequiera que los esclavos y los parias de este
orden osan rebelarse contra sus señores. En tales
momentos, esa civilización y esa justicia se muestran
como lo que son: salvajismo descarado y venganza
sin ley. Cada nueva crisis que se produce en la lucha
de clases entre los productores y los apropiadores
hace resaltar este hecho con mayor claridad. Hasta
las atrocidades cometidas por la burguesía en junio
de 1848 palidecen ante la infamia indescriptible de
1871. El heroísmo abnegado Con que la población de
París -hombres, mujeres y niños- luchó por espacio
de ocho días después de la entrada de los versalleses
en la ciudad, refleja la grandeza de su causa, como
las hazañas infernales de la soldadesca reflejan el
espíritu innato de esa civilización de la que es el
brazo vengador y mercenario. ¡Gloriosa civilización
esta, cuyo gran problema estriba en saber cómo
desprenderse de los montones de cadáveres hechos
por ella después de haber cesado la batalla!
Para encontrar un paralelo con la conducta de
Thiers y de sus perros de presa hay que remontarse a
los tiempos de Sila y de los dos triunviratos
romanos337. Las mismas matanzas en masa a sangre
337
Trátase del ambiente de terror y de represiones
sangrientas en la Antigua Roma en las distintas etapas de
la crisis de la República esclavista de Roma en el siglo I a.
C. Marx y F. Engels
138
fría; el mismo desdén, en la matanza, para la edad y
el sexo; el mismo sistema de torturar a los
prisioneros; las mismas proscripciones, pero ahora de
toda una clase; la misma batida salvaje contra los
jefes escondidos, para que ni uno solo se escape; las
mismas delaciones de enemigos políticos y
personales; la misma indiferencia ante la matanza de
personas completamente ajenas a la contienda. No
hay más que una diferencia, y es que los romanos no
disponían de ametralladoras para despachar a los
proscritos en masa y que no actuaban «con la ley en
la mano» ni con el grito de «civilización» en los
labios.
Y tras estos horrores, volvamos la vista a otro
aspecto, todavía más repugnante, de esa civilización
burguesa, tal como su propia prensa lo describe.
«Mientras a lo lejos» -escribe el corresponsal
parisino de un periódico conservador de Londres- «se
oyen todavía disparos sueltos y entre las tumbas del
cementerio del Pére Lachaise agonizan infelices
heridos abandonados; mientras 6.000 insurrectos
aterrados vagan en una agonía de desesperación en el
laberinto de las catacumbas y por las calles se ven
todavía infelices llevados a rastras para ser segados
en montón por las ametralladoras, resulta indignante
ver los cafés llenos de bebedores de ajenjo y de
jugadores de billar y de dominó; ver cómo las
mujeres del vicio deambulan por los bulevares y oír
cómo el estrépito de las orgías en los reservados de
los restaurantes distinguidos turba el silencio de la
noche».
El señor Edouard Hervé escribe en el Journal de
Paris338, periódico versallés suprimido por la
Comuna:
«El modo cómo la población de París» (!)
«manifestó ayer su satisfacción era más que frívolo,
y tememos que esto se agrave con el tiempo. París
presenta ahora un aire de día de fiesta
lamentablemente poco apropiado. Si no queremos
que nos llamen los «parisinos de la decadencia»,
debemos poner término a tal estado de cosas».
Y a continuación cita el pasaje de Tácito:
«Y, sin embargo, a la mañana siguiente de aquella
horrible batalla y aun antes de haberse terminado,
Roma, degradada y corrompida, comenzó a
de n. e. La dictadura de Sila (años 82-79 a. de n. e.). El
primer y segundo triunviratos de Roma (años 60-53 y 4336 a. de n. e.) fueron dictaduras de los caudillos romanos
Pompeyo, César y Craso, en el primer caso, y Octavio,
Marco Antonio y Lépido, en el segundo.
338
Journal de Paris («Periódico de París»), diario de
orientación monárquico-orleanista, se publicó en París
desde 1867.
revolcarse de nuevo en la charca de voluptuosidad
que destruía su cuerpo y encenagaba su alma -alibi
proelia et vulnera, alibi balneae popinaeque (aquí
combates y heridas, allí baños y festines)».
El señor Hervé sólo se olvida de aclarar que la
«población de París» de que él habla es,
exclusivamente, la población del París del señor
Thiers: los francs-fileurs que volvían en tropel de
Versalles, de Saint Denis, de Rueil y de Saint
Germain, el París de la «decadencia».
En cada uno de sus triunfos sangrientos sobre los
abnegados paladines de una sociedad nueva y mejor,
esta civilización criminal, basada en la esclavización
del trabajo, ahoga los gemidos de sus víctimas en un
clamor salvaje de calumnias, que encuentran eco en
todo el orbe. Los perros de presa del «orden»
transforman de pronto en un infierno el sereno París
obrero de la Comuna. ¿Y qué es lo que demuestra
este tremendo cambio a las mentes burguesas de
todos los países? Demuestra, sencillamente, que la
Comuna se ha amotinado contra la civilización. El
pueblo de París, lleno de entusiasmo, muere por la
Comuna en número no igualado por ninguna batalla
de la historia. ¿Qué demuestra esto? Demuestra,
sencillamente, que la Comuna no era el Gobierno
propio del pueblo, sino la usurpación del poder por
un puñado de criminales. Las mujeres de París dan
alegremente sus vidas en las barricadas y ante los
pelotones de ejecución. ¿Qué demuestra esto?
Demuestra, sencillamente, que el demonio de la
Comuna las ha convertido en Megeras y Hécates. La
moderación de la Comuna durante los dos meses de
su dominación indisputada sólo es igualada por el
heroísmo de su defensa. ¿Qué demuestra esto?
Demuestra, sencillamente, que durante dos meses la
Comuna ocultó cuidadosamente bajo una careta de
moderación y de humanidad la sed de sangre de sus
instintos satánicos, para darle rienda suelta en la hora
de su agonía.
En el momento del heroico holocausto de sí
mismo, el París obrero envolvió en llamas edificios y
monumentos. Cuando los esclavizadores del
proletariado descuartizan su cuerpo vivo, no deben
seguir abrigando la esperanza de retornar en triunfo a
los muros intactos de sus casas. El Gobierno de
Versalles grita: «¡Incendiarios!», y susurra esta
consigna a todos sus agentes, hasta en la aldea más
remota, para que acosen a sus enemigos por todas
partes como incendiarios profesionales. La burguesía
del mundo entero, que asiste con complacencia a la
matanza en masa después de la lucha, se estremece
de horror ante la profanación del ladrillo y la
argamasa.
Cuando los gobiernos dan a sus flotas de guerra
carta blanca para «matar, quemar y destruir», ¿dan o
no dan carta blanca a incendiarios? Cuando las tropas
británicas pegan fuego alegremente al capitolio de
139
La guerra civil en Francia
Washington o al palacio de verano del emperador de
China339 ¿son o no son incendiarias? Cuando los
prusianos, no por razones militares, sino por mero
espíritu de venganza, hacen arder con ayuda del
petróleo poblaciones enteras como Cháteaudun e
innumerables aldeas, ¿son o no son incendiarios?
Cuando Thiers bombardea a parís durante seis
semanas, bajo el pretexto de que sólo quiere pegar
fuego a las casas en que hay gente, ¿es o no es
incendiario? En la guerra, el fuego es un arma tan
legítima como cualquier otra. Los edificios ocupados
por el enemigo se bombardean para pegarles fuego.
Y si sus defensores se ven obligados a evacuarlos,
ellos mismos los incendian, para evitar que los
atacantes se apoyen en ellos. El ser pasto de las
llamas ha sido siempre el destino ineludible de los
edificios situados en el frente de combate de todos
los ejércitos regulares del mundo. ¡Pero he aquí que
en la guerra de los esclavizados contra los
esclavizadores -la única guerra justa de la historiaeste argumento ya no es válido en absoluto! La
Comuna se sirvió del fuego pura y exclusivamente
como de un medio de defensa. Lo empleó para cortar
el avance de las tropas de Versalles por aquellas
avenidas largas y rectas que Haussmann había
abierto expresamente para el fuego de la artillería; lo
empleó para cubrir la retirada, del mismo modo que
los versalleses, al avanzar, emplearon sus granadas,
que destruyeron, por lo menos, tantos edificios como
el fuego de la Comuna. Todavía no se sabe a ciencia
cierta qué edificios fueron incendiados por los
defensores y cuáles por los atacantes. Y los
defensores no recurrieron al fuego hasta que las
tropas versallesas no habían comenzado su matanza
en masa de prisioneros. Además, la Comuna había
anunciado públicamente, desde hacía mucho tiempo,
que, empujada al extremo, se enterraría entre las
ruinas de París y haría de esta capital un segundo
Moscú; cosa que el Gobierno de la Defensa Nacional
había prometido también hacer, claro que sólo como
disfraz, para encubrir su traición. Trochu había
preparado el petróleo necesario para esta
eventualidad. La Comuna sabía que a sus enemigos
no les importaban las vidas del pueblo de París, pero
que en cambio les importaban mucho los edificios
parisinos de su propiedad. Por otra parte, Thiers
había hecho ya saber que sería implacable en su
venganza. Apenas vio de un lado a su ejército en
339
En agosto de 1814, durante la guerra entre Inglaterra y
los EE.UU., las tropas británicas, al apoderarse de
Washington, incendiaron el Capitolio (el edificio del
Congreso), la Casa Blanca y otros edificios públicos de la
capital.
En octubre de 1860, durante la guerra de Inglaterra y
Francia contra China las tropas anglo-francesas saquearon
e incendiaron el palacio de verano en las proximidades de
Pekín, riquísimo conjunto de monumentos de arquitectura
y arte chinos.
orden de batalla y del otro a los prusianos cerrando la
salida, exclamó: «¡Seré inexorable! ¡El castigo será
completo y la justicia severa!» Si los actos de los
obreros de París fueron de vandalismo, era el
vandalismo de la defensa desesperada, no un
vandalismo de triunfo, como aquel de que los
cristianos dieron prueba al destruir los tesoros
artísticos, realmente inestimables, de la antigüedad
pagana. Pero incluso este vandalismo ha sido
justificado por los historiadores como un accidente
inevitable y relativamente insignificante, en
comparación con aquella lucha titánica entre una
sociedad nueva que surgía y otra vieja que se
derrumbaba. Y aún menos se parecía al vandalismo
de un Haussmann, que arrasó el París histórico, para
dejar sitio al París de los ociosos.
Pero, ¿y la ejecución por la Comuna de los
sesenta y cuatro rehenes, con el arzobispo de París a
la cabeza? La burguesía y su ejército restablecieron
en junio de 1848 una costumbre que había
desaparecido desde hacía largo tiempo de las
prácticas guerreras: la de fusilar a sus prisioneros
indefensos. Desde entonces, esta costumbre brutal ha
encontrado la adhesión más o menos estricta de todos
los aplastadores de conmociones populares en
Europa y en la India, demostrando con ello que
constituye un verdadero «progreso de la
civilización». Por otra parte, los prusianos
restablecieron en Francia la práctica de tomar
rehenes; personas inocentes a quienes se hacía
responder con sus vidas de los actos de otros. Cuando
Thiers, como hemos visto, puso en práctica desde el
primer momento la humana costumbre de fusilar a
los federados prisioneros, la Comuna, para proteger
sus vidas, viose obligada a recurrir a la práctica
prusiana de tomar rehenes. A estos rehenes los
habían hecho ya reos de muerte repetidas veces los
incesantes fusilamientos de prisioneros por las tropas
versallesas. ¿Quién podía seguir guardando sus vidas
después de la carnicería con que los pretorianos340 de
Mac-Mahon celebraron su entrada en París? ¿Había
de convertirse también en una burla la última medida
-la toma de rehenes- con que se aspiraba a contener
el salvajismo desenfrenado de los gobiernos
burgueses? El verdadero asesino del arzobispo
Darboy es Thiers. La Comuna propuso repetidas
veces el canje del arzobispo y de otro montón de
clérigos por un solo prisionero, Blanqui, que Thiers
tenía entonces en sus garras. Y Thiers se negó
tenazmente. Sabía que con Blanqui daba a la
Comuna una cabeza y que el arzobispo serviría mejor
a sus fines como cadáver. Thiers seguía aquí las
340
En la Antigua Roma, los pretorianos constituían la
guardia personal privilegiada del caudillo o del emperador;
los pretorianos participaban constantemente en las
rebeliones y solían poner en el trono a sus protegidos. La
palabra «pretorianos» pasó luego a simbolizar la
arbitrariedad de los militares mercenarios.
140
huellas de Cavaignac. ¿Acaso en junio de 1848
Cavaignac y sus gentes del orden no habían lanzado
gritos de horror, estigmatizando a los insurrectos
como asesinos del arzobispo Affre? Y ellos sabían
perfectamente que el arzobispo había sido fusilado
por las tropas del partido del orden. El Sr. Jacquemet,
vicario general del arzobispo que había asistido a la
ejecución, se lo había certificado inmediatamente
después de ocurrir ésta.
Todo este coro de calumnias, que el partido del
orden, en sus orgías de sangre, no deja nunca de alzar
contra sus víctimas, sólo demuestra que el burgués de
nuestros días se considera el legítimo heredero del
antiguo señor feudal, para quien todas las armas eran
buenas contra los plebeyos, mientras que en manos
de éstos toda arma constituía por sí sola un crimen.
La conspiración de la clase dominante para
aplastar la revolución por medio de una guerra civil
montada bajo el patronato del invasor extranjero conspiración que hemos ido siguiendo desde el
mismo 4 de septiembre hasta la entrada de los
pretorianos de Mac-Mahon por la puerta de SaintCloud- culminó en la carnicería de París. Bismarck
se deleita ante las ruinas de París, en las que ha visto
tal vez el primer paso de aquella destrucción general
de las grandes ciudades que había sido su sueño
dorado cuando no era más que un simple «rural» en
los escaños de la Chambre introuvable prusiana de
1849341. Se deleita ante los cadáveres del proletariado
de París. Para él, esto no es sólo el exterminio de la
revolución; es además el aniquilamiento de Francia,
que ahora queda decapitada de veras, y por obra del
propio Gobierno francés. Con la superficialidad que
caracteriza a todos los estadistas afortunados, no ve
más que el aspecto externo de este formidable
acontecimiento histórico. ¿Cuándo había brindado la
historia el espectáculo de un conquistador que
coronaba su victoria convirtiéndose, no ya en el
gendarme, sino en el sicario del Gobierno vencido?
Entre Prusia y la Comuna de París no había guerra.
Por el contrario, la Comuna había aceptado los
preliminares de paz, y Prusia se había declarado
neutral. Prusia no era, por tanto, beligerante.
Desempeñó el papel de un matón; de un matón
cobarde, puesto que no arrastraba ningún peligro; y
de un matón a sueldo, porque se había estipulado de
antemano que el pago de sus 500 millones teñidos en
sangre no sería hecho hasta después de la caída de
París. De este modo, se revelaba, por fin, el
341
Marx llama a la Cámara de los Diputados prusiana
«Chambre introuvable» («Cámara inefable») por analogía
con la Cámara francesa. La Asamblea elegida en enerofebrero de 1849 constaba de la privilegiada «Cámara de
los Señores» aristócrata y la segunda Cámara, cuyos
componentes eran elegidos en dos turnos únicamente por
los llamados «prusianos independientes». Bismarck,
elegido a la segunda Cámara, era en ella uno de los líderes
del grupo junker de la extrema derecha.
C. Marx y F. Engels
verdadero carácter de la guerra, de esa guerra
ordenada por la Providencia como castigo de la impía
y corrompida Francia por la muy moral y piadosa
Alemania. Y esta violación sin precedente del
derecho de las naciones, incluso en la interpretación
de los juristas del viejo mundo, en vez de poner en
pie a los gobiernos «civilizados» de Europa para
declarar fuera de la ley internacional al felón
Gobierno prusiano, simple instrumento del Gobierno
de San Petersburgo, les incita únicamente a
preguntarse ¡si las pocas víctimas que consiguen
escapar por entre el doble cordón que rodea a París
no deberán ser entregadas también al verdugo de
Versalles!
El hecho sin precedente de que después de la
guerra más tremenda de los tiempos modernos, el
ejército vencedor y el vencido confraternicen en la
matanza común del proletariado, no representa, como
cree Bismarck, el aplastamiento definitivo de la
nueva sociedad que avanza, sino el desmoronamiento
completo de la sociedad burguesa. La empresa más
heroica que aún puede acometer la vieja sociedad es
la guerra nacional. Y ahora viene a demostrarse que
esto no es más que una añagaza de los gobiernos
destinada a aplazar la lucha de clases, y de la que se
prescinde tan pronto como esta lucha estalla en forma
de guerra civil. La dominación de clase ya no se
puede disfrazar bajo el uniforme nacional; todos los
gobiernos nacionales son uno solo contra el
proletariado.
Después del domingo de Pentecostés de 1871, ya
no puede haber paz ni tregua posible entre los
obreros de Francia y los que se apropian el producto
de su trabajo. El puño de hierro de la soldadesca
mercenaria podrá tener sujetas, durante cierto tiempo,
a estas dos clases, pero la lucha volverá a estallar una
y otra vez en proporciones crecientes. No puede
caber duda sobre quién será a la postre el vencedor:
si los pocos que viven del trabajo ajeno o la inmensa
mayoría que trabaja. Y la clase obrera francesa no es
más que la vanguardia del proletariado moderno.
Los gobiernos de Europa, mientras atestiguan así,
ante París, el carácter internacional de su dominación
de clase, braman contra la Asociación Internacional
de los Trabajadores -la contraorganización
internacional del trabajo frente a la conspiración
cosmopolita del capital-, como la fuente principal de
todos estos desastres. Thiers la denunció como
déspota del trabajo que pretende ser su libertador.
Picard ordenó que se cortasen todos los enlaces entre
los internacionales franceses y los del extranjero. El
conde de Jaubert, una momia que fue cómplice de
Thiers en 1835, declara que el exterminio de la
Internacional es el gran problema de todos los
gobiernos civilizados. Los «rurales» braman contra
ella, y la prensa europea se agrega unánimemente al
141
La guerra civil en Francia
coro. Un escritor francés342 honrado, absolutamente
ajeno a nuestra Asociación, se expresa en los
siguientes términos:
«Los miembros del Comité Central de la Guardia
Nacional, así como la mayor parte de los miembros
de la Comuna, son las cabezas más activas,
inteligentes y enérgicas de la Asociación
Internacional de los Trabajadores… Hombres
absolutamente honrados, sinceros, inteligentes,
abnegados, puros y fanáticos en el buen sentido de la
palabra».
Naturalmente, la mente burguesa, con su
contextura policíaca, se representan a la Asociación
Internacional de los Trabajadores como una especie
de conspiración secreta con un organismo central que
ordena de vez en cuando explosiones en diferentes
países. En realidad, nuestra Asociación no es más
que el lazo internacional que une a los obreros más
avanzados de los diversos países del mundo
civilizado. Dondequiera que la lucha de clases
alcance cierta consistencia, sean cuales fueren la
forma y las condiciones en que el hecho se produzca,
es lógico que los miembros de nuestra Asociación
aparezcan en la vanguardia. El terreno de donde
brota nuestra Asociación es la propia sociedad
moderna. No es posible exterminarla, por grande que
sea la carnicería. Para hacerlo, los gobiernos tendrían
que exterminar el despotismo del capital sobre el
trabajo, base de su propia existencia parasitaria.
El París de los obreros, con su Comuna, será
eternamente ensalzado como heraldo glorioso de una
nueva sociedad. Sus mártires tienen su santuario en
el gran corazón de la clase obrera. Y a sus
exterminadores la historia los ha clavado ya en una
picota eterna, de la que no lograrán redimirlos todas
las preces de su clerigalla.
256, High Holborn, London, W.C.
30 de mayo de 1871
Apéndices
I
«La columna de prisioneros se detuvo en la
avenida Uhrich y fue formada, de cuatro o cinco en
fondo, en la acera, dando vista a la calle. El general
marqués de Galliffet y su Estado Mayor bajaron de
los caballos y empezaron a pasar revista de izquierda
a derecha. El general andaba lentamente, observando
las filas; de vez en cuando, se detenía y tocaba a un
prisionero en el hombro o le llamaba con un
movimiento de cabeza si estaba en las filas de atrás.
En la mayoría de los casos, los seleccionados por este
procedimiento, sin más trámites, eran colocados en
medio de la calle, donde formaron en seguida una
pequeña columna aparte... La posibilidad de error
342
Por lo visto Robinet. (N. de la Edit.)
era, evidentemente, considerable. Un oficial montado
señaló al general Galliffet un hombre y una mujer,
como culpables de algún crimen. La mujer salió
corriendo de la fila, se puso de rodillas, y, con los
brazos abiertos, protestó de su inocencia en términos
de gran emoción. El general aguardó unos instantes y
luego con rostro impasible, y sin moverse, dijo:
«Madame, conozco todos los teatros de París: no se
moleste usted en hacer comedias (ce n'est pas la
peine de fouer la comédie)»... Aquel día era poco
conveniente para nadie ser ostensiblemente más alto,
más sucio, más limpio, más viejo o más feo que sus
vecinos. Un hombre con la nariz partida llamó mi
atención, y en seguida comprendí que debía a este
detalle el verse liberado, aceleradamente de nuestro
valle de lágrimas ... De este modo fueron
seleccionados más de cien; se destacó un pelotón de
ejecución y la columna siguió su marcha dejándoles
atrás. A los pocos minutos, comenzó a nuestra
espalda un fuego intermitente, que duró más de un
cuarto de hora. Estaban ejecutando a aquellos
desgraciados, condenados tan sumarísimamente».
(Corresponsal del Daily ews343 en París, 8 de junio.)
A este Galliffet, «el chulo de su mujer, tan famosa
por las desvergonzadas exhibiciones de su cuerpo en
las orgías del Segundo Imperio», se le conocía
durante la guerra con el nombre de «Alférez Pistola»
francés.
«Le Temps344, que es un periódico prudente y
poco dado al sensacionalismo, relata una historia
escalofriante de gentes a medio fusilar y enterradas
todavía con vida. En la plaza de Saint-Jacques-laBouchiére fue enterrado un gran número de personas;
algunas de ellas muy superficialmente. Durante el
día, el ruido de la calle no permitía oír nada, pero en
el silencio de la noche los vecinos de las casas
circundantes se despertaron al oír gemidos lejanos, y
por la mañana se vio saliendo del suelo una mano
crispada. A consecuencia de esto se ordenó que se
desenterrasen los cadáveres... Que muchos heridos
fueron enterrados con vida es cosa que no me ofrece
la menor duda. Hay un caso del que puedo responder
personalmente. El 24 de mayo fue fusilado Brunel
con su amante en el patio de una casa de la plaza
Vendôme, donde estuvieron tirados sus cuerpos hasta
la tarde del 27. Cuando por fin vinieron a retirar los
cadáveres, vieron que la mujer aún tenía vida y la
llevaron a un hospitalillo. Aunque ha recibido cuatro
balazos, está ya fuera de peligro». (Corresponsal del
343
The Daily ews («Noticias diarias»), diario liberal
inglés, órgano de la burguesía industrial, se publicó con
ese título en Londres de 1846 a 1930.
344
Le Temps («El Tiempo»), diario francés de tendencia
conservadora, órgano de la gran burguesía, se publicó en
París de 1861 a 1943.
C. Marx y F. Engels
142
Evening Standard345 en París, 8 junio.)
II
La siguiente carta346 apareció en el Times de
Londres el 13 de junio.
Al director del Times
Muy señor mío: El 6 de junio de 1871, el señor
Julio Favre envió una circular a todos los gobiernos
de Europa, pidiendo la persecución a muerte de la
Asociación Internacional de los Trabajadores. Unas
pocas observaciones bastarán para dar a conocer el
carácter de este documento.
En el preámbulo de nuestros Estatutos se declara
que la Internacional fue fundada «el 28 de septiembre
de 1864 en una Asamblea pública celebrada en Saint
Martin's Hall, Long Acre, en Londres». Por razones
que él conoce mejor que nadie, Julio Favre sitúa su
origen más allá del año 1862.
Para ilustrar nuestros principios, pretende citar
«su (de la Internacional) impreso del 25 de marzo de
1869». ¿Y qué es lo que cita? Un impreso de una
Asociación que no es la Internacional. El ya
empleaba esta clase de maniobras cuando, siendo aún
un abogado bastante joven, defendía al periódico
parisino ational contra la demanda por calumnia
entablada por Cabet. Entonces simulaba leer citas de
los folletos de Cabet, cuando, en realidad, lo que leía
eran párrafos de su propia cosecha en el texto. Pero
esta superchería fue desenmascarada ante el Tribunal
en pleno y, si Cabet no hubiera sido tan indulgente,
Favre hubiese sido expulsado del Colegio de
Abogados de París. De todos los documentos que él
cita como documentos de la Internacional, ni uno
solo pertenece a la Internacional. Así, afirma:
«La Alianza se declara atea -dice el Consejo
General constituido en Londres, en julio de 1869».
El Consejo General jamás ha publicado semejante
documento. Por el contrario, publicó uno347 que
anulaba los Estatutos originales de la Alianza L'Aliance de la Démocratie Socialiste de Ginebracitados por Julio Favre.
En toda su circular, que en parte pretende también
estar dirigida contra el Imperio, Julio Favre, para
atacar a la Internacional, no hace más que repetir las
fábulas policíacas de los fiscales del Imperio. Fábulas
tan pobres que hasta se venían abajo ante los propios
tribunales bonapartistas.
Es sabido que el Consejo General de la
Internacional en sus dos manifiestos (de julio y
septiembre del año pasado) sobre la guerra de
entonces denunciaba los planes de conquista de
Prusia contra Francia. Después de esto, el señor
Reitlinger, secretario particular de Julio Favre, se
dirigió (en vano, naturalmente) a algunos miembros
del Consejo General para que el Consejo preparase
una manifestación antibismarckiana y a favor del
Gobierno de la Defensa Nacional. Se les rogaba
encarecidamente no hacer la menor mención de la
república. Los preparativos para una manifestación
cuando se esperaba la llegada de Julio Favre a
Londres, fueron hechos -seguramente con la mejor
intención- contra la voluntad del Consejo General,
que en su manifiesto del 9 de septiembre previno
claramente a los trabajadores de París contra Favre y
sus colegas.
¿Qué le parecería a Julio Favre si, por su parte, el
Consejo General de la Internacional enviase una
circular sobre Julio Favre a todos los gobiernos de
Europa, llamando su atención sobre los documentos
publicados en París por el difunto señor Millíére?
Suyo S. S.
John Hales
Secretario del Consejo General de la Asociación
Internacional dé los Trabajadores
256, High Holborn, London,
W. C., 12 de junio
En un artículo sobre La Asociación Internacional
y sus fines, el Spectator348 londinense (del 24 de
junio), en calidad de pío denunciante, tiene, entre
otras habilidades de este género, la de citar, aún más
ampliamente que Favre, el mencionado documento
de la Alianza como si fuera de la Internacional. Y
esto, once días después de la publicación en el Times
de la anterior rectificación. La cosa no puede
extrañarnos. Ya decía Federico el Grande que de
todos los jesuitas los peores son los protestantes.
Escrito por C. Marx en abril-mayo de 1871.
Publicado en edición aparte en Londres a mediados
de junio de 1871 y a lo largo de 1871-1872 en varios
países de Europa y en los EE.UU. Se publica de
acuerdo con el texto de la edición de 1871. Traducido
del alemán.
345
The Evening Standard («La Bandera de la Tarde»),
publicación vespertina del periódico conservador inglés
Standard (fundado en 1827), aparecía en Londres de 1857
a 1905. Luego se publicó como órgano de prensa aparte.
346
La carta fue escrita por C. Marx y F. Engels.
347
Véase C. Marx. La Asociación Internacional de los
Trabajadores y la Alianza de la Democracia Socialista.
(N. de la Edit.)
348
The Spectator («El Espectador»), hebdomadario inglés
de tendencia liberal, se publicó en Londres desde 1828.
SOBRE LA ACCIÓ# POLÍTICA DE LA CLASE OBRERA
F. Engels
Acta hecha por el autor del discurso pronunciado
en la sesión de la Conferencia de Londres
El 21 de septiembre de 1871349
La abstención absoluta en política es imposible;
todos los periódicos abstencionistas hacen también
política. El quid de la cuestión consiste únicamente
en cómo la hacen y qué política hacen. Por lo demás,
para nosotros la abstención es imposible. El partido
obrero existe ya como partido político en la mayoría
de los países. Y no seremos nosotros los que lo
destruyamos predicando la abstención. La
experiencia de la vida actual, la opresión política a
que someten a los obreros los gobiernos existentes,
tanto con fines políticos como sociales, les obligan a
dedicarse a la política, quiéranlo o no. Predicarles la
abstención significaría arrojarlos en los brazos de la
política burguesa. La abstención es completamente
imposible, sobre todo después de la Comuna de
París, que ha colocado la acción política del
proletariado a la orden del día.
Queremos la abolición de las clases. ¿Cuál es el
medio para alcanzarla? La dominación política del
proletariado. Y cuando en todas partes se han puesto
de acuerdo sobre ello, ¡se nos pide que no nos
349
La Conferencia de la I Internacional celebrada en
Londres se reunió del 17 al 23 de septiembre de 1871.
Convocada en un ambiente de crueles represiones contra
los miembros de la Internacional después de la derrota de
la Comuna de París, tuvo una representación relativamente
reducida: participaron en sus labores 22 delegados con voz
y voto y 10 con voz. Los países que no pudieron enviar
delegados fueron representados por los secretarios
corresponsales del Consejo General. Marx representaba a
Alemania, y Engels, a Italia.
La Conferencia de Londres significó una importante etapa
en la lucha de Marx y Engels por la creación del partido
proletario. La Conferencia adoptó la resolución Sobre la
acción política de la clase obrera, cuya parte fundamental
fue incluida, por acuerdo del Congreso de la Internacional
celebrado en La Haya, en los Estatutos Generales de la
Asociación Internacional de los Trabajadores. En varias
resoluciones de la Conferencia fueron formulados
importantes principios tácticos y de organización del
partido proletario, asestándose un golpe al sectarismo y al
reformismo. La Conferencia de Londres desempeñó un
gran papel en la victoria de los principios del partidismo
proletario sobre el oportunismo anarquista.
mezclemos en la política! Todos los abstencionistas
se llaman revolucionarios y hasta revolucionarios por
excelencia. Pero la revolución es el acto supremo de
la política; el que la quiere, debe querer el medio, la
acción política que la prepara, que proporciona a los
obreros la educación para la revolución y sin la cual
los obreros, al día siguiente de la lucha, serán
siempre engañados por los Favre y los Pyat. Pero la
política a que tiene que dedicarse es la política
obrera; el partido obrero no debe constituirse como
un apéndice de cualquier partido burgués, sino como
un partido independiente, que tiene su objetivo
propio, su política propia.
Las libertades políticas, el derecho de reunión y
de asociación y la libertad de la prensa: éstas son
nuestras armas. Y ¿deberemos cruzarnos de brazos y
abstenernos cuando quieran quitárnoslas? Se dice que
toda acción política implica el reconocimiento del
estado de cosas existente. Pero cuando este estado de
cosas nos da medios para luchar contra él, recurrir a
ellos no significa reconocer el estado de cosas
existente.
Publicado íntegramente por vez primera en el
núm. 29 de la revista Kommunisticheski
Internatsional, 1934. Se publica de acuerdo con el
manuscrito. Traducido del francés.
LAS PRETE#DIDAS ESCISIO#ES E# LA I#TER#ACIO#AL
C. Marx y F. Engels
Circular reservada del Consejo General de la
Asociación Internacional de los Trabajadores350
Hasta hoy, el Consejo General se ha impuesto una
reserva absoluta respecto a las luchas internas
habidas en el seno de la Internacional y no ha
respondido jamás públicamente a los ataques
públicos lanzados contra él durante más de dos años
por miembros de la Asociación.
La persistencia de un puñado de intrigantes en
fomentar el que se confunda a la Internacional con
una sociedad351 hostil a ella desde su origen, podría
no ser aún motivo para romper el silencio. Pero el
apoyo que la reacción europea encuentra en los
escándalos provocados por esta sociedad, en un
momento en que la Internacional atraviesa la crisis
más seria que ha conocido desde su fundación, obliga
al Consejo General a hacer la historia de todas estas
intrigas.
350
Las tesis fundamentales de Las pretendidas escisiones
en la Internacional, circular reservada del Consejo
General de la Asociación Internacional de los
Trabajadores, fueron expuestas por Marx en la reunión del
Consejo General del 5 de marzo de 1872. Marx y Engels
denunciaron en ella el bakuninismo, probando que era una
de las manifestaciones del sectarismo, hostil al
movimiento obrero de masas. Mostraron que los rasgos
característicos del bakuninismo eran el atraso teórico, el
divorcio del movimiento revolucionario de masas, el
dogmatismo y el aventurerismo «revolucionario» y
pusieron al descubierto las raíces sociales del sectarismo,
que nacían de la influencia del ambiente pequeñoburgués
en la clase obrera. En oposición a las sectas, subrayaban
Marx y Engels, la clase obrera debía poseer su
organización revolucionaria de masas. Esa organización
era la Internacional, auténtica y combativa organización
del proletariado de todos los países. El cumplir la
exigencia de los bakuninistas -reducir las funciones del
Consejo General al papel de simple oficina de
corresponsales y de estadística- significaría la renuncia del
proletariado a la creación de su organización disciplinada
y unida en el aspecto ideológico. La lucha de Marx y
Engels en el problema de las funciones del Consejo
General era, en realidad, una lucha por los principios de
organización del partido proletario. Por acuerdo unánime
del Consejo General, la circular fue publicada en francés a
fines de mayo de 1872.
351
La «Alianza internacional de la democracia socialista».
(N. de la Edit.)
I
Después de la caída de la Comuna de París, el
primer acto del Consejo General fue publicar su
Manifiesto sobre La guerra civil en Francia en el
que se solidarizaba con toda la actuación de la
Comuna; y lo hacía precisamente en el momento en
que esta actuación servía de pretexto a la burguesía, a
la prensa y a los gobiernos de Europa para volcar las
calumnias más infames sobre las espaldas de los
vencidos de París. Una parte de la propia clase obrera
no había comprendido aún que su bandera acababa
de ser derrotada. El Consejo pudo comprobar esto,
entre otras cosas, por la dimisión que, negándose a
solidarizarse con el Manifiesto, presentaron dos de
sus miembros: los ciudadanos Odger y Lucraft.
Puede decirse que de la publicación de este
documento en todos los países civilizados data la
unidad de opinión de la clase obrera sobre los
acontecimientos de París.
Por otra parte, la Internacional encontró un medio
de propaganda de los más poderosos en la prensa
burguesa, y sobre todo en la prensa inglesa de gran
circulación, a la que este Manifiesto obligó a
emprender una polémica, sostenida luego por las
réplicas del Consejo General.
La llegada a Londres de numerosos refugiados de
la Comuna obligó al Consejo General a constituirse
en Comité de Ayuda y a ejercer, durante más de 8
meses, esta función completamente ajena a sus
atribuciones normales. No hay que decir que los
vencidos y los desterrados de la Comuna no tenían
nada que esperar de la burguesía. Y, en cuanto a la
clase obrera, las peticiones llegaban en un momento
difícil: Suiza y Bélgica habían recibido ya su
contingente de refugiados y tenían que mantenerlos o
facilitar su traslado a Londres. Las cantidades
recogidas en Alemania, en Austria y en España eran
enviadas a Suiza. En Inglaterra, la gran lucha por la
jornada de 9 horas, cuya batalla decisiva se dio en
había
consumido,
tanto
las
Newcastle352,
352
Desde fines de los años 50, una de las reivindicaciones
fundamentales de los obreros ingleses era la instauración
de la jornada de trabajo de nueve horas. En mayo de 1871
comenzó una gran huelga de los obreros de la construcción
y los de la fabricación de maquinaria de Newcastle
dirigida por la Liga de lucha por la jornada de trabajo de
La pretendida excisión en la Internacional
contribuciones individuales de los obreros, como los
fondos sociales de las tradeuniones; fondos que, por
otra parte, según los mismos Estatutos, no podían ser
destinados más que a las luchas profesionales. Sin
embargo, a fuerza de gestiones y cartas incesantes, el
Consejo pudo reunir, céntimo a céntimo, el dinero
que distribuía cada semana. Los obreros americanos
han respondido más ampliamente a este llamamiento.
¡Ah, si el Consejo hubiera podido recaudar los
millones que la imaginación aterrorizada de la
burguesía deposita tan generosamente en la caja de
caudales de la Internacional!
Después de mayo de 1871, un cierto número de
refugiados de la Comuna fueron llamados a
reemplazar en el Consejo al elemento francés que, a
consecuencia de la guerra, se había quedado sin
representación en él. Entre los miembros así
agregados había antiguos internacionalistas y una
minoría de hombres conocidos por su energía
revolucionaria y cuya designación fue un homenaje
que se rendía a la Comuna de París.
En medio de estas preocupaciones el Consejo
hubo de hacer los trabajos preparatorios para la
Conferencia de delegados que acababa de
convocar353.
Las violentas medidas tomadas contra la
Internacional por el Gobierno bonapartista habían
impedido la reunión del Congreso en París, tal como
estaba prescrita por el Congreso de Basilea354. En uso
nueve horas, la primera en incorporar a la lucha a obreros
no adheridos a las tradeuniones. Burnette, presidente de la
Liga, pidió al Consejo General de la Internacional que
impidiese la entrada de esquiroles en Inglaterra. La
importación de esquiroles fue frustrada merced a la
enérgica acción del Consejo General de la Internacional.
En octubre de 1871, la huelga de Newcastle terminó
victoriosamente para los obreros: se instauró la semana de
trabajo de 54 horas.
353
El 25 de julio de 1871, el Consejo General aprobó la
propuesta de Engels de convocar en Londres, en
septiembre de 1871, una conferencia secreta de la
Internacional. A partir de ese momento, Marx y Engels
realiza ron una inmensa labor de preparación de la
Conferencia en cuanto a los problemas teóricos y de
organización: redactaron los programas de trabajo y los
proyectos de resoluciones que se discutieron en las
reuniones del Consejo General y se sometieron al examen
de la Conferencia de Londres.
354
Trátase del Congreso de la Internacional celebrado en
Basilea del 6 al 11 de septiembre de 1869. El 10 de
septiembre se adoptó en él la siguiente resolución sobre la
propiedad de la tierra, propuesta por los partidarios de
Marx:
«1) La sociedad tiene el derecho a suprimir la propiedad
privada sobre la tierra y convertir ésta en propiedad social.
2) Es preciso suprimir la propiedad privada sobre la tierra
y convertir ésta en propiedad social».
En el Congreso fueron igualmente adoptados acuerdos de
unificación de los sindicatos a escala nacional e
internacional, así como varios acuerdos para reforzar la
145
del derecho que le confería el artículo 4 de los
Estatutos, el Consejo General, en su circular del 12
de julio de 1870, convocó el Congreso en Maguncia.
En las cartas dirigidas al mismo tiempo a las
diferentes federaciones355, les propuso trasladar a
otro país la sede del Consejo General -domiciliado
hasta entonces en Inglaterra- y les pidió que dieran a
los delegados mandatos imperativos a este respecto.
Las federaciones se pronunciaron unánimemente por
el mantenimiento de la sede en Londres. La guerra
franco-alemana, que estalló pocos días después,
imposibilitó todo congreso. Y entonces, las
federaciones consultadas nos dieron la potestad de
fijar la fecha del próximo Congreso según lo dictaran
los acontecimientos.
En cuanto pareció que la situación política lo
permitía, el Consejo General convocó una
conferencia reservada; convocatoria que tenía como
precedentes la conferencia reservada de 1865356 y las
sesiones administrativas reservadas de cada
congreso. En el momento de las máximas orgías de la
reacción europea; cuando Julio Favre pedía a todos
los gobiernos, incluso al inglés, la extradición de los
refugiados como criminales de derecho común;
cuando Dufaure proponía a la asamblea rural357 una
ley poniendo a la Internacional en la ilegalidad358, ley
de la que luego Malou sirvió a los belgas una
imitación hipócrita; cuando, en Suiza, un refugiado
de la Comuna estaba en prisión preventiva,
esperando la decisión del Gobierno federal sobre la
Internacional en materia de organización y para ampliar
los poderes del Consejo General.
355
C. Marx. Comunicación confidencial a todas las
secciones. (N. de la Edit.)
356
Trátase de la Conferencia de Londres celebrada del 25
al 29 de septiembre de 1865. Participaron en sus labores
los miembros del Consejo General y los dirigentes de
diversas secciones. La Conferencia escuchó el informe del
Consejo General, aprobó su rendición de cuentas
financieras y el orden del día del próximo Congreso. La
Conferencia de Londres, prepa rada y celebrada bajo la
dirección de Marx, desempeñó un gran papel en el período
del devenir y la constitución de la Internacional.
357
«Asamblea de los rurales» o «parlamento de
terratenientes», apodo dado a la Asamblea Nacional de
1871, reunida en Burdeos y constituida eh su mayor parte
por reaccionarios monárquicos: terratenientes de
provincia, funcionarios, rentistas y comerciantes elegidos
en las circunscripciones rurales. Sobre un total de 630
diputados a la Asamblea, alrededor de 430 eran
monárquicos.
358
La circular de J. Favre del 26 de mayo de 1871
prescribía a los representantes diplomáticos de Francia en
el extranjero gestionar ante los gobiernos europeos la
detención de los emigrados de la Comuna y su extradición.
Dufaure propuso un proyecto de ley, redactado por una
comisión especial de la Asamblea Nacional de Francia y
adoptado el 14 de marzo de 1872. Según dicha ley, la
pertenencia a la Internacional se punía con el
encarcelamiento.
C. Marx y F. Engels
146
demanda de extradición; cuando la caza de
internacionalistas era la base ostensible de una
alianza entre Beust y Bismarck, cuya cláusula
dirigida contra la Internacional se apresuró a adoptar
Víctor Manuel; cuando el Gobierno español,
poniéndose por completo a disposición de los
verdugos de Versalles, obligaba al Consejo federal de
Madrid a refugiarse en Portugal359; cuando, en fin, el
primer deber de la Internacional era apretar sus filas
y recoger el guante arrojado por los gobiernos, un
congreso público era imposible y no hubiera hecho
más que delatar a los delegados continentales.
Todas las secciones que estaban en relaciones
normales con el Consejo General fueron, en fecha
oportuna, convocadas a la Conferencia, la cual, aun
no siendo un congreso público, encontró serias
dificultades. No hay que decir que Francia, en la
situación en que se encontraba, no podía elegir
delegados. En Italia, la única sección entonces
organizada era la de Nápoles, y, en el momento de
nombrar un delegado, fue disuelta por la fuerza
armada. En Austria y en Hungría, los miembros más
activos estaban en la cárcel. En Alemania, algunos
miembros de los más conocidos estaban perseguidos
por alta traición, otros estaban en la prisión y los
fondos del partido estaban absorbidos por la
necesidad de ayudar a sus familias. Los
norteamericanos dirigieron a la Conferencia una
Memoria detallada sobre la situación de la
Internacional en su país y emplearon los gastos de
delegación en el mantenimiento de refugiados. Por lo
demás, todas las federaciones reconocieron la
necesidad de sustituir el congreso público por la
conferencia reservada.
La Conferencia, después de haberse reunido en
Londres desde el 17 hasta el 23 de septiembre de
1871, dejó encargadas al Consejo General una serie
de tareas: publicar sus resoluciones; articular los
reglamentos administrativos y publicarlos juntamente
con los Estatutos generales, revisados y corregidos,
359
En el verano de 1871, Bismarck y Beust, canciller de
Austria-Hungría, emprendieron ciertos actos con vistas a
combatir en común el movimiento obrero. El 17 de junio
de 1871, Bismarck envió a Beust una memoria
informándole de las medidas tomadas en Alemania y
Francia contra la actividad de la Internacional. En agosto
de 1871, en el encuentro de los emperadores alemán y
austriaco en Gastein y, en septiembre de 1871, en
Salzburgo, se sometió a discusión especial el problema de
las medidas conjuntas de lucha contra la Internacional.
El Gobierno italiano se incorporó a la campaña general
contra la Internacional, dispersando la Sección napolitana
en agosto de 1871 y persiguiendo a los miembros de la
Asociación, en particular, a T. Cuno.
En la primavera y el verano de 1871, el Gobierno español
adoptó medidas represivas contra las organizaciones
obreras y las secciones de la Internacional; con tal motivo,
Mora, Morago y Lorenzo, miembros del Con sejo Federal
español, tuvieron que emigrar a Lisboa.
en tres idiomas; ejecutar la resolución de sustituir los
carnéts de afiliados por sellos; reorganizar la
Internacional en Inglaterra360, y, por último, subvenir
a los gastos necesarios para estos diferentes trabajos.
Desde la publicación de los trabajos de la
Conferencia, la prensa reaccionaria, de París a Moscú
y de Londres a Nueva York, denunció la resolución
sobre la política de la clase obrera como una cosa
preñada de tan peligrosos designios (el Times361 la
acusó de «audacia fríamente calculada»), que era
urgente poner a la Internacional fuera de la ley. Por
otra parte, la resolución que condenaba a las
secciones sectarias suplantadoras fue para la policía
internacional, que estaba al acecho, un pretexto para
reivindicar ruidosamente la libertad y autonomía de
los obreros -sus protegidos- frente al despotismo
envilecedor del Consejo General y de la Conferencia.
La clase obrera se sentía tan «terrible mente
oprimida» que el Consejo General recibió -de
Europa, de América, de Australia y hasta de las
Indias Orientales- adhesiones y partes de constitución
de secciones nuevas.
II
Las denuncias de la prensa burguesa, así como las
lamentaciones de la policía internacional,
encontraban un eco de simpatía, incluso dentro de
nuestra Asociación. En su seno se fraguaron intrigas,
dirigidas en apariencia contra el Consejo General y,
360
A propuesta de Marx, la Conferencia de Londres
encargó al Consejo General que formase un consejo
federal para Inglaterra, ya que hasta el otoño de 1871 las
funciones de tal consejo las cumplía el propio Consejo
General. En octubre de 1871 se formó el Consejo Federal
británico, constituido por representantes de las secciones
inglesas de la Internacional. Desde el comienzo entró en su
dirección un grupo de reformistas, con Hales al frente, que
emprendió la lucha contra el Consejo General y la política
de inter nacionalismo proletario que éste aplicaba en el
problema de Irlanda. Hales y otros se unían en su lucha á
los anarquistas de Suiza, a los elementos reformistas
burgueses de los EE.UU., etc. Después del Congreso de La
Haya, la parte reformista del Consejo Federal británico,
negándose a reconocer los acuerdos del Congreso,
emprendió, unida a los bakuninistas, una campaña de
calumnias contra el Consejo General y Marx. La otra parte
del Consejo Federal británico apoyó activamente a Marx y
Engels. A principios de diciembre de 1872, en el Consejo
Federal británico se produjo una escisión; una parte, fiel a
los acuerdos del Congreso de La Haya, se constituyó en
Consejo Federal Británico y estableció contacto directo
con el Consejo General, cuya sede se trasladó a Nueva
York. Las tentativas de los reformistas de llevarse la
Federación británica de la Internacional fracasaron.
El Consejo Federal británico existió de hecho hasta 1874.
El cese de su actividad estuvo relacionado con el de la
actividad de toda la Internacional, así como con la victoria
temporal del oportunismo en el movimiento obrero inglés.
361
The Times («Los Tiempos»), importante diario inglés
de orientación conservadora, se publica en Londres desde
1785.
La pretendida excisión en la Internacional
en realidad, contra la Asociación misma. Buscando la
raíz de estas intrigas se descubre inevitablemente a la
Alianza internacional de la democracia socialista,
dada a luz por el ruso Miguel Bakunin. A su vuelta
de Siberia, predicó en el Kólokol de Herzen, como
fruto de su larga experiencia, el paneslavismo y la
guerra de razas362. Más tarde, durante su estancia en
Suiza, fue designado para el Comité directivo de la
Liga de la paz y de la libertad fundada en oposición a
la Internacional363. Como los asuntos de esta
sociedad burguesa iban de mal en peor, su presidente
el señor G. Vogt, por consejo de Bakunin, propuso
una alianza al Congreso de la Internacional, reunido
en Bruselas en septiembre de 1868364. El Congreso
declaró por unanimidad que, una de dos: o la Liga
perseguía los mismos fines que la Internacional y en
ese caso, no tenía razón de existir, o su objetivo era
diferente y entonces la alianza era imposible. En el
Congreso de la Liga, celebrado en Berna pocos días
después, Bakunin efectuó su conversión. Allí
propuso un programa de segunda mano, cuyo valor
científico puede juzgarse por esta sola frase: «la
igualación económica y social de las clases»365.
362
Se alude a la proclama de Bakunin A todos los amigos
eslavos, rusos y polacos, publicado en el suplemento de
Kólokol, núm. 122-123, del 15 de febrero de 1862.
Kólokol, periódico demócrata-revolucionario ruso,
publicado de 1857 a 1867, por A. Herzen y N. Ogariov en
ruso y de 1868 a 1869 en francés con suplementos en ruso;
salía hasta 1865 en Londres y, luego, en Ginebra.
363
La Liga de la paz y de la libertad, era una organización
pacifista burguesa, fundada en 1867, en Suiza, por
republicanos burgueses y pequeño burgueses y liberales.
364
El Congreso de la Internacional celebrado en Bruselas
se reunió del 6 al 13 de septiembre de 1868. Marx
participó personalmente en la preparación del mismo, pero
no asistió a sus labores. Acudieron al Congreso alrededor
de 100 delegados en representación de los obreros de
Inglaterra, Francia, Alemania, Bélgica, Suiza, Italia y
España; se adoptó en él el importante acuerdo acerca de la
necesidad de que se entregasen en propiedad social los
ferrocarriles, el subsuelo, las minas, los bosques y las
tierras de labor. Este acuerdo, prueba del paso a las
posiciones del colectivismo de la mayoría de los
proudhonistas franceses y belgas, significó la victoria en la
Internacional de las ideas del socialismo proletario sobre el
reformismo pequeñoburgués. El Congreso adoptó
igualmente la resolución propuesta por Marx acerca de la
jornada de trabajo de 8 horas, del empleo de máquinas y
de la actitud respecto del Congreso de la Liga de la paz y
de la libertad de Berna (1868), como también la
resolución, presentada por F. Lessner en nombre de la
delegación alemana, recomendando a los obreros de todos
los países estudiar El Capital de Marx y contribuir a su
traducción del alemán a otros idiomas.
365
Trátase del intento de Bakunin de lograr en el Congreso
de la Liga de la paz y de la libertad, celebrado en Berna en
septiembre de 1868, que se adoptase un programa
socialista confuso presentado por él («igualación social y
económica de las clases», supresión del Estado, del
derecho de herencia, etc.). Rechazado su proyecto por
147
Mantenido por una ínfima minoría, rompió con la
Liga para entrar en la Internacional. Iba decidido a
sustituir los Estatutos generales de la Internacional
por el programa de ocasión que la Liga le había
rechazado, y el Consejo General, por su dictadura
personal. Y, con estos fines y para su uso particular,
creó un instrumento especial: la Alianza
internacional de la democracia socialista destinada a
convertirse en una Internacional dentro de la
Internacional.
Bakunin encontró los elementos necesarios para la
formación de esta sociedad en una serie de personas
que había conocido durante su estancia en Italia y en
un núcleo de emigrados rusos. Los empleó como
emisarios y como agentes de reclutamiento entre los
miembros de la Internacional en Suiza, en Francia y
en España. Hasta que las negativas reiteradas a
reconocer la Alianza por parte de los Consejos
federales de Bélgica y París no le obligaron a ello, no
se decidió a someter a la aprobación del Consejo
General los Estatutos de su nueva sociedad, que no
eran otra cosa que la reproducción fiel del programa
«incomprendido» de Berna. El Consejo respondió
con la siguiente circular fechada el 22 de diciembre
de 1868:
El Consejo General a la Alianza internacional
de la democracia socialista
Hace próximamente un mes que un cierto número
de ciudada nos se ha constituido en Ginebra en
comité central iniciador de una nueva sociedad
internacional llamada Alianza internacional de la
democracia socialista, imponiéndose como «misión
especial estudiar las cuestiones políticas y filosóficas
sobre la base de ese gran principio que es la
igualdad, etc.».
El programa y el reglamento impresos de ese
comité iniciador no han sido comunicados al Consejo
General de la Asociación Internacional de los
Trabajadores hasta el 15 de diciembre de 1868.
Según estos documentos, dicha Alianza «se funde
enteramente en la Internacional», pero, al mismo
tiempo, ha sido fundada enteramente al margen de la
Internacional. A la par que el Consejo General de la
Internacional, elegido por los Congresos sucesivos
de Ginebra366, Lausanne367 y Bruselas, habrá en
mayoría de votos, Bakunin salió de la Liga de la paz y
fundó la Alianza Internacional de la Democracia
Socialista.
366
El Congreso de la Internacional celebrado en Ginebra
se reunió del 3 al 8 de septiembre de 1866. Asistieron a él
60 delegados del Consejo General, las secciones y
sociedades obreras de Inglaterra, Francia. Alemania y
Suiza. Como informe oficial del Consejo General se dio
lectura a la Instrucción sobre diversos problemas a los
delegados del Consejo Central Provisional, redactada por
Marx. La mayor parte de sus puntos, a despecho de los
proudhonistas que participaban en los trabajos del
Congreso, fue aprobada como resoluciones del mismo. El
148
Ginebra, según el reglamento iniciador, otro Consejo
General que se ha nombrado a sí mismo. A la par que
los grupos locales de la Internacional, existirán los
grupos locales de la Alianza que, por mediación de
sus organismos nacionales -que funcionarán al
margen de los organismos nacionales de la
Internacional- «pedirán al Buró Central de la
Alianza su admisión en la Internacional»; y así, el
Comité Central de la Alianza se arroga el derecho a
dar ingresos en nuestra Asociación. Por último, el
Congreso General de la Asociación Internacional de
los Trabajadores tendrá también su doble en el
Congreso General de la Alianza, puesto que, como
dice el reglamento iniciador, en el Congreso anual de
los trabajadores, la delegación de la Alianza
internacional de la democracia socia lista, como rama
de la Asociación Internacional de los Trabajadores,
«tendrá sus sesiones públicas en un local aparte».
Considerando:
que la existencia de un segundo organismo
internacional que funcionase dentro y fuera de la
Asociación Internacional de los Trabajadores sería el
medio más infalible para desorganizarla;
que cualquier otro grupo de individuos residentes
en cualquier localidad tendría derecho a imitar al
Grupo iniciador de Ginebra y a introducir, bajo
pretextos más o menos ostensibles, dentro de la
Asociación Internacional de los Trabajadores, otras
Asociaciones internacionales con otras misiones
especiales;
que, de este modo, la Asociación Internacional de
los Trabajadores se convertiría muy pronto en el
juguete de los intrigantes de cualquier nacionalidad y
de cualquier partido;
que, por otra parte, los Estatutos de la Asociación
Internacional de los Trabajadores no admiten en sus
filas más que ramas locales y ramas nacionales
(véanse arts, I y VI de los Estatutos):
que está prohibido a las secciones de la
Asociación Internacional de los Trabajadores darse a
Congreso de Ginebra aprobó también los Estatutos y el
Reglamento de la Asociación Internacional de los
Trabajadores.
367
El Congreso de la Internacional celebrado en Lausanne
se reunió del 2 al 8 de septiembre de 1867. Se escucharon
en él el informe del Consejo General y los informes de los
delegados, informes que probaban la consolidación de las
organizaciones de la Internacional en los distintos países.
A despecho del Consejo General, los proudhonistas le
impusieron su orden del día: fueron discutidos por segunda
vez los problemas de la cooperación, del trabajo femenino,
de la educación, así como varios problemas particulares
que apartaron la atención del Congreso de la discusión de
problemas efectivamente candentes planteados por el
Consejo General. Los proudhonistas consiguieron que se
adoptaran varias resoluciones suyas. Sin embargo, no
lograron apoderarse de la dirección de la Internacional. El
Congreso reeligió al Consejo General en su composición
anterior y conservó la sede de éste en Londres.
C. Marx y F. Engels
sí mismas Estatutos y reglamentos administrativos
contrarios a los Estatutos generales y a los
reglamentos administrativos de la Asociación
Internacional de los Trabajadores (véase art. XII de
los reglamentos administrativos);
que los Estatutos y reglamentos administrativos
de la Asociación Internacional de los Trabajadores
pueden ser revisados única mente por el Congreso
General, a condición de que por tal revisión opten las
dos terceras partes de los delegados presentes (véase
arto XIII de los reglamentos administrativos);
que el asunto está fallado de antemano por el
precedente que suponen las resoluciones contra la
Liga de la paz, adoptadas unánimemente en el
Congreso General de Bruselas;
que, en esas resoluciones, el Congreso declaraba
que la Liga de la paz no tenía ninguna razón de ser,
puesto que, según sus recientes declaraciones, su
objetivo y sus principios eran idénticos a los de la
Asociación Internacional de los Trabajadores;
que varios miembros del Grupo iniciador de la
Alianza, en su calidad de delegados al Congreso de
Bruselas, han votado esas resoluciones;
el Consejo General de la Asociación Internacional
de los Trabajadores, en su sesión del 22 de diciembre
de 1868, ha resuelto por unanimidad:
1) Se declaran nulos y sin efecto todos los
artículos del Reglamento de la Alianza internacional
de la democracia socialista, que definen sus
relaciones con la Asociación Internacional de los
Trabajadores;
2) La Alianza internacional de la democracia
socialista no se admite como rama de la Asociación
Internacional de los Trabajadores.
G. Odger, presidente de la sesión
R. Shaw, secretario general
Londres, 22 de diciembre de 1868
Algunos meses después, la Alianza se dirigió de
nuevo al Consejo General y le preguntó si admitía
sus principios; ¿sí o no? En caso afirmativo, la
Alianza se declaraba dispuesta a desmembrarse en
secciones de la Internacional. En contestación recibió
la siguiente circular del 9 de marzo de 1869:
El Consejo General al Comité Central de la
Alianza internacional de la democracia socialista
Según el artículo I de nuestros Estatutos, la
Asociación admite en su seno a todas las sociedades
obreras que aspiren al mismo fin, a saber: la
cooperación, el progreso y la emancipación
completa de la clase obrera.
Estando las fracciones de la clase obrera en los
diferentes países colocadas en diversidad de
condiciones de desarrollo es natural que sus
opiniones teóricas, reflejo del movimiento real, sean
también divergentes.
Sin embargo, la comunidad de acción establecida
149
La pretendida excisión en la Internacional
por la Asociación Internacional de los Trabajadores,
el intercambio de ideas facilitado por las
publicaciones que, como órganos suyos, editan las
diferentes secciones nacionales, y, en fin, las
discusiones directas en los Congresos Generales han
de engendrar gradual mente un programa teórico
común.
Así pues, el hacer el examen crítico del programa
de la Alianza es tarea que no cae dentro las funciones
del Consejo General. No tenemos que investigar si es
o no una expresión adecuada del movimiento
proletario. Para nosotros, la única cuestión consiste
en saber si no contiene nada contrario a la tendencia
general de nuestra Asociación, es decir, a la
emancipación completa de la clase obrera. Hay una
frase en vuestro programa que falla en este aspecto.
En el artículo 2 se lee:
«Ella» (la Alianza) «quiere, ante todo, conseguir
la igualación política, económica y social de las
clases».
La igualación de las clases, interpretada
literalmente, conduce a la armonía entre el capital y
el trabajo, tan importunadamente predicada por los
socialistas burgueses. Lo que constituye el gran
objetivo de la Asociación Internacional de los
Trabajadores no es la igualdad de las clases contrasentido lógico de imposible realización- sino,
por el contrario, la abolición de las clases, verdadero
secreto del movimiento proletario.
Sin embargo, examinando el contexto donde se
encuentra la frase igualación de las clases se saca la
impresión de que se ha deslizado como un error de
pluma, simplemente. El Consejo General no duda
que accederéis a quitar de vuestro programa una frase
que se presta a equívocos tan peligrosos. Excepción
hecha de los casos en que exista contradicción con la
tendencia general de nuestra Asociación, ésta, de
acuerdo con sus principios, deja a cada sección en
libertad para formular libremente su programa
teórico.
No existe, pues, obstáculos para la transformación
de las secciones de la Alianza en secciones de la
Asociación Internacional de los Trabajadores.
Si se acuerda definitivamente la disolución de la
Alianza y el ingreso de sus secciones en la
Internacional, será necesario, según nuestros
reglamentos, que se informe al Consejo